No hay razones para dudar ser longo (Identidad)

Texto completo

(1)

Octavio Paz:

114

erotlsmo y amer

CARLOSARCOS

c

.

28

"Quien Ie teme a

119

Octavio Paz?

MARIA L MARTINEZ

96

84

62

106

DIALOGOS

IDENTID

AD

FRONTERAS

INo hay razones para cuooc serlenge!

SALOMONCUESTA

Discurso. ocoere

ideologia:

en

tr

evsto

a Teun von Dijk

SEBASTIAN MANTILlA Entre elesterectlpo y la

re

ouooc

HERNAN REYES

Los sirio-libaneses en el espoclo social

ecuotoro nc

MONICA ALMEIDA

4

21

14

La amazonia

ecuatoriana:colonia interna

MARIA FERNANDA ESPINOSA

Las negociaciones Ecuador-Peru: i,luz

or

final del

tuner?

ADRIAN BONILlA

COYUNTURA

INDICE

Larerorrno de 10 institucionalidad social en elEcuador DANIEL BADILLOY JUUO ECHEVERRIA

Umites y ciconces delregionalismo FEUPE BURBANO

• • • • • • • • • • • • • • • • • • • • •

Portada: Foto LUiS Mejia

CONCEJO EDITORIAL

HANS ULRICHBuNGER FER"""'OO C.o.RRlON MAR",- FERN/ItlOAESPINOSA

CORNELIOMARCHAN FEL~ BuRlWiO DE l../.A.O..

N' 5.· Agosto,1998

EDITOR ICONOS

FELIPE BURBANO DE LARA

REVISTA DE

FLACSO· ECUADOR

OlRECTOR FLACSQ.ECUADOR ARo. FERNANDO CARRtON

CQ-EDITOR ICONOS SEBASTIAN MANTtLLA SACA

Los arlic:ulos que se ilUblican

en Iareveta SOt' de exclosiva responsabdidadde suseotcees.

norellejan necesariamente ~ pensam;entode tCQNOS

t

CONOS

1'lOO\.iCOOI'i:ftACSO· ECUAOO R

IHSEIiIO: K&T Edil",,,, Grjfi(",

1W'RESl()I;: [diml'''''' S.A

Fl.ACSOECUADQR

Dlreex:I6n: Av.Ulpiano »eee118yPalria T..II: 232~f232-0301

232-031f 232-032

Fall, S6!>-l39

E-Nall: COOlds20hoy.net

ICONOS

3g

,.

-..

..

auspK>o <Ie I~SYFlJ'I<laC...ESOUEL

,

• • • • • • • •

Para vivir 10 diversidod

RAMONTORRES GALARZA

ACTUALIDAD

La muerte del animodor

o

e

r

oo

de 10

cesno

MARCIA CEVALLOS

Laoctorrecu'occo del periodismo:un rete impostergable

JOSE lUIS EXENI

35

40

48

ENSAYO

EI umbrol. actone y lo expenencio del ITmite GALO CEVALLOS

RESENAS

Resenasbibllogr6ficas: •Historic d~ sigloxx

•Pl.!9node poderes.An6Iisis

cnco d~ sistema polinco

ecoctoro no

· Lo eire culturo:imoginorios. mestizoje yrroosrnzocco

•EI

tont

osno

del

cccoerro

122

(2)

,

IDENTIDAD

iNo

HAY RAZONES

PARA DUDAR SER

LONGO!

"No hoy razones (.) para dudor de 10 efici

encio

de ciertas p

oxtko:

magicos

.

Pero 01 mis

mo

tiempo

se

observa

que

/0

eficacio de fa magio

implica

/0

creencia en

10

magio

,

y

que esto

se

presenta en tres

aspectos

camplem

en

tarios

,'

En primer lugar, 10 eficaeia del heehiee

ro

en 10 ereencia

de sus teenicas; lu

ego

10 del en

fermo

que aquel cuida

a

de 10

v

ietima que

persigue, en el pod

er

d

el

heeh

ieero

mismo; finalmente, 10 can

fianza

y las

ex

igencias

de

10

op

i

ni6n

col

eaiva,

que forman

0

coda

ins

tante

uno

e

specie

de campo de grovitaci6n en cuyo sene se d

efinen

y

se

si

tuan

las

r

elaCiones entre el brujo y aquellos qu

e

el heehiza

ex

Claude £i!!vr-Strouss

Antrop%gia

eSf!UcM al

8

~

96

Par SalomOn Cuesta

Antrop6l0g0

DOLOR E IRONIA

E

n Ecnacionauadorl" ,ha siel problemado un temade lreca "urrenidentidadte y gravitante en el quehacer de las C ien-etas Sociales. Desde una 6ptica almid onada-mente acade mica, han propuesto vias lab

e-rfnticas para encontrar, descubrir (redesc u

-bri r ), construir 0 simplemente asumir "la

ident idad". Han side esfuerzos aislados, algu

-nos con pretensiones enciclopedicas, poco

cr eibles e inaprehensibles para ser asumidas por los actores, esquematicamen te fUtiles pa -ra estructurar signos efid entes y otras ex

-tremadamente dogmaticas, homogenizantes

par exceso 0 par defecto de argumentos, i

n-tolerantes y excluyentes.

James Baldwin, esc rttor negro, en las

no-tas aurobiograflcas que presentan su obra

"Notes of a Nat ive Son", hace una rerlexlon profundamente ir6nica y dolorosa , que puede

insertar se en un casu pat etico de "crisis de

identtdad", 0, quiza, de "genesis de la id

enri-dad". El se mira como una esp ecie de "bas-tardo" de la cultura de occtdente. Su pasado no es Europa, sino que con profunda v

er-giienza encuentra que es el Africa, acompa -nada de toda la envoltura de humillad6n y subordinad6n que ha Implicadn el col

onialis-me, esclavismo y haber sido victimas de

constaote exclusi6n.

(3)

pintores y escnrores Que han

co

ns

-truidc la hegemon ia de 10occidental en

el mundo, incluidos sus monumentos

simb6licos y emblematicos, no eran

sus creaciones, no contenfan "su b

tsto-IDENTIDAD

ria

"

,

no era

s

u

h

erencia; no ob

stante,

no

tenia otra.

En el te xto se califica como un " en-trometido" e "inepto" en aquel hor izon

-te simb6lico (blanco y

eurocenm-97

(/)

o

z:

o

u

(4)

-IDENTIDAD

exalter 0 desprec iar.

El texto Longos trata de interpretar 10 que es ser ecuatoriano (generico) y da algunos ej emplos de ecu atorianos (la diversidad). Esta ultima secci6n quiza es la mas debil y

fuert e, al mismo tiempo, pues tiene un mar-cado sesgo de un ambiente quiteno. No obs

-tante, en ella se encuent ran elementos

crtd-cos del comportamienro social, simbdlico, po

-litico,

econcmtco

de los ecuatorianos y de

al-gunas de sus insntu -ciones. Tambien a

nal-iza como estas

erbua

s

interaccio nan entre si. Propone un ensaye para entender a la

culture como una for

-rna de ccmpcr tamie

n-to, la que

ac

oge

un complejo sistema de adscripciones y a

uto-adscrfpciones

(sim-bchcas, econ6micas y polit ica s).

EItexrc propene "10 longo" como una cate

-gorfa que adscribe y auto -ad scr ibe deter

-minadas pertenencias

individuates y cotec n-vas; "10 longo" como un comportamiento con

-creto que atraviesa hor izontal, vertical y transversalmente a los distint os niveles so

-cioeconomicos, academ icos, etnlcos, politicos,

simb6licos, economicos, etc. Presen ta la coti -dianeidad de los ecuaro nanos -ligada con sen -timientos de miedo, dolor, Irustracion, impo -tencia, ira, odic, auto deslrucci6n, etc.. expre

-sada en la forma de percibir a instituciones (formales e informales) y a sf mismos .

Segundo Moreno Yanez la califica como una obr a de Antr opologia ecuarcriana y, co-mo tal, proporciona elementos que hablan y tratan de "la iden tidad ecuatortana", y m ani-fiestan las distintas maneras de asumirla, 50-br e todo en 10 referente a "querer ser 10 que no se puede ser". En la misma obra esra p re-sente un choque entre la seducci6n de 10 uni

-versal (condici6n inasible a pesar de Ia lucha contra ata vismos "raciales y culturales"), el pasado (que no fue 0 no pudo ser) y el pr esen-te (profundamente hostil).

ACirmaciones depr imentes como "no t ene-mas identidad"

,

"no somas nada" "pa

,

r suer

-te, yo no soy como los demas'', "nada de 10

L

o

>

;

'Iongo

;;>

s

a

toma com

$'!

,D(<t<f

una

c

ategorfa que

~

ad

sc

r

i

be

yautoadscribe

d

eterminadas

perten

ecias

indi

viduales

y c

olectivas,

c

omo un comportamiento

que

a

traviesa los d

istintos

niveles etnlccs

,

poiftico

s,

so

cio-econ omlcos

co). Mientras se sentfa atrapado Wen 13 jun -gla y la tribu'', por otro lado, estaba ohlig ado

a introduclrse y asimilar "siglos de historia

de blancos"; un individuo desubica do en

cual-quier esquema posible. (Coal salida, que re s-puesta a este sentimiento? El odic y el tem or a1 "hombre blanco", acornpaa ad e del d

espre-cio bacia 10 negro, porque ellos (entre los cuales se incluia) no pudier on crear un R

em-br andt, y todos aquellos signos y sfmbolos se-ductcres de la cultura

dominantemente " uni-versal".

E

ste

sentimie

nto

ubicuo, par un Iad o, y

al mismo tiempo e

nco-nado, se express en el compor ta mtenta del

ecuatoriano, atrapado

entr e el pasado glor

io-so de imperios anti

-guoe, exage raciones, alteraciones y

I

anta

-sias de grandeza de los pueb los vernaculos,

sin embargo, som en-dos por la no menos e s-pectacular capaci dad de lucha, tenacid ad de los pueblos "civiliaa

-dos" provenie ntes de ultramar ; son los el e-mentos que constituye n el sentimiento f un-dante de la "axtcmanca identidad" de los dis-nnros ecuatcrtanos. Dep endiendo de los m o-mentos de desarrollo vital de los individuos y de su apariencia Ienotfpica, unos superlanvi -zan uno u otro aspecto,en un constante duelo

de identidades.

A prop6sito de 10 mencionado, la public a-ci6n del Iibro "Longos: una critica reflexive e irreverente a 10 que somes", se integra a e s-ta discusi6n, al describir en sus paginas esta ubic uidad del ecuatoriano y su dolorosa s en-saci6n de Crustraci6n, condensada en su his

-toria mitica ccntemporanea, y en 10 que se al-canze a mirar a nivel de prognosis . Incluye desc ripciones de un espectro de per sonaj es de aquel mundo europeo y norteame ricanode caracter supracultural, interpreta per files y hazafia s de aquellos proho mbres em blemati-cos, simb6Iicos y cuasi dtoses que han cons

-truido valiente y seminalmente, 10 que orgu

(5)

que me rodea

1

0

conside ro como mio (refl·

n

e

n

aose

at

Ecuador)", etc. expresan ese sen -timiento. Una mezcla de orguljc, desprecie y

desubicaci6n se expresa en un universe signi

-co mamnestc en procesos discursivos que e

s-tan

configurando 10 que se denomina "ide

nti-dad", Signos eficientes de auto adscripci6n y

de adscripciOn son los que estan censtruyen-doy deconstruyendo la cultuca.Entunces, ca

-be preguntarse i C6mo se expresa la identi-dad como hecho cotidiano? (Que induce a es -te tipo de comportamiento?

INDDLENTES

Enock, un ingles

re

sidente

e

n

Ecuador a principios de este siglo -1904-1914- extrae de

laEnciclopedia Britfinica come se categoriza al mestizo del Ecuador: "indolentes, fgnoran

-res y nada progresistas", aunq ue continua y dice: "C...) esto debe considerarse como una exagerada y acerba apredaci6n de ellos." EI mismo Enock haec una defensa del mestizo.

Pone como atenuantes las constricciones del medic ambiente (friO, altura, selva y aisfa -miente), y defectos

de su historia (au n-que no sena la cua -let). Como vente

-jas para el "mest i-ZtJMpresente: M(•••)

las tradiciones de

sus tiempos prt

-mitivos y el no ta-ble gobie mo in

-dsico anterior a

Ia conquista e

s-panola, a 10 que

se ha ai'ladido el

acicate del de -seode progreso,

que les ha llega

-do con la san

-gre hispamca que corre por sus venas'' .

Esta des

-cripci6n data

de 1914. Nue -ve decades

despues. de

IIna u otra

manera, pe

r-siste. 'tanto

persiste, que

IDENTIDAD

un director de periOdico de -ctrcutaclon na-cionalM

, en una exposiciOn en Cancilleria para

propone r nuevas practicas y estrategias de la

poUtica exterior eaaatoriana en el proximo s

l-gjo, con un anAlisis basados en profundas re

-nexiones sabre Ia globalidad,13 macro

eccoo-mla nacional, los posibles escenanos en los que se desarrollaria Ia economla y polltica in

-ternacional de los siguientes diu afios, con-c1uy6 con 13 rrase desesperanzdora, pero llena de proyecciones de cambia: "el proble ma del Ecuador son los eaaatorianos".

Este comentaria Cue aplaudido, no 10 sufi

-cient emente bien ponderado y 31 dia siguien

-te editarializado. Quiza desde 13 scnsncacion de su analisis haya tenidc razen , perc su argumento radica en et desprecio que se stenre tener que partidpa r en un sistema p

o-Utica que, supuestamente, les oprime (y del

cual son aetivamente partfci

-pes y gestcres), ponti fican 10 anglo,lo sajon, 10 ger mano,lo

franco, lo nip6n, ultima mente

todo 10 sino, incluso (velada

(6)

-(/)

o

S

100

IDENTIDAD

tas dictaduras y al mismotiempo son na

-cionalis tas a ultranza. A pesar de ello, no son

capaces de proponer una salida alternativa con un cufto 0 adaptaciones articuladas a una

rea

lldad

e

s

p

ecffica. Para el cas

e,

son lo

s

1am

-pitio

s

qu

e se

de

jan

crec

er

1

a bar

ba

p

orque

l

es

da verguenza de su fenotipo y tienen miedo

d

e ser

ori

ginales

para que no

l

es

di

gan q

ue

actuen con el atavismo de Ia raza, y que des

-precian las posibilidades de la modern idad.

Es

a

r

ela

ti

on d

e

"doble

vm

c

ulo"

d

e

l

e

cuato-riano con

r

e

s

p

ec

t

o

a

s

f mi

smo,

a

1

0

q

ue e

s s

u

identidad y a los referentes, signos y s unbo-los que la legitiman, es una practica comnn que envuelve al comportamiento individual, grupal e institucional. En general, las pract

i-cas culturales y la proyecci6n de estas en los escenarios sociates concretes son anomicas

(

al

mas

e

srno

Durkheimniano),defonnadas y reiteradamente deCormantes.

Este

car

acrer

anemtco

del Ecua dor

-

zrec

-tor comun de sus distintos rasgos culturales ? o lelemento de cohesion

e

conom

i

ca,

social, polftica?- integra a individuos, sociedad e in

s-tituciones (esratales, mecanismos de inter

-mediacmn, iglesias y religiosidades, polit

i-cos, Connas de

se

eder

y

ejecutar e

l

poder,

etc.) de manera simunanee como momentos

de un mismo in

s-tante. Escenario en

donde la teorte

so-ciol6gica no

ti

ene

resp ue sta y que desde el plano del

com po r ta mie nto

cultural, se c ons-tr uye una imagen deformada del

am

-biente que produce

individuos de

ter-mados. Actores

an6m ico s que se desenvuelven en ambientes defer

-mados, consti

tu-yendo espan tosos sistemas funciona

-les a pesar de 10

s6rdi do de sus componentes.

Iniciar esta se c-cion con una cita de

Enock

tuvc

un d o-ble prop6sito: por un lado, el lector rec onoce-ra los niveles de exclusion y el sesgo

etn

ocen-tr ice de la descr ipci6n,10 que puede provocar

hasta indignacicn. Por ctrc lado, a pesar del

actual contexte temporal y a la distancia de

las

decade

s,

Ia

descri

p

c

jon p

ro

v

oca

un

cie

rto

reconocim iento de tal condici6n,10 que im pli-ca diversas est rategias para alejarse 10 mas

pronto posible de esa descripci6n.

Los alejamientos, en el plano individual, se

dan por distintas vias, van desdeIa exaltaci6n

del fenotipo (blanco), la vindicaci6n de su a

s-pecto exterior mediante la exaltaci6n de su n l-vel socioecon6mico, Ia reminiscencia de com

-plejas clas ificaciones dinastica s 0, en el case

de

ambit

os

academtcos

y cientfficos, median

-te complicadas interpretaciones de un

p

roee-so hist6rico, social y polftico que Uev6 al in

-gles a proferir semejante descripci6n.

Finalmente,las distintas vias de alejam ien-to caen en el "sentimiento" de inferioridad

mas 0 menos explfcito que 10 mestizo repr e-senta En otro sen tido, se puede encontrar

una defensa exacerbada a las condiciones s

u-per ior es y potenciales logros a obtener de 10

mestizo,como un ente que cuando sajga de su etapa liminal, ecloctonara en el ecuatoriano

(7)

·

IDENTIDAD

s

z:

o

u

-101

del cine y la television, incluso desde el que

-hacer periodfstico, entre

c

tras

act ivi da des

creativas, tambien se ha intentado dar una

respuesta a 10 que es la "identidad", y quiza

con mas acierto que aquellas enunciada s a partir de la rerlexion academica y ct

enttri-ca, pues estas (con mayor 0 menor exito)

sintetizan inmediata y concretamente los

distintos com portamientos de los ecuatoria

-nos, reproducen y proyectan imaginarios, los cuales son procesados eficientemente por los receptores, sin necesida d de caer en

erurampes retortcos.

La capacidad para dar nuevas alternativa s ligadas a la dinamica de la realidad desde las Ciend as Sociales, ha sido lenta y alejada de

las verdaderas dinamicas sociales. Los m

ode-los epistemol6gicos no explican de sufidente

mane ra la relad6n de los individuos e institu

-clones con la realidad,

e incluso las m etodolo-gfas y tecnicas de in -sercton en 10 tradid

o-nalmente llamado -ob

-jato de estudio" tienen su limitant es. Sin em

-bargo, en la mismf si-rna practica social, los procesos discursivos

y la cr eacton de s enti-dos se torna mas efec

-tiva, pues log'ran, por

ser mas vivenciaies,

capta r e incorpora r

elementos que inte -gran la realidad, no como un hecho abstru -so, sino como una practice concreta, que esta

fuera de la academia 0 de las construcciones

puristas que intentan deslegitimar aquellas

practices, por conside rar las fuera de un r i-gor normativo revelado como verdad.

Culinaria, mitos,lengua-habla, tradiciones, sicologfa, religiosidad, dia lectos (idiolectos),

cineticas, proxemicas , sexualidade s, pat oio-gfas mentales, etc., que en conj unto constru

-yen y deconstruyen el horizonte sim b6lico en donde se expresan los distlntos part

icuiaris-mos y singularismos que c1asi fican al e cuato-riano, desde las distintas adscripdones y au-to-adscripciones (locales, re gionales, na cio-nales e mtemacionejes), son vistos desde

esta optica con la peslon y desparpajo que

proporciona asumir 10 cotidiano, quiza,

sin mayores pretensiones que la des

-La capacidad para dar

nuevas alternativas

ligadas a la dlnam

ica

de la realidad desde

l

as

ciencias socia

les,

ha

side lenta

y

alejada de

las verdaderas

dinarn

icas

sociales

e

,

k

y cultura ecuatoriana. Posicion que niega

Ia existencia de diversidade s, y que si estes las hay, se dan amcamente en la capa cornea, apart ir de distmtas etapas de desar rollo,y se

anularan mediante formulacione s legales que sedeberen regir par 10 positive y regu ladas y autoreguladas par la s mismas para represar

posibles ar restos e intentos de desmembra

-ci6n del conceptc unitario desprendido de ta-les normativas . El concepto de heterogene i

-dad 0 diversldad es sin6nimo de dilucion, el

espacio para

1

0

distinto empata con un cr

ite-ria de

s

ubversion

.

En 10 micro , la via de homogeneizaci6n que

emestrechamente ligada al miedo de aceptar

10

que se es y

a

l de

sprecio p

ara 10 que

s

e e

s, se

manifie

sta

en

Ia

ex

clusion y

repre

si6n

de la

50-ciedad

y sus instituciones

hacia

las

div

ersas

autoadscripciones a los distintos genercs mu -sicales, en

como

se ma

ni-fiestan las distintas iden

-tidades sexuales, en la forma de estigmat izar

profesiones, en el pre

jui-cio para ejercer la libre sexualidad (incluso la he

-terosexual), en el dere

-cho para decidir sobre el

propio cuerpo, en Ia

tor

-rna y manera que un ind

i-viduo considerado "n or-mal" tiene que admin

is-trar sus sentidos; en fin,

en el derecho que los in-dividuos tienen para sen

-tir 0 disentir.

Los mecanismos, que

van desde 10 macr o a 10 micro y viceversa, para intentar desenbarazarse del sen tnntento de odio, negaclcn y desprecio hacia sf, que co

-loca al Ecuador en 10 que, erreneamente, de

s-de la academia se dio en Hamer"Pals en cier

-nes". Posici6n que ha visto a la cultur a nacto-nal, 0 mejor a la "identidad", como una ent

e-lequia, en la que espacio y tiempo son untcas

y estaticas, redudendo a los actcres a condi -ciones de "hipolina je"; nntca salida para un

desga ste de paradigmas interpretativos de la realidad, al que se 10 considera como un he -cho dado.

Desd e las arte s plasr ica s, la literatu ra, la

fotografia, el teatro, la danza, la industria

(8)

(/)

o

z:

o

u

-

102

IDENTIDAD

cripci6n 0 con los sentimientos mas cares Y

mas despreciables que, sin emba r go, asumen

1

0

vivencial,

l

o

s s

entidos qu

e se

expre

san

s

in

mayor reftexion.

En el case de 18 danza, su mensaje puede

ser complejo,no facilmente aprehensible,y a

pe

sar d

e

elle,

g

racias

a

tod

os l

os

r

e

cu

rso

s

sensoriales que dispone el genera, infieren evcluciones simM licas desprendidas de ca-minata s, amores, caricaturas y preciosismos

cotidianos. Cabe pensar en los ulttmos tra

ba-[os de Kleber Viera,tan cotidiano que parece autobiogr afico; 0 en las forzadas evoluciones

de los grupos folkl6ricos 0 incluso en el san -juan de ultima hora que se baila al rematar la fiesta familiar.

En la pintura, no se debe dejar de recorder

a los maestros como Gu a-yasamfn (indepen

diente-men

te

de

las sim

patias

0

antipatfas) ; ilustra una epo

-ca polftica y social,no s

ola-mente del Ecuador sino del mundo, desde una oprica

muy ecuatoriana; en esa

guisa se induye Kingman, la escasa obr a de Cifuentes o los delirios de Reascos. EI trabajo de color de Betan-court desprendido de la

percepciones que solo con

Iailuminaci6n zenital de es-ra lat itud equinoccia l se

pueden encontrar; el s

ubje-tivismo de Car ra nza; las alucinaciones de Zapata,

Patino; la irreverenc ia de Stornaiolo 0 Agui

-rre y asi, suces ivamente, se pueden menc

jo-nar al resto de pintores que logran plasmar en colores, formas, abstraccm nes, exage

ra-clones de 10diar io,productos de varies matri-ces socio culturales que expresan una identi

-dad y varias identidades a la vee.

Se menciona algunos pintores de exito (no

estan todos) que han contribuido a coostrutr

una imagen desde el arte a par tir de una pers -pectiva int uitiva, que proyecta el conocimien

-to de una realldad cotectiva

Desde la fotografi"a , la descripci6n de 10

diario con una

vision ca

s

t

e

tn

ografica

de Die-go Cifuentes,Eduardo Quintana 0 la vis i6n de

ecuator ia no cosmopolita de Enrique Che

-diack, la senslbilidad cast dojcrosa Vivian Bi-bliovicz. 0 la iniciativa del Salon del Desn udo el cual presenta un colage de teratologia s,

miedos y frustraciones de 10 que es ese Ecua

-dor desnudo, pacato, mojigato y de sexuali

-dad reprlmida.

Desde la dramaturgia;- se tien e un ejemp lo espectacular en "IA marujtta

s

e

ha muerto

con leucemia" de Luis Campos. En la come,

dia esta el trabajo de Pequ i Andino, guicnis

-ta de Ia ser ie Dej em onos de vainas ;la bur da caricature del mono y del serrano que se en

-cuentra en Moti y Pesca do (Nt en vivo ni

en

direc to) ;el costumb r ismo simpl6n de Miche

-lena no carente de hastfu, ira, dolor y re bel-dfa. En el despliegue de los actores (unos

mejores que otros), se asum en dimensiones

proxemicas, ctnettcas y dia lectales que scla

-mente aquf en Ecuador se puede encontrar:

quienes no

act

uan,

sino que interpretan en la s tablas su cotidianeidad con algunas

va-riaciones de Iibr eto.

Uno de los factor es co-munes de los dramatur

-gos, poetas, guicnistas d i-reetores antes

menciona-dos, es la descripci6n de

un Ecuador diverso:

bla

n

-cos, indios, mestizos y ha

s-ra

gringos; serranos y co

s-re

ne

e

:

indios, cholos, mo-nos y mont ubios; quitefios,

guayaquilenos y cuenca

-nos;norteiios

y

s

u

r

enos;

ni buenos ni malos. Contra

s-tee

que denotan un pais di -verso, no homogeneo,

po-seedor de particular ida

-des y singular idades, y no por ello deja de ser identi· ficado e identifica ble desde elinterior y el ex

-terior.

En 10 que se re fie r e a la indus tria del cine, en los

uln

mo

s

tiempos, a pesar del discutible nive! de los realizadores,no se puede dejar de mencionar el tra bajo de Sensac iones de Cor

-dero, y IA Tigra y Entre Marx y una mujer desnuda de Luzur ia ga,e induso tiene que ser

destacado las cursis y rosas miniseries pro-ducidas para televisi6n, algunas con preten

-stones de thriller, denuncia etnica, sic odra-mas a

1

0

mejicano (o

ven

ezclano

)

,

comedia musical con acrores enanos,erc., pero que de

una u otra forma se basan en 10 que es y r

e-presenta el Ecuador que esta presenre y que no se 10 ve, per ser demasiado cbvto.

En esra seccien tampoco se puede dejar de

mencionar los programas de mayor sintonia en el pais como Laferta de la alegria,Thdos a

(9)

basico es divertir a la mayorta de te leviden-tes. lQuienes son la mayorfa de televidentes?

Los ecuatorianos de niveles socioeconcmicos

medics, bajos y misera bles: las gordas, las

cholas,las indias,los lam pifios , y todos a quie

-nes, POI' pertenecer a esos grupos, se les

con-funde con delincuentes, quienes quieren per

-derse en 1a fantasia de una hora diaria.

To

da

1

a

pro

duc

ci

en

n

aciona

l

e

sta

i

nserta en

esta dimen si6n significa tiva , dependie ndo

del grupo meta al eual se intente llegar; pues

el peblicista, como el cientista social, se

ba-san en los elementos que Identifican a los

in-dividuos para llegar a ellos .Los primeros con

mayor efect lvidad, en muchos cesos dejan do

a un lade las reper cusiones del procesof los

segundos, a pesar de contemplar las var ia

-bles de rigor metodol6gico y cientffico,en ge

-neral, se pierden en abstracciones de ca

rac-ter ontolegicc, pues ellos mismos estan atra

-pados en la Iascinacien de 10 que son y en el

desprecio de sf mismos al no alcanzar a deco

-difica r la crfptica marna de su origen.

OLVIOAR SENTIDOS

En una lfnea muy especifica la musrca.

Aquella que funge como leitmotiv de las "ca

-t

ar

sis

alcoMlicas", la banda sonora de las

au-to-destrucciones hepaticas, la cual se cons

-truye en espacios sacraliza dos de la cantina y

la rockola con sacerdotes y sacerdotisas i

nvi-sibles que pont ifican una rea lidad de dolor

nietzscheano, de violencia y odio instintivo

en contra de la realidad y de aquello que la

recuerda; no obstante la apare nte evasion,

son mecanismos que permiten enfrentar la

realid ad dolorosa, frustranre, laceran te,

seg-mentada , excluyente, asimetrica, en sintesis

Ecuador. Realidad que se presenta

ancmi

ca,

rergiversada y que para poderla soporrar (0

bien lIevarla) es necesario anula r algunos

sen tidos -los mas vufner ables-.

Evasion sistematica que

se

reproduce en

todos los planes y niveles de comportamiento

del ecuatoriano. Expresiones que reconocen

claramente la cotidiana brega de negar 10 v

is-to, 10

crcc

,

10 palpado, 10 gustado, 10 olido y

aquello intuido. Es decir,so pretexto de un ra

-cionalismo deformado y deformante, de 10 que

se concihe como realidad,se inten ta ser 10 que

nose puede ser y se despoja de todo el univer

-so cr eador, la ajternativa poietica que podria

construir sentidos alternativos que logrendes

-retar al ecuatoriano de una madre monstruosa

IDENTIDAD

que se alimenta de sus propia prole, para p

o-der generar mas leche y dar de lacrar a los

so-bre vivientes , relaci6n enfermiza, obsesiva ,

perennemente deprimente, enparedada entre

el quer er y el no poder ser.

En fin, expresiones cotidianas captadas

par los dist intos sentidos,procesa das

co

tect

t-va e individualmente, donde la casualidad y

la intu icinn juegan papeles fun da mentales en

la construccion y deconstruccton de sentidos

internos y externos. Intemos como aquellos

que constituyen y deconsnruyen los i

magina-rios individuales y colectivos, el idios Irente

al alter en un pr oceso diaki gfco, empirico,en

constante inte raccion y cambio, proceso no

percibido, act uado espontan eamente por los

actores y dota da de elementos alternarlvos

que proporcionan a los individuos de reperto

-no

s

socialas para hacer frente a las conti

n-gencias . Los sentidos extem os aquellos que

permiten presionar y dar respuestas al Esta

-do y on-as inst ituciones.

HI CULPABLES HI IHOCENTES

En esras lfneas se ha expue st o que la iden

-tidad existe en el Ecuador, pero que desde la

Academia los estue raos por decodificar la, in

-103

Vl

o

z:

o

(10)

-en

o

z:

o

u

-

1

04

IDENTIDAD

terpretarla y proyectarla han side desaj

en-tadores,su busqeedano ha insistido en los

as-pectos sunbdlico-vivenciales de 10 cotidiano,

que e

xplicarlan l

as institu

cio

ne

s,

la

s

f

orma

s

de percibi rlas, aprehenderlas y las posibles

vias de sal ir de la anomia en la eual se

desa-rrollan.

Desde la practice social, aquella vivencia

tiene su propia dintimica dd ormada como el

siste

ma qu

e

la

c

ontiene e

s

d

eformado

;

n

o

ob

s-tante, la practica da alternativas de cohesion

social, construye mitos laieos, construye las

modas culturales,en definitiva dtseaa los

ob-jetos que 13 constituyen y constiruye a los

ob-jetos que condicionan su estancamlento.

le ual es

ta

salida al ent rampamiento, a Ia negacion de una realidad que no se a lcanza a comprender, por ser viva precisamente; y la exclusion , que configura un sistema de vic-lencia, que existe tanto par a el excJ uido como par a el que excluye; violencia que se expresa en el habla, en el hecho concreto de compar -tir espacios, slmbolos, en la absurda salida del exclusivismo que persigue alejarse

a

nn

mas de esa matriz que aver giienza pero que en reaJidad les acerca mas a la misma?

Esta actitud demencial atraviesa todo el espectro sociocultur al del Ecuador en mayor

o menor medid; no se trata de una co

nfronta-cion de buenos contra malos, de mal contra bien, es la violencia ejer cida por todos. Par a

-fraseaodo a Girard: Nada se par ece mas a un

hombre excluido que otro hombre excluido .

En este sistema de violencia no hay vtctt -mas ni verdugo s, ni buenos ni malos, no se trata de un sistema maniqueo de interpreta-cion de la realidad. Cuando se plantea un sis

-tema de violencia nadie es culpable ni inocen -te. pues aunque se pueda identiricar en el

tiempo y en el espacio cuando,como, dondeOf

por que se mtcto ta agresion, en la cotidianei -dad la vfctima se vuelve victimarioy vicev

er-sa.

Girard menciona:"La relacicn ent re la

vic-tima actual y vrcnma potencial no puede ser definida en termtnos de culpabilidad ni de inocencia. Nohay nada que 'expiar'. La e cce-dad intenta guiar hacia una vlctima 'sacrifi·

cable' ,una violencia que amenaza con herir a

sus pr opios miembros, los que ella pretende proteger a cualquier precio".

En la introduccicn se presentd el hastlo, rrustracton y resentimiento que Baldwin te-nia para sf mismo.La maner a como el eborda e intenta supera r esa posicion liminal entre 10 que es y Ie averguenza,es asumir cr fticamen

-te el papel de su grupo de rererencta dentro de su sociedad,no buscar culpables, sino asu. mir una responsabilldad compartida. Desde su posici6n de negro, asume un papel de crt

-ticay autocrftica de su condici6n "con algode ambigiiedad e ironia", expresando su reali-dad con amar gur a pero sin carece r de gracia y profunda cer ga de esperanza.

La autocritica es tremendamente peligrosa para los distintos acrores, pues cuestiona el status quo y obhga a irnplementar practicas alternatives que se vuelven afuncionales a 10 que se conside ra Ia "nor ma"; esa autocr mce encuentra una oposici6n brutal y una stste

-manca resisrencia que frustra cualquier i ni-ciativa. 'Iodos saben que estan mal, perc el que quiere cambiar se encuentra tam bien mal, un ctastco ejemplo que i1ustra la "trege

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...