Diagonal Cero - Número 23

Texto completo

(1)
(2)

R E V I S T A T R I M E S T R A L

del núm ero, corru ra d iclo n ales, que cont J N E L E M E N T O P O E T

irs e en cu an to a la conc ¡ objetos tra b a ja rá n ante

to a los c lá s ic a m e n te ror u rb an o ) ad h irié n d o se a

■alidad” .

(3)

Director: Edgardo Antonio Vigo

Redacción: Calle 7 N. 546 - 2 E., La Plata

Prov. de Buenos Aires, República Argentina

Diagramación: Vigo

Inscripción en el Registro de la Propiedad

Intelectual N. 910.317

Impresa: "Imprenta Di Jorgi" calle 48-885

Deseamos canje con publicaciones de tipo

similar.

REPRESENTANTES

en Chile

Guillermo Deisler

José Santiago Montt 277, dpto. C

Santiago de Chile

en Paraguay

Miguel Angel Fernandez

Brasil 1391, Asunción

en Uruguay

Jorge Casteran

Francisco Vidal 617, Montevideo

D entro de la poesía “ ó p tica” la co rrien te de la poesía M A T E M A T IC A so­ luciona la posibilidad de un nuevo lenguaje así com o el ap ro vech am ien to del “ estado de co nciencia v is u a l” de nuestra sociedad.

L a u tiliz ació n del lenguaje del núm ero, com o el ap ro vech am ien to de las form as no-geomé- trlc a s tra dicio n ales, que conform an nuevas com posiciones, dan com o resu l­ tado U N E L E M E N T O P O E T IC O .

E L E M E N T O P O E T IC O que puede tra n s ­ fo rm a rse en cuanto a la co ncreción esp acial en O B J E T O S P O E T IC O S . Esto s objetos tra b a ja rá n ante el o bservador-participante com o “ elem en to ” sum ado a los clásica m en te rodeantes del hom bre (p a is a je cam p estre, fo l­ klore urbano) adhiriéndose a elíos o d irectam en te tra b a jan d o con su in d ivid u a lid a d ” .

Usam os el térm in o O B S E R V A D O R - P A R T IC IP A N T E por estar em bretados dentro de la co rrien te de la “ E S T E T IC A D E L A P A R ­ T IC IP A C IO N ” que se contrapone (en estado revo lu cio n a rio ) con la tra d i­ cional y clásica E S T E T IC A D E L A O B S E R V A C IO N .

(4)

E n cu a n to al R E A L IZ A D O R - C R E A D O R que d efin e la in ten ció n de sus tra b a jo s no hace m ás que lim ita r las p o sib ilid ad es de los m ism os. E n c ie rra así en único lo que debe ser an a liz ad o desde h eterog én eos puntos de v ista .

E l a rte co n tem p o rá n eo ba­ sado en la E S T E T I C A D E L A P A R T IC IP A C IO N no ex ije n ada m ás que la L I B E R T A D del o b se rva d o r de d a r a lo "v is t o ” la IN T E N C IO N A L ID A D y la C A R G A D E V A L O R E S de acu erd o a lo que p ara él, lo p resen tad o co n tien e.

S e produce así m ás cla ra m e n te el F E N O M E N O E S T E T I C O pues la sim p lific a c ió n en el te rre n o de la c rític a y u b icació n de la o b ra se h a lla b alan cea do por otros fa c to re s que ex ije n R E S P O N S A B I L ID A D IN ­ D IV ID U A L y to m a de c o n cie n cia por p arte del in d ivid u o .

A s í a tre v e m o s a re a liz a r una o b jetiviz a ció n de la P O E S IA M A T E M A T IC A por d e ca n ta ció n de fó rm u la s, a n ticip a n d o un tra b a jo de “ L A B O R A T O R IO D E I N V E S T I G A ­ C IO N E S ” que su stitu y e d en tro del a rte co n tem p o rá n eo el co ncepto c lá ­ sico del “ T A L L E R ” ;

(5)
(6)
(7)

VITA E FINE

t i c

tac-t i c

t a o

t i c

t a c

t i c

t a c

t i c

t a c

t i c

t a c

t i c

t a c

t i c

t a c

tic

t a c

t i c

t a c

tic

t a c

tic

t a c

tic

t a c

t i c

t a c

tic

(8)
(9)
(10)
(11)
(12)
(13)
(14)

Pateam o s. E l e sp íritu gira. L a poesía patea.

Con can sa n cio to m am os co n cien cia de nuestro s propios fo lleto s. D espués del S u rre a lism o , después de la E s c u e la de R O C H E F O R T , después del L E T R I S M O ya no fu im o s h acia los fuegos elevad o s que seguían alu m b ra n d o sin em barg o. L a ex p erien cia hum ana d e rivó poco a poco fu e ra de toda p oesía; la p oesía y a nc puede a lc a n z a r al hom bre.

P ila s de verso s, aunque excelentes, sólo co nsiguen o b stacu liz a r la ru ta de la a ve n tu ra .

P ate am o s. N ad a vin o a rom p er el círcu lo .

No obstante sentim o s la necesidad de n acer n u evam en te a la lib ertad .

H E N R I C H O P IN y la re vis ta C IN Q U IÉ lV iE S A IS O N ( Q u in ta E s ta c ió n ) lan z an , luego de g ran des búsquedas, la poesía fo n é tica y la poesía o b jetiva .

P a rtie n d o de! m ism o rechazo, pero com o resu ltad o de otros ensayo s y búsque­ das, yo propongo la poesía v isu a l y la fónica.

O tro s ensayes, o tras búsquedas son posibles.

P e rte n e ce a la nueva gen eració n h a lla r su propia fo rm a de expresión. ¿V ie ro n ustedes m a te ria ? ¿V ie ro n ustedes e s p íritu ?

U sted e s viero n g u ija rro s, casas, obras de arte, árbo les, poem as, e stre lla s. ¿D ó n d e estaba la m a te ria ? ¿D ó n d e el e s p íritu ? U sted es viero n p alab ras que son cosas en tre las cosas — hom bres que son cosas en tre las cosas.

B a jo nu estra capa de a ire vivía m o s protegidos. A h o ra som os olead as có sm ica s que e stallan .

¿C ó m o n u e stra s p alab ras podrían so p o rtar to d a vía seg u ir e n v u e lta s en el a ire de las fra s e s ?

Q ue n u estras p alab ras, ta m b ién e llas, a lca n ce n el espacio có sm ico — las p ala­ bras— e stre lla s sobre la p ág ina b lanca.

L a s p a la b ra s son tan d uras, tan b rilla n te s com o los d iam an tes.

Luego, la fra s e m ezcla las p a la b ra s; fa v o re c e el d esliz am ien to m ás que la du­ ració n.

L a s p ala b ra s deben se r vistas. L a p alab ra es un elem ento. L a p alab ra es una m a te ria. L a p alab ra es un objeto.

MANIFIESTO PARA UNA

poesía

nueva

V

VISUAL Y FONICA

J S

Aparecido en “ LES LETTRES" N ° 29

PIERRE G

a

RI

n

TER

(15)

E l ritm o poético ha acabado por em botar el esp íritu m ism o del lector. E scu ch am o s el ronroneo racin ian o, no lo com prendem os en absoluto. F u n d a r la poesía, que es tom a de co n cien cia del universo , en el núm ero de los pies es irriso rio .

E s in d iferen te que H IE R R O o A V IO N teng an una o dos sílabas.

Lo que cu en ta es el sentido, es el espacio que esas p alab ras tom an por si m is­ m as en la página, las vib ra cio n e s que provocan, en fin su vo lu m en ; esa am p lia h orizontal para H IE R R O , esa cosa inq uietante en el in fin ito para A V IO N . L a frase ha causado la m ism a eq uivo cació n que el ritm o : qué d ifere n cia en tre : ‘•El tig re sobre las rib era s viene a beber” y el nom bre solo : T I G R E !

L a frase p untu aliza un cuadro insulso, casi co rtan te, el nom bre d esencadena el siquism o. In tro d u ce la to rm enta.

E l poem a hasta aho ra fue el lugar de in tern ació n de las p alabras. Lib e re m o s las palabras. R espetem os las p alabras. No las hagam os e sclavas de las frases. D e­ jém o slas to m a r su lugar. No están a llí ni para d escrib ir, ni para enseñ ar, ni para d e cir: prim eram en te están a llí para ser.

L a p alabra no existe m ás que en estado sa lva je. La frase es el estado de c iv ili­ zación de las palabras.

Un nom bre seguido de un a d jetivo e n tra en la civiliz a ció n , es decir, en la es- p ecialización.

Si escribo S O L o A G U A toco la u n iversa lid a d . Pro n u n cien el nom bre S O L , dé­ jense a g ra n d ar en él, déjense d orar por él.

Para quién sabe verlas, algunas palabras tienen una topografía admirable. T R A N S A T L A N T IC O , por ejemplo, rocas y mar, picos y abismos, ia luna no es más rica en cráteres, en valles secos en ritmos, en bellezas.

Las palabras V IS T A S nos fascinan.

Cuanto más técnico se haga el mundo, más algunos espíritus líricos atraparán la materia como un barro de salvación.

Esto ocurre desde los tiempos en que sólo la materia es espíritu. Se trata de hacer del poema una materia en bruto — algo centelleante.

L a s p alab ras no fuero n in ven tad as por los hom bres. Nos fueron dadas las m a­ nos, los astros. Son objetos duros que pueblan el co n tin en te del lenguaje. Cada palab ra es una p intura ab stracta.

U n a su p erficie, un volum en.

S u p e rfic ie sobre la página. V o lum en en la voz.

L a palab ra es la parte visib le de la idea com o el tro nco y el fo lla je son las partes v isib le s del árbol.

L a s raíces, las ¡deas, v ive n debajo.

E s preciso p u lveriz ar nuestro lenguaje gastado — es d e cir h acer c e n te lle a r la palabra.

E s preciso caz ar los térm in o s enm ohecidos, los ad jetivo s por ejem plo — o bien em p learlo s com o su stan tivo s, es d ecir com o sub stancia, com o m a teria.

L a s palab ras al co rre r en la frase alcanzan una vertig in o sa velo cid ad que les hace perd er su substancia.

E l ojo, en la poesía nueva, capta la palabra g lo balm ente — la p alab ra objeto __ ésta desencadena en el siquism o del “ le cto r” una serie ilim ita d a de ecos sono­ ros — luego de ecos de pensam ientos.

En to n ces el cuerpo entero se abism a en ese bosque de ecos.

L a poesía nueva hace m o ver las p alab ras en la p ág in a ; las p alab ras tien en patas, alas, ruedas, m anos, pies, luces ce rcan a s y lejan a s. Todo se m ueve com o un ojo.

C ada p alabra debe poseer su espacio propio. Debe poder d ila ta rse y co n traerse en su espacio propio.

Pero solo puede ap o yarse en la página en función de la atm ó sfera del poem a. A dem ás, el hecho de que el poem a no pertenezca y a a un flu ir, sino a un estan ­ cam ien to m o difica el v a lo r m ism o de cada palabra.

L a p alabra n ecesaria penetrando en la atm ó sfera del poem a se hace resp la n ­ d ecien te com o un m eteoro.

E s decir, que dentro del poema visu a l el ritm o se hace in tensidad.

E l ritm o se funda ex clu sivam en te sobre la fu erz a de la p alab ra y sobre el espa­ cio que exige.

S e agrega un ritm o fig u ra tivo : dentro del poem a-círculo el esp íritu se e n cu en tra a rrastrad o , a pesar suyo, dentro de un círcu lo esp iritu al.

En la nueva poesía el asunto, el verbo, el objeto ya no están a rticu lad o s. E l verbo retom a su lugar de soi.

Lecto res, m is sub stan ciales, m is no-absurdos, les han cerrad o d em asiad as puer­ ta s pintadas en ia nariz.

L a poesía nueva exige la co laboració n de ustedes: los tom a com o contenido. L a p alao ra ah era tiene por luz el cuerpo entero del hom bre — el cuerpo entero ael universo.

A ese nivel, o b jetivid a d y su b jetivid ad , oríg enes de toda co n trad icció n , desapa­ recen.

E l hom bre a pesar de todos los esfuerzos del siglo X X , carece de absurdo. L.cs ensayo s de este siglo probaron su ficien tem en te que el hom bre estaba con­ denado a no ser absurdo.

(16)

E l tiem po de los lib ro s p arece acabado. H em os querido g ra b a r en discos la poe­ sía v ie ja : el resu ltad o fue casi siem p re desastroso, porque esa poesía fue e scrita para el libro.

A h o ra bien, el m edio técn ico em pleado c re a la poesía tan to com o el poeta. E i grabador, el disco, la te le visió n deben c re a r su propia fo rm a de poesia.

Lo re p ito : el m edio técn ico em pleado d eterm in a, o al m enos ta n to com o el autor, la fo rm a de una poesia.

E ! em pleo del g rab ad or tra n sfo rm a rad icalm en te la fo rm a de la poesía, luego su contenido.

E s posible "e s c r ib ir ” sobre la banda m a g n ética com o se ha hecho sobre la página blanca.

E l pathos que se n ecesitab a para am u eb lar el espacio en la poesia p ara leer, aquí se hace su p e rflu o ; la frase, por ejem plo, puede ser se ca : la voz del que la pron u n cia y la re g istra le dá su volum en.

La poesía fó n ic a no es una alian z a e n tre la poesía y la m úsica. L a poesía visu a l no es una a lia n z a e n tre la poesía ,y la p in tu ra . L a poesía perm anece a llí en estado puro.

S in em barg o no es cuestió n de d e scu id ar las obras im p o rtan tes n acid as de la co lab o ració n e n tre las d iferen tes a rte s : pienso en los lieders, pienso tam b ién y actu alm en te en la poesía o b jetiva (lo s poem as o b jetivo s nacidos de la co labo­ ració n de H E N R I C H O P IN , de C H A V IG N IE R y de L E O B R E U E R , m e parecen c a p ita le s en n u estra época de m u ta ció n ).

E i a rte de las p ala b ra s en la poesía visu a l, el a rte de las frase s p ro yectad as por la voz en la poesía fó n ica son to n ific a n te s, aleg res, excitan tes.

A ún la p ala b ra “ en ferm ed ad ” b rilla com o un sol.

E l poem a v is u a l no se “ lée” . U no se d eja im p resio n ar por la fo rm a general del poem a, luego por cada p alab ra p ercib ida glo balm ente al azar.

L a p alab ra leída sólo d estaca el siquism o del lecto r, la p alab ra p ercibida, por el co n trario , o re cib id a, provoca en ese siquism o una cad ena de reaccio nes. E s ta s son ta n to m ás fu e rte s y profundas cuanto es m ás sen sib le y rico el si­ quism o.

E l poem a fó n ico puede decirse a una o v a ria s voces, según la intenció n. Pro sig u ien d o el m ism o ritm o y la m ism a cadena de im ágenes, el locu tor puede a g reg ar e im p ro vis a r tan to com o quiera.

C ada poem a fó n ico no es un todo, sino un preludio.

L a poesía v is u a l y la poesía fó n ica cam b ian la d estin ació n del “ le cto r” . E ste hasta ento nces era preciso. E l poem a se ce rrab a sobre él. L a poesía nueva exige su co la b o ra c ió n ; la poesía fó n ica se en treg a ano tad a sobre el p ap el: para que el “ le cto r” la re cite a un a u d ito rio o la re g istre en un grab ad or. L a poesia visu al es un e x citan te para su siq u ism o : a p a rtir de las p alab ras propuestas y de su arq u ite ctu ra , debe h a c er tra b a ja r su cuerpo y su e s p íritu ; debe proponerse él m ism o com o co ntenido.

To dos los hom bres retom an así un sitio que se les h ab ía negado.

(17)
(18)
(19)
(20)
(21)
(22)
(23)
(24)

d"T c

29/34

EL SISTEMA LOGICO

Artículos y Poemas de CARLOS RAUL GINZBURG

D ebem os tr a b a ja r con “ m a te ria ” p oética, con e lem en to s lin g ü ístic o s puros.

Cóm o o rd e n a rlo s? A s í:

POEMU HIPOTETICO

Lo g icism o estab lece un orden lógico.

C re a e s tru c tu ra s m ed ian te o p e racio n e s: h ip ó tesis, fa la c ia s , su b a ltern a c io n e s, su b co n traried ad es, con v ersio n es, obversio- nes, á lg e b ra de relacio n es, d ed ucciones n a tu ra le s, d e scrip cio ­ nes, p o lisilo g ism o s e n tim á tico s, d ilem a s d estru ctivo s, cá lc u lo de fu n cio n es, etc.

(25)

SaP

S e P

S i P

SoP

SeP

SoP

SeP

S i P

SoP

SaP

S i P

SeP

(26)

Rubén Alborto Suarez

Martiliero

-Diag. 78-200 26440

Adhesión de “Pichón”

Juan F. O. R i anchi Lobato

— Abobado —

11-710 31788

E duardo Pucciarolli Rava

Martiliero - Tasado»

48-877, 1?, oí. 108 44140

E S T U D I O J U R I D I C O l)r. Kduurdo José Laz/ari Proc. Agustín S.xto Solari

10 - 780

PLASTICA

GALERIA DE ARTE

Florida 5 8 8 - T. E. 3 2 - 9 8 5 0 - Buenos Aires

o TARIFA REDUCIDA

w y- Z

a 2 __________________

S ^ CONCESION 7935

Miguel Angel Rivas

Martiliero

-Diag. 73-3327 32111

Alberto Duran

Martiliero

48-874, 49 n., esc. 55/56 - 28275

(¡arlos José Tejo

— Abogado —

48 - sr»6

ADHESION

Juan José Esteves

F

O

T

0 C

R E T R A T O S A

F

1

A

54 - 528 ■ 2*

Librería Jurídica

Calle 45-5 3 2 Teléfono 41427

Néstor José Vigo

Vías urinarias - Cirujano

43-42f, 22069

“ A m c g b i n o ”

Librería y Papelería

55 esq. 4 2S295

Julio Naggi

Martiliero

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...