GUÍA DEL BUEN AMOR,PARA CHICOS

Texto completo

(1)

PARA

CHICOS

LA GUÍA DEL BUEN AMOR

o cómo prevenir el contagio de la violencia en la

pareja

Tienes en tus manos una sencilla ayuda para saber y actuar contra una epidemia social llamada VIOLENCIA DE GÉNERO y VIOLENCIA MASCULINA CONTRA LAS MUJERES. Le llamamos así para que sepamos con claridad a qué nos vamos a referir, y para que, como hombres, estemos prevenidos para reconocerla y evitarla. Esta es una lacra muy antigua que se arrastra y permanece aún en nuestra sociedad aparentemente tan moderna. Y lo peor es que se sigue contagiando entre los chicos más jóvenes, como tú y como yo, y sigue afectando a las mujeres de todas las edades, no sólo a las mayores y sin recursos personales ni económicos.

En gran parte está en nuestras manos -en las de los hombres de todas las edades, pero sobre todo de los jóvenes-  el parar este contagio, porque lo causamos y lo propagamos nosotros como el de cualquier otra epidemia, así es que vamos a proporcionarte algunas pistas para NO CAER EN LAS TRAMPAS MACHISTAS.

Los hombres que practican violencia contra las mujeres surgen de todas las capas sociales y culturales. Parece mentira, pero hay todavía muchos que deseamos que nuestras fantasías se cumplan, fantasías que tienen que ver casi siempre con la conquista y posesión exclusiva de un cuerpo bellísimo de mujer, con su disponibilidad  para nuestro exclusivo servicio sexual y doméstico y para colmar nuestros deseos.

(2)

te vamos a prevenir de otras violencias masculinas: las que actuan contra nosotros mismos y en las que los que salimos perdiendo somos precisamente nosotros.

Muchos hombres de todas las edades no estamos dispuestos a ver a las mujeres como seres humanos completos y equivalentes a nosotros, con sus cuerpos diversos y sus mentes pensantes, con libertad de elección, con capacidad de decisión sobre sus vidas, con deseos y necesidades propias de ellas o ajenas a nosotros. Con esta actitud les pedimos, aun sin darnos cuenta, que renuncien a sus proyectos en beneficio de los nuestros, pensando que con tenernos a nosotros lo tienen todo.

No en vano nuestros juegos tienen que ver mucho con conquistas, victorias y rescates, con aventuras casi imposibles y héroes irreales, guerras, derrotas, etc... Nuestras diversiones y entretenimientos no suelen tener huecos para las confidencias ni para la expresión y el relato de nuestros  sentimientos. Esto lo consideramos “mariconadas” y nos da la impresión de que nos hace vulnerables y frágiles y que si dejamos que se note lo que sentimos, perderemos lo más preciado de un hombre: el poder,  la fuerza y el dominio.

Pero, en realidad, el no hacer esto nos aleja de relaciones interesantes, tanto entre nosotros como con las chicas. No nos damos cuenta de que el contacto con ellas nos puede dar otra dimensión de las relaciones humanas: la ternura, la empatía (ponerse en lugar de la otra persona) y la intimidad, como un lugar de equilibrio para compensar nuestras agotadoras  hazañas, reales o imaginadas, con las que siempre estamos flipando.

Como nosotros jugamos a pegarnos y a derrotarnos, cuando empezamos a interesarnos por las chicas, no sabemos qué van a esperar y a pedir de nosotros y, por si acaso, nos dedicamos a calcular sus medidas corporales, a hablar de ellas diciendo groserías y a inventarnos historias medio porno que nos montamos con la más buena del grupo.

(3)

En esta guía vamos a tratar de abrirte los ojos para que tú no seas uno más de los hombres que consideran a las mujeres como objetos: bellos, sexuales, perversos, útiles o pesados, pero objetos al fin y al cabo. Claro, si un objeto no me sirve o no me gusta, puedo tirarlo, romperlo o apartarlo, intentarlo arreglar o arrinconarlo. Y eso es lo que solemos hacer con las chicas si las consideramos como objetos y olvidamos que nosotros somos personas como ellas, aunque sean distintas, diferentes. Ellas son sujetos y protagonistas y por tanto deciden sobre sus vidas.

Las chicas y las chicos actuales nos criamos juntos: en la escuela, en los parques, en el tiempo libre, en la calle, en las casas. En apariencia nos educamos igual, pero en la realidad ellas y nosotros adquirimos costumbres y gustos diferentes, que nos vienen por muchos sitios (publicidad, series, películas, revistas, modas) y que nos hacen jugar y realizar nuestras actividades preferidas en grupos no mixtos. Ahí desarrollamos formas de relación amistosa bastante diferente: las chicas hablan y hablan, se fijan unas en otras, se critican, rivalizan, pero cuentan con que sus amigas del alma nunca les fallarán. Nosotros compartimos actividades de acción, deporte o juego, nos medimos, competimos y nos peleamos aunque luego seamos muy colegas y nos vayamos a tomar cervecitas juntos.

Pero, ¿no crees que ya que estamos juntos ellas y nosotros en tantos sitios y durante tantos años, podríamos aprender a conocerlas mejor? Cuando empezamos a gustarnos chicos y chicas, no hablamos los mismos lenguajes, ni las comprendemos, ni entendemos que les gusten los detallitos y las palabras bonitas como pruebas de amor. Ellas quieren que las escuchemos y nosotros simplemente nos las comemos con los ojos.

Cada edad trae lo suyo y cuando somos muy jóvenes no hacemos mucho caso a nadie, salvo a nuestros colegas o a nuestros líderes de grupo o mitos sociales. Sus palabras, comportamientos y opiniones son lo único cierto e interesante para nosotros y así seguimos propuestas y ejemplos  de otros, antes que reflexionar para elegir lo nuestro.

(4)

En el Consejo de la Juventud somos un grupo de jóvenes que nos organizamos para hacer oir nuestras voces y tener influencia social y por eso te pedimos que leas atentamente nuestros comentarios y sugerencias. Deseamos  así contribuir a que las mujeres y los hombres nos tratemos como iguales y a que no permanezca el dominio de unos y la sumisión de otras y desaparezca por tanto la violencia masculina contra las mujeres.

UNA CUESTIÓN DE FELICIDAD PERSONAL Y

DE ÉXITO SOCIAL

¿Cómo vamos a pensar que una persona o un grupo humano sea feliz y triunfe si hay miembros que se relacionan violentamente? ¿Alguna vez hemos soñado que nuestros amores significaran competitividad, guerra de sexos, propiedad privada de las personas, malos tratos, humillaciones, miedo y culpa? Seguramente no, pero como no solemos pensar en ello, nos podemos ver envueltos en este tipo de relación, si no cuidamos nuestra actitud y nos dejamos llevar por modelos no deseables, pero muy repetidos.

ESO NO ES AMOR.

(5)

DIAGNÓSTICO: UN JUEGO NADA

DIVERTIDO Y UNA EPIDEMIA MUY

PELIGROSA

En este apartado vamos a llamarle a las cosas por su nombre, de forma bastante directa y con palabras fuertes. Es lo contrario de lo que suele hacer la tele con nosotros los jóvenes, que es aplaudir toda clase de tonterías que hagamos y de riesgos inútiles que corramos, mostrándolos como muy divertidos (recordemos algunos anuncios de cervezas, de coches y de móviles donde aparecen chicos que se divierten mucho haciendo chorradas y así nos representan como si fuéramos idiotas o descerebrados). Como nosotros nos respetamos mucho vamos a hablarnos sin tapujos, de forma directa, con claridad.

Los chicos aprendemos entre nosotros, a través de lo que hacemos juntos y de los juegos, imágenes, películas, series, etc... que lo mejor del amor es lograr tirarse a una tía buena y que de este modo la poseas, la hagas una  mujer sólo tuya que no te pida nada a cambio y hasta es posible que la vuelvas loca y no pueda vivir sin ti, mientras tus amigos se mueren de envidia.

¿Crees que este tipo de amor produce felicidad, seguridad y éxito?

(6)

Esta es la razón principal por la que muchos hombres maltratan a “sus” mujeres, sean éstas novias, esposas, madres, profesoras, amigas o hermanas. Jugar a divertirse con la “guerra” (ganar o perder) nos hace insensibles a la agresividad  -incluso  creemos que es una forma segura de relación- y por eso la practicamos continuamente sin darle importancia. Como aprendemos esto con bastante naturalidad, luego nos dedicamos a ejercerla con las mujeres que nos quieren, pues las consideramos débiles y casi estamos seguros de que no nos la van a devolver. Por eso la violencia masculina contra las mujeres está considerada como una epidemia, pues en vez de frenarla y ponerle remedio nosotros, -que somos quienes la producimos-, o le quitamos importancia, o la tapamos o pensamos que eso es cosa de unos pocos tíos medio piraos, que no controlan el alcohol o las drogas o que se pasan “un pelín” y que yo no me voy a pasar y voy a controlar en todo momento. Y no es así. Los sujetos que protagonizan estas violencias son hombres de todas las edades y niveles sociales y culturales. Las mujeres que la padecen también. Así es que yo mismo puedo ser uno de estos maltratadores o tener algún amigo cercano que  haga estas cosas. Y si es así, tengo que llamar a estas cosas por su nombre y ponerles remedio porque pueden acabar destrozándome a mí y, por supuesto a mi chica.

 

TRATAMIENTOS Y REMEDIOS

Una vez que conocemos la existencia de la epidemia y algunas de sus causas, vamos a pensar en un tratamiento para curar el mal y que no se extienda. Este mal es perjudicial para las mujeres, desde luego, pero para nosotros también, pues cuando somos violentos no nos podemos relacionar con normalidad, disfrutando del contacto humano a tope. También nos destinamos a la incomunicación y en algún momento se nos calificará de delincuentes si se nos va la mano.

(7)

Vamos a darte algunas pistas para tratar a las chicas como tus iguales, es decir, como personas completas, -ni inferiores ni superiores, sino diferentes-  sean o no pareja tuya.

APRENDE A ESCUCHARLAS: cuando una chica dice NO es que NO, no es que quiera que insistas, a no ser que tú la consideres mal si te dice que sí a la primera.

CONSIDÉRALAS PERSONAS COMPLETAS: ellas tienen cuerpo, mente, valores humanos  e iniciativas sobre su propia vida. También entienden sobre bastantes cosas, así es que hay que reconocérselo.  PIENSA QUÉ APORTA UNA MUJER A TU VIDA: si ello es

importante para ti, hazla a ella importante. Una buena ración de autoestima es la base de un buen amor, porque ninguna de las dos partes tiene por qué sentirse insegura de la otra.

RESPETA sus decisiones y ATIENDE a sus razones, sin intentar convencerla de mala manera para que diga sí por no discutir contigo y así salirte con la tuya.

VALORA lo que ella hace, lo que le gusta, sus propuestas y sus fantasías. Puede ser un orgullo para ti el tener una novia lista y con buenas ideas, no sólo el que esté buena y tú hayas logrado conquistarla. Las chicas no son un castillo ni un territorio del bien o del mal para tener que asaltarlas, domarlas y someterlas.

Y ahora, vamos a echar una mirada a los mitos más frecuentes que circulan entre nosotros:

o CON UNA MOTO Y UN BUEN POLVO, las tienes a tus pies. o TODAS LAS TÍAS SIRVEN PARA “LO MISMO”: Esto es una

idea que lleva a la violación con facilidad y, desde luego, impide tratarlas viendo sus cualidades humanas y diferenciándolas.

o SÓLO QUIEREN ATRAPARNOS y PARA SIEMPRE: son unas

románticas, que sólo esperan entrega total. Agobian. Te quieren cambiar. Se hacen las buenecitas y luego te traicionan.

o SI TE DEJAS TE MANEJAN y luego... prepárate que ya no te

sales de sus redes.

o CON LAS CHICAS NO PUEDES HACER LO QUE TE

(8)

o LOS HIJOS SON DE LAS MUJERES, así es que si se quedan

embarazadas, allá ellas, a mí que no me vengan con el rollo del condón ni con el de la paternidad responsable.

o SE HACEN LAS ESTRECHAS PERO ESTÁN DESEÁNDOLO,

así es que forzando un poco... se consigue. Esto es una de las formas más frecuentes y menos denunciadas de violación, aunque te parezca fuerte llamarle de este modo.

¿Crees que todo esto es verdad? ¿Y crees que así funciona con todas, como para que lo generalicemos?

¿Qué deberíamos hacer, cuando estamos en grupo, para que estas falsas ideas no sigan circulando?

o CONTRADECIR LOS MITOS ANTERIORES, buscando

ejemplos reales que los echen por tierra.

o NO REIR LAS GRACIAS MACHISTAS, ni contestar con

silencio a los más chulos, porque así se crecen y repiten.

PILLAR LAS HISTORIAS SEXUALES FALSAS QUE NOS CUENTEN , descubrirlas y reirnos de ellas.

NO TAPAR a ningún colega cuando trata de hacernos cómplices de alguna conducta violenta.

TENER ALTERNATIVAS DIVERTIDAS Y NO AGRESIVAS A MANO, para proponerlas en momentos de aburrimiento, antes que ponerse a ver una peli porno o ingeniar alguna barbaridad.

INTENTAR hablar con las chicas, para averiguar qué esperan de un chico y qué valoran en nosotros.

OBSERVAR sus comportamientos con detenimiento, para poder conocer la variedad que se da en ellas.

INTERCAMBIAR nuestras dudas y experiencias de verdad, entre nosotros y con ellas.

(9)

VALORARLA en su integridad y de forma equilibrada: su personalidad, sus ideas, sus aptitudes, su carácter, su físico.

DESEAR SU BIENESTAR, ÉXITO Y FELICIDAD, cuando está conmigo y cuando no lo está.

CONTAR con ella en mi vida: sus opiniones, su compañía.

HACER PROYECTOS interesantes en conjunto. Nada de lo que ocurra en mi pareja me es ajeno.

RESPETAR sus decisiones respecto a estudios, profesión, empleo,  amistades, aficiones,  tareas,  proyectos, lugar o forma de vivir.

APRENDER A NEGOCIAR, sin ánimo de victoria total. Siempre podemos ganar un poco y perder un poco, pero de este modo nuestros pactos serán duraderos y nos darán seguridad.

CUMPLIR LA PALABRA. Conseguir que se fíe de mí y yo de ella. Esta es la mejor medicina contra los celos: la lealtad y la confianza.

Y todo aquello que se nos pueda ocurrir de ahora en adelante.

¿Por qué crees que la violencia masculina contra las mujeres continua y no para de crecer?

¿Qué podríamos hacer los hombres para que esto pare?

Ya te hemos dado algunas ideas prácticas, pero además queremos contarte otras cosas más generales, que te pueden ayudar también a encontrar soluciones.

LA TESTOSTERONA no explica que unamos la idea de masculinidad a la de violencia. Todo se aprende y se desaprende.

EXISTEN HOMBRES NO VIOLENTOS, amables, cariñosos, tiernos y cuidadores, que son tan hombres como los que más, que les gustan mucho a las mujeres y sin embargo escasean.

(10)

la fuerza. Y también imitamos lo que vemos o hemos vivido y nos hacemos cómplices de estas cosas con facilidad, porque las disculpamos en vez de rechazarlas y denunciarlas.

EXISTE UN MOVIMIENTO DE HOMBRES POR LA IGUALDAD DE GÉNERO. Es bastante reciente y ellos tratan de estudiar y demostrar que no tiene nada que ver la hombría con la violencia y que los hombres debemos aprender a expresar nuestros sentimientos y a compartirlos entre nosotros y con ellas para encontrar soluciones no violentas a los conflictos humanos, entre nosotros y con ellas.

LO QUE NOS DISTINGUE a los seres humanos de los animales es la razón, las emociones y el lenguaje. Así es que con estas tres herramientas podemos comunicarnos mujeres y hombres, de forma afectuosa y eficaz: estimarnos y entendernos.

 

OTRAS VIOLENCIAS MASCULINAS

Los varones somos los actores principales de las acciones violentas en el mundo: sujetos protagonistas y objetos. Los causantes y las víctimas. Sobre todo los jóvenes. Pensemos en peleas, venganzas, asesinatos, guerras. Somos la mayoría de presos y delincuentes.

También somos la mayoría de cabecillas de grupos mafiosos,  usuarios de pornografía, clientes de la prostitución, provocadores y víctimas de accidentes, acosadores sexuales, drogodependientes, proxenetas y protagonistas de acciones  de riesgo gratuito.

(11)

programado y que puede elegir un proyecto de vida diferente y que se salga de la herencia  machista de los llamados papeles masculinos.

¿Eso estaba bien antes? a lo mejor para nuestros abuelos, a quienes se les decía que tenían que controlar y corregir el comportamiento de sus mujeres para guardar su honor. ¿Crees que eso mola hoy en día?

Si no cambiamos el chip y empezamos a disfrutar de la vida de otra forma, poca felicidad vamos a encontrar, porque a muchos de nosotros, en el fondo, no nos va eso de tener que estar siempre demostrando que somos más que el otro. Lo que pasa es que muchos disimulamos para que otros no se burlen y entramos en un juego muy peligroso y desagradable que, como es forzado, acaba con nosotros o nos rompe la vida, pues nos hace muy agresivos, frustrados y vengativos.

Las mujeres no tienen nada que ver en estos juegos de machitos, así es que no las impliquemos. Ellas han cambiado bastante desde sus abuelas hasta ahora, por eso son más libres y desean descubrir y hacer muchas cosas que les estuvieron prohibidas y no desean hacer otras que les eran obligadas.

¿Y nosotros, hemos cambiado también las actitudes machistas que tenían nuestros abuelos y que se consideraban bien en otros tiempos? ¿Estamos dispuestos a cambiar tanto como ellas han cambiado para encontrarnos en el mismo barco?

¡¡¡A ver si poniendo en práctica todas esta buenas ideas y aislando a los violentos, podemos hacer desaparecer la epidemia de violencia que tanto nos afecta  y nos infecta!!!

Si no hacemos nada, en realidad estamos colaborando para que todo esto continue.

(12)

Vamos a  proponerte aquí algunos datos útiles que completen lo anterior y que puedes pasar a algún amigo o conocido que lo necesite tanto o más que tú.

DIRECCIONES

RECURSOS

DATOS Y ESTADÍSTICAS

                                         

ESCRITOS SOBRE AMORES ENGAÑOSOS: UNA

PEQUEÑA MUESTRA

(13)

El amor te convierte en rosal y en el pecho te nace

esa espina robusta como un clavo donde el demonio cuelga su uniforme

Al tocar lo que amas te quemas en los dedos, y sigues sigues hasta abrasarte toda;

después,

ya en pie de nuevo, tu cuerpo es otra cosa

...es la estatua de un héroe muerto en algo al que no se le ven las cicatrices.

FRAGMENTO

....porque has deshilachado mi ternura,

porque yo era un puercoespín sin púas aparentes y una tarde me crispaste los pinchos

y en las sienes

(14)

como balazos tu frustración de siglos, me rebelé, por suerte, y salí suelta corriendo, lentamente, pero corriendo, a donde nadie fusile mi ternura.

Gloria Fuertes. “Pecábamos como ángeles. Gloripoemas de

amor”.

   

SOY EL REVÉS DE MI YO

Soy el revés de mi YO,

de todo lo que digo y lo que quiero.

Me he desnudado de mi ser cansado

Como el que cumple un ritual que a nadie importa.

Desde dentro de mí me estoy huyendo.

Tengo sed de otra agua, de otro espacio

que dé el tamaño exacto de mi imagen.

¿Dónde ocultar mis ojos de esta escena?

(15)

He empezado a abstraerme al borde de mí misma.

El camino se acorta, me atropella

y  mis pasos empiezan a ser otros.

Mª Teresa Cervantes. “Sin testigos”.

 

...¿Qué importa que tenga tal o cual aspecto?

¿Por qué se tortura mirándose al espejo?

¿Es que realmente no es más que un objeto

a disposición de los ojos de los hombres?

¿Es que no sabe ser independiente de su aspecto, al menos

tan independiente como cualquier hombre?

Milan Kundera “La Despedida”

“Las relaciones humanas sólo empezarán a evolucionar de

manera positiva cuando las mujeres sean individualmente lo

bastante fuertes para llegar a ser poderosas

colectivamente”

(16)

ternura) era equivalente a la persecución de un “objeto

apropiable y utilizable, independiente de las personas”; se

buscaban como se busca un libro o un baño caliente después

de un paseo, acompañada de impacientes instrucciones

(“levanta las piernas, abre la boca”) y un embotamiento de la

propia sensibilidad, su adulteración era todavía más brutal.

“Un hombre siempre puede descargar su atrofia emocional en

la vagina de una mujer sin percibirla como persona”, sin que

ella pueda eludir en el fondo su subordinación a él. En efecto,

el coito es sólo el tributo que ella paga a cambio de la

seguridad, la protección y el reconocimiento social...”

...”¿Cuándo empezarán los hombres a hablar con otros

hombres de su vida personal, a tocar a otros hombres cuando

deseen sentir el calor de una persona humana?

Para

eso están

las mujeres, actúan como amortiguador entre los hombres

que, solos, se despedazarían. Las mujeres hablan con mujeres

y con hombres. Si sólo se relacionan con mujeres enseguida se

las considera enemigas de los hombres, pero son los hombres

quienes se niegan a relacionarse con otros hombres, quienes

actúan como enemigos de los hombres...”

Verena Stefan. “Mudas de piel”

SI PUDIERA MIRARLE A LOS OJOS

¡

para

mirarle a los ojos!

Si pudiera acariciarle

(17)

Si pudiera besarle

¡

para

besarle!

Si pudiera recorrer las líneas de su cuerpo

¡

para

recorrer las líneas de su cuerpo!

Si pudiera acostarme a su lado

¡

para

acostarme a su lado!

Si pudiéramos encontrarnos

para

vernos,

Si quisiéramos mirarnos

para

descubrirnos,

¡Qué revolución!

¡”Abajo el coito”!

Verena Stefan. “Mudas de piel”

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...