YORK A TRAVES DE LA ODA A WALT WHITMAN DE FEDERICO GARCíA LORCA

47  74  Download (1)

Full text

(1)

UNIVERSIDAD

AUTONOMA METROPOLITANA

IZTAPALAPA

SEMINARIO DE INVESTIGACIóN

Ll'RICA

J m A LECTURA DE POETA EN NUEVA

YORK

A

TRAVES

DE

LA ODA A WALT WHITMAN DE FEDERICO GARCíA LORCA

d"

POR:

LETICIA CUEVAS LEóN MATRICULA:90228065

(2)

La poesía es algo que anda por las calles. Que se mueve, que pasa a nuestro lado. Todas las cosas tienen su misterio, y la poesía es el misterio que tienen todas las cosas.

El poeta ha de abrirse las venas para los demas.

Federico Garcia Lorca.

P o e t a en Nueva York marcó uno de los momentos más importantes

en la poesía de Lorca y en la lírica española. Nueva York fue el

momento y el espacio donde se citaron pasado, presente y futuro.

La colección es la confesión poética de su autor, dueño de una

violenta libertad expresiva que emergió de la crisis personal. La

temática de esta obra camina en el eje del horror y el sufrimiento.

P o e t a en Nueva York nos guía a la angustia <<que manifiesta la

situación actual del protagonista y sus amargas experiencias>>, a

la libertad <<por la que manifiesta con atrevimiento sus deseos

amorosos>>, pues el tema homosexual es abierto y directo. Nos guía,

también hacia la solidaridad <<con la que expresa su comprensión

hacia los que sufren y su denuncia ante situaciones no

solidarias>>' en poemas dedicados a la denuncia de la explotación

del hombre, de la esclavitud de los negros, de la intolerancia a

los judíos y homosexuales.

La Oda a Walt Whitman es prácticamente la conclusión del

'

Ma. Clementa Millán. El p o e t a , p.82.

(3)

recorrido por las calles oscuras de la ciudad, abarca en un solo

cuerpo el problema amoroso -erótico y existencial-, la falta de

amor y sus consecuencias. Whitman es la línea divisoria entre dos

mundos: el de la vida que sugiere la imagen que Lorca hace del

norteamericano y el de la muerte que se acerca con el automatismo

de la nueva sociedad , el del amor y el de la prostitución, el de

los blancos y el de los negros, el de las industrias y el cosmos.

É1 en toda su figura es el poeta, el amante de los "camaradas", el

cantor del progreso, el equilibrio buscado por Lorca para un mundo

que se deshumaniza y para la propia sexualidad del poeta.

La presente investigación es un intento por desentrañar los

elementos poéticos del libro que <<profetizó los tiempos terribles

que nos han tocado vivir, unos tiempos dominados por el

desencadenamiento de las pasiones más primitivas, la violencia, e'l

derramamiento de sangre y la muerte>>2 de la Oda a Walt Whitman,

proponiendo un acercamiento a P o e t a en Nueva York a través de los elementos que la constituyen.

A. L. Rowse. Un estudio sobre la ambivalencia en la sociedad, la literatura y las artes. Homosexuales en la historia. p.405.

(4)

POETA EN NUEVA

YORK

Y EL

SURREALISMO

La Oda a Walt Whitman es sin duda uno de los proyectos más

ambiciosos de Lorca en Poeta en Nueva Y o r k , el que a los ojos de la

mayoría de los críticos muestra el clímax de la secuencia poética

creada en la ciudad de Nueva York.3 Esta ciudad guarda una

multiplicidad de interpretaciones que se derivan de las vivencias

del poeta durante su estancia a finales de 1929 y principios de

1930, así como de los conflictos artísticos y sentimentales que

fomentaron la huida de Lorca, hacia la ciudad norteamericana.

La oda muestra una ciudad capitalista, que se autodestruye con

el apogeo industrial, las escenas se ven a través del conflicto de

identidad sexual del autor.

La obra tiene un tono trágico y agónico, con sentencias

inquisitoriales y desesperadas que muy bien pueden reflejar la

Paul Binding. G a r c i a L o r c a o l a i m a g i n a c i ó n G a y , p. 2 6 : < < "DOS

odas", "Grito hacia Roma (Desde la torre del Chrysler Building) I'

Y

"Oda a Walt Whitman" forman el clímax de todo el trabajo.

John K. Walsh. A l o g i c i n L o r c a ' s O d e t o Walt Whitman. p.257. <<The Ode to Whitman is often taken as the heart of Lorca's P o e t i n N e w

Y o r k -the piece that steers and opens so much of it. It gives perspective to the two commanding themes of the collesction: the ugliness and tangle of modern american city in 1929-1930 inst

(5)

mente atormentada del poeta.

Es injusto dejar toda la responsabilidad poética en manos del

conflicto homosexual de Lorca, la tragedia que se respira en la oda

es compleja, y aunque, puede ser leída como <<su propio manifiesto

homosexual>>4 es necesario examinar ciertos detalles para poder

descubrir porqué este es el proyecto más ambicioso de Poeta en

Nueva Y o r k .

El papel que juega la sexualidad del poeta junto a su

experiencia en la urbe donde aparece el enfrentamiento con una

nueva realidad, son la materia creativa de la obra, todo esto en un

escenario tan desolador como las emociones del autor. Recordemos

que el 28 de octubre de 1929 Nueva York sufre la peor de las

crisis, el hundimiento de Wall Street; se ven en las calles

"multitudes" de desempleados que otorgan a la ciudad un

espectáculo negro y sangriento.

Se ha considerado que la crisis emocional de Lorca data de

1928, año en el que el pintor surrealista Salvador Dalí se aleja de

Federico; por otro lado existe también un conflicto amoroso con el

escultor Emilio Aladrén Perojo, ocho años menor que el poeta

granadino.

Es fácil notar en toda la colección de los poemas neoyorquinos

un marcado rasgo surrealista, en gran medida esto se debió a la

influencia artística y sentimental que Lorca obtiene de Dalitaunque

Paul Binding no descarta la influencia del poeta Rafael Alberti en

su incursión al surrealismo con la obra Sobre l o s Angeles (1929).

Claudia Kerik. Poesía y marginación, p.14.

(6)

Salvador Dalí será pieza fundamental en la vida y en la obra de

Garcia Lorca.

La Oda a Walt Whitman muestra situaciones que Lorca manejó en

obras anteriores, su apego a los grupos marginales es muestra de

ello: los negros de Harlem que son <<los esclavos de todos los

inventos y las máquinas del hombre blanco>>, l o s obreros

desempleados de Nueva York, los judíos5, los gitanos y los

homosexuales.

El R o m a n c e r o g i t a n o , obra escrita entre 1924 y 1927 coloca a

Lorca en la cima artística, se convierte en un artista célebre

dentro y fuera de Granada.

No resulta extraño encontrar declaraciones de Lorca en donde

niega que la materia esencial del Romancero sea la tradición

gitana; en una entrevista hecha en 1931 Federico declara que:

El R o m a n c e r o g i t a n o no es gitano más que en algún trozo al

principio. En esencia es un retablo andaluz de todo el andalucismo, al menos como yo lo veo. Es un canto andaluz en el que los gitanos

sirven de estribillo. Reúno todos los elementos poéticos locales y les pongo la etiqueta más fácilmente visible. Romances de varios

En la Oda a W a l t W h i tman la visión de los judíos no es justamente solidaria: <<y los judíos vendían al fauno del río

/

la rosa de la circuncisión>>, esto puede parecer una tanto anti-semita y estaría en contradicción con un poema anterior de la misma colección, Cementerio j u d i o , la explicación a los versos anteriores la proporciona Binding, op. cit. , p. 143 : "NO hay ninguna

posibilidad de que Lorca sintiese antisemitismo. Lo que no aprueba son las hegemonias y aquí esta haciendo una ecuación bastante

dudosa entre los judíos y los ricos hombres de negocios

neoyorquinos. Lorca de hecho, estuvo entre los primeros que

firmaron una petición en contra de la Alemania de Hitler, el 1 de mayo de 1 9 3 3 : <<Protestamos contra la barbarie fascista que

aprisiona a los escritores alemanes>>, y en una entrevista en

Buenos Aires el 25 de diciembre de 1 9 3 3 se presentó como buen amigo de los judíos. No obstante cada vez era menos amigo de los ricos."

(7)

personajes aparentes, que tienen un solo personaje esencial :

Granada.

Es cierto que Lorca tuvo un gran apego a su ciudad y sus

tradiciones, que fue el escenario de parte importante de su obra,y

que este recurso de la ciudad como proceso creativo sería retomado

en P o e t a en Nueva York aunque de forma negativa; pero el papel de los gitanos en el romancero es más importante de los que el mismo

Lorca intenta hacer parecer con la anterior declaración.

Lo anterior nos une al nuevo estilo surrealista que Lorca

utilizó en los poemas neoyorquinos. Salvador Dalí hace una áspera

crítica al R o m a n c e r o g i t a n o :

Tu poesia actual cae de lleno dentro d e l a t r a d i c i o n a l , en ella atvierto la substancia p o e t i c a mas gorda que ha e x i s t i d o :

pero! ligada en absoluto a las normas de la poesia antigua, incapaz de emocionarnos ya ni de satisfacer nuestros deseos actuales- Tu

poesia esta ligada de piez i brazos [ a l a r t e ] a la poesia vieja- Tu quizas creeras atrevidas ciertas imagenes, encontraras una dosis crecida de irracionalidad en tus cosas, pero yo puedo decirte que tu poesia se mueve dentro de la i l u s t r a c i o n de los lugares comunes mas esterotipados i mas conformistas - [o gran Federico tul -

Precisamente estoy convencido que el esfuerzo oy en poesia solo

tiene sentido con la evasión de las ideas que nuestra inteligencia a ido forjando [sobre r e a l i d a d l a d e s e a n d o u n a i r r e a l i d a d ]

artificialmente, asta dotar a e s t a s de su exacto sentido real.

[ . . . I -Horrorreso es otra cosa, es lo que nos proporciona lejos de todo e s t i l o el conocimiento poetic0 de la realidad, ya que el lirismo solo es posible dentro de las nociones mas o menos aproximativas que nuestra inteligencia puede percivir de la

realidad.

[ . . . I

el dia que pierdas el miedo te cagues con los Salinas,

abandones la Rima, en fin el arte tal como se entiende entre los puercos -arás cosas divertidas, orripilantes, crispadas, poeticas como ningun poeta a realizado.

aora se algo de E s t a t u a r i a i de claridad REAL ahora lejos de toda E S t e t i c a.

Ian Gibson. Federico G a r c i a L o r c a , vol.1, p.384.

(8)

El surrealismo es uno de los medios de Evasion Es e s a Evasion

lo importante. 7

Lorca admiró profundamente a Dalí, tanto que existe una

producción lldaliniana" del poeta, lo demuestran algunos dibujos que

Lorca hace del pintor, incluyendo la Oda a S a l v a d o r Dalí. Salvador

Dalí también tiene un período "lorquiano", realizó varias pinturas

alusivas al poeta granadino tomando algunos elementos del mismo,

tomó de Federico entre otros elementos la imagen de la luna y

retoma a su manera el tema de la homosexualidad.

Dalí tenía presente esta alterna admiración y es muy probable

que tuviera consciencia de la reacción de Lorca a su crítica en

cuanto al destino estilístico de obras posteriores, especialmente

en P o e t a en Nueva York.

La ciudad y la peculiar visión que hace Lorca de la misma

permite ver la influencia del surrealismo.'

Antes de expresar el horror que se vive en la ciudad

neoyorquina, Lorca ha escrito a inicios de 1928 otros poemas que

preparan el tratamiento que daría posteriormente a la ciudad-mundo

que guarda en su interior a los deshumanizados rescacielos.

Gibson. Op. c i t . vol.1 pp.567-569.

V i r g i n i a H i g g i n b o t h a m , R e f l e j o s d e Lautremont en < < P o e t a en

Nueva Y o r k > > , p.300. Uno de los temas constantes del libro de Lorca es que la civilización tecnológica devora a los seres débiles,

entre ellos, al poeta mismo. El hecho de que Lorca presenta como símbolos de esta civilización destructora los animales abandonados y mutilados por ella, nos sugiere que el poeta utilizaba por lo menos una técnica metafórica de Lautréamont, el precursor del

surrealismo.

(9)

En la oda <<Mundo>> -primer enemigo del alma- encontramos un

paisaje urbano tan desolador como el que aparecería posteriormente

en los poemas neoyorquinos:

Noche de los tejados y la planta del pie, silbaba por los ojos secos de las palomas. Alga y cristal en fuga ponen plata mojada los hombros de cemento de todas las ciudades.

La gillette descansaba sobre los tocadores con su afán impaciente de cuello seccionado. En la casa del muerto, los niños perseguían una sierpe de arena por el rincón oscuro.

Escribientes dormidos en el piso catorce. Ramera con los senos de cristal arañado.

Cables y media luna con temblores de insecto. Bares sin gente. Gritos. Cabezas por el agua.

Para el asesinato del ruiseñor, venían

tres mil hombres armados de lucientes cuchillos. Viejas y sacerdotes lloraban resistiendo

una lluvia de lenguas y hormigas voladoras.

En < < D e m o n i o > > , Garcia Lorca expone la falta de amor, el

comercio de la sexualidad; tema tratado posteriormente en la Oda a

Wal t Whi t m a n

.

No es la mujer desnuda ni el duro adolescente ni el corazón clavado con besos y lancetas.

No es el dueño de todos los caballos del mundo ni descubrir el anca musical de la luna.

El encanto secreto del enemigo es otro. Permanecer. Quedarse en la luz del instante. Permanecer clavados en su belleza triste y evitar la inocencia de las aguas nacidas.

(10)

para Lorca Irel pecado no es el sexo en sí, sino el sexo sin amor". 9

La crueldad, la desolación y la corrupción que el poeta

español presenta en Oda a Walt Whitman y en general en los poemas

en su conjunto, no son solamente el producto de su crisis

existencial, se utilizó ese "horrorIr que Dalí le sugirió para

lograr una poesía que se ajustara a los movimientos vanguardistas

del momento, especialmente al surrealismo.

La influencia de Dalí en Lorca no fue unicamente artística, el

pintor asegura que el poeta estuvo profundamente enamorado de él y

que en alguna ocasión Federico intentó sodomizarlo."

El aspecto homosexual es medular el la Oda a Walt Whitman, es

la principal causa del conflicto emocional de Lorca y es en general

la esencia de su actividad creativa, sin descartar el tremendo

choque que sufrió al enfrentarse con una realidad desconocida, la

extremada modernidad de la "ciudad-mundo" agudiza este hecho.

lo Ibid. p 493. Rafael Santos Torroella cree probable que

ocurriera durante este período (1927) un intento por parte de Lorca de poseer al pintor, intento narrado por éste a Alain Bosquet y

testimonio del cual, según el crítico catalán, sería el cuadro Calavera atmosférica sodomizando a un piano de cola, realizado en 1934. El mismo especialista en Dalí estima que fue tal intento la razón de que, a partir de este verano de 1927, Dalí, en quien las defensas psíquicas contra la homosexualidad eran fortísimas,

empezara a distanciarse de Lorca. Durante los tres meses pasados

por Federico en Barcelona, Figueras y Cadaqués en 1927, la relación entre él y Dalí alcanza su máxima intensidad, dejando huellas

(11)

HOMOSEXUALIDAD Y CRISIS EN LA

POÉTICA

NOEYORQUINA

Las aflicciones de Garcia Lorca toman forma en los poemas

neoyorquinos, nos encontramos con un ambiente donde parece no

existir la esperanza, los sufrimientos que Lorca plasma en la obra

son de impotencia y decepción. En la Oda a W a l t W h i t m a n se asoma

sin reparo la voz acusadora del poeta, que más que sentencia suena

como el grito de dolor de alguien que agoniza lentamente.

Existe una identificación muy particular del poeta con la

caótica ciudad; la explotación del hombre por el hombre, la

esclavitud de los negros, las subastas de la dignidad y la

sexualidad de l o s individuos son asuntos cotidianos y "normales",

l o s problemas de la vida moderna se tornan más angustiosos, la

crisis urbana favorece el conflicto que Garcia Lorca sostenía desde

hace algún tiempo, aquel que lo enfrenta con su identidad sexual y

un polémico asunto amoroso que puede desentrañarse sin vacilación

de la Oda a Whitman.

Vicente Aleixandre, entre otros, ha proporcionado datos sobre

(12)

el origen del conflicto que Lorca vivió en este histórico momento,

período relevante en la histora de Nueva York y en el destino

artístico del poeta. Aleixandre confirma que el principal asunto de

la crisis de Federico es amoroso: <<Amó mucho, cualidad que algunos

superficiales le negaron.

. .

y sufría por amor, lo que probablemente

nadie supo>>. 11

Por otro lado Richar Predmore habla no de un viaje a Nueva

York, sino de una huida propiciada por su desequilibrio emocional:

<<Los más de los críticos dan por asentado que una profunda crisis

interior originó en el poeta el deseo de abandonar por un rato el

ambiente familiar de Granada y Madrid.>>12

Tal vez la obra más personal e intima de este período

lorquiano sea Poeta en Nueva York y específicamente la Oda a W a l t

Whitman, en su elaboración están presentes las necesidades de un

artista y de un hombre. La oda es el grito que emerge dolorosamente

de su corazón en busca de la dignidad de su pasión, es el deseo de

legalizar espiritualmente su condición de homosexual que lo ha

mantenido al margen en una sociedad tan conservadora.

El momento en que se produce esta colección de poemas no sólo

coincide con la crisis personal del autor, es ésta la que da

verdadera fuerza y movimiento a los versos ahí escritos, el poeta

reproduce su experiencia en Nueva York partiendo de su situación

anímica. Resulta inegable que las torturas cerebrales ocacionadas

l 1 Gibson. vol.1, op. cit., p.20.

l2 Richard Predmore. Los poemas neoyorquinos de Federico Garcia

(13)

por la represón y la autorepresión de su sexualidad se encuentren

retenidas en el corazón de la obra que es precisamente la oda que

Lorca dedicó al poeta de Manhattan.

Juan Larrea, amigo del poeta andaluz, reconoce que los poemas

americanos son el producto de la pugna sexual del autor aunada al

rechazo atenuado por la España homofóbica en que vivió: <<Federico

Garcia Lorca era víctima, cuando escribió este libro, de una

torturadora crisis interior. Todo induce a creer que esta crisis se

hallaba en gran parte determinada por su anomalía sexual. Es un

inadaptado. No puede vivir complacido dentro de una sociedad que

repele como tara afrentosa su anormalidad congénita, ni perversa ni

infame. > > 1 3

Lorca es víctima de la intolerancia, se entiende entonces la

predisposición que hay a la protesta contra la ciudad, ésta como

hemos mencionado padece la peor crisis de toda su historia, la

ciudad se debate entre la vida y la muerte, las clases más

desprotegidas muestran sus caras al desnudo y este ambiente pone en

guardia al poeta.

Lorca hace con la ciudad lo que han hecho con é1 que vive al

igual que Nueva York un duelo a muerte:<cAhora más que nunca,

necesito del silencio y la densidad espiritual del aire granadino

para sostener el duelo a muerte que sostengo con mi corazón y con

la poesía. Con mi corazón, para librarlo de la pasión imposible que

destruye y de la sombra falaz del mundo que lo siembra de sol

estéril; con la poesía, para construir, pese a ella que se defiende

l3 Ibid, p. 28.

(14)

como una virgen, el poema despierto y verdadero donde la belleza y

el horror y lo inefable y lo repugnante vivan y se entrchoquen en

medio de la más candente alegría.>>14

Estas palabras fueron publicadas el 7 de mayo de 1929 en El

Defensor de Granada, dos meses antes de su partida a la ciudad de

los rascacielos, es claro que ésta no guardaba el silencio y la

espiritualidad que Lorca buscaba, resultó exactamente inverso,

Nueva York es la ciudad de "cieno, de alambre y muerte", el medio

propicio para exacerbar su crisis existencial.

La ciudad carente de nobleza humanitaria sacude las venas del

poeta, es el catalizador que unirá "la belleza y el horror". Esto

hace posible que la inmaculada imagen de Whitman "armonize" con la

de l o s "maricas" metáfora de muerte.

Su apego a las distintas minorías son una real protesta contra

la intolerancia,el tema homosexual irá marcando sus pasos en el

transcurso de su obra, no sólo en la poesía, también en su obra

teatral y pictórica. Los temas del sufrimiento, la esterilidad y la

muerte serán aspectos inspirados en el homoerotismo de su autor.

El problema amoroso es el tema central de la oda,

específicamente el amor homosexual, éste muestra las

características y las complicaciones de la sociedad consumista. La

imagen del marica sobrepasa la elección sexual, ellos abarcan los

elementos de los grupos urbanos que se destruyen sin importar el

género, los maricas son hombres y mujeres que someten el espíritu

y el cuerpo a los ideales capitalistas.

(15)

Las clases están claramente determinadas, desde la experiencia

personal y los miedos de Lorca, que nos conduce desde la inocencia

del niño confundido, hasta la malicia y el sadismo de los "maricas"

que en complicidad con la gran urbe han degradado todo lo

posiblemente humano. El amor en sus manos ya no es tal, es dinero,

muerte y vergüenza, Federico también es homosexual y tiene un

verdadero terror de ser confundido con los maricas, portadores de

la muerte.

La marginación persiguió a Lorca desde sus primeros años. El

médico forense José Rodriguéz Contreras y compañero de Federico en

algún grado escolar asegura que los compañeros <<se reían del chico

de Fuente Vaqueros, llamándole siempre "Federica" , y negándose a

jugar con él porque lo consideraban afeminado. Además tuvo

problemas con uno de los profesores y cuyo nombre lamento no

recordar, que era un hombre muy poseído de macho y que no podía ver

a Federico. Federico estaba siempre en el último banco.>>15

Las palabras de Rodríquez Contreras pueden ser confirmadas en

la lectura de otro poema de la colección neoyorquina; Poema doble

del lago Eden:

Quiero llorar porque me da la gana como lloran los niños del último banco,

porque yo no soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja pero sí un pulso herido que sonda las cosas del otro

lado.

Quiero llorar diciendo mi nombre,

rosa, niño y abeto a la orilla de este lago,

l5 Gibson. ~ 0 1 . 1 . ~ op. cit., p.95.

(16)

para decir mi verdad de hombre de sangre

matando en mí la burla y la sugestión del vocablo.16

La regresión a la infancia no se pone en duda, se le ha negado

la libertad de ser y de amar desde los primeros momentos. Lorca, el

niño, el hombre y el poeta no ha dejado de sentir nostalgia por las

insatisfechas necesidades de su alma:

Pero no quiero mundo ni sueño, voz divina, quiero mi libertad, mi amor humano

en el rincón más oscuro de la brisa que nadie quiera. ¡Mi amor humano! l7

Las sociedades conservadoras consideran la homosexualidad como

un acto antisocial y perverso, se niega la validez del amor. Este

tipo de relaciones no contribuyen a la reproducción de la especie

y pone en peligro todos los cánones establecidos: biológicos,

sociales y morales; de algún modo Lorca acepta esto con los

llmaricasll que son cierta clase de homosexuales que degradan y ponen

en peligro la imagen pura de otros como Whitman.

El poeta norteamericano es el espejo de aquellos que han

conservado la dignidad de su elección, los que la viven y la sufren

en silencio. El conflicto del andaluz se da en la búsqueda del

sentido "humano" de su pasión en la figura del poeta que amó con la

Federico Garcia Lorca. O b r a s c o m p l e t a s . Tomo I . p.490.

l7 a) Garcia Lorca, op.cit. , p.490.

b) Predmore, op. cit. pp.530-531. <<El repetido énfasis en

la palabra I1humano" tiende a elevar este amor oscuro por encima de los maricas corruptos tan duramente castigados en la "Oda a W a l t

(17)

misma intensidad a la vida y sus "camaradas".

La infancia y la inocencia también encuentran su lugar en la

Oda a Whitman, la amoralidad de los "maricasI1 y de las sociedades

consumistas toma tonos más criminales cuando los infantes son los

que satisfacen su voracidad; la prostitución y el asesinato son

modos de subsistencia:

Pero tú no buscabas los ojos arañados,

ni el pantano oscurísimo dosnde sumergen a los niños,

[ . . . I

los ricos dan a sus queridas

pequeños moribundos iluminados, [ . . . I

Por eso no levanto mi voz, viejo Walt Whitman, contra el niño que escribe

nombre de niña en su almohada,

ni contra el muchacho que se viste de novia en la oscuridad del ropero,

ni contra los solitarios de los casinos

que beben con asco el agua de la prostitución, ni contra los hombres de mirada verde

que aman al hombre y queman sus labios en silencio. Pero sí contra vosotros, maricas de las ciudades, de carne tumefacta y pensamiento inmundo,

madres del lodo, arpías, enemigos sin sueño del amor que reparte coronas de alegría."

La juventud de Lorca también se ve afectada por la moral

imperante en la España que le tocó, moral que llegó a manifestarse

aún en los genios más insubordinados, <<un espíritu tan audaz como

el de Buñuel, entre otros, lo acusó de "maricón">>. l9

Garcia Lorca, op. cit., pp. 530-531.

l9 Kerik, art. cit., p. 14.

(18)

Buñuel y Dalí amigos íntimos del poeta mostraron en su momento

rechazo hacia éste por motivos de su condición sexual, Luis Buñuel

se conduce con la moral establecida, Dalí da la impresión que su

rechazo oculta el miedo de sentirse atraído por el encanto de

Federico, la separación de ellos dejará una triste experiencia en

la vida y la poesía de Lorca.

Garcia Lorca es contemporáneo a la política de José Antonio

Primo de Rivera, época rodeada de una tenaz hostilidad social.20

Luis Buñuel no disimula en ningún momento su homofobia, sus

temores a la homosexualidad se encubren en <<una imperiosa

necesidad de hacer alarde de su virilidad>> y más aún, en su libro

de memorias M i i í l t i m o s u s p i r o esboza la situación intolerante hacia los homosexuales en la juventud de Lorca:

<<En nuestra juventud, no nos agradaban los pederastas

C...]

debo

añadir que yo llegué a desempeñar el papel de agente provocador en un urinario madrileño. Una tarde, un hombre se inclinó hacia mí.

Cuando el desgraciado salía del urinario, le dimos una paliza, cosa que hoy me parece absurda.

En aquella época, la homosexualidad era en España algo o s c u r o

y secreto. En Madrid solamente se conocían tres o cuatro pederastas declarados, oficiales.>>21

El 14 de septiembre de 1928 Buñuel hace una crítica indirecta

al Romancero g i t a n o , en términos que aluden no sólo al exitoso

libro de Lorca también a su homosexualidad:

*O Ver: Gibson, Ian. E l a s e s i n a t o d e G a r c i a L o r c a . Plaza &

Janes. España, 1987.

(19)

<<Es una poesía que participa de lo fino y aproximadamente moderno que debe tener cualquier poesía de hoy para que guste a los

Adrenios, a los Baezas y a los poetas maricones y cernudos de Sevilla. Pero de ahí a tener que ver con los verdaderos, exquisitos y grandes poetas de hoy existe un abismo>>”

Y muestra de que el cineasta español no perdía oportunidad

para lanzar sus ataque está el filme realizado junto a Salvador

Dalí en 1929 Un chien andalou. Lorca supone que el título <<es

alusión sarcástica y despectiva hacia él y los demás poetas

andaluces, contra cuyas formas de expresión y aún de sentir, se

manifiestan con rabioso descaro. Y estos poetas erán, Juan Ramón

Jiménez y los de la generación del 27, Altolaguirre, Cernuda,

Emilio Prados y posiblemente Alberti y menos Aleixandre.>BZ3

Un biografo de Buñuel J. F. Aranda ha puesto en claro el

significado de Un perro andaluz, término aplicado a ciertos

artistas de la Residencia donde se conocieron Buñuel, Dalí y Lorca.

La voz fue ideada para aquellos que según el cineasta representaban

<<sus complejos de infantilismo, castración, ambivalencia sexual y

de personalidad, etc. >>, el nombre también refiere al desprecio que

sentía por los andaluces. Lógico es que Lorca se de por aludido:

<<Buñuel ha hecho una mierdecita así de pequeñita que se llama Un

perro andaluz y el perro andaluz soy yo.>>24

En el grupo denominado Generación del 27, Federico no era el

Único homosexual, también Luis Cernuda y Emilio Prados lo eran,

22 Ibid, p.570.

23 Luis Romero. Dedalico. Dalí. p.47.

24 Gibson. vol.1, op. cit., p.588.

(20)

aunque de forma más abierta, Lorca tenía un verdadero temor de ser

reconocido como tal, se amparó en el silencio, los ataques de

Buñuel ilustran bien la intelerancia de la época y justifican este

secreto que afectará de forma decisiva su estabilidad emocional y

artística. 25

La Oda a Walt Whitman rompe el silencio que Lorca ha guardado

toda su vida, los temores y las necesidades se hacen patentes, la

intolerancia a la que ha sido sometido se torna confusa entre el

dolor, la denuncia, la moral, la justificación y la redención de

los "sentimientos malditos" que le hostigan el cuerpo y el alma

creando los versos más íntimos que delatan la tremenda crisis que

se encuentra en su punto más crítico.

El silencio no es solamente producto de la homofobia española,

él no termina por aceptarse. La imagen de Walt Whitman no es la del

homosexual que pueda ser descubierto con la simple mirada, Whitman

es Ilhermosura viril", "Adán de sangre, macho" y los "maricas"

delatan la homosexualidad sin mayor cuestionamiento.

2s En El h o m o s e x u a l a n t e la s o c i e d a d e n f e r m a . Edición preparada

por José Ramón Enríquez. Tusquets. pp.206-207. Bruce Swanseyy José R. Enríquez cuationan a Jaime Gil de Biedma sobre la muerte de Garcia Lorca: Porque e s c u r i o s o q u e L o r c a , en e l m o m e n t o d e s u f u s i l a m i e n t o , s e a a s u m i d o como u n h é r o e p o r quienes j a m á s h u b i e r a n a p r o b a d o s u s c o s t u m b r e s .

Gil de Biedma: Es que Lorca oficialmente no era homosexual. En

parte , la antipatía que se dispensa a Cernuda se debió a que forzó a todos a darse por enterados. No se puede olvidar que la

homosexualidad ha sido algo completamente clandestino durante

siglos. Yo sospecho, por ejemplo, que Góngora era homosexual, cosa absolutamente indetectable en su poesía. Pero hay una vibración

(21)

Lorca siente terror y asco por los "maricasll así como Buñuel

no tolera a los pederastas, existe en el fondo el temor a ser

confundido.

Los "maricas" ocultan bajo la imagen de la mujer sus instintos

sádicos y criminales son las "Madres del lodo. Arpías", "Esclavos

de la mujer. Perras de sus tocadores".

Whitman es el redentor que el poeta español necesita, los

son culpables de la prostitución de los deseos, de las

persecuciones hitóricas, de la destrucción de Sodoma y Gomorra, y

Whitman es el fuego celeste que puede destruir la inmundicia para

purificarlo todo.

Garcia Lorca deja ver la verdadera necesidad de creer en la

validez y en la dignidad de su homoerotismo, por eso ataca con

crueldad a los que pueden ponerle en peligro.

El deseo de protegerse de este "peligro" no esta plasmado

unicamente en la Oda a Walt Whitman, existe un poema anterior, La

c a n c i ó n d e l m a r i q u i t a , aquí Lorca se mofa de los afeminados, (no es lo mismo ser maricón que marica) , los ridiculiza, para Federico

<< ¡Los mariquitas del sur/cantan en las azoteas! > > , en la oda estos

son los que manchan con sus nombres y cuerpos la pureza de la

homosexualidad encarnada en Whitman:

[ .

- . I

porque por la azoteas, agrupados en los bares,

saliendo en racimos de las alcantarillas temblando entre las piernas de los chauffeurs o girando en las plataformas del ajenjo,

(22)

los maricas, Walt Whitman te señalan. 26

El término marica es la apariencia peyorativa de cierta clase

de homosexuales y Lorca con el uso de éSta desea disgregarse por

completo de la misma:<<Lorca juega con el tema, lo trata de una

manera estrictamente graciosa, irónica: ha escogido un tema que a

él le interesa pero, precisamente a través de la ironía, lo

mantiene a distancia. Es decir, de modo que la gente no vaya a

pensar que Lorca es marica, al leer el poema.

(En la Oda a W a l t Whi tman) sigue marcando una distancia: hay

maricas y maricas, y yo soy de los buenos. [

. .

.

I Lorca se queda con

el mariquita como tema pintoresco.>>27

Y es verdad que estaba interesado en el tema y que se resistía

a ser confundido. Se han conservado las siguientes palabras del

poeta granadino, sacadas a luz por Cipriano Rivas Cherif: <<El

marica, me da risa, me divierte con su prurito mujeril de lavar,

planchar y coser, de pintarse, de vestirse de faldas, de hablar con

gestos y ademanes afeminados. Pero no me gusta. Y la normalidad no

es ni lo tuyo de conocer sólo a la mujer, ni lo mío. Lo normal es

el amor sin limites. No hay más que abandono y goce mutuo. Pero se

necesitaría una verdadera revolución. Una nueva moral de libertad

entera. Esa es la que pedía Whitman. Y esa puede ser la libertad

que proclame el nuevo mundo: El homosexualismo en que vive américa.

26 Garcia Lorca, op. cit., p.529.

(23)

Igual que el mundo antiguo.>>28

Es justamente este "amor sin límites" el que lleva a Garcia

Lorca a Nueva York, a encontrarse con una ciudad que se destruye

con las manos de su propia modernidad, que se desmorona por la

falta de amor y humanidad.

Nueva York llevó al punto máximo la angustia del poeta, lo

sacude, lo identifica, lo enfrenta con sus realidades; él como la

ciudad están destruidos desde la raíz.

El poeta encuentra en la ciudad las metáforas que especifiquen

la intensidad del dolor y el duelo que dejó la pasión no

correspondida.

28 Predmore, op. cit., p.104.

(24)

WHITMAN,

LA

CIUDAD Y LOS MARICAS

Garcia Lorca cantó al hombre, al artista, a la virilidad y

Whitman no es caso Único, el valor de Ignacio Sánchez Mejías fue

motivo poético, tanbién lo fue la genialidad de Salvador Dalí, pero

la personalidad de Walt Whitman va más allá de un simple canto

apologético, se trata de una especie de mimetismo. Whitman como

Federico es un poeta, Lorca busca en la homosexualidad de Whitman

la validez de su propio homoerotismo y su oda es entre otros

aspectos una propuesta ética para los diversos grupos homosexuales.

Nueva York es el punto de encuentro, el bardo americano dedicó

parte importante de su obra a los encantos del progreso que su

ciudad vivió el siglo pasado, el granadino es el poeta que explora

Nueva York y descubrió una ciudad destruida por los progresos que

Whitman en el pasado elogió.

El incierto destino de la ciudad enfrenta al poeta con su

propia inseguridad y hace con furia el inventario de las sociedades

americanas cuyos sentimientos carentes de amor estan enajenados en

las finanzas.

En Poeta en N u e v a York hay una rotunda negación a las

costumbres y a la sociedad moderna e industrializada, Lorca no

(25)

lo ha acercado más a sus tradiciones y a un renovado juicio de las

mismas, <<las experiencias de Lorca en el Nuevo Mundo, y el trabajo

que él desarrolló allí, no solo resultarón en una nueva

reconciliación valiente con América y con él mismo, también le

proporcionaron una nueva apreciación de España y de la

hispanidad>> . 2 9

La naturaleza de la ciudad neoyorquina está contituida de modo

distinto, los bosques se sustituyen por industrias e imponentes

edificios que se enfrentan, que retan al cielo, no hay olivares

solo Ilazoteas, bares, alcantarillas y esquinas del terror", no hay

lugar para la vida <<los muertos se descomponen bajo el reloj de

las ciudades>> y la armonía de la naturaleza andaluza es en Nueva

York <<cieno y alambre>>, la vida y el amor se someten al progreso

<<cuando tu amigo come tu manzana/ con un leve sabor a gasolina>>.

El hombre ya no tiene elección y sus espacios los ha perdido.

La llciudad-mundo" con sus "maricas" esclavizan la dignidad de los

hombres y de los amantes.

La imagen del marica en la Oda a Walt Whitman sobrepasa los

temores de Lorca, los describe en cuerpo y espíritu como el corazón

de la ciudad, los vicios de las urbes se encarnan en el emblema de

los llmaricasll: son <<asesinos de palomas>> de <<carne tumefacta y

pensamiento inmundo>>,

<<emboscadas

en yertos paisajes de cicuta>>.

Para Garcia Lorca estos grupos son sinónimo de modernidad, de

industria, de capitlismo, de crisis, de ciudad y la palabra

29 Binding, op. cit. , p.19.

(26)

"marica" describe el impacto que la nueva geografía le produce y al

mismo tiempo lo distingue como un homosexual no contaminado

refugiandose en la imagen de Walt Whitman, dicha palabra toma

rasgos universales y España no queda fuera:

F a i r e s de Norteamérica, P á j a r o s de la Habana, J o t o s de México,

S a r a s a s de Cádiz,

Apios de Sevilla, Cancos de Madrid, F l o r a s de Alicante, A d e l a i d a s de Portugal. 30

Lorca muestra su conocimiento sobre el tema dejando ver el

conflicto que le produce el poder ser confundido con alguno de

ellos. Los espacios están en intima relación con éstos, con sus

nombres aluden directamente a sus ciudades y a la contaminación de

las mismas.

El poeta ve la ciudad que Whitman no presagió, el espacio es

el mismo pero el tiempo es otro, la actitud hacia la humanidad es

desalentadora, la individualidad desaparece y se crean las masas de

muertos y obreros, él comparte la obsesión por este espacio con el

poeta norteamericano sólo que de manera contraria. Whitman ve en su

ciudad un mundo esperanzador para las nuevas sociedades, <<estaba

obsesionado por la visión de América como una sociedad que podía

expresar y manifestar una actitud totalmente nueva hacia la

30 Garcia Lorca, op. cit., p.531.

(27)

humanidad>>. 31

La destrucción pormenorizada en Poeta en Nueva York está construida desde el interior del autor y su particular vivencia en

la ciudad.

Las. estructuras arquitectónicas se elevan amenazantes y con

sus descomunales figuras hacen evidente que ahí, en la ciudad, el

hombre ha sido relegado a una fuerza de trabajo. Los edificios no

han sido pensados como hogar para los habitantes, son albergues al

servicio de los medios de producción (bancos, fábricas, oficinas

etc.) demoliendo el futuro del hombre.

En la ciudad no hay humanos, solamente existen mineros,

obreros, trabajadores y servidores de los grandes proyectos.

La vida erótica en la ciudad no es la consumación del amor,

también es parte de las actividades mercantiles. < < Nueva York, fue

demasiado moderna para Garcia Lorca y violentó los caminos del Adán

oscuro>>. 32

Whitman ve con inocencia el progreso de América y la misma

homosexualidad es tratada con cierta candidez en su poesía. Lorca

está más consciente, profetizó la nueva cultura de las grandes

ciudades en la que queda incluida una nueva cultura sexual. Con el

nacimiento de los países desarrollados aparecen nuevos estilos de

vida fundamentados en valores morales que se obtienen del núcleo

de los mismos.

31 Binding, op. cit. , p.147. 32 Kerik, art. cit. , p.14.

(28)

<<La América soñada por el poeta de Camden tiene poca relación

con la dura realidad de la sociedad estadounidense industrializada

del año 1930 [ .

.

. ]

el idealismo dt Whitman en torno al amor

homosexual pecaba de ingenuo. Lorca era consciente de que la

sexualidad era infinitamente más compleja, y a menudo más sórdida,

que la contada por Whitman>>.33

Nueva York es una amenaza para los hombres, es símbolo de

sufrimiento. La llpenall fue una de las preocupaciones de Lorca en el

Romancero g i t a n o y en P o e t a en Nueva York el pesar se da con tal

intensidad que lo llama sufrimiento, por vivir en un mundo adverso

sin la garantía de un futuro decoroso, en una lucha a muerte con su

realidad para no sucumbir en la ley del más poderoso en esta selva

de concreto.

En la oda a Whitman Lorca presenta a los "maricas" como

producto del incontrolado crecimiento de las urbes, brotan como

epidemia de los rincones que más representan la vida citadina.

si ponemos particular atención a los puntos de encuentro de

éstos en la Oda a Walt Whitman es posible construir un plano de

Nueva York que muestre la antítesis de la ciudad prometedora que

Whitman quiso ver; la ciudad de Lorca es lloscurall, la vida y el

amor no pueden ser más desventurados:

[ .

.

.

I por las azoteas, agrupados en los bares,

saliendo en racimos de las alcantarillas,34

33 Ian Gibson. F e d e r i c o G a r c i a L o r c a , vol. 2 , p.117.

(29)

[ . . . I las curvas heridas como panza de sapo que llevan los maricas en coches y en terrazas mientras la luna los azota por las esquinas del

terror. 35

[ . . . I maricas de las ciudades,

de carne tumefacta y pensamiento inmundo. Madres del lodo. Arpías. Enemigos sin

sueño del Amor que reparte coronas de alegría. 36

[ .

.

. ] La muerte

mana de vuestros o j o s . 31

Los "maricas" son una clase de individuos que definen la

sexualidad nacida en la ciudad, en la oda funcionan como el corazón

de la misma. Sus escondites delatan la organización característica

de este mundo que se pierde en sus dimensiones; las azoteas de los

grandes edificios encubren los males sociales, el hombre se vuelve

insignificante ante los rascacielos. Cuanto más lejos esten las

azoteas la construcción se vuelve más soberbia.

Los bares son negocios que proliferan velozmente en las

ciudades, la vid facilita la faena de los "maricas" y la

prostitución se transforma en una actividad común en la vida

noctuna. Las "multitudes que vomitan y orinan" al mismo tiempo por

los excesos del alcohol constituyen un grotesco espectáculo.

Las alcantarillas que "ornamentanI1 las calles y avenidas

transportan los desechos que las grandes poblaciones producen,

35 Ibid. , p.530.

36 Ibid., p.531.

(30)

estos espacios están asociados a la inmundicia y nunca resultan

suficientes ya que ésta crece a cada momento. Los desperdicios son

directamente proporcionales a los vicios que se ofrecen sin recato.

Los coches que cobijan amores clandestinos y ocultan los

verdaderos rostros de sus ocupantes son la sangre que circula y dan

vida a las calles neoyorquinas.

El precio por la modernidad es muy elevado, los hombres creen

en las quimeras que éSta les ofrece: <<Nueva York es la gran

mentira del mundo. Nueva York es el senegal con máquinas. Los

ingleses han llevado allí una civilización sin raíces. Han

levantado casas y casas, pero no han ahondado en la tierra. Se vive

para arriba, para arriba...>>38

En la vida moderna no hay lugar para el amor digno y la muerte

conquista con mayor facilidad sus territorios, los "maricas" son

esta suerte de "nota roja" tan distintiva de las metropolis que

inmuniza contra el crimen e incapacita los afectos.

La ciudad toma rasgos muy particulares en las sombras, la

oscuridad no es solo nocturna, es el despertar de los instintos

licenciosos que marca los signos vitales con el ruido de las

máquinas que no descansan: << el pantano oscurísimo donde sumergen

a los niños>> y de la vida alienada <<Cuando la luna salga/ las

poleas rodarán para turbar el cielo>> que ahí entre tinieblas se

esconden para acechar a sus víctimas.

Ls homosexualidad es el sentimiento que más atormenta a Garcia

Lorca, el más oscuro por ser el menos comprendido. Entre tanta

~

38 Lorca p o r Lorca. Selección de Andrés B. Couselo. p.73.

(31)

tenebrosidad recuerda su propia condición y busca desesperadamente

el fulgor de su vida y un digno valor a su confusa sexualidad.

Whitman es el hombre de día, el que no se esconde, el que vive

decorosamente el amor con los "camaradas", es la imagen que

necesita para limpiar las culpas de su alma atormentada.

Lorca está vinculado desde lo más profundo a Nueva York y a su

sociedad confundida entre el sometimiento tecnológico y los

estragos que ha dejado la caída del Wall Street: <<el sufrimiento

de los seres que pueblan esta "ciudad-mundo" es el nexo de unión

con otros aspectos de esta obra, como el propio dolor del poeta>>39

En la oscuridad de este mundo se esconde el verdadero

sentimiento del protagonista, la necesidad del amor en el sentido

extenso de la palabra, al sensual invalidado por los "maricas" y a

la naturaleza que es sacrificada para ceder sus espacios a la

cultura del dinero.

La Oda a W a l t Whitman no es una propuesta homofóbica, es en

pronunciamiento a favor de cualquier tipo de amor y a la libre

elección: <<Puede el hombre, si quiere, conducir su deseo/ por vena

de coral o celeste desnudo>>. Estos versos abarcan magistralmente

el asunto amoroso en su totalidad, en la perfecta armonía entre

erotismo y la naturaleza, la mujer y el coral rosado, el hombre

desnudo y el azul del cosmos.

Los "maricas" son producto de la ciudad, y en complicidad con

la misma convierten el amor de <<los confundidos y los puros>> en

orgía. Unos son los hombres que aman profundamente a otros hombres

39 Millán, op. cit. , p. 75.

(32)

y otros son los oportunistas de la homosexualidad de los

otros. Lorca busca en el emblema de Whitman la defensa del amor

auténtico que agoniza en las urbes:

Por eso no levanto mi voz, viejo Walt Whitman, contra el niño que escribe

nombre de niña en su almohada,

ni contra el muchacho que se viste de novia en la oscuridad del ropero,

ni contra los solitarios de los casinos

que beben con asco el agua de la prostitución, ni contra los hombres de mirada verde

que aman al hombre y queman sus labios en silencio. Pero sí contra vosotros, maricas de las ciudades, de carne tumefacta y pensamiento inmundo.

[ .

.

. I Enemigos sin sueño

del amor que reparte coronas de alegría.40

Los "maricas" son asesinos de la pureza de los sentimientos.

Nueva York esta hecha de <<alambre y muerte>>, <<los que no

trabajan>> mueren, los burgueses <<dan a sus queridas pequeños

moribundos>>. La muerte está por todos lados, la física y la

espiritual, Lorca se solidariza con las víctimas: <<el protagonista

se siente hermanado con todos aquellos que, como él, padecen una

situación de desamor manifestada en la obra por el tema de la

muerte. Una muerte física o psicológica, haciendo de Nueva York una

ciudad de muerte, porque en ella no hay amor>>. 41

Es claro que la descripción que el poeta hace de la ciudad

tiene como origen una problemática sexual y la necesidad de

liberación por lo que la obra toma tonos violentos y acusadores, se

revela ante una circunstancia incontrolable en esos momentos y las

40 Gracia Lorca, op. cit., p.531.

(33)

ruinas del desaliento no se hacen esperar.

La muerte como negación de la vida es la mimesis de la

del alma de Lorca, del duelo a muerte que sostenía con su

corazón y su poesía: <<con mi corazón. para librarle de la pasión

imposible que lo destruye y de la sombra falaz del mundo que lo

siembra de sol estéril>>. 42

Para el amor homosexual está negada la descendencia, la muerte

es símbolo también de esta limitación, la incapacidad de procreacón

es la incapacidad de sostener relaciones heterosexuales y ante la

necesidad del homoerotismo surge la frustración de la no

trascendencia, la muerte brota por la falta de amor. Resulta

oportuno preguntarnos entonces sí Lorca acepta realmente la

hosexualidad como necesidad del amor: < < E l cielo tiene playas donde

evitar la vida/ y hay cuerpos que no deben repetirse en la

aurora>>.

La reproducción asegura el futuro y en ese sentido la

homosexualidad no lo tiene, esta condición resulta ser para algunos

el castigo por alimetar relaciones contranatura, a Lorca le

atormenta este hecho, padece un martirio <<físico y mental que

desencadenaron en el poeta los s u d o r e s s i n f r u t o revelando la carga

autopunitiva de Lorca hacia su sexualidad invertida>>.43

El mismo Whitman consideró que <<ser varón equivale a ser

procreador. El "acto divino" era heterosexual y no había más que

42 Anthony L. Geist. L a s m a r i p o s a s en l a b a r b a : Una l e c t u r a d e

P o e t a en Nueva Y o r k . p. 5 4 9 .

43 Kerik, art. cit.

,

p.14.

(34)

hablar.44 Whitman dirigió su amor al cosmos y a los hombres, pero

no a le genitalidad, su poesía resolvió y purificó sus deseos.

Lorca recurre a Whitman quien convirtió <<el amor del cosmos en un

romance homosexual>>45 con la plena conciencia de que no se podía

<<forzar la mirada centellante de Dios para reparar en un amor tan

irrelevante desde el punto de vista de la procreación>>46

Para Garcia Lorca Whitman es <<Adán de Sangre>>47, padre y

madre, la sangre puede sugerirnos el momento de parir, o bien el

semen f e c ~ n d a d o r ~ ~ . Whitman pretendió hacer de su arte un <<líquido

seminal>>, sus poemas fueron <<frutos de su vientre>> y Lorca lo

reconoce en su <<Hermosura viril>> con el pene mutado en un <<poema

languideciente, tímido e invisible>>.49

La obsesión reproductiva fue otro aspecto que Lorca compartió

con Whitman, IIAdán oscuro11 cuya situación:

ES la de quien sufridor de una obsesionante y enfermiza sed de

procreación (casí,esencialmente femenina), se encuentra así mismo incapacitado para apagarla; esta incapacidad es total, el IIAdán

45 Ibid, p. 213.

46 Ibid, p.208.

47 Binding, op. cit. , p. 153 : <<La frase clave es seguramente "Adán de Sangre", en parte esto alude al status de Whitman como padre de la poesía americana, en parte a su aspecto físico en la última etapa de su vida (se parecía remarcadamente al Adán de

Blake), y en parte también al hecho de ser antecesor palpable de todos quienes creen en la validez del amor homosexual>>.

48 Ibid,p. 236: <<Hasta muy entrado este siglo se pensaba que el

semen era sangre mutada dentro de los testículos>>.

(35)

oscuro11 es impotente ante las rosas femeninas, mientras que su actividad erótica ante el "celeste desnudo" es por su misma naturaleza irremediablemente infructifera y quizá emocional y sociológicamente decepcionante. A pesar de esta insatisfactoria

existencia erótica, el amante lorquiano afirma su determinación a existir conscientemente en la realidad del mundo que le rechaza y en la del suyo propio y más intimo, enraizándose en ambos con todas

sus fuerzas. 50

50 J. M. Aguirre. El sonambulismo de Federico Garcia

-

p. 118.

(36)

NUEVA

YORK

Y

LA PROTESTA SOCIAL

Lorca vive y sufre la ciudad, la crisis erótica se yuxtapone

a la crisis social de Nueva York y se equipara con la denuncia

social. El "camarada" es el compañero de lucha y el compañero

sensual. Los cuerpos fuertes y hermosos ahora armonizan con el

concreto y el metal, la sensualidad está atrapada en la furia de

las máquinas, el poeta busca con brío lo rescatable.

Es esta organización extrahumana descubre la miseria y la

injusticia a niveles que sobrepasan su tolerancia, la crisis

sentimental que le azota favorece e intensifica la necesidad de

protesta, esto es claro en la Oda a W a l t Whitman que además de ser su <<propio manifiesto homosexual>> reseña las calles y el

funcionamiento de las mismas, en este paisaje atestado de

construcciones el poeta reconoce la esclavitud, el hambre, el

desempleo, el crimen, el bandidaje.

Lo Único espiritual que guarda Nueva York son los negros que

se suman al dolor de este mundo de contrarios. La oda es también la

crítica severa al sistema y enfrenta con versos a este y a todos

los espacios que se construyen con la explotación del hombre.

La Oda a Walt Whitman como gran parte de los poemas

(37)

preocupa del dolor que provoca y no comprende la belleza de la

libertad de la naturaleza, que también es libertad del hombre>>.5'

La naturaleza engloba al hombre y el equilibrio con su

ambiente, la sensualidad y el amor son el motor de éste, l a oda en

su inicio presenta esta dualidad al modo norteamericano:

Por el East River y el Bronx

los muchachos cantaban enseñaban sus cinturas con la rueda, el aceite, el cuero y el martillo.

Noventa mil mineros sacaban la plata de las rocas 52

En el Bronx <<están los americanos rubios, se siente como algo

sordo: como de gentes que aman los muros porque detienen la mirada,

un reloj de casa y un Dios a quien solo se atisba la planta de los

pies>>. 53

Los muchachos y los mineros trabajan con animo febril en este

barrio, son empleados de las industrias de l o s blancos insignia del

poder, de la explotación y la riqueza, los <<blancos del oro>>.

El canto y las cinturas de los jovenes, encantos de la

sensualidad de sus cuerpos están al servicio de la producción que

beneficiará a unos cuantos. Esta imagen previene la ruptura entre

la naturaleza y el cuerpo. En la ciudad industrializada el cuerpo

fuerte no es sensual, es el idóneo para enfrentar por largas

5 1 Pietro Menarini. Emblemas ideológicos de Poeta en Nueva

York. p. 261.

52 Garcia Lorca, op. cit., p.528.

s3 Lorca p o r Lorca. op. cit., p.228.

(38)

jornadas martillos y máquinas propiedad de los ricos, que con su

dominio crearon las diferencias de clase.

La razón tecnológica sostiene una batalla ventajosa con los

principios que dan dignidad a la existencia:

Cuando la luna salga

las poleas rodarán para turbar el cielo, un límite de agujas cercará la memoria

y los ataúdes se llevarán a los que no trabajad4

El poder que los industriales han dado a sus máquinas es

infinito, Lorca las percibe como enemigos con vida eterna que

rompen la unión entre el hombre y el cosmos. Las máquinas son el

eje principal de la ciudad, producen <<ríos de dinero>> para unos

y para otros son la única forma de sobrevir.

Ante el inevitable crecimiento tecnológico Lorca desea que

éste abandone su enemistad con la naturaleza proponiendo un nuevo

equilibrio entre la máquina y el hombre: <<Tú buscabas un desnudo

que fuera como un río,

/

toro y sueño que junte la rueda con el

alga,>>. Whitman tenía verdadera fe en el progreso.

Lorca comprende que las nuevas sociedades estan incapacitadas

para llevar una vida fuera del "progreso1I, el hundimiento de la

bolsa fue el recordatorio más claro de que el capitalismo había

triunfado, se convirtió en un Dios cruel que sacrifica a muchos y

premia a los elegidos. El crack de 1929 puso de manifiesto la

superioridad de la fábricas y el absoluto control sobre los

54 Garcia Lorca, op. cit. , p.528.

(39)

individuos:

Las consecuencias del hundimiento empezaban a adquirir proporciones gigantescas y alarmantes. Factorías cerradas; miles de obreros

esperando día y noche junto a los edificios, la tensión, la

pesadilla del hambre, el frío, la desesperación; luego las primeras reacciones, los primeros choques, las primeras víctimas. La policía y la Guardia nacional intervenían tempestivamente alprimer síntoma

de agitaciones. A comienzos de 1930 se promulgó un decreto en el

que se prohibía la permanencia de grupos delante de las factorías cerradas. Así pues, encuentran explicación esos obreros parados que gritan en la noche oscura de América. A s í se explica la presencia

de la sangre: sangre no ritual, sino históricamente real.55

los versos anteriores proponen una salida en un intento por

mostrar que el mundo no tiene porque ser siempre el mismo.

En los versos finales de la oda el poeta solicita el sueño de

Whitman, no tiene sentido la vigilia pues solo se podrá ver a la

naturaleza obligada a ceder sus espacios:

Duerme:no queda nada.

Una danza de muros agita las praderas y América se anega de máquinas y llanto.56

Whitman encarna la pureza del deseo homosexual y al mismo

tiempo al cosmos sacrificado por los inventos del siglo. La figura

del norteamericano surge en la necesidad del equilibrio sin

lastimar o otros para poder existir; él como parte de la naturaleza

está herido:

55 Menarini, op. cit., p.268.

56 Garcia Lorca, op. cit., p.532.

(40)

anciano hermoso como la niebla, que gemías igual que un pájaro

con el sexo atravesado por una aguja57

Whitman es el paisaje y la sensualidad lastimada que se extingue

entre los productos industriales:

[ .

.

.

] Dedos teñidos

apuntan a la orilla de tu sueño cuando el amigo como tu manzana con un leve sabor de gasolina.

Los elementos de la vida salvaje distinguen la brutalidad de

esta nueva forma de vida; por un lado Whitman es aquella especie

que se extingue, la que sugiere libertad e inocencia, lo opuesto

son los "maricas" y los burgueses que se identifican con: <<la

muchedumbre de gritos y ademanes

/

como los gatos y como las

serpientes>> . 5 8

La armonía de la ciudad consiste en luchar y devorar lo animal

y 10 humano. Larca coincide con Lautréamont en la visión de la

ciudad y SU comunidad:<<la bestialidad del hombre excede a la de

las bestias. Larca vive al hombre tecnológico en una relación

agónica con las criaturas del mundo -a la vez, verdugo y víctima de

ellas>> . 5 9

Julio Calvifío Iglesias es de la opinión de que la preocupación

de Larca por la enorme distancia entre la naturaleza y la

57 Ibid, p.529.

58 Ibid, p. 529.

59 Higginbotham, op. cit., p.310.

(41)

civilización convierte a P o e t a en Nueva York en una: <<remitologización de la naturaleza en términos teológicos-

sacralizadores frente a la "ideotización" del espacio urbano y su

lastre mercantilista>>.m

La injusticia puede percibirse en casi cualquier parte de la

ciudad. Lorca se resiste a aceptar que éste sea el Único destino

del hombre.

Nueva York como granada oculta una raza que aunque ha sido por

siglos esclavizada conserva la originalidad natural de los gitanos,

los negros han estado al margen de la tecnología, son víctimas de

ella, pero su espiritualidad y sensualidad no han sido alteradas.

La Oda a W a l t Whitman concluye con la presencia de l o s negros.

El poema desde el inicio va mostrando la alienación de la vida

enmarcada con la figura de los llblancosl'. Los negros, extensión de

la naturaleza, concluyen el recorrido con las únicas palabras

esperanzadoras, Whitman, los negros y Lorca se unen a la plegaria

porque la justicia arribe:

Quiero que el aire fuerte de la noche más honda quite flores y letras del arco donde duermes,

y un niño negro anuncie a los blancos del oro la llegada del reino de la espiga.61

Los negros son la verdadera antítesis de la burguesía,

están inmersos en la libertad instintiva, en la ingenuidad y en la

Julio Calviño Iglesias. P o e t a en Nueva York como m e n t i r a m e t o n í m i c a . p.519.

Garcia Lorca, op. cit., p.532.

Figure

Updating...

References