PUNTOS CLAVES.-

In document MANEJO DE LA PATOLOGÍA UROLÓGICA EN ATENCIÓN PRIMARIA (página 28-33)

• La HBP es una enfermedad muy prevalente en los varones mayores de 50 años.

• Se trata de una patología benigna, que puede tener una evolución progresiva. Siendo los factores que más influyen: la edad y la actividad hormonal de la glándula prostática. • Se precisa una continuidad asistencial entre niveles, con un protocolo de manejo único que

reduzca la variabilidad.

• Los pacientes consultan no por HBP, sino por STUI “síntoma guía”. Teniendo en cuenta que no todo STUI es HBP, aunque esta sea su causa más frecuente.

• En la valoración inicial debemos incluir: anamnesis (IPSS), exploración física completa (TR), analítica hemática (PSA, creatinina, glucemia) y analítica de orina (tira reactiva/sistemático/ sedimento).

• El IPSS evalúa la severidad de los síntomas, la necesidad del tratamiento o la respuesta al mismo y la progresión de la HBP.

• El TR nos permite estimar el VoP y ayuda al diagnóstico diferencial.

• El PSA es un marcador de tejido prostático. Es un indicador substituible de VoP. Es útil en el manejo y seguimiento del tratamiento de la HBP.

• La VE es válida para aquellos pacientes sin criterios de progresión, con STUI leves o moderados y que afecten poco a la CdV.

• El tratamiento médico está recomendado por todas las guías de práctica clínica en pacientes con HBP que no presentan indicación absoluta de cirugía.

• Los alfa-bloqueantes pueden ofrecerse a pacientes con STUI moderados a severos. Ocasionan una mejoría sintomática rápida. No previenen la progresión.

• Los inhibidores de la 5-α-reductasa pueden ofrecerse a pacientes con STUI moderados a severos y agrandamiento prostático o PSA >1,5 ng/ml. Pueden evitar la progresión de la enfermedad (RAO o cirugía).

• El estudio CombAT demostró que el tratamiento combinado (DUT+TAM) en pacientes con HBP moderada-grave, era más eficaz en reducir el riesgo de progresión que la monoterapia (TAM).

• Existe consenso sobre las indicaciones absolutas de cirugía: Retención urinaria refractaria o recurrente, hematuria recurrente que no responde a tratamiento con 5-ARIs, IR, litiasis vesical e incremento del RPM.

• Criterios de derivación: TR patológico; valores anómalos de PSA; sintomatología moderada-grave, con mala CdV y que requiere estudio urológico; varones menores de 50 años y con STUI; no mejoría clínica o no respuesta al tratamiento y presencia de complicaciones. AP- Atención primaria.

5-ARIs- Inhibidores de la 5-α-reductasa.

HBP- Hiperplasia benigna de próstata. Ca P- Cáncer de Próstata.

CdV- Calidad de vida. DHT- Dihidrotestosterona. DUT- Dutasterida.

EAU- Asociación Europea de Urología. E- Especificidad.

FGe- Filtrado Glomerular estimado (ml/min/1,73 m2).

GR- Grado de recomendación. HC- Historia Clínica. IECAS- Inhibidores del enzima

convertidor de la angiotensina. IFIS- Síndrome del Iris flácido intraoperatorio.

Inhibidores de 5-PDE- Inhibidores de la 5 fosfodiesterasa.

IPSS- Índice Internacional de Síntomas prostáticos.

IR- Insuficiencia renal.

ITU- Infecciones del tracto urinario. ITUP- Incisión transuretral prostática. MAP- Medico de atención primaria. NE- Nivel de evidencia.

PSA- Antígeno prostático especifico. Pv- prevalencia.

Qmáx- Flujo urinario máximo. RAO- Retención Aguda de Orina. RPM- Residuo posmiccional.

RTUP- Resección transuretral prostática. S.- Sensibilidad.

STUI- Síntomas de tracto urinario inferior.

TAM- Tamsulosina. TR- Tacto Rectal. VE- Vigilancia Expectante. VHA- Vejiga hiperactiva. VoP- Volumen prostático.

ABREVIATURAS-Anexo I Nunca Menos de 1 vez de cada 5 Menos de la mitad de las veces La mitad de las veces Más de la mitad de las veces Casi siempre 1. Durante más o menos los últimos

30 días, ¿cuántas veces ha tenido la sensación de no vaciar completamente la vejiga al terminar de orinar?

0 1 2 3 4 5

2. Durante más o menos los últimos 30 días, ¿cuántas veces ha tenido que volver a orinar en las dos horas siguientes después de haber orinado?

0 1 2 3 4 5

3. Durante más o menos los últimos 30 días, ¿cuántas veces ha notado que, al orinar, paraba y comenzaba de nuevo varias veces?

0 1 2 3 4 5

4. Durante más o menos los últimos 30 días, ¿cuántas veces ha tenido dificultad

para aguantarse las ganas de orinar? 0 1 2 3 4 5

5. Durante más o menos los últimos 30 días, ¿cuántas veces ha observado que el

chorro de orina es poco fuerte? 0 1 2 3 4 5

6. Durante más o menos los últimos 30 días, ¿cuántas veces ha tenido que apretar o hacer fuerza para comenzar a orinar?

0 1 2 3 4 5

7. Durante más o menos los últimos 30 días, ¿cuántas veces suele tener que levantarse para orinar desde que se va a la cama por la noche hasta que se levanta por la mañana?

Ninguna 0 1 Vez 1 2 Veces 2 3 Veces 3 4 Veces 4 5 Veces 5 < 8 puntos: Leve 8-19 puntos: Moderado ≥ 20: Grave

Encan-tado Muy satisfe-cho Más bien satisfe-cho Tan sa-tisfecho como insatis-fecho Más bien insatisfe-cho Fatal

8. ¿Cómo se sentiría si tuviera que pasar el resto de su vida con los síntomas prostáticos tal y como los tiene ahora?

0 1 2 3 4 5

Puntuación 4: Afectación significativa de la calidad de vida del paciente.

Figura 2.- Índice Internacional de Síntomas Prostáticos (IPSS). Valoración de la gravedad de los

1.- Brenes FJ, Róderas JL. Hiperplasia benigna de próstata: manejo y abordaje por el médico de AP. El Médico. 2002; 842: 23-46.

2.- Brenes FJ, Pérez N, Pimienta M, Dios JM. Hiperplasia benigna de próstata. Abordaje por el médico de Atención Primaria. SEMERGEN. 2007; 33: 529-39.

3.- Pérez N, Ortega MM, Brenes FJ. Hiperplasia benigna de próstata. En Brenes FJ. Documentos Clínicos SEMERGEN. Área Urología. 1ª Ed. Madrid: Edicomplet: 2008; p. 9-17.

4.- Castiñeiras FJ, Cozar Olmo JM, Fernández-Pro A, Martín JA, Brenes Bermúdez FJ, Naval PE, et al. Criterios de derivación en hiperplasia benigna de próstata para atención primaria. Actas Urol Esp. 2010; 34(1): 24-34.

5.- Cozar Olmo JM. Actualización en hiperplasia benigna de próstata (Internet). Madrid: Grupo Saned; 2011. (Acceso 20/03/2012) Disponible en: http://www.elmedicointeractivo. com.

6.- Madersbacher S. Guías clínicas de la EAU 2004 para la evaluación, tratamiento y seguimiento de varones con síntomas del tracto urinario inferior indicativos de obstrucción prostática benigna (Guías clínicas para la HBP). European Urology. 2004; 46: 547-54.

7.- Berry SJ, Coffey DS, Walsh PC, Ewing LL. The development of human benign prostatic hyperplasia with age. J. Urol. 1984; 132: 474-9.

8.- Chicharro Molero JA, Burgos Rodríguez R, Sánchez Cruz JJ, del Rosal Samaniego JM, Rodero-García P, Rodríguez-Vallejo JM. Prevalence of benign prostatic hyperplasia in Spanish men 40 years old or older. J Urol. 1998; 159(3): 878-82.

9.- Carballido J, Fourcade R, Paglíarulo F, Brenes F, Boye A, Sessa A, et al. Can benign prostatic hyperplasia be identified in the primary care setting using only simple tests? Results of the Diagnosis Improvement in Primary Care Trial. Int J Clin Pract. 2011; 65 (9): 989-96.

10.- Oelke M, Bachmann A, Descazeaud A, Emberton M, Gravas S, Michel MC, et al. Directrices sobre el tratamiento de los STUI no neurogénicos en el varón. European Association of Urology 2012. (Acceso 12/02/2013). Disponible en: http://www. uroweb.org/gls/pdf/BPH%202012.pdf

11.- Cozar JM, Solsona E, Brenes F, Fernandez-Pro A, León F, Molero JM, et al. Manejo asistencial del paciente con hiperplasia benigna de próstata en España. Actas Urol Esp. 2011; 35(10): 580-8.

12.- Cozar JM, Huerta A. Manejo asistencial del paciente con hiperplasia benigna de próstata en España. Actas Urol Esp. 2012 (acceso 07/02/2013). Disponible en: http://dx.doi.org/10.1016/j. acuro.2012.07.002 .

13.- Cozar Olmo JM, Hernández Fernández C, Miñana López B, Amón Sesmero JH, Montlleó González M, Rodríguez Antolín A, et al. Consenso sobre el impacto clínico de la nueva evidencia científica disponible sobre hiperplasia benigna prostática. Actas Urol Esp. 2012:36(5): 265-75.

14.- Isaacs JT, Coffey DS. Etiology and disease process of benign prostatic hyperplasia. Prostate. 1989; 15 Suppl 2: S33-54.

15.- Guías NICE: NICE_ The management of lower urinary tract symptoms in men. 2010. (Acceso 17/03/2012). Disponible en: http://guidance.nice.org.uk/CG97

16.- American Urological Association (AUA). Benign Prostatic Hyperplasia (BPH). 2010 (acceso 17/03/2012). Disponible en: http://www.auanet.org/content/guidelines-andquality-care/ clinical-guidelines.cfm?sub=bph.

17.- Castiñeiras Fernández J, Cozar Olmo JM, Fernández-Pro A, Martín JA, Brenes Bermúdez FJ, Naval Pulido E, et al. Criterios de derivación de la hiperplasia benigna de próstata para atención primaria. Actas Urol Esp. 2010; 34 (1): 24-34.

18.- Esteban M, Castro DM. Tratamiento farmacológico de los síntomas del tracto urinario inferior en el hombre: aplicación de las recomendaciones en la práctica clínica. Actas Urol Esp. 2013; 37: 330-7.

19.- Carballido JA, Badia X, Gimeno A, Regadera L, Dal-Re R, Guilera M. Validez de las pruebas utilizadas en el diagnóstico inicial y su concordancia con el diagnóstico final en pacientes con sospecha de hiperplasia benigna de próstata. Actas Urol. Esp. 2006: 30: 667-74.

20.- Rodríguez CJ, Abellán GA, Callen EA, Bermejo GF, Regadera-Anechina L, Llach BX. Validación de la versión española del Cuestionario Benign Prostatic Hyperplasia Impact Index. “Studio Validart” [Validation of the Spanish version of the Benign Prostatic Hyperplasia Impact Index Questionnaire. “Validart Study”]. Actas Urol Esp. 2008; 32(2): 230-9.

21.- Jacobsen SJ, Girman CJ, Guess HA, Rhodes T, Oesterling JE, Lieber MM. Natural history of prostatism: longitudinal changes in voiding symptoms in community dwelling men. J Urol. 1996: 155(2): 595-600.

22.- Barry MJ, Fowler FJ, O´Leary MP, BrusKewitz RC, Holtgrewe HL, Mebust WK. Measurin disease specific health status in men with bening prostatic hyperplasia Med Care. 1995; 33: 135-45.

23.- Vargas C, Vilana R. Diagnóstico de la patología habitual de la glándula prostática. Jano 2001; 61: 49-54.

24.- McConnell JD, Roehrborn CG, Bautista OM, Androile GL, Dixon CM, Kusek JW, et al. The long term effect of doxazosina, finasteride, and combination therapy on the clinical progression of bening prostatic hyperplasia. N Engl J Med. 2003: 349: 2387-98.

25.- Nadler RB, Collins MM, Propert KJ, Mikolajczyk SD, Knauss JS, Landis JR, et al. Chronic Prostatitis Collaborative Research Network. Prostate-specific antigen test in diagnostic evaluation of chronic prostatitis/chronic pelvic pain syndrome. Urology. 2006; 67(2): 337-42.

26.- Oliver JA, Carballido JA, Gómez JJ, San José LA. Hipertrofia benigna de próstata. Medicine. 2003; 8 (113): 6033-45.

27.- Oesterling JE, Jacobsen SJ, Chute CG, Guess HA, Girman CJ, Panser LA, et al. Serum prostate specific antigen in a community based population of healthy men Establishment of age-specific reference ranges. JAMA. 1993; 18: 270(7): 860-4.

28.- De Antoni EP, Crawford ED, Oesterling JE, Ross CA, Berger ER, McLeod DG, et al. Age and race-specific reference ranges for prostate-specific antigen from a large community-based study. Urology. 1996; 48(2): 234-9.

29.- Morgan TO, Jacobsen SJ, McCarthy WF, Jacobson DJ, McLeod DG, Moul JW. Age-specific reference ranges for prostate-specific antigen in black men. N Engl J Med. 1996; 335(5): 304-10.

30.- Lein M, Koenig F, Jung K, McGovern SJ, Skates SJ, Schnorr D, et al. The percentage of free prostate specific antigen is an age-independent tumor marker for prostate cancer: establishment of reference ranges in a large population of healthy men. Br J Urol. 1998; 82(2): 231-6.

31.- Pérez FC, Pérez J, De las Heras AI, Pérez G. El envejecimiento de la vejiga: cambios en la dinámica de la continencia y la micción. Arch Med. 2005; 1(4): 26.

32.- Brown CT, Yap T, Cromwell DA, Rixon L, Steed L, Mulligan K, et al. Self-management for men with lower urinary tract symptoms- a randomized controlled trial. BMJ 2007; 6: 334(7583): 25-8.

33.- Yap TK, Brown C, Cromwell DA, Der Meuler JV and Emberton M. The impact of self-management of lower urinary tract symptoms on frequency-volume chart measures. BJU Int. 2009; 104(8):1104-8.

34.- Speakman MJ, Kirby RS, Joyce A, Abrams P, Pocock R. British Association of Urological Surgeons. Guideline for the primary care management of male lower urinary tract symptoms. BJU Int. 2004; 93(7): 985-90.

35.- Chang DF, Campbell JR. Intraoperative floppy iris syndrome associated with tamsulosin. J Cataract Refract Surg. 2005; 31: 664-73.

36.- Schwinn DA, Afshari NA. Α1-adrenergic receptor antagonists and the Iris: new mechanistic insights into floppy iris syndrome Surv Ophtalmol. 2006; 51: 501-12.

37.- González Martín-Moro J, Muñoz Negrete F, Lozano Escobar I, Fernández Miguel Y. Síndrome del iris flácido intraoperatorio. Arch Soc Esp. Oftalmol. 2013; 88 (2): 64-76.

38.- Jiménez Cruz JF, Quevedo Gutiérrez L, Del Llano Señaris L. Finasterida: diez años de uso clínico. Revisión sistemática de la literatura. Actas Urol Esp. 2003; 27(3): 202-15.

39.- Roehrborn CG, Boyle P, Nickel JC, et al; ARIA3001 ARIA3002 y ARIA 3003 Study Investigator. Efficacy and safety of a dual inhibitor of 5-alpha-reductasa typos 1 and 2 (Dutasteride) in men with benign prostatic hyperplasia. Urology 2002; 60(3): 434-41.

40.- Andriole GL, Kirby R. Safety and tolerability of the dual 5 alpha reductase inhibitor dutasteride in the treatment of benign prostatic hyperplasia. Eur Urol. 2003; 44(1): 82-8

41.- Roehrborn CG, Siami P, Barkin J, Damiäo R, Major-Walker K, Nandy I, et al. on behalf of the CombAT Study Group. The Effects of Combination Therapy with Dutasteride and Tamsulosin on Clinical Outcomes in Men with Symptomatic Benign Prostatic Hyperplasia: 4-Year Results from the CombAT Study. Eur Urol. 2010; 57: 123-31.

42.- Montorsi F, Roehrborn Cl, García-Penit J, Borre M, Roeleveld TA, Alimi J-Ch et al. The effects of dutasteride or tamsulosin alone and in combination on storage and voiding symptoms in men with lower urinary tract symptoms (LUTS) and benign prostatic hyperplasia (BPH): 4-year data from the Combination of Avidart and Tamsulosin (Combat) study. BJU Int. 2011; 107: 1426-31.

43.- Antoñanas F, Brenes F, Molero JM, Fernández-Pro A, Huerta A, Palencia R, Cozar JM. Coste-Efectividad de la combinación dutasterida y tamsulosina en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata en España. Actas Urol Esp. 2011; 35(2): 65-71.

44.- Tackling J, MacDonald R, Rutks I, Wilt TJ. Serenoa repens para la hiperplasia benigna de la próstata (Revisión Cochrane traducida). En Biblioteca Cochrane Plus 2009 Número 4. (Acceso 03/06/2012). Oxford: Up-date Software Ltd: Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2009 Issue 2 Art no. CD001423. Chichester. UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

45.- MacDonald R, Tacklind JW, Rutks I, Wilt TJ. Serenoa repens monotherapy for bening prostatic hyperplasia (BPH): an updated Cochrane systematic review. BJU International. 2012; 109 (12): 1756-61.

46.- Morán E, et al. Fitoterapia en Urología. Evidencia científica actual de su aplicación en hiperplasia benigna de próstata y adenocarcinoma de próstata. Actas Urol Esp. 2012. (acceso 12/02/2013) http://dx.doi.org/10.1016/j.acuro.2012.07.005

47.- Lourenzo T, Shaw M, Fraser C, MacLennan G, N´Dow J, Pickard R. The clinical effectiveness of transurethral incision of the prostate: a systematic review of randomized controlled trials: World J Urol. 2010; 28: 23-32.

48.- Reich O, Gratzke C, Bachmann A, Seitz B, Schlenker B, Hermanek P, et al. Morbidity, mortality and early outcome of transurethral resection of the prostate: a prospective multicenter evaluation of 10.654 patients. J Urol. 2008; 180: 246-9.

49.- Autorino R, Damiano R, Di Lorenzo G et al. Four-year outcome of a prospective randomised trial comparing bipolar plasmakinetic and monopolar transurethral resection of the prostate. Eur Urol 2009; 55: 922–9.

50.- Chen Q, Zhang L, Fan QL, Zhou J, Yu-Bing, Peng YB, et al. Bipolar transurethral resection in saline vs. traditional monopolar resection of the prostate: results of a randomized trial with a 2-year follow-up. BJU Int. 2010; 106: 1339-43.

51.- Ruszat R, Wyler SF, Seitz M. Comparison of potassium-titanyl-phosphate laser vaporization of the prostate and transurethral resection of the prostate: update of a prospective non-randomized two-centre study. BJU Int. 2008; 102: 1432-8.

52.- Ruszat R, Seitz M, Wyler SF, Abe C, Rieken M, Reich O, et al. Greenlight laser vaporization of the prostate: Single-center experience and long-term results after 500 procedures. Eur Urol. 2008; 54: 893-901.

53.- Capitán C, Blázquez C, Martin MD, Hernández V, de la Peña E, Llorente C. Green Light HPS 120-W laser vaporization versus transurethral resection of the prostate for the treatment of lower urinary tract symptoms due to benign prostatic hyperplasia: a randomized clinical trial with 2-year follow-up. Eur Urol. 2011; 60(4): 734-9.

54.- Montorsi F, Naspro R, Salonia A. Holmium laser enucleation versus trans-urethral resection of the prostate: results from a two-centre prospective randomized trial in patients with obstructive benign prostatic hyperplasia. J Urol 2004; 172:1926–9.

55.- Ahyai SA, Lehrich K, Kuntz R. Holmium laser enucleation versus transurethral resection of the prostate: 3-year follow-up results of a randomized clinical trial. Eur Urol. 2007; 52: 1456–64. 56.- Gratzke C, Schlenker B, Seitz M, Karl A, Hermanek P, Lack N, et al. Complications and early postoperative outcome after open prostatectomy in patients with benign prostatic enlargement: results of a peospective multicenter study. J Urol. 2007: 177: 1419-22.

57.- Andriole GL, Bostwick DG, Brawlwy OW, Gomella LG, Marberger M, Montorsi F, et al. for the REDUCE Study Group. Effect of Dutasteride on the Risk of Prostate Cancer. N Engl J Med. 2010; 362: 1192-202.

58.- Andriole GL, Bostwick D, Brawley OW. The Effect of Dutasteride on the Usefulness of Prostate Specific Antigen for the Diagnosis of High Grade and Clinically Relevant Prostate Cancer in Men With a Previous Negative Biopsy: Results From the REDUCE Study. J Urol. 2011; 185 (1): 126-31.

59.- Marberger M, Freedland SJ, Andriole GL, Emberton M, Pettaway C, Montorsi F, et al. Usefulness of prostate-specific antigen (PSA) rise as a marker of prostate cancer in men treated with dutasteride: lessons from the REDUCE study. BJU International. 2012; 109: 1162–9.

60.- Documento de Consenso sobre enfermedad renal Crónica. 27 noviembre 2012. Sociedad Española de Nefrología (SEN), Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), Sociedad Española de Cardiología (SEC), Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Sociedad Española de Diabetes (SED), Sociedad Española de Hipertensión Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Sociedad Española de Medicina de Atención Primaria (SEMERGEN), Sociedad Española de Bioquímica Clínica y Patología Molecular (SEQC) (acceso 25/04/2012). Disponible en: www.fesemi.org

INTRODUCCIÓN.-La litiasis renal o litiasis renoureteral es una enfermedad caracterizada por la presencia de cálculos (componentes de la orina en fase sólida) en el aparato urinario superior (parénquima renal, cálices, pelvis o uréter). El término nefrolitiasis se aplica a la presencia de cálculos en el riñón, mientras que el de urolitiasis alude a la posible localización de los cálculos en cualquier punto del aparato urinario.

Es la tercera patología urológica más frecuente tras la infección del tracto urinario (ITU) y la patología prostática. Constituye una causa importante de morbilidad, antes que de muerte o fracaso renal suponiendo un elevado coste socioeconómico1.

En los países desarrollados, la tasa de prevalencia (Pv) oscila entre el 4 y el 20%. En España la Pv es de 4,16% con una incidencia anual del 0,27%2. Hasta el 12% de la población de los países industrializados sufrirá durante su vida algún episodio relacionado con la litiasis renal (LR).

Evidencias recientes sugieren que la Pv de los cálculos renales es cada vez mayor, tal vez porque se asocian con obesidad y el aumento de índice de masa corporal (IMC), hipertensión, diabetes, enfermedad renal crónica y el síndrome metabólico1, 3, 4.

La mayor tasa de incidencia ocurre entre la tercera y la quinta décadas de la vida, manteniéndose casi constante hasta los 70 años, en que decrece. En la litiasis por cálculos de cistina, el primer episodio suele ser más precoz.

La LR tiene un claro predominio en varones con una ratio de 3 a 1 frente a las mujeres, con una edad de presentación menor en éstas5, 6.

Las tasas de recurrencias son muy elevadas, del 35-50% a los 5 años del primer episodio, aunque bajan hasta el 12% en aquellos individuos que aumentan la ingesta de líquidos. A los 20 años del primer episodio hasta el 80% de los pacientes pueden presentar un nuevo cálculo1.

El 75% de las litiasis se solucionan solas mediante la expulsión del cálculo mientras que el 25% restante precisara actuación urológica. Este hecho sumado a que la mayoría de la población afectada está en situación laboral activa, nos da idea del elevado coste económico que puede suponer la presencia de cálculos renales1.

ETIOLOGÍA.-La LR es una enfermedad multicausal, en cuya etiopatogenia intervienen diversos factores. Los factores intrínsecos están relacionados con las características propias del individuo, mientras que los extrínsecos lo están con la dieta y los estilos de vida. Hasta en el 47% de los casos interviene más de uno de estos factores. En un 15-25% de los casos no se llega a identificar ninguno de ellos. Existe historia de cálculos en casi el 30% de los parientes de primer grado de pacientes con litiasis6.

Todos los cálculos renales se forman por la cristalización en los túbulos o en el sistema colector de materiales que habitualmente son excretados por la orina (orgánicos o celulares e inorgánicos), de manera que el cálculo se forma sólo cuando la orina está sobresaturada con respecto a sus

CAPITULO 2.-

In document MANEJO DE LA PATOLOGÍA UROLÓGICA EN ATENCIÓN PRIMARIA (página 28-33)