AGREGADOS MONETARIOS (2012)

In document La fenomenología del dinero y sus referencias en América Latina (página 65-67)

EFECTIVO = Monedas y Billetes en poder

del público 30.200,3

M1 = Efectivo + cuentas corrientes

61.868,3 M2 = M1 + cuasi-dineros (cdt, y cuentas de

ahorro) 229.432,4

M3 = M2 + depósitos fiduciarios y Títulos

de deuda pública. 256.719,9

Fuente: Base de de datos del Banco de la República, Agregados Monetarios.

4.3. Reflexión sobre la conformación de los agregados monetarios

Sí nos detenemos en un punto en el tiempo, mediante la apreciación de los resultado de las cifras de los agregados monetarios para el año 2012 (ver cuadro N°1), observamos cómo en la economía colombiana predomina la tenencia del dinero-espacio, que es el que se destina para realizar transacciones de corto plazo y para adquirir bienes expuestos, tanto bienes reales como financieros, sobre el dinero-crédito, que se utiliza para financiar proyectos de largo plazo. Esto se deduce al establecer las proporciones, desde lo cuantitativo, entre el dinero disponible para transacciones de corto plazo, que representa el 89% del total del dinero de la economía, del cual sólo el 6% representa el dinero-crédito disponible para proyectos de largo plazo.

65 Por lo anterior, no es extraño pensar que la preferencia por el dinero como medio de cambio, es mayor que la preferencia por el dinero destinado a realizar proyectos de largo plazo (lo que se ha llamado dinero-crédito) en el presente, los cuales sí modifican de una manera esencial el mundo de la vida y amplían el horizonte de posibilidades de una sociedad, al acortar el tiempo de disposición e incorporación de los bienes mediante el dinero-crédito.

La sociedad colombiana prefiere dedicar su dinero (dinero-espacio) al consumo inmediato y a realizar compras de activos financieros de corto plazo, que a las adquisiciones e incorporaciones de bienes que amplíen su horizonte de posibilidades de manera sostenida en el tiempo. A partir de esta experiencia, se puede definir como una sociedad que piensa de manera limitada, en el aquí y el ahora, no creamos nuestras posibilidades futuras en el presente, puesto que no se ha construido la suficiente confianza (acto intersubjetivo) que permita la realización de proyectos futuros.

Así pues, más que hablar del dinero-crédito con el cual se deben efectuar los cambios fundamentales en el horizonte de posibilidades en una sociedad, se habla de un pensamiento a corto plazo que, orientado por la desconfianza (construida intersubjetivamente), sólo permite la adquisición e incorporación, mediante el dinero- espacio, de aquellos bienes que rigen nuestro consumo, nuestro mundo de la vida, en el presente inmediato.

4.4. Reflexión sobre el comportamiento de los agregados monetarios

Frente a las anteriores descripciones del comportamiento puntual cuantitativo de los agregados monetarios, pasamos ahora a apreciar su comportamiento en el tiempo, específicamente, en el transcurso de los últimos diez años (2002-2012). Esta descripción se elabora a partir de la construcción gráfica de la evolución de los principales agregados monetarios: el efectivo (E), el dinero para transacciones o dinero-espacio (M1) y (M2) y el dinero de largo plazo o dinero-crédito (M3).

En primer lugar, nos referiremos al significado que tienen los agregados monetarios para el Banco de la República: el Efectivo (E), corresponde a los billetes y monedas en poder del público, con el cual se realizan buena parte de las transacciones inmediatas de la economía. El M1 representa el dinero en Colombia y está conformado por el efectivo más los depósitos en cuentas corrientes, definido como el instrumento que sirve para realizar toda transacción, lo que para los neoclásicos, implica cualquier cosa que haga de dinero con tal que cumpla la función de medio de cambio. El M2, es la sumatoria del M1 y los cuasi- dineros y corresponden a los depósitos en las cuentas de ahorro y a los certificados de depósito a término (CDT); dichos activos financieros son a corto plazo, por lo tanto se utilizan más como medio de cambio y de pago, que como reserva de valor. Por último, el

66 M3 corresponde a los depósitos a largo plazo, que cumplen más la función de reserva de valor que de medio de cambio o de pago.

Una vez establecida la definición de los principales agregados monetarios, en segundo lugar, describiremos su comportamiento y sus tendencias en los últimos diez años (ver gráfica N°1): El efectivo (E) presentó un crecimiento promedio anual del 15%, el más alto de todos los agregados monetarios; sin embargo, mostró una caída en su crecimiento debido a la crisis financiera del 2008, período en el cual pasó del 24% en el 2007, a un 6% en el 2010; este comportamiento se debió a la caída de la demanda interna de la economía. .

Gráfica N° 1

Fuente: base de datos Agregados Monetarios, Banco de la República. Cálculos del autor

Desde la mirada fenomenológica, los anteriores resultados representan una caída de la demanda por el dinero-crédito y del dinero-espacio, lo cual produjo una disminución en el consumo o adquisición de los bienes expuestos, contrayendo el horizonte de posibilidades de la sociedad, que la economía denomina caída en el crecimiento económico. No obstante, el efectivo recupera su ritmo de crecimiento a partir del 2010, al pasar de un 6% a un 16% en el 2011, y a un 11% en el 2012. Esta recuperación indica un mejor desempeño de la demanda interna, sobre todo del consumo, apalancado por el dinero- crédito.

Si comparamos el comportamiento del crecimiento del M3 con el del efectivo, encontramos que el del M3, considerado dinero-crédito de largo plazo, fue inferior al del

0 21% 20% 14% 19% 24% 12% 7% 6% 16% 11% 0% 10% 13% 17% 16% 16% 20% 17% 8% 10% 18% 0 0,05 0,1 0,15 0,2 0,25 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012

In document La fenomenología del dinero y sus referencias en América Latina (página 65-67)