Cotizaciones actuales

In document Mediterráneo Económico (página 151-154)

Brecha de género en las pensiones por comunidades autónomas

4. Cotizaciones actuales

Las diferencias de género que observamos hoy en día en la distribución de las pensiones contributivas son el resultado de diferencias del pasado en la experiencia laboral y en las bases de cotización. ¿Cómo evolucionarán las diferencias de género de las pensiones en el futuro? Para contestar esta pregunta vamos a analizar los datos de cotizaciones actuales de las mujeres y cómo difieren de las de los hombres.

Para entender por qué las mujeres reciben de media una pensión de jubilación menor que los hombres hay que analizar la fórmula que se utiliza para calcular la pensión. En el momento de la jubilación hay dos factores que determinan la cuantía de la pensión que vamos a recibir: el número de años de cotización y el historial de bases de cotización. En concreto, la pensión es proporcional a una media de las bases de cotización aplicadas durante la vida laboral del individuo (base reguladora). El coeficiente de proporcionalidad utilizado en la fórmula depende del número de periodos que haya cotizado el individuo hasta la fecha de jubilación. El coefi-ciente es igual a un mínimo de 50 % si el individuo ha cotizado durante 15 años y aumenta a partir de ese nivel en aproximadamente un 0,2 % por mes adicional cotizado hasta el máximo del 100 % (36 años de cotización). Así pues, menores bases de cotización o carreras laborales más cortas dan lugar a menores pensiones de jubilación.

Hoy en día todavía las mujeres españolas participan menos que los hombres en el mer-cado laboral y se jubilan con historiales laborales más cortos. Para ilustrar estas diferencias

analizaremos los datos de número de cotizantes a la Seguridad Social7. En 2018 el número

de cotizantes a la Seguridad Social fue de 6.616.684 mujeres y 7.304.370 hombres, es decir, el número de mujeres cotizantes fue un 10 % inferior al de los hombres. Esta diferencia de género en el número de cotizantes es creciente con la edad de los mismos. Por ejemplo, para los grupos de edad entre 25 a 45 años la brecha aumenta del 2 % al 9 % y llega a ser del 15 % para los cotizantes de entre 55 a 65 años. Es decir, las nuevas generaciones de mujeres del

Mediterráneo Económico 34| ISSN: 1698-3726 | ISBN-13: 978-84-95531-57-5

152

mercado laboral participan mucho más. Aproximadamente dentro de 25 años las diferencias de género en el número de periodos cotizados se habrán reducido en un 50 %.

En cuanto a las bases de cotización, en 2018 la base de cotización media de las mujeres fue 1.600 euros mientras que la de los hombres fue 1.900 euros. Es decir, la brecha de la base media de cotización fue del 17 %. Al analizar las diferencias por edad se observa que la brecha en la base de cotización también aumenta con la edad de los cotizantes (véase Tabla 7). Para los menores de 30 años la brecha es solo del 9 % y se duplica para los mayores de 55 años. Es de esperar que las bases de cotización de los jubilados dentro de 35-40 años difieran quizás en solo un 10 % entre hombres y mujeres.

Tabla 7. Base de cotización media por grupo de edad (2018)

Edad Mujer Hombre n.º cotizantes (%)Brecha cotización (%)Brecha base

25-29 1.297 1.429 1,8 % 9 % 30-34 1.525 1.741 4 % 12 % 35-39 1.645 1.951 7,7 % 16 % 40-44 1.727 2.089 9,3 % 17 % 45-49 1.739 2.139 11 % 19 % 50-54 1.772 2.198 12,9 % 19 % 55-59 1.832 2.281 15,5 % 20 % 60-64 1.781 2.079 15,2 % 14 %

Fuente: TGSS. Estadísticas BBDD de enero de 2018.

Las causas de estas diferencias de género en las bases de cotización medias son muy di-versas. Uno de los factores que determinan la base de cotización es el grupo de cotización del trabajador detallado en el contrato laboral. Los grupos de cotización determinan el mínimo y máximo de base de cotización y se publican en el Boletín Oficial del Estado. Cada grupo engloba una categoría profesional y en cierto modo nos da información sobre la cualificación

requerida en el puesto de trabajo8. La Tabla 8 presenta un resumen con las medias de bases de

cotización por grupo de cotización para hombres y mujeres en 2018.

8 Existen 11 grupos de cotización: 1) ingenieros y licenciados; 2) ingenieros técnicos, peritos y ayudantes titulados; 3) jefes administrativos y de taller; 4) ayudantes no titulados; 5) oficiales administrativos; 6) subalternos; 7) auxiliares administrativos; 8) oficiales de primera y segunda; 9) oficiales de tercera y especialistas; 10) peones; y 11) aquellos trabajadores menores de 18 años, sea cual sea su categoría profesional.

Las pensiones de viudedad | Luisa Fuster

Tabla 8. Base de cotización (BD) por grupos de cotización y brecha de género (2018)

Grupo 1 Grupo 2 Grupo 3 Grupos 4-7 Grupos 8-11 MEDIA

BD mujeres (euros) 2.764,3 2.355,3 2.436,6 1.510,3 1.014,2 1.602 BD hombres (euros) 3.066,9 2.676,9 2.753,5 1.903,5 1.561,7 1.926 Brecha BD (%) 9,8 % 12 % 11,5 % 20,6 % 35,0 % 16,8 % Porcentaje de mujeres en grupo 10,0 % 10,5 % 3,6 % 44,2 % 31,5 % Porcentaje de hombres en grupo 9,9 % 5,5 % 5,3 % 26,5 % 52,7 %

Fuente: TGSS. Estadísticas BBDD de enero de 2018.

Como podemos observar la base media de cotización es mayor para los grupos de cotiza-ción de categorías profesionales superiores. Por ejemplo, para hombres la base media es 3.000 euros para el grupo 1 y 1.560 para los grupos 8-11. En el caso de las mujeres la base media de cotización varía entre 2.764,3 euros en el grupo 1 a 1.014 euros en los grupos 8-11. En la cuarta fila de la Tabla 8 encontramos que existe una brecha de género en la base de cotización de entre el 10 % para el grupo 1 al 35 % en los grupos 8-11. Es decir, en todos los grupos de cotización la mujer cotiza a una base menor que el hombre y la diferencia de género es ma-yor cuanto menos cualificado es el puesto de trabajo (en términos del grupo de cotización). Posiblemente, las diferencias en bases de cotización de hombres y mujeres son mayores en las categorías profesionales medias y bajas porque es más frecuente que la mujer trabaje a tiempo

parcial que el hombre9.

Vemos también que la distribución de los cotizantes entre los grupos de cotización difiere mucho entre hombres y mujeres (véase la fila 5 de la tabla). Concretamente, en los grupos de categoría profesional más baja (grupos 8-11) se concentra una proporción mayor de cotizantes en el caso de los hombres (52 %) que en el de las mujeres (31 %). Además, en los grupos de categoría profesional más alta se concentra una proporción mayor de cotizantes en el caso de mujeres (20 %) que en el de hombres (15 %). A pesar de que una mayor proporción de mujeres que hombres cotiza en los grupos 1 y 2 donde la brecha de género de la base de cotización es del 10 %, la brecha en la base media de cotización es casi el doble (un 17 %). Ello se debe a que la mayoría de cotizantes se encuentra en los grupos 4 al 11 (categorías profesionales medias y bajas) en los cuales la brecha de género es entre el 20 % y el 35 %.

Resumiendo, si bien las diferencias de género en el número medio de cotizantes y en la base media de cotización son substanciales (10 % y 17 % respectivamente), tenderán a disminuir progresivamente porque dichas brechas son menores entre los jóvenes (2 % y 9 % respectivamente). La reducción en las diferencias de género de las cotizaciones implicará la reducción de la brecha de género de las pensiones de jubilación.

9 De hecho, en 2018 un 23 % de las mujeres cotizantes tuvieron un contrato a tiempo parcial mientras que solamente un 10 % de los hombres cotizantes tienen este tipo de contrato.

Mediterráneo Económico 34| ISSN: 1698-3726 | ISBN-13: 978-84-95531-57-5

154

In document Mediterráneo Económico (página 151-154)