ESCALAS DEL DOLOR

In document CONTROL DEL DOLOR AGUDO (página 43-47)

EFECTOS ADVERSOS DEL DOLOR AGUDO 

2.  ESCALAS DEL DOLOR

Debemos  tener  en  cuenta  que  el  dolor  es  una  realidad  filosóficamente  imperfecta  pues  admitimos  su  existencia  cuando  somos  nosotros  los  que  sufrimos o bien acreditamos lo que otros nos comunican. 

Los  profesionales  sanitarios,  médicos  y  enfermeras,  debemos    adquirir  el  compromiso y los conocimientos necesarios para poder valorar, controlar y  tratar los efectos secundarios así como conseguir que el paciente sea parte  activa de su dolor. 

Las  respuestas  psicológicas,  hemodinámicas,  metabólicas  y 

neuroendocrinas  provocadas  por  un  control  inadecuado  del  dolor  pueden  producir mayor morbilidad e incluso mortalidad. 

Pero  ¿  como  podemos  definir    algo  tan  complejo?.  La  IASP  (  Asociación  Internacional  para  el  Estudio  del  Dolor  )  en  1979  lo  definió  como  “  una  experiencia sensorial y emocional desagradable asociada o no a una lesión  tisular  o  que  se  describe  con  las  lesiones  propias  de  tal  lesión”.  Pero  personalmente,  desde  el  punto  de  vista  del    abordaje,  para  iniciar  una  buena  valoración  me  quedo  con  la  que  dio  McCaffery  en  1968  que  establece que es “ todo lo que la persona considere que es en sí dolor, en  cualquier momento en el que el propio afectado lo considere como tal”.  La evaluación del dolor se realiza en base a la respuesta del paciente y no  en función de la percepción externa del personal sanitario, que en muchas  ocasiones infravalora la intensidad del dolor. 

La  valoración  y  cuantificación  son  fundamentales  para  instaurar  el  tratamiento  analgésico  adecuado  y  comparar  la  eficacia  de  diferentes  terapias.

El  dolor  consta  de  dos  aspectos  diferentes:  afectivo  y  sensorial  que  lo  convierten en una experiencia única, subjetiva y multidimensional, haciendo  difícil su valoración y cuantificación. 

Para  obtener  una  adecuada  valoración  del  dolor  es  preciso  que  los  test  sean  comprendidos  por  el  paciente,  que  tengan  un  amplio  rango  de  puntuaciones y sensibilidad para el efecto analgésico, válido, fiable, exacto  y barato. 

Cuando el paciente presenta dolor postoperatorio ,lo primero que debemos  hacer  es  comprobar la  cualidad  ,intensidad  ,y  localización  del  mismo  ;para  ello  debemos  de  realizar  una  anamnesis  general  y  álgica  exhaustiva  .La  anamnesis  se  centra  en  los  antecedentes  personales  del  paciente  ,  enfermedades  que  padece  (hipertensión  ,diabetes  ,  etc.  )  ,y  las  alergias  conocidas. Una vez realizada la anamnesis general se realiza la historia del  dolor,  estableciendo  su  localización,  duración  y  periocidad,  sus  características  más  acusadas,  intensidad,  cualidad  e  irradiación,  así  como  síntomas  asociados.Es  importante  conocer  los  tratamientos  previos  realizados y la respuesta  a los mismos. 

El diagnóstico correcto debe preceder al tratamiento y proporciona la base  para  la  atención  individual  y  para  la  adquisición  de  experiencia  en  la  evaluación de los resultados del tratamiento en un grupo de pacientes que  comparten síntomas y diagnósticos comunes. 

Entre  las  técnicas  disponibles,  la  historia  clínica  sigue  siendo  la  más  importante,  a  pesar  del  gran  abanico  de  procedimientos  que  pueden  utilizarse  para  facilitar  las  evaluaciones  diagnósticas  .Cuanto  mayor  es  el  conocimiento  y  experiencia  de  la  persona  que  realiza  la  historia,  más  completa y útil será el resultado. 

La mejor forma de evaluar el dolor es preguntar al paciente. El dolor es una  sensación  subjetiva  y,  por  tanto,  las  sensaciones  referidas  por  el  paciente  son la base para tomar decisiones, pero debemos tener en cuenta que hay  factores que influyen en la percepción:  o  Hábitos, costumbres, trabajo y vida social.  o  edad.  o  experiencias previas.  o  expectación del dolor. 

o  barreras culturales.  o  barreras religiosas.  o  barreras emocionales.  o  grado alfabetización.  o  implicaciones económicas en tratamiento  o  Localización dolor.  o  Número de dolores ( 81% presentan > 2 dolores)  o  Características.  o  Cronología (agudo o crónico; continuado o intermitente).  o  Factores que lo modifican.  o  Intensidad dolor (escala)  o  Analgesia. Efectiva si / no.  o  Efectos indeseables de la analgesia.  o  Métodos complementarios alivio dolor.  o  deprivación del sueño..  Pero sin olvidarque “ningún comportamiento observado ni signo vital puede  ser  utilizado  en  lugar  del  informe  verbal  del  paciente”(  Beyer,  McGrath,  y  Berde 1990 ). 

Los objetivos de la historia clínica en el paciente con dolor son:  ­establecimiento de la comunicación con el paciente 

­evaluación de los tratamientos previos  ­eliminación de datos irrelevantes 

­evaluación de la situación psicológica, legal, laboral y de incapacidad del  paciente. 

­reconocimiento  de  las  señales  que  puedan  impedir  el  diagnóstico  y  tratamiento del paciente. 

Dado  que  el  dolor  es  una  experiencia  subjetiva,  en  muchas  ocasiones  no  asequible  con  facilidad  a  la  validación  objetiva  mediante  exploraciones  físicas  o  técnicas  complementarias,  la  historia  clínica  adquiere  una  importancia  especial  en  este  campo  de la  medicina  .Al  hacer la  historia  se  deben tener en cuenta dos aspectos: 

El  primer  paso  al  hacer  la  historia  consiste  en  elegir  entre  una  entrevista  cara  a  cara  con  el  paciente  o  el  uso  de  listas  de  preguntas  o  formularios  estandarizados  que  pueden  ser  de  naturaleza  general  o  modificados  para  cuadros específicos  .Si bien los  formularios estándar  ofrecen la  ventaja  de  ser completos y evitar el posible olvido de elementos importantes, privan del  desarrollo de una comunicación entre el médico y el paciente. 

B) ENTREVISTA: 

Debe  realizarse  sin  prisas,  en  un  contexto  que  respete  la  privacidad  del  paciente; hacer que el paciente se sienta cómodo y confortable es un buen  punto de partida para establecer una relación de confianza y comunicación  entre el paciente y el examinador. 

Las preguntas deben hacerse de forma sistemática y ordenada:  ­dolencia principal 

­historia  del  dolor:  forma  de  inicio,  distribución,  evolución  temporal,  factores  que  lo  incrementa,  los  que  lo  atenúan,  tratamiento  y  aspectos  cualitativos. 

­antecedentes personales.  ­antecedentes familiares.  ­historia laboral y social. 

En  la  exploración  clínica  es  importante  observar  la  apariencia  general  del  paciente, la  postura, la  expresión  facial, inspección  y palpación de la  zona  dolorida. 

Existen tres abordajes para medir el dolor clínico.  ­conseguir información subjetiva del paciente  ­observación de la conducta del paciente 

­utilización  de  instrumentos  para  medir  las  respuestas  autonómicas  del  dolor.  1.  Establecer la comunicación entre el médico y el paciente.  2.  Investigar la causa y el mecanismo de producción del dolor.  3.  Diferenciar entre dolor agudo y dolor crónico, y entre dolor nociceptivo y  dolor neuropático.  4.  Evaluar los tratamientos previos, como una guía para el tratamiento  futuro.

Es posible que el mejor indicador del dolor sea la descripción subjetiva del  mismo realizada por el propio paciente . 

Los métodos ideales de medida del dolor son: 

1.  fiabilidad:  las  puntuaciones  obtenidas  por  un  mismo  dolor  deben  ser  independientes del momento de la determinación, el evaluador, la edad,  sexo y nivel cognitivo del paciente. 

2.  validez:  medir  el  dolor  obviando  datos  como  estrés,  ansiedad,  y  depresión. 

3.  versatilidad:  posibilidad  de  utilización  en  distintos  ámbitos  y  tipos  de  dolor. 

4.  idoneidad: útil en el dolor y paciente evaluado. 

5.  aplicabilidad: no precisa un entrenamiento especial para su aplicación. 

Para  la  correcta  interpretación  de  las  escalas,  hay  que  valorar  no  sólo  el  valor  inicial  que  refiere  el  paciente,  sino  los  cambios  que  se  producen  al  instaurar el tratamiento 

Los  procedimientos  parar  evaluar  el  dolor  pueden  ser  clasificados  en  tres  categorías 

A)  METODOS  VERBALES,  son  técnicas  específicas  para  valorar  las  impresiones  subjetivas  de  los  pacientes  y  son  las  valoraciones  que  deben de ser utilizadas en las unidades del dolor:  ­unidimensionales (valoran exclusivamente la intensidad del dolor)  *escalas verbales (dolor leve, incomodo, angustioso, insoportable)  *escalas numéricas (del 0 al 10)  *escala analógica visual: EVA.  ­  multidimensionales (tratan de evaluar los distintos aspectos relacionados  con  el  dolor,  su  intensidad,  cualidad  y  aspectos  emocionales).  Incluyen  todas  aquellas  escalas  desarrolladas  de  manera  específica  para  la 

1.  METODOS VERBALES: UNIDIMENSIONALES Y MULTIDIMENSIONALES. 

In document CONTROL DEL DOLOR AGUDO (página 43-47)