El gordito…más que un niño con Síndrome de Down

Texto completo

(1)

El gordito… Más que un niño con Síndrome de Down

“Porque en la diversidad de cada ser humano que nos hace únicos a todos, reside nuestra principal característica común que nos hace iguales”. Anónimo.

Si todos pensáramos igual que el autor de esta frase estoy seguro de que no habría discriminación ni desigualdad en este mundo. Y a la vez me hago una pregunta ¿qué sería de este mundo si todas las personas fuéramos iguales? Cuando en la vida cotidiana hablamos de ser iguales nos referimos a cualidades físicas normalmente, tristemente algunas veces no nos fijamos en las cualidades de las personas, sin detenernos a pensar por un solo momento que todos somos diferentes.

Dios nos creó a su imagen y semejanza, si nos basamos en esto entonces en cada persona está Dios, Él nos creó únicos e irrepetibles. A unos los hizo gorditos y bajitos a otros delgados y altos,blancos, trigueños, cabello negro, castaño, rojo y rubio, ojos negros, cafés, azules, verdes etc.

Tenemosconceptos de medir a las personas por su apariencia física, y a eso definimos belleza. Yo pienso que si todos fuésemos iguales la vida sería aburrida, imagínense caminar por la calle y vernos unos a otros sería como que hubiera espejos por todos lados, bueno aunque hay algunas personas que podrían estar horas frente a un espejo viéndose, pero sería incómodo y demasiado feo. Por esa razón Dios nos creó diferentes, con infinidad de virtudes y capacidades para que nos ayudáramos unos a otros.

Cuando hablamos de personas con Síndrome de Down muchas veces hacemos comentarios despectivos, sin conocer de este síndrome hacemos burla sin pensar en que quizás en un futuro tengamos que hacerle frente a esta capacidad especial.

(2)

Según lo anterior nadie está exento de procrear un hijo con este síndrome, que no es considerado como una enfermedad más bien es una alteración genética como ellos lo llaman. Es una condición con la cual se nace, no tiene cura, normalmente en una persona debe de haber un par de cromosomas pero en este caso una de las dos células se duplica y es la causante de lo que se conoce como trisomía del cromosoma 21 o Síndrome de Down.

Yo imaginaba que esto se debía a algún tipo de descuido de la madre pero al informarme me doy cuenta que es algo que no se puede evitar, aquí no hay medicamento, clases sociales, raza, que pueda evitar un caso de estos.

En estudios realizados por National Institute of Child Health and Human Development “se ha establecido que la probabilidad de que una célula reproductora contenga una copia extra del cromosoma 21 aumenta notablemente junto con la edad de la mujer. Por lo tanto, una madre de edad madura tiene más probabilidad que una madre más joven de tener un bebé con síndrome de Down. Por otra parte, de la población total, las madres de edad madura tienen menos bebés; un 75% de los bebés con síndrome de Down son de madres más jóvenes. Solo un nueve por ciento del total de embarazos anuales corresponden a mujeres de 35 años o más, pero un 25% de los bebés con síndrome de Down son de mujeres de este grupo de edades”.

Con respecto a esto opino que las mujeres deben de tener cuidado al embarazarse y tomar en cuenta estos puntos importantes, ya que no solo es el síndrome sino que esto trae consigo muchas deficiencias en los niños como: Dificultades respiratorias, cardiacas, cognoscitivas, motoras etc.

En la actualidad hay más información sobre esto no solo las mujeres lo deben tomar en cuenta , todos podemos buscar referencias y educarnos con respecto a este síndrome ya que nadie estáexento de que tenga una persona con capacidades especiales en su familia, si nos educamos a tiempo podemos evitar este y otros trastornos. Pero también hay ocasiones que no se debe a la edad de la mujer simplemente Dios así lo quiere.

(3)

increíble y que se ha robado el corazón de todos mis seres queridos, desde el más pequeño hasta el más grande.

Para nosotros es una enorme bendición el que Dios haya confiado la vida de un ser tan especial lleno de luz y mucho amor, pero a la vez es una gran responsabilidad la que tenemos, porque estamos en la obligación como familia en darle lo mejor, en estar siempre pendientes de él en todos los aspectos.

Al inicio cuando él nació pues yo no sabía que él tenía Síndromede Down, me di cuenta hasta que él tenía como 5 meses, me dijeron y fue fuerte la noticia porque uno no espera que pase algo así yo lo miraba como cualquier otro niño, no había notado algún rasgo físico. Fue en ese momento que me informe qué era Síndrome de Down y que pasaba con las personas que tienen esta característica, recordé que cuando era niño raras veces miraba a personas así y por lo general antes no sabíamos que era eso, lo que muchos hacíamos era burlarnos de esa condición. Pregunté a una amiga psicóloga, a un primo que estudia medicina y así fui consultando pero de manera general y me di cuenta que son personas normales como yo o cualquier otra persona, con capacidades diferentes a nosotros y cuidados especiales.

Mi primito se llama José Uzuel Girón López, tiene 3 añitos. Él es un niño como cualquier otro, hace lo que los niños de su edad hacen, le gusta jugar fútbol, bailar, cantar, le fascina la música yo creo que él será músico o algo así como un artista porque le encanta llamar la atención. Él es la alegría de mi familia, el centro de atención de todos. Él nos conoce muy bien a cada uno, es un niño súper inteligente, a pesar de su corta edad ha ido creciendo casi como un niño sin síndrome, obviamente tiene dificultades en muchas cosas, por ejemplo; élno habla aun, caminó hasta como a los dos años y medio, cuando estaba más pequeño se enfermaba seguido por problemas respiratorios, cardiacos, pero gracias a Dios está bien.

(4)

Muchas veces hacemos no sabemos cómo enfrentar un caso así y por ello hacemos cosas que no deberíamos hacer ya que en ves de hacer sentir bien a las personas con estas capacidades hacemos todo lo contrario, como en el caso siguiente:

“Conocí al nenito Down de fulanito y no sabía cómo actuar” manifiestan muchas personas.

En primer lugar no es un “nenito Down”, es un nenito con Síndrome de Down y en segundo lugar no hay porqué actuar. Noprecisamos disfrazarnos de nada. La persona y sus familiares perciben molestamente y con razón este bloqueo comunicativo, esta torpe “actuación”.

La barrera relacional no es levantada por el síndrome sino por nuestra cultura. También es frecuente que nuestra discapacidad comunicativa conduzca a reducir a las personas con capacidades especiales a estadios infantiles desjerarquizándolas pese a nuestras buenas intenciones. Configura una salida habitual hablarles como chiquitos/as.

Es preferible que la persona no nos entienda a que perciba que subestimamos sus capacidades... cualquier persona prefiere no entender a ser desvalorizada, reducida.

A muchos nos ha pasado, cometemos ese error por no saber cómo tratar a las personas con Síndrome de Down, y hacemos gestos o los etiquetamos en cómodebemos tratarlos; muchos lo hacen con lastima otros con miedo e incluso los ven como si fueran extraterrestres, sin embargo no saben que ellos son personas normales, el trato deber ser como al de una persona cualquiera, no saben que en ellos no existe la maldad, ellos lo único que necesitan es amor y respeto. Tienen una luz increíble, el gordito transmite amor sincero, de ese que no se fija en defectos físicos, para él toda su familia es igual nadie es mejor que nadie, para él todas las personas son iguales, el no distingue raza, sexo, ni posición económica, y para mí él es la prueba más clara que yo he visto del amor de Dios.

(5)

Me gusta este pensamiento ya que es muy reflexivo, cuando conocemos personas con alguna capacidad diferente a nosotros los “normales “comenzamos a estudiarlos y si es válido porque no sabemos que es lo que tienen, pero tampoco enfocarnos sólo en ese padecimiento de las personas, hay que ver con el corazón no con los ojos. Es responsabilidad de nosotros darles el mayor de nuestro apoyo, en mi caso y el de mi familia somos los responsables de ser sus guías para que él pueda ser una persona autónoma e independiente en sus posibilidades.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...