FACTORES ESTRUCTURALES-

DIAGNÓSTICO

Planeamiento urbanístico: evolución y estado actual

Para analizar el estado actual del planeamiento urbanístico y conocer su influencia sobre el desarrollo residencial en Casas Ibáñez es necesario conocer la evolución de la población y, en paralelo, del parque de viviendas.

Como puede observarse en el gráfico siguiente, en los últimos 15 años la evolución de la población ibañesa no ha acusado variaciones significativas, siendo la tendencia ligeramente al alza, con un 1,4% de crecimiento frente al 0,7% de media nacional.

Fuente: Instituto Nacional de Estadística

Esta evolución, que se opone a la situación vivida en el conjunto de la comarca de La Manchuela, puede interpretarse como causa y efecto del desarrollo de Casas Ibáñez. Dicho incremento poblacional, sumado a los diversos proyectos del ámbito urbanístico venideros (ampliación del Polígono Industrial, construcción de la circunvalación sur de la N-322...), permite vislumbrar un desarrollo uniforme y moderado de Casas Ibáñez a medio plazo que permita la sostenibilidad del municipio desde el punto de vista social, económico y ambiental, que será sostenible en tanto en cuanto se fomenten modelos de desarrollo que cumplan las siguientes características:

! Equilibrio territorial

! Consumo sostenible de recursos, especialmente el agua

EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN EN CASAS IBÁÑEZ (1986-2002)

0 1.000 2.000 3.000 4.000 5.000 1986198719881989199019911992199319941995199619981999200020012002 N úm er o ha bi ta nt es Varones Mujeres Total

! Protección del medio físico y biológico

! Fomento de la salud física y psíquica de los ciudadanos

Existen, por tanto, numerosas sinergias entre un previsible desarrollo urbanístico ligado al aumento de la población y otros factores relacionados con la sostenibilidad del municipio, como son:

! los ambientales: el desarrollo de nuevas zonas residenciales y de servicios debe efectuarse con criterios de protección del entorno

! los económicos: un desarrollo urbanístico adecuado es un motor fundamental para el crecimiento y bienestar económico de la población

! los sociales: un desarrollo urbanístico adecuado contribuye a la salud física y psíquica de los ibañeses

Más adelante, en este mismo capítulo, se evaluará la incidencia de los futuros proyectos urbanísticos sobre la sostenibilidad de Casas Ibáñez.

Un dato que refleja dicha sostenibilidad, con consecuencias positivas sobre el medio y sobre la calidad de vida de los ibañeses es la densidad media de población, que en 2002 era de 41,1 hab/km2. Por un lado, esta cifra permite una adecuada calidad de vida sin la negativa influencia de una alta presión poblacional, lo que implica evitar problemas de diverso tipo: subida de precios de vivienda debido a la alta demanda, estrés urbano, etc. Por otro lado, este dato se sitúa bastante por encima de las densidades medias de la provincia de Albacete (24,62 hab/km2) y la de Castilla-La Mancha (22,10 hab/km2), lo que también implica un dinamismo poblacional mayor que las medias provincial y regional, con las consiguientes ventajas sobre el desarrollo económico y social del municipio.

Otro aspecto fundamental para asegurar que el desarrollo urbanístico fomente la calidad de vida de los ibañeses es la evolución del parque de viviendas. En las últimas décadas se ha experimentado un crecimiento del número de viviendas superior al crecimiento de la población por lo que se deduce que una parte importante de aquel se ha dado en las viviendas secundarias o vacías.

Partiendo de las 1.438 viviendas contabilizadas en el último Censo de Viviendas realizado (año 2001) se tiene una ocupación media para ese año de 2,90 habitantes por vivienda, superior aún a la de otros municipios albaceteños. Puesto que se tiende a una disminución del número de habitantes por vivienda, unido a un incremento poblacional, se prevé la necesidad de un aumento del parque de vivienda en los próximos años.

Este crecimiento de la población asociado al incremento del parque de viviendas ha hecho necesaria una mayor implicación del Ayuntamiento en materia de planeamiento urbanístico, con el fin de estructurar de manera adecuada el crecimiento del casco urbano.

Al hilo de lo anterior y con el fin de acercar los criterios urbanísticos a las necesidades actuales de Casas Ibáñez, en el año 2001 se aprobó un nuevo Plan de Ordenación Municipal, el cual marca las pautas a seguir en los próximos años en materia de urbanismo con un horizonte temporal hasta el año 2013.

Morfología Urbana y Tipologías Edificativas

La morfología del casco urbano de Casas Ibáñez se asemeja a la de la mayor parte de los pueblos españoles, creciendo el pueblo alrededor de un núcleo histórico, cuyo centro se sitúa alrededor del Ayuntamiento y la Iglesia de San Juan Bautista.

La irregularidad de la estructura en la zona más próxima al centro conlleva algunas dificultades, como es el caso de la movilidad y accesibilidad (aceras estrechas, baja capacidad de absorción de vehículos).

RECOMENDACIONES

!Introducir en las próximas revisiones del planeamiento vigente conceptos de urbanismo sostenible, atendiendo al equilibrio territorial, la protección del medio y el reciclaje del territorio (puesta en valor del paisaje, el respeto a los ecosistemas, los aspectos culturales y lúdicos, etc.)

Sin embargo, la reducida dimensión de dicho casco histórico hace que la morfología del mismo no suponga un freno a la movilidad interior de Casas Ibáñez. Adicionalmente, la accesibilidad de los edificios públicos puede suponer un factor positivo que minimice los problemas de movilidad ocasionados por la irregular estructura del casco histórico. El crecimiento del núcleo urbano, rellenando los huecos existentes entre los viales radiales de forma desordenada, ha dado como resultado una morfología radioconcéntrica que dificulta la continuidad de los movimientos transversales a los viales radiales.

El resto del casco urbano, principalmente la zona situada al sur de la carretera N-322, presenta una morfología más regular que facilita la continuidad de los movimientos intraurbanos, presentando manzanas en cuadrícula, alternando calles anchas (que facilitan los dichos movimientos). Este tipo de urbanización facilita los desplazamientos en vehículo y resulta cómodo para los viandantes por la amplitud de las aceras y la mejor dotación de elementos de accesibilidad, aunque carece del componente estético que mantiene el casco histórico por la ausencia de vivienda tradicional.

En cuanto a los tipos de edificaciones existentes en Casas Ibáñez, su distribución se deriva de una lógica evolución asociada al crecimiento del municipio. Este crecimiento ha hecho que se puedan diferenciar cinco grandes tipos de edificaciones:

!Edificación tradicional de dos o tres plantas: situada en el núcleo histórico. Es la que da a Casas Ibáñez un mayor atractivo.

!Edificación unifamiliar moderna sobre parcela tradicional: se sitúa en el casco histórico; alternándose con la anterior y es mantiene la misma altura. Altera fuertemente la continuidad de la vivienda tradicional, rompiendo la imagen homogénea de la misma.

!Bloques en altura sobre parcela tradicional: edificios de tres o cuatro plantas con patios de luces; se distribuyen puntualmente en el centro del casco urbano (fundamentalmente en la calle La Tercia) y distorsionan aún más la homogeneidad del casco histórico.

!Vivienda unifamiliar adosada sobre nuevas parcelaciones: se sitúa en las zonas más modernas que han crecido alrededor del casco antiguo.

!Vivienda unifamiliar aislada: de 2 plantas y retranqueada en todos sus linderos, se da en pocas ocasiones.

Además, existen repartidos por todo el casco, principalmente fuera del núcleo central, parcelas valladas o con naves para almacenamiento de productos agrarios o maquinaria, o que albergan pequeñas industrias artesanales.

En general, las sustituciones o renovaciones de las viviendas tradicionales se han hecho con poca calidad y sin tener en cuenta la esperable imagen homogénea del casco, alterando la armonía de la vivienda tradicional.

Por otro lado, el estado de conservación de los edificios es aceptable en general, salvo ciertas viviendas tradicionales que no han sido correctamente mantenidas.

De todos los tipos de edificaciones, la edificación adosada y la vivienda unifamiliar aislada constituyen, en general, las peores opciones desde el punto de vista del urbanismo sostenible. Ello se debe, entre otras, a las siguientes razones:

- Necesitan redes de abastecimiento de agua, saneamiento, eléctrica, etc., más extensas, y, por tanto, más costosas económicamente y con mayor demanda de recursos y energía.

- Algunos servicios públicos son más caros, como es el caso de la recogida de residuos, que necesita de mayor número de contenedores por habitante si se quieren mantener las distancias de los usuarios a los mismos existentes en zonas con mayor densidad del población.

- Aumentan las distancias a espacios de esparcimiento, educativos y culturales (aunque dada la reducida extensión del casco urbano, por el momento esto no supone un problema).

- Además, en el caso de la vivienda unifamiliar adosada, la repetición excesiva del mismo tipo de edificio a lo largo de un gran número de unidades, presentando los mismos elementos y materiales, conlleva una monotonía que empobrece la imagen de Casas Ibáñez.

Por tanto, estas tipologías edificatorias constituyen desde el punto de vista urbanístico aquellas que ocasionan un mayor impacto ambiental, principalmente, y así como económico (más costes) y social (aumentan las distancias).

Pero la vivienda unifamiliar adosada es el tipo de vivienda que se está potenciando fundamentalmente en la actualidad.

Y aunque los problemas descritos se acentúan en el caso de la vivienda unifamiliar aislada, los impactos están más limitados porque este tipo de edificación se da en pocas ocasiones.

Clasificación y Usos del Suelo

El planeamiento vigente establece la siguiente clasificación del suelo: Suelo Urbano, Suelo Urbanizable y Suelo Rústico. A continuación se analiza la evolución, estado actual y tendencias futuras de los distintos tipos de suelos en relación con los usos a los que están destinados.

Para entender la distribución espacial de los usos del suelo en el casco urbano de Casas Ibáñez hay que analizar la evolución de la actividad económica que ha tenido lugar en la población. Inicialmente la economía se basó primordialmente en las actividades agrícolas, lo que ha determinado que el crecimiento de la población haya sido moderado y ha impedido que se produzcan las tensiones inmobiliarias asociadas a los fuertes incrementos poblacionales. Esto ha ocasionado que el espacio urbano se componga básicamente de usos residenciales entre los que se han ido situando otras actividades: comerciales, de servicios, de almacenamiento de aperos de labranza y vehículos, etc.

Sin embargo, en las últimas dos décadas se ha ido produciendo una diversificación de las actividades económicas hasta llegar a un cierto equilibrio entre las primarias, secundarias y terciarias. El desarrollo de las actividades industriales y de servicios

RECOMENDACIONES

!Minimizar en lo posible el desarrollo de edificación adosada, y evitar la excesiva heterogeneidad edificatoria

!Evitar el desarrollo incontrolado de la vivienda unifamiliar aislada

!Fomentar y regular la rehabilitación de la vivienda tradicional de manera que se respeten sus peculiaridades

puede dar lugar a un incremento continuado de la población —que ya, como se ha visto, se está produciendo— y a un aumento de las tensiones inmobiliarias.

El nuevo POM aprobado en 2001 pretende acertadamente estructurar de manera justificada la clasificación del suelo y los usos del mismo de manera que sirva, finalmente, para construir un modelo de ciudad más habitable.

Por lo que se refiere al uso residencial —que se distribuye por todo el casco urbano a excepción, claro está, de la zona donde se ubica el polígono industrial— el nuevo POM, en base a estimaciones de evolución de la población con horizonte 2013, tiene una capacidad de 1.626 viviendas, incluyendo las de suelo urbano consolidado (902), de las Unidades de Actuación (248) y de suelo urbanizable (476). Este valor es más que suficiente (como se analizará en próximas páginas) para la demanda previsible hasta el horizonte 2013.

En cuanto al uso productivo, incluye actividades como la industrial convencional, la industria escaparate, los almacenes, las actividades artesanales, etc.

Aunque tradicionalmente las industrias más grandes se ubicaban en suelo de uso exclusivamente industrial, ocupando el resto (talleres, cerrajerías) un espacio entre las viviendas, la falta de suelo industrial hizo que determinadas actividades tuvieran que instalarse dentro del casco urbano, rompiendo la homogeneidad de la vivienda tradicional.

En este sentido el POM propone lo siguiente:

- La industria formal, fundamentalmente de tamaño medio, debe ubicarse en el Polígono Industrial, que saldrá beneficiado por el proyecto de circunvalación de la carretera nacional, ya que su accesibilidad será muy buena.

- La industria escaparate, caracterizada por estar a medio camino entre el almacenamiento y la distribución, entre la producción y la venta, necesita de zonas visibles, y se ubican (ahora y en el futuro) alrededor de la carretera nacional.

- La industria almacén y el resto de actividades productivas son actividades que necesitan estar localizadas dentro del casco urbano, aunque el POM potenciará su inclusión dentro de zonas de tolerancia industrial.

Las actividades del sector terciario —actividades de servicio al público, de compra- venta, hostelería, servicios profesionales, bancos, etc.— están situadas sobre todo en el centro del casco urbano, al norte de la carretera nacional.

Por tanto, sería necesario reequilibrar esta situación para que las zonas al sur de la carretera nacional y las nuevas unidades de actuación posean un mínimo de actividades terciarias, de forma que adquieran una cierta independencia con respecto al centro y disminuyan las distancias de manera que se limiten los desplazamientos en vehículo dentro del casco.

En cuanto al uso dotacional, que incluye la realización de actividades culturales, educativas, sanitarias, etcétera, en edificios públicos y privados, la valoración de su distribución urbanística es la siguiente:

- El municipio está bien dotado de instalaciones deportivas, con cierto desequilibrio este-oeste, concentrándose las instalaciones predominantemente en la zona oeste.

- Casas Ibáñez posee suficientes equipamientos culturales (biblioteca, Centro Social, etc.), ubicados fundamentalmente en el centro del casco urbano. Según éste vaya creciendo, podría ser conveniente distribuir más estos equipamientos.

- El municipio está suficientemente dotado de equipamiento social (Centro Social, CIEM, Residencia 3ª Edad, etc.), de forma que absorbe incluso a usuarios de otros municipios.

- El equipamiento sanitario resulta algo insuficiente desde el ámbito público, aunque el nuevo Centro de Salud en construcción vendrá a mejorar la situación. - Al ser Casas Ibáñez cabecera comarcal posee un equipamiento administrativo y de servicios (Dependencias municipales, Juzgados, INEM, Oficina Comarcal Agraria) bastante amplio, en comparación con otros municipios de su mismo tamaño.

- Por lo que se refiere tanto a parques o jardines urbanos (áreas arboladas de mediana o gran superficie utilizadas por toda la población) como a áreas de juego locales (utilizadas fundamentalmente por la población residente más cercana a los mismos) se puede considerar a Casas Ibáñez como bien dotado pues en total

ocupan una superficie de 22.842 m2, lo que equivale a 5,39 m2 por habitante (datos de población de 2002), por encima de la media nacional (5,28 m2)1.

Modelo Residencial que fomenta la Ordenación Municipal

Dos actuaciones van a condicionar de manera importante el modelo viario de cara al futuro en Casas Ibáñez y, por ende, tendrán una influencia importante en la revitalización del municipio: la ampliación del Polígono Industrial y la construcción de la circunvalación sur de la N-322.

La ampliación del polígono conllevará una revitalización económica y un aumento de la estabilidad de la ocupación, que fomentará el crecimiento uniforme y moderado del municipio. Para ello, el POM pretende integrar dicho polígono en el viario urbano, para facilitar el acceso peatonal y atraer el desplazamiento de más industrias al mismo. Por otro lado, la circunvalación sur traerá nuevos accesos a Casas Ibáñez, que harán que la zona sur del municipio se revitalice, atrayendo hacía sí nuevas actividades y dotaciones. Esto puede contribuir positivamente a que se puedan superar en la zona sur las carencias detectadas.

El modelo residencial sobre el que se fundamenta el POM persigue que el uso residencial sea la base de la ciudad sobre la que se asiente el resto de actividades.

1 Según la publicación electrónica rioja.com (mayo de 2004).

RECOMENDACIONES

!Estudiar el impacto que pueden ocasionar las actividades de industria escaparate e industria almacén sobre los ciudadanos residentes en zonas cercanas a las mismas

!Reequilibrar la situación actual de vacío en la zona sur respecto a la ubicación de las actividades pertenecientes a usos terciarios

!Incrementar las zonas verdes y mantenerlas adecuadamente y con criterios ambientales

Por un lado, se fomentará la expansión del municipio por el sur, para aprovechar los accesos de la futura circunvalación, fundamentalmente a base de viviendas unifamiliares de 2 plantas adosadas.

Por otro lado, será necesario intervenir en el suelo urbano ya consolidado, fundamentalmente en el casco antiguo, de forma que se rehabiliten los edificios que lo necesiten. En el caso de nuevas construcciones, deberán respetarse las alturas tradicionales.

De manera general, el POM plantea unos criterios normativos que intentan ofrecer soluciones a los problemas que han tenido las anteriores normas subsidiarias y que permiten mejorar las condiciones de habitabilidad de Casas Ibáñez y tratan de asegurar un crecimiento urbanístico desde la óptica de la sostenibilidad.

Así, por ejemplo, al mantener una cierta uniformidad en cuanto a tipologías edificatorias evitando, por ejemplo, los edificios de tres alturas, determina una homogeneidad urbana positiva.

También disminuye significativamente la densidad edificatoria y determina la superficie destinada a zonas verdes y a usos dotacionales en las zonas de nueva construcción. Es fundamental que lo estipulado se respete para que las nuevas zonas sean dinámicas y reequilibren la actual zonificación existente.

Evolución de la Población y Agotamiento del Planeamiento

El POM existente se ha realizado en base a estimaciones en el crecimiento de la población bastante realistas, teniendo en cuenta a la hora de planificar las futuras actuaciones factores como la inmigración, la demanda de vivienda y el empleo.

El año horizonte que se ha tomado ha sido el 2013. Los datos de incremento de habitantes, porcentaje de viviendas desocupadas o vacías, índice de ocupación de viviendas, coeficiente de holgura... permiten determinar que la capacidad total del Plan de Ordenación Municipal supera la capacidad prevista, y representa un coeficiente de holgura de 2,9.

Cuando se proceda a realizar la próxima revisión global del planeamiento, o haya que hacer alguna adaptación o modificación, será el momento de incorporar con más fuerza al mismo los conceptos enunciados anteriormente en este capítulo como son:

- el urbanismo sostenible, - el equilibrio territorial, - la protección del entorno,

- el reciclaje del territorio (puesta en valor del paisaje, el respeto a los ecosistemas, los aspectos culturales y lúdicos, etc.).

Movilidad

La accesibilidad supramunicipal de Casas Ibáñez está basada en una buena red viaria que comunica el municipio con la capital de la provincia así como con las localidades cercanas.

Así, la principal vía que discurre por el municipio es la N-322, que conecta en dirección oeste Casas Ibáñez con Albacete (a una distancia de unos 50 Km), y en dirección este (Requena) conecta con la autovía N-III (también a aproximadamente 50 Km).

Otras vías de acceso al municipio son las carreteras comarcales CM-3201 a Villamalea y la CM-3218 a Abengibre. Y de menor importancia son la AB-880 a Jorquera, la C-6 a La Derrubiada y la C-7 a Tabaqueros.

El municipio no cuenta con línea férrea.

Casas Ibáñez tiene asimismo comunicaciones diarias (o por lo menos de lunes a viernes) por medio de autobuses con Villamalea, Cenizate, Madrigueras, Motilleja, Casas de Ves, Albacete y Valencia. Pero no hay datos relativos al número de usuarios de autobuses en las líneas con salida/llegada en Casas Ibáñez.

Un aspecto destacable es que el reducido horario de salidas de los autobuses desde Albacete y Valencia no permite aprovechar plenamente su oferta cultural y de ocio durante los fines de semana. Estos desplazamientos, junto a los ligados a las compras, se consideran de movilidad no obligada.

In document Los aspectos tratados en el presente capítulo se interrelacionan con otros de los que conforman el Diagnóstico del municipio de Casas Ibáñez. (página 32-49)