Teoría de la responsabilidad legal

In document La responsabilidad precontractual en la legislación ecuatoriana (página 65-68)

2.2. Teorías Extracontractualistas

2.2.2. Teoría de la responsabilidad legal

Por responsabilidad legal entendemos el supuesto en que, verificado un hecho particular que ha ocasionado un daño, el causante tiene la responsabilidad de resarcirlo; esa responsabilidad tiene como fuente la ley. Se puede hablar de una teoría casuística, basada en la escuela exegética y positivista propia de los códigos decimonónicos.

Recordemos que nuestro Código Civil, entre las distintas fuentes de las obligaciones, hace constar a la Ley como una de ellas. Un ejemplo de responsabilidad legal sería la obligación que tienen los padres respecto de los alimentos de sus hijos, o la responsabilidad de resarcir que tiene una persona que por descuido deja caer un objeto de un edificio causando un daño.

Esta tesis ha sido sostenida, entre otros, por Windscheid, Mosset Iturraspe y Spota96

. Estos autores han explicado, conforme a la legislación de sus países, el fundamento en el cual asientan su postura. Vale recordar que cada legislación tiene normas propias y en el caso muy particular que nos ocupa, la mayoría de ordenamientos jurídicos en el mundo no ha incluido los supuestos de responsabilidad precontractual como originadores de

      

96

SPOTA, Alberto G., Instituciones de derecho civil. Contratos, t. I, Depalma, Buenos Aires, 1983, ps. 311- 312;

responsabilidad y por ende tampoco dan derecho a los perjudicados a exigir alguna especie de indemnización, es por ello que son pocos los autores que han optado por esta teoría. Esto lo digo sin desconocer la importancia práctica de la responsabilidad legal, ya que resuelve de manera sencilla la problemática de la naturaleza jurídica de la responsabilidad precontractual, pero deja sin responder el problema de qué sucede cuando en una legislación, como la nuestra, no existe una norma positiva que regule este tipo de responsabilidad.

Roberto Brebbia, de manera breve y citando a Winscheid, expresa lo siguiente:

Otra postura ve en la responsabilidad del oferente por el retiro de la oferta un caso de responsabilidad legal. La obligación del solicitante, según lo afirma Winscheid, no tiene por base la voluntad del que efectuó la declaración pues el derecho la impone aun contra esa misma voluntad pueda tener confianza en que va a llegar a la conclusión de un contrato en base a la misma si media aceptación.97

En palabras de Gonzalo Sozzo, esta tesis encierra una inclinación positivista y exegética “y un marcado espíritu casuista en punto a la visión de la construcción de la responsabilidad precontractual; luego, se ubica de lleno en la segunda etapa, que va desde la oferta hasta la aceptación”.98 “En los casos mencionados, la responsabilidad deviene luego de haberse emitido la oferta contractual”99.

En verdad, la categoría de “obligaciones ex lege”, como fuente de las obligaciones que es, constituye una categoría residual que sirve para explicar los casos de hechos y casos jurídicos, que no perteneciendo a una de las restantes fuentes, llamadas nominadas (el contrato, la voluntad unilateral, los hechos ilícitos, etc.), generan una relación jurídica obligacional.100

A esta teoría se han sumado varias voces de crítica, resumo las principales:

- Si se sostiene que esta tesis tiene un carácter residual, debe ser aplicada como tal, lo cual no sucede ya que los autores que la sostienen parecen dar un carácter absoluto y definitorio a esta tesis.

      

97

BREBBIA, R., “Responsabilidad ….”, pág. 36

98

SOZZO, G., “Antes del Contrato”, pág. 42

99

SPOTA, Alberto, Instituciones…, cit., p. 312.

100

ALTERINI, Atilio A., Contornos actuales de la responsabilidad civil, Abeledo-Perrot, Buenos Aires, 1987, p. 468. 

- Siguiendo la misma línea, los autores debieron analizar todas las fuentes de las obligaciones y no hallando fundamento suficiente para encuadrar a la responsabilidad precontractual en una de ellas, correspondía entonces sí sostener la tesis de la responsabilidad legal.

- Si realizamos un breve ejercicio mental y apegados al positivismo y a la escuela exegética deberíamos afirmar que todas las figuras existentes en la ley tendrían el fundamento en esta fuente. Esto provocaría que todo análisis jurídico sea inútil y daría una sobredimensión a la ley, y desconocería los avances que han hecho grandes juristas por ir dejando de lado cada vez más las enseñanzas de la exégesis. - Otra crítica personal que hago es que esta tesis tan sólo toma como base para su

sostén al período que va desde la emisión de la oferta y deja de lado las tratativas previas, que como vimos fue el aporte fundamental del italiano Faggella.

- Gonzalo Sozzo critica esta teoría ya que “(..)termina por ubicarla (se refiere a la responsabilidad precontractual) simplemente como un caso más de esa fuente al lado de otras tan disímiles como, v.gr., el pago de impuestos, tasas y contribuciones en sí, que lo desconoce en su carácter de sector tempo-espacial, proteiforme, rico en cantidad y variedad de supuestos, termina por limitarlo a una consideración estática y fría, propia del recurso exclusivo al estudio de los textos legales inherentes que brindan el derecho positivo, eliminando la posibilidad de realizar nuevas inclusiones de otros casos no específicamente tipificados.

Por último, Roberto Brebbia dice que, la teoría de la responsabilidad legal, al igual que todas las teorías que

(…) pretendan suministrar sustento teórico a una institución apoyándolo solamente en la voluntad de la ley, no otorga en realidad fundamento jurídico alguno a los casos de responsabilidad precontractual. Atribuir un determinado fundamento a una institución significa darle como base un principio general más amplio que el enunciado por el legislador, que permita subsumir en él otros casos no contemplados especialmente en los textos legales.101

      

101

In document La responsabilidad precontractual en la legislación ecuatoriana (página 65-68)