Participación ciudadana...de lo consultivo a lo resolutivo

145  Descargar (0)

Texto completo

(1)

ANEXO 1

Bogotá, D.C., 23 de marzo de 2010

Señores

BIBLIOTECA GENERAL Pontificia Universidad Javeriana Ciudad

Respetados Señores,

Me permito presentar el trabajo de grado titulado Efectos Sociales del Cultivo de Palma

de Aceite: Condiciones Laborales, Seguridad Social y Educación en los Trabajadores Palmeros

de Cumaral, elaborado por el estudiante Gustavo La Rotta Amaya, identificado con documento número 79950373, de la Maestría en Política Social, con el fin de ser incluido dentro del catálogo de consulta.

Atentamente,

María Cristina Ocampo

(2)

ANEXO 2

CARTA DE AUTORIZACIÓN DE LOS AUTORES PARA LA CONSULTA, LA REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL Y PUBLICACIÓN ELECTRÓNICA DEL TEXTO

COMPLETO.

Bogotá, Abril de 2010

Marque con una X

Tesis doctoral Trabajo de Grado Señores

BIBLIOTECA GENERAL Cuidad

Estimados Señores:

El suscrito

Gustavo Hernando La Rotta Amaya, con C.C. No.79950373, autor(es) de la tesis doctoral y/o trabajo de grado titulado Efectos Sociales del Cultivo de Palma de Aceite:

Condiciones Laborales, Seguridad Social y Educación en los Trabajadores Palmeros de Cumaral presentado y aprobado en el año 2010 como requisito para optar al título de Magíster en Política Social, autorizo a la Biblioteca General de la Universidad Javeriana para que con fines académicos, muestre al mundo la producción intelectual de la Universidad Javeriana, a través de la visibilidad de su contenido de la siguiente manera:

• Los usuarios puedan consultar el contenido de este trabajo de grado en Biblos, en los sitios web que administra la Universidad, en Bases de Datos, en otros Catálogos y en otros sitios web, Redes y Sistemas de Información nacionales e internacionales “Open Access” y en las redes de información del país y del exterior, con las cuales tenga convenio la Universidad Javeriana.

• Permita la consulta, la reproducción, a los usuarios interesados en el contenido de este trabajo, para todos los usos que tengan finalidad académica, ya sea en formato CD-ROM o digital desde Internet, Intranet, etc., y en general para cualquier formato conocido o por conocer.

• Continúo conservando los correspondientes derechos sin modificación o restricción alguna; puesto que de acuerdo con la legislación colombiana aplicable, el presente es un acuerdo jurídico que en ningún caso conlleva la enajenación del derecho de autor y sus conexos.

De conformidad con lo establecido en el artículo 30 de la Ley 23 de 1982 y el artículo 11 de la Decisión Andina 351 de 1993, “Los derechos morales sobre el trabajo son propiedad de los autores”, los cuales son irrenunciables, imprescriptibles, inembargables e inalienables.

Gustavo Hernando La Rotta amaya c.c. 79950373 de Bogotá

NOTA IMPORTANTE: El autor y o autores certifican que conocen las derivadas jurídicas que se generan en aplicación de los principios del derecho de autor.

FACULTAD Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales PROGRAMA ACADÉMICO Maestría en Política Social ESTUDIANTE Gustavo La Rotta Amaya

(3)

ANEXO 3

FORMULARIO DE LA DESCRIPCIÓN DE LA TESIS DOCTORAL O DEL TRABAJO DE GRADO

TÍTULO COMPLETO DE LA TESIS DOCTORAL O TRABAJO DE GRADO: Efectos Sociales del Cultivo de Palma de Aceite

SUBTÍTULO, SI LO TIENE:

Condiciones Laborales, Seguridad Social y Educación en los Trabajadores Palmeros de Cumaral

AUTOR O AUTORES

Apellidos Completos Nombres Completos

La Rotta Amaya Gustavo Hernando

DIRECTOR (ES) TESIS DOCTORAL O DEL TRABAJO DE GRADO

Apellidos Completos Nombres Completos

Tobón Quintero Gabriel John

ASESOR (ES) O CODIRECTOR

Apellidos Completos Nombres Completos

TRABAJO PARA OPTAR AL TÍTULO DE: Magíster en Política Social. FACULTAD: Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales.

PROGRAMA: Carrera ___ Licenciatura ___ Especialización ____ Maestría X Doctorado__

NOMBRE DEL PROGRAMA: Maestría en Política Social.

NOMBRES Y APELLIDOS DEL DIRECTOR DEL PROGRAMA: María Cristina Ocampo de Herrán.

(4)

TIPO DE ILUSTRACIONES:

­ Mapas

­ Tablas, gráficos y diagramas ­ Láminas

­ Fotografías

SOFTWARE requerido y/o especializado para la lectura del documento ADOBE READER v. 3 o superior.

MATERIAL ANEXO (Vídeo, audio, multimedia o producción electrónica): Duración del audiovisual: ___________ minutos.

Número de casetes de vídeo: ______ Formato: VHS ___ Beta Max ___ ¾ ___ Beta Cam ____ Mini DV ____ DV Cam ____ DVC Pro ____ Vídeo 8 ____ Hi 8 ____

Otro. Cual? _____

Sistema: Americano NTSC ______ Europeo PAL _____ SECAM ______

Número de casetes de audio: ________________

Número de archivos dentro del CD (En caso de incluirse un CD-ROM diferente al trabajo de grado): _________________________________________________________________________

PREMIO O DISTINCIÓN(En caso de ser LAUREADAS o tener una mención especial): _______________________________________________________________________________

DESCRIPTORES O PALABRAS CLAVES EN ESPAÑOL E INGLÉS: Son los términos que definen los temas que identifican el contenido. (En caso de duda para designar estos descriptores, se recomienda consultar con la Unidad de Procesos Técnicos de la Biblioteca General en el correo

biblioteca@javeriana.edu.co, donde se les orientará).

ESPAÑOL INGLÉS

Palma de aceite, efectos sociales, política social rural, desarrollo económico, agroindustria, seguridad social, educación rural, biocombustibles, condiciones laborales sector rural, mercado de trabajo rural, elección racional.

Oil palm, social effects, rural social policie, economic development, agro – industry, social security, rural education, bio fuels, rural labour conditions, rural labour market, rational choice.

RESUMEN DEL CONTENIDO EN ESPAÑOL E INGLÉS: (Máximo 250 palabras - 1530 caracteres):

Resumen

(5)

actividad. Se discute además la relación que existe entre la política de desarrollo y la política social especialmente para el sector rural en el contexto del auge de agroindustrias en el país.

Abstract

(6)

Efectos Sociales del Cultivo de Palma

de Aceite:

Condiciones Laborales, Seguridad

Social y Educación en los

Trabajadores Palmeros de Cumaral

Gustavo La Rotta Amaya

Gabriel Jhon Tobón Quintero

*

Enero de 2010

El presente documento se inscribe como trabajo de grado para optar por el título de Magíster en Política Social del programa de Maestría en Política Social de la Facultad de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá.

(7)

TABLA DE CONTENIDO

RESUMEN ... 5

1.

INTRODUCCIÓN... 6

2.

PROBLEMA ... 9

3.

JUSTIFICACIÓN ... 10

4.

ESTADO DEL ARTE... 12

5.

CONTEXTO... 21

5.1. GENERALIDADES SOBRE LA PALMA DE ACEITE... 22

5.2. LA PALMA DE ACEITE EN EL MUNDO ... 23

5.3. EL CULTIVO DE LA PALMA DE ACEITE EN COLOMBIA ... 26

5.4. MARCO NORMATIVO SOBRE PALMA DE ACEITE... 28

5.5. MARCO DE REFERENCIA ... 33

6.

MARCO CONCEPTUAL ... 34

6.1.1. ¿POLÍTICA SOCIAL RURAL O MÁS DE LO MISMO? ... 34

6.1.2. CONSIDERACIONES SOBRE EL EMPLEO RURAL EN EL CASO DEL SISTEMA PRODUCTIVO DE LA PALMA DE ACEITE... 39

6.1.3. CONSIDERACIONES SOBRE LA EDUCACIÓN RURAL ... 43

6.1.4. CONSIDERACIONES SOBRE LA SEGURIDAD SOCIAL EN SALUD PARA EL SECTOR PALMERO 48 6.1.5. EL BIENESTAR COMO PREOCUPACIÓN POR LO PÚBLICO ... 50

7.

OBJETIVOS... 58

7.1. OBJETIVO GENERAL... 58

7.2. OBJETIVOS ESPECÍFICOS ... 58

8.

METODOLOGÍA ... 58

8.1. DISEÑO ... 58

8.2. VARIABLES Y CATEGORÍAS DE ANÁLISIS... 63

8.3. INSTRUMENTOS ... 64

8.4. PROCEDIMIENTO... 66

(8)

9.

RESULTADOS... 68

9.1. SEGURIDAD SOCIAL ... 68

9.2. CONDICIONES LABORALES ... 76

9.3. EDUCACIÓN ... 89

10.

DISCUSIÓN... 93

10.1. SEGURIDAD SOCIAL ... 93

10.2. EDUCACIÓN ... 98

10.3. CONDICIONES LABORALES ... 101

11.

CONCLUSIONES... 109

11.1. SEGURIDAD SOCIAL ... 109

11.2. EDUCACIÓN ... 110

11.3. CONDICIONES LABORALES ... 110

12.

REFLEXIONES FINALES ... 110

13.

REFERENCIAS ... 115

14.

ANEXOS ... 120

14.1. MAPA PALMÍCOLA DEL DEPARTAMENTO DEL META ... 120

14.2. INSTRUMENTO DE CARACTERIZACIÓN POBLACIÓN PALMERA ... 121

14.3. GUÍA TEMÁTICA PARA ENTREVISTAS ... 124

14.4. ENTREVISTA # 1 ... 125

14.5. ENTREVISTA # 2 ... 128

14.6. ENTREVISTA # 3 ... 132

(9)

ÍNDICE DE TABLAS, CUADROS E ILUSTRACIONES

Tabla 1 ‐Argumentos a favor y en contra de CTA´s �������������������������������������������������������������������������� Tabla 2 ‐Argumentos a favor y en contra APE´s�������������������������������������������������������������������������������� Gráfica 1‐Participación del sector agropecuario en el PIB de COlobia 1990 a 2000������������������������� Tabla 3 ‐Distribución de la población ocupada según nivel educativo y grupos de ocupación

(10)

Efectos Sociales del Cultivo de Palma de Aceite:

Condiciones Laborales, Seguridad Social y Educación en

los Trabajadores Palmeros de Cumaral

Resumen

La presente investigación se pregunta por cuáles son los efectos sociales en cuanto a acceso a la seguridad social, educación y las condiciones laborales que promueve el sistema productivo de la palma de aceite entre sus trabajadores. Es una investigación exploratoria y descriptiva desarrollada a partir de una estrategia mixta de investigación organizada en dos fases. Una fase cuantitativa dedicada a caracterizar la situación de los trabajadores en estas materias y otra fase cualitativa que complementa la anterior discutiendo lo que para ellos ha representado su participación en esta actividad. Se discute además la relación que existe entre la política de desarrollo y la política social especialmente para el sector rural en el contexto del auge de agroindustrias en el país.

Palabras Clave:

Palma de aceite, efectos sociales, política social rural, desarrollo económico, agroindustria, seguridad social, educación rural, biocombustibles, condiciones laborales sector rural, mercado de trabajo rural, elección racional.

Abstract

This investigation examines which are the social effects among the workers of oil palm agro – industry in fields like social security, education and labour conditions. This is an exploratory and descriptive investigation developed from a compound approach organized in two stages. A quantitative stage dedicated to characterize the present situation of workers in this issues and another one qualitative that complements the previous discussing the representations of whom about their participation in this activity. Also is discussed the relation between development policy and social policy especially for rural sectors in the context of growing of agro – industry in the country.

Key Words:

(11)

1. Introducción

La pregunta por la existencia de una política social para el campo que reconozca las características y dinámicas de sus poblaciones es una cuestión que no se ha debatido suficientemente en el contexto de los programas de desarrollo especialmente del último gobierno. Decir que no existe es imposible, pero lo que si resulta claro es que se trata de una política con una serie de particularidades que toman más en consideración las dificultades para la explotación de los recursos, la posesión y el usufructo de la tierra y el trabajo campesino que las condiciones de marginación y exclusión de estas poblaciones.

Históricamente el campo colombiano ha estado marginado de los procesos de modernización del Estado y la sociedad colombiana que lo han llevado a encontrarse en una situación penosa respecto del conjunto del país en indicadores sociales como salud, educación y condiciones laborales que conducen a pensar que se trata de otra Colombia. Una Colombia en donde el acceso a la salud, la educación y unas condiciones laborales dignas están vedadas para la cada vez más reducida población rural que por diferentes causas desde hace al menos 40 años migra a las ciudades buscando un futuro mejor.

En la actualidad el país experimenta un resurgimiento de su vocación agrícola pero esta vez lejos del romanticismo de la vida campesina y sus prácticas tradicionales. Ahora el campo es visto como un territorio por desarrollar bajo lógicas que articulan unas tecnologías más evolucionadas con la figura de un campesino indispensable para la operación de estas tecnologías como medio asociado1. Estas condiciones son las que impone un modelo industrial de la producción, donde se

requiere una gran cantidad de tecnologías de todo tipo para poder obtener unos volúmenes de producción que justifiquen las inversiones necesarias para lograrlo.

En medio de este contexto, esta investigación se pregunta por algunos de los efectos que en una mirada restringida del campo social aparecen entre una serie de trabajadores del sector de lo que se ha denominado la agroindustria de la palma de aceite o palma africana. La forma industrial

1 Sobre la noción del hombre como medio asociado a la tecnología véase Simondon (2006) “El Modo de

(12)

de esta actividad, que durante los últimos años se ha expandido como ningún otro cultivo en la historia reciente del país salvo los ilícitos, tan cuestionada políticamente por algunas problemáticas que se le asocian y de la que a la vez tan poco conocimiento se tiene en cuanto a los efectos sociales que produce entre sus trabajadores, ayuda a definir el objeto de la presente investigación.

El desarrollo palmícola del país ha sido objeto de diferentes cuestionamientos que adquieren un cariz político en el sentido foucaltiano en la medida en que evidencian una serie de formaciones discursivas cada una de las cuales remite a una ética particular desplegada a través de un conjunto de relaciones que a su vez, configuran una serie de cuerpos. Esto es posible en la medida en que concurren una serie de dispositivos de carácter jurídico y normativo que aprovechan la racionalidad que un conjunto tecnológico hace posible sobre campos particulares de la naturaleza y que afectan directa e indirectamente al cuerpo de lo social, en este caso representado por los campesinos.

Sin embargo, lejos de esta mirada, la indagación de este estudio no va hacia las condiciones de emergencia de este fenómeno, o hacia un análisis crítico de la situación actual. Por el contrario se dirige puntualmente a caracterizar la situación de los trabajadores de la palma en algunos aspectos – como se dijo – restringidos de lo que podría denominarse lo social, más específicamente aquellos pertinentes en el campo de la política social y discutirlos en el contexto del desarrollo económico y social rural.

La política social para el campo ejecutada en Colombia durante los últimos años, parte del supuesto de la existencia de un problema consistente en que la capacidad de las familias para procurarse los medios económicos adecuados, necesarios y suficientes para acceder a bienes y servicios es limitada debido a la falta de fuentes de generación de ingresos lo cual lleva a que este sector reporte los indicadores más preocupantes del país. Por lo tanto la orientación que la política social ha tenido ha sido la de transformar la capacidad productiva del campesinado colombiano con el fin de estimular las fuentes de generación de ingresos.

(13)

transformación en el sentido en que buena parte de las lógicas que tradicionalmente orientaron la sociedad agraria campesina comienzan a transformarse, lo cual, lejos de cualquier criterio moral responde a otras lógicas aparentemente incrustadas en los mercados y que desdibujan las relaciones tradicionales y en cambio proponen otras, a lo mejor más cercanas a las de las sociedades urbanas contemporáneas pero en todo caso diferentes de las tradicionales.

Esta visión implica una concepción desarrollista donde el crecimiento económico permite la irradiación de una serie de efectos entre la población gracias a la transformación de la capacidad productiva de los individuos que hace posible su participación de manera cada vez más amplia dentro de las dinámicas de consumo, distribución y disfrute de bienes y servicios de carácter social. Así, se han desarrollado diferentes políticas, programas y proyectos que toman como punto de partida estos supuestos y en particular para el caso del campo colombiano, se ha venido impulsando una transformación de la dinámica productiva, de manera que sea posible la formación de industrias agrícolas bajo el supuesto de que el problema tiene que ver con la organización de la explotación de los recursos disponibles.

Pero ¿estaremos presenciando el surgimiento de una vorágine moderna? ¿qué está sucediendo con aquellos individuos y familias que hacen parte de estas nuevas lógicas? ¿cuáles son las condiciones materiales de su existencia? ¿cuáles fenómenos podrían aparecer dentro de este contexto que alerten sobre los cambios que se están produciendo en la sociedad? Son preguntas que difícilmente pueden responderse en este momento pero cuya constitución ya se advierte.

Durante el curso de esta investigación en las fases del diseño, la recolección, la sistematización y su ulterior análisis, surgieron diferentes preguntas por aspectos importantes y de gran relevancia para una política social diferencial pero que lastimosamente solamente pudieron ser insinuadas y si a caso tratadas levemente. Lejos de ser una advertencia al lector, el interés consiste en presentar algunos argumentos para alimentar la discusión, el debate político y ético alrededor de una temática que está a la orden del día pero de la cual lo que a continuación se presenta es tan solo un modesto esfuerzo de problematización.

(14)

categorías que servirán como guía para la indagación y análisis de la situación objeto del problema. El tercer apartado está dedicado a describir las particularidades metodológicas del diseño empleado en el desarrollo de esta investigación. Por último se presentan los resultados, la discusión, las conclusiones y algunas reflexiones finales.

2. Problema

El crecimiento del cultivo de la palma de aceite en los últimos años en el país, ha producido diferentes efectos sociales que afectan directa e indirectamente a los individuos, las comunidades y los territorios donde esta actividad se desarrolla.

Para que este crecimiento sea posible y más aun se consolide, es necesario el concurso de la planeación y organización institucional de manera que el conjunto de actividades relacionadas con la palma de aceite, no sea un esfuerzo individual, sino el resultado de una serie de arreglos institucionales en donde campesinos, gobierno y gremios apuesten por la implementación y consolidación del modelo sobre la base de que el sistema productivo de la palma de aceite produce unas ganancias económicas tales que al irradiarse entre quienes se dedican a ello, posibilitan una serie de transformaciones en aspectos diversos relacionados con las condiciones económicas, políticas y sociales de los campesinos y de las regiones donde estas actividades se desarrollan.

El cultivo de palma de aceite, es una actividad polémica en nuestro contexto, puesto que existen posiciones encontradas respecto a los efectos que produce y este hecho muestra el carácter político que la discusión sobre el desarrollo palmero adquiere en el contexto colombiano.

Hay quienes encuentran en la palma de aceite la redención socio – económica que necesita el sector agrario del país justificado en su productividad y su capacidad de generación de ingresos y transformación de las relaciones laborales hacia un asalariamiento que apalancaría el bienestar tal y como el documento CONPES 91 del 2007 dedicado al logro de los Objetivos del Milenio manifiesta.

(15)

De acuerdo con el PNUD (2003) para la comprensión del conflicto armado colombiano, es necesario entender la importancia que juegan la posesión y distribución de las tierras. En el caso del desarrollo palmero, resulta preocupante que en regiones como el Chocó, el Magdalena, Santander, Meta, Nariño y Cauca, el desarrollo palmero sea un factor que alimente el conflicto, debido a acciones ilegales de usurpación de territorios por parte de empresarios inescrupulosos que desplazan a los campesinos y sus familias para expandir la frontera de los cultivos palmícolas.

Si bien se reconoce la importancia política que esta polémica desata, la palma es un cultivo que sigue creciendo gracias a los esfuerzos del Estado, de los gremios y a la iniciativa particular de campesinos que encuentran en esta actividad una alternativa para el crecimiento económico y el desarrollo de las regiones. La cuestión es si ese crecimiento económico se irradia desde una perspectiva redistributiva y progresiva entre quienes se dedican a ello en diferentes formas, materializables en aspectos tangibles como en salud o educación, así como también en otros intangibles, entre ellos, participación, reconocimiento y exigencia de derechos por ejemplo, o si por el contrario los rendimientos asociados con el cultivo, extracción y procesamiento de la palma de aceite y sus derivados se convierten en factores de marginación de los campesinos.

No obstante la complejidad de los efectos sociales y ambientales que el cultivo de la palma produce en el país, existe un vacío de información al respecto que rezaga la comprensión de los mismos e impide dar cuenta de las transformaciones promovidas por estas actividades en los territorios, las comunidades y los trabajadores.

En este contexto el tipo de efectos sociales que interesan son aquellos que tienen que ver con la institucionalización del cultivo y que conciernen a los trabajadores directamente. En ese sentido, pueden distinguirse entre otros los siguientes: i) los relacionados con el bienestar, expresado en las transformaciones en aspectos como el acceso a la seguridad social y al sistema de educación y ii) las condiciones laborales en las que se enmarca el desarrollo del cultivo.

De esta manera el interrogante que orienta esta investigación a nivel general tiene que ver con ¿cuáles son los efectos que el sistema productivo de la palma produce entre los trabajadores en materia de acceso a seguridad social, educación y condiciones laborales?

3. Justificación

(16)

palma de aceite sea insuficiente, hecho que evidencia la existencia de un vacío en cuanto a información que sistemáticamente de cuenta de los efectos y los impactos que esta actividad trae consigo2.

Por otro lado, la incorporación del modelo agroindustrial supondría una transformación de las relaciones productivas en el sector rural que traería como consecuencia una transformación en las lógicas que han orientado la producción agraria en Colombia, señalando a su vez transformaciones en la identidad campesina que suponen una relación de singularidad con el trabajo y con la tierra, trastocada por la implementación del nuevo modelo.

Otro aspecto que justificaría esta investigación tiene que ver con la posibilidad de analizar la manera en la que el sistema productivo ha impactado en algunas dimensiones problemáticas del sector rural en el país. Históricamente el sector rural colombiano ha estado a la zaga de los procesos de desarrollo que han acompañado la modernización del Estado en el siglo XX los cuales parecieran que son exclusivos de los sectores urbanos; este rezago se traduce en la situación crítica que indicadores de salud, educación y trabajo reportan para este sector que sumado a la disminución real de la población cuestiona la mirada que se tiene del campo más en el contexto de la seguridad y soberanía alimentaria del país.

Ahora bien, se denuncia con preocupación la forma en la que los cultivos de palma de aceite, si bien representan un gran potencial en la erradicación de cultivos ilícitos y la pacificación de zonas como el Magdalena Medio o El Catatumbo, también se han prestado para que capitales mafiosos sean legalizados y se fomente así, la concentración de la propiedad de los terrenos, marginando a los pobladores de las dinámicas y beneficios de esta actividad. Este hecho muestra cómo a pesar del impulso que desde diferentes sectores se le imprime a esta actividad, el rezago en estudios que den cuenta de los efectos e impactos que esta actividad ha traído consigo a lo largo del tiempo, limita y en algunos casos impide su comprensión.

2 Si bien el tenor de estas intervenciones se encuentra delineado en documentos como los CONPES 3477 de

(17)

Esta investigación concretamente permitiría reconstruir el sentido que adquiere para los trabajadores su participación dentro de esta actividad económica, no solamente como una forma de generar ingresos suficientes que les permitan satisfacer sus necesidades básicas, sino además tomar una “instantánea” de la situación actual de los trabajadores en materias sensibles para la política social tales como la seguridad social, la educación y las condiciones laborales, contrastando la posición oficial con las realidades expresadas por los trabajadores para así notar cómo esta actividad representa o no un potencial de transformación de las condiciones de vida de los sectores rurales.

Esta investigación es un esfuerzo para documentar cuál es la situación actual de quienes se dedican a esta actividad y cómo se valora desde diferentes posiciones dentro de la institucionalidad que supone el sistema de cultivo agroindustrial de la palma de aceite, su capacidad como motor de transformación de las condiciones de vida de los trabajadores del sector.

En ese sentido, la carencia de estudios que sistematicen y den cuenta de los efectos sociales producidos por el cultivo de la palma y sus actividades relacionadas, es una necesidad sentida en el país y por esta razón, esta investigación permitiría avanzar el estado del arte de estudios que contribuyan a incrementar el cuerpo de conocimientos al respecto, sobre todo aquellos que rescatan las perspectivas de los trabajadores del sector como unidad en sí misma.

4. Estado del Arte

La transformación de las lógicas que han dirigido la producción agraria se están orientando hacia la consolidación del modelo agroindustrial donde se especializa y concentra la producción estratégicamente hacia productos de alta rentabilidad, tal y como sucede con los denominados cultivos de tardío rendimiento entre los que destacan el cacao, el caucho y la palma de aceite.

Este hecho ha marcado una tendencia fuerte en cuanto a la producción de investigaciones sobre la palma de aceite en particular, que se orientan a los factores que afectan la productividad de los cultivos tales como aspectos agronómicos entre ellos, la adecuación de los suelos, fertilización, y fitosanitarios, etc.. Otro de los grandes grupos de investigaciones al respecto se relaciona con aspectos de la cadena productiva de la palma donde se destacan temas tales como los modelos productivos, de comercialización, de integración de las cadenas.

(18)

Un primer conjunto de efectos sería el de aquellos socio – económicos donde se destacan trabajos como el informe del Centro de Estudios Regionales Cafeteros y Empresariales (CRECE, 2003) titulado Impactos Socioeconómicos de la Agroindustria de la Palma de Aceite en Colombia.

En este informe se analiza la situación entre hogares palmeros y no palmeros de dos municipios del país (Puerto Wilches y Tumaco), contrastando la situación entre los grupos en aspectos de salud, pobreza por ingresos y necesidades básicas insatisfechas, empleo y otras dimensiones socio – económicas. Plantean como preguntas centrales del estudio la forma en la que se irradian estos beneficios en la comunidad y cómo es que éstos se relacionan con la productividad, remarcando la relación estrecha y la mutua dependencia entre lo social y lo económico. En este contexto el cultivo y beneficio de la palma de aceite, en las regiones estudiadas, muestra cómo esta relación determina el nivel de desarrollo social de las regiones palmeras así como también muestra los beneficios que experimentan quienes se dedican a esta actividad en comparación con quienes se dedican a otras actividades.

Este estudio acentúa la irradiación de una serie de efectos sociales en las regiones donde se desarrolla esta actividad tales como la generación de empleo directo e indirecto, la diversificación de actividades económicas en la región y la transformación de las condiciones de vida en especial de los trabajadores del sector. Los resultados destacan la importancia que la agroindustria de la palma de aceite trae para el país y señalan: i) un incremento de por lo menos 23% en los ingresos para las personas que se dedican a alguna de las actividades relacionadas con la agroindustria palmera en los municipios de la muestra; ii) la distribución de los ingresos se encuentra menos concentrada respecto de otras actividades agrícolas; iii) pese a ser un cultivo intensivo en mano de obra con baja calificación (nivel educativo), resulta ser mejor remunerado que otras actividades agrícolas.

(19)

bajo contrato temporal. Por último se señala la necesidad de unificar criterios en torno a una metodología de registro y monitoreo de las cuentas departamentales en cuanto a la productividad y consumo de los productos derivados de la palma de aceite.

Otro de los estudios que trata el tema de los efectos sociales producidos por el desarrollo palmícola, se titula Un Océano Verde Para Extraer Aceite: Hacia Una Etnografía del Cultivo de la Palma de Aceite en Tumaco y fue realizado por Eduardo Restrepo en el año 2000 y publicado en el 2004.

El estudio sistematiza la experiencia de este antropólogo en el municipio de Tumaco y la manera en la que se desarrollan las diferentes modalidades del cultivo de la palma de aceite en el área de este municipio. El estudio distingue las relaciones productivas tanto de las grandes extensiones como de los pequeños productores evidenciando las diferentes racionalidades, lógicas y sentidos que la actividad palmera hace posibles.

Comienza señalando las transformaciones en el paisaje regional que tradicionalmente se ha dedicado a la silvicultura. En un primer momento el paisaje ofrecía bosques que eran explotados por su riqueza maderera y pequeñas fincas orientadas a la auto – subsistencia, hace tres o cuatro décadas. Estos terrenos en la actualidad han sido ocupados por la industria palmera produciendo “múltiples cambios en la vida de las gentes” (Restrepo, 2004, p. 75).

Estos cambios3 producen transformaciones en los modos de vida de las poblaciones que se

expresan dramáticamente, en el desplazamiento de los pobladores de las tierras que habitaban hacia el casco urbano del municipio, ya que bien a través de la compra directa o de la usurpación en el caso de territorios colectivos, sus pobladores ancetrales, ceden los derechos sobre su propiedad abriendo la posibilidad para el desarrollo palmero. La población desplazada por estas vías, se asentó en los extremos sub – normales del municipio de Tumaco acrecentando la inequidad y un conjunto de problemáticas sociales por la falta de capacidad del municipio para la atención de sus requerimientos en vivienda, saneamiento básico, salud y educación principalmente.

(20)

Por otro lado, los efectos han sido de carácter económico, ya que la industria palmera se ha convertido en la principal actividad de inversión y empleo de la región, desplazando otras actividades como la industria maderera que se desarrollaba en décadas anteriores, convirtiendo a buena parte de la población del municipio y de la región en dependientes de la industria palmícola.

Este autor, denuncia a la vez la falta de estudios que den cuenta de los efectos sociales, culturales y económicos de esta actividad en la región, por lo que entre líneas podría intuirse que el objetivo de su investigación consiste en dar cuenta de estos efectos sociales mostrando la relación e interdependencia de estos efectos en el caso del municipio de Tumaco.

Restrepo (2004), destaca especialmente que la aceleración de la urbanización4 es un fenómeno concomitante en el caso de Tumaco debido a la necesidad de la ampliación de los cultivos de palma de aceite que por un lado, desplazan de los territorios a sus habitantes y por otro, el lugar de llegada, es el casco urbano de Tumaco lo cual desata problemas relacionados con el hacinamiento de las familias y la falta de infraestructura para la provisión de bienes y servicios públicos como educación y salud; el informe del CRECE (2003) concuerda con la percepción de Restrepo al respecto, al mostrar que la relación que de parte de los trabajadores se establece con su sitio de vivienda es una relación urbana antes que rural, lo cual se traduce en una modificación de los modos de vida que conduciría a preguntarse por efectos en lo psicosocial como la forma en la que los modos de vida tradicionales se han visto afectados que en el caso de Tumaco en el contexto del trabajo de Restrepo (2004) se expresan en las transformaciones de la vocación silvícola del territorio hacia las agroindustriales, especialmente hacia la palma de aceite degradando el ambiente.

Trabajos como el de Roux (sf), junto con el del CRECE (2003), el de Mignorance, Minelli & Le Du (2004), Amis, Hodges & Jeffery (2006) y el PDPMM (2008), muestran otra serie de efectos. Estas miradas reconocen el papel que en lo político el cultivo de palma de aceite representa para las comunidades y sus territorios, que se juega del lado del reconocimiento de la capacidad que el capital social tiene para la promoción del bienestar, la exigibilidad de derechos, el respeto por el medio ambiente y las relaciones sociales.

El trabajo de Mignorance, Minelli & Le Du realizado en el 2004 a través de la Arquidiócesis de Quibdó, trata sobre las tensiones que el desarrollo de la industria palmera en el Chocó ha traído para las regiones y los territorios donde se desarrolla en este departamento.

4 La urbanización en el contexto de los trabajos de estos autores se refiere al desplazamiento físico de los

(21)

Los argumentos consignados destacan diferentes evidencias centradas en mostrar cómo las lógicas productivas que subyacen al desarrollo palmero pueden producir diferentes efectos no solamente económicos sino también de otras índoles como ambientales, territoriales y normativos frente a las maneras en las que resultan comprometidos y vulnerados los derechos de las comunidades para tomar decisiones al respecto.

El documento se organiza en cinco capítulos donde se comienza exponiendo generalidades del cultivo de palma como su cultivo, cuidado y beneficio, los modelos de organización de su explotación, sus usos y comercialización; en el segundo capítulo se encuentra un recorrido por lo que ha sido el desarrollo palmícola en Colombia; en el tercer y cuarto capítulos aparece una descripción de lo que es y podría ser esta actividad en el Chocó, así como también algunas de las vicisitudes que el departamento experimenta y que comprometen el desarrollo palmero tales como el conflicto armado, las constantes violaciones a los derechos civiles como el de la propiedad y el Internacional Humanitario. Por último los autores plantean su opinión sobre lo que representaría para el futuro de la región un desarrollo palmero, orientado básicamente hacia la inclusión social, la equidad y el respeto por los derechos humanos, sobre la base de la capacidad de decisión de las comunidades sobre los procesos que los afectan.

Es un estudio crítico que valora diferentes experiencias en el mundo donde el cultivo extensivo de la palma ha sido presentado como una alternativa de gran promisión, capaz de transformar situaciones indeseables de pobreza, exclusión y marginalidad en el sector rural. Destacan sin embargo, la dificultad y los obstáculos que muchos de estos proyectos han tenido, sobre todo en el momento en el que se despoja a los pobladores de los territorios aptos para el cultivo de la palma de aceite, de su capacidad de deliberación, organización y determinación en torno a la forma de cultivar y distribuir los beneficios de la actividad.

Para de Roux (sf) el cultivo de la palma de aceite representa una alternativa interesante para fomentar el desarrollo de las comunidades y los territorios bajo la condición del reconocimiento de la potestad que las comunidades tienen en la determinación de los derroteros y mecanismos para su desarrollo sobre la base de la dignidad.

(22)

progresivo de las instituciones locales de gobierno y de base; iii) fomento del desarrollo económico sostenible mediante un estímulo a la producción de cultivos lucrativos que ayuden a erradicar los cultivos ilícitos donde la palma de aceite junto con el cacao se han destacado por ser los más populares para las comunidades de las regiones (Amis, Hodges & Jeffery, 2006).

En 2005 Rudqvist y van Sluys, presentan una evaluación de medio término donde evalúan los impactos del proyecto conocido como Laboratorios de Paz en el Magdalena Medio. En este informe presentan el cultivo de palma de aceite en dos sentidos contradictorios. Por un lado señalan que esta actividad económica se ha empleado como fuente de legalización de capitales provenientes de actividades ilícitas como el narcotráfico o el paramilitarismo, y por otro lado, destacan el potencial que el cultivo de palma de aceite junto a otros cultivos como el cacao o el caucho, representan para el desarrollo de las comunidades.

Destacan además, el hecho de que el cultivo de palma de aceite para que logre alcanzar ciertos estándares en cuanto a productividad, de manera que garanticen viabilidad y sostenibildad en lo económico y lo social, requiere de una serie de paquetes en términos de asistencia técnica y tecnológica, que según estos autores, comprometen la autonomía de los campesinos y sus comunidades en la gestión de los factores productivos. Este hecho impone una transformación de la lógica de producción tradicional, vinculando instituciones especializadas en el fortalecimiento de las capacidades y procesos necesarios para desarrollar la actividad.

Así, “los campesinos siguen siendo productores directos de materia prima, que no tienen control autónomo sobre los paquetes tecnológicos requeridos para la iniciación de los cultivos a la vez que carecen de control sobre los eslabones claves, creadores de mayor valor agregado, de la cadena de procesamiento (extracción, refinación) y comercialización del producto final, el aceite” (p. 26). Por ello describen los riesgos que los campesinos dedicados a esta actividad tienen frente a fluctuaciones del mercado tales como las caídas en las cotizaciones o la reducción de la demanda cuyas consecuencias son generalmente negativas para los campesinos que no cuentan con los medios para afrontarlas.

(23)

ayuden a la sostenibilidad ambiental del cultivo enmarcadas dentro del reconocimiento de los procesos de los territorios y comunidades involucrados.

La Fundación Konrad Andenauer señala que si bien el sistema productivo palmícola transforma las relaciones tradicionales de producción campesina a través de la implantación de modelos organizacionales basados en las cooperativas de trabajo asociado y las alianzas productivas, estos no necesariamente garantizan el reconocimiento y la exigibilidad de derechos laborales para los trabajadores debido a que promueven prácticas que por el contrario impiden la consolidación de las condiciones mínimas para que estas exigencias sean posibles.

Ahora bien, de la misma manera que se reconoce el potencial de transformación social y económica que este cultivo representa y las cualidades de los incentivos que alientan a quienes deseen participar de algún eslabón de su cadena productiva, frente a la opinión pública, este cultivo resulta problemático debido a los atropellos que en algunas regiones se han denunciado y documentado. Individuos, comunidades y territorios se han visto afectados y para buena parte de la opinión pública, especialmente en las ciudades, la palma es la culpable.

Si bien se reconoce que la palma permite condiciones idóneas para el fortalecimiento del capital social5, la transformación de las condiciones de vida de los campesinos y el fortalecimiento

institucional tal y como lo demuestran las experiencias del Magdalena Medio y el Catatumbo, en el sentido de fortalecer la capacidad de acción colectiva de las comunidades involucradas en el desarrollo palmero, también se ha denunciado con preocupación, de qué manera el crecimiento de esta actividad se ha dado en medio de violaciones de los derechos de comunidades a la propiedad, a la vida y al territorio mediante expropiaciones, masacres, asesinatos selectivos y desplazamientos.

De la misma manera en otras regiones, la motivación de los individuos que figuran como trabajadores del sistema productivo palmícola, no es por su atractivo económico, sino que más bien han sido cooptados por empresarios inescrupulosos que se aprovechan de ellos bajo un régimen de terror apoyado en grupos ilegales organizados, negando todo reconocimiento legal del trabajo de

5 En el desarrollo del PDPMM se ha visto de qué manera iniciativas productivas como el cultivo de palma, el

(24)

estas personas pagándoles a destajo, con vales6 y sin la menor preocupación por la seguridad e

integridad de los trabajadores.

Goebertus (2008) muestra cómo en la zona bananera del Magdalena los campesinos han sido expropiados de sus terrenos en algunos casos bajo amenaza de muerte, para incrementar los cultivos de palma de aceite. Como consecuencia denuncia una agudización del desplazamiento de campesinos que se dirigen hacia ciudades como Santa Marta, Cartagena y Valledupar donde se ven desprovistos de capacidades para la generación de ingresos y redes sociales que los suman a los miles de familias desplazadas en estos municipios. El principal actor armado que Goebertus denuncia en su estudio, es el paramilitarismo que al parecer apoya los intereses de los dueños de las plantaciones.

Otro conjunto de aspectos preocupante, tiene que ver con la propiedad, el uso de los suelos y la seguridad alimentaria7. En un contexto analítico sobre esta preocupación, el cultivo de palma de

aceite en la medida en que es una actividad tan rentable, podría desestimular la producción de alimentos produciendo fenómenos especulativos sobre los mismos, es decir, un encarecimiento de ellos en el campo y en las ciudades comprometiendo su calidad y disponibilidad generalizando otro tipo de problemáticas; la concentración de la propiedad en manos de unos pocos y la marginalización de campesinos que no hagan parte del sistema palmero que les excluiría de los mercados incrementando las inequidades del sector8.

El elemento común ofrecido por los contextos de estos documentos, es la debilidad institucional. Según se ha mostrado en diferentes estudios (de Roux, sf; CRECE, 2003; Mignorance, Minelli & Le Du, 2004; Amis, Hodges & Jeffery, 2006; PDPMM, 2008), la

6 Al respecto el trabajo de Donny Meertens (2008) resulta particularmente interesante puesto que describe esta

práctica como algo habitual en el campo colombiano durante buena parte del siglo XX. Cf. Tienda de rayas. El pago con vales supone la retribución no monetaria por el trabajo realizado en un período de tiempo; la naturaleza no monetaria del vale se traduce en un título valor de cambio restringido en este caso a convenios que tengan las empresas, es decir, que en lugar de dinero en efectivo el trabajador recibe a cambio de su trabajo, un título valor por una determinada cantidad de la que puede disponer con un acceso restringido, generalmente asociado con un local del patrón o la empresa.

7 El documento CONPES 3510 dedicado a los biocombustibles, anticipa la importancia que considerar la

seguridad alimentaria representa para las comunidades y para el país y en esa medida, lo plantea como uno de los retos que enfrenta la consolidación del sistema productivo palmero.

8 El trabajo de Goebertus (2008) ofrece evidencias de cómo la falta de una presencia institucional sólida ha

promovido el cobro de extorsiones por parte de organizaciones criminales, la usurpación de tierras

provocando desplazamientos y especialmente la transición del banano a la palma redujo la intensidad de mano de obra y la seguridad alimentaria. Cf. Goebertus (2008) Palma de Aceite y Desplazamiento Forzado en Zona

Bananera: trayectorias entre recursos naturales y conflicto en Colombia Internacional No. 67, ene – jun 2008

(25)

institucionalidad constituye una de las condiciones fundamentales para que el sistema productivo palmícola se legitime frente a la comunidad y fomente la consolidación territorial y a través de ella la pacificación o por lo menos la transformación del conflicto y las condiciones de precariedad del campo tal y como algunas experiencias lo han mostrado como en el caso del Magdalena Medio (de Roux, sf); de la misma manera el control social que la participación en estos proyectos hace posible, permite que las comunidades deriven parte de su sustento y de sus ingresos de la producción de alimentos de la forma tradicional, conciliando la presión que la demanda por la palma de aceite ejerce sobre los factores productivos, y las necesidades estratégicas que como individuos y comunidades tienen en cuanto a su soberanía y seguridad alimentaria así como para el abastecimiento de alimentos de las ciudades y la regulación de los precios de los mismos.

El sistema productivo palmero produce también efectos de carácter ambiental9 que han llamado la atención de algunos sectores académicos como el que representa el Instituto Von Humboldt, preocupado por la sostenibilidad ambiental y los impactos que estos cultivos representan para el medio ambiente circundante. Entre otros aparecen como amenazas, la pérdida de la biodiversidad; la contaminación de aguas con los residuos de la transformación del fruto a aceite y del aceite a biodiesel; la contaminación aérea por los gases producidos por la mecanización de la producción y su transformación industrial en aceite y otros derivados; la gran cantidad de agua requerida y la desviación de recursos hídricos importantes de actividades tradicionales.

Así las cosas, aparecen varias líneas de análisis sobre los efectos que el cultivo de palma de aceite produce en las regiones donde ocurre, los cuales pueden agruparse de la siguiente manera:

• Efectos socioeconómicos que se expresan en el dinamismo económico de las regiones

donde el cultivo de la palma de aceite se convierte sino en la única, si en una muy importante alternativa productiva para la población. De otro lado, gracias al dinamismo y rentabilidad del sector, se ofrecen las condiciones para que los individuos y las familias relacionadas en algún eslabón de la cadena productiva de la palma de aceite, puedan transformar parte de sus condiciones de vida a través de mejoras sensibles en cuanto a índices de pobreza e indigencia rural. La posibilidad de participación comunitaria en los

9 A pesar de no existir publicaciones especializadas en la materia, referencias del Instituto Von Humboldt

(26)

cultivos redunda en una transformación del capital social y las redes sociales de los campesinos que se traduce en un incremento de la productividad y por tanto de las utilidades que el cultivo de la palma de aceite trae.

• Efectos sociopolíticos que señalan diferentes líneas a su vez. La primera de ellas, sobre la

importancia que la participación comunitaria y el empoderamiento, así como el fortalecimiento institucional adquieren para la consolidación territorial gracias al desarrollo palmero. La segunda, aquellas que señalan violaciones a derechos como la vida, la propiedad y la participación que a su vez dependen de la debilidad y falta de presencia institucional sólida, que aprovechan actores ilegales organizados tales como estructuras paramilitares o narcotraficantes, para fortalecer su presencia regional y usufructuar los beneficios del cultivo de palma de aceite.

• Efectos ambientales que se convierten en una preocupación por la sostenibilidad y

viabilidad ambiental no solamente de los cultivos que podría comprometer la conservación de los ecosistemas, la biodiversidad de los mismos, el suministro de agua, la contaminación de fuentes y espejos de agua por la utilización de químicos para la producción, la desertificación prematura de los suelos.

• Efectos psicosociales relacionados con las transformaciones de las dinámicas tradicionales

campesinas que se ven afectadas por la implementación del modelo agroindustrial y la urbanización que exige. Entre otros se relacionan con la soberanía alimentaria, la identidad de los campesinos y sus modos de vida.

5. Contexto

(27)

5.1.Generalidades Sobre la Palma de Aceite

La palma de aceite o palma africana (elaeis guinensis) es un cultivo perenne, lo que de acuerdo con el diccionario de la Real Academia de la Lengua, quiere decir que vive más de dos años. Su vida puede prolongarse en estado silvestre a los cien años e incluso más, aunque en plantaciones comerciales, la vida útil de una planta oscila entre los 20 a 25 años puesto que en edades más avanzadas su altura puede alcanzar e incluso superar los 40 metros, lo cual dificulta el acceso a los frutos.

Esta planta es propia de regiones tropicales húmedas caracterizadas por altas temperaturas, abundante insolación y suficiente humedad. Si bien posee una capacidad de adaptación a una amplia variedad de suelos, su desarrollo se optimiza cuando se cultiva en suelos profundos, bien drenados, fértiles y con abundante materia orgánica. En plantaciones comerciales la distancia entre palma y palma oscila entre los 7 a 10 metros lo que hace que por hectárea puedan encontrarse de 100 a 120 plantas que producen entre tres a cinco toneladas de fruto por año.

La producción se alcanza luego de los tres años (dependiendo de la variedad de la que se trate) aunque su tope se obtiene entre los siete y diez años de vida. En edad productiva, cada palma puede producir entre 80 kilos y 230 kilos de fruto en racimo por cosecha. Esto es significativo si se tiene en cuenta que la cosecha se hace tres veces al año durante los 25 años de vida útil de una planta. Este hecho hace que el cultivo comercial de la palma de aceite requiera gran cantidad de trabajo durante todo el año.

Debido a las propiedades fisico – químicas del fruto de la palma de aceite conocido como corozo a diferencia de otras oleaginosas, luego de ser cosechado requiere de un procesamiento inicial que detenga el proceso de acidificación al contacto con el aire. Este hecho hace que cerca de las plantaciones existan facilidades para el beneficio del fruto que de no hacerse oportunamente, pueden derivar en aceites de baja calidad o incluso en su inutilización.

(28)

En medio de la crisis energética mundial provocada por la escalada de los precios de los combustibles fósiles, la preocupación por las reservas internacionales de crudo y las emisiones de partículas contaminantes de estos combustibles, el aceite de palma se ha convertido en una alternativa para la generación de lo que se conoce como bio – diesel (estéres metílicos).

En este contexto si bien existen otras plantas que producen aceite de gran calidad para la producción de bio – diesel como sucede con la soya, la colza y el girasol, ninguna planta alcanza y mucho menos supera la productividad por hectárea que ofrece la palma de aceite.

La palma puede cultivarse con dos propósitos. Uno de ellos para la satisfacción de las necesidades calóricas de pequeñas comunidades. Esta forma de cultivo tradicional es promovida por campesinos propietarios de los terrenos que destinan una pequeña porción de los mismos donde se intercalan con otros cultivos de supervivencia. Las formas en las que procesan el fruto sin la utilización de tecnologías sofisticadas e innovadoras, hace que no resulte atractivo económicamente preocuparse por participar de circuitos económicos más amplios. Así sucede en Camerún y en muchas partes de África, sobre todo luego del fracaso del modelo de grandes extensiones donde las comunidades han preferido volver al cultivo tradicional (Sokodjou, 2005).

El otro propósito se desarrolla en el marco de los cultivos extensivos destinados a la satisfacción de las demandas industriales de diferentes sectores. El cultivo extensivo de la palma de aceite supone una rentabilidad asociada con grandes volúmenes de producción que se logran gracias a la utilización de enormes plantaciones de manera que los volúmenes de producción, justifiquen los costos de implantación es decir, aquellos relacionados con la plantación, beneficio y comercialización. Este modelo supone a su vez el desarrollo de economías de escala donde “al crecer la producción se reducen los costos y se incrementa el beneficio” (Mingorance, Minelli & Le Du, 2004. pag. 24).

5.2.La Palma De Aceite en el Mundo

A continuación se presenta un recorrido por lo que ha sido la historia reciente de la economía palmera en el mundo. El insumo principal para su elaboración es el informe del CRECE (2003) sobre los efectos sociales del cultivo de palma de aceite en Colombia.

(29)

usos como materia prima para la fabricación de velas, jabones, lubricante de ferrocarril y alimentación animal; el campo de la explotación eran los palmerales silvestres del occidente africano.

Las “costas de aceite” era el mote con que se conocían los sectores donde se recolectaban los frutos de la Palma que crecían de manera silvestre en el litoral del Golfo de Guinea, especialmente en Lagos y Nigeria, donde debido al crecimiento de la demanda en Europa la producción creció significativamente y estas regiones cobraron mayor importancia.

Los gobiernos coloniales asentados en estos territorios, especialmente el alemán, preocupados por la destrucción de los palmerales silvestres, promovieron diferentes estrategias en procura de su cuidado tales como mejoras en la siembra, recolección y beneficio del aceite. África llegó a exportar 290mil toneladas de almendras y aceite de palma en 1913.

A comienzos del siglo XX el cultivo y comercio de la palma tuvo un crecimiento dinámico debido a su utilización en la jabonería y las grasas comestibles sobre todo en Europa, con lo cual aumentó la demanda por el producto. Así, mientras los europeos se preocuparon por mejorar las condiciones de extracción de los palmerales silvestres e incorporar medios mecánicos para el procesamiento del fruto, en Asia se desarrollaron sistemas de plantaciones en países como Indonesia y Malasia donde entre 1911 y 1917 comenzaron a establecerse cultivos comerciales.

Los esfuerzos europeos por mejorar las condiciones de extracción y procesamiento, se perfeccionaron con la creación de los primeros centros de investigación sobre el cultivo de la palma entre 1922 y 1938. Uno de ellos en Costa de Marfil bajo la dirección del Institut de Recherches por les Huiles Oléaginaux (IRHO) de Francia, y el otro en Nigeria, el Nigerian Institute for Oil Palm Research.

La demanda continuó creciendo y de Europa se extendió rápidamente a Estados Unidos, lo que llevó a que hacia 1930 en África se desarrollaran plantaciones industriales que complementaran la explotación de los palmerales silvestres destinados en principio a satisfacer las demandas internas. Por otro lado, en Asia la orientación del desarrollo palmero se dirigió industrialmente y su objetivo, las exportaciones. En este mismo año se creó por parte de industriales ingleses y holandeses el consorcio Unilever que sirvió para consolidar la industria y el mercado de los aceites vegetales cuya demanda creció significativamente a partir de 1945.

(30)

embargo, el cultivo de palma decayó, debido en parte a factores como el interés de amplios sectores por el cultivo del caucho que registraba buenos precios, argumento que explica el crecimiento restringido del cultivo de palma en el mundo de la posguerra. De otro lado, la invasión japonesa a Indonesia representó el quiebre de las plantaciones de palma desarrolladas con anterioridad a la guerra, a favor de cultivos anuales, lo que a su vez llevó a que en los siguientes veinte años, las condiciones internas no favorecieran el cultivo de la palma. A pesar de esto, Nigeria, El Congo, Malasia e Indonesia, fueron los mayores productores y exportadores de aceite de palma y sus derivados hacia el viejo continente, el mayor consumidor de la producción.

Para la década de los sesentas, la producción mundial de aceite de palma continuó creciendo exponencialmente gracias al aporte de países como Malasia e Indonesia. En el África, países como Camerún, Benin y Costa de Marfil, el cultivo y beneficio de la palma con miras a la exportación se convirtió en un elemento importante de sus planes de desarrollo nacional. Entre 1961 y 1977 en Malasia se sembraron más de 700mil hectáreas permitiéndole convertirse en el principal exportador para 1966 en contraste con los países africanos que para el mismo período disminuyeron sus aportes debido a la dificultad para ampliar su producción y la creciente demanda interna. Hacia 1978 la producción llegó a 3.6millones de toneladas, un 160% más que en 1968, el 48% de esta cifra correspondió a la producción malaya.

La favorabilidad del precio motivó el aumento de la demanda por parte de Europa, Japón y Estados Unidos, lo cual motivó la preocupación de los productores de aceite de soya en Estados Unidos quienes adelantaron una campaña de desprestigio del aceite de palma, aduciendo razones como el riesgo cardiovascular por el incremento del colesterol que implicaba su consumo habitual, lo cual fue descartado más adelante por numerosos estudios.

En Latinoamérica, la palma que había comenzado a cultivarse en los años sesenta, para la década de 1980 alcanzó las 80mil hectáreas. Su introducción en la América tropical, es atribuida a los colonizadores y comerciantes de esclavos portugueses que la utilizaban como parte de la alimentación de los esclavos en el Brasil (Fedepalma, 2008).

A manera de síntesis las razones que favorecieron el cultivo de palma en el mundo han sido:

• La creciente demanda mundial de grasas.

• La creación de organismos de investigación que permitió desarrollos en la genética, las

(31)

• Las políticas económicas de los países en vías de desarrollo orientadas por el modelo de

sustitución de importaciones desde la década de los cincuentas.

• La incorporación de áreas tropicales marginadas de las actividades económicas.

• Respaldo de la banca multilateral y diferentes organizaciones para el desarrollo.

• La sustitución de otros cultivos como el caucho que experimentaron un descenso en su

precio por la masificación de los derivados petroquímicos.

Actualmente el 74% de la producción internacional de palma de aceite y sus derivados se exporta. Malasia e Indonesia exportan el 90% de su producción y concentran el 84% de la producción a nivel mundial.

5.3.El Cultivo de la Palma de Aceite en Colombia

Florentino Claes fue el responsable de la introducción de la palma de aceite en el país y los primeros ejemplares fueron sembrados con fines ornamentales en la Estación Agrícola de Palmira (Valle del Cauca) hacia 1932 (Fedepalma, 2008).

Como cultivo comercial, la palma sólo comenzó a explotarse hasta 1945 cuando la United Fruit Company estableció una plantación en la zona bananera del departamento del Magdalena.

Otra de las experiencias pioneras en el país en el desarrollo del cultivo extensivo de la palma de aceite estuvo a cargo de Moris Gutt quien según CECODES (2008) fue el responsable de la introducción de la palma con un objetivo estrictamente comercial en el municipio de San Alberto al sur del departamento de Cesar a finales de los años cincuenta.

Actualmente la expansión del cultivo de la palma de aceite con propósitos comerciales ha mantenido un crecimiento sostenido durante los últimos diez años. Según Fedepalma (2008), a mediados de la década de 1960 – 1970 en el país existían 18mil hectáreas dedicadas a la explotación comercial, es decir, en producción de insumos para la industria alimenticia humana principalmente. A la fecha se han contabilizado 270mil hectáreas en 73 municipios del país y según estimaciones de Corpoica y Cenipalma mencionadas por el Departamento Nacional de Planeación (2007) existen 6.1 millones de hectáreas donde se pueden establecer cultivos de palma.

En el país, las zonas de explotación palmera actualmente son:

(32)

• Central: Santander, Norte de Santander, sur del Cesar, Bolívar.

• Oriental: Meta, Cundinamarca, Casanare, Caquetá.

• Occidental: Nariño.

Los departamentos que poseen la mayor cantidad de hectáreas sembradas con palma de aceite son en su orden: Meta (1), Cesar (2), Santander (3), Magdalena (4), Nariño (5), Casanare (6), Bolívar (7), Cundinamarca (8) y Norte de Santander (9).

Colombia ha entrado en el ranking mundial de la producción de palma como el primero de América Latina y el Caribe y el cuarto a nivel mundial superado por países como Malasia, Indonesia y Costa de Marfil donde la producción de aceite de palma constituye el renglón más importante para la balanza comercial de estos países.

En cuanto a la productividad por hectárea en el país, de acuerdo con el sistema del Ministerio de Agricultura Agronet, el cultivo de palma de aceite para el año 2005 reportó una producción bruta de 420846 toneladas en 131067 hectáreas; para el año 2000 en un área de 147439 hectáreas se extrajeron 477940 toneladas y ya para el año 2006, el área cultivada se incrementó a 260360 hectáreas que produjeron 857642 toneladas (Agronet, 2008).

Estos datos muestran la progresión de la expansión del cultivo de la palma de aceite en Colombia resaltando el hecho de que aunque la frontera agrícola crezca casi el doble entre 1995 y 2006, la productividad lo hace 6.5 veces.

Para el 2006 los departamentos donde el cultivo de la palma es mayor son: El Meta con un total de 80111 hectáreas cultivadas y una productividad de 153600 toneladas, Santander con 49006 hectáreas cultivadas y 185257 toneladas, Cesar con 33830 hectáreas y 110449 toneladas (Agronet, 2008).

Según esta fuente de información el departamento del Meta ha sido el departamento que históricamente ha reportado la mayor productividad, así como el mayor número de hectáreas dedicadas a esta actividad.

(33)

de esta planta representa para el país y el dinamismo que le imprime a su economía (El Tiempo, 2001).

A 2002 el cultivo de palma de aceite representaba el 1% del PIB de Colombia y el 4.4 % del PIB agropeaucario, el 7.3% de la producción agrícola y el 13% de los cultivos permanentes (CRECE, 2003). Para el 2006 el aceite de palma participa con el 1,8% del PIB agropecuario; entre 1996 y 2006 las exportaciones pasaron de 46mil a 243mil toneladas.

5.4.Marco Normativo sobre Palma de Aceite

En el contexto del crecimiento del cultivo de palma de aceite en Colombia se destacan diferentes instrumentos de política que a continuación se presentan sintéticamente. El objetivo de esta presentación consiste en mostrar una mirada panorámica de las diferentes situaciones que en materia política, configuran aspectos importantes para la comprensión del crecimiento de la palma en Colombia.

Dentro de este panorama, el primer conjunto de instrumentos se destaca en el año 2001 por la ley 693 que si bien no trata específicamente sobre la palma de aceite, se constituye en un referente importante para la comprensión del incremento de la demanda de combustibles vegetales en el país.

Esta ley fue promulgada por el congreso para implementar una serie de mecanismos que ayudaran a la masificación del alcohol carburante para los departamentos de Nariño, Valle, Cauca, el eje cafetero, Tolima, Cundinamarca, Boyacá, Meta, Casanare y los Santanderes. Entre los mecanismos se define la obligatoriedad de la utilización de alcohol carburante producido con caña de azúcar para ser mezclado con gasolina fósil en una proporción de 10%.

En este contexto de masificación de los biocombustibles para el 2004 se promulga la ley 939 de 2004 que trata específicamente del bio – diesel derivado de la palma de aceite. Esta ley define el porcentaje de la mezcla inicialmente en 5% para los departamentos de la Costa Atlántica (Atlántico, Bolívar, Magdalena, Sucre, Córdoba y Cesar) con la posibilidad de aumentarla a 10% e incluso 15% progresivamente al 2011.

(34)

reservas de combustibles fósiles, además de contribuir a la reducción de emisiones de gases contaminantes. A pesar de estos supuestos, la obligatoriedad de la mezcla de combustibles vegetales en un porcentaje determinado es un hecho consumado que jalona la producción de materias primas para satisfacer los requerimientos energéticos del país, promoviendo no solamente el crecimiento de los cultivos, sino también de las facilidades necesarias para su transformación correspondiente a otros eslabones de la cadena.

A este respecto la Ley 387 del 2007 establece las condiciones para que esas facilidades sean posibles y reglamenta la creación de las zonas francas para proyectos agroindustriales, de las cuales, las primeras aprobadas por la DIAN se ubicaron en la costa Atlántica y Santander cerca a centros de producción palmícola en Codazzi y Barrancabermeja. Estas zonas francas no son solamente centros de acopio sino de transformación del aceite de palma como materia prima en la producción de biodiesel y glicerina para la producción de detergentes para uso industrial, casero y cosmético.

Otro conjunto de instrumentos de política al respecto, destaca lo que se conoce como los incentivos financieros a los cultivos de la palma de aceite que no son otra cosa que condiciones de financiación para los pequeños y medianos productores bien a través de subsidios directos o también a través de líneas de crédito blando.

Al respecto la creación del Fondo de Capital de Riesgo que la Ley 1133 del 2007 y el Decreto 2594 del 2007 establecen, señalan los términos bajo los cuales funcionaría y se articularía la participación de particulares e incluso el Estado en estos fondos cuyo propósito es ofrecer un financiamento adicional que impulse la actividad.

Dentro de este conjunto de incentivos financieros, los programas del Ministerio de Agricultura de Agro Ingreso Seguro (AIS) y el del Incentivo de Capitalización Rural (ICR) ofrecen por parte del Estado, posibilidades de financiamiento directo a pequeños y medianos productores no solamente de palma de aceite y su procesamiento sino en general al sector agrario10.

De otra parte, existen una serie de medidas fiscales donde se destacan la ley 939 de 2004 que señala una serie de exenciones tributarias para quienes se dediquen a cultivos de tardío rendimiento como el caucho o el cacao incluyendo también la palma de aceite. Otras de las

10 En la fase de desarrollo del trabajo de campo de esta investigación se desató una polémica nacional

(35)

disposiciones son los decretos 383 y 4005 del 2007 que señalan una reducción del pago del impuesto de renta del 15%, la exención del pago de aranceles y otros impuestos para la importación de insumos, materias primas y equipos para la producción de biodiesel. La Ley 1111 de 2006 por su parte, señala una deducción del 40% en el impuesto de renta para inversiones en activos fijos reales productivos como en el caso de las plantas procesadoras de aceite y de biodiesel.

Respecto a la palma de aceite en general existen tres documentos Conpes y uno de ellos en particular se refiere al caso de la producción de biodiesel a partir del aceite de palma.

El primero de ellos es el Conpes 3477 de 2007 que establece varios componentes para el desarrollo palmicultor. Uno de ellos la racionalización de los costos de producción donde se incluye una mecanización de la misma, el incremento de la capacidad de las plantas de procesamiento existentes, el incentivo a la tercerización de la producción a través de las cooperativas de trabajo asociado (CTA´s) como forma de organización laboral, la participación del SENA como instancia de cualificación laboral del personal, el abaratamiento de fertilizantes y la conformación de empresas asociativas.

Por otro lado, se establecen las líneas generales para la investigación y desarrollo para el mejoramiento de la producción y transformación a través de la promulgación del Plan Nacional de Investigación para la Agroindustria de la Palma de Aceite, la actualización del censo de plantaciones y plantas de beneficio, el manejo integrado de los cultivos, plagas y enfermedades de suelos y aguas, la caracterización de las zonas aptas para el cultivo a escala 1:100000, el mejoramiento genético y la importación de semillas de Indonesia y Malasia.

Otro de los componentes tiene que ver con el acceso a mercados donde a partir del Plan Estratégico Nacional de Desarrollo de la Oleoquímica de diciembre de 2008 se persigue entablar negociaciones de carácter comercial con otros países, el fomento de los conglomerados productivos, la construcción de infraestructura de transformación y logística, así como la prelación para que en las zonas de influencia palmícola se desarrollen proyectos de obras civiles, vivienda, salud y educación.

Figure

Gráfico 3

Gráfico 3

p.54
Tabla 24  Oferta de capacitación  Frecuencia  Porcentaje  Porcentaje válido  Porcentaje  acumulado  Válidos  Si  No  NS/NR  Total  28 11 3  42  66.7 26.2 7.1 100.0  66.7 26.2 7.1 100.0  66.7 92.9  100.0

Tabla 24

Oferta de capacitación Frecuencia Porcentaje Porcentaje válido Porcentaje acumulado Válidos Si No NS/NR Total 28 11 3 42 66.7 26.2 7.1 100.0 66.7 26.2 7.1 100.0 66.7 92.9 100.0 p.90