• No se han encontrado resultados

Integración de la cultura en nuestra personalidad

Actividades de aprendizaje

2. Cultura y sociedad

2.2. Componentes de la cultura

2.3.2. Integración de la cultura en nuestra personalidad

C o m o consecuencia del proceso de socialización, algunos elementos de la sociedad y de la cultura pasan a formar parte de nuestra personalidad psíquica, hasta convertirse en parte de nosotros mismos. Pasan a formar parte de nuestra personalidad, devienen en obligación moral, regla de consciencia, en la manera "natural" y "normal" de actuar, pensar y sentir. Gracias a esta integración de elementos culturales en su propia personalidad, nos explica el autor, los individuos no se percatan que muchos de estos elementos que exhibe como propios y privativos de su personalidad, son el producto del control social, de los imperativos y exigencias que le impone el medio social.

2.3.3. Adaptación al entorno social

La persona socializada es de un medio ambiente, "pertenece" a la familia, al grupo, a la empresa, a la religión, a la nación, en el sentido de que forma parte de estas colectividades, que tienen un lugar en las mismas. Esto es así porque la persona tiene suficientes cosas en común con los demás miembros d esas colectividades, hasta el punto de poder comunicarse con ellos, compartir determinados sentimientos, aspiraciones, gustos, necesidades y actividades. Se parece a ellos mental y psíquicamente. Pertenecer a una colectividad es compartir con los demás miembros de la misma, ideas o rasgos comunes suficientes como para identificarse con el "nosotros" y distinguirse de "ellos". La socialización es capaz de producir patrones semejantes de "actuar, pensar y sentir" en cada uno de los miembros de una colectividad para que cada persona se adapte y se integre a la misma y para que ésta pueda mantenerse y perdurar (Rocher, 1973, pp. 134-138).

A los individuos, los grupos y las instituciones encargadas de realizar el proceso de socialización se les conoce con el nombre de agencias o agentes de socialización. Las principales agencias o agentes de socialización son la familia, la escuela, el grupo de pares y los medios de comunicación.

2.4.1. La familia

La familia es la más importante agencia o agente de socialización ya que se encarga de socializar a los niños y las niñas en la primera infancia. Es al interior de la familia en que los niños y las niñas aprenden a comportarse en forma socialmente aceptable, a desarrollar fuertes lazos emocionales y a internalizar las normas y valores de la sociedad en que vive.

Las experiencias al interior de la familia son determinantes en la formación de la personalidad de un individuo como lo demuestran los casos de los niños y niños que han vivido con animales o aislados desde su más tierna infancia.

Veamos un par de casos de niños y niñas que han vivido con animales.

El primero es el caso de Víctor, que fue encontrado en el bosque después de haber convivido desde su más tierna infancia con lobos. Veamos cómo se nos describe

el caso de Víctor en un artículo dedicado a los "niños salvajes" publicado en la conocida revista National Geographic. "El día 8 de enero de 1800 es capturado en Aveyron, Francia, un niño de alrededor de 12 años de edad. Es salvaje, mudo y se halla en un estado de repugnante suciedad. Se le encierra en el hospicio de Saint-Affrique. La prensa de la época anuncio el descubrimiento de un 'salvaje auténtico'. Un profesor de historia natural de Rodez propone tomarlo a su cargo para estudiarlo. El chico no porta vestido alguno, corre sobre las cuatro extremidades, parece aterrado, orina y defeca en el mismo lugar en que se encuentra. Su estancia en Rodez lo tranquiliza, pero en París es reclamado por la Institución Nacional de los Sordomudos, donde un enjambre de científicos se abalanza sobre él. 'El salvaje de Aveyron' ofrece la oportunidad única de estudiar a un humano virgen de toda influencia social. En la institución, el joven se sumerge entre la apatía y la agresividad y se vuelve bulímico. Una comisión se encarga de analizarlo para decidir si es un verdadero salvaje o retrasado mental. Un célebre psiquiatra se pronuncia por la imbecilidad natural. El doctor Jean Itard, de la institución, refuta esta idea: la idiotez es consecuencia de un aislamiento prolongado. Durante cinco años se concentra en mejorar el estado del niño, al que bautiza como Víctor. Sus progresos son reales: pierde su aspecto animal, aprende a leer y escribir palabras simples, pero permanece mudo. Itard pierde el interés en su pupilo y en 1811 Víctor cae en estado de debilidad. Muere a los 40 años, en el olvido".

El segundo caso es el de Kamala y Amala, dos niñas que fueron criadas también por lobos. Esto ocurrió en la India en el año de 1920. Ambas fueron capturadas el 17 de octubre de 1920 por el reverendo J. A. Singh, misionero y director de un orfanato de Midnapore, al oeste de Calcuta. Fue necesario matar a la loba que las protegía, que defendía la entrada a la termitera en que estaban escondidas. En el interior de la misma, se descubrió a dos lobeznos y dos infantes, apretujadas una contra otra. Amala y Kamala acostumbraban a dormir en el suelo, estrujadas la una contra la otra. Kamala tenía alrededor de 8 años y Amala unos 18 meses. Amala muere en septiembre de 1921 víctima de una nefritis. Un año después de su captura, Kamala aceptó recibir agua y comida de manos de la señora Singh. Todavía se desplazaba sobre las rodillas. No pudo caminar erecta hasta el año de

1926, esto es, seis años después de haber sido encontrada. En 1928 pronuncia palabras, juega con los demás niños del orfanato y comienza usar vestido. Para

1929, ya había olvidado su vida entre los lobos. Su vocabulario cuenta con alrededor de 40 palabras. Se expresa con frases cortas. Muere el 14 de noviembre de 1929, a la edad de 16 años, víctima de uremia.

La socialización en el seno de la familia puede ser consciente y deliberada e inconsciente. El padre puede enseñarle, por ejemplo, a su hijo a ser amable y atento con las demás, luego de que este trató con grosería a su hermana menor. En este caso la socialización es consciente. Pero el niño puede ver que cuando su padre se enoja le dice groserías a su madre. En este caso, la socialización es inconsciente. En este, como en otros casos, estas enseñanzas inconscientes, pueden tener un impacto mayor que las actividades conscientes de socialización.

2.4.2. La escuela

La vida escolar ocupa buena parte del tiempo de los niños y niñas desde que entran al primer grado hasta que salen de la educación secundaria. Para aquellos niños y niñas que asisten al jardín de niños, la vida escolar es aún más larga. Buena parte del proceso de socialización en la escuela es deliberado. Las actividades escolares son planeadas con el propósito explícito de enseñar a niños y niñas a leer, escribir, aprender matemática y otras habilidades. La escuela intenta trasmitir también valores éticos y cívicos tales como la honradez, el amor al trabajo, el patriotismo y el respeto a los deberes ciudadanos. La participación en actividades atléticas, sociales y culturales que se realizan en la escuela busca integrar a los adolescentes a la vida social y cultural en general.

Una parte importante de la socialización que ocurre en las escuelas no es deliberada. Los maestros y el grupo de pares han de ejercer una influencia determinante, aunque inconsciente, en la socialización de los niños, niñas y adolescentes mientras asisten a la escuela. En este caso, estaríamos hablando de lo que algunos autores han denominado el currículo oculto que se enseña en los centros educativos, el cual estaría constituido, en esencia, por valores y actitudes ante la vida. Generalmente, nuestras escuelas y colegios trasmiten la visión del mundo de los grupos sociales intermedios a los cuales pertenecen usualmente los maestros y maestras.