• No se han encontrado resultados

Artículo 54. Disposiciones generales para la conservación de las especies y sus hábitats.

1. Todas las administraciones públicas de la Comunidad Autónoma de Canarias adoptarán, en su ámbito competencial, las medidas necesarias para garantizar la conservación, protección y recuperación de la biodiversidad que vive en estado silvestre en el archipiélago canario, atendiendo preferentemente a la preservación de los hábitats y de las especies protegidas.

Igualmente, deberán adoptar las medidas pertinentes para que la recolección en la naturaleza de especímenes de las especies de fauna y flora silvestres, así como la gestión de su uso o explotación, sea compatible con el mantenimiento de las mismas en un estado de conservación favorable. Se otorgará preferencia a las medidas de conservación de las especies nativas en sus hábitats naturales, dando prioridad a la conservación de las especies amenazadas, así como aquellas otras cuya área de distribución sea muy limitada o su población muy escasa y a las migratorias. Cuando fuese necesario, se considerará la adopción de medidas adicionales de conservación fuera de dichos hábitats.

2. En los proyectos de cierre de galerías, tubos volcánicos y cuevas, se deberá tener en cuenta el diseño de los cerramientos de tal forma que, garantizando la seguridad de las personas evitando su acceso, se posibilite el mantenimiento de hábitats, como es el caso de los murciélagos, utilizando métodos que permitan la entrada y salida de las especies que puedan albergar, así como la ventilación natural de estos espacios.

3. La Consejería competente en materia de conservación del patrimonio natural adoptará, en el marco de sus competencias, las medidas previstas en la legislación europea, estatal y canaria para evitar la introducción en el medio natural de especies o

40 subespecies alóctonas susceptibles de competir con las especies silvestres nativas y de alterar sus características genéticas o los equilibrios ecológicos.

4. Queda prohibida la liberación no autorizada de ejemplares de especies de flora y fauna alóctonas y nativas o de animales domésticos en el medio natural que afecten a otras especies o hábitats protegidos.

Artículo 55. Protección de la avifauna y de los quirópteros contra la colisión con aerogeneradores, líneas eléctricas y otras instalaciones o infraestructuras.

1. A los efectos previstos en este artículo, se consideran zonas de protección en el ámbito de la Comunidad autónoma de Canarias las siguientes:

a) Los territorios designados como Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), en el ámbito de la Comunidad Autónoma de Canarias.

b) Las áreas críticas y otras áreas protegidas por los planes de recuperación y conservación elaborados por la comunidad autónoma para las especies de aves incluidas en el Catálogo Español de Especies Amenazadas y en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias.

c) Las áreas incluidas en la Orden de 15 de mayo de 2015, por la que se delimitan las áreas prioritarias de reproducción, de alimentación, de dispersión y de concentración de las especies de la avifauna amenazada en la Comunidad Autónoma de Canarias, a los efectos de aplicación del Real Decreto 1.432/2008, de 29 de agosto, por el que se establecen medidas para la protección de la avifauna contra la colisión y la electrocución en líneas eléctricas de alta tensión.

d) Las áreas críticas que, aun estando fuera de las anteriores, así se determinen de forma reglamentaria por el riesgo de daños que suponen para la conservación de la avifauna.

2. El órgano competente en materia de biodiversidad del Gobierno de Canarias podrá, mediante Orden Departamental, modificar, ampliar o delimitar nuevas zonas de protección, concretando geográficamente las áreas prioritarias para todas las especies amenazadas de aves de Canarias, estableciendo su ámbito de actuación en función de la presencia demostrable de la especie, tomando en consideración aquellas que estuviesen amenazadas en cada isla, y las determinaciones correspondientes para la preservación de su hábitat.

En estas zonas, además de las normas previstas en este artículo, se adoptarán las medidas de protección de la avifauna y los quirópteros previstas en la normativa sectorial aplicable.

3. En la planificación, diseño y autorización del aprovechamiento de la energía eólica y la fotovoltaica, en el medio natural, la administración autonómica tendrá en cuenta las zonas de protección para las aves nombradas en el apartado anterior, con la finalidad de excluirlas de la implantación de esas infraestructuras, así como para adoptar medidas que eviten daños a la avifauna y a los quirópteros, así como a hábitats y especies de la flora y de la fauna silvestres.

4. Se minimizará la presencia territorial de las instalaciones y tendidos eléctricos que se precisen, aprovechando las infraestructuras preexistentes, siendo preferente su soterramiento cuando sea la solución más favorable desde el punto de vista medioambiental y sea técnicamente posible.

5. Sin perjuicio de lo anterior, las nuevas líneas de transporte y distribución de energía eléctrica y la modificación de las existentes, tanto en la elección, determinación y diseño de los trazados, deberán tener en cuenta la minimización de los riesgos de electrocución y colisión para la avifauna y los quirópteros.

41 6. El Gobierno de Canarias elaborará planes y protocolos de seguimiento de la mortandad de la avifauna provocadas por aerogeneradores, instalaciones fotovoltaicas, líneas eléctricas y otras instalaciones o infraestructuras, con la participación de los Cabildos Insulares, encomendando al Cuerpo de Agentes de Medio Ambiente y al Cuerpo General de la Policía Canaria, de manera coordinada, el seguimiento y control de estas incidencias. Los datos de mortalidad de aves provocadas por las instalaciones a las que se refiere este artículo serán difundidos y puestos a disposición de la ciudadanía en la sede electrónica de las administraciones competentes.

Artículo 56. Prohibición de captura de fringílidos.

1. Se prohíbe la captura de fringílidos.

2. Excepcionalmente, esta prohibición podrá quedar sin efecto, previa autorización de la Administración Autonómica, y sin que ello suponga perjudicar el mantenimiento en un estado de conservación favorable de las poblaciones de que se trate, o del espécimen, en su área de distribución natural, cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

a) protección de la salud y de la seguridad pública, en aras de la seguridad aérea, para prevenir perjuicios importantes a los cultivos, para proteger la flora, la fauna y el medio ambiente en general;

b) para fines de investigación o de enseñanza, de repoblación, de reintroducción así como para la crianza orientada a dichas acciones;

3. Las excepciones contempladas en el apartado anterior deberán hacer mención de:

a) las especies que serán objeto de las excepciones;

b) los medios, instalaciones o métodos de captura autorizados, así como el cupo o número autorizado;

c) las condiciones de peligro y las circunstancias de tiempo y de lugar en las que podrán hacerse dichas excepciones;

d) la autoridad facultada para declarar que se reúnen las condiciones requeridas y para decidir qué medios, instalaciones o métodos podrán aplicarse, dentro de qué límites y por parte de qué personas;

e) los controles que se ejercerán.

4. Se prohíbe la tenencia, la posesión, el tráfico y el comercio en cualquiera de sus formas, incluyendo a través de internet, el transporte o la exhibición de estas aves sin autorización.

Artículo 57. Tenencia de aves rapaces y de cetrería.

1. La tenencia de aves de presa para la práctica de la cetrería, control de plagas, cría en cautividad, como animal de compañía o para exhibición está sujeta a autorización administrativa, otorgada por la Consejería del Gobierno de Canarias competente en materia de medio ambiente, que sólo se podrá emitir respecto a aquellos ejemplares cuya procedencia legal se haya acreditado, sin perjuicio de las competencias del órgano competente en materia de ganadería.

2. Las condiciones de esta autorización se establecerán reglamentariamente, así como aquellas especies que podrán ser objeto de la misma, que, en todo caso, deberá incorporar mecanismos y medidas de protección que eviten la dispersión de la especie en el medio natural, además del marcado y registro que se determine.

42 3. Queda prohibida la extracción de ejemplares o huevos del medio natural para su uso en cetrería.

4. Se prohíbe la tenencia, cultivo o cría de estas especies en instalaciones o circunstancias que posibiliten el escape o dispersión de la especie y su invasión del medio natural.

Reglamentariamente se establecerán las condiciones de mantenimiento de rapaces en cautividad, en lo relativo a dimensiones de los recintos, alimentación, agua, protección de inclemencias climáticas, limpieza y desinfección de instalaciones, entre otros condicionantes.

5. La práctica de la cetrería, como modalidad de caza, sólo se podrá ejercer con aves cuya tenencia esté autorizada y en los términos y condiciones establecidas en su normativa específica.

Artículo 58. Centros de recuperación de fauna nativa silvestre.

1. Los Cabildos Insulares establecerán centros para la recogida y atención sanitaria de ejemplares enfermos o heridos de la fauna silvestre nativa, con el fin de rehabilitarlos terapéuticamente y devolverlos al medio natural en condiciones adecuadas para su reinserción en él.

2. En la atención sanitaria de los animales silvestres nativos se priorizarán aquéllos que estén incluidos en los listados de especies silvestres en régimen de protección especial y, particularmente, en los catálogos de especies amenazadas.

3. Sin perjuicio de su responsabilidad de control y seguimiento, los Cabildos Insulares podrán concertar la rehabilitación de estos animales con otras administraciones, entidades públicas, parques zoológicos, organizaciones no gubernamentales dedicadas a este fin, o contratar con empresas que reúnan la capacitación pertinente.

4. El traslado entre islas o fuera de Canarias de animales silvestres nativos para su rehabilitación o liberación será comunicado al órgano competente en materia de biodiversidad del Gobierno de Canarias, sin perjuicio de lo dispuesto en la normativa de sanidad y bienestar animal.

5. Los animales que en el proceso de rehabilitación hayan sido trasladados a otra isla o mantenidos en contacto con otros animales afines no silvestres, no podrán ser devueltos a su medio natural sin pasar por la conveniente cuarentena o sin certificación veterinaria que acredite que está libre de enfermedades infecto contagiosas o parasitarias.

6. Los centros de recuperación de fauna herida no podrán utilizarse para atender a los animales exóticos.

7. Los centros de recuperación podrán albergar ejemplares irrecuperables, que no puedan ser devueltos al medio natural, como alternativa de no sacrificio, o ser cedidos a Parques Zoológicos, con fines científicos, para programas de cría o investigación, así como para sensibilización y educación ambiental.

8. Los Cabildos Insulares informarán anualmente al órgano competente en materia de biodiversidad del Gobierno de Canarias de los animales registrados, de las altas y bajas, y de los datos recogidos de cada uno de ellos.

9. Se fomentará y facilitará la colaboración activa de la ciudadanía con los respectivos Cabildos Insulares en acciones o campañas de avistamiento, localización, comunicación o recogida de ejemplares enfermos, heridos o muertos de la fauna silvestre y, en particular, de la incluida en los catálogos español o canario de especies amenazadas o en los listados de especies silvestres en régimen de protección

43 especial. Se fomentará igualmente en estas acciones de conservación a asociaciones y entidades conservacionistas mediante acuerdos de custodia.

Artículo 59. Proyectos científicos, anillamiento y marcaje.

1. Los proyectos científicos que requieran la utilización de especies silvestres deberán someter a autorización del órgano de biodiversidad del Gobierno de Canarias un protocolo de uso, manejo y finalidad.

Por Orden Departamental se establecerá la documentación y las condiciones, los criterios de uso y manejos que deben contener los protocolos.

2. Si tales proyectos implicasen un posterior acceso a los recursos genéticos, deberá cumplirse con lo previsto en esta ley y en su normativa de desarrollo sobre acceso a los recursos genéticos.

3. La realización del anillamiento y marcaje científico en la Comunidad Autónoma de Canarias requerirá autorización del órgano competente en materia de biodiversidad del Gobierno de Canarias.

4. Las condiciones para su autorización se regularán por Orden de la Consejería competente en materia de medio ambiente.

5. Las autorizaciones dictadas serán notificadas a los Cabildos Insulares correspondientes.

6. Las autorizaciones deben recogerse en una base de datos al objeto de emitir los informes y datos a suministrar al Ministerio y la Comisión Europea.

7. El plazo máximo de resolución de las solicitudes de proyectos científicos, así como los de anillamiento y marcaje científico será de tres meses. Transcurrido dicho plazo se entenderá desestimada la solicitud.

Artículo 60. Traslado entre islas de especímenes vivos de la flora y fauna silvestre nativa.

1. El traslado entre islas de especímenes vivos de la flora y la fauna silvestre nativa requerirá autorización administrativa del órgano competente en materia de biodiversidad del Gobierno de Canarias.

2. No precisará esta autorización el traslado de los recursos zoogenéticos y fitogenéticos para la agricultura y la alimentación, los animales domésticos o de compañía, los recursos pesqueros marítimos y todos aquéllos que estén regulados por su propia legislación sectorial.

3. Reglamentariamente el Gobierno de Canarias establecerá las listas de especies silvestres que no requieren autorización.

Artículo 61. Traslado fuera de la Comunidad Autónoma de Canarias de especímenes de la flora y fauna nativa de Canarias.

1. El traslado fuera de la Comunidad Autónoma de Canarias de ejemplares, vivos o muertos, o de sus partes, restos o propágulos, de la flora y la fauna nativa de Canarias requerirá autorización administrativa del órgano competente en materia de biodiversidad del Gobierno de Canarias.

2. No precisará esta autorización el traslado de los recursos zoogenéticos y fitogenéticos para la agricultura y la alimentación, los animales domésticos o de compañía, los recursos pesqueros marítimos y todos aquéllos que estén regulados por su propia legislación sectorial.

44 3. Reglamentariamente el Gobierno de Canarias establecerá las listas de especies silvestres que no requieren autorización.

Artículo 62. Especies vegetales autóctonas hibridógenas o de alta capacidad de invasión en el medio.

1. Queda prohibido el comercio, venta y tenencia para la venta, así como el traslado entre islas, o movimientos dentro de la misma isla, de los ejemplares pertenecientes a especies vegetales con un alto potencial hibridógeno con otras especies de la flora, o a especies con una alta capacidad de invasión que puedan desplazar a otras especies vegetales propias de la zona, salvo autorización expresa del órgano competente en materia de biodiversidad del Gobierno de Canarias.

2. El órgano competente en materia de biodiversidad del Gobierno de Canarias publicará la lista de especies con alto potencial hibridógeno y con alta capacidad de invasión en el medio, previo informe del órgano autonómico competente en materia de agricultura.

3. Se exceptuarán los recursos fitogenéticos para la agricultura y la alimentación.

Artículo 63. Inspección de la salida, tráfico y comercio de especies nativas entre islas y fuera de las islas.

1. Los agentes de la autoridad y el personal de inspección de las Administraciones Públicas Canarias, en el ámbito de sus respectivas funciones, prestarán la máxima colaboración a la Administración General del Estado para evitar la salida, tráfico y comercio de especies nativas de las Islas Canarias, salvo que cuenten con autorización expresa del órgano autonómico competente en materia de biodiversidad del Gobierno de Canarias y sin perjuicio de las competencias del órgano autonómico competente en materia de agricultura.

2. Los agentes de la autoridad y el personal de inspección de las Administraciones Públicas Canarias, en el ámbito de sus respectivas funciones, serán el personal competente para evitar el movimiento entre islas de especies nativas, salvo autorización expresa del órgano autonómico competente en materia de biodiversidad, sin perjuicio de las competencias de la Administración General del Estado en la materia.