órganos elevados a poder de Estado

In document Confianza y profesionalización de la organización electoral en México (página 38-45)

Donde el organismo electoral alcanza constitucionalmente el carácter de poder de Estado a la par del ejecutivo, legislativo y judicial, caso de Nicaragua y Venezuela. Aunque en lo referente al discurso democrático el constituirse como poder de Estado tiene implicaciones políticas distintas, como generar más confianza en la ciudadanía en la autonomía del mismo o que sus facultades sean más sólidas, en términos prácticos este tipo de modelos funciona casi del mismo modo que los modelos con un solo órgano electoral, aunque con un aparato burocrático

enorme. Este estudio tomará el caso de Venezuela.73

Para el caso venezolano, el poder público está dividido constitucionalmente

en cinco: los tres poderes convencionales –Ejecutivo, Legislativo, Judicial-; un

Poder Ciudadano y; un Poder Electoral.

El Poder Electoral venezolano concentra todas las funciones relacionadas a la administración, dirección, vigilancia, organización y justicia electoral. Se le atribuyen entre otras, las siguientes funciones:

1. Reglamentar las leyes electorales y resolver las dudas y vacíos que éstas susciten o contengan; 2. Formular su presupuesto, el cual tramitará directamente ante la Asamblea Nacional y administrará autónomamente; 3. Dictar directivas vinculantes en materia de financiamiento y publicidad político-electorales y aplicar sanciones cuando no sean acatadas; 4. Declarar la nulidad total o parcial de las elecciones; 5. La organización, administración,

73 ¿Por qué abordar un caso no democrático? Como se dijo anteriormente, los modelos de organización electoral funcionan inclusive si no se cuentan con elecciones competitivas. Ahora bien, es importante estudiar su estructura, puesto que a pesar de que Venezuela no es una democracia, las elecciones en el país cuentan con cierto margen de competitividad, que a pesar de que se ve mermada por muchos aspectos de disparidad política –como acceso a medios de comunicación masivos, o la maquinaria del gobierno para movilizar los recursos públicos en forma de atracción de electores- pueden ser objeto de análisis.

36 dirección y vigilancia de todos los actos relativos a la elección de los cargos de representación popular de los poderes públicos, así como de los referendos; 6. Organizar las elecciones de sindicatos, gremios profesionales y organizaciones con fines políticos en los términos que señale la ley. Asimismo, podrán organizar procesos electorales de otras organizaciones de la sociedad civil a solicitud de éstas, o por orden de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia; 7. Mantener, organizar, dirigir y supervisar el Registro Civil y Electoral; 8. Organizar la inscripción y registro de las organizaciones con fines políticos y velar porque éstas cumplan las disposiciones sobre su régimen establecidas en la Constitución y en la ley; 9. Controlar, regular e investigar los fondos de financiamiento de las organizaciones con fines políticos.74

Como todo poder público, el Poder Electoral de Venezuela se ejerce a través de instituciones rectoras y administrativas. El Consejo Nacional Electoral es la institución matriz en lo referente a la organización electoral, tiene una amplísima gama de funciones como: 1) Vigilar, administrar y supervisar los actos relativos a los procesos electorales, de referendo; 2) Acreditar a los partidos políticos, así como candidatos independientes que compitan en las elecciones; 3) Calificar, extender las credenciales que dan validez a los ganadores, así como anular las elecciones; 4) designar y remover a los servidores públicos de sus organismos subordinados. 5) Ser la última instancia en conflictos electorales en el ámbito

administrativo, sus decisiones no son inapelables.75

Por otra parte, existe una Sala Electoral que depende enteramente del Poder Judicial y está conformada por seis de sus miembros que se encarga de recibir todo recurso contra el Consejo Nacional Electoral. La ley especifica que tanto el Consejo Nacional Electoral como dicha sala son los dos órganos encargados de lo

contencioso y justica electoral.76 Así se puede ver que el Consejo Nacional

Electoral concentra las funciones técnico-administrativas, de vigilancia y justicia

electoral –en parte. Se constituye como el órgano máximo en materia electoral.

Tiene el carácter de permanente, constitucional, con patrimonio y presupuesto propios, además de gozar de plena autonomía de los demás organismos públicos

en sus decisiones.77Pero tiene una limitante importante en el poder judicial como

parte del sistema de pesos y contrapesos de los poderes públicos.

74

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, Artículo 293. 75

Ley No. 37 573, Ley Orgánica del Poder Electoral de la República Bolivariana de Venezuela, Artículo 33. 76 Ley No. 37 573 Orgánica de Procesos Electorales de la República Bolivariana de Venezuela. Artículos: 212 - 215.

77

37 El Consejo Nacional Electoral se conforma por cinco miembros o rectores elegidos por el poder legislativo a través de una mayoría calificada. Su composición es diversa y se entiende como completamente ciudadana, pues tres de ellos postulados por la sociedad civil; uno por las facultades de ciencias jurídicas y políticas de las universidades nacionales de Venezuela, y el último por el poder ciudadano.

Anexado al Consejo Nacional Electoral se encuentra otro organismo llamado Consejo de Participación Política que se conforma por un representante de cada organización con fines políticos en Venezuela. Aquél puede presenciar todas las

sesiones que tenga el Consejo, contando con voz pero sin voto.78 Aunque en

términos prácticos no cuente con un poder específico en la dirección de las elecciones, el Consejo de Participación Política es un contrapeso más que se le pone al Poder Electoral venezolano, dándoles cabida a actores políticos fundamentales para los procesos electorales.

El Consejo Nacional Electoral posee al mismo tiempo instituciones subordinadas cuyas funciones son de carácter administrativo y de ejecución principalmente. La Junta Nacional Electoral, tiene a su cargo la dirección, administración y control de todos los actos relativos al desarrollo de los procesos electorales: 1) propone la demarcación territorial electoral, así como la ubicación de los centros de votación y mesas electorales; 2) declara vencedores a los candidatos que hubiesen obtenido la mayoría de los votos; 3) propone una lista

depurada de ciudadanos que puedan ingresar al Servicio Electoral.79

La Comisión de Participación Política y Financiamiento es el órgano que se encarga de la inscripción y registro de las organizaciones con fines políticos, su financiamiento y fiscalización, así como de candidatos u organizaciones

ciudadanas con fines electorales.80 Promueve además la participación ciudadana

en asuntos públicos y cultura política. A su vez se divide en los siguientes organismos:

78 Ley No. 37 573, Ley Orgánica del Poder Electoral de la República Bolivariana de Venezuela, Artículo 34 79

Ley No. 37 573, Ley Orgánica del Poder Electoral, de la República Bolivariana de Venezuela Artículo 48. 80

38 1) Oficina Nacional de Participación Política: Formula un registro nacional de organizaciones con fines políticos, grupos electorales y organizaciones ciudadanas; tramita las solicitudes de registro de organizaciones políticas, así como su constitución y cancelación.

2) Oficina Nacional de Financiamiento: investiga el origen y destino de los recursos financieros de los que se nutren las organizaciones con fines políticos, organizaciones ciudadanas y grupos electorales.

Por último existe un Comisión Nacional de Registro Civil y Electoral que controla todo lo referente al registro civil y al empadronamiento electoral de ciudadanos. Ésta se compone al mismo tiempo por instituciones subordinadas

que se reparten y en cierta forma se enciman las responsabilidades.81 Así existen:

1) Oficina Nacional del Registro Civil del Poder Electoral: Encargada de todas las actividades administrativas de depuración del registro civil y negación, revocación o aceptación de la nacionalidad venezolana, así como centralizar la conformación de documentos como las actas de nacimiento,

de matrimonio y de defunción.82

2) Oficina Nacional del Registro Electoral: Concentra todas las actividades de integración y depuración del padrón electoral.

3) Oficina Nacional de Supervisión del Registro Civil e Identificación: Supervisa y fiscaliza a la Oficina Nacional de Registro Civil.

Al igual que los modelos anteriores existen organismos descentralizados que se encargan de dirigir todas las actividades electorales a niveles regionales y locales:

81

39 CUADRO 1.4:ÓRGANOS DESCENTRALIZADOS DE ORGANIZACIÓN ELECTORAL DE

VENEZUELA

Nombre Composición Funciones Carácter

Oficina Regional Electoral

No se especifica en ninguna ley secundaria, ni la constitución venezolana.

1. Coordinar y supervisar, las elecciones, referendos y otras consultas en ámbito de funcionamiento; 2. Recibir y tramitar inscripción, renovación y cancelación de las organizaciones con fines políticos en su ámbito; 3. Seleccionar mediante sorteo público el Servicio Electoral en la entidad correspondiente.

Dirección, administrativo y permanente.

Junta Regional Electoral

Por cinco miembros y un secretario sorteados de los electores correspondientes a la capital de la entidad federativa correspondiente

1. Recibir las postulaciones para candidatas a Diputada o

Diputado a Gobernador de

Estado, del Consejo Legislativo y según; 2. Totalizar con base en las Actas de Escrutinio de todas y cada una de las Mesas Electorales de su circunscripción, , Administrativa y transitoria Junta Metropolitana Electoral

Por cinco miembros y un secretario sorteados de los electores correspondientes a la capital del distrito metropolitano

correspondiente

La ejecución y vigilancia de los procesos electorales para la elección de Alcalde del Distrito Metropolitano de Caracas, y Concejal del Cabildo Metropolitano de Caracas.

Administrativa y

transitoria.

Junta Municipal Electoral

Por cinco miembros y un secretario sorteados de los electores correspondientes

al municipio

correspondiente.

1. Entregar las credenciales a los miembros de las mesas electorales; 2. Recibir las postulaciones para candidatos a

Alcaldes y Concejales Municipales; 3. Totalizar con base en las Actas de Escrutinio de todas y cada una de las Mesas Electorales de su circunscripción

Administrativa y

transitoria

Junta Parroquial Electoral

Por cinco miembros y un secretario sorteados de los electores correspondientes a la parroquia.

Coadyuvan a las Juntas Municipales Electorales.

Administrativa y

40

Mesas electorales No se establece claramente su número exacto. Se dice que está compuesta por un Presidente, los Principales necesarios, un Secretario, un operador de la máquina

de votación

correspondiente83

Celebrar los actos de instalación, constitución, votación y escrutinio, atendiendo a los principios previstos en la Ley Orgánica de Procesos Electorales.

Administrativa y

transitoria.

Elaboración propia con datos obtenidos de Ley Orgánica del Poder Electoral; Reglamento general de la ley orgánica de procesos electorales de la República Bolivariana de Venezuela

En Venezuela existe una figura interesante llamada Servicio Electoral, que consiste principalmente en que los electores inscritos en el registro electoral son sorteados y seleccionados para cubrir los puestos en los organismos electorales subalternos (juntas electorales: parroquiales, municipales, metropolitanas y regionales; y las mesas electorales). El servicio dura un año a partir del momento de su selección. Los electores sorteados también tienen como obligación asistir a una serie de capacitaciones hechas por el Consejo Nacional Electoral en la que se establecen y aprenden cuáles serán sus competencias como servidores públicos. Además todas las instituciones públicas y privadas están obligadas a facilitar la participación de los electores que hubiesen sido seleccionados para

integrar los Organismos Electorales Subalternos, otorgándoles los

correspondientes permisos remunerados que sean necesarios para que puedan recibir la formación e instrucción necesaria para el desempeño de sus funciones

electorales, así como también, para el cumplimiento de las mismas.84

Venezuela cuenta con un organismo gigantesco que concentra todas las funciones de dirección, administración y jurisdicción electoral con un enorme aparato burocrático que en términos prácticos cumple las mismas funciones que los modelos que precedieron este estudio. El modelo venezolano pone en práctica

83

Artículo 55 de la ley No. 37 573, Ley Orgánica del Poder Electoral: El Consejo Nacional Electoral, mediante resolución expresa y por lo menos con dos (2) meses de anticipación a la celebración de un referendo u otra consulta popular, determinará el número de miembros de los organismos electorales subalternos.

84 Reglamento general de la ley orgánica de procesos electorales de la República Bolivariana de Venezuela, Artículo 44

41 dos aspectos fundamentales en términos de generación de confianza: 1) cuidadanización entera en todo el aparato burocrático; 2) asignación de cargos a partir del principio del sorteo. 3) ningún poder de Estado o partido político tiene injerencia directa en la conformación de los órganos electorales ni es parte de la toma de decisiones.

Al mismo tiempo el modelo venezolano resuelve el problema de la inexperiencia ciudadana y la poca profesionalización a través de la figura del

Servicio Electoral. Los ciudadanos sorteados son obligados –ya que existe una

sanción administrativa- a cumplir sus funciones electorales y las empresas privadas a permitírselo. El caso mexicano puede aprender un poco del venezolano en términos de profesionalización electoral, sin embargo esto implicaría un gasto importante superior en las ya de por sí caras elecciones mexicanas.

Caso mexicano

El caso mexicano tiene muchos elementos similares al chileno y colombiano. Funciona a través de dos órganos que comparten responsabilidades: 1) Instituto Nacional Electoral, cuyas atribuciones son de administración, control y dirección de los comicios; 2) Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que se encarga de la justicia y lo contencioso electoral. Ambos órganos trabajan de forma muy independiente uno del otro y del resto de los poderes de Estado, los dos tienen un rango constitucional y cuentan con patrimonio y personal propios, además de una forma definida de conformación.

La organización electoral mexicana actual es producto de una serie de reformas que se han hecho en el sistema electoral desde 1976 hasta la fecha, cuyo fin en un principio era liberalizar el sistema de partidos y fomentar la

competencia política democrática85y posteriormente impulsar un ambiente de

confianza en el proceso electoral a través del fortalecimiento de las instituciones

85 Pershard Jacqueline, De la conducción gubernamental al control parlamentario, 30 años de reformas

electorales, en: Loeza Soledad, Prud’homme Francois (coordinadores), Los grandes problemas de México, tomo XIV, Instituciones y procesos políticos, Colegio de México, Ciudad de México, 2010 Pág. 335.

42

organizadoras, directoras, jurisdiccionales y calificadoras de todo el proceso.86 De

esta forma, el modelo de organización electoral mexicano nació para contrarrestar la inercia de corrupción y fraude electoral que había dominado la escena política

mexicana desde la consolidación del PRI como partido hegemónico87 hasta la

creación del Tribunal de lo Contencioso Electoral en 1986 y del Instituto Federal Electoral en 1990.

La organización electoral y la justicia electoral han recorrido caminos paralelos en la historia política de México. En lo referente a la organización electoral se pueden identificar tres modalidades o etapas principales: la completa

descentralización que abarcó desde la independencia mexicana –salvo

determinados lapsos en los que se han suspendido las elecciones- en 1821 hasta la reforma política de 1946; la centralización y concentración de funciones en un organismo electoral dependiente del poder ejecutivo desde la reforma de 1946 hasta la aparición del IFE en 1990; y la autonomía e independencia del organismo director desde 1990 hasta la actualidad. Cabe mencionar que las tres etapas tuvieron también sus propios cambios y reformas internas, es decir que una modalidad no permaneció inmutable durante todo el periodo histórico, sino que tuvo modificaciones regulares y progresivas.

In document Confianza y profesionalización de la organización electoral en México (página 38-45)