Capítulo 4. Resultados

4.1. Evaluación inicial de los alumnos

4.1.2. La entrevista con padres

las habilidades lectoras de sus hijos y las acciones que realizan fuera de la escuela para reforzarla. Los padres de familia comentaron lo siguiente:

Corresponde a la mamá de un niño con síndrome de Down, identificado como SD4, ella acudió dispuesta a la entrevista, se mostró nerviosa sobre todo al reconocer el nivel de desempeño que ella percibe de su hijo, sus comentarios fueron: “Mi hijo lee maestra, pero solo las vocales, cuando las palabras empiezan con vocales las lee y lo demás lo inventa. A mí me gustaría que aprendiera a leer. En la casa cuando lee, bueno él dice que lee, yo lo dejo, le digo hijo estás loco ahí no dice eso, por eso tienes que ir a la escuela. Lo pongo a hacer la tarea”.

 Corresponde al papá de un niño con síndrome de Down, identificado como SD5, la primera vez que se le citó no asistió, fue hasta el segundo llamado en el que acudió y mostró disposición a la entrevista, manifestando a través de gestos y el tono de voz, incomodidad ante las preguntas planteadas, sus comentarios fueron: “No, el niño no lee, si ni siquiera sabe hablar, como va a leer. Yo quisiera primero que hablara y luego ya todo lo demás. En la casa solo ve la televisión”.

Corresponde a la mamá de una niña con síndrome de Down, identificada como SD2, ella acudió dispuesta y se mostró preocupada al reflexionar los cuestionamientos,

sus comentarios fueron: “Ay maestra, ni yo sé leer bien, luego ella ni habla, eso es lo que yo quisiera que hablara, pero fíjese que algo entiende mija porque yo le compro cuentos con muchos dibujos y pocas letras y ella se les queda viendo como si supiera lo que dicen”.

Corresponde a la mamá de una niña con síndrome de Down, identificada como SD3, ella acudió dispuesta pero sus respuestas fueron breves, mostrando timidez a pesar de la insistencia del entrevistador, sus comentarios fueron: “No maestra no sabe. Quiero que aprenda. No sé qué decirle maestra, no lo hago. La pongo a hacer la tarea”.

Corresponde a la mamá de una niña con síndrome de Down, identificada como SD1, ella acudió dispuesta y se mostró muy interesada en las reflexiones personales a las que la llevaron las preguntas que le fueron realizadas, sus comentarios fueron: “No maestra, mi hija no sabe leer, ya ve que apenas se le entiende lo que habla. Yo quiero que ella aprenda, que aprenda de todo, a leer si se puede, pero si no se puede, que aprenda a comunicarse de alguna manera para que pueda valerse por sí misma, aunque ya sé que todavía está chiquita me preocupa mucho que las demás personas no entiendan lo que ella quiere decirles, aunque es bien lista y ella sabrá como pero se da a entender. En la casa, cuando me quedan entregas de revistas, ella me las pide y se puede pasar horas viéndolas, yo le digo que dice ahí y ella me señala los dibujos y me dice lo que es, a su modo, luego yo le pregunto cosas de los libros de la escuela, le digo dónde está el perro, cuál es la mamá y así lo que venga en los dibujitos, y la hermana es la que se pone con ella en la computadora y también mire bien que le sabe, le pica y le pica y llega al internet. Pues aparte de lo que ya le dije yo me pongo con ella a revisar lo que

hizo aquí en la escuela y pues cuando encarga tarea la hacemos con ella”.

Corresponde a la mamá de una niña con retraso mental, identificada como RM1, ella mostró disposición para acudir a la entrevista ya que hubo necesidad de cambiar 2 veces la cita para poder hacer coincidir horarios por su trabajo, sus comentarios fueron: “Yo digo que un poco, bueno es que lee algunas palabras por ejemplo su nombre y mi nombre donde lo vea lo lee, todos los restaurants de su comida favorita así los vea en el periódico en la tele o en los folletitos esos que dan, sabe cuáles son. Para mí es muy importante porque yo quiero que ella lleve una vida lo más normal que se pueda. Yo le compro libros de cuentos, la pongo a escribir, a que copie, así de cosas que a ella le gustan: canciones, artista, así, también le presto mi computadora, yo veo que eso le ha ayudado mucho, porque cada vez la veo que hace más cosas, bueno todas en el internet: busca jueguitos, imágenes, videos y así. Maestra, usted ya sabe que yo no hago casi nada con ella, todo lo hace la muchacha que la cuida, pero me ocupo de lo que le digo, le compro libros, le pido que le ayude en la tarea, y le autorizo que use mi computadora cierto tiempo si hace sus actividades y se porta bien”.

Corresponde al papá de un niño con retraso psicomotor, identificado como RP1, él acudió dispuesto a la entrevista sus comentarios fueron los siguientes: “La verdad que no sabría decirle bien maestra porque fíjese si le da un libro pues no, no lo lee pero sabe los nombres de las cosas, por ejemplo en la despensa de la casa se compran vario tipos de leche y usted le pide una en particular y se la da, cómo encuentra las cosas en la computadora, eso es lo que me saca de base a mí. No pues mucha, porque pienso que de ahí depende todo lo de la escuela y pues de la casa también. No pues mira la verdad que

yo no sé leer bien y mi esposa trabaja todo el día, ahora sí que él nada más ve la tele y usa la computadora. Pues la tarea es la actividad que realiza”.

Al respecto del involucramiento de la familia con las actividades que refuerzan los conocimientos revisados en la escuela, la SEP (2012) afirma que las experiencias de aprendizaje que ocurren en el hogar, son resultado del trabajo conjunto entre la escuela y la familia para fortalecer el proceso de enseñanza de los alumnos. Los docentes especialistas deben considerar la información al respecto de las técnicas utilizadas en casa y que a los padres de familia les funcionan, ya que son ellos las personas que mejor conocen a sus hijos, y los que consiguen en múltiples ocasiones la obtención de logros o la consolidación de los mismos (Herrero, 2007).

In document Estrategias para el Desarrollo de la Competencia Lectora en Niños con Discapacidad Intelectual (página 100-103)