I. INTRODUCCIÓN

1.2. Realidad problemática

En la escuela tradicional se pensaba que uno es inteligente cuando dominaba y asimilaba contenidos, mostrando un coeficiente intelectual óptimo o esperado obteniendo las mejores calificaciones en la escuela en un entorno de racionalidad; sin embargo, se ha ignorado que las emociones pueden dirigir completamente nuestro actuar sino sabemos comprenderlas o manejarlas. Las emociones eran para reprimirlas o para no dejarse llevar de las pasiones ni de emociones incontroladas. Por ejemplo, la conocida frase “Los hombres no lloran”, aunque fuera ante una injusticia, nos parecía como una falta de pudor expresar este sentimiento. Lo que si se conoce es que si se proviene de familias violentas psicológica, verbal y física, se tendrá estudiantes violentos y emocionalmente perturbados. Incansablemente, se podría citar una serie de sucesos que acontecen en el día a día.

Para ello Delors et al (1996) sostiene que la educación debe organizarse y practicarse de acuerdo con los cuatro pilares de la educación (aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser). Es por ello que la relajación creativa podría ser utilizada como recurso para preparar nuestra mente capaz de estar abierta y receptiva a cualquier situación de aprendizaje. En este sentido, el estado de relajación permite pensar y meditar con claridad y nos hace seres libres y autónomos. Por otro lado, la inteligencia emocional o manejo de las emociones es una de las tareas más importantes que hace frente un adolescente de hoy. Por tanto, este para tener una mejor actitud debe aprender a conocer bien el origen y la naturaleza de sus emociones y poder controlarlas de manera positiva (Goleman, 2013).

Sin embargo, analicemos más a fondo la realidad problemática sobre la inteligencia emocional en diferentes contextos según sugiere Tafur (1995).

En el contexto mundial, Clouder (2013) ha recopilado información sobre la preocupación e interés en el desarrollo de la inteligencia emocional en diversos países.

En Argentina, la exclusión y los déficits educacionales del nivel primario escolar aparecen como problemas de inequidad social y claros efectos regresivos sobre los niños. En Austria se ha descubierto que las escuelas con sistemas educativos selectivos han generado peores resultados académicos que aquellos con sistemas más inclusivos;

además, en este país, la educación aún se centra en el contenido (conocimientos) antes

BIBLIOTECA

DE POSGRADO

- UNT

de cultivar las emociones de los estudiantes. En Israel, todavía sufre un trastorno de estrés postraumático; es decir, las constantes amenazas al pueblo judío, tanto en el pasado como en la actualidad aumentan la desconfianza hacia los demás, especialmente migrantes. Para ello, un programa de prevención de la violencia escolar en más de 1200 escuelas ha conseguido reducir este mal en un 30%. Estos programas aumentaron la autoconciencia del alumnado, mejoró su sensación de autoeficacia y contribuyó a reducir el nivel de violencia en los centros escolares. Sobre este aspecto, Aburman citado en Clouder (2013, p. 141) afirma que “No hay niños violentos, sino niños a los que se ha hecho emocionalmente insensibles…”

Así mismo, en Noruega, los centros escolares disponen de unos programas de educación emocional y social eficaces, estos centros actúan como igualadores sociales respecto a problemas de conducta, dificultades de aprendizaje y diferencias entre entornos culturales. Pero nada es perfecto, porque esta preocupación por los derechos y la igualdad entre la población ha hecho que los estudiantes tiendan a centrarse más en los derechos que en las obligaciones. Además, detrás de esta tendencia se esconde el derecho del profesorado a imponer límites, exigir a sus alumnos y esperar que se esfuercen. Las escuelas brindan muchas oportunidades para practicar habilidades socio-emocionales; sin embargo, para que en los colegios se puedan transferir habilidades a los hogares, se requiere la colaboración de los padres. En Sudáfrica, esta sociedad sigue viviendo en comunidades segregadas, principalmente debido a las políticas aplicadas por el gobierno hasta 1994, 45 años de apartheid; sigue existiendo una división racial entre ricos y pobres; los profesores han recibido formación profesional insuficiente. No obstante, se cree que los problemas que surgen durante la adolescencia se pueden mitigar impartiendo habilidades sociales y de comunicación con educación emocional (Clouder, 2013)

En el contexto nacional, en el 2016, un promedio de 917, 091 personas fueron atendidas por trastornos de salud mental en algún establecimiento del Ministerio de Salud (Minsa) superando la cifra del 2015 y 2014. De la cifra mencionada, el 18% son adolescentes quienes han recibido tratamiento por problemas de ansiedad, depresión, trastornos del desarrollo y maltrato (El Comercio, 2017). De acuerdo al Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado-Hideyo Noguchi, en el 2013, el 18% de la población suicida en el Perú son menores edad, entre 12 y 17 años; de los cuales el

BIBLIOTECA

DE POSGRADO

- UNT

30% fue a causa del bullying (Peru21, 2013). Así mismo, la presentación de altos niveles de impulsividad y el escaso manejo de las emociones, relaciones interpersonales y habilidades sociales, genera el desarrollo de varias conductas antisociales. Según cifras del Poder Judicial, en el 2013, el 6,34% de internos recluidos por homicidio son menores de edad; el 15% de adolescentes se encuentran inmersos en consumo habitual de drogas; y un 30% de las bandas delictivas en el país se encuentran conformadas por jóvenes (Fernández, 2014). Sin embargo, esto no es un fenómeno reciente porque el doctor Miguel Oliveros Donohue y otros especialistas, docentes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, investigaron (entre 2007 – 2010) en diferentes instituciones educativas del Perú determinando que la agresión más frecuente asociada al “bullying” en los adolescentes fue la de poner apodos; las otras formas de agresión son los golpes, el acoso, escupir al compañero, discriminarlo, llamarlo homosexual, despojarlo de algún objeto así como ataques virtuales que es una variedad del bullying, llamado ciberbullying (Jerí, 2017). Este mismo estudio reveló que el 64 % de los compañeros son observadores y no tienen interés en defender a las víctimas; el 34 % de los agredidos no comunicó los hechos y alrededor del 25 % de los padres no reacciona ni protege a las víctimas; la agresión verbal mediante apodos se evidenció que sucede en un 40,5 % en la costa, el 53,6 % en la sierra y, con mayor frecuencia, el 71% en la selva; los resultados por género el 65,9 % de estudiantes agredidos verbalmente fueron hombres y el 53,6 % mujeres (Jerí, 2017).

En el marco institucional, según los historiales y archivos de la institución educativa Talentos College se observan que los estudiantes de segundo año manifiestan dificultades para manejar sus emociones, Por ejemplo, se golpean por motivos simples de desagrado, una joven llora ante la impotencia de no saber cómo reaccionar a los improperios de su compañero, otro estudiante ocasiona desorden porque busca la aprobación del docente, otros son violentos porque son dominados por el coraje y la impaciencia, otros demuestran egoísmo con sus compañeros, otros manifiestan actitud derrotista o pesimismo, etc.

Técnicamente, los estudiantes muestran deficientes habilidades intrapersonales para reconocer sus emociones, comportamientos o sentimientos; en la relaciones interpersonales no manifiestan comprensión cuando sus compañeros están tristes o enojados desencadenándose en conflicto de amistad o agresión física con los

BIBLIOTECA

DE POSGRADO

- UNT

compañeros y profesores; existen problemas de adaptabilidad como aislamiento de sus pares, conflictos frente a la autoridad, comportamientos desafiantes, resentimientos y comportamiento inadecuado hacia sus padres; se observa dificultad para manejar el estrés manifestándose en ansiedad frente situaciones que para un adulto sería algo superficial, forma de hablar agresiva e inseguridad al momento de expresarse o exponer un tema determinado; y deficiente estado de ánimo o estado general de descontento o depresión, autolesiones por problemas de enamoramiento, ideación suicida referente a sentimientos de inutilidad y rebeldía para obtener aprobación de sus pares. Finalmente, estas actitudes muestran que los estudiantes crecen con una deficiencia en el manejo de sus emociones, sin apoyo seguro de la familia para su desarrollo. Sin embargo, ven en las instituciones educativas como un lugar de apoyo a pesar de su comportamiento y deficiencias socioemocionales.

Todas estas situaciones son producto de un analfabetismo emocional pues el ser humano no ha sido educado en inteligencia emocional por ello, como pronóstico de esta situación se suscitan una serie de acciones cuyos resultados son indescriptibles y hasta impensados, pues todas las personas reaccionan de distinta manera, y la mayoría de los casos, no saben cómo reaccionar frente a la aparición de las emociones. De continuar con estas dificultades, los jóvenes adolescentes se ven afectados emocionalmente en su personalidad; afectando asimismo las relaciones interpersonales con sus semejantes; generando problemas de adaptabilidad para integrarse a diversos grupos sociales en su vida diaria y futura, ya sea académica como social; pueden presentar enfermedades psicosomáticas por la falta del manejo de estrés; apatía para adquirir nuevos aprendizajes y cumplir desafíos que lo lleven al éxito en su rendimiento académico, etc.

Como control del pronóstico mencionado, se denota que la inteligencia emocional se ha convertido en una habilidad necesaria para el buen equilibrio de la persona. En tal sentido, fortalecer la inteligencia emocional en los jóvenes y enseñarles a dominar ciertas habilidades como mecanismo de supervivencia utilizando el potencial existente de cada uno de ellos es tarea de los docentes de institución educativa.

Por lo expuesto, el presente trabajo se orienta a determinar la influencia de un taller de relajación creativa que consiste en apoyar y acompañar al estudiante para conocerse y

BIBLIOTECA

DE POSGRADO

- UNT

aceptarse de manera integral, construya su propia autonomía, le permita toma de decisiones reflexivas y críticas en el contexto social en el que se circunscribe en la inteligencia emocional de los estudiantes del segundo año de la Institución Educativa Talentos College del presente año académico 2018.

In document UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO ESCUELA DE POSGRADO UNIDAD DE POSGRADO EN EDUCACIÓN Y CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN (página 17-21)