Tribunales creados con arreglo a la Ley N° 10 del Consejo de Control

In document Comisión Preparatoria de la Corte Penal Internacional. Examen histórico de la evolución en materia de agresión (página 67-70)

A. Creación

118. El Consejo de Control de Alemania promulgó la Ley N° 10 el 20 de diciembre de 1945 para dar cumplimiento a la Declaración de Moscú de 1943128, al Acuerdo

126 Ibid., págs. 336 a 338. 127 Ibid., págs. 338, 339 y 341.

128 En la Declaración sobre las atrocidades alemanas (Declaración de Moscú) de 1943 se estipulaba que las personas responsables de las

atrocidades perpetradas por la Alemania nazi serían enviados a los países en que se habían cometido los crímenes para ser juzgados por sus crímenes. Dicha declaración era sin perjuicio de los principales criminales, cuyos crímenes no tenían una ubicación geográfica determinada. Posteriormente, el Estatuto de Nuremberg dispuso que los principales criminales del Eje europeo cuyos crímenes no tenían una ubicación geográfica determinada fuesen juzgados por el Tribunal de Nuremberg, como se indicó anteriormente. El texto de la Declaración de Moscú figura en Trials of War Criminals before the Nuernberg Military Tribunals, United States Government Printing Office, 1951, vol. III, pág. X.

de Londres de 1945 y al Estatuto de Nuremberg anexo a dicho Acuerdo, así como para establecer una base jurídica uniforme en Alemania para el enjuiciamiento de los criminales que no integraban la nómina de los principales criminales sometidos al Tribunal de Nuremberg129.

119. Los Estados Unidos de América crearon tribunales militares como parte de la administración de la ocupación de la zona de los Estados Unidos en Alemania con arreglo a la Ley N° 10 del Consejo de Control. Dichos tribunales celebraron 12 jui- cios entre 1946 y 1949. Cuatro de los casos se referían a imputaciones de crímenes contra la paz, a saber, el caso I.G. Farben, el caso Krupp, el caso Alto Mando y el caso Ministerios.

120. Francia también creó el Tribunal General del Gobierno Militar de la Zona Francesa de Ocupación en Alemania con arreglo a la Ley N° 10 del Consejo de Control. Dicho Tribunal celebró el juicio en el caso Roechling, que se refería a im- putaciones de crímenes contra la paz.

B. Jurisdicción

121. El Estatuto de Nuremberg formaba parte integrante de la Ley N° 10 del Con- sejo de Control que debía ser aplicada por los tribunales en los juicios celebrados después del juzgamiento de los principales criminales de guerra por el Tribunal de Nuremberg. Los tribunales que celebraron los juicios posteriores se consideraron vinculados por el Estatuto y la sentencia del Tribunal de Nuremberg. En muchos ca- sos, las sentencias dictadas en los juicios posteriores tomaron como base los funda- mentos establecidos en el Estatuto y la sentencia del Tribunal de Nuremberg acla- rando o desarrollando más detalladamente los principios del derecho internacional contenidos en ellas.

122. La Ley N° 10 del Consejo de Control contenía una definición de crímenes contra la paz que era muy parecida a la definición que figuraba en el Estatuto de Nu- remberg. Entre una y otra definición había dos diferencias principales. La Ley N° 10 del Consejo de Control incluía expresamente en la definición de crímenes contra la paz a las invasiones, junto con las guerras, e indicaba expresamente que la defini- ción no tenía carácter exhaustivo al utilizar la expresión “comprendiendo, sin que la enumeración tenga carácter limitativo”. Consiguientemente, los tribunales estaban autorizados, con arreglo al inciso a) del párrafo 1 del artículo II de la Ley N° 10 del Consejo de Control, a juzgar y castigar a las personas que hubiesen cometido críme- nes contra la paz, a saber, la iniciación de invasiones de otros países y guerras de agresión en violación de leyes y tratados internacionales, comprendiendo, sin que la enumeración tuviese carácter limitativo, la planificación, la preparación, la inicia- ción o la realización de una guerra de agresión, o de una guerra en violación de tra- tados, acuerdos o garantías internacionales, o la participación en un plan común o conspiración para la perpetración de cualquiera de los actos indicados130.

129 Ley N° 10 del Consejo de Control, Castigo de las personas culpables de crímenes de guerra, crímenes contra la paz y contra la

humanidad, cuyo texto figura en Trials of War Criminals before the Nuernberg Military Tribunals, United States Government Printing Office, 1951, vol. III, pág. XVIII [en adelante denominada Ley N° 10 del Consejo de Control].

130 El artículo II disponía lo siguiente:

“1. Cada uno de los actos siguientes queda reconocido como un crimen:

a) Crímenes contra la paz: La iniciación de invasiones de otros países y guerras de agresión en violación de leyes y tratados internacionales, comprendiendo, sin que la enumeración tenga carácter limitativo, la planificación, la preparación, la iniciación o la realización de una guerra de agresión, o de una guerra en violación de tratados,

123. La jurisdicción del Tribunal de Nuremberg estaba limitada a los principales criminales de guerra del Eje europeo. Esta limitación reflejaba el propósito limitado para el que se había creado el Tribunal de Nuremberg. La Ley N° 10 del Consejo de Control tenía la finalidad de servir de base para los posteriores juicios de otros cri- minales de guerra. Sin embargo, la jurisdicción de los tribunales encargados de estos juicios estaba limitada, con respecto a los crímenes contra la paz, a personas que hubieran ocupado una posición política, civil, militar (incluido el Estado Mayor), fi- nanciera, industrial o económica de alto nivel en Alemania o en uno de sus aliados, cobeligerantes o satélites. Esa limitación demostraba que las categorías de personas capaces de cometer tales crímenes eran limitadas, como lo confirma la sentencia del Tribunal de Nuremberg. Estaba incluida en la disposición en la que se establecían los principios de responsabilidad penal individual que indicaban las formas en las cuales un individuo podía incurrir en responsabilidad por los crímenes a que se refe- ría la Ley N° 10 del Consejo de Control (por ejemplo, como autor o como cómpli- ce).131

124. Los Tribunales Militares de los Estados Unidos celebraron los juicios con arreglo a la Ley N° 10 del Consejo de Control y a la Ordenanza N° 7 del Gobierno Militar132. Los tribunales estaban vinculados por las determinaciones del Tribunal de Nuremberg “de que se habían planificado o habían tenido lugar invasiones, actos agresivos, guerras de agresión, crímenes, atrocidades o actos inhumanos”. Tales de- terminaciones no podían ser no podían ser cuestionadas, salvo en la medida en que en un procedimiento posterior fuese necesario decidir si una persona determinada había tenido conocimiento de esos actos o había tenido participación en ellos. Las comprobaciones de hecho contenidas en la sentencia del Tribunal de Nuremberg constituían prueba de esos hechos, a menos que se hubiesen presentado nuevas pruebas de carácter sustancial en contrario133.

125. Análogamente, el Tribunal General de Francia juzgó el caso Roechling, relati- vo a imputaciones de crímenes contra la paz, con arreglo a la Ley N° 10 del Consejo

acuerdos o garantías internacionales, o la participación en un plan común o conspiración para la perpetración de

cualquiera de los actos indicados.” Ibid., pág. XIX.

131 El Artículo II, párrafo 2, contenía una disposición general en la que se indicaban las personas que podían ser consideradas

responsables de todos los crímenes incluidos dentro de la jurisdicción de los tribunales, a saber, crímenes contra la paz, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad, así como una disposición concreta en la que se indicaban las categorías limitadas de personas que podían ser responsabilizadas de crímenes contra la paz:

“Se considerará que ha cometido un crimen en el sentido definido en el párrafo 1° del presente artículo [crímenes contra la paz, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad] cualquier persona, independientemente de su nacionalidad o de la calidad en que haya actuado, que haya sido a) autor o b) cómplice de la comisión de cualquiera de dichos crímenes o lo haya ordenado o facilitado o c) haya participado con consentimiento en dicho crimen o d) haya estado conectado con planes o empresas que hayan entrañado su comisión o e) haya sido miembro de cualquier organización o grupo conectado con la comisión de cualquiera de dichos crímenes o f) con referencia al inciso a) del párrafo 1 [crímenes contra la paz], que haya ocupado un alto puesto político, civil o militar (incluso de estado mayor) en Alemania o en uno de sus aliados, cobeligerantes o satélites o haya ocupado un alto puesto en la vida financiera, industrial o económica de cualquiera de dichos países.” Idem.

132 Gobierno Militar de Alemania, Zona de los Estados Unidos de América, Ordenanza N° 7, Trials of War Criminals before the

Nuernberg Military Tribunals, United States Government Printing Office, 1951, vol. III, pág. XXIII (en adelante denominada

Ordenanza N° 7).

de Control y a las Ordenanzas Nos. 20 y 36 del Comandante Supremo francés en Alemania que regulaban los juicios en la Zona Francesa134.

C. Acusaciones

126. El Asesor Jurídico Principal en materia de Crímenes de Guerra de los Estados Unidos estaba encargado de determinar las personas que habían de ser juzgadas por los Tribunales Militares de los Estados Unidos y presentar los pedidos de enjuicia- miento de los acusados135. El Brigadier General Telford Taylor se desempeñó en calidad de Fiscal Principal de los Estados Unidos de América con respecto al Tribu- nal de Nuremberg así como de Asesor Jurídico Principal respecto de los tribunales posteriores136. A continuación se examinan las imputaciones contenidas en las acu- saciones formuladas en los cuatro juicios.

127. Análogamente, el fiscal, Charles Gerthoffer, había sido anteriormente uno de los fiscales franceses en el juicio de los principales criminales ante el Tribunal de Nuremberg137. También se examinan a continuación las imputaciones contenidas en la acusación formulada en ese juicio.

In document Comisión Preparatoria de la Corte Penal Internacional. Examen histórico de la evolución en materia de agresión (página 67-70)