5. Conclusiones

5.1. Resumen de los hallazgos

En este apartado se presenta una síntesis de los principales resultados, conforme a los objetivos formulados en el capítulo 1 y a partir de ello, se emiten conclusiones sobre este estudio mixto. A continuación, primeramente se resumen los hallazgos vinculados al cumplimiento del objetivo general y posteriormente, se abordan cada uno de los objetivos específicos establecidos para esta indagación.

Como objetivo general, se pretendió fortalecer la competencia docente para el manejo de los conflictos escolares que ocurren entre los alumnos de una secundaria colombiana, mediante un curso impartido en Moodle. Al respecto, se concluye que el curso facilitó la concientización de los docentes sobre la importancia e implicaciones

164

que tiene el acoso escolar. En este sentido, y en referencia a los resultados de la

capacitación, los docentes afirmaron que el curso los sensibilizó en la problemática del acoso escolar, incrementaron los conocimientos sobre el bullying, sus causas, tipos y formas de manifestarse. Asimismo, reconocieron haber obtenido estrategias para: manejar y prevenir el acoso escolar, reconocer los errores frecuentes, acercarse y fortalecer la confianza y comunicación con los alumnos. Finalmente, coincidieron en que aprendieron estrategias para involucrar a los compañeros y directivos en el manejo y prevención del acoso escolar (ver Tabla 8 y Apéndices L, M y N).

En lo que respecta a la plataforma utilizada, se concluye que Moodle cumplió con las expectativas generadas para soportar eficazmente el curso y la interacción de los docentes. Dicho AVA en general, fue considerado por los docentes como una plataforma apropiada para cumplir con los objetivos del curso de capacitación (diseñado como parte de este estudio) y les permitió fortalecer las competencias docentes para el manejo del bullying. Por otra parte, los docentes afirmaron que Moodle despertó su interés por los cursos de capacitación virtual y que desean seguir usando la plataforma en futuras capitaciones (ver Tabla 8 y Apéndices L, M y N).

Por otra parte, se concluye que la modalidad blended learning utilizada en la impartición del curso, facilitó el cumplimiento del objetivo general. En este sentido, los docentes mostraron su alta aceptación por la modalidad mixta del diseño instruccional del curso (blended learning), argumentando que les facilitó manejar los tiempos de estudio, desarrollar un aprendizaje autónomo y lo mejor, contar con el acompañamiento del tutor en sesiones presenciales (ver Tabla 8 y Apéndices L, M y N).

165

En general, se concluye que en los docentes que participaron en el curso, fue evidente el progreso frente al fortalecimiento de la competencia docente para el manejo de conflictos escolares presenciales. Por todo lo anterior, se puede afirmar que se dio cumplimiento al objetivo general y con ello, también se aceptó la hipótesis de

investigación formulada en el capítulo 1. Con la finalidad de dar mayor sustento al cumplimiento del objetivo principal, a continuación se presentan las conclusiones y principales hallazgos de los objetivos restantes.

En un primer objetivo específico, se buscó conocer la actitud de los maestros respecto al uso de Moodle para recibir capacitación docente, en cuanto al manejo de conflictos escolares presenciales. Para sintetizar los resultados relacionados con este objetivo, se concluye: destacó en el desarrollo de la capacitación, la alta motivación que presentaron los docentes por abordar los contenidos del curso, debido al interés de los maestros para responder con propiedad y eficacia ante los casos de bullying (ver Apéndices L, M, y N). Asimismo, los docentes presentaron una actitud favorable hacia el curso impartido en Moodle, pues éste les amplió el panorama sobre la problemática del acoso escolar y les permitió asimilar estrategias y herramientas para abordar y prevenir eficazmente el bullying. Del mismo modo, se concluye que la modalidad mixta del curso, fue un acierto para la impartición del mismo, en este sentido, los docentes señalaron que la modalidad mixta (presencial y virtual) se adaptó a sus limitaciones de tiempo, resaltando la flexibilidad que ofrece el blended learning. Por último, se concluye que Moodle es una plataforma robusta, sencilla, amigable y flexible. Los docentes reconocieron su facilidad de uso, las herramientas que utilizaron les parecieron cómodas y eficientes, además de que manifestaron su interés por conocer más de Moodle y

166

principalmente, por seguir capacitándose con esa plataforma (ver Tabla 8 y Apéndices L, M, y N).

Dentro de los principales resultados obtenidos y que sustentan las anteriores conclusiones, con porcentajes acumulados destacó: el 88% de los docentes encuestados estuvo de acuerdo con el uso de Moodle como plataforma de capacitación para el manejo de conflictos escolares, el 92% de los docentes tuvieron una actitud positiva hacia la plataforma y con el mismo porcentaje, reconocieron que la plataforma despertó su interés por los cursos virtuales de capacitación. Asimismo, el 88% reconoció haber fortalecido sus competencias docentes al usar la plataforma y un 96% señaló que después del curso, les gustaría seguir utilizando Moodle para recibir capacitación y fortalecer sus competencias docentes (ver Apéndice O y Tabla 8).

Por otra parte, con porcentajes acumulados, también sobresalió: el 88% de los docentes admitieron que el curso en Moodle, les facilitó aprender nuevas estrategias para manejar y prevenir los conflictos escolares, el 88% indicó que les permitió conocer las diferentes causas de los conflictos presenciales, así como conocer estrategias para prevenir los conflictos escolares (mismo porcentaje previo) y el 84% indicó que les permitió familiarizarse con estrategias para mediar eficazmente el bullying; el 76% afirmó que les permitió conocer estrategias para fortalecer la confianza en sus alumnos y mejorar la comunicación con ellos para poder ayudarlos en caso de padecer bullying; el 76% indicó que el curso en Moodle, les permitirá hacer propuestas para desarrollar programas y protocolos institucionales para manejar y prevenir eficazmente los

conflictos escolares. Después del curso, el 84% indicó que se sintieron más preparados para identificar las conductas propias del acoso escolar, el 80% declaró que el curso les

167

permitió sentirse capaces de identificar los errores más frecuentes en que se incurre al manejar el acoso escolar, también el 80% declaró que el curso les permitió identificar los tipos de conflictos escolares y sus diversas manifestaciones, según la edad y género de los estudiantes (ver Apéndice O y Tabla 8). Por todo lo anterior, puede concluirse que con el desarrollo del presente trabajo investigativo, además de dar cumplimiento al primer objetivo específico, se pudo determinar que la actitud de los docentes hacia la temática del curso, la modalidad y la plataforma Moodle fue muy positiva.

Por otro lado, el segundo objetivo específico buscó describir cómo se desarrolló la interacción entre los maestros, a través de la plataforma. Se concluye que Moodle y el diseño del curso, facilitó la interacción entre los docentes en el AVA y en este sentido, los docentes -en general- coincidieron en que la interacción fue cordial y respetuosa. Asimismo, se concluye que para que haya una interacción más frecuente y productiva, se requiere mayor tiempo de interacción en el curso y al respecto, derivado de las

observaciones participantes, se determinó que no se presentaron muchas interacciones e intercambios de experiencias entre los docentes, además de que hubieron pocas

oportunidades de realizar trabajo cooperativo (ver Apéndices L y M). Por otra parte, el desconocimiento inicial de la plataforma generó retrasos en el desarrollo del curso, mientras los docentes se familiarizaban con la misma. No obstante, también se concluye que la plataforma Moodle presentó un entorno de fácil adaptación y familiarización para los maestros. Al respecto, se observó que los docentes se familiarizaron rápidamente con las herramientas que ofrece Moodle para interactuar entre compañeros y con el tutor, por su sencillez y el modo asíncrono en el que se trabajó, además de que lo más

168

En consecuencia, se concluye que se dio cumplimiento al segundo objetivo, en donde con porcentajes acumulados, destacó: el 92% de los encuestados manifestó que la interacción entre los docentes se llevó a cabo de forma respetuosa y solidaria; el 64% señaló que la interacción con los compañeros del curso, permitió intercambiar

experiencias y aprender nuevas estrategias para el manejo de los conflictos escolares (ver Apéndice O y Tabla 8).

En lo que refiere al tercer objetivo específico, se buscó determinar cuáles son las estrategias que implementa el maestro de secundaria, para manejar, mediar y prevenir los conflictos de los alumnos. Al respecto, derivado de las entrevistas, encuestas y observaciones, se concluye que dentro las habilidades que los maestros aún deben desarrollar están las relacionadas con la persuasión, negociación y comunicación. Asimismo, es necesario que los docentes y directivos promuevan el desarrollo de

valores, fortaleciendo lo que debe inculcarse desde el hogar y generen confianza con sus estudiantes, para que éstos se sientas más seguros y reporten los casos de acoso escolar (ver Apéndices N, Ñ, O y P).

Asimismo, se pudo evidenciar que la problemática social del entorno incide negativamente en la generación de problemas de acoso escolar en el colegio. En consecuencia, también se concluye que para un adecuado manejo de los conflictos escolares, se requieren que éstos sean contextualizados a las problemáticas del entorno social que rodea el colegio y a las situaciones particulares, e incluso familiares de los estudiantes (ver Apéndices L, N y Ñ). Del mismo modo, se pudo evidenciar que las estrategias más usadas para manejar, prevenir y mediar el acoso escolar por los docentes participantes en este estudio, son: ganarse la confianza y ser amigo del estudiante, el

169

diálogo permanente, fortalecer la autoestima, buscar aliados estratégicos, detectar líderes y asignarles responsabilidades, seguir el conducto regular, informar a directivos, padres de familia y aplicar el debido proceso, además de tener un seguimiento a las sanciones aplicadas y al apoyo psicológico para víctimas y agresores (ver Apéndices L - Ñ).

También se concluye, derivado de las entrevistas a docentes y directivos, que uno de los inconvenientes más frecuentes para tratar el bullying es la detección temprana y posterior seguimiento de los conflictos. Los docentes y directivos coincidieron en que se debe presentar una atención temprana a los conflictos escolares y no dar seguimiento sólo cuando ya se generaron consecuencias graves. Los directivos y docentes

entrevistados, fueron muy enfáticos al señalar estas dificultades o áreas de oportunidad. Por estas razones, coincidieron en la necesidad de mejorar las estrategias para

diagnosticar, manejar y dar seguimiento a los conflictos escolares, además precisaron que las dificultades más destacadas son el diagnóstico y posterior seguimiento al

conflicto (ver Apéndices L - Ñ). Obviamente, también destaca la importancia de que las autoridades institucionales sigan cumpliendo con el deber de brindar capacitación docente a los maestros, a fin de que ellos cuenten con los conocimientos psicológicos, pedagógicos e incluso legales y no atiendan intuitivamente a sus alumnos. De igual manera, se concluye que impartir una educación basada en principios éticos o valores contribuye a prevenir eficazmente los conflictos escolares, desde el origen. La

percepción de los directivos, docentes y estudiantes participantes, fue recurrente sobre la necesidad de impartir una educación basada en valores, con miras a ejercer una

170

Otra conclusión importante es que se requiere unir a los diferentes actores del proceso educativo en una voluntad única para comprender y hacer frente a los conflictos escolares, además se concluye que el desconocimiento o indiferencia hacia éstos,

acentúa la problemática del acoso escolar. Los docentes en las entrevistas resaltaron la dificultad que se presenta para integrar a todos los actores entorno a la problemática del bullying y argumentaron que dentro de las dificultades están la falta de conciencia, interés o conocimiento específico sobre las implicaciones del acoso escolar (ver Apéndices L - Ñ). Finalmente, se concluye que el apoyo institucional es vital para el manejo adecuado de los conflictos escolares, los docentes en las entrevistas y encuestas, coincidieron en que el apoyo debe verse reflejado en la corresponsabilidad de los actores (docentes, administrativos y padres de familia), en la elaboración de protocolos y

procedimientos claros para el manejo del acoso escolar, con responsabilidades definidas para todos ellos. También sobresalió que el acierto de la institución, se basa en la

existencia de ciertos protocolos institucionales para el manejo de conflictos escolares, en el trabajo en equipo y en el respeto del conducto regular. Sin embargo, todas estas cuestiones aún deben seguirse mejorando, a fin de garantizar el verdadero seguimiento de los casos de bullying, así como el apoyo integral para víctimas y agresores; algo aún pendiente por considerar en el colegio (ver Tablas 5 y 7; Apéndices L - Ñ). En

consecuencia, puede concluirse que el tercer objetivo se cumplió y se lograron detectar las estrategias que los docentes usan en el manejo de los conflictos escolares.

Por último, con el cuarto objetivo se buscó conocer la actitud de los alumnos, sobre la competencia de sus maestros para atender y prevenir el bullying. Al respecto, una conclusión importante refiere que la impunidad y el silencio que se crea en entorno a

171

los hechos de acoso escolar, contribuye a consolidar ambientes propicios para la

violencia. En este sentido, es conveniente considerar el porcentaje de estudiantes que no confían en los maestros y directivos para pedirles ayuda en caso de ser víctimas de bullying (42.9%), apreciación que cobra sentido cuando los directivos entrevistados reconocieron, que en ocasiones no han sido justos con los estudiantes que han sido víctimas de acoso escolar y han intentado defenderse de las agresiones de sus compañeros, o que por la falta de seguimiento, los conflictos se han agravado (ver Tablas 7 - 9 y Apéndice Ñ).

Por otra parte, llama la atención la notable diferencia que existió entre lo que manifestaron los docentes y directivos sobre sus capacidades para el manejo de conflictos y lo que realmente piensan los estudiantes sobre ellos. En la encuesta aplicada a los estudiantes, sobresalió lo siguiente: el 20% ha sido víctima de bullying y el 60% no sabe cómo reaccionar frente al acoso escolar. Asimismo, para que exista un manejo adecuado por parte de los docentes sobre los conflictos escolares, con

porcentajes acumulados, los estudiantes destacaron: es necesario que los docentes sean respaldados por los directivos (94.3%), el docente requiere saber comunicarse con los estudiantes (97.1%), fortalecer el diálogo y los valores en el hogar para que disminuya el bullying en el colegio (88.5%); el maestro debe ser discreto cuando un alumno le confía que es víctima de bullying (82.8%); es necesario fortalecer la cercanía y confianza con los alumnos para que ellos comuniquen a sus maestros cuando padezcan bullying (91.4%), que haya una constante comunicación con los padres de familia (74.3%) y endurecer las sanciones (80%) contra los alumnos agresores (ver Tabla 9 y Apéndice P). Con porcentajes menores, los estudiantes indicaron que cuando los maestros intervienen

172

en casos de bullying la situación empeora (28.6%) y existe acoso por parte de algunos docentes hacia los alumnos (20%), además de que el 37.1% señaló que para los maestros, el bullying es algo normal y por eso ignoran los conflictos. En contraste y como una valoración global, el 74.3% de los estudiantes encuestados consideró que los maestros sí saben atender y prevenir los conflictos escolares. Asimismo, el 74.3% señaló que sus maestros se encargan de prevenir los conflictos escolares (ver Tabla 9 y

Apéndice P). Contrario a lo que piensan los estudiantes, tanto directivos como docentes en las entrevistas y encuestas, fueron consistentes al afirmar que no están

suficientemente preparados para el manejo de conflictos escolares (ver Tablas 3, 5, 7 y 8). En esta diferencia de apreciaciones, puede concluirse que es el resultado de un proceso natural y propio de la manera en cada uno de los actores asume y experimenta el bullying, es decir, en forma distinta y conforme al rol que desempeña en el proceso educativo. De igual manera, otra posible conclusión, respecto a la diferencia de percepciones, es afirmar que el rol que desempeña el docente, lo hace ver como una persona que siempre tiene el control de las circunstancias, lo que pudo haber influido en las opiniones emitidas por los estudiantes. Sin embargo, esta afirmación no implica que se ignoren las áreas de oportunidad del colegio.

Por todo lo anterior, puede concluirse que el último objetivo se cumplió

plenamente y se logró conocer la actitud de los estudiantes respecto a la competencia de sus maestros para el manejo de conflictos escolares. No obstante, es preciso mencionar que las conclusiones derivadas de las diferencias entre lo que piensan los estudiantes, los docentes y directivos, no fueron del todo concluyentes y constituyen aspectos para

173

seguir indagando sobre la temática objeto de este estudio y principalmente, para seguir mejorando la atención del bullying en el colegio.

In document Fortalecimiento de la competencia docente para el manejo de conflictos escolares que se presentan entre los alumnos de secundaria, mediante un curso impartido en Moodle (página 171-181)