Funcionamiento psicomotor

In document El desarrollo durante el envejecimiento (página 55-57)

3. Desarrollo físico en la vejez

3.2. Fisiología del envejecimiento e implicaciones psicológicas

3.2.8. Funcionamiento psicomotor

Una de las características observadas en las personas de edad avanzada y que, habitualmente, se emplea para decribirlas es su mayor lentitud en emitir una respuesta. Este fenómeno es el resultado de un patrón de cambios en los tiem- pos de reacción y en la integridad del sistema músculo-esquelético y sensorial, así como de los entornos que están frecuentemente diseñados para personas de menos edad.

Un hallazgo habitual de la investigación del proceso de envejecimiento es que las personas mayores rinden peor en pruebas de tiempo de reacción, es decir, tienen una menor capacidad en la velocidad�de�respuesta individual ante estímulos externos e internos (Cerella, 1990). De hecho, la menor velocidad de respuesta es un cambio universal debido a la edad, por lo que es ésta una de las predicciones más seguras que pueden hacerse sobre cómo cambiaremos a medida que envejezcamos.

En cualquier caso, la velocidad con que se responde en una tarea de tiempo de reacción es algo más que una simple respuesta motora, ya que el individuo: a) debe percibir que un acontecimiento está ocurriendo, procesar esta informa- cion que se ha percibido, e imaginar y decidir cómo actuar, y b) llevar a cabo la acción decidida. Las personas mayores son como promedio más lentas en ambas fases, tanto la que implica pensar como la que implica la mera acción motriz, si bien el envejecimiento afecta especialmente a la primera fase. La razón última de que las respuestas sean más lentas es que, durante el proceso de envejecimiento, nuestro sistema nervioso central es menos eficiente para procesar la información con rapidez (Salthouse, 1991).

Ved también

En apartados anteriores (2.1.3, "El envejecimiento en su con- texto"; 3.2.3, "Movilidad"; y 3.2.7, "Efectos sobre el funcio- namiento sensorial") ya se han tratado estos temas, restando únicamente por tratar el re- ferente a la velocidad de res- puesta.

Belsky (2001) señala que, si fuera responsable de esta lentitud la menor eficacia del sistema nervioso central, entonces cualquier acción que realicen las perso- nas mayores debería ser más lenta (recordar una canción o recoger un objeto). Efectivamente esto es así, aunque las acciones que tienen un componente fí- sico se ven perjudicadas con respecto a las respuestas verbales. Por ejemplo, el envejecimiento afectaría en mayor medida a una tarea que implica pulsar una tecla tras la aparición de un sonido que a una tarea en la que debe mencionarse una palabra que comience por la letra estímulo que facilita el experimentador. Algunos factores, no obstante, influyen en el rendimiento psicomotor en la vejez. Por una parte, existe variabilidad entre sujetos en cuanto al rendimiento psicomotor, ya que las personas que tienen buena salud se ven menos afecta- das por la lentitud. Por otra parte, la velocidad de respuesta es diferencialmen- te más lenta cuanto más complicada es la tarea. En cualquier caso, la calidad de la respuesta no tiene por qué verse alterada si no exige rapidez de respuesta.

Rendimiento psicomotor y actividad física

Baylor y Spiduso (1988) en- contraron que un grupo de mujeres que praticaban ejer- cicio físico, de forma regular, mejoraban tanto los aspectos premotores como motores en tareas de tiempo de reacción simple y complejas.

La investigación aplicada ha demostrado que es posible mejorar el rendimiento psicomo- tor de las personas mayores mediante programas de entrenamiento. Clark et al. (1987) diseñaron una intervención que incluía un grupo experimental, cuyos componentes de- bían jugar a un video-juego dos horas a la semana, durante siete semanas, bajo la supo- sición de que la práctica facilitaría una más rápida seleccción de respuestas, ya que ob- tener éxito con el juego requería tomar respuestas rápidas. Durante el juego, los sujetos tenían que realizar tareas "compatibles" (ante una luz en la zona izquierda, presionar la tecla izquierda) e incompatibles (luz izquierda, tecla derecha). El grupo control no reci- bió entrenamiento alguno. El entrenamiento fue especialmente efectivo en mejorar el tiempo de reacción en condiciones de incompatibilidad –los sujetos del grupo experi- mental eran más rápidos en ensayos en condiciones de incompatibilidad que en los de compatibiliad–; por el contrario, los sujetos del grupo control eran considerablemente más lentos en condiciones de incompatibiilidad. Los investigadores concluyeron que el entrenamiento modificaba la estrategia general en tareas de velocidad de las personas del grupo experimental, esto es, consigueron ser más efectivos en transmitir información estímulo-respuesta a la memoria a corto plazo para preparar la respuesta.

En resumen, si bien las personas mayores no son capaces de procesar la infor- mación tan rápidamente como cuando eran mas jóvenes, la complejidad de la tarea, el tipo de tarea y la salud determinan parcialmente su rendimiento psicomotor.

Como conclusión sobre los cambios físicos en la edad avanzada, pue- den señalarse dos hechos. El primero de ellos se refiere a que los cam- bios asociados al proceso de envejecimiento no siempre son el resulta- do directo de un declive o deterioro físico, sino que pueden entender- se también como consecuencia de enfermedades, estilos de vida y con- diciones ambientales, e incluso, en ocasiones, como consecuencia de las respuestas de adaptación de las personas mayores a los cambios que experimentan. En segundo lugar, aunque son numerosos los cambios físicos asociados a la edad, sus efectos son moderados bajo condiciones normales; sin embargo, cuando la situación es más exigente y requiere un esfuerzo intensivo, suelen ser más notables.

In document El desarrollo durante el envejecimiento (página 55-57)