DE LOS ESTADOS BE

122  19  Descargar (0)

Texto completo

(1)

, .

.

I

P

r

i

r

Ii

r i

i

r

L

r

L

r

L

r

L

PRESENTAN :

Mm.

José Carlos

castelleda

Reyes

Alumnos

de

fa

Licenaatum

en

Hislwie

Junio

de

1997

/

(2)

17 de abril

de

1997

A

í A S

AUTORIüADéS CMLES Y MILITARES

DEL

D.F.

Y

DE

LOS ESTADOS

BE

knéxiC0,

PUEBLA Y

VERACRUZ

P R E S E N T E

s

En

e8pera de

conEer

con

w

v a l ¡

.poyo,

quedo

de

usted.

A T E N T A M E N T E

"CASA ABIERTA

AL

TEMPO

Coorcii&

cie la Licbnciatura

en

Historia.

UNl@lMlztlyAuIA

(3)

i

I

i

P

-

F

L

c

c

c

c

r

L

"Yca itocatzin in

Dios

Tetatzin, ihuan

Dios

ipiltzin, ihuan

Dios

Espíritu

Santo,

Ma yuh

mochihua. Ye Ncan tic acoquic tic meliahua inin

papalotl,xic mocelilican

ic

mochicahuazque in te

pilhuan

ipampa

imahuiztiiilocatzin in to altepepixcatzin Can Juan

Bauüsta,

ianiman

tic te

ixpatia inique tlanextin, mo te ixpantia chipauhcayotica in ipilhuantzintzin

San

Juan

Bautista Ncan

tla xochi

mana

tla

xochi tepehua itech

in

moxochi

caltzin, nozo itech

in

xochi caltenti, ipan cecen xictlapohuaUi

tla

mahuiztilia itech

inin

altepetl in aquique tlalnamique nozo aquique

tlaneltoca, notehuan ni quin motlahuhkilia in

quezqui ahuacatzitzin

metztoqui in ilhuicac,

m a

xic mopakhujlican icuac patlantoque ixco

yeyecatl, ica

ye&

m a

tlamahuiztiiican

m a

cam0 tlen impan mochihua"

cuctzintli ipan paquizqui inique

mi

tothimi

ihuan

tic

temactia

- i n i n

("Jh

el nombre de

Dios

Padre

y

de

Dios

Hijo

y

de

Dios

Espíritu

Santo,

así

sea. Ya aqui

lo

alzamos

lo enderezamos este

palo

en que

gusten

estos bailadores y

lo

entregamos este ave que

lo

reciLmn

para

darles

fuerzas

a

tus

hijos

por fiesta "vener&6n del pueblo o pa-

Can Juan Bauüsta

luego

lo

presentamos estas

luces, que

se

presentan limpios o castos los

hijos

de Can

Juan

Bautista aquí adornan con flores o regando

flores

en

tu

santa

casa o en este atrio, en cada año lo

festejamos

en

este pueblo los que

se acuerdan

o

los que creen,

y

también

les

rogamos

todos los ángeles que

están

en el cielo que los ayude cuando estén volando en el viento que

lo

hagan

con

respeto

que no les pase

nada").

"Oraciones del

cuito

del volador", recogidas

por

Bodíl

Christensen,

apud Lorenzo Ochoa,

ed., Huaxtecos

v

totonacq

Mexico,

CONACULTA,

1990:

97-98.

(4)

PALABRAS PREVIAS

i c

i

r

- 6 -

c 1

L

Rendimos

aquí e1 informe en torno a la práctica de campo que realizsmos ai

d

o

de

Veraauz

losdías 18 al 20 de abril del pmente año, como parte de Ias

ccctividades

académicss que

realizamos dentro del CUTSO “Historia de Mesoaménca” que impgitimoS durante el periodo 97-1

Conderamos que esta

nueva

actividad

fue

muy valiosa para prohuiizar e ilustrar ciertos

aspectos del curso de referencia. Hubo una amplia pariicipación de los estudiantes que asistiexon a

esta

actividad

académice, lo cual se refleja también en el presente infome. Esperamos seguir contando con el apoyo de las autoridades de la Universidad Autónoma Metropohna, Unidad

para 0ontMuar realizando este tipo de pro%ramas de

esaidio

de indudable beneñcio

para los aimnos de la Licenciatura en Historia.

I

José. Carlos Castsileda Reyes.

r

L

r

(5)

L

OBJETIVOS

DE

LA

PRACTICA

DE

CAMPO

L

c

r

i

L-

r

L

f

c

c

c

r

L

f

t

c

I)

Estudiarán

a

algunas de

las

principales manifestan 'ones arqueológicas (arquitectura, pintuq

escultura,

lzakmhio, cosaunbresfuneranas '

,

cerámica, etc.) de las cultunrs ant@uas de Veracniz, concretamente de las

regiones

norte, centro y SUT (áreas huasteca, de la

culturas

Clásicas de Veracnu y totonaca y olmeca),

en

zonas

arqueolbgíaw y a tm& de la

visita

al Museo de Antropología de Jalapa.

2) Analizarán las caracteristicas de la arquitectura mesoamericana en

la

zona de referencia,

comparándola con

la de otras regiones mesOamencanas, específicamente

la

dei Aitipiano central.

3) Participarán en esta actividad académia

a

través de la

exposición

de ciertos temas coimetos en apoyo a los recorridos que se reaiicen en el museo y

las

zonas aqudógicas que se visiten.

ITINERARIO

Primer

día:

Saüda

de la

UAM-I

a

las

8:Oo ius.,

con

nimbo a la ciudad de Jalapa, Veracnu.

Visita al

Museo

de Antropologia. Se

pasa

la noche en esta ciudad.

!kgundo día: Salida a las 8:OO ius., con destino al sitio de Cempoaia. Posteriormente,

visita de

las

mnas arqueológicas de Quiahktíán y

Las

Higww. Llegar a la

pobiación

de Tecohitla, para pasar

la

noche aquí.

(6)

r

c

L

r

i

t

r

L

P

c

f

Tercer día: Salida a las 8:OO

h.,

para

visitar

las zonas

arqueobg¡w

de Tajín y Castillo de Teayo.

Regreso

a

la

Ciudad de

México.

I-

Mu

SEO ANTROPOMW;ICO

DE

JAWPA.

DIrccciBii: AvenidaJalapadn, Jalapa,

Veracruz.

Etimología de la ciudad de Jalapa:

La

palabra Jalapa proviene de la unión de

los

vocablos “XIW

-

arena- y “apan”-manantial o

no-:

“manatial

en

la

arena”.

übhciióa: Situada en la vertiente norte del Cofk de Paote, al sur del Cerro de

hkdtepc

en

un terreno muy niclinado entre

las

amam de

los nos

Actopan y

La

Aiitigua,

localizada

geográiiamente a los 19.31.35 de latitud norte y %.54.51 de longitud oeste del

d a n o de üreenwich, y auna

distanaa

de la ciudad de

México

de 330

km

y a 119 del pierto de

Veracruz

La

ciudad de Jalapa es u118 de las poblaciones más antigüm del estedo de Veascniz;

en

el sigloxN seestabkieron

en

la

región que w p a actualmaite

la

ciudad cuatro grupos

indígenas:

totonacas,

chichimecas, toltecas y teochichimecas fundando cada uno los poblados de Xaüistic, TecttaPan, Teaianapan y

Tlanecallan.

Estos se unieron con el paso del tiempo fwmmdo una sola población, la cual recibió el nombre de

Xaiiap

import.aui dd Museo:

Alberga

testimonios de

las

culhuas Preirispáapms

.

estabiecidas anteriormente en la zona de la

Costa

del

Golfo

de México,

la

cual “de acuerdo con

los

estudios

arquedogicos (,,)

fue

oaipada primero por

una

serie de grupos agricdas que tal vez,

r

L

(7)

L

r

L

L

r

c

c

f

r

L

imgüístiuunente se derivaron de

un

tronco común pero que

con

el

tiempo

se heron

difaaiciando

en

ahnu locales, como

las

de Pánuco, Remojadas,

La

Ventay otras

más,

vino des@ la integración de

las

culturas clásica del

Centro

de

Veracruz

y la cultura huasteca y

al

final los totonacas, quienes entraron

en

contacto con los espaaOies” (Román

Piaa

Chán,

1967).

CROQUíS DEL MUSEO

El

hilrtseo

fue fundado en

1960 a instancias de Alfonso Medellín Zenil y

cuenta

con

un acervo de

más

de 25000 piezas originales. El edificio que

ocupa

en

la

actualidsd funciona desde 1985 y

fue

“diSeAad0

por Sagio Torres Tomija y cuya museografia se

debe

a Iker Lavrauri.

Estas

pieuis no solo reñejan la capacidad

creadora

de dichas

escultunis

Si0 su gran desarrollo ci&co

-tambien-.

Provienen

de

dichos lugares: San

Lorenzo

Teriochtitlan, Las Limas, Tres Zapotes, Potrero Nuevo, Cerro de las

Mesas,

El Zapotal,

Cotaxtla,

Remojadas, Isla de S d c i o s ,

Tajín, Xico,

Cado

de Teayo, Amatlan, Temporal y

Pánuco”(Adriana

.

.

cemPoa4-

Malvido Amaga, 1987).

El

Museo

esth constituido por diversas salas, patios y galerías que,

como

ya se dijo,

aherganeiemmtos de los sitios más qmenWivos de

las

culturas del área del Golfo de México.

En

el ala inicial encontramos un mapa en

el

cual encontramos la ubicación de los principales sitios arq~lógicos del estado de Veracniz además de un cuadro m m i ó ~ que

muestra

el

desenrohrllniento de las principales culturas venicnvanas.

El área del

Golfo

se encuema dividida

en

tres

regiones

fundainentalmente, y las cuales son las que se encuentran

representadas en

las salas de este

museo:

a)

La

Huasteca, que abarca

en su áreamciear el sur de Tamaulipas y norte de Venrcniz; b) La zona

delas

aiiauaS

del

Centro

de Veracruz

-

cuyo máximo exponente es el sitio de Tajín; región en la 4, en

una

fecha tardía

penebltron grupos totonscas (hacii el 700 u 800 D.C.) procedentes del

Golfo

de

México

y, c) la

zona o b(sur de

Veracruz

y norte de Tabasco)

(8)

r

i

r

i

Li

r

i

r

L

r

i

r

L

r-

L

r

L

i:

c

-

I-

a)

Area

Huasteca: Castillo de Teayo, es un sitio huasteco reocupado posteriormente

por

grupos procedentes del Altiplano

Central,

frnidamermtalmaite

tdteces Como es sabido aun cuando la parte cmtd de la cultura hasteca se desarrolló en tomo a la región del no Pánuco,

dicha

zona

se saiende hacia regiones de los estados actuaies

de

Q u e r h , San Luis Potosí y

Puebla.

Lo

propiamente

huasteco

data del período Posclásico, sin embargo y de acuerdo a autores como

Garcia

Payón

y Medelh Zed, se dice que las tradiciones culturales

huastecas comenzaron

a desamollarse desde el Preclssico ( fases Pavón, Ponce y

Aguilar).

Durante el Posclásico es cuando se da

la

mezcla entre los huasteco propiamente dÑho y los elementos

del

Altiplano. El resultado de esta fusión más representativo es el mencionado Castillo

de

Teayo.

b)

Area

culbnai del

Centro

de

Véracruz.

El sitio

de

Santa Lucia ubicado en esta

uwa

ha arrojado recientemente datos importantes acerca de los primeros asentamientos que aparecieron en la Costa del Golfo (preclásico Superior). El sitio

del Tajin, zona arqueológica más importante del estado de Veracniz, y que se desarrolló durante

un extenso período de tiempo tuvo su origen

con

los hutstem quienes fimdaron propime& el sitio aunque este se vio posteriormente ocupado

por

grupos totonacos. Otros sitios totonacas importantes

son

Cerilpoala, que durante el Posclásico

dcanzh

su mayor esplendor; Qmhudm,

Las

Higueras -sitio famoso por sus pinturas

murdes-,

Misantla, Vega de la Peña

-

todos ellos en suelo veracnuano-

. .

El sitio

de

La

Mojarra

es

importante por la valiosa cantidad de datos que se han estado generando a partir del descubrimiento de la ya famosa Estela de la Mojami que perece ser

la

inscripción más Ant¡@ de MesoamenCa Tlalizcoyaq El Sapo y El Cacuite, tambii son sitios mg>ortantes por los restos de

material

cerámico y por

las esculhuris

en barro que ahí se han encontrado. El sitio de

Remojadas

que data también del

Preclásico

es

también importante debido a los hallazgos cer8micos.

Dicha

cultura es

la

m$s rq>resentattva

.

delPrec.dBsiooveraauzano,las

d t u r a s y la cerámica de El Zapotal, sitio mcluido en la tradición de

Remojadas

dan cuenta del a d o grado de desarrollo de esta cultura

r

(9)

i

r

L

r

L

c

c:

r

i

r

I

c

r

r

L

i

Ya en la etapa tardía y

ligada

con

la

cerámica de sitios

como

Quidndan,

Tres

Picos,

e Ida

de

Sacrificios se da la tradición totonaca, a partir del 700 D.C. y hasta el

final

de

la histork mesoamericana -como tradición artística dominante

-.

c) Area otmear.

Lo

olmeca tiene tres catres

de

desando

principaies: san Lorenao Tenochtitlan -el más temprano

de

los tres-,

La

Venta -este ubicedo en el actual estado de Tabasco-

y

Tres

Zapotes, el nial es considerado un S i 0 de transición entre lo propiamente

dmeai

y las

culturas del Centro de Veracruz.

En

este mismo período -desarrollo

de

Tres Zapotes- se efectuó también el crecimiento

del

sitio de Laguna de los Cerros, que

Uevarh

la

tradición olmeca hasta los primeros

siglos

del período Clásico.

Manati

(centro

productor de las

pelotas

empleadas en el Juego

de

Pelota)

como

Las

Limes

y Matacapan

-

este considerado un

verdadero

enclave teotitniacano en

la

región- son otros sitios importantes

de

esta zona.

Lo

olmeca propiamente dicho,

como

es

sabido,

es

el elemento caractenstico de esta mna durante el Precfico (además

de

ser el pueblo más

deshado

duninte

este Horizonte

en

toda el

área mesoamericana); según

fechas

dadas por el &on0 14, los primeros sitios olmeces (San

Lorenzo

Tenochtitlan o

La

Venía)

dataiian

de

fedias

tan tempranas como el 1,700 a.c., sin embargo, el período de florecimiento

olmeca

no se daría hasta entre el 1,200 al 400 a.c. El sitio

más d p o ,

como

ya se saialó, es SanLorenzo (1,200 al 600 a.c.);

La

Venta (1,OOO al 400 a.c.)

y finalmente la Laguna de los Cerros y Tres Zapotes.

adsikaohneca.

La

ttrsdmBa

. .

En

la primera galería del m u m

se

encuentra recibiendo ai visitante

una

cabeza colosal de

Huqra~an

-

las

csbezas colosales s ~ n ~n elemento ceracteríStic0 del estilo Iirtístico o h - . La

(10)

r

i

r

L

r

i

r

i

1

L

r

L

de si& y, posteriormente, hacia 1942 -éstas úttimeS bajo la responsabilidad del prestigiado olmequista

Mattheu

Stkhg- coadyuvarían al mejor

entendimiento

de

Iss

caractensh ' 'cardelestilo

artístico

en cuestión, los elementos que aportarían más luz sobre &e aparte de las cabezas

colo^, serían

instrumentos

tales

como

hachas,

yugos, paimas y candados.

(11)

INTRODUCCION.

Lasesaihuraolmecas

son por medio de su estilo

elvehíailo

de

expresióny

el

siga0

visible de

un

época de integración cultural, pero

también

sus

formas

y estilo están sujetas a cambios

propios del misano proceso a h r a l , y es por medio

de

ésta y

de

su arquitectura como se ha conocido la cultura olmeca.

En

este trabajo no pretendo hiicer un análisis iconográíico de Ia d t u r a olmeca, sino una descripción

de

su d o y

de

los prutcipales

temas

que

ella

mane@. Este trabajo se centra más

en

la descripción de la escultura mommed, que en la

escuttura

de barro y

en

los relieves ya que estos

serán

abordados en d o s posteriores.

Por

otro

lado

es

n&o iaclsrar que la descripción que de las

colosales

cabeza olmecas que en éste trabajo se reatiza es de un

carácter

muy

genenil,

ya que de qgml forma serán tratados en otro apartado.

La escultura olmeca ha sido

descnta

desde muy

diversos

puntos de vista, de entre los que destacaq la ideniificación

directa

con

el jaguar el cual

hace

&encia

d

culto del agua o de

la

lluvia y en la mayoría de los casos suelen encontrarse

en

c o m b d ó n

con

elementos humanos.

Otro

punto de vista, consiste en destacsr

la

iigura humana como el elemento principal a

perdurar,

mmpaíiado por figuras sobrenaturdes o

de

animales, es decir, se trata de un tipo de escultura

(12)

F i c

-

c i

-r

i

r

L

r

L

r

r

i I i

r

L_

r

L

r

r

r

L

1 L_ I L.

c

c

r

i.

c

7

L

r

L

ESCULTURA

OLMECA.

La

escuthrra, a d como la arquitectura

encontrada

en

la

zona del Golfb

en

México

dan

cuenta de la grandiosidad de la cultura que en ésta ulna se desarrollo. Hacia 1500 a.c. una densa

población

y eñcaces táancas agrarias dieron origen a

la Civilizaaón

que hoy se cunoce como

OLMECA (Miller, Mary Ellen; 1988 17), la cual es sin

duda

la Civilización más adgua

encontrada

en

Mesoamérica, de ahí, que sea considenda la Culaira Madre y es precisamente por

medio de su arte

como

ha sido conocida. Hay quienes han querido reconstruir a través de ellas la

vida

y las costumbres, la estructura social, poiítica y económica de quienes la

realizaron

@e la Fuente,

B

&

,

1977. 87)

,

pero

su arte dice mucho más, -pr¡ncipalmente la escultura- nos

muestra su etema perduríibilidad, es decir,

la

perpetuaciOn del espúmi humano que

las

engendro.

Los

Ohnecas llamados habitantes de la región del hule, están unificados por una cultura

-

comlm, su estilo se extendii, alrededor de Puebla, de Moreíos a Guerrero, 0- a Chíapas, el

Altiplano Central llegando hasta Costa

Rica

y

Panamá,

y a

Jalisco

en el extremo norte de

Meso~unérica. ( A n t o l d del Arte Prehimánim; 1988~101)

La

escultura Olmeca es rica en

variedad

de figuras y elementos que en ellas se repmentan,

no

solamente

son

representativas de éste arte las Colosales cabens Oimeca, sino tambib, una gran cantidad de

Figwillas

finamente talladas en distintos materiaies como la aralia, jade,

(13)

ESCULTURA MONUMENTAL.

f

r

L

f

f

c

c

c

f

r

L

r.

L

f

Destacan

las

grades cabezas en piedra, algunas de

las

cuales rebasan los 2.50 metros de altura y pesan hasta 14 toneladas, éstas cabezas son comunes en San Lorenzo,

La

Venta y Tres zapotes, (- del Arte

PrehisoBnico;

1988:103); como wactm 'stica genmal éste tipo de escultura suelen ostentar

una

especie de yelmo o c a s ~ , sus

rostros

muestran

una

cierta individualidad -se trata quizá de retratos de

gobanantes-

,

tienen hbios gruesos y nariz chata.

Ignacio Bemal

rechaza

ésta idea del retrato, para decir que podrían representar genéri-ente guerreros o jefes poiíticos.

Por su parte el estado ñsico

en

que

fueron

encontradas

algunas de estas

cabezas,

rmiestnui

haber suñido

una

muerte rituaí, los

monumentos

de piedra su6ieron UNL bnital des6guwión:

las

cabezas gigantes fueron horadadas profundamente, ahora bien, esta muerte ritual

no

fue exclusiva de este tipo de escultura, sino los altares y

las

esahms

de

figura humana

-las

d e s fueron decapitadas- tuvieron similar suerte.

Por otro lado las Colosales Cabezas Olmecas no

son

las

únicas

representantes de

la

escuitura monumaital,

Beatriz

de

la

Fuente, en su libro

Los

Homhs de piedra. Eaaittura Monumentai Olmeca,

hace

un

importante análisis de éste tipo de escuitura, para ello agrupa a

estas en Figwrrs compuestas, MgeneS Animales y Replrseamo . n e s H u m a n a J , h a c i e n d o ~ s

en

los temas que representan y en sus caractensticas generales. A) CARACTERISTCAS GENERALES.

1

-

preferencia por el volumen.

Muestran

imágenes tridime-nsionales definidas por su

-tez sólidamente arraigadaen la tierra de

la

cual parece

no

desprenderse de &.

. .

2.- El r h o interno

de

la forma cerrada: las salientes y los remetirm entos se recogen

creando una urndad piásiica que no intffnunpe ei espacio circumlante.

c

(14)

c

i

c

i

r

L

r

L

r

1

L

c

c

r

L

!-

L

3.- El predominio de las superficies redondeadas que cubren a las estniduras de

formas

g m d c a s .

4.-

La

monumentalidad que deriva de la justa proporción armónica, la cual

expresa

su

voluntad por crear objetos colosales destinados a perdurar.

5

_-

La

Escultura Olmeca es básicamente homocéntnca, ya que, la imagen primordiel es la de un go-, o la de

una

persona que tjercía los altos poderes y se &sting& entre los que

ejercían algún tipo de poder.

B)

"EMAS

QUE REPRESENTAN.

imhgencs mítiers: Son principaimente eñgies

de

seres

sobrenaturales, por

un

lado

represeotan la unión d entre

ser

mitolbgico -Jaguar- yunamujer, unión de

la

gue

resulta

una Cnaiura de rasgos humanos y

fantsisticos,

en ninguno de los monumentos representan el acto red, &e

es

9610 sugerido Con esto se trate de npmentnr el mito de la creación, el origen secreto del hombre o bien, la posesion de la tierra y la fertilizacióndelamisma Unsegundogrupolo

confwman las figuras que emergen de

una

horadación que recuerda una cueva, son representativos los altares y los tronos los d e s contienen figuras humanas sedentes

situadas

en horadsciones, en

ocasiones

sostienen en sus

brazos

figuras níicidas de cuerpos

menores

-niños- con rasgos fantassicos -fallecidos o sacrüicados- esto

indica

que se hicieron sagrados, por otro

lado

la

horadacón o cueva es un lugar de protección para el hombre y animales;

simbóli-es el sitio que abriga el origen de la vida El tercer grupo tiene mucha relación con el anterior, y

(15)

!hw sobnnatiiraies: Figuras únicas que incorponui a su aspecto humano uno o varios

rasgosaiiimeles, losrasgosfhtásticosse comtran en la

cabeza

y en

el

rostro; en menor número de

Ocasiones

se representan garras en lugar de manos y pies; se distinguen por líneas paralelas

en

escu868

en lugar de ojos, por la nariz ancha y aplastada y por el grueso íabio supeaior vuelto hacia arriba el cual deja ver dos grandes

colmillos,

otros elementos que los

caracterizan son:

los

ojos almendrados, el gran labio grueso volteado y es común su representm

.o,

en

seres sentados con las pienias dobladas y recogidas contra el cuerpo. Representan figuras que no existen

en

forma real, y su carácter h i d o puede

ser

considemdo como apareamiento de

símbolos,

ligan al ser humano con el animal y son personificaciones de

fuerzas.

c)

GR~POS DE CLASIFICACI~N

Fgtiras Compuestas: Conocidas también como ~ o s - j ~ e s ,

jaguares

huaMizados o simplemente jagzues. Combinan rasgos tnuMnos

con

las

distmtas

especies

a n i d e s y de animales diferentes entre si, y de éstos con otros fanthtiws; carecen de modelo

en

la naturaleza y forman entes irreales o sobremtudes, además, cuentan con diseiíos -os,

bandas cruzadas, diseños en escuadra

en

lugar de ojos, labios y bocas feiinas, entre otros. No se trata de representaciones de jaguares sino de imágenes híídiis que incorporan a

una

estructura humana elementos imaginarios y otros tomados de animales entre los que destaca el jaguar y un ave de presa -águiia-

.

Figuras Animrks:

Estas

d o en pocas Ocasiones se ajustan a un modelo natural; con íhamcia exagemn en sus elementos, y superponen elementos

simb6hcos

.

:eljaguar,elmono,la serpiente y el ave de presa.

KIguras HEmUia Tienen una mayor fidelidad al modelo natural y el acercamiento es tai, que

pueden ser

considendos como rehatos, la mayoríade c3uas se atienai a formas y a

esquemas

(16)

-

I I- L P b f- i L F

-

P i L

r

i

r

i

f-

r

t

r

r

L

r

i !

-

i i

r

r

r

r

L i L

r

L i

Son representaciones

naturales

en

las cuaíes se representa la idea del hombre, el cual, es el

puenteentre el mundo

sobraiatural

y la natural= del mundo terreno,

derrtacen

ias hágenes de

“señores bajo protección

sobrenaturai”

aquí los seres humanos se distinguen de los sobrenaturales que los guardan, mientras que los “mediadores” son figuras

sedentes,

en eiias parece integrarse

la

naturaleza mundana con la divina,

son

posiblemente representaciones de sacerdotes, y

por

último

sobresalen las

“colosales

cabezas Olmecas”, las

cuales

representan un mismo tipo racial. -no profwidizamos en el tema,

por

los motivos que ya antes mencionamos

.

11.

ESCULTüRA EN BARRO.

No sólo la

escultura

monumental

en

piedra

es

la más rica en estilo y temáticas, también, en la escuitura en barro encontramos una diversidad de d o s ,

formas

y técnicas.

Las

figuriiias

humanas tienen los mismos rasgos tanto fisicos como estiiísticos de los grandes monolitos de piedra; las posturas son variadas, las hay de pie, recostadas, sartadas y o c a s i d e en

actitudes de movimiento violento -también peesentan la combmción de rasgos humanos y f h s -

.

En ellas

es

posible

apreciar

las deformaciones y transfhnacioms que ei Oimeca fue impomendo a su propio cuerpo.(flemal, Ignacio;1988.97-98)

Esta tradición surge en el preclásico en la fabricación de figdias y vasijas tanto antropomorfas

como

zoomorfas; dentro del conjunto de figwillas destacan las siguientes:

&bu

Faces:

Los

cuerpos son robustos, casi todos

de

anchos hombros, bnizos, y piemas

cortas; son

con

h e n c i a obesos.

Las

cabezas son redondas, a veces en

forma

de pera, de frente

abombada, la nariz chata,

los

párpados a menudo rasgados, ei labio superior abuitado, de manera que se ven los dientes superiores, mientras que las comisuras de la

boca

se prolongan hacia abajo,

el mentónostentaamenudounapequeña barba.

La

expresión de estascarases amermdo infantil. (Krickeberg, Walter; 1%1: 378)

Mujaws BorriQ: Son pequeñas figwas

fememnas

*

,

decoradas con tocados, orejeras,

collares y brazafetes, ti- pintados sus rostros de color b b , crema y negro, muchas de ellas

(17)

P

-

P

r

L

r

L

r

i

F

i

r

L

t

r

r

*

t

La mayona de éstas

fisunuas

han sido enwntradas en los entierros

como

parte de la oíkenda.

Ahora

bien, la emltura en barro no es iinicamente éste

tipo

de

figuras,

hey 6guras de

barro que alcanzan importantes

dimensiones,

por ejemplo, las figuras enwntradas en el Zapotal, pMpalmente la f i p del dios

de

la

muerte la ad

mide

1.60 metros de altura y

reprerraaa

al

dios sentado sobre

una

plataforma. (Historia del Arte Mexicano; No. 16 113).

m.

ESCULTURA

EN

RELIEVE.

Dentro de la escultura Olmeca destacan Tamt>ien las estelas y altares, esculpidas en alto y

bajo deve, y quizá

por

primera vez en M-ca

aparecen

glifos y numaales que M>S habian

de la existencia de un calendario y de un sistema de numeración. (Antoimía del Arte

prehtsaamco;l988: 103) Sobresalen los tableros del juego de pelota norte y sur

del

Tajín

como

la

principal manifestación de la escultura en relieve

Por

su parte las e s t b son de muy distintos tamaaos, en algunas se representa un personaje ricamente ataviado,

con

elaborados tocados, de pie y wn el rostro y las piernas de períil. -éstas carsctensticas las encontramos en las estelas

ubicadas en el Cerro de

las

Mesas, al Sur de la región vaacnuana. Representativos de éste estilo

escult6rico son los yugos,

hachas

y palmas, representados en piedra, los yugos suelen ser abiertos o cerrados, hrman una especie de herradura y representan el cintur6n

del

jugador.

Las

hachas

son

pequeñas cabezas humanas vistas de períil, y pudieron haber servido wmo marcadores en el

juego de pelota

Por

su parte las paimas son de diíkrentes tamaiios y en ellas se

esailpen

figuras

humanas, animales, pájaros y en algunos ejemplares escenas complicadas (Historia del Arte Mexicano; No 16

Ill)

.

, .

El arte Olmeca ha sido UM de las más importantes manif..ones artisticas que distinguen la importancia bist6rica de Memunérica. Es sin duda su

Escuttura

y su arquitectura los aspectos que llaman más la atención del público en general, ya sea por su mommentalidad o por

la

representatividad de sus temas; en partimiar la escultura olmeca a través de

sus

diversas representacones es la mejor muestra de un pasado glorioso, al igual que las diversas civiüzaciones

(18)

que tuvieron lugar

en

el espacio cultural de M d c a tienen importantes aspectos que las

I

P representan

-

P

L

r

L

r

i

r

L

r

L

(19)

r

b

r

L

c

L

r

L

i

r

h

t

r

L

LAS CABEZAS OLMECAS

Uno de los legados ahrales de los olmecss mdisartiblemcoe han sido las CabQaS

colosales, génesis de varias interpretaciones para encontrar la esencia

de

la cultura madre.

Las

CabQaS colodes están

dabodas

sobre roca vokánica (anesita, basaito, etc.), van desde 1 47 a 3.40

m.

y su peso oscila entre 6 y 50 toneladas.

Para

darse

una

idea

de la infraestnichua humana y

tecmca

que involucró el traslado del &ai utiiizado desde su yacimiento en las montañas de los Twtlas, hay que recordar que

Tres

Zapotes se encuentra en las

faidas

de dicha montaila; hasta San

Lorenzo,

Veracniz hay

una

distancia de 60

km.

Y a la Venta,

en Tabasco existen100

km.;

el desplazamiento se llevada a cabo a través de rutas terrestres,

ribeñas y en medio de la &va, es posible también que se hayautilizado lavía marítima.

En 1862, Jo& Melgar encontró la ahora Cabeza Colosal de Huyapan, conocida como Monumento A de tres Zapom y

la

describió por primera

vez

en 1869. Mdgar

fue

el primer estudioso de este

monumento

colosal y dentro de sus hipótais, aütmaba el

supuesto

origen

etiópico de

la

misma,

con

lo cual se pretendía evidenciar

la

presencia de la

raza

negra en

México.

En la actualidad contamos con 17 cabezas

colosales

olmecas: 2 en Tres Zapotes, Ver; 4 en La Venta, Tabasco; 10 en San Lorenzo, ai

sur

de Veracniz y por último la de Cobata cuyas características son

únicas

en tamaño y estilo.

Para,

Beatriz

de

la

Fuente, en el arte olmeca :

"Las

grandes tdas

dmecas

aparentan

por

lo tanto tener aigo

en

coniiui,

tal

fue mi

primera impresión frente a elk, era d o buscar

en

dónde

radicaba esa comunión.

La

búsqueda debía ser lo más completa posible concemhdose en analizar aspectos

formates,

de

tal

suerte que se pudienui

.

con clandad los

elementos constantes y los variables El procedimien to, o sea el método más

(20)

L

I

r

L

r-

i

r

P

L

r

L

adecuado para descubrir tales aspectos, conSíSti0 inicialmente en precisar

la

presencia

de d i e s de forma-espaCo, masa, luz, mowniento pesentez, su@cies, composición proporciones- en las propias

esculturas

El resultado de dicho procedimiento fbe poder definir rasgos característicos p‘hipdes, a saber ‘ el

desarrollo de la masa en el espacio, los volúmenes de cuerpos gmmétricos, la pesantez de la

masa,

el

ritmo interno de forma

cerrada,

las superfÍaes redondeadas y la armonía en la estructura y en la composición Todos son elementos que se

encuentran en obras cabalmente oimecas, pero que pueden modificarse en

tas

épocas

tempranas y en las postrimerías de la cultura, cambios análogos pueden ocurrir en obras de distinta procedencia.” (De

la

Fuente, 1997, p.345)

Con lo que respecta a la cabeza humana, en ese sentido se diferencian tres estilos distintos cuyas

diferencias

estiiban en la composición y las proporciones de los rostros

(mentón,

anchura del rostro, etc.); al parecer pueden desprenderse de estos estudios que

obedecen

tanto a estilos diferentes como cronológicos, así la das¡iicaciÓn general que

hace

Beatriz

de

la

Fuente es

la

siguiente:

El primer grupo está comtituido por las cabezas 4 y 7 de

San

Lorenzo, de este se deriva

un

subgrupo constituido por las cabezas 2 y 6

de

Sen

Lorenzo,

y

por

la Cabeza4 de

La

Venta. En el segundo grupo están

las

Cabezas 1, 3 y 5 de San Lorenzo y la número 2 de La

Venta;

a su subgnipo pertenecen la Cabeza 1 de

La

Venta y la Cabeza de Nest- (conocida también como monumento “Q”) de

Tres

Zapotes o Cabeza de Tres Zapotes.

Por

ultimo

en el tercer grupo, Wanse

la

Cabeza 1 o monumento “A” de

Tres

Zapotes y

la Cabeza de Cobata, a estas ultima cabe destacar que según

Beatriz

de la Fuente ‘%fueron r d ipor

tallistas

que no formaban parte de la cuitura oimeca o, si acaso, pertendan a una

(21)

P

p

r

i

L

c

r

L

r

r

L,

i

L

c

r

i

r

L

L

r

L

La

figura humana reviste en el arte

o

b

como en su pensamiento, el centro del

universo,

la

fisura

=&-ai, que se

conjunta

con tres imágenes pmeates a lo largo de

la escuitura

olmeca (y

que lo adoptarán las demás culturas mesOamencanas), una imagen ofidiana que representa los

poderes

divinos; la imagen fetina (el jaguar), y la imagen del ave.

Es

común por otro lado conjuntar las anteriores

como

una sola identidad.

La

unión del hombre

con

la serpiente por otro lado se

da

ahi

en

la

figura de

Ttaloc,

@e

dónde viene tal aseveración?. Miguel Covanubias organizó un cuadro iconogrático (cuadro 1). Supone en el la presencia del jaguar

pero

se le escapa la unión de la figura humana con dos formas

ofiadas,

o sea, tres entidades unidas; indiscutiblemente el pensamiento

olmeca

a través de su arte dio bases para el desarrollo de el panbeón de las deidades mesoamericanas.

Un

acercamiento que permita buscar las

raíces

de lo anterior puede verse en los rasgos humanoSerpentinos, partiaiianneiite en la boca olmeca, en el labio superior amplio de donde

según la tesis de

Ruben

Bonifaz Nuño

“los oimecas pusieron en claro el significado de esa

boca

de

contorno

trapeciel,

erróneamente U d 0 de jaguar, que aparecen de continuo

en

sus imágenes tnmiaoas estilizadas: la amplitud característica de su labio superior manifiesta la voluntad de

engendrar

el espacio adecuado a la figmxion de dos cabezas de serpientes enfrentadas.

En

los rostros naturistas plasmados por los o h m , y de los cuales son desechados los de las Cabezas Colosales, se advierte tnmbih

una

particular

ampliación en el labio superior” (Bonifaz Nuño, 1992, p.63)

Por otro lado, otro de los rasgos característicos de

las

cabenis Colosales

es

el marcado estmbismo bilateral en ello, aunque se desconoce su significado; para Bonifaz Nuib se sustenta

en

una

tradición

indígena que aún subsiste en Venicniz.

Estas características junto con la de los ‘‘cams’’ que portan las Cabezas Colosales, han

sido fuente de múltiples interpretaciones como la de Bonifaz NuaO entre otras tantas; se

ha

dicho

(22)

importantes o a gobernantes,

a

guerreros y también se

ha

dicho que pueden ser de

jugadores

de

peiota por el c ~ s c o (que parem ser de cuero), &c.

Los

c~scos pueden tener

adornos

en

formas

de plumas, borlas, cuerdas o bien contienen elementos antropomo6os y zoomorfos.

Segun James

Porter

algunas de las Cabem pudieron ser esculpidas a partir de los

‘’tronos” monoliticos alguna vez llamados “altares”.

Hemos de penetrar en el legado cultural de los olmecas, a

través

de los elementos iconográñcos, para buscar la esencia del hombre.

En estudios presentados en 1942 se discutió el tema de

lo

01-

los

mayistas por

un

lado adjudican el origen de los elementos culturales mesoamenCanos

a

la

cultura maya, sin

embergo, Stirling,

Caso,

Covanubii y

J

i

Moreno

consideraron entonces

a

lo o hcomo

la

cultura

forjadora de gran parte de

la

tradición mesoamericana.

En

esa

misma d i d o n del tema se empleó el término Oinieca para

designsr

a

estas

culturas arcaicas y se

preguntaban

como era posible que se utilizase este concepto para designar tanto a grupos mucho más tardíos

(como

los

famosos

olmecas-xi- u olmecas-históncos) pertenecientes a

los

siglos

M,

X y XI d.C. como a d x t a c b n e s culturaies más tempranas. A partir de esta inquietud, estos autores

hicieron

la

distinción entre los o I m h i 6 h s ligados

íntimamente a sitios como Xicaiango o Cholula y los olmecas-arqueológicos (también

Uamados

“los habitantes del país del hule”, “los olmecas de

La Venta”,

“los de la

boca

tigi-dda” o los “tenocenome”).

Los

olmecas

arqueológms pertenecen a la familia lingüística mixe-que,

sin

embargo es

imposibleelquererrehioMd

os con grupo étnico alguno, así paree

ser

que éstos grupos son el resultado de

un

primer

mestizaje

no solo étnico sino también

cultural

que se da en Mesoeménca. Este matizaje,

&n

John Clark, es la mezcla de elementos provenientes de Chi- Tabasco y

(23)

P

-

r

b.

r

r

b

i

L

c

c

difundieron su abra a través del comercio, es decir, que fue a través del

intercambio

que lo ólmeca se

expande

a todaMesoam&ca ~ muchos ~ c d o s CeráUmC0S ohnecas de gran calidad

habrían podido ser altamente apreciados por las élites de otras regiones mewamer¡c~nas y a

cambio de ellas los ”tenocenome” habiían adquirido materias prunaS, elementos W t i c o s como

andesitas o jadeitas, Algunos

investigadores han

sugerido, por otra parte, que los olmecas irradiaron su cultura y establecieron

su hegemonía por medio de las armas,

pero

esto no es muy aceptado.

inexistentes o escasas en su área de inñuemia directa-.

Para entender el llamado d o artístico ohneca debe de considerarse todo el conjunto de elementos y rasgos de

carácter

simbólico y cultural que m incluidos en los elementos plásáicos propiamente dichos.

Según Miguel Covamibias a partir de la representaci ‘ón tradicional del dios 1 del panteón

ohneca

habrá

de desarrollarse toda una iconogrnña, es decir,

una

serie de

i-

y

pictogramas susceptibles de ser

interpretados.

De

acuerdo con ciertos

investigadores,

el dios 1

-

divinidad típica oimeca-

es

el punto de partida para el desarrollo de divinidades

mesoameric~nas

posteriores como Huehueteotl

-

Xoteaitli ( el dios del

fuego);

el dios 2 es el punto de

partida

para los dioses del

maíz,

como

Centeotl y Xilome; el dios 3 es un emisario ligado a Xotecudi; el dios 4 está ligado con Tláloc; el dios 5 es Tajin; el dios 6 es la rep#sentación

inicial

de

Xpe

Totec (el dios de

la

primavera o

“Nuestro

Señor

el

Desollado”);

el dios 7 es la repwsntacm ’n de QuetzátcOatl; el dios 8 representa

al dios de la muerte:

Mictiantecu~,

los dioses 9 y 10 no

han

sido

ideritificados

aún.

En esta ala del museo encontramos figurillas de barro conocidas

como

“baby faces”, las rqresmtaciones que niue~tran con mayor ciaridad el alto sllnboiismo o hasociado a la figura del jaguar al presentar rasgos

como

los son la boca tigrada y los ojos rasgados. Estas figurilias

presentan a d d deformación carnal tabular erecta

-

lo que nos habla de

la

costwdm 0lmec.a de deformarse la cabeza, y que sería observable posteriormente en la cuitura maya- (no sobra el

f

r

(24)

i

r

L

r

i

r

L

L

r

i

c

r

i

r

L

c

r

‘i

r

I

i

SeKalar que las cabezas cdosales comparten esta característica), muchas de estas figwillas están

asocicsdas a los llamados “nibs-jaguares”.

A contlliuacón encontramos otros ejemplos de cabeuis

colosales,

unno la número 1 procedente de San Lorenzo (conocida como “el rey”), las cuales pmentan también rasgos escultóricos propios: ojos aúnendrados o triangulares en los cuales el pliegue epicántico es muy marcado; nariz chata; ceño fnincido; labios gruesos. estrabismo. Se ha oonsiderado que

la

boca

de las cabezas

colosales

representa por lo gaieral la entrada a la mítica cueva identificada con la

Medn

Tierra

-

elemento retomado posteriormente

por

otros grupos rwmanwiuu~~~ quiénes se consideraban procedentes de otra mítica cueva sagrada llamada Chicomoztoo.

Las

cabezas presentan pequeñas variscioneS entre sí, como el portar diférentes accesOrios o tocados. El 90%

de ellas proceden de San Lorenzo Temchtitlan o La Venta y parece que fueron elabradas entre el 1,100 y el 900 a.C

Posteriormente encontramos otros ejemplos de la escultura olmeca en los monoütos llamados “altares”, los cuales presentan bajorrelieves tallados sobre la estnicaua de

la

piedra en que están elaborados y que servían más bien como tronos que como altares propiamente dichos en los

cuales

los gobernantes olmecas tomaban decisiones poWicas importantes. De manera

común, al 6ente de los altares se representa ai señor o rey sentado en la entrada de

una

cueva

llevando en ocasiones

un

nifío jaguar en brazos -lo que se ha identificado

como

UM alusión a

prácticas de sacrificios rituales- También encontramos “estelas”, los que también son monolitos que presentan inscri- de

carácter

histórico y que eran

colocados

al frente de

los

templos. Parece

ser

que fueron los propios olmecas quienes hugwaron el empleo del complejo templo- estela-altar

Muchas de las

esculturas

olmecas presentan huellas de

una

probable destnicción a conciencia, lo que nos hubla de probabh kmmmmt

.

os

uunpesinos

en

contra

de un poder

poutico

que se había vuelto intolerable y del cual su &resión representativa era el conjunto de monumentos plásticos.

(25)

P

b

c

r

L

r

i

c

c

r

L

r

Li

c

r

1

L

La

pieza llamada “El M o r de las Limas’’ representa a un sacerdote con

un

nuiO-jaguar en

brazos,

el cual

destaca

por su

belleza

y por el

hecho

de que muestra daramente rasgos

simbólicos

típicos de la esGultura oimeca: la

boca

tigrada,

la

hendidura en forma de V

en

la parte superior -la cual representa a la tierra o a los

s u m s

agrícolas que

esperan

pacientemente la

llegada

de

la

semilla pródiga- y la

“Cniz

de San Andrés”. Esta pieza está considerada no solamente entre las

más belias piezas olmecas,

sino

inclusive entre las mejores piem

del

arte mesoamencan0 en general.

A continuación nos encontramos con ejemplos de cerámica olmeca la cual esté compuesta en su mayoría por platos, ollas y vasos

caracterizlados

por

las

tonalidades cremosas y los colores claros que presentan, sobre todo el blanco y el anaranjado; esto se debe al material empleado para

su elaboración el cual contiene caolin.

La

decoración de este

tipo

de cerámica suele pmentar los

tonos arriba mencionados como fondo sobre los

cuales

se

usan

generalmente tonos negros, cafés y rojos.

La

decoración

es

naturaüsta por lo generel y de los diseaOs que presenta

destacan

los elementos reiacionados con la fauna acuática propia del lugar; de los cuales destaca, por la constancia con que aparece,

la

figura de un batracio al que se ha identiticado como una representación del Teotecutli o “monstnio de la tierra”.

Enseguida nos encontramos con más ejemplos esdtóncos,

ahora

pertenecientes a las

culturas del Centro de

Veracruz;

d t u r a s hechas con barro y terracota. Estas son por lo general

de barro Cocido y son huecas qemplo del estilo artístico totonaca-

Algunas

de

ellas

o bien pueden

ser

compactas, o bien pueden presentar un “baño” de cal y chapopote para darles mayor consistencia. El empleo del chapopote es común en el

área

del Golfo, pero en

la

zona de Remojadas es donde esto se observa con

una

fiecuencia mayor; además destaca el

uso

del rojo

cinabrio

como elemento decorativo y otro rasgo distintivo de este estilo es la obsesión por

representar al dios

Xipe

bajo múltiples formas Además, también es común el encontrar representaciones del dios E h d , el cual es considerado una advocación de Quetzákaul bajo su

forma de dios del viento, identificado por la presencia de la máscara b u d en forma de pico de pato que porta, su posición sédente y sus características orejeras.

Figure

Fig.  1  y  Fig.  2  Repmentacbnes de la greca  en  Fig.3LagmaenSu-
Fig. 1 y Fig. 2 Repmentacbnes de la greca en Fig.3LagmaenSu- p.81
Fig  4ySLapirániíde  d e I O S N ~ 'ón  de  , Drer  ~ Lamnni  con la ceremonia de los  Voladores  al h t e   y d o actual

Fig 4ySLapirániíde

d e I O S N ~ 'ón de , Drer ~ Lamnni con la ceremonia de los Voladores al h t e y d o actual p.82
Fig. 7  y 8  Vista  lateral  y  posterior de  la  pudmide  de  los  N i c h o s , nótese el efecto de  daros<.uro  en
Fig. 7 y 8 Vista lateral y posterior de la pudmide de los N i c h o s , nótese el efecto de daros<.uro en p.86

Referencias

Related subjects :