La Súper-Dinámica Sexual

In document V.M. SAMAEL AUN WEOR (página 190-194)

De nada serviría poseer toda la erudición de este mundo, si no se muriera en sí mismo.

Quebrantar los agregados psíquicos sólo es posible en la forja de los cíclopes, en pleno coito químico.

Hombre y mujer, sexualmente unidos, están rodeados de te- rribles fuerzas cósmicas. Hombre y mujer, sexualmente unidos, están envueltos por las poderosas fuerzas que pusieron en exis- tencia al Universo.

El hombre es la fuerza positiva, la mujer es la fuerza negativa. La fuerza neutra concilia a ambas.

Si las tres fuerzas se dirigen contra un agregado psíquico, éste se reduce a polvareda cósmica.

El hombre, en pleno coito químico, debe ayudar a su mujer tomando los agregados psíquicos de ella como si fueran propios. La mujer también debe tomar los agregados psicológicos del hombre como si fuesen de ella.

Así, las fuerzas positiva, negativa y neutra, debidamente uni- das, se dirigirán contra cualquier agregado. Esta es la clave de la súper-dinámica sexual para desintegrar los agregados psíquicos.

Hombre y mujer, unidos sexualmente, deben orar pidiendo a Devi Kundalini desintegre tal o cual agregado psíquico, previa- mente comprendido a fondo.

Si el hombre quiere desintegrar un agregado psíquico, sea de odio, lujuria, celos, etc., clamará a la Divina Madre Kundalini, ro- gándole desintegre tal agregado, y su mujer le ayudará con la misma súplica, como si el agregado fuera de ella. Así también procederá el hombre con los agregados psíquicos de su mujer, tomándolos como propios.

la cópula metafísica, debe dirigirse, ya hacia los agregados psíquicos del hombre, ya hacia los de la mujer, así acabaremos con el ego.

Esta es la clave de la súper-dinámica sexual: conexión del Lingam-Yoni, sin eyaculación de la entidad del semen, dirigiendo las tres fuerzas contra cada agregado psíquico.

No olvidemos que durante el coito químico, el hombre y la mu- jer unidos, son en verdad un andrógino divino, omnipotente y terrible.

El Mercurio

Quien posea el Mercurio de los Sabios conseguirá la Libera- ción final. No sería posible lograr la Piedra Filosofal si no se llega primeramente a conocer a sí mismo.

La preparación del Mercurio suele ser difícil. El Mercurio resul- ta de la transformación del Exohehari o Azogue en bruto.

El Azogue en bruto representa al Esperma Sagrado. Son mu- chos los minerales que se convierten en Mercurio, mas no todos pueden convertirse en éste.

La preparación del Mercurio es similar a la asimilación de los alimentos.

El Mercurio Seco, la Contra-transferencia, el Ego, debe ser eli- minado si es que en verdad queremos un Mercurio limpio y puro para la Gran Obra.

Veinte es la media diferencial matemática de dos cantidades. Si no se elimina el Mercurio Seco no puede existir la "media dife- rencial".

Hay que pasar psicológicamente por las etapas de tierra, agua, aire y fuego.

Mediante la eliminación y comprensión psicológica del Mer- curio Seco se logra refinar el Sacramento de la Iglesia de Roma.

La Rosa Ígnea interior, impregnada del Azufre -fuego-, as- ciende gloriosamente por la médula espinal, dándonos la comprensión o luz para comprender los mecanismos del ego.

El Mercurio lo convierte a uno en un Caballero de la Vida y de la Muerte.

Existe el Mercurio Universal. Los Cosmocratores tuvieron que trabajar en la Forja de los Cíclopes -el sexo- en el inicio del Ma- hamvantara; esto no lo comprenden los seguidores de la Dialéc- tica de la Naturaleza de Hengels.

En el Caos, mineral en bruto, el Ejército de la Palabra, las pa- rejas, trabajan por desintegrar el Mercurio Seco.

En la antigua Tierra Luna hubo que eliminar mucho Mercurio Seco.

En la Revolución de la Dialéctica, en la Revolución Integral, hay que hacer en pequeño lo que hizo el Logos en grande.

Los seres humanos que hacen la Gran Obra son interiormente muy diferentes a un humanoide, aunque exteriormente no se vean diferencias radicales, debido a que los primeros eliminaron de sí mismos al Mercurio Seco.

El excedente de Mercurio, puro y limpio, forma una octava su- perior en los diferentes cuerpos existenciales. Para tal efecto hay que trabajar en el Laboratorio del Tercer Logos.

Para entender objetivamente la Revolución de la Dialéctica se necesita el Donum-Dei, es decir, el Don de Dios.

No existe ningún mañana para la personalidad de los desen- carnados. La personalidad es una forma del Mercurio Seco en la cual gastamos mucha energía y que es la que debemos utilizar para fortalecer y hacer en nosotros la transferencia de la concien- cia.

Una fuerte individualidad desplaza totalmente a la persona- lidad, que es una forma grotesca del Mercurio Seco.

La energía que gastamos en la personalidad hay que utilizarla para eliminar todo aquello que no pertenezca al Ser; tal es el ca- so de las costumbres negativas que también son formas del Mer- curio Seco.

Desintegrando el Mercurio Seco, mediante la superdinámica sexual y el auto-respeto, nos acostumbraremos, pues, a vivir de una manera impersonal.

Capituló VII

In document V.M. SAMAEL AUN WEOR (página 190-194)