Evolución de la política energética de la Unión Europea

In document BOLETÍN OFICIAL DE LAS CORTES GENERALES (página 68-70)

4. ESCENARIOS DE EVOLUCIÓN DEL SECTOR ENERGÉTICO: ESCENARIO

4.2. Variables de entorno

4.2.1. Evolución de la política energética de la Unión Europea

La política energética de los países desarrollados, y en concreto la de los Estados miembros de la Unión Europea, se verá influida en mayor o menor medida según evolucionen los siguientes factores:

• Necesidad de reducir emisiones de CO2.

• Necesidad de reducir el nivel de dependencia energética.

En muchos casos, estos dos aspectos serán tenidos en cuenta, por delante incluso de consideraciones puramente económicas (es decir, en muchos casos se implantaran tecnologías que no necesariamente serán las más competitivas).

En cuanto a la necesidad de reducir emisiones:

• La gravedad del problema y la creciente concienciación pública apuntan a que los países desarrollados incluirán, como elemento central de sus políticas energéticas, medidas más ambiciosas que las actuales para conseguir reducir las emisiones de CO2.

• En este sentido, será muy importante la formalización del acuerdo de Copenhague, que debe ser

desarrollado en los próximos meses, y cuyos avances serán presentados en la próxima conferencia contra el cambio climático, que tendrá lugar en Cancún a finales del año 2010.

Tabla 4 Escenarios más probables para la conferencia sobre cambio climático de Cancún

Escenario 1: Acuerdo global vinculante

Escenario 2: Extensión del PK Escenario 3: Posponer hasta 201X

• Se llega a un acuerdo global donde los países desarrollados – incluido EE.UU. – se comprometen a una reducción de emisiones que será cercana al 20% para 2020. • El resto de países deberá presentar

planes de eficiencia y

probablemente compromisos de reducción en el futuro.

• No se llega a un acuerdo global y los países desarrollados –EE.UU. no incluido – se comprometen a una reducción de emisiones que sería entre el 15-20% para 2020. • El resto de países deberá presentar

planes de eficiencia y

probablemente compromisos de reducción en el futuro.

• No existen condiciones propicias para el acuerdo y se propone seguir negociando en las siguientes conferencias contra el cambio climático, que se celebrarán en Sudáfrica y Korea/ AbuDhabi.

Consecuencias para UE/ España • Probablemente el compromiso de

reducción de la UE se ampliaría del 20 al 30%.

•Dispondríamos un mercado global de emisiones de CO2 antes del final de la década.

Consecuencias para UE/ España • El compromiso de la UE

probablemente se mantendría en el 20%.

Consecuencias para UE/ España • El compromiso de la UE

probablemente se mantendría en el 20%.

• Escasas posibilidades para un mercado global del carbono en esta década.

• La posible evolución de los compromisos internacionales y la regulación de las emisiones de CO2

determinará, la selección del conjunto de medidas eficientes para reducir las emisiones. En esta línea, será necesario introducir como variable, el coste de abatimiento de las emisiones implícito en cada una de las medidas a aplicar (coste del CO2).

En cuanto a la necesidad de reducir el nivel de dependencia energética:

• El previsible crecimiento de la demanda, combinado con la creciente concentración de reservas y producción en regiones políticamente inestables, dará lugar a en una mayor dependencia y un mayor riesgo de desabastecimiento.

• En las condiciones actuales y si se cumplen las previsiones de la Comisión Europea, la dependencia energética europea pasará del 51% actual hasta el 65% en 2035. En España la situación es aún más crítica, ya que,

• En este sentido, el fomento de la independencia energética tendrá un impacto importante en la evolución del sector energético durante el periodo 2010-2035 en la medida en que una mayor ambición sobre este objetivo supondrá nuevas políticas energéticas, tanto por el lado de la oferta, como por el de la demanda.

La situación actual de dependencia y emisiones se debe, entre otras razones, a las actuales estructuras de consumo de energía primaria y final tanto de la Unión Europea como de España, que dependen en una gran parte de los combustibles fósiles.

Si se quiere reducir las emisiones de CO2 y la dependencia energética de los países miembros de la Unión

Europea (Estrategia 20-20-20) no existe otra alternativa que tomar medidas con un importante impacto sobre la estructura del sector energético:

• Cambios en el mix de generación eléctrica que permitan no solo reducir la dependencia energética, sino diversificar el suministro de fuentes de energía primaria:

o Aumento muy significativo de las energías renovables, ligado al incremento de la interconexión, que facilite el intercambio de energía entre países, evitando que la energía sea desaprovechada en condiciones de poca demanda, y mejora de las tecnologías de almacenamiento de este tipo de energías (Mejora de las tecnologías de bombeo de agua para el posterior aprovechamiento de la energía hidráulica), lo que permite una mayor flexibilidad en su utilización.

o Fomento del desarrollo de tecnologías de carbón limpio más eficientes que permitan aprovechar las reservas de carbón existentes en algunos países de la Unión Europea.

o Mantenimiento de la energía nuclear como fuente estable de energía y apertura del debate sobre su futuro.

o Fomento de la eficiencia en transporte y distribución de electricidad para poder disminuir las pérdidas, así como, modernización de la red para integrar a la generación distribuida.

o Aumento de la interconexión para disminuir el aislamiento energético de España, así como, necesidad de aplanamiento de la curva de demanda a través de medidas de eficiencia y desplazamientos de consumo a periodos de valle.

• Cambios en el transporte que reduzcan la dependencia de este sector del petróleo:

o Aumento del uso de biocombustibles, fomentado por políticas de ayudas para aumento de

producción y el desarrollo de la logística de recogida de aceites vegetales y selección de nuevas especies oleaginosas, así como, utilización de biocombustibles de segunda generación.

o Fomento del uso de coches híbridos, del coche eléctrico y aumento de la investigación y desarrollo en automóviles que utilicen combustibles alternativos a los derivados del petróleo. • Cambios en el sector industrial

o Aumento de la utilización de la cogeneración.

o Gestión de la demanda mediante productos energéticos y precios adecuados (negociación de suministros interrumpibles, etc.).

o Mejoras del equipamiento industrial (Calderas, Transformadores, Motores de alto rendimiento, etc.).

o Implantación de nuevas tecnologías renovables aplicables a procesos productivos: solar térmica de media temperatura.

• Cambios en el sector residencial / servicios;

o Fomento del diseño de edificios eficientes: Arquitectura bioclimática, integración de la renovables en la edificación, implantación de sistemas de domótica, etc.

o Mejora de la eficiencia de los electrodomésticos y equipos ofimáticos mediante medidas que fomenten la sustitución de modelos antiguos.

o Gestión de la demanda mediante productos energéticos y precios, ligado a la implantación de redes modernas de distribución (contadores inteligentes, smartgrids, etc.).

Ninguna de estas medidas hará posible alcanzar el objetivo por sí misma y será necesario el impulso del conjunto coordinado de todas o gran parte de las mismas, conformando, de esta manera una política energética determinada.

In document BOLETÍN OFICIAL DE LAS CORTES GENERALES (página 68-70)