• No se han encontrado resultados

Marco de investigación propuesto: Conceptualización de la accesibilidad como objeto de estudio y definición del modelo de

ESTUDIO EMPÍRICO Capítulo

5.5. DEFINICIÓN DE LOS ELEMENTOS DE LA INVESTIGACIÓN

5.5.2. Marco de investigación propuesto: Conceptualización de la accesibilidad como objeto de estudio y definición del modelo de

investigación

El marco de investigación propuesto parte de la premisa de que cualquier integración de las TIC en el currículum y la práctica docente implica, necesariamente y como factor de éxito, la consideración de los diferentes elementos que componen dichos procesos. Es la interrelación de los mismos la que determina la calidad de dicho proceso:

… el éxito de esta modalidad de enseñanza va a depender de la capacidad de interacción que se establezca no sólo entre las personas que participan en el sistema, sino también entre los componentes humanos y técnicos del sistema. En estos casos la calidad del servicio que se ofrezca va a venir notablemente determinada por la capacidad interactiva del sistema, tanto en lo que respecta a sus elementos humanos, como a los mecánicos y conceptuales. De forma que la calidad de los productos que se consigan van a venir determinados por la calidad de la interacción que se realice. […] Por otra parte, podemos observar que para que exista una verdadera red telemática de formación, tiene que existir mucho más que el canal de comunicación, es necesario un entramado de personas, tecnología e instituciones, donde el elemento más significativo sea el humano, desde el momento en que decide compartir recursos y experiencias o cooperar en su creación o compartir la docencia (Salinas, 1999, citado en Cabero, 2002, p.24).

Desde este principio de interrelación entre componentes técnicos y humanos, la inclusión de la accesibilidad dentro de un contexto educativo conlleva una redefinición del mismo, lejos de los enfoques tecnológicos predominantes y que han marcado las investigaciones precedentes en este ámbito. El contexto de la presente investigación es educativo. Ello implica que la accesibilidad no es el objetivo de nuestra práctica. El objetivo de cualquier institución educativa debe ser,

fundamentalmente, atender y dar respuesta a las necesidades educativas de sus alumnos y alumnas. Esta investigación no pretende sólo evaluar si los recursos y materiales electrónicos son o no accesibles, si la plataforma virtual de enseñanza cumple con los estándares establecidos o si los profesores hacen un uso didáctico de las tecnologías en su práctica docente según los principios de accesibilidad e inclusión. Si bien son elementos de análisis a tener en cuenta, no son los únicos ni los más relevantes. El presente trabajo pretende analizar los procesos que llevan a una institución a generar prácticas educativas accesibles basadas en las TIC. En definitiva, no se busca un producto accesible en sí, sino el proceso por el cual se produce (Seale, 2006).

Evaluar procesos implica rechazar formulaciones absolutas de los términos. Por ello, los conceptos absolutos de accesibilidad están fuera de este enfoque. No existe una única vía para dar respuesta a las necesidades de los estudiantes con discapacidad (Hull, 2004). Cada estudiante es diferente, y como tal, presenta unas necesidades distintas. Incluso dentro de una misma discapacidad, las realidades y demandas de cada individuo son heterogéneas. Las respuestas y soluciones son diversas, y ante términos como el de “accesibilidad completa, que resulta ambicioso y fácilmente refutable en mucho casos [...], el de “accesibilidad óptima” es un objetivo al que resulta mucho más apropiado aspirar (Sloan & Straftor, 2004). Se trata pues, de un concepto de accesibilidad relativo, englobado dentro de un continuo, en el que los términos accesible /no accesible carecen de valor y son sustituidos por accesibilidad parcial/ óptima. Esta definición deja atrás las valoraciones categóricas de productos, para dar paso a la flexibilidad que necesita la evaluación de procesos.

Así, y basándonos en la definición aportada por IMS Global Learning Consortium (2004), entendemos la accesibilidad como la capacidad del ambiente de aprendizaje para ajustarse a las necesidades de todos los estudiantes. Se encuentra determinada por la flexibilidad del entorno educativo (con respecto a la presentación, metodología, modalidades de presentación, expresión y motivación, apoyos y recursos humanos y materiales) y la capacidad de proporcionar, si fuera preciso, elementos equivalentes y/o alternativos en los diferentes ámbitos del proceso educativo.

142

La estructura básica que enmarca el modelo de accesibilidad adoptado es el Modelo Contextualizado propuesto por Seale (2006), y descrito en el Capítulo 2. De él se ha tomado el enfoque, sus componentes fundamentales (grupos de interés o participantes, contexto y relaciones entre ambos) y la articulación de los mismos. Debido a diferencias culturales implícitas en la estructura de las instituciones de educación superior de los diferentes países (Reino Unido y España) y a las características específicas del contexto de aplicación (una universidad presencial), existen elementos que hacen imposible la adopción literal de dicho modelo. En primer lugar, el modelo de Seale nace para dar respuesta a los problemas de accesibilidad de las prácticas de e-Learning, modalidad educativa que no se corresponde con las características de una universidad presencial. Y en segundo lugar, algunos componentes de su modelo resultan de difícil aplicación en el contexto político, estructural y organizativo de la universidad española.

Figura 7. Modelo de investigación propuesto Fuente: Elaboración propia

En cuanto a los componentes, la presente investigación identifica tres elementos en torno a los cuales se articula el modelo propuesto:

 Los agentes implicados o grupos participantes (stakeholers), entendidos todos ellos como sujetos activos en los procesos de accesibilidad. Son los siguientes: estudiantes (con y sin discapacidad), profesorado, servicios de apoyo (específicos para personas con discapacidad y generales, tales como bibliotecas), desarrolladores y personal técnico (responsables de la página Web y el Campus Virtual) y órganos de gobierno.

 El contexto (context), formado por los elementos mediadores (mediators) e impulsores (drivers). Como parte de éstos últimos identificamos la legislación y planes de actuación (a nivel internacional, nacional y desarrollo normativo propio de la institución), y las pautas y estándares de accesibilidad establecidos. Por mediadores se analizará las implicaciones que los conceptos de discapacidad, accesibilidad, integración /inclusión, así como la percepción que su rol y grado de responsabilidad tiene en la toma de decisiones.

 Las relaciones entre los agentes y el contexto: la fusión de los diferentes enfoques, conexiones y desconexiones entre ellos, y la percepción que tienen los unos de los otros. Son dichas relaciones las que determinan el grado de los procesos de accesibilidad de la institución analizada, su posición dentro del continuo “accesibilidad parcial/óptima” al que hacíamos referencia anteriormente. La legislación en sí no garantiza la existencia de entornos accesibles; sí lo hace en cambio la interpretación que de dicha normativa hagan los diferentes agentes implicados, que materializarán en determinadas políticas y actuaciones específicas y concretas. La existencia de pautas y estándares no se traduce en el desarrollo automático de aplicaciones accesibles, sino que dependerá de cómo se interpreten y desarrollen tales pautas en la institución. En definitiva, lo que este modelo acentúa es la existencia de un espacio entre los impulsores y el objetivo final a conseguir (el “resultado”), aplicaciones y servicios accesibles (Seale, 2006); y dicho espacio “necesita ser salvado por la prácticas accesibles y los agentes implicados que componen la institución deben ayudar a salvar dicho espacio (p.201)”.

Capítulo 6

Outline

Documento similar