Localización y medio natural de San Pablo del Monte e interacción con el Valle Puebla Tlaxcala

In document BENEMÉRITA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE PUEBLA (página 77-82)

2.1 San Pablo del Monte en la región sociocultural Puebla-Tlaxcala

2.2.2 Localización y medio natural de San Pablo del Monte e interacción con el Valle Puebla Tlaxcala

2.2.2.1Ubicación geográfica

San Pablo del Monte, está asentado al sur del estado de Tlaxcala, a 2300 metros sobre el nivel del mar. Es la localidad número 25 dentro del estado, pertenece al Valle Puebla-Tlaxcala y se localiza en las faldas al sur de la montaña de la Malinche. Para el año 2016 fue nombrada ciudad, posee 69 615 número de habitantes, de los cuales: 35, 334 mujeres y 34,281 hombres, de esa población 9, 764 son hablantes de alguna lengua indígena; el náhuatl, posee el mayor número de hablantes 90 %, mientras que el otomí, el mazateco, el mixteco y el totonaco, son producto de la migración. Colinda al norte con el municipio de San Luis Teolocholco, al sur y al oriente con el estado de Puebla y al poniente con los municipios de San Miguel Tenancingo, San Cosme Mazatecochco y San Antonio Acuamanala (INEGI, 2010). Comprende una superficie de 63 460 kilómetros cuadrados, lo que representa 1.57% del territorio.

78 Fig. 2 Mapa de Tlaxcala

Fuente: INEGI. Marco Geoestadístico Municipal, 2010.

La reciente ciudad de San Pablo del Monte, está conformada por doce barrios: San Sebastián Xolalpa, San Bartolomé, San Pedro, Tlaltepango, La Santísima, San Nicolás, San Isidro Buensuceso, El Cristo, San Miguel, Santiago, Barrio de Jesús y San Cosme. San Pablo del Monte es la cabecera municipal, está compuesto por las localidades de San Isidro Buensuceso y Tlaltepango.

Tipos de suelo

Dentro de sus tipos de suelo en San Pablo del Monte, podemos referir en términos generales que hay tres: “accidentados”, “semiplanos” y “planos”. Se considera que hay tierras fértiles para la agricultura de temporal. Porque al estar en la parte baja, el agua de las lluvias permite que estas se encuentren húmedas, de tal forma, que en verano es cuando hay mayor presencia de humedad.

La mayor parte del territorio de la población está conformado por zonas

“accidentadas”, esto es, que hay un presencia considerable de barrancas (45.0 %), las cuales, en su mayoría, se localizan al norte del municipio. Además hay zonas semiplanas (30.0%) que son de la parte céntrica, donde se asienta el territorio urbanizado, mientras que los lugares planos (25.0 %) están el área sur, estos espacios comienzan a poblarse.

Las características de este suelo son que hay una presencia de arcilla o barro lo que se conoce como “Luvisol”, (34%), en otras partes podemos observar abundantes arenales (29 %), la que es útil para la práctica agrícola es la que se conoce como Cambisol (4 %), finalmente el “Regosol” (1%), presente en zonas un tanto más montañosas de la comunidad

79 o en la parte más boscosa. El uso del suelo para trabajo agrícola representa el 2%, la zona urbana el 32%, mientras que el pastizal es el 54% y el bosque el 12% (INEGI, 2009, p. 2).

San Pablo del Monte, actualmente no tiene escases de agua, porque en cada barrio se cuenta con su propio pozo de agua potable y otros hogares conservaron sus propios pozos, cisternas las mayoría. Desde tiempos antiguos, en la Colonia, cuando la población comenzó a crecer, se han buscado diversos mecanismos para trasladar en agua de la Matlalcueye, por lo que se sabe, hay un lugar del barrio de San Nicolás donde todavía existen vestigios de una especie de canaleta llamada “arcotitla” “entre arcos”, por la cual deslizaban el agua, misma que llegaba hasta una cisterna, donde se almacenaba tanto para la población del centro de la comunidad como para la construcción de la iglesia.

Se cuentan aún con la presencia de algunos manantiales como “Atitla”, “entre el agua”, ubicado en el barrio de La Santísima, que abastecía a los barrios cercanos como San Miguel y San Pedro, “Atlamaxac”, “En donde se divide o bifurca el agua” 10este riachuelo proveía de agua a los barrios de San Sebastián, San Cosme y San Bartolomé, así como Moztranzo, Tepex, Ocotitla, Caputitla, Temazcaltitla, Cuauhtotoatzi y Zolpilcoatl, sin embargo, algunos de estos ojos de agua están en condiciones no muy lejanas de desaparecer debido a la contaminación a la que se ven sometidos, así como el que no se les provee de mantenimiento. En esos lugares se cuentan diversas historias, sobre todo por mujeres que iban a lavar la ropa, muy de mañana.

Además para los animales del campo, en puntos como la ex hacienda de la Concepción Abaroa del Cristo y San Isidro de San Nicolás, se cuenta con un jagüey propio, los cuales, se llenan con las lluvias del año, lo que permite que aquellos que se dedican al cuidado de animales y pastoreo los lleven a pastar y beber agua por esas zonas. Dentro del tema del agua, para los pobladores es muy importante el día tres de mayo, porque podemos observar que parece ser el día del agua para la comunidad, estos aspectos serán desarrollados de modo particular en el apartado tres. Su clima es templado y subhúmedo, con lluvias en el verano.

10 Traducción de Fabiola Carrillo, 2012, p. 133.

80 Zonas montañosas

San Pablo del Monte, se ubica en lo que se conoce como la falda del volcán Matlalcueye11, el cual, constituye su paisaje natural, aunque además de ello, hay unos cerros que funcionan como límite fronterizo entre Puebla y Tlaxcala, los cuales, la gente llama “los cerritos”, actualmente, conforma la colonia San José los Cerritos de la ciudad de Puebla, frente a ellos, se ubica San Salvador Tepexco, una colonia de reciente creación que es parte del municipio de San Pablo del Monte, su nombre proviene de Tepe-ix-co, ‘Tepe’, de tepetl,

“cerro”, ‘ix’, de ixco o ixtli, “en la cara”, “enfrente”, “en la superficie”, y ‘co’, “en”, por lo que se interpreta: “Enfrente del cerro, en la superficie del cerro” (Carrillo Tieco, 2012, p.

139), además de que aquí, según la tradición oral, se encontraba una hacienda colonial, que albergaba un Cristo crucificado denominado el Divino Salvador del Monte, que es sumamente venerado tanto al interior como al exterior de la comunidad.

Características de la zona agrícola

La extensión territorial dentro de la comunidad dedicada para las labores agrícolas es limitada, su producción pertenece al sistema de temporal, en su mayoría la producción agrícola es para el autoconsumo. La tierra ha pasado de generación en generación, mayormente, por el parentesco y la unidad patrilocal, aún en el siglo pasado, prevalecía la idea de que los terrenos de la madre, pasarían a manos de las hijas, mientras que los de los padres a sus hijos varones. San Pablo del Monte no se conformó de modo ejidal, sino hasta cierto punto, los predios son propiedad privada, sin embrago, la idea que se tiene respecto de la tierra es que es de índole comunitaria, es decir, que les pertenece únicamente a las familias originarias del lugar, de modo particular esto se aprecia en parajes, nombrados por un antropónimo, por ejemplo, “Tlatelpa”, esto es que esas tierras pertenecen o pertenecieron a la familia de ese apellido.

Los barrios con mayores terrenos de cultivo son aquellos que se encuentran en las orillas o entre límites territoriales, los nombraré considerando la importancia de la labor agrícola: San Isidro Buensuceso, San Nicolás, el Cristo, Santiago, San Cosme, San

11 Matlalcueye, la que tiene falda azul, de matlactli, color azul o verde oscuro, y cueitl, naguas o faldas (Simeón, 1992, p. 260). Diversos son los nombres que se le han asignado: Matlalcueye, Matlalcuéyatl, Matlalcuéyetl, Matlalcuéitl, Malintzin o La Malinche, su nombre oficial; pero por cuestiones históricas se ha optado por Matlalcueye. Para los tlaxcaltecas era la diosa de la lluvia, Chalchiuhcueye.

81 Sebastián, San Bartolomé, San Pedro, Tlaltepango y la Santísima. Los predios y recursos naturales en su mayoría maderables, han desaparecido, por la construcción de viviendas.

Por otra parte, dentro de la flora de San Pablo del Monte se conforma por árboles como encinos, ocotes, abetos, pinos, fresnos, cedros blancos, sauces, álamos blancos.

Siendo el encino, un árbol sumamente asediado, debido a su fácil reproducción y su utilidad práctica y económica, porque permite elaborar con él el carbón. Dentro de la fauna podemos observar la presencia de conejos, liebres, codornices, víboras de cascabel, ardillas, gato montés y coyotes.

Hay campesinos de tiempo completo, pero la mayoría sólo son de “fin de semana”, debido a que tienen un primer trabajo que les permite obtener la remuneración, esto nos habla de la combinación de la labores, además de la importancia simbólica del campo, la naturaleza y concretamente el maíz. El clima de manera general es templado subhúmedo con lluvias en verano. La mayor parte de las lluvias se presenta entre los meses de junio a septiembre, mientras que los meses de marzo a mayo son los más calurosos, en diciembre y enero, son muy fríos, en febrero y marzo hay presencia de aires fortísimos, finalmente, en octubre y noviembre son un poco variables, porque a veces hay calor, lluvia y frío.

Las tierras que permiten el cultivo son en zonas semiplanas y planas de la comunidad, en la parte más alta como Xalteluco, de Xaltelli: ‘montón de arena’ y co,

‘lugar’, ‘sobre’, ‘en’., “En el montón de arena o sobre el montón de arena” (Carrillo Tieco, 2012, p. 142), tarda más en darse la cosecha, por las condiciones del lugar, le llaman allí

“mulatla” “lugar de mulas”, debido a que es pedregoso, arenoso y duro de la tierra, es espacio alto. En general los campesinos observan también los colores de la tierra, lo que les permite aprovechar sus propiedades y nutrientes, esto determina también dónde es más propicio sembrar los colores del maíz:

Por ejemplo en Cozcatzi, “collarcito” tiene zonas azules, pero, en su mayoría se da el maíz blanco. Por el panteón de San Jacinto, por Tlatelpa y toda la parte de Santiago de los Leones en Tlaltepango es como barroso chicloso, recomendable para el maíz colorado y en San Juan que es tierroso, pero con muchos brillantitos allí sale muy bien el azul y hasta con los olotes rojos y azul, sí, sí hay tipos de tierra, no todo es igual, por ejemplo en San Isidro puro blanco, porque el azul no lo aguanta, es muy delicado, hay mucha humedad, se pasa y se truena, para ellos es más resistente el blanco, porque ya cuando cosechas es más duro y aguanta más, porque el azul y el colorado aquí los cosechas y comiénzalos a consumir o véndelos, en un dos por tres, ya que este clima, en el que estamos, entre calor y lluvia, se acalora el maíz y aunque tengas la mazorca en tu cencal, el clima ya se acalora, por eso al maíz le pasa el gorgojo y se empaloma, mientras que el blanco sí te aguanta, no se

82 empaloma, te puede aguantar de aquí hasta noviembre, cuando salga la otra cosecha (Entrevista a don Goyo, 18 de abril de 2017).

Además del maíz, también se cultivan frijol, calabaza, aunque en la parte del sur, en el lugar que llamaban La Granja, perteneciente al barrio de San Sebastián Xolalpan, en los años 70’ u 80’ cultivaban algunos frutos y alfalfa.

In document BENEMÉRITA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE PUEBLA (página 77-82)