Algunas temáticas abordadas por la literatura infantil

In document : Análisis de la creación poética para niños de Rubén Darío y su vinculación con el ámbito de la literatura infantil (página 42-45)

CANTOS DE VIDA Y ESPERANZA

2.7 Algunas temáticas abordadas por la literatura infantil

La temática de la literatura infantil ha sido direccionada desde la óptica del adulto, quien ha decidido lo que debe leer o no el niño y también lo que a su juicio resulta conveniente o inconveniente para el pequeño lector. En páginas anteriores destacamos la forma en que los niños se apropiaron de textos, que sin ser escritos exclusivamente para ellos pasaron a formar

34

parte de su corpus de lectura, y luego, a fuerza de evolución, han tenido que adaptarse a las necesidades del público que lo requiere y también abordar aspectos que para muchos pueden ser considerados como crudos e impropios para la etapa infantil, pero que no por ello dejan de existir y ser parte de la realidad. En tal sentido, Teresa Colomer en La formación del lector literario. Narrativa infantil y juvenil. (1988). Expresa:

...los libros dirigidos a los niños y niñas han tenido que variar sus temas, tanto para reflejar los problemas y formas de vida propios de la realidad de los lectores como, para responder a la preocupación educativa que, fruto de nuevas actitudes morales, debilitaba el consenso sobre la preservación de la infancia como una etapa inocente e incontaminada, propia de la narrativa de las décadas anteriores.

La literatura infantil no siempre trató toda clase de temas; muchos aspectos referentes a la vida cotidiana, al mundo adulto y a la realidad fueron vedados para los niños y considerados tabú. Susana Itzcovich Itzcovich, en Veinte años no es nada. La literatura y la cultura para niños vista desde el periodismo, afirma que ―el miedo, la falta de información, el ocultismo, los prejuicios de

ciertos adultos para preservar el mundo-niño, entorpecieron el conocimiento auténtico sobre ciertos temas que la sociedad denomina tabúes: separación, tenencia de hijos, adopción, sida,

droga, entre otros‖. Esta misma autora asumió que la temática de la literatura infantil no era

cuestión de lo que había que decir sino la manera en cómo decirlo ya que muchas veces varios tópicos dirigidos a los niños, en el caso de la literatura, podrían caer en lo meramente informativo y apartarse de lo literario. Sobre el mismo tema, la autora Graciela Montes en El corral de la infancia. Acerca de los grandes, los chicos y las palabras. (1990), refiere:

Los discursos que tienen como tema la ―información sexual‖ son particularmente reveladores de

ese mecanismo de información/escamoteo de información, de mostración/ocultismo que subyace en el realismo para consumo infantil. (...)En el siglo XX, postfreudiano y postpiagetiano, parece dar vuelta el prolijo tablero de los pedagogos del silo XIX (...) Sin embargo siguen siendo muchos los que consideran que la fantasía sigue siendo peligrosa y que no hay como un buen sueñismo bañado en realismo mentiroso para mantener a los niños donde deben estar, en el corral de la infancia.

Para nuestra época, que vive el auge de pensamientos feministas, pacifistas y antiautoritaristas, es notorio en la literatura para niños el abandono a la actitud de protección del niño frente a la realidad, lo que ha dado espacio a una mayor temática que aborda conflictos sociales y personales, propios de la realidad y del mundo moderno; Al respecto, Hanán Díaz (2008) en su

35

Conferencia Seminario Internacional de Promoción de la Lectura Placer de Leer, Encuentros con la Literatura, explica:

Me gustaría explorar esta categoría de libros perturbadores que considero poco tratados e incluso parcialmente marginados en la literatura infantil. Aquellos que producen una sensación de inestabilidad en la mente del lector, que dejan sensaciones amargas y que a veces pueden causar conmociones en nuestra psique porque son devastadores.

En tal sentido, podemos encontrar libros que hablan en clave infantil de muerte, racismo, ecología, divorcio, sexismo, suicidio, desamor, la búsqueda de la propia identidad, entre otros temas, para unos perturbadores o transgresores, pero que ya no ocultan el dolor o los conflictos al niño sino que lo aproximan de manera sensible y adecuada dando espacio a diversas obras de literatura infantil. Por citar algunas:

Juul, de Gregie de Meyer, donde su protagonista es víctima de bullying, rechazado por su

aspecto físico.

Seis veces Lucas, de la autora brasileña Lygia Bojunga. Donde se narra la vida de un niño

que, como muchos, vive dentro del seno de un falso hogar que no es un sitio de amor ni estabilidad, al contrario las frecuentes discusiones entre sus padres es el tema recurrente y en ellas destaca la figura prepotente, incomprensible, machista y cruel de su padre mujeriego.

Francisca y la muerte, de Onelio Cardoso o Una señora con sombrero, de Jacqeuline

Goldberg que indistintamente abordan la temática de la muerte.

El soldado y la niña, de Jordi Sierra i Fabra, que trata sobre la guerra e incluye imágenes de

soldados muertos en un campo de batalla y de empresarios que se enriquecen con esta confrontación.

Rey y rey, de las escritoras holandesas Linda De Haan y Stern Nijland, donde se narra como

un príncipe se enamora del otro príncipe y así se enfoca el tema dela homosexualidad.

En conclusión, la literatura infantil pretende ser nexo de aproximación a la realidad y por tal razón muestra nuevas situaciones que buscan enlazar lo escrito con la experiencia cotidiana del lector, reflejar los cambios de la estructura familiar, nuevos modelos familiares y distribución de roles en la pareja, evidenciar las nuevas costumbres urbanas, reivindicar nuevos valores

36

sociales como la tolerancia, denunciar fenómenos como la droga, la delincuencia y la marginación.

In document : Análisis de la creación poética para niños de Rubén Darío y su vinculación con el ámbito de la literatura infantil (página 42-45)