Estrategias de aprendizaje y de enseñanza en la educación del menor de 6 años

12 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

Estrategias de aprendizaje y de enseñanza

en la educación del menor de 6 años

*

Presidenta del comité Nacional del Perú de OMEP / mcormack@qnet.com.pe Maribel Córmack Lynch

Aceptado: Septiembre de 2004

Esta disertación analiza, a partir de los principios del constructivismo, de las inteligencias múltiples, de los diferentes estilos cognitivos y conforme con el nuevo paradigma del aprendizaje estratégico o aprender a aprender, un conjunto de estrategias de enseñanza para el docente del nivel infantil y estrategias de aprendi-zaje que los niños de estas edades están en capacidad de utilizar para que la construcción de su conoci-miento resulte con sentido y significado. También, orienta a los maestros en cuanto a una metodología para seleccionar y negociar con los niños y niñas los contenidos a planificar, desarrollar y evaluar.

Palabras clave: aprendizaje estratégico, estrategias de enseñanza, estrategias de aprendizaje, mediación.

Resumen

***

LEARNING STRATEGIESANDOF TEACHINGINTHE EDUCATIONOFTHE SMALLERTHAN 6 YEARS

From the principles of constructivism, multiple intelligences, different cognitive styles, and the new paradigm of strategic learning or learning to learn, this dissertation analyzes a set of teaching strategies for the teachers of children and learning strategies that children at this age are able to use so that their construction knowledge makes sense and meaning. Also it leads teachers to a methodology to select and negotiate with boys and girls the contents to be planned, developed, and assessed.

Abstract

Key words: learning, teaching strategies, learning strategies, mediation.

APPRENANT STRATÈGIESET D’ENSEIGNEMENTDANS L’EDUCATIONDU PLUS PETITQUE 6 ANNÈES

Cette dissertation analyse un ensemble de stratégies de l’enseignement pour l’enseignant du niveau infantile et pour l’apprentissage que les enfants de ces stades sont en mesure d’utiliser afin que la construction de leurs connaissances soit intelligente et significative. Elles sont examinées depuis le point de vue des principes du constructivisme, de ceux des intelligences multiples des différents styles cognitifs et de ceux qui sont conforment au nouveau paradigme de l’apprentissage stratégique ou apprendre à apprendre. On y oriente également les professeurs en ce qui concerne une méthodologie afin de sélectionner et de gérer avec les enfants les contenus à planifier, développer et évaluer.

Résumé

***

(2)

El tema de la calidad de la educación es motivo de un debate pedagógico que ha ido alcanzado di-versos niveles y cobra relevancia en las dos últimas décadas. Las evaluaciones realizadas en el tema han demostrado la complejidad del problema que al-canza a todos los componentes de la acción educa-tiva, y constituye un desafío para todas las instan-cias involucradas en el proceso.

Por este motivo, en los sistemas educativos, los responsables del diseño de políticas propusieron cam-bios coherentes y significativos en aspectos relacio-nados con la formulación y ejecución del currículo, el paradigma enseñanza aprendizaje, la formación y capacitación de los agentes educativos, así como la implementación de los Centros y Programas, entre otros.

Todos ellos son aspectos interesantes que deben tratarse pero hoy nos centraremos en el nuevo pa-radigma educativo que actualmente orienta la ma-yoría de los Programas dirigidos a niños menores de 6 años y en los que se otorga prioridad al aprendiza-je y se reconoce el protagonismo del niño como constructor de su propio conocimiento con la me-diación del adulto.

De acuerdo con el enfoque constructivista y en el marco del aprender a aprender se clasifica el co-nocimiento como conceptual, procedimental y actitudinal al que se ha añadido el conocimiento es-tratégico vinculado con el uso de estrategias tema que es objeto de interés en todos los niveles educa-tivos por la trascendencia que tiene en la educación permanente.

Para introducirnos en este tema comenzaré por presentar la investigación realizada por dos docen-tes de Costa Rica, la Lic. Ana María Hernández y la Mag. Irma Zúñiga León, experiencia que fuera presentada en el III Simposio Latinoamericano de Educación Inicial en el año 1995 y que nos permitirá analizar el tema del uso de las estrategias en la edu-cación como una condición importante en el enfo-que del aprender a aprender.

El trabajo de investigación se denomina «Los ni-ños y la maestra comparten el poder en la selección de los temas» Al respecto, las autoras parten de las siguientes premisas:

ƒ El papel protagónico del niño en un currículo de altas calidad se basa en actividades de aprendi-zaje iniciadas por el niño (Weikart en 1998).

ƒ Los niños aprenden por medio de la activa mani-pulación del ambiente (De Vries y Kohlberg, 1987) con la intervención del docente, padres de familia y otros niños más adelantados, como me-diadores del proceso.

ƒ El proceso de aprendizaje supone al niño en su totalidad (Solé, 1991) como unidad biopsicosocial, cuyos procesos de construcción cognitiva se rea-lizan en interacción con los demás, en un con-texto socio histórico cultural concreto.

Como es posible apreciar, esto implica un nuevo rol en el que docente y alumno son el centro de la acción educativa y permite que ambos seleccionen y negocien los temas que se tratarán. Para lograrlo es necesario que el maestro tome conciencia acer-ca de que la planifiacer-cación de los temas no es potes-tad exclusiva de él y que, por tanto, sus alumnos están capacitados para proponer los asuntos que les interesan, las actividades que ello implica, así como los recursos necesarios (Barclay y Breheny, 1994). Todo lo expresado se potenciará propiciando un ade-cuado clima emocional como marco para la acción educativa.

El sustento de esta propuesta se basa en el he-cho de que el niño que llega al Centro educativo no es una «tabula rasa» sino que tiene saberes previos producto de sus experiencias en el hogar, de su cul-tura, y de sus intereses y necesidades. La explora-ción de estos conocimientos debe ser una acexplora-ción permanente del profesor ante cada nueva situación de aprendizaje. De ahí que es importante formular la pregunta ¿qué sabemos acerca de…? antes de estudiar cada tema, pues nos permite identificar lo que el niño sabe sobre el tema así como sus posibles «errores» conceptuales.

Hernández y Zúñiga para ilustrar la participa-ción de los niños en la selecparticipa-ción del tema proponen la siguiente metodología:

ƒ Lluvia o promoción de ideas:

En este primer momento el profesor pregunta a los niños ¿qué quieren aprender? Cómo respuesta a esta pregunta, los alumnos hacen sus propues-tas en forma oral o mediante un dibujo y la do-cente por su parte registra todas las ideas en la pizarra o en un papelote.

(3)

excur-siones por los alrededores del Centro, invitando a los padres de familia o trabajadores de la co-munidad a visitar el aula y dialogar con los niños o hacer alguna experiencia con ellos (confec-ción de un juguete, prepara(confec-ción.

ƒ Votación pública o privada:

Una vez registrados todos los temas propuestos, en los que la profesora puede emitir su opinión como un miembro más, se realiza la votación que puede ser expresada oralmente o mediante la impresión de la huella digital al lado del tema se-leccionado. A veces cuando el tema es muy amplio requiere de una segunda votación. ƒ Planteamiento de preguntas por el maestro:

Una vez elegido el tema el docente explora los conocimientos previos de los niños, lo que

de-sean conocer sobre el tema, los medios por los que van a poder obtener información. Para ello va formulando siguiente preguntas: ¿Qué sabe-mos acerca de…? ¿Qué queresabe-mos conocer acer-ca de…? ¿Cómo podemos conocer aceracer-ca de…?

Muchas veces los niños nos asombran con toda la información que poseen sobre el tema, su curiosi-dad por conocer más y su capacicuriosi-dad para proponer cómo y dónde se puede conseguir la información.

La utilización de mapas semánticos es una for-ma de organizar los significados que los niños apor-tan al tema.

Al finalizar también se pueden formular pregun-tas como ¿Qué aprendimos acerca de…? A fin de llevar al niño a reflexionar sobre su aprendizaje.

¿Qué sabemos sobre los animales?

(Saberes previos)

Recoger los saberes pre-vios de los niños sobre el tema

¿Qué más queremos sa-ber sobre los animales?

(Intereses)

Anotar las preguntas o lo que los niños desean ave-riguar

¿Cómo podemos conocer más sobre los animales?

(Actividades)

Identificar y ordenar las actividades que van a rea-lizar

¿Qué aprendimos acer-ca de los animales?

(Evaluación)

Tomar conocimiento de lo que han aprendido

De la misma manera, los niños pueden participar en la organización del aula (los rincones o áreas de interés) de tal manera que ésta responda a sus inte-reses y necesidades. Pero lo más valioso de la ex-periencia presentada son las conclusiones a las que llegaron las educadoras al compartir con los niños el poder en la selección de los temas.

ƒ En relación con los niños señalan que ellos han aprendido a dirigir, en gran medida, su propio aprendizaje, descubriendo los conoci-mientos que poseen, tomando decisiones so-bre lo que desean saber, conociendo los pro-cedimientos para tratar un nuevo conocimien-to y las formas de encontrar la información que requieren. Todas estas habilidades le serán de utilidad para el aprendizaje futuro, enmarcadas en el enfoque de aprender a aprender.

ƒ Por su parte, el docente se ha enriquecido al

para la programación, el bagaje cultural y vivencial de los alumnos, independientemen-te de sus condiciones socioeconómicas, ne-cesidades e intereses. Asimismo, comproba-ron que las limitaciones en la cantidad de re-cursos no son un obstáculo para la labor do-cente cuando se puede disponer de aquellos recursos que se encuentran en los hogares, la escuela y la comunidad así como los que él mismo puede aportar.

1. Las estrategias de aprendizaje que utiliza el niño

(4)

nocimientos que han ido construyendo en interacción con su medio físico y social. Pero el aprendizaje no se produce de la misma forma en todas las perso-nas, debido a sus diferentes estilos, cognitivos, al desarrollo de sus múltiples inteligencias (Gardner, 1995) y a la cosmovisión de las distintas culturas.

Para aprender las personas utilizan estrategias siempre que tomen decisiones y hagan un uso cons-ciente e intencional respecto de una técnica o pro-cedimiento con el fin de lograr un objetivo. Al revi-sar la literatura especializada encontramos que mu-chos estudiosos del tema de las estrategias de apren-dizaje han considerado que el niño pequeño no es capaz de usar estrategias (Oleron, 1981). Sin em-bargo, se ha podido comprobar que es oportuno en-señar a los niños, desde edades tempranas, cuándo y porqué es necesaria y provechosa su utilización (Monereo, 1998). Las investigaciones sobre el de-sarrollo del cerebro están aportando información muy rica sobre las capacidades del niño pequeño que antes nos parecían imposibles. Por ejemplo, la plas-ticidad del cerebro del bebe de cortos meses, le per-mite aprender paralelamente dos lenguas, pues en esta etapa él está dotado de la capacidad de emitir todos los fonemas de todas las lenguas. Estos ha-llazgos, actualmente están siendo utilizados por los especialistas de educación bilingüe.

En cuanto al tema de las estrategias, puede de-cirse que las que más frecuentemente utiliza el niño es posible mencionar las siguientes:

ƒ La formulación de Hipótesis o el adelan-to de opinión sobre una situación o tema para luego comprobarla, como por ejemplo ante la pregunta ¿Qué pasa si ponemos estos mate-riales en el agua? Los niños adelantan

opi-nión ante cada uno diciendo se hunden o se van al fondo y estos se quedan arriba, flotan, luego realizan la comprobación en un depósi-to con agua. A veces a pesar de las eviden-cias algunos niños se resisten a aceptar que se han equivocado probablemente porque la «teoría» que han elaborado sobre el tema no les permite aceptar fácilmente la evidencia. Los niños están habituados a adelantar opi-nión en diversas actividades de la vida coti-diana y por eso tienen predisposición a for-mular hipótesis sobre los distintos temas que se abordan en las Unidades didácticas, en los juegos, frente a situaciones de diverso tipo. ƒ La interrogación de textos de los

diferen-tes portadores (libros, afiches, envases de pro-ductos, carteleras, tarjetas, etc.), en todos hay ilustraciones y texto escrito compuesto por letras y a veces también números, que el niño tiene interés en descifrar. Para lograrlo utili-za indicios en la ilustración del cuento, el logo de un producto en el afiche o cartel, así como el formato, el color u otras señales como por ejemplo alguna palabra que le es familiar por el impacto visual y auditivo de la televisión. Esta es una estrategia compleja que el niño irá adquiriendo en función de las oportuni-dades que se le ofrezcan. La biblioteca del Centro Educativo le ofrece la posibilidad de interactuar con distintos tipos de textos ante los que formula cantidad de hipótesis sobre el contenido del mismo.

ƒ La producción de textos es un procedi-miento que utiliza el niño a partir de una ne-cesidad de comunicación. El proceso que generalmente siguen es el siguiente: Se fijan un objetivo que puede ser saludar a un com-pañero que no asiste porque está enfermo, la elaboración de un afiche para promover la función de títeres, la creación de un cuento, una poesía u otro texto literario a partir de sus vivencias, el relato de una experiencia o acontecimiento ocurrido en un paseo o en el aula.

En la producción de textos los niños propo-nen ideas, discuten entre ellos, llegan a acuer-dos y finalmente dictan a la profesora el tex-to que ha acordado, para que ella lo registre

(5)

en un papelote. Con relación a la creación de cuentos éste puede luego ser escrito en papel del tamaño del libro, ilustrado por los niños y ubicado en la biblioteca o en el área o rincón de cuentos. Freinet descubrió que ni-ños de 3 y 4 ani-ños dictaban a su madre una carta dirigida a una persona ausente, y ob-servó que algunas veces el niño simulaba leer el mensaje o lo guardaba para «leerlo» des-pués. Es bueno recordar el valor afectivo que tiene para el niño lo que él «escribe» y por eso es importante valorarlo.

ƒ La solución de problemas; cuando los ni-ños encuentran dificultad para resolver una situación que se les presenta ellos tienen que reflexionar sobre la forma en que la van a resolver a partir de las experiencias y cono-cimientos previos sobre el problema y el con-texto donde se presenta.

Por ejemplo, en el caso de ¿cómo vamos a repartir la bolsa de caramelos para que cada niño reciba la misma cantidad? Para resol-verlo tienen que comprender lo que tienen que hacer, idear un procedimiento discutiendo con los otros niños la mejor forma de hacerlo, eje-cutar el plan y luego verificar los resultados.

2. Estrategias de enseñanza

La acción educativa también impplica al docen-te y la enseñanza aunque de manera distinta a la tradicional, actualmente se define a la enseñanza como un conjunto de ayudas que el docente brinda al niño para que éste realice su proceso personal de construcción de conocimientos. Las ayudas que pro-porcione el docente van a crear las condiciones ne-cesarias para optimizar y enriquecer el aprendizaje de los niños.

Para lograr este objetivo la profesora utilizará también estrategias, pero en su caso de enseñanza. Las estrategias de enseñanza deben ser consigna-das en la programación como una parte importante de la misma, debido a que es un elemento nuevo que va a incorporar y es necesario que seleccione previamente cuál utilizará en cada caso, de tal ma-nera que su acción sea estratégica. Entre ellas es posible mencionar las siguientes:

ƒ Planteo de situaciones problemáticas que

cognitivo, es una situación que se produce en el aprendizaje cuando el niño encuentra una contradicción entre lo que sabe y com-prende de la realidad y la nueva información que recibe de otros niños, del docente o de su familia. Desde una perspectiva pedagógica el docente debe ofrecer al niño el apoyo ne-cesario para restablecer el equilibrio. Este apoyo puede consistir en preguntas que estimulen la reflexión del niño y contribuyan a abrir nuevos caminos para la modificación o reestructuración de sus esquemas previos, o programando experiencias directas a tra-vés de las cuales los niños tengan la oportuni-dad de manipular materiales que le permitan realizar comparaciones, establecer relaciones para finalmente realizar el cambio concep-tual. Aunque esta estrategia se utiliza más en el área de matemáticas también se ha po-dido observar que es aplicable a otras áreas. ƒ El aprendizaje significativo, tiene por fina-lidad hacer que frente a un conocimiento pre-vio vinculado con el nuevo para que tenga lugar el aprendizaje. Para lograr este propó-sito el docente debe identificar los saberes previos del niño y seleccionar materiales que tengan un significado lógico para incremen-tar la motivación por aprender y propiciar el establecimiento de relaciones.

A fin de facilitar el aprendizaje significativo el docente utilizará los puentes cognitivos, que son conceptos o ideas generales que permi-ten establecer los lazos entre los conceptos «Las estrategias de enseñanza deben ser consignadas en la programación como una parte importante de la misma, debido a que es un elemento nuevo que va a incorporar y es

necesario que seleccione previamente cuál utilizará en cada caso, de tal manera que su acción sea

(6)

Los puentes cognitivos para el nivel Inicial son:

ƒ Los organizadores previos que ofrecen una información general motivadora (los objetivos que nos proponemos lograr) o una experien-cia directa que busca relacionar la nueva in-formación con la previa.

ƒ Los mapas semánticos y los mapas con-ceptuales que representan gráficamente el esquema del conocimiento. Dirigen la aten-ción del docente y del niño hacia un número reducido de ideas fundamentales en las que se debe concentrar el aprendizaje.

ƒ Las analogías que utilizan un hecho familiar o conocido para relacionarlo con otro seme-jante pero desconocido facilitando la com-prensión de éste.

ƒ Las ilustraciones que representan visualmente las situaciones del tema especí-fico a tratar.

ƒ La motivación, que tradicionalmente se uti-lizó al comienzo de la sesión de aprendizaje, hoy se ha comprobado su importancia duran-te todo el proceso de enseñanza – aprendiza-je a fin de mantener el interés de los niños por aprender. En ese sentido, es importante que el docente deje de lado los hábitos rutina-rios que lo llevan a repetir los procedimientos sin tener en cuenta que lo que en una oportu-nidad fue interesante y motivador para el niño puede no serlo en otra ocasión.

Sin embargo, es posible que si son los niños los que han participado en la selección y planificación de la Unidad didáctica, ya exista una motivación in-trínseca en ellos por el tema a tratar.

Pero eso no es motivo para descuidar el desa-rrollo de la misma introduciendo diferentes formas de presentar el tema y que lo pueden hacer más interesante. En este contexto hay que escoger la alternativa que más se preste para el tema de la Unidad didáctica: Una vez puede ser un paseo al-rededor del Centro Educativo, otro una excursión un poco más lejos. Alguna vez la visita de un perso-naje o servidor de la comunidad o de una mamá que les contará un cuento o una historia sobre la comu-nidad o barrio en que viven, también puede incorpo-rarse algún animal doméstico pequeño en el rincón de ciencias, etc.

Por otra con el interés de la aproximar al niño a la lectura y escritura se usa casi diariamente los papelotes o papelógrafos (papelotes) para registrar los productos elaborados por los niños. Esta es una actividad muy rica para el niño pero sucede que puede volverse rutinaria cuando se sigue un mismo proce-so o se utilizan los mismos materiales. Generalmente se usa el plumón o marcador azul o negro olvidando que existen otros colores más atractivos y que pue-den favorecer el reconocimiento por parte del niño de las palabras que el ha dicho por el color del plu-món con el que el docente registro su opinión. Tam-bién es sugerente el uso de iconos,siluetas, stickers no dibujos para las actividades de evaluación y autoevaluación.

Una sugerencia interesante es la relativa al pro-cedimiento que utilizan algunos docentes para re-gistrar el interés de los niños por los temas que van surgiendo espontáneamente en el desarrollo de una Unidad didáctica. Para ello colocan un cartel, en un lugar visible del aula, con el título ¿QUÉ QUERE-MOS APRENDER? En este cartel se van anotan-do los temas que surgen a partir de las experiencias que están realizando o los temas que se están desa-rrollando como por ejemplo cuando se trata el tema ¿Quién soy yo? Surge la inquietud por saber ¿Cómo somos por dentro? Otras veces la motivación puede ser un suceso inesperado que les despierta la curio-sidad por conocer más sobre él como por ejemplo, ante un temblor quieren saber las causas que lo ori-ginan, en otros casos un hecho como encontrar cer-ca de su comida hormigas los lleva a preguntar ¿Cómo nacen las hormigas? ¿Por qué no son todas iguales? El docente anota entonces el tema que pro-ponen los niños y queda registrado para ser tratado posteriormente.

(7)

A veces ese conocimiento es erróneo y, por tan-to, se debe propiciar el cambio conceptual mediante la construcción de nuevos significados. Un error muy común es decir al niño que está equivocado y darle la respuesta correcta quitándole la oportuni-dad de encontrar la solución por sí mismo. Es muy probable también que al indagar los conocimientos previos de los niños encontremos diferentes niveles de información, pero ello no es obstáculo para que todos participen en las actividades programadas.

ƒ Guiar la observación, análisis y sistema-tización de la información

Si bien los niños desde pequeños son obser-vadores natos, en algunas oportunidades esta observación se produce teniendo en cuenta los aspectos gruesos o globales y se descui-dan los detalles. En ese sentido, el maestro debe tener un concepto claro de los que quie-re que los niños apquie-rendan a fin de tener un repertorio de preguntas que oriente la obser-vación de los niños y les permita percibir los detalles más pequeños. Esa observación mi-nuciosa, permite recoger abundante informa-ción que es necesario organizarla para su posterior análisis.

Para organizar la información los niños con ayuda de la docente pueden elaborar cuadros simples o de doble entrada, marcando con aspas o palotes los resultados obtenidos, por ejemplo en una encuesta. En otros casos, se utilizan las dramatizaciones o la recreación del ambiente visitado.

El análisis y sistematización de la informa-ción recogida permitirá sacar conclusiones, verificar las hipótesis que formularon antes de la experiencia, ratificar, rectificar, o modi-ficar, sus ideas previas, etc.

Los niños de 5 años pueden comunicar la in-formación recogida a sus padres y a otros adultos utilizando cuadros, pictogramas y có-digos creados por ellos.

ƒ La mediación en el aprendizaje

Se ha visto ya, que el docente tiene un nuevo rol que es el mediar el aprendizaje es ofrecer apoyo al que aprende para «facilitar» su aprendizaje. Al respecto, Bruner propone una estrategia a la que denomina andamiaje.

El andamiaje es la estructuración que el adul-to hace de la tarea y de la interacción en la que ésta tiene lugar, con el objeto de propor-cionar la ayuda que el niño requiere para de-terminada situación de aprendizaje. Está ba-sada en la teoría de la zona de desarrollo próxi-mo de Vigotsky.

Los pasos que considera el andamiaje son: ƒ Dar el ejemplo: El adulto modela la acción

construyendo delante del niño un rompeca-bezas.

ƒ Dar pistas: El niño ha adquirido un tipo de rutina y el adulto le da pistas para usarla. ƒ Dar apoyo: El adulto ayuda al niño a

supe-rar una dificultad, por ejemplo pone en su lugar la pieza que el niño no logra ubicar. ƒ Elevar el nivel: Cuando el niño ha dominado

un componente de la tarea el adulto lo esti-mula a aplicarla en un contexto más com-plejo.

ƒ Dar instrucciones: Cuando el niño puede resolver solo la tarea y explicar como lo hace es cuando el adulto comienza a utilizar las instrucciones verbales.

ƒ Evaluación

La evaluación es una de las tareas más com-plejas del proceso enseñanza aprendizaje pues involucra a todos los componentes de este proceso, la evaluación implica la emisión de juicios de valor de naturaleza cualitativa so-bre lo que se ha evaluado, y la toma de deci-siones para producir información que permi-ta realizar los reajustes y modificaciones ne-cesarias con la finalidad de optimizar la ac-ción educativa.

Aunque la evaluación se aplica a todos los componentes de la acción educativa en este caso nos centraremos específicamente en niño y las estrategias usadas por el docente para recoger información relevante sobre el pro-ceso de aprendizaje.

(8)

autoconcepto, así como a aceptar la opinión de los otros niños.

Para concretar este objetivo se elabora un cua-dro de doble entrada que en el lado izquierdo con-signa los nombres de los niños y el símbolo con el que identifican, (cuando aún no son capaces de re-conocer su nombre) y en la parte superior se colo-can las capacidades que nos proponemos evaluar.

Para cada capacidad se considera dos casille-ros: Uno para la autoevaluación y otro para la eva-luación grupal. La frecuencia con que se utiliza este cartel es decisión compartida entre el docente y los niños. El profesor también debe diseñar una estra-tegia a fin de ir registrando la evaluación de los pro-cesos de aprendizaje de los niños al inicio, durante y al finalizar el proceso a fin de ofrecer las ayudas necesarias en cada caso.

Para ello, utiliza:

ƒ La lista de cotejo u otro instrumento similar que le permite tener una información inicial del desarrollo de los niños.

ƒ El registro de los saberes previos antes de desarrollar cada unidad que le ofrece infor-mación sobre la evolución de los niños. ƒ La formulación de indicadores de logro para

cada Unidad didáctica para identificar los aprendizajes realizados y el nivel alcanzado en cada uno.

Una forma original para que los niños tomen con-ciencia y comprueben lo que han aprendido es rea-lizando un mapa semántico al iniciar un tema donde el docente registra los conocimientos previos de los niños, Posteriormente, al finalizar la unidad, reali-zan otro mapa semántico incorporando todo lo apren-dido. Se concluye comparando el primer mapa con el segundo y estableciendo las diferencias entre lo que sabían y lo que han aprendido.

«A través de varios trabajos Flavell, (1970)…lo-gró demostrar que los niños preescolares si eran capaces de hacer uso de los procedimien-tos estratégicos … y podían utilizar las estrate-gias, aunque no en forma espontánea sino bajo condiciones de inducción. Sólo después de la práctica…llegaban a mostrarse competentes para usar las estrategias a voluntad» (En Díaz Barriga, 1998).

En ese sentido, encontramos que otra estrategia importante para el aprendizaje futuro es hacer que

los niños reflexionen sobre su propio aprendizaje o el proceso seguido en la experiencia o acción reali-zada, con lo que se inicia el desarrollo de la capaci-dad metacognitiva. Desde los 3 años el niño es ca-paz puede hacer un análisis de lo realizado respon-diendo a preguntas tales como ¿qué hiciste prime-ro? ¿y después? ¿crees que lo has hecho bien? ¿por qué? ¿y si tuvieras que volver a hacerlo, lo harías igual? (Monereo, 1998) Esto supone un cambio importante en el resultado de la actividad realizada porque lleva al niño a tomar conciencia sobre el pro-ceso seguido, así como a seleccionar los procedi-mientos más adecuados para la solución de un pro-blema o para abordar una nueva actividad.

Barberá, E. et al. (2000). El constructivismo en la práctica. España: Editorial Graó.

Díaz Barriga, F. y Hernández, G. (1998). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. México: McGraw Hill Interamericana Editores.

Gardner, H. (1997).La mente no escolarizada. Buenos Aires: Ed. Paidós.

Gardner, H. (1995) Estructuras de la mente. México: Ed. Fondo de Cultura Económica.

Good, T. y Brophy. J. (1997). Psicología Educativa Contemporanea. México: Mc Graw Hill Interamericana Edi-tores.

Hernández, A. y Zúñiga, I. (1995). Los niños y la maestra comparten el poder en la selección del tema: un criterio de calidad en los programas de atención integral al niño menor de 6 años. III Simposio Latinoamericano de Educa-ción Inicial «Programas de Desarrollo integral para la infan-cia en contextos de Pobreza». Costa Rica.

Ministerio de Educación del Perú. (1998). Guía Integrada de Apoyo al docente de Educación Inicial. Lima: Editorial Lima Printers.

Ministerio de Educación del Perú. (1998). Programa Curricular Básico de Educación Inicial (5 años). Lima: Editorial Lima Printers.

Monereo, C. et al. (1998). Estrategias de enseñanza y aprendi-zaje. Barcelona: Editorial Graó.

Pérez Cabaní, M. ( coord) (1997). La enseñanza y el Aprendi-zaje Estrategias desde el Curriculum. Barcelona: Edito-rial Gráfica Signo S.A.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...