La transformación corporal de hombre a mujer para la aceptación social de la mujer transgénero del barrio Santafé en Bogotá.

Texto completo

(1)

Contenido 1

La transformación corporal de hombre a mujer para la aceptación social de

la mujer transgénero del barrio Santafé en Bogotá.

Karen Bello

(2)

2

2016

Contenido

Pregunta Problémica

Planteamiento del Problema Justificación

Antecedentes Objetivo General. Objetivos Específicos

Marco Teórico

La Transexualidad desde las formaciones de género y roles sociales: Construcción legal y política de las mujeres transgénero del barrio Santafé El transgénerismo, una reasignación de cuerpo

¿Cómo fue el camino metodológico y el enfoque de investigación?

Tipo de investigación

Herramientas de investigación La entrevista

La encuesta Matriz de análisis.

Referencias Bibliográficas

Pág.

Introducción

La comunidad transgénero del barrio Santafé ha tenido a lo largo del tiempo

designaciones sociales que han estado ligadas principalmente a la apariencia

física ya sea como parte de la discriminación social recaída sobre ellas o como

resultado de un proceso hacia una aceptación social que se desprende

básicamente por las apariencias físicas.

Estas mujeres debido a factores económicos, sociales y culturales, en su

mayoría, no han contado con los recursos económicos e incluso el apoyo

emocional para llevar a cabo una transición de hombre a mujer que cumpla en

(3)

3 tratamientos estéticos que no cumplen con las básicas normas de higiene y

salubridad o como en otros casos, por falta del factor económico y la necesidad

de alcanzar el estereotipo de belleza impuesto por la sociedad son ellas mismas

las que se realizan estos procedimientos sin importar el tipo de consecuencia que

esto pueda acarrear.

Más allá del núcleo familiar, la mujer transgénero es rechazada socialmente, no

solo por su condición de género sino también por ciertas características físicas

masculinas que en este país aún no es normal encontrar en el cuerpo femenino y

que por falta de avances tecnológicos es complicado modificarlos o incluso

eliminarlos.

Colombia es conocido como uno de los países donde más se practican las

cirugías estéticas, en donde las mujeres especialmente son las que recurren a

ellas desde edades muy tempranas debido a que esta sociedad, ha generado un modelo femenino de belleza, en donde la palabra “natural” no tiene cabida, en

donde entre más volumen es más bonito si este se localiza en áreas como los

senos, los glúteos y las caderas. Las mujeres transgénero no están exentas de

esta realidad ya que ellas, aún siendo personas víctimas de la discriminación,

hacen parte de una sociedad que deja muy claro cuál es la definición de belleza y

que se requiere en ese sentido para lograr ser aceptadas.

Pregunta Problémica

¿A qué transformaciones físicas están sometidas las mujeres transgénero del

barrio Santafé para encajar en los prototipos de belleza que la sociedad impone?

Planteamiento del Problema

Para una sociedad conservadora como lo es la colombiana, aún sigue siendo un

(4)

4 transgénero, sin dejar a un lado que son la categoría más desconocida por la

sociedad de la comunidad LGBTI que se enfrenta a un mayor índice de

discriminación, ya sea por parte de las instituciones que tradicionalmente

consideran que normativizan el comportamiento de los individuos en diferentes

ámbitos sociales. Entre estas instituciones, están en primera instancia la familia y

la iglesia, las cuales son las que presentan mayor rechazo a las personas

transgénero, sin mencionar que no solo es por sus gustos y elecciones sexuales,

sino por su estilo de vida y por supuesto, su apariencia física.

En este punto de la aceptación social de la mujer trans, la estética y la

feminización juegan un papel importante, llegando a un nivel de peligro bastante

alto, debido a que las transformaciones físicas como las cirugías, la vestimenta

entre otros se ha convertido en el punto de quiebre para lograr ser femeninas y

allí pasar desapercibidas ante los ojos de una sociedad discriminatoria.

Actualmente hay una serie de discriminaciones que comienzan desde la familia,

lo amigos, instituciones, y entre otras aglomeraciones sociales que llevan a las

mujeres transgénero a sentir un afán desmesurado para completar en su totalidad

el traslado de un sexo a otro, sentirse bellas y reconocidas físicamente como

mujeres.

Es así como alrededor de las calles de Santafé en el centro de la ciudad las

mujeres transgénero han encontrado la aceptación social dentro de su misma

comunidad, sin embargo continúan con la fuerte necesidad de terminar la

transformación física de manera rápida y efectiva, además entre ellas se realizan

una serie de experimentos en sus cuerpos con materiales que no son aptos para

la salud, y aunque ellas lo saben, la necesidad de transformación es extrema,

tanto que ponen en riesgo sus cuerpos, por lograr la apariencia física, impuesta y

a raíz de esto desaseada (información obtenida de las entrevistas, y

(5)

5 Además es importante aclarar que en Colombia, los problemas de salud de las

mujeres trans, a causa de la transformación física, inician desde la supuesta

administración de hormonas femeninas, lo que significa cambiar y ajustar los

niveles de hormonas femeninas en el hombre, utilizando cierta cantidad de

estrógenos que se encuentran en el cuerpo de una mujer, de la edad equivalente

al hombre que esté en el tránsito de sexo. Pero en este país el procedimiento es

totalmente diferente, ya que en muchos casos solo les suplementan pastillas

anticonceptivas a las mujeres T para su feminización, lo que genera bastantes

molestias y problemas serios de salud, como enfermedades psiquiátricas,

cardiovasculares entre otros, sin contar que estas pastillas, además de no estar

diseñadas para este procedimiento, tampoco ayudan a desarrollar los atributos

físicos de una mujer (Mass-Ginsgergh, 2010).

Por estas razones, y como decíamos anteriormente, las mujeres transgénero

buscan de forma desesperada transformar sus cuerpos, para tener las medidas ’90,60,90’ que impone la sociedad, y por supuesto los diferentes medios de

comunicación. Es así como existen varios factores que son problemáticas

latentes entre la comunidad transgénero, entre los más importantes, el

desplazamiento familiar, la falta de apoyos en el proceso de transformación física,

el acompañamiento en su identificación y la más grande, la estigmatización

social, cada uno de estos factores son con los que deben vivir las mujeres

transgénero, y trae consecuencias de peso para su ejercicio como sujeto de

derechos.

Una gran parte de la población transgénero considera que deberían existir planes

de acompañamiento seguros en los procedimientos de traslado de sexo

(afirmaciones extraídas de entrevistas) pero en la sociedad actual, buscan

encontrar un lugar de aceptación donde se sienten cómodas y encuentran una

(6)

6 expuestas a la fuerte y desmesurada necesidad de llegar a los grandes atributos

físicos que para la sociedad debe tener una mujer.

Finalmente se encuentra que constantemente se ven acosadas por los medios de

comunicación que son una ráfaga de prototipos ficticios de estética, junto a ellos

la publicidad, la mentira y la obsesión por llegar a ser la mujer perfecta.

Continúan con el pensamiento de que esta es la única forma de ser totalmente

aceptadas, y a decir verdad, muchos sectores sociales, hoy en día puntos de

discriminación hacia esta comunidad, pasarían por desapercibido el hecho de ver

a una mujer transgénero, si su apariencia está feminizada totalmente, dentro de

los parámetros estéticos previamente establecidos (Larrea, 2011)

Si bien es cierto que la publicidad y los medios de comunicación, con su

manipulación visual encaminada a un cuerpo perfecto y estándares de belleza

inalcanzables, afecta a las mujeres biológicas en un alto grado, pero es aquí

donde las mujeres transgénero, no solo deben luchar con la aceptación de su

familia, la aceptación de la sociedad, sino con su auto aceptación, debido a que

en muchos rasgos físicos, siguen teniendo cuerpos masculinizados, debido a que

es su neta naturaleza, y es aquí donde empiezan las luchas con ellas mismas, la

comparación física entre ellas y otras mujeres, lo que hace cada vez más difícil

encontrar la aceptación social, debido a que todo empieza desde la aceptación

personal.

Justificación

En el año 2015, se realizó un acercamiento y se trabajo con la red comunitaria

trans del barrio Santafé. Por medio de este, se pudo investigar y establecer

diferentes temáticas o problemáticas que rodean a la comunidad transgénero de

(7)

7 Una de ellas, en su afán de ser socialmente aceptadas, son las transformaciones

físicas que realizan al momento de querer complementar una transición de

hombre a mujer. Estas transformaciones, están impuestas por la sociedad, una

sociedad que se encarga de excluirlas por diversos factores, entre estos, está el

de su apariencia física y las impresiones que esta tiene en cada una de las

personas.

Es por eso, que para esta monografía se ha querido tener la apariencia, las

transformaciones físicas y sus consecuencias como objeto de investigación. Una

investigación que encierra las manifestaciones físicas, psicológicas, sociales y

legales que las enmarca como sujetos de nacimiento diferentes a las sujetas que

son hoy en día, aceptando las realidades que conlleva realizar un cambio de sexo

y de género diferente al de nacimiento. Son sujetas que han sido enmarcadas en

la ciudad por la discriminación, es así como en la monografía se intentará

determinar si efectivamente la apariencia física es factor de discriminación, así

mismo de qué modo logra influir, hasta qué punto llegan las mujeres transgénero

con las transformaciones y qué consecuencias puede conllevar querer alcanzar

un ideal de belleza que ya está socialmente estipulado.

Esta temática ha sido escogida como eje central porque encierra a la mujer

transgénero en su totalidad, es decir, son ellas quienes en su derecho de

expresarse libremente en su identidad de género tienen que recurrir,

necesariamente, a transformar su apariencia física, sometiéndose no sólo a

dichos cambios sino a estar expuestas a la discriminación que se desencadena

por parte de la sociedad entorno a la decisión de cada una de ellas.

Antecedentes

La palabra transgénero hace referencia a un término amplio que cubre a las

personas con modificaciones de género, de cuerpo o cambios temporales. En

(8)

8 su propio cuerpo y que se identifica en el sexo opuesto. Estas personas adoptan

características socioculturales del determinado sexo opuesto entre ellas: la

vestimenta, el cabello, facciones, formas de hablar e incluso puede haber una

inclinación ya sea homosexual, bisexual o heterosexual. También hay que aclarar que la palabra “sexo” hace referencia a la connotación biológica como masculina o femenina y “género” es la forma en que las personas actúan y se sienten

consigo mismas dirigiéndose a hombre y mujer.

Hay que tener en cuenta que el transgénerismo no es un conocimiento moderno,

ya que es una variante social antiguamente conocida por el ser humano, además

parte de un proceso netamente de identidad referente al desarrollo físico y

personal de los seres humanos. A lo largo de la historia, se ha visto como los

transgénero han aparecido en las culturales tanto occidentales como orientales

sin ninguna variación a excepción de la palabra misma que si connota de

diferente manera dependiendo la cultura. Para muchas era símbolo de adoración

e idolatría pero para otros era señal de discriminación y exclusión. En la cultura

grecorromana aparece la escultura de Ovidio, la cual está expuesta en el museo

de Louvre en París donde se ve un cuerpo de una mujer con genitales de

hombre. Así mismo, en la mitología griega había la creencia en la diosa Castalia

quien era comprensiva y accedía a los deseos de las almas femeninas

encerradas en cuerpos masculinos. En la edad media, el transgénerismo se

presenta cuando la Santa Wilfrida pidió a Dios poder convertirse en hombre y su

deseo le fue concedido. Juana de Arco no fue considerada simplemente bruja,

sino fue acusada por llevar ropa masculina y comportarse como hombre.

Más adelante en la historia el americano Robert Stoller (Stoller, (1964))

psicoanalista de la identidad sexual y las perversiones, conduce a entender desde

su percepción que el individuo ha desarrollado una identidad de género

(9)

9 Ehrhardt, (1982)) psicólogo y médico neozelandés explicó el origen de esta

conducta en tres partes: psicosocial, biológica y/o mixta. La primera corresponde al considerar al transgénerismo como un “inadecuado modelo de aprendizaje”, la

segunda argumenta es producto de una alteración del proceso de la

diferenciación sexual en el cerebro generada durante la gestación y la tercera

como vendría causada por una interacción entre los factores psicosociales y

biológicos que actúan tanto antes como después del nacimiento.

La antropología vista desde José Nieto en su libro “transexualismo, transgénerismo y cultura” contrapone la posición biomédica del trastorno de

género argumentando que desde esta ciencia no es considerado el

transgénerismo como una perversión o enfermedad individual sino como un

producto resultado de aplicar un modelo de construcción sociocultural a la

identidad sexual y de género en un contexto concreto. También, se afirma que el

problema del transgénerismo no está en la discordancia mente-cuerpo sino en las

influencias o el modelo ya establecido que provoca que la persona sienta que no

encaja un modelo ya estipulado en donde “se definen dos sexos naturales

contrapuestos destinados a desearse y que por ende otorga unas características a cada uno que son definitorias y excluyentes” (Nieto & Garaizabal, (1998))

Por otro lado, según Marta Lamas (Lamas, (1995)) la perspectiva de género

implica reconocer que una cosa es la diferencia sexual y otra cosa son las

atribuciones, ideas, representaciones y prescripciones sociales que se construyen

tomando como referencia a esa diferencia sexual. Todas las sociedades

estructuran su vida y construyen su cultura en torno a la diferencia sexual. Esta

diferencia anatómica se interpreta como una diferencia sustantiva que marcará el

destino de las personas. Lo lógico, se piensa, es que si las funciones biológicas

son tan dispares, las demás características –morales, psíquicas– también lo

(10)

10

Objetivo General.

Denunciar las implicaciones físicas y psicológicas que conlleva las

transformaciones físicas de las mujeres transgénero del barrio Santafé, como

modo de visibilización y aceptación social.

Objetivos Específicos

● Comparar cuál es el estereotipo de belleza dentro de la comunidad

transgénero establecido para alcanzar la aceptación social, con el de una mujer

del común.

● Categorizar cuales son los tratamientos físicos más recurrentes dentro de la

comunidad transgénero del barrio Santafé para alcanzar el ideal de belleza

socialmente aceptado.

Identificar qué consecuencias físicas y psicológicas se presentan debido a las transformaciones corporales de la comunidad transgénero del barrio Santafé.

Marco Teórico

La Transexualidad desde las formaciones de género y roles

sociales:

En esta monografía se maneja a profundidad la categoría de género entorno a la

explicación de transgénerismo, ya que de acuerdo a los testimonios de las

mujeres Transgénero del barrio Santafé en Bogotá se evidenció una denuncia

hacia la sociedad colombiana por ignorar el verdadero significado de esta

condición sexual. De esta forma partimos explicando la construcción sexual en la

sociedad, y así poder desglosar las diferentes elecciones sexuales de los

(11)

11 construcción social basada en creencias, atribuciones y costumbres sociales, o

también impuestas como filtro social, debido a que muchas culturas se guían por sus creencias, es decir por lo ‘propio’ así este filtro pasa a ser una especie de

armadura frente al pensamiento o la discriminación, que se desencadena de los

supuestos roles que debe cumplir cada sexo, hombre y mujer.

Por otro lado, María Claudia Becerra y Olga Marlene Melo, desglosan la

sexualidad como un elemento ligado a la personalidad de los individuos, no

solamente está relacionado a sus gustos, o búsquedas placenteras sino a una aceptación de sí mismos y de las personas que los rodean “Nacemos seres

sexuados con un sexo biológico determinado y nos hacemos sexuales con una identidad de género específica” (Becerra & Melo, (s.f)). Además estas elecciones

son construidas en dos niveles: El primero es un proceso de aceptación y

determinación frente a las diferencias sexuales de la sociedad, el segundo como

una estructura fuertemente ligada a lo que se quiere ser, para donde se va y la

respuesta de ¿por qué de las elecciones tomadas? (Becerra & Melo, (s.f)).

Es así como la sexualidad se define como una aceptación del ser frente a lo que

se piensa, se desea, y se quiere, no solo en una convivencia sentimental, sino en

la construcción de un individuo en la sociedad. Paralelamente a estas

explicaciones Freud deduce que las preferencias sexuales por el mismo sexo

como son conductas invertidas, es decir el individuo prefiere sexualmente un sexo

idéntico, ya que el sexo opuesto no causa deseo de anhelo. También pueden ser invertidos “anfígenos” o como se conocen socialmente bisexuales; son quienes

sienten atracción sexual hacia ambos sexos, hombre o mujer, sin construir

caracteres de exclusividad (Freud, (2014))

Además de la homosexualidad y la bisexualidad, también está el travestismo, la

transexualidad y el transgénerismo. Según Juan Luis Álvarez (Álvarez &

Jurgenson, (2011)) del instituto Mexicano de Sexología, los travestis no buscan

(12)

12 cual es, sin embargo desarrollan un gusto superficial hacia el físico femenino

determinando un momento especifico del día para que predomine el rol.

Luego están los transgénero, quienes se identifican con el sexo opuesto, y viven

las 24 horas del día en un rol cruzado, sin embargo tienen una gran diferencia

con las personas transexuales, debido a que los transgénero no buscan una

reasignación sexual, sino modificaciones que los acerque a una imagen más

natural al sexo opuesto. Así es como la transexualidad está centrada en una

construcción de identidad involuntaria, es decir “hombres atrapados en cuerpos de mujeres, o mujeres atrapadas en cuerpos de hombre” (Álvarez & Jurgenson,

(2011)) por esta razón no se puede definir que estas personas buscan un cambio

de sexo, sino una reasignación genital.

Construcción legal y política de las mujeres transgénero del

barrio Santafé

Una de las categorías que se manejan en esta monografía es la situación política

y legal de las mujeres transgénero, específicamente del barrio Santafé en el

centro de la ciudad de Bogotá. Una mujer transgénero, como cualquier otra mujer

ya sea heterosexual, lesbiana, bisexual o independientemente de su identidad de

género son sujetos políticos que adjudicadas a una sociedad cuentan con

lineamientos generales hacia políticas públicas para la garantía plena de sus

derechos aunque esto, no necesariamente indique o garantice el ejercicio y la no

violación de tales derechos. Hoy en día, como lo sustenta Espinosa (2008) los

derechos útiles en la lucha de las personas transgénero son los de la dignidad

humana, la igualdad, la no discriminación, solidaridad exigible jurídicamente,

equidad, convivencia pacífica, pluralismo, respeto a la diversidad aceptación y

autonomía (Espinosa, 2008, pág. 73).

En Colombia, específicamente en Bogotá, de acuerdo con el Artículo 315 de la

(13)

13 y hacer cumplir la constitución, leyes y acuerdos con miras a dirigir la

administración de la ciudad. Ahora bien, no se podría hablar de cumplimiento sin

tener en cuenta que para el caso de la mujer transgénero en el Artículo 5 el

Estado reconoce, sin discriminación alguna, la primacía de los derechos

inalienables de la persona y ampara a la familia como institución básica de la

sociedad. Así mismo, planteado en el Artículo 13 de la constitución, todas las

personas nacen libres e iguales ante la ley, por ello recibirán la misma protección

y trato de las autoridades y gozarán de los mismos derechos, libertades y

oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen

nacional o familiar, lengua, religión u opinión política. También, el Artículo 16

promueve que todas las personas tienen derecho al libre desarrollo de su

personalidad sin más limitaciones a excepción de las que imponen los derechos de los demás y el orden jurídico (ALCALDIA MAYOR DE BOGOTÁ, (2008)).

Siendo así, y paralelamente a los artículos que ampararían a las mujeres

transgénero del libre ejercicio de sus derechos sin importar su identidad de

género, la corte constitucional con respecto a las personas transgéneristas y la

expresión misma de su identidad, dentro del principio de la libertad de expresión

afirman, en varias sentencias como la T-594 de 1993 y la T- 504 de 1994 que las

personas transgénero pueden cambiar su sexo en el documento de identidad

siempre y cuando se hayan realizado la operación de cambio genital. A su vez, es

posible solo cambiar el nombre sin necesidad de haber tenido una reasignación

de sexo por medio de un procedimiento quirúrgico, pero sin embargo, y siendo lo

más importante para esta monografía, para el caso de las personas transgénero

las cirugías de cambio de sexo no son cubiertas por el sistema de salud. Según

los lineamientos generales de la política pública para la garantía plena de los

derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneristas- LGBT- y

sobre identidades de género y orientaciones sexuales en el distrito capital de la

Secretaría de Planeación para el caso de las personas transgéneristas, el Plan

(14)

14 género, lo cual les lleva a recurrir a tratamientos informales que ponen en riesgo

sus vidas.

Activistas y organizaciones que trabajan con personas transgéneristas en Bogotá,

particularmente las que se encuentran en situación de prostitución, señalan que

desde el 2006 se han presentado 22 hospitalizaciones y 6 muertes relacionadas

con el uso de productos inadecuados para la transformación corporal aplicados

en contextos no médicos ni supervisados (Gil y Navarro, 2008)

Como si fuera poco, las personas transgéneristas por la expresión de su identidad

de género reciben el rechazo y estigmatización del personal de salud cuando

recurren a tales servicios o que sus necesidades son vistas como puramente

estéticas y suntuarias. Por lo anterior, se presentan casos de personas

transgéneristas que no recurren a tal atención por experiencias negativas o por

referencias de otras que manifiestan haber sido rechazadas, esto se suma a que

un porcentaje significativo de ellas no tiene seguridad social en salud.

Ante esto, se vería como legalmente se está realizando una contradicción y

efectivamente una vulneración a los derechos de las mujeres transgénero. Para

ello, estas mujeres han hecho uso de la sentencia de la corte constitucional T-268

de 2000 en la cual no hay razón para prohibir actividades organizativas y

culturales siempre y cuando se cumplan las normas mínimas de comportamiento

en público. Estas manifestaciones públicas, hacen de manifiesto ante el atropello

y descontento de no poder acceder a un cambio de sexo cubierto por el sistema

de salud o demás derechos del ejercicio transgénerista, por lo cual para ellas, se

recurre a la figura de política pública.

Una política pública como lo afirma Meny y Thoening en términos generales

(Meny & Thoening, (1992)) es un programa de acción gubernamental en un

(15)

15 político frente a situaciones socialmente problemáticas y que buscan la resolución de las mismas” (Vargas Velásquez, (1999))

Las acciones políticas o iniciativas que ha desarrollado el estado frente a la

comunidad trans, se han dado en términos que como Aguilar afirma son “acciones cuya intencionalidad y causalidad han sido definidas por la interlocución que ha tenido lugar entre el gobierno y los sectores” (Aguilar L. , (2009)). Para

este caso, como lo afirmó Diana Navarro, activista transgénero, la política pública

LGBTI se dio gracias al trabajo mismo de la comunidad transgénero, más no, por iniciativa propia del estado; “el movimiento empezó a presionar a las autoridades,

las autoridades no llegaron y nos propusieron algunas acciones para legislar, sino

que nosotras fuimos a las autoridades para agilizar ciertas acciones en «pro» de

la restauración de nuestros derechos, empezó de abajo hacia arriba, nosotras

prácticamente le hicimos todo el trabajo a la administración, le dijimos que necesitábamos, como lo necesitábamos y como lo queríamos”.

En una presentación de Julio César Mancera Acosta actual vicepresidente de

Poblaciones del Polo Democrático Alternativo, en el seminario internacional “derechos humanos, diversidad sexual y políticas públicas” afirmó que para algunas y algunos, “las políticas públicas no son más que un sofisma de

distracción o un encasillamiento para lograr mínimos y nada más; para otros, son

un peldaño para reconocernos como sujetos de derechos y otros más tendrán hipótesis variadas”.

Complementando la anterior visión y sosteniendo que para algunos las políticas

públicas pueden cambiar según su necesidad y percepción, Eva Giberti en transgéneros: síntesis y aperturas señala que “esta disparidad de género rompe

con el orden social, que demanda que exista congruencia entre el género asignado y el sexo, así́ como entre el sexo y el deseo. El transgénero,

(16)

16 provocativo y desafiante aquellas prescripciones destinadas a dogmatizar pautas de convivencia” (GIBERTI, (2003)).

Estas pautas deberían significar una modificación mediante las políticas públicas porque como señala Muller “una política pública es un proceso de mediación

social, en la medida en que el objeto de cada política pública es tomar a cargo los

desajustes que pueden ocurrir entre un sector y otros, o aun, entre un sector y la sociedad global” (Muller, (2002)). Unas mediaciones que en el caso de Colombia

el desarrollo de los lineamientos de la Política Pública de Mujer y Géneros se dio

en una administración donde el alcalde era parte de un partido político de

izquierda, los lineamientos y el desarrollo de la política pública se dieron mientras

la administración hacía parte también de dicho partido.

Para este caso, Andre Roth la política pública se basa en la investigación sobre el qué y el cómo hacer del Estado, empleando una metodología investigativa que se

enfoca al análisis de las posibilidades de acción de autoridades públicas

concretas, comprendiendo las pertenecientes a todas las ramas y niveles del

Estado y sus acciones. Es así, como una administración pasada desarrollo ciertos

principios para la creación de políticas públicas hacia la mira, ya no solo de la

comunidad LGBTI, si no específicamente de la comunidad transgénerista (Roth,

(2002)).

El transgénerismo, una reasignación de cuerpo

La categoría sobre el cuerpo es fundamental para esta monografía, y sobre todo

para hondar en la situación de reasignación sexual de las mujeres Transgénero

del barrio Santafé en la localidad de los Mártires en Bogotá. Es pertinente resaltar

que el termino transexual es introducido en la literatura sexológica en 1949, poco

admitido y aceptado, pero desde entonces se entiende esta condición en términos

(17)

17 Es así como en el año 1952 se presentó el primer caso de reasignación sexual,

Cristine Jorgense un sujeto que había participado en la guerra y luego de volver

decide liberar su identidad sexual y someterse a una reasignación de sexo, en

ese entonces es visto como una genialidad médica, sin embargo en unos años la

transexualidad se observó como una enfermedad y a ser tratada como una

anomalía psicológica (Balza, (2016)).

Sibien es claro en esta temática que la institución médica tiene la posibilidad de

liberar la sexualidad reprimida de los individuos que se sienten en un sexo

opuesto al que realmente pertenecen, cuerpos diferentes y deslocalizados,

también es fundamental la parte social, aspectos que no se lograron evidenciar

en la comunidad Transgénero del barrio Santafé, debido que gracias a la

exclusión social, y falta de apoyo médico por parte del Estado se ven

prácticamente obligadas a someterse a cambios físicos estéticamente incorrectos

atentando contra su salud física. (Testimonio de Katalina Angel, Mujer Transgenero)

Además las mujeres que desean iniciar su camino de reasignación sexual se

deben someter a una serie de exámenes psiquiátricos para que sean diagnosticadas con “Trastorno de la identidad de género” que se basa en querer

pertenecer al sexo opuesto como se mencionó anteriormente (ClinicaDam, accedido el

23 de abril de 2016, desde: http://ow.ly/4n9Ndy) luego de este diagnóstico se accede a las peticiones y deseos del sujeto al querer cambiar su sexo, y cesar su malestar de

estar en un cuerpo equivocado, sin embargo varias mujeres de la comunidad

transgénero expresan incomodidad frente a esta clase de pruebas, ya que no se

consideran con ningún trastorno, y aceptan que la sociedad las vea como

enfermas (Guasch Andreu & Mas Grau, (2016))

Con base en varios testimonios de las mujeres Transgénero del Barrio Santafé,

se evidencia una fuerte crítica hacia los protocolos y el proceder de la parte médica en Bogotá que busca “aportar” a su reasignación sexual, debido a que no

(18)

18 contraindicaciones fuertes y en muchos casos letales, sino se les entregan una

serie de pastas anticonceptivas, las cuales alteran de manera desenfrenada su

estado de ánimo y por ende su salud mental.

Sin embargo, el camino hacia la reasignación sexual no representaría una

felicidad completa hacia las mujeres transgénero, ya que la distinción para ellas

de su mente en relación con su cuerpo no es real por estar entre los dos sexos,

hombre, mujer, y no tener las posibilidades ya sean económicas o políticas para

pasar por manos de un cirujano en su país especializado en esta clase de

técnicas de traslado de sexo (Missé & Coll-Planas, (2010))

¿Cómo fue el camino metodológico y el enfoque de

investigación?

Para iniciar con el desarrollo de los métodos de investigación planteados a lo largo de esta monografía, es pertinente explicar de forma detallada este concepto. Según la real academia de la lengua Española, Monografía, proviene del griego monos y grapho, que significa escribir sobre un solo tema en específico. En este caso es un texto que tiene como función informar de una manera organizada, crítica y analítica las problemáticas de transformación corporal a las que se ven enfrentadas las mujeres Transgénero por la presión de sentirse aceptadas social y personalmente.

Muchas de estas problemáticas sociales son invisibles o están desconectadas de otros temas que para la sociedad se consideran verdaderos problemas, lo que llevó a esta investigación a desglosar el enfoque crítico social, que ha tenido como objetivo el análisis de las transformaciones sociales y dar respuesta a las causas que generan las dificultades que atraviesa la comunidad transgénero por falta de apoyo y oportunidades en su tránsito.

(19)

19 a involucrar a la comunidad Transgénero y a comprometerse con la investigación gracias a la conciencia que se tomó frente a las problemáticas.

Es así como llevamos a cabo este trabajo monográfico desde el método transformacional, el cual se inició al determinar las problemáticas sociales a las que se enfrentaba la comunidad de las trabajadoras sexuales del barrio Santafé en la localidad Mártires de Bogotá, por su afán de reasignación sexual y llegar a la aceptación social como se mencionó anteriormente.

Por estas razones se decide analizar todas las causas, consecuencias, y problemáticas de la transformación corporal de hombre a mujer, desde la recopilación de diferentes historias de vida en las que se hacen visibles los problemas de salud por los procedimientos quirúrgicos, y cabios hormonales a los que se someten las mujeres T, evidenciando un gran abandono del Estado y rechazo de la sociedad a las necesidades de estas mujeres que viven en un constante conflicto consigo mismas al verse en el cuerpo equivocado.

La recolección de materiales como entrevistas, historias de vida, observaciones, descripción de las problemáticas tratadas, permitió un pleno desarrollo de la metodología transformacional logró hacer coherente y visible lo que para muchos pueden ser hechos desconectados de una normalidad social, como el día a día de las mujeres T, buscando recursos para subsistir y sobre todo conseguir los medios para su transformación corporal, dejando en un segundo plano su seguridad y salud al someterse a procedimientos quirúrgicos no certificados para conseguir de manera casi inmediata su apariencia física femenina. (Información tomada de testimonios de las mujeres T).

Tipo de investigación

(20)

20 Fernández, está dirigida a lograr la descripción y caracterización del evento de estudio dentro de un contexto particular. (Sampieri, Fernández, & P., (2006))

Por otro lado, se podría observar como lo plantea Cerda esta forma de descripción como “la representación de hechos o eventos por medio del lenguaje, de modo tal que al leer o escuchar las expresiones verbales se puede evocar el evento representado o figurado”, téngase en cuenta que al momento de referirse al lenguaje hace énfasis en aquellas herramientas como los escritos, gráficos, símbolos, etc. (Cerda, (1997)).

Esta investigación descriptiva tiene como fin, valga la redundancia, la descripción, recolección, interpretación, y análisis del entorno y aquellos procesos generados por la misma naturaleza de la comunidad transgénero del barrio Santafé.

El tema, transformaciones físicas de las mujeres transgénero, puede ser investigada, desde el punto de vista de Hurtado en donde afirma que esta investigación puede ir dirigida esencialmente y como se pretende demostrar por medio de esta monografía y su producto, a “…captar la presencia del estudio, caracterizar e identificar las cualidad propias del tema a tratar, describir cómo se desarrolla y los procesos que giran en torno a este desarrollo…” (Hurtado de Barrera, (2008))

Para acercarse a la comunidad transgénero del barrio Santafé fue necesario repensar una metodología unida con el concepto de periodismo público restableciendo las conexiones entre el periodismo y la democracia. Este periodismo público se da como una forma de utilización de acercamiento, estudio y base completamente ligada a la investigación aplicada.

(21)

21 vez que se adquieren otros, después de implementar y sistematizar la práctica basada en investigación.

Padrón al respecto, hace referencia en general, a aquel tipo de estudios científicos orientados a resolver problemas de la vida cotidiana o a controlar situaciones prácticas, haciendo dos distinciones: La primera es aquella a la que incluye cualquier esfuerzo sistemático y socializado por resolver problemas o intervenir situaciones. La segunda a la que sólo considera los estudios que explotan teorías científicas previamente validadas, para la solución de problemas prácticos y el control de situaciones de la vida cotidiana (Padrón, (2006)).

Por esto, hay que remontarse por el lado del periodismo público, en su mayoría, esta teoría basada en el libro de Ana María Miralles periodismo, opinión pública y agenda ciudadana en la que la opinión pública según algunos expertos y con las modificaciones sociales de cada época, ya no sería ese significado heredado de la ilustración en donde el concepto viene formado de una razón (Miralles, (2002) ). Según Miralles “indica a la masa segmentada de las opiniones particulares en las que se expresen intereses comunes pero a la vez divididos” (Miralles, (2002) ).

Es así, como se replantea el papel de los medios de comunicación como escenarios de debate para un trabajo hermenéutico de las dinámicas urbanas y las interacciones sociales dejando a un lado la posición de cada medio, o en este caso, de cada estudiante dejar de pensarse como portador de teoría hacia sus sujetas de estudio y también como únicas suministras de información.

(22)

22 Una realidad que abarca en el papel de la comunidad investigada, una totalidad, que como lo argumenta Cerda hay que verse como un todo concreto, que se puede definir como la síntesis de pluralidad y unidad (Cerda, (1997)). Esa totalidad tiene valor de contexto, de circunstancia o de hecho, recurriendo a la investigación aplicada como método por cuál se adopte la problemática a investigar junto con sus actores, siendo así la rigurosidad científica la que determina la validez de los resultados y la ampliación del conocimiento científico, con lo que se crean nuevas teorías o se modifican las ya existentes (Cerda, (1997)).

Para lo anterior, manteniendo la relación entre periodismo público e investigación aplicada, la información que abarcaría la totalidad de las sujetas de estudio, en este caso, la comunidad transgénero de Santafé se mantiene claro como indica Davis Merritt el debate de lo público gira en torno a la iniciativa de realizar una vínculo de los ciudadanos con la vida pública para promover la capacidad del debate y la deliberación de la ciudadanía ofreciendo una información de calidad, apoyando los procesos de los ciudadanos con un cubrimiento y el adecuado seguimiento que se debe registrar en cada informe, entrevista, trabajo teórico como el presente y sobretodo en la construcción de productos que muestren una verdadera relación entre la comunidad, polifonía de voces y quienes se acercan a investigar sus dinámicas junto con las problemáticas (Merritt, (1997)).

Esto indica que para poder realizar un periodismo público y a su vez una investigación participativa, como su mismo nombre lo indica, se debe ser partícipe dentro de la comunidad investigada, no solo para evidenciar la problemática a estudiar, sino también para intervenir con las causas y consecuencias que posea en torno al tema central de está monografía el cual gira a las transformaciones físicas.

(23)

23 prioridad la palabra de la ciudadanía y no solo los intereses de ciertos grupos sociales” (Merritt, (1997)).

Se puede experimentar, con este tipo de metodología, una mejor forma de ejercer el periodismo y salir de los esquemas que impone el periodismo tradicional, el cual se queda en una sola faceta del ejercicio la cual es la de informar sin buscar que este proceso sea democrático y desemboque no solo en el debate social, sino también en la aplicación y transformación de realidades.

Realidades que buscan ser intervenidas, ya que como Jay Rosen, profesor de periodismo en la Universidad de Nueva York argumenta el periodismo público debe tomarse como ente de sentido social, para buscar la salida de todos los marcos sociales establecidos y poder brindar cada vez más contribuciones a la vida pública con los productos periodísticos que se realicen, dando como prioridad a que todo es hecho por la comunidad y para la comunidad.

La información se obtiene mediante diagnósticos que implican un procedimiento llevado a cabo mediante encuestas, entrevistas o cuestionarios, o cualquier otra herramienta que produzca obtención de información para establecer las necesidades o problemas que afectan un sector o una situación de la realidad social y que es motivo de estudio o investigación. Por su parte, Boggino y Rosekrans y Cívicos y Hernández mencionan la investigación–acción y la investigación participativa como aquellas que responden a aplicaciones, de ahí que sean vistas como prácticas de investigación diferentes de la investigación aplicada (Boggino & Rosekrans, (2004)) (Cívicos & Hernández, (2007)).

Para Vargas “la investigación aplicada refiere al empleo de otros tipos de estudio y técnicas, entre las que se mencionan: estudios de mercado, sondeos de opinión pública, entrevistas y grupos focales. Todos con miras a responder con propuestas estratégicas de mejoramiento o cambio de una situación problema o para documentar experiencias basadas en situaciones reales” (Vargas, (1991)).

(24)

24 cuanto al tema central, transformaciones físicas de las mujeres transgénero del barrio Santafé. Esta relación y como la quiere visibilizar Miralles por medio del periodismo público es una reflexión resumida en que suponemos la información tiene solo dos caras, una blanca y una negra pero no nos fijamos en los grises que es donde está la realidad de los ciudadanos, por tanto se tiene una opinión pública abstracta en el que se da más importancia a los sondeos o a las herramientas únicas arrojadas por los medios de comunicación tradicionales como punto de llegada mas no como el punto de investigación y profundización, para así, abrir la puerta a la realidad ciudadana (Miralles, (2002) )..

Así mismo, se cree que la suma de opiniones individuales son la construcción del colectivo, aislando así a la ciudadanía, lo que nos lleva a las confusiones sobre lo público, identificar lo público como lo estatal y referirse periodísticamente a lo público desde lo físico y espacial, llegando a plantearnos una realidad que no necesariamente y verídicamente es la de las mujeres transgénero y su problemática de identidad de género y estética ligada a más factores como los sociales, políticos, económicos y culturales.

Herramientas de investigación

Para la obtención de información en cuanto a las transformaciones físicas de las mujeres transgénero y sus implicaciones, se desarrollan o se implementan herramientas como bases para recoger dichos datos que enriquecen la investigación. Estas herramientas pueden ir desde la entrevista, la encuesta y por supuesto la historia de vida.

La entrevista

(25)

25 Así mismo, como plantean Sampieri, Fernández y Batista, una entrevista no es casual, sino que es un diálogo intencionado entre el entrevistado y el entrevistador, con el objetivo de recopilar información sobre la investigación, bajo una estructura particular de preguntas y respuestas (Sampieri, Fernández, & P., (2006)). La entrevista como herramienta de recolección de información puede contener ventajas, como Contreras (2003) afirma la entrevista:

• Es una técnica eficaz para obtener datos puntuales y relevantes. La información que se obtiene es superior que cuando se limita a respuesta escrita. Por su condición oral y directa, se pueden captar los gestos, tonos de voz, énfasis, entre otros.

Para el caso de las mujeres transgénero del barrio Santafé, se puede emplear un formato de entrevista tanto estructurada como no estructurada. Para más claridad, la entrevista estructura plantea idénticas preguntas y en el mismo orden a cada uno de los participantes, quienes deben escoger la respuesta entre dos, tres o más alternativas que se les ofrecen (Sabino, (2002)). En cambio, en la entrevista no estructurada es más flexible y abierta. El investigador sobre la base del problema, los objetivos y las variables, elabora las preguntas antes de realizar la entrevista (Sabino, (2002)). Así, se podría establecer dos mecanismos similares pero en sí mismos distintos para la obtención de información veraz y relevante para la investigación.

Para este tema tan sensible como lo son las transformaciones físicas, en una comunidad enmarcada y discriminada por las mismas, se podría emplear una entrevista a profundidad. Estas, como su nombre lo indican y como lo especifica Sabino está es una “…técnica para obtener de una persona oralmente su definición personal de la situación. La entrevista a profundidad, al igual que la observación puede plantearse holísticamente, pero también puede ceñirse a un solo acto, experiencia social” (Sabino, (2002)).

(26)

26 La entrevista se moldeara según los objetivos de la investigación y teniendo en cuenta el modo en que se aplique a los diferentes métodos descriptivos de investigación mencionados y explicados más adelante.

La encuesta

Para empezar, se puede definir la encuesta siguiendo la definición de García Ferrando como “una técnica que utiliza un conjunto de procedimientos estandarizados de investigación mediante los cuales se recoge y analiza una serie de datos de una muestra de casos representativa de una población o universo más amplio, del que se pretende explorar, describir, predecir y/o explicar una serie de características” (García Ferrando, (1993)). Esta definición se podría complementar con la visión que contempla Sierra Bravo, en donde la observación por encuesta, que consiste igualmente en la obtención de datos de interés sociológico mediante la interrogación a los miembros de la sociedad, es el procedimiento sociológico de investigación más importante y el más empleado (Sierra Bravo, (1994)).

La encuesta empleada para la obtención de información de las mujeres transgénero del barrio Santafé contiene características como las afirma Sierra y Cea D’Ancona (1998) la información se obtiene mediante una observación indirecta de los hechos, a través de las manifestaciones realizadas por los encuestados, por lo que cabe la posibilidad de que la información obtenida no siempre refleje la realidad (Sierra Bravo, (1994)). Así mismo, la encuesta permite aplicaciones masivas, que mediante técnicas de muestreo adecuadas pueden hacer extensivos los resultados a comunidades enteras. Permite la obtención de datos sobre una gran variedad de temas. La información se recoge de modo estandarizado mediante un cuestionario (instrucciones iguales para todos los sujetos, idéntica formulación de las preguntas, etc.), lo que facilita hacer comparaciones intergrupales.

(27)

27

Matriz de análisis.

En esta monografía se utilizan las matrices como instrumento de análisis crítico del discurso la recolección de datos de las historias de vida de las mujeres transgénero de barrio Santafé de Bogotá, en la localidad de los Mártires. Así que se determinaron categorías específicas que tenía en común esta comunidad de la ciudad. La primera categoría es cuerpo, ya que las mujeres transgénero vivieron o viven un proceso de cambio hormonal y reasignación de sexo al sentirse en el cuerpo equivocado. De este punto surge la segunda categoría que es salud, debido a que muchas de ellas por el afán de completar su cambio sexual se exponen a procedimientos inseguros que muchas veces atentan contra sus vidas. (Entrevistas a mujeres Transgénero de Santafé Bogotá)

Estas dos categorías de análisis conducen al camino de la siguiente que es la economía, un aspecto fundamental para analizar, ya que la economía de las mujeres transgénero gira en torno a su cambio físico, a infinidad de cirugías y procesos de cambio hormonal costosos e inadecuados para su salud como se mencionó anteriormente. En este punto se entró a analizar cada una de las historias para visibilizar las problemáticas etéreas en muchos aspectos de la sociedad. La siguiente categoría es discriminación, debido a que varias identidades sociales discriminan a las mujeres transgénero por su condición, muchas veces dejándolas sin posibilidades de empleo y pocos ingresos económicos que las llevan a aislarse en un punto de la ciudad. (Entrevistas a mujeres Transgénero de Santa Fe Bogotá)

Estrategia de comunicación

El objetivo que se pactó en esta investigación, a modo de producto de la

monografía, es la realización de un libro basado en historias de vida que puedan

dar cuenta de las problemáticas que viven las mujeres transgénero por presentar

una transformación física, debido a su condición de identidad de género y que por

(28)

28 El libro contará primordialmente con 5 historias de vida, de mujeres transgénero

del barrio santa fe, que de uno o cierto modo se conectan en algún momento de

sus vidas y las lleva al mismo punto hoy en día. Estas historias de vida, contarán

con una forma narrativa a modo de crónica, en donde se plasmarán los

momentos más relevantes de sus vidas teniendo en cuenta la pregunta

problémica de la monografía destacando aquellos procesos que evidencien el

tema de las transformaciones físicas y sus implicaciones sociales, físicas,

personales y psicológicas.

En este libro se contará con las historias de las siguientes mujeres que han

decidido hacer parte del mismo y a su vez a compartir sus experiencias:

• Daniela Maldonado, mujer transgénero de Ibagué, Tolima, tiene 33

años y actualmente es líder de la Red Comunitaria Trans de Bogotá. Daniela por

miedo de su historia, aporta aquellas vivencias que por medio del cuerpo y el

ejercicio de la prostitución se relacionan con la discriminación y encierra dentro de

su experiencia una historia de vida que se enmarca en la supervivencia de la

mujer transgénero como objeto físico de violencia pero también como sujeta que

ha podido sobrellevar lo negativo y a partir de lo positivo de sus experiencias ha

llevado su vida más allá de la prostitución y la ha encaminado hacia un servicio

social y un activismo por su comunidad trans.

• Katalina Ángel, mujer transgénero de Bogotá, tiene 30 años y

actualmente es integrante de la Red Comunitaria Trans de Bogotá. A través de su

historia de vida, se plasmara no solo su proceso físico de transformación sino

también se quiere resaltar a la primera mujer transgénero recluida por 4 años en

una penitenciaria de hombres. Katalina resalta de esta experiencia su modo de

sobrevivencia en medio de un ambiente tan hostil y un lado de la mujer

(29)

29 de doble filo que le sirvió para trabajar por las demás mujeres que como ella han

terminado en estos sitios de reclusión, sometidas al estigma, la discriminación y la

visión de una mente en prisión pero un cuerpo en acción.

• Pamela Mena, mujer transgénero de Palmira, Valle, tiene 35 años,

fue Mujer T en el año 2014, funcionaria del distrito específicamente en la

Secretaría de Salud e integrante de la Red Comunitaria Trans de Bogotá.

Pamela ha sido escogida en especial para este libro ya que como una mujer

prostituta, se retó a participar en un concurso del distrito para mujeres trans, en el

cual no era bien vista la participación de las mujeres transgénero prostitutas del

centro y que para sorpresa de muchos, en el año en que Pamela participó fue la

ganadora. Debido a esto, Pamela fue merecedora de un puesto en el distrito, este

puesto fue otorgado dentro de la secretaria de salud, desempeñándose como

acompañante del distrito para asuntos trans en temas de sanidad y salud. Esta

experiencia, le brinda a Pamela una visión más cercana de lo que el distrito

observa y busca en cuanto a temas de salud y sanidad para todas las mujeres

transgénero de Santafé. Así, Pamela ha sido una mujer transgénero que ha

podido visibiliza las problemáticas de esta comunidad y los procesos y retos que

han tenido que sobrellevar en especial en temas de transformación física y sus

implicaciones. Aporte que es esencial para la construcción de este libro.

• Andrea Correa, mujer transgénero de Bogotá, tiene 55 años,

integrante de la corporación red somos y de la Red Comunitaria Trans de Bogotá.

Andrea es una de las mujeres con mayor edad entrevistas para este libro. Por sus

experiencias, también como prostituta, Andrea ha recorrido a lo largo de su vida,

una visión no solamente nacional en cuanto al tema de las transformaciones

físicas y sus implicaciones. Andrea pudo conocer distintas partes del mundo

(30)

30 fuera del país, estableciendo así un paralelo o quizás un cruce entre las prácticas

y modalidades que se manejan de los procesos físicos de las mujeres

transgénero y sus implicaciones tanto en Colombia como en distintas partes del

mundo.

• Yoko Ruiz, mujer transgénero de Bogotá, tiene 34 años, activista e

integrante de la Red Comunitaria Trans de Bogotá. Desde pequeña Yoko no tuvo

una guía familiar al quedar huérfana a temprana edad. Al ser acogida por distintos familiares, Yoko sintió la “caridad” y para ello aceptar la discriminación de sus

familiares debido a su situación de necesidad. Al crecer, Yoko se trazó un ideal

de belleza que veía en las telenovelas. Es así y también por cosas de la vida, que

Yoko puede vivir la experiencia de ser drag queen y así mismo de comparar la

vida de brillo y transformaciones temporales, a después poder vivir unas

transformaciones físicas permanentes en donde también se han marcado las

ganas de no caer en el estereotipo de una mujer transgénero vulgar y sin estética

alguna. Yoko marca a través de su historia de vida, ese lado elegante, sofisticado

y cuidadoso de ser una mujer transgénero.

Estas mujeres contarán no solo con el relato de sus vidas plasmado en el libro,

también estos irán acompañados por una serie de fotografías en donde cada una

podrá reflejarse dependiendo de las características y elementos que escoja para

cada fotografía. Estas fotografías irán a blanco y negro, los ángulos y demás

factores propios de dichas fotos serán escogidos por ellas y un equipo de

fotografía que se nos brindará en colaboración con un fotógrafo profesional.

A manera física del libro, este contará con una versión virtual, la que se realizará

con motivo de ver un avance en cuanto a realización de dicho libro. En forma

(31)

31 cms de ancho, su portada será de pasta dura manejando una gama de colores

con una tipografía Appe Symbols. Para el interior, se pretende manejar hoja color

amarillo, con un manejo de fotografías tomadas profesionalmente, editadas a

blanco y negro que evidencian, precisamente, la diversidad de las mujeres

dueñas cada una de estas historias.

Para poder obtener una historia de vida que encajara con los objetivos de esta

investigación, se manejó un formato de entrevista semiestructurada, la cual

maneja distintas temáticas, resaltando las transformaciones físicas y sus

implicaciones. Así mismo, se manejaron enfoques para poder obtener unas

preguntas que nos arrojaran respuestas acordes a lo que se quiere conseguir

para cada historia de vida. Luego de esto, se manejó como modo de

sistematización de la información, unas matrices, construidas por unas categorías

que ayudan a organizar la información y dejar en evidencia los fragmentos más

relevantes de cada una de las entrevistas y que por ende conformaran las

historias en orden de relevancia al momento de redactar cada una de ellas. Estas

matrices, también permiten realizar el cruce de información, con el marco teórico

de investigación y los distintos apartados que se reúnen sobre las situaciones

actuales de cada categoría.

CONCLUSIONES

Para el tránsito, a pesar de que la academia define a la transexualidad como

mujeres atrapadas en cuerpos de hombre, para la constitución colombiana una

persona trans, es aquella que transita de un género al otro (Álvarez & Jurgenson,

(2011) dentro del individuo, encontramos en cuanto al tránsito, esa identificación

desde pequeño hacia las características socialmente establecidas como

femeninas y como sin ninguna explicación se tiene desde temprana edad una

(32)

32 Así mismo, se ha comprendido a la transexualidad en 1949 como aquello que

configura quirúrgicamente un arreglo a la condición del travestismo, también es

considerado como algo poco admitido (Balza, (2016)), hoy en día en la

constitucionalidad del país, en la corte constitucional colombiana, en la sentencia

T-771/13 se reconoce y respeta el derecho de toda persona para construirse a sí

mismo respecto a su cuerpo, sexo, orientación, etc. Por ello, la persona

transgénero recurre a procedimientos tanto parciales como permanentes, en

primera esencia, para llevar a cabo como finalidad la decisión de transitar de un

género al otro.

Dentro del acceso a la salud, las problemáticas y consecuencias de este tipo, según los “Los lineamientos generales de la política pública para la garantía plena

de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneristas-

LGBT- y sobre identidades de género y orientaciones sexuales” los planes

obligatorios de salud no contemplan ni cuentan con los asuntos relacionados a

una identidad de género, esto combinado a que según la corte constitucional en

la sentencia T-771/13, no se presenta un lenguaje médico que constituya un

derecho a la salud en condiciones de no discriminación y sugiere que la atención

en salud para la comunidad transgénero no provenga de un diagnostico en el

que sea considerada su identidad de género como una enfermedad o desorden.

Ya que como es conocido, las mujeres que desean iniciar su camino de

reasignación sexual se deben someter a una serie de exámenes psiquiátricos para que sean diagnosticadas con “Trastorno de la identidad de género” que se

basa en querer pertenecer al sexo opuesto (ClinicaDam, accedido el 23 de abril

de 2016, desde: http://ow.ly/4n9Ndy).

Para prevenir este tipo de discriminaciones y ante la ausencia de un enfoque de

salud que cubra las necesidades de estas mujeres, las personas transgénero

(33)

33 buscar una realización de su verdadera identidad y el alcance a un ideal de

belleza.

Desde el 2006 se han presentado 22 hospitalizaciones y 6 muertes relacionadas

con el uso de productos inadecuados para la transformación corporal aplicados

en contextos no médicos ni supervisados (Gil y Navarro, 2008), esto en

concordancia con las experiencias de las mujeres transgénero al afirmar que uno

de los procedimientos más comunes, como lo es el silicón, tiene como

consecuencia que muchas chicas mueran a causa de introducir esta sustancia en

su cuerpo, dentro de la comunidad trans, asociaban la muerte de las demás

mujeres con temas como embolias o enfermedades de transmisión sexual. Al ver

la relevancia de este tema, las mujeres transgénero ven un problema de

calamidad pública en su ambiente, no solo por los procedimientos llevados de

manera ilegal, por sus complicaciones, sino también por la falta de particularidad

en temas trans dentro de los sistemas de salud.

En Colombia la corte constitucional en la sentencia T-771/13 tiene claro que la

comunidad trans forma parte de un grupo social históricamente sometido a

patrones de valoración cultural negativos, sus integrantes han sido víctimas de

graves violaciones a sus derechos y su situación socio económica evidencia de

manera nítida las circunstancias de desprotección y segregación que padecen.

En contraste con la academia esta establece que los derechos de la misma son

los de la dignidad humana, la igualdad, la no discriminación, solidaridad exigible

jurídicamente, equidad, convivencia pacífica, pluralismo, respeto a la diversidad

aceptación y autonomía (Espinosa, 2008, pág. 73). Pero estos derechos, esta

aceptación y autonomía se ven violada y atacada no solo de manera integral, las

mujeres transgénero también sufren de manera física la discriminación y la no

(34)

34 Según la Alcaldía de Bogotá, el Artículo 16, promueve que todas las personas

tienen derecho al libre desarrollo de su personalidad sin más limitaciones a

excepción de las que imponen los derechos de los demás y el orden jurídico, pero

para la comunidad trans, este panorama es incierto ya que según cifras de

Colombia Diversa, e estima que alrededor del 50% de los asesinatos contra la

población LGBTI –164 entre 2013 y 2014 se cometieron contra mujeres trans.

Para ellas, la aceptación social comienza en casos particulares, en el trabajo

sexual, por como un hombre quiere estar con ella y a la vez le está pagando.

Para ellas, hay que borrar el estigma de que solo una mujer transgénero es

peluquera o prostituta, ya que esto nace también y ellas lo saben, de la falta de

oportunidades y espacios de aceptación social, una discriminación que incluso se

refleja en los mismos trabajadores sociales o médicos que no respetan su

identidad de género, refiriéndose a ellas de ellos sin importarles su decisión de

expresarse permanentemente en el género femenino.

Para casos como la aceptación familiar, Natalia Aventín presidenta de Chrysallis,

asociación de familias de menores transexuales, durante una conferencia sobre “transexualidad un enfoque multidisciplinar” (2016) considera que la infancia y la

juventud son una etapa clave para que el menor asuma su sexualidad y que por

lo tanto, puede influir enormemente en su estado, dependiendo del trato que

reciba de todas las personas con las que tiene que convivir o relacionarse, en

especial su núcleo familiar.

En algunos casos, el núcleo familiar de una mujer transgénero permanece intacto

y bajo las márgenes de la aceptación y el respeto, lo cual aporta y contribuye a

una construcción de identidad más cercana, un acompañamiento que incluso

llega a que la crianza, que antes era encaminada a un sujeto masculino, ahora

sea encaminada con sus características y especificidades femeninas.

De esta manera, el paso a seguir es el transgénerismo, como lo explica la

literatura sexológica en 1949, según Balza, ser transgénero inicia cuando se

(35)

35 sexualidad reprimida de los individuos que se sienten en un sexo opuesto al que

realmente pertenecen. Teniendo en cuenta que la construcción del género

opuesto, no solo se debe dar de manera física, sino parte de una aceptación

familiar, para la salud y pleno desarrollo del individuo.

Además, según Lamas, se puede entender que estas elecciones son construidas

en dos niveles: El primero es un proceso de aceptación y determinación frente a

las diferencias sexuales de la sociedad, y el segundo es la reconstrucción de la

figura en la estructura familiar y lo que se quiere ser.

Sin embargo existen casos en el barrio Santa Fe de Bogotá, en los que se

evidencia que el núcleo familiar de una mujer transgénero se disuelve por

factores como la no aceptación, falta de comprensión e incluso rechazos y

estigmas provenientes de generaciones influenciadas por la religión. Muchas

veces, la familia constituye el primer núcleo de discriminación de estas mujeres,

las cuales se ven obligadas, con tal de cumplir y desarrollar su libre identidad, a

alejarse y migrar a diferentes ciudades para eliminar cualquier contacto que

pueda vulnerar la decisión de realizar un tránsito.

Es así como el término ‘familia’ se modifica, y son aquellos individuos que

conocen sus experiencias de tránsito, los que conforman una nueva familia dentro

(36)

36

Referencias Bibliográficas

Aguilar, L. ((2009)). Marco para el análisis de las políticas públicas. En F. y. Mariñez,

Política pública y democracia en América Latina del análisis a la implementación. Porrúa,

México, D. F.

ALCALDIA MAYOR DE BOGOTÁ. ((2008)). Lineamientos generales de la política pública para la garantía plena de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y

transgéneristas- LGBT- y sobre identidades de género. SECRETARIA DISTRITAL DE

PLANEACION.

Álvarez, J. L., & Jurgenson, G. ((2011)). Travestismo, transexualidad y transgénero (Vol. 1). Estudios de Antropología Sexual.

Balza, I. ((2016)). Bioética de los cuerpos sexuados: transexualidad, intersexualidad y

transgenerismo.

Becerra, M., & Melo, O. ((s.f)). IDENTIDAD SEXUAL Y DESARROLLO DE LA

PERSONALIDAD.

Boggino, N., & Rosekrans, K. ((2004)). Investigación-acción: Reflexión crítica sobre la

práctica educativa. Rosario: Homo Sapiens.

Cerda, H. ((1997)). La investigación total. La unidad metodológica en la investiga-ción

científica. Colombia: Magisterio.

Cívicos, A., & Hernández, M. ((2007)). Algunas reflexiones y aportaciones en torno a los

enfoques teóricos y prácticos de la investigación en trabajo social (Vol. 23). Acciones e

investigaciones sociales.

Freud. ((2014)). Tres Ensayos de Teoría Sexual.

García Ferrando, M. ((1993)). El análisis de la realidad social. Métodos y técnicas de Investigación. En I. Garcia M, La encuesta. Madrid: Alianza Universidad Textos. GIBERTI, E. ((2003)). Transgéneros: síntesis y aperturas. En D. Mafia, Sexualidades

migrantes, Género y transgénero,. Buenos Aires, Edit Feminaria.

Guasch Andreu, O., & Mas Grau, J. ((2016)). El proceso de transformación corporal de

personas transexuales: ¿Un camino hacia la normalización genérica?

Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C., & Baptista Lucio, P. ((2010)).

Figure

Actualización...