GastronomíaEl decálogo de la dieta mediterránea

In document Séquence 5. Se me hace la boca agua*! Gastronomía. Sommaire (página 45-48)

  Utilizar el aceite de oliva como principal grasa de adición. Es un ali- mento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsatu- rados que le confieren propiedades cardioprotectoras. Este alimento representa un tesoro dentro de la dieta mediterránea, y ha perdurado a través de siglos entre las costumbres gastronómicas regionales, otorgando (donnant) a los platos un sabor y aroma únicos.t

  Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia. Verduras y fru- tas son la principal fuente de vitaminas, minerales y fibra de nuestra dieta y nos aportan, al mismo tiempo, una gran cantidad de agua. Es fundamental consumir 5 raciones de fruta y verdura a diario. Gracias a su contenido elevado en antioxidantes y fibra pueden contribuir a prevenir algunas deficiencias cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

  Los derivados de cereales deberían formar parte de la alimentación diaria. El consumo diario de pasta, arroz, pan, etc. es indispensable por su composición rica en carbohidratos (sucre lents(( ). Nos aportan mucha energía necesaria para nuestras actividades diarias.

  Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados. En el caso de las frutas y verduras, nos permite consumir- las en su mejor momento, tanto por su aporte de nutrientes como por su aroma y sabor.

  Consumir diariamente productos lácteos. Nutricionalmente hay que destacar que los derivados de la leche son excelentes fuentes de pro- teínas de alto valor biológico, minerales (calcio, fósforo, etc.) y vita- minas. El consumo de leches fermentadas (yogur, etc.) son benéficos para la salud porque contienen microorganismos vivos capaces de mejorar el equilibrio de la microflora intestinal.

  La carne roja se tiene que consumir con moderación. Contiene proteí- nas, hierro y grasa animal en cantidades variables. El consumo exce- sivo de grasas animales no es bueno para la salud. Por lo tanto, se recomienda el consumo en cantidades pequeñas, preferentemente pollo, pavo, y formando parte de platos a base de verduras y cereales.

Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación. Se reco- mienda el consumo de productos del mar como mínimo una o dos veces a la semana ya que sus grasas tienen propiedades muy pareci- das a las grasas de origen vegetal (protectoras frente a enfermedades cardiovasculares). Los productos avícolas contienen proteínas de muy buena calidad. El consumo de tres o cuatro huevos a la semana es una buena alternativa a la carne y el pescado.

La fruta fresca tendría que ser el postre habitual. Estos alimentos de temporada son muy nutritivos y aportan color y sabor a nuestra alimen- tación diaria y son también una buena alternativa como merienda. Los

Gastronomía

El agua es la bebida por excelencia. Es fundamental en nuestra dieta. Sin embargo, el vino es un alimento tradicional en la dieta mediter- ránea que puede tener efectos beneficiosos para la salud consumién- dolo con moderación y en el contexto de una dieta equilibrada.

Hacer deporte es tan importante como comer adecuadamente. Man- tenerse físicamente activo y realizar cada día un ejercicio físico adap- tado a nuestras capacidades es muy importante para conservar una buena salud.

La dieta mediterránea

  Los españoles / Los italianos / Los griegos

  En 2010, la dieta mediterránea fue declarada por la UNESCO Patrimo- nioMaterial de la Humanidad.

  b, c.

  a.

  el aceite de oliva / los legumbres / la pasta / las papas / el pescado / las verduras

  Nos explican que esta dieta ayuda a prevenir enfermedades comoel cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

Script

Pasta, legumbres, papas… forman parte de la dieta mediterránea. Durante años españoles, italianos, griegos y otros habitantes de las orillas del mar mediterráneo han defendido los beneficios para la salud de estas comidas. Ahora la UNESCO acaba de dar a su dieta un reco- nocimiento especial al agregarla a su lista de Patrimonio Material de la Humanidad. Esta mención busca proteger un estilo de vida que llega desde la antigüedad, cuyas bondades se basan en la simplicidad. La clave de esta dieta está en las grasas no saturadas como las que proveen las aceitunas y el aceite de oliva que tienen un lugar esencial en la alimentación mediterránea y que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y cáncer. Otros ingre- dientes importantes son el pescado y las verduras. Además de sus bondades, el reconoci- miento de la UNESCO apuesta por preservar su tradición. El Patrimonio inmaterial o intangible del mundo comenzó a ser reconocido hace sólo dos años. La lista incluye unos 180 tesoros culturales y, entre ellos, por primera vez este año algunos de los que se pueden saborear.

Gramática activa

1. L’expression de l’habitude

  Los españolessuelen tomar algo a las once para aguantar hasta las dos.r Los españoles están acostumbrados a tomar algo a las once.r

Actividad 3

Gastronomía

  Los franceses suelen comer más temprano que los españoles.r Los franceses están acostumbrados a comer más temprano que losr españoles.

  En mi familia, solemos comer más al mediodía que por la noche.r En mi familia, estamos acostumbrados a comer más al mediodía que r por la noche.

  Suelo ayudar a mi padre cuando cocina.r

Estoy acostumbrado/a a ayudar a mi padre cuando cocinar

  El domingo, mi padre suele preparar una comida especial.r

El domingo, mi padre está acostumbrado a preparar una comida r especial.

2. Les verbes du type « gustar »r

  Me encanta la comida española.

  A mi padrelegustan todos los tipos de pescado.

  Nos apetece organizar una comida para el cumple(años) de mi madre.r 3. Les traductions de « on » en espagnol

  En casa, comemos mucha fruta y verdura.

  En los países mediterráneos se consumen productos sanos.

  En mi familia solemos ir al restaurante una vez por semana.

  En Francia, hablamos* / se habla mucho de gastronomía.

* La première personne du pluriel sera employée ici par un locuteur vivant en France.

El equilibrio de las comidas

Los médicos y especialistas en nutrición afirman que es en la primera parte de la jornada cuando se tiene que consumir la mayor cantidad de alimentos para poder aguantar. Por eso, el desayuno debe consti- tuir el25 % de las comidas para poder aportarnos muchos carbohidra- tos, y la comida el35 % para las proteínas y las vitaminas. Por la tarde y por la noche las comidas tienen que ser menos pesadas. A media tarde conviene consumir alimentos más ligeros, es decir, un15 % en la merienda nos permitirá recargar las pilas y recuperar energía. Por último, la cena debe constituir el 25 % de nuestra comida diaria para facilitar la digestión. De hecho, existe un refrán español que dice : « Desayuna como un príncipe, come como un burgués y cena como un mendigo (un

mendiant) », lo cual confirma todo lo que acabamos de decir.tt

In document Séquence 5. Se me hace la boca agua*! Gastronomía. Sommaire (página 45-48)