Tecnologías de almacenamiento

In document BOLETÍN OFICIAL DE LAS CORTES GENERALES (página 95-97)

5. LA ENCRUCIJADA TECNOLÓGICA

5.4. Análisis de alternativas energéticas a largo plazo

5.4.2. Tecnologías de almacenamiento

En este apartado, vamos a considerar las tecnologías que permiten almacenar la energía, por ejemplo durante una punta de exceso de producción, para recuperarla posteriormente durante las horas de punta de exceso de demanda. Estas tecnologías se han visto demandadas de forma significativa como solución al problema de gestionabilidad de algunas energías renovables. Aunque, en general, su objetivo es almacenar la electricidad en forma de otro tipo de energía para luego reconvertirlas en energía eléctrica mediante un proceso inverso, en

algunos casos el producto intermedio puede resultar útil por sí mismo en otros sistemas energéticos, principalmente en el transporte.

5.4.2.1 Bombeo

Se trata de una tecnología madura que inicia su fase de desarrollo comercial. Es importante tener en cuenta que no se trata de un sistema cuyo coste se imputa a un producto sino que representa un gasto de infraestructura anejo a instalaciones de energía renovable, sobre todo la eólica terrestre.

Su característica más notable radica en que su periodo de almacenamiento se puede considerar ilimitado, lo que aporta toda la flexibilidad de gestión que le falta precisamente a la fuente de generación.

Económicamente aparece como la tecnología actual más eficiente en el ciclo completo de conversión eléctrica-potencial-eléctrica junto con un nivel de costes basado en tecnología hidráulica ya madura.

5.4.2.2 Aire comprimido

Se trata de una tecnología prácticamente madura, pero con algunas limitaciones en cuanto al periodo de almacenamiento, limitado a 8 horas.

Económicamente su competitividad depende del precio de las materias primas de las energías alternativas, como por ejemplo el precio del gas.

5.4.2.3 Sales

Se trata de una tecnología relativamente reciente, cuyas primeras instalaciones disponen de un corto tiempo de experiencia y cuyas características fundamentales todavía no son precisas. Su desarrollo se ha ligado a plantas de generación solar termoeléctrica y parece que su periodo de almacenamiento se halla en el entorno de las 12 horas.

5.4.2.4 Baterías

Desde el punto de vista de la madurez tecnológica, las baterías cuentan con una gran ventaja respecto a otros sistemas que hemos analizado como es el hecho de que los drivers de su desarrollo tecnológico se apoyan en productos de consumo masivo que generan ingentes cifras de negocio, tales como teléfonos y ordenadores portátiles, cámaras de foto y vídeo, automóviles, etc. Por ello, la inversión en desarrollo tecnológico que han absorbido en los últimos años y los factores de escala en su producción hacen que su maduración tanto tecnológica como económica haya sido vertiginosa en los últimos años.

Otras de sus ventajas es el periodo de almacenamiento, que a los efectos del presente apartado se puede considerar ilimitado.

Finalmente, otra gran ventaja es que bajo ciertas modalidades podría considerarse que su almacenamiento se puede realizar bajo el formato de combustible para el transporte, es decir que se pueden aprovechar las puntas de producción para cargar baterías que sean directamente utilizadas en sistemas de transporte, sin necesidad de volver a convertirse en electricidad mediante la reversión de energía química en eléctrica lo que mejora la eficiencia energética global.

Por otra parte se investiga de forma muy intensiva en los muchos ejes de mejora de esta tecnología, desde los materiales hasta los reactivos, por lo que dada la intensidad y lo extensivo de su desarrollo no sería de

5.4.2.5 Hidrógeno

El hidrógeno se configura como un vector energético, es decir, como un medio de almacén y transporte energético, no como una fuente de energía en sí.

Comparte con las baterías, que hemos tratado en el apartado anterior, dos grandes ventajas; la primera es que su periodo de almacenamiento se puede considerar ilimitado a efectos prácticos; la segunda es que puede ser utilizado como combustible alternativo para los sistemas de transporte con emisiones cero de gases de efecto invernadero.

Como vector energético el hidrógeno puede resultar clave en la resolución de algunos problemas identificados en el sistema energético, en particular para los siguientes:

• Como alternativa de evacuación de energía generada, especialmente para las energías renovables. • Como apoyo a la gestión global de la red de distribución energía como depósito de energía.

• Como alternativa a los combustibles fósiles para sistemas de transporte, principalmente en áreas urbanas y lugares donde se pretenda reducir la contaminación ambiental.

En la situación tecnológica actual el hidrógeno tiene ventajas tales como su elevada densidad energética respecto a su masa y su elevada disponibilidad, frente a algunos inconvenientes como su elevado coste de almacenamiento y su baja densidad energética en volumen.

Desde el punto de vista económico, su competitividad económica se estima en menos de una década; no obstante, tanto en base a ciertas mejoras tecnológicas como en función de la evolución de los precios de las materias primas y de los derechos de emisión de CO2 este plazo podría recortarse drásticamente. Hay estudios

que lo sitúan en 2015 e incluso antes, si se siguen las recomendaciones de los organismos internacionales para incrementar el costes de las emisiones de CO2.

In document BOLETÍN OFICIAL DE LAS CORTES GENERALES (página 95-97)