Análisis narratológico de la obra Bruna, soroche y los tíos de Alicia Yánez Cossío con relevancia en los personajes femeninos María Illacatu, Camelia Llorosa y Bruna

84  777  30 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

UNIVERSIDAD TÉCNICA PARTICULAR DE LOJA

La Universidad Católica de Loja

TÍTULACIÓN DE MAGÍSTER EN LITERATURA INFANTIL Y

JUVENIL

Análisis narratológico de la obra

Bruna, soroche y los tíos

de Alicia

Yánez Cossío con relevancia en los personajes femeninos María

Illacatu, Camelia Llorosa y Bruna

TRABAJO DE FIN DE MAESTRÍA

Autora: Celi Garcés,Yolanda Susana

Directora: Espinoza Ramírez, María del Carmén Mgs.

CENTRO UNIVERSITARIO QUITO

(2)

Esta versión digital, ha sido acreditada bajo la licencia Creative Commons 4.0, CC BY-NY-SA: Reconocimiento-No comercial-Compartir igual; la cual permite copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra, mientras se reconozca la autoría original, no se utilice con fines comerciales y se permiten obras derivadas, siempre que mantenga la misma licencia al ser divulgada. http://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/deed.es

(3)

APROBACIÓN DEL DIRECTOR DEL TRABAJO DE FIN DE MAESTRÍA

Magíster

María del Carmen Espinoza Ramírez.

DOCENTE DE LA TITULACIÓN

De mi consideración:

El presente trabajo de fin de maestría, denominado:

Análisis narratológico de la obra

Bruna,

soroche y los tíos

de Alicia Yánez Cossío con relevancia en los personajes femeninos: María

Illacatu, Camelia Llorosa y Bruna." realizado por Yolanda Susana Celi Garcés., ha sido

orientado y revisado durante su ejecución, por cuanto se aprueba la presentación del mismo.

Loja, febrero de 2015

(4)

DECLARACIÓN DE AUTORÍA Y CESIÓN DE DERECHOS

Yo Yolanda Susana Celi Garcés declaro ser autor (a) del presente trabajo de fin de maestría:

Análisis narratológico de la obra

Bruna, soroche y los tíos

de Alicia Yánez Cossío con

relevancia en los personajes femeninos: María Illacatu, Camelia Llorosa y Bruna", de la

Titulación Maestría en Literatura Infantil y Juvenil, siendo María del Carmen Espinoza

Ramírez director (a) del presente trabajo; y eximo expresamente a la Universidad Técnica

Particular de Loja y a sus representantes legales de posibles reclamos o acciones legales.

Además certifico que las ideas, concepto, procedimientos y resultados vertidos en el presente

trabajo investigativo, son de mi exclusiva responsabilidad.

Adicionalmente declaro conocer y aceptar la disposición del Art. 67 del Estatuto Orgánico de la

Universidad Técnica Particular de Loja que en su parte pertinente textualmente dice:

Forman

parte del patrimonio de la Universidad la propiedad intelectual de investigaciones, trabajos

científicos o técnicos y tesis de grado que se realicen a través, o con el apoyo financiero,

académico o institucional (operativo) de la Univer

sidad”

(5)

DEDICATORIA

(6)

AGRADECIMIENTO

(7)

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Certificación ……….………. II

Cesión de derechos ………. III

Dedicatoria ……….……… IV

Agradecimiento ……….…………..… V

Índice de contenidos ……….……….…. VI

Resumen ……….………. …………. 1

Abstract ……….……… 2

Introducción……….……… 3

Objetivos ……….………. 5

CAPÍTULO I MARCO TEÓRICO 1.1. Generalidades sobre la Literatura infantil y juvenil ………...… 7

1.2. Definición de la Literatura Infantil y juvenil……….……..… 12

1.3. Características ……….….... 13

1.4. Funciones ………..…………. 13

1.5. Panorámica de la LIJ en el Ecuador ………... 15

1.6. Clasificación de la LIJ ………..…… 17

1.7 El receptor adolescente como protagonista de la literatura infantil y juvenil ………..… 17

1.8 La narratología y sus elementos……….…. 19

1.8.1. Concepto de narratología ……….. 19

1.8.2 Elementos ……… 20

CAPÍTULO II MARCO METODOLÓGICO 2. 1. Diseño general de la investigación 2.1.1. Tipo de investigación ………... 29

2.1.2. Metodología……….……..………. 29

(8)

3.2.1. El realismo mágico en la obra Bruna, soroche

y los tíos ……….…….…... 37

3.2.2.Estructura de la novela ……….…... 40

3.2.3. Intertextualidad de la novela ……….….…. 42

3.2.4. Narrador ………..….…. 47

3.2.5. El estilo ……….…..…….… 49

3.2.5. La trama ……….….……..… 50

3.2.6. Los motivos ………..……....…. 47

3.2.7 El tiempo ……….…,,……… 51

3.2.8. Personajes ………..….………. 54

3.3. Análisis de los personajes femeninos de la obra Bruna, soroche y los tíos, según la Teoría Narrativa de Mieke Bal……….………..…….…...…. 55

CONCLUSIONES ………..…….…..… 69

RECOMENDACIONES ………..………... 71

(9)

RESUMEN

El tema de investigación se centra en el análisis narratológico de la obra de Bruna, soroche y los tíos de Alicia Yánez Cossío, con relevancia en los personajes femeninos, cuyo objetivo es descubrir los elementos que conforman la obra y la relación de la mujer adolecente con los jóvenes lectores en la actualidad. Para dicho estudio se procedió a utilizar una metodología basada en un método deductivo, aplicando la técnica específica de bibliografía documental. La literatura infantil y juvenil ecuatoriana otorga una herramienta de crecimiento y pleno gozo a los adolescentes con obras como las de una de las autoras más notables de la historia ecuatoriana, Alicia Yánez Cossío, que comparte y amplía sus alas con la novela contemporánea, Bruna, soroche y los tíos Una historia que abarca la evolución de una familia, utilizando un lenguaje exquisito, pero a la vez revelador que denuncia el rechazo a lo indígena. Nos consiente validar a los jóvenes en todo espacio de acción y recabar valores sublimes del ser. La codificación viene simbolizada por la mujer con sus diferentes formas de pensar, sus experiencias y sus trayectorias de vida.

Palabras claves: identidad, jóvenes, adolescencia, mujer, valores, narrativa, literatura.

(10)

ABSTRACT

The research topic focuses on the narratology analysis of the work of Bruna, altitude sickness and Alicia Yánez Cossío uncles, with emphasis on the female characters, whose goal is to discover the elements that make up the work and the relationship of the teen woman with young readers today. For this study was to use a methodology based on a deductive method, by applying the specific technique of documentary bibliography. Ecuadorian children's and youth literature gives a tool of growth and full joy to teens with works such as the one of the most notable authors of Ecuadorian history, Alicia Yánez Cossío, which shares and extends its wings with the contemporary novel, Bruna, altitude and the guys a story covering the evolution of a family, using exquisite language, but at the same time revealing that denounces rejection of the indigenous. It consents us validate youngsters throughout space of action and gather values...

(11)

INTRODUCCIÓN

Los docentes hoy en día estamos inmersos en un campo hostil, los jóvenes hacen uso de la tecnología como su medio de lectura y comunicación entre pares, o simplemente la utilizan como una poderosa herramienta didáctica que soluciona, en la mayoría de los casos, sus tareas y quehaceres propios de su edad. Además complementa su parte afectiva y sus relaciones. Por otro lado, la falta de motivación y de promoción lectora constituye un factor determinante en que éstos accedan a los libros, los lean, los disfruten, los analicen, y los vivencien. Han dejado a un lado los libros y por ende la literatura. Situación, que enfrentarla, demanda establecer una serie de estrategias que permitan vincularnos nuevamente con los textos.

El mundo globalizado ha aportado su granito de arena en este problema, es por ello que buscamos reencontrar al joven estudiante con la literatura, pero aquella que lo valide y lo vuelva a la realidad, que le permita reencontrarse y sobre todo validarse como ser humano único, si social, pero identificado y empoderado de su vida. Textos literarios como el de Alicia Yánez Cossío, determinan varias posturas e historias de mujeres y hombres ecuatorianos, de sistemas comunes de convivencia, de las apariencias, de las realidades y de las relaciones que existen como seres que viven en comunidad. El análisis y la trasgresión a la norma impuesta como buena, es imprescindible rescatarla en este texto lo que les ayudará y beneficiará en reconocerse y reconstruirse dentro de una campo de batalla, como es el poder ser parte de un grupo asumiendo y tomando posturas erróneas, equívocas, pero ante todo que no les permiten ser.

La literatura conlleva ese potencial, esa esencia que nos permite crecer, el determinar quiénes somos, y qué queremos para nuestras vidas, ser parte de un mismo pensamiento globalizador o simplemente ser. Embebidos en sus letras, sumergidos en su poder de la palabra, podemos utilizarla como una herramienta válida que nos consolide con los jóvenes lectores, para ayudarles a buscar su identidad.

La lectura de obras literarias tiende a ser abarcadora, los libros para niños y jóvenes representan un universo plural y fascinante que está en expansión permitiendo exploraciones de diversos ángulos otorgando al lector lazos de emotividad muy sólidos por la credibilidad que éste le presente o por el solo hecho de verse reflejado en muchas de las situaciones que viven los personajes. Estas experiencias son únicas, porque además de validarnos como individuos apelan a nuestros corazones y expande nuestro mundo real y ficcional. Es así que la presente investigación pretende dar a conocer a los lectores la valía y actitudes positivas de las jóvenes mujeres de varias épocas, remontarlos a la historia con ciertos pasajes que determinan una época de colonia, de mestizaje, de rebeldía y de soberbia.

(12)

y repetitivo comportamiento de negar raíces, negar devenires, no es nuevo en nuestra sociedad, es un patrón que ha logrado subsistir desde la colonia hasta nuestros días

El trabajo de investigación consta de cuatro capítulos demostrando y analizando los roles de la mujer como personaje en la literatura infantil mediante el análisis narratológico de los personajes. En el primer capítulo hacemos un recorrido, con la ayuda del profesor Hernán Rodríguez Castelo, por la historia e inicios de la Literatura Infantil y juvenil, su concepto, funciones. Los exponentes de la LIJ y la participación de la mujer en las letras y artes. De forma breve revisamos a la mujer en la literatura pretendiendo dar a conocer los episodios y formas de aporte de ésta.

Un segundo capítulo, muestra el diseño general de la investigación, la metodología utilizada, el planteamiento y justificación de la investigación, así como los objetivos que se pretende cumplir. El tercer capítulo advierte sobre una introducción a términos de la narratología, propios a ser utilizados en este corpus, y los elementos que le componen, dando énfasis en el personaje, como parte relevante de nuestra investigación.

El cuarto capítulo, relata la vida y obra de la autora, algunas críticas sobre su obra y analiza en base a acontecimientos citados de la novela Bruna, soroche y los tíos, a las mujeres que mayor participación tienen en la obra. Realizamos el análisis narratológico de la obra e incursionamos brevemente en la intertextualidad de la novela con obras de la literatura de diferente género.

Los siguientes dos apartados se remiten a la conclusión y recomendación de la lectura de obras de Alicia Yánez Cossío, y el reconocimiento a su obra magistral en donde la mujer es protagonista de su propia vida, como compañera, como madre, como hija.

La lectura enriquece, alimenta nos nutre, el indagar textos que presenten temáticas actuales controversiales, que nos permitan dar una mirada diferente, enriquece positivamente al ser humano, le da las herramientas suficientes para validarse como tal y sobre todo para alzar la voz y dejarse escuchar. Un texto, que no solo debe ser leído debe ser analizado, llevado a paneles de trabajo en los colegios, ya que su riqueza literaria permite el mirar por varios espejos.

La metodología utilizada para el presente trabajo de investigación está basada primeramente en una investigación deductiva ya que partimos de hechos generales para explicar fenómenos particulares como es el caso específico del personaje mujer en la obra de Yánez Cossío.

(13)

Objetivo General:

a. Realizar un análisis narratológico de la novela Bruna, soroche y los tíos, con énfasis en los personajes femeninos: María Illacatu, Camelia Llorosa y Bruna descubrir elementos que la las generalidades de la historia de la literatura infantil y juvenil.

a. Determinar, en base a la historia, los roles que la mujer que ha cumplido como personaje en la Literatura infantil

(14)
(15)

1.1. Generalidades sobre literatura infantil y juvenil

Siglos antes la literatura para niños y jóvenes estaba coartada, restringida, su constricción era muy fuerte. Grecia, en donde se encuentra según Rodríguez Castelo (2014) “la mayor parte de las categorías mentales y espirituales en general del hombre occidental” insertan y existe cierta preocupación por el niño pero únicamente como un individuo que debe ser formado, educado. Con Platón se genera la formación de una nueva élite, basada en la educación “con una larga tradición pedagógica aristocrática”. El Teognis de Megara, colección de poemas cantados al son de una flauta en los banquetes en donde el poeta dirigía su discurso a Cirno, hijo de Polipao como una tradición formativa de los jóvenes, o como las Fábulas, pieza imprescindible de la tradición didáctica moralista popular de aquellos siglos La fábula según el texto de Rodríguez Castelo (2014) consultado, adjudica su génesis a Grecia, siglo VII a.C. escritas por Hesiodo, “El halcón y el ruiseñor”, posteriormente aparecen fábulas en Arquíloco con “El águila y el zorro” y Semónides con “El escarabajo y el águila”; todas las fábulas que tomaron un tinte de género popular y tradicional y que fueron utilizadas como medio de enseñanza didáctica y moral. Más tarde fueron recopiladas y se las conocieron con el nombre de “fábulas esópicas”, cuya característica principal era de ser representadas por animales. En un inicio se las utilizaba para hacer una protesta social, como el caso de Hesiodo y Arquíloco cuya connotación política es una crítica a la arbitrariedad de esos tiempos por parte de los poderosos, luego, como ya mencionamos se van transformando y son trasmisoras de enseñanzas morales.

Secuenciando históricamente que esta época estaba decretada, según los estudios, en educar a los jóvenes, en formar en valores y moral para que puedan ejercer altos cargos; más, no se evidencia aún que estos textos hayan sido leídos por niños o jóvenes que no estaban dentro de estos grupos “selectos”, el poder determinaba quien los leía y quien no, sin implicaciones del corpus de la lectura, sino del mensaje que quería este emanar.

(16)

niños Orbis sensualium pictus del obispo de los Hermanos Moravo, Jan Amos Komensky, conocido como Comenius

Pese a la diferencia en tiempo, no se ve aún cambios relevantes en el tratamiento de la literatura para niños en los primeros tiempos cristianos, éstos seguían amparando en sus discursos imposiciones formalistas y pedagógicas. Un ejemplo es la lectura del evangelio como la base para la formación del individuo, el nombre del niño aparecía en estos. Para el Medioevo, en la Edad Media, Isidoro de Sevilla “sabio de saberes” como lo llama Hernán Rodríguez Castelo (2011, p.53), estableció seis etapas en la vida del hombre respaldándose en los poderes cabalísticos y en la mitología, estableciendo símiles entre las edades del ser humano y la de los animales. La educación del niño no tuvo mayores variantes, seguía siendo estratificada dependía de su condición social-económica para formar monjes, caballeros, guerreros o para aquellos del claustro o la corte.

Algunos autores que refieren al niño en el cristianismo como simple ejemplo:

Pablo: Apóstol en la carta a la comunidad, como doctrina moral y teológica: Hijos, obedeced a vuestros parientes en el Señor. Porque esto es lo justo. Honra a tu padre y madre(…)

El Pastor de Hermas, tenido en un tiempo como un libro canónico, escrito por Hermas, dice:

Porque, al modo que el herrero, dando con el martillo sobre su obra, logra fabricar el objeto que quiere, así la palabra justa, a diario repetida, llega a dominar toda maldad. No dejes, por tanto, de reprender a tus hijos, pues yo sé que, si se arrepienten de todo corazón, serán escritos en los libros de la vida de santos (pp. 40-41)

Agustín de Hipona, relata en su libro Confesiones, una serie de eventos dedicados al comienzo de la historia de la creación con la suya propia.

(…) De donde puede inferirse que en la infancia la pequeñez y delicadeza de aquel cuerpecito no puede hacer daño; pero que el ánimo, aun en aquella edad, no es inocente

Me pusieron en la escuela para que aprendiese a leer y escribir, en lo que yo no advertía qué utilidad pudieses haber (…)

(17)

joven, y a la lectura, con un arte de leer e interpreta a los autores, su obra los Coloquios

(1516). Luis Vives con Diálogos (1516), pensaba que los textos de Erasmo no eran adecuados para los niños, y Montaigne, última figura del Renacimiento, sus obras importantes son los Ensayos (1580) tuvo gran importancia en haber mirado o penetrado en el mundo de los niños. Uno de sus ensayos escribe (ensayo 25, libro 1ro) sobre su fascinación a leer las fábulas de metamorfosis de Obidio escrito en versos en latín. Resquicios de aproximación al hecho de la LIJ, pero fundamentales.

En los primeros pasos de la LIJ, tres libros Francois de Salignar de La Motte Fenelo (1651- 1715), Las aventuras de Telémaco, su propósito acercan al niños al a literatura clásica, evitando el peligro que está tenía, es por ello que mediante este libro escribe la historia Homérica. Jean de la Fontaine, autor de Fábulas (1688) tomando historias que se contraponen a la realidad y que se leían para el deleite; y el de Giulio Cesare Croce, Bertoldo y Bertoldino (1606) y Cacaseno, publicación póstuma. Sus corpus eran burlescos, se los utilizaban para la diversión.

El cuento y textos de los cuales se apropian los niños, se nombra a figuras que llaman la atención por sus posibles relaciones con los niños, como: Giovanni Bocaccio, Decameron (1350-1353) que menciona que no era textos para niños, sino dedicado para mujeres; libro que inaugura el cuento moderno. Don Juan Manuel con el Conde Lucanor (1325.1335) y Geoffrey Chaucer,

Cuentos de Canterbury (equivalente al Decameron en la literatura inglesa) (1386.1400), Francesco Straparola, La Piacevoli Notti (1550-1556), cuentos que eran contados para placer o diversión, libro escrito para mujeres, el niño aún seguía invisible, como menciona Rodríguez Castelo. Jean Battista Basile, que escibe El cuento de los cuentos conocido también como el Pentamerón (1634-1636), cuentos contados en cinco días, quien alude a los oyentes más pequeños y aparee éste cuando autor había ya muerto. Libro del Barroco italiano cuya escritura era bastante difícil, por ello se asume que el niño no estaba inserto en estos ámbitos.

En este florecer del cuento, llegamos al primer libro de literatura infantil con Charles Perraut (1628.1632), con cuyos cuentos la literatura infantil comenzaba a adaptarse a los niños. Su primer libro Historias o cuentos de antaño con moralejas, también conocido como Cuentos de mamá oca. Tomando algunos cuentos como El gato con botas, Piel de asno, entre otras, que las reescribe en francés con gran calidad, obviando lo académico y aportando más al entretenimiento y goce mismo de la lectura.

Jean Marie Leprince (1711-1780), escribe La bella y la bestia (1757), cuento que se constituyó en una obra maestra de la literatura infantil. Para Daniel Defoe (1660-1731), con su obra

(18)

que es la apropiación, siendo libros que no fueron escritos para ellos, pero estos, se adecúan ya que gozan de estas obras sintiéndose en terrenos propios.

La literatura infantil debe estar ubicada en relación de la Literatura misma y de la cultura de la infancia para poder determinar su proceso y posterior consolidación, es así que pasamos a la época del Romanticismo, dos grandes poetas alemanes, Ludwing Achim von Arnim y Klement Brentano publican La cornucopia (cuerno de la abundancia) de los jóvenes y la cornucopia de los niños (1806-1808), que son una recopilación del folklor de los pueblos alemanes, canciones, adivinanzas, para que estén al alcance de todo el pueblo, adultos, jóvenes y niños. Entre los colaboradores de la cornucopia están dos personajes importantes en la LIJ los Hermanos Grimm. Albert von Chamisso, escribe un cuento para distracción de los hijos de un amigo, Peter Schlmihl o El hombre que vendió su sombra (1813). En este movimiento aparecen dos nombres fundamentales, Jacob y Wilhelm Grimm (1785 – 1863) escriben el libro Cuentos para niños y el hogar que aparece en 1812, enriqueciéndose con nuevos cuentos y editándose hasta 1822. Al inicio no fue pensado como un libro para niños, pero estos se fueron, como ya aludimos, apropiándose de ellos. Culmina este camino con Hoffman (1776-1822), autor alemán que penetra en el misterio, en lo extraño en lo fantástico, obras como el Puchero de oro; y, Mary Shelley con Doctor Franskestein o el moderno Prometeo (1817).

Aparece luego la novela histórica y de aventura, fascinantes para jóvenes y niños, Sir Walter Scott con Ivanhue (1819); Victor Hugo con “Notre Dame de Paris (1831) y Los Miserables (1862), con muchas versiones cinematográficas. Alejandro Dumas, hace una incursión en la historia de Francia con su obra Los tres Mosqueteros, editadas en folletines. Paul Febal El jorobado o Enrique de Lagardere . En la etapa del Realismo, incursiona en un mundo real, haciendo uso de los folletines, nos enconramos con Edgar Allan Poe, otro ícono en la literatura, cuentos como con Narraciones extraordinarias y Cuentos de lo grotesco y de lo arabesco

(1840).

(19)

verdadera cumbre de la literatura inglesa, siendo hoy “obras de culto” cuyo corpus tiene dramatismo, humor pero abordando los problemas de los niños en la sociedad de su tiempo, donde iniciaba la industrialización donde grandes masas vivían en la miseria y obras como Oliver Twist (1839); Alicia en el país de las maravillas (1863); Al otro lado del espejo (1871). Louisa May Alcott con Mujercitas (1868) y Mark Twain, Aventuras de Tom Sawyer (1870);

Aventuras de Huckleberry Finn (1884), Principe y mendigo (1882).

Dentro de este espacio de la aventura, muy apreciado por los niños tenemos figuras fundamentales como Robert Lous Stevenson, La isla del tesoro (1881.1882); El extraño caso del Dr. Jekill y mister Hyde (1886), en poesía el Jardín e versos para el niño (1885). Julio Verner con grandes y majestuosas obras imprescindibles en la lectura de todo joven: Cinco semanas en globo (1861); Viaje al centro de la tierra (1864); Viajes y aventuras del capitán Hatteras (1866); 20.000 leguas de viaje submarino (1870); La vuelta al mundo en ochenta días (1873); entre otras.

Nombres como Rostopchine, condesa de Segur, Oscar Wilde, arlos Lornzini (Collodi), Hector Malot, Edmondo d”Amicis, están dentro de lo que se lo conoce como Humanidad dentro del siglo XX, sentimientos humanos, la nobleza del niño se reflejan en la literatura.

Los clásicos para fines del siglo XIX, que aportaron a los niños con Henry James Otra vuelta de tuerca (1898). Renard con Zanahoria, que cuentan los hallazgos de niño y la familia. Kliping con El libro de las tierras vírgenes (1894.1895). Rafael Pombo, Cuentos pintados para niños (1867), y el recordado José Martí con su publicación La edad de Oro (1989).

Para el siglo XX en la primera década aparecen Lyman Frank con El mago de Oz. Colmillo Blanco de Jack London. El viento en los sauces de Kenetk. En una segunda década, Peter Pan y Wendy de James Mattew Barrie, Maya; la abeja y sus aventuras de Bonsels (1912). Tarzán de los monos de Rice, Cuentos de la selva de Horacio Quiroga (1918) Hay literatura infantil que inicia a relacionar al niño con los animales, como es el caso de la tercera década con obras como el Dr. Dolittle (1920), de Lofting, Winny de Puh de Alan Alexander. Bambi de Salten (1928). En la cuarta década Patafous et Filifers (reventones y alambretes) de André Maurois (1930). El Hobbit de John Ronald Ruelen Tolkien. Obras que han sido parte del camino del niño como lector y participe de la literatura.

(20)

formatos e la LIJ gracias a técnicas pictóricas y de ilustración de las historias. La palabras ya no están solas, un elemento vital acompañan y permiten ser leídas de diferentes formas y a todo nivel ya que son un soporte contextual de las mismas. El ibro-album o álbum, ilustrado florece con destacados autores como: Maurice Sendak, Janosch, Quentin Blake, Leo Lionni, Babette Cole, Ulises Wensell o Fernando Puig Rosado.

Para el siglo XXI, la LIJ se encuentra muy arraigada dentro de los países occidentales, donde las ventas son enormes y la producción literaria vastísima. La gran explosión de medios de comunicación y el crecimiento de la educación específica sobre LIJ como algo profesional, hace que cada vez sean más los autores que toman este género y lo enriquecen.

1.2. Definición de Literatura infantil y juvenil

Autores como Mínguez, Bernardo Atxaga, Jones, Peña, Muñoz, Bortolussi, Perriconi, Rose, pretenden dar una definición y análisis a la LIJ, construyendo varias dicotomías frente a ésta. La postura acogida por Jacqueline Rose (1993) en su libro “The case of Peter Pan or The Imposisibility of Children`s Fiction” (el caso de Peter Pan o la imposibilidad de la ficción en los niños), trata el tema sobre la imposibilidad de la literatura para niños”, puesto que es el adulto quien toma todas las riendas frente al mismo texto, tanto al escribirlo, publicarlo y comprarlo para que el niño lo lea. Postura absurda, obscura o no, pero de alguna manera abre las puertas a más investigadores sobre el tema, entre estos Rudd (2005) que la relaciona con el constructo social, ofreciéndonos el término de hibridismo, al decir que el niño puede construir su realidad, apoyado en la teoría de Foucaul que dice este no tan solo es represivo sino también constructivo. La infancia no es tan solo receptora de un producto sino que acaba interviniendo en su construcción a través de la recepción Jones (2006, p. 290) o por otros canales como la inspiración a los autores, sus condicionamientos intelectuales, entre otros.

En base a lo mencionado un acercamiento a una definición de la LIJ, es que es una literatura cuyo objetivo principal es el de entretener haciendo uso de un lenguaje lúdico, constituido como un acto de la comunicación con carácter estético entre un receptor niño y un emisor adulto cuyo objetivo es la sensibilización al primero utilizando enunciados estéticos.

(21)

Por otro lado Miretti (2004, p.37), relaciona de forma lógica el inicio de la literatura y su concepto con el folklor: “es un semillero de donde germinan todas las variaciones y adaptaciones del repertorio infantil”, la trasmisión oral es relevante. Por su lado Teresa Colomer, catedrática y escritora, coincide con el criterio, y menciona que la influencia de los cuentos populares han sido vitales en la construcción misma de la literatura infantil y juvenil, y de ahí que el concepto de la misma devenga de todo esta tradición. Al respecto indica:

Cabe destacar que los cuentos populares son las producciones que más han influido en la formación de la literatura infantil. En primer lugar, porque una parte de estos cuentos han pasado a considerarse literatura dirigida a la infancia (…) En segundo lugar, porque los autores de literatura infantil han hecho un uso abundantísimo de los elementos propios de estos relatos.

1.3. Características de la Literatura infantil y juvenil

La literatura debe hacer posible la diversión, el entretenimiento, tener la posibilidad de producir goce estético, toda vez que su lenguaje, estructura, tengan en cuenta responder a los intereses y a la libre elección de los destinatarios.

La calidad, es uno de los elementos esenciales, de la literatura infantil, toda vez que esta se vea enfocada desde varias aristas, en donde fluyan una serie de factores que la validen, pero sobre todo que no impida el acceso al lector-destinatario. Es necesario entonces no perder de vista que el acercamiento del lector a lo literario debe desarrollarse en forma positiva, no en tanto a evadir la realidad, pero si con situaciones que pretendan de forma efectiva humana, sencilla llegar con su intensión literaria puramente y posteriormente dependiendo de las edades analítica, socializadora.

El poder lúdico como acción liberadora, no puede salir de estos contextos, el mundo del niño está relacionado con esta actividad intrínseca en ellos, y los textos literarios favorecen e incrementan esta posibilidad. Huisingam en su obra, Homo Ludens (1938), menciona “la actividad liberadora y plena que es el juego, debe ser en la nueva frontera de la educación permanente, en principio fundamental, para lograr que el ocio, contribuya a la plenitud humana y a la forja de un mundo mejor”

1.4. Funciones de la LIJ

(22)

La intensión literaria tiene como funcionalidad proyectar y mantener valores, formas, estructuras y referentes culturales. Colomer (1999), sostiene que la primera reflexión que debe hacerse sobre literatura infantil y juvenil es pensar para qué sirve, Delgado Santos (|1987) corrobora:

Debe enriquecernos integralmente, esto es: recrearlos, haciéndoles conocer a vida de modo paulatino, despertar sus sensibilidad estética y humana; aproximarlos hacia el goce la belleza y el conocimiento de la verdad; desarrollar poderosamente su imaginación (…) canalizar de manera adecuada su fantasía (…) contribuir al desarrollo de su lenguaje; generar cambios en sus actitudes; adoptar elementos de juicio suficientes para una objetiva concepción del mundo y de la vida.

Cita que nos permite ver más allá de lo que a palabra misma lo escribe, es el establecer conexiones intertextuales que relacionen producciones literarias y vincularlas con exponentes de otro género, temática o ideología. Y por otro lado, potenciar la interacción receptora, como uno de los aspectos básicos en la lectura y en todo acto de comunicación, para la construcción y el significado e interpretación.

Las funciones de la LIJ, están enmarcadas en planos como la de iniciación, la literaria y la de socialización.

La iniciadora, según Colomer, carapulca al niño al joven, al adolescente al acceso del imaginario infantil beneficiado a través del cuento popular. Aspecto fundamentado en el estudio realizado por Bettelheinm, en 1977 en su obra Psicoanálisis de los cuentos de hadas, que según el autor mismo en la introducción de su libro comenta que: “la utilidad de los cuentos de hadas está dada para enfrentar debidamente al niño con los conflictos humanos básicos”.

En cuanto a la función literaria, que cumple a literatura para niños y jóvenes, es desarrollar el aprendizaje de las formas narrativas, poéticas y dramáticas presentes que le permiten establecer nexos causales en las acciones, ordenar los acontecimientos, infiriendo sobre la imagen dentro del corpus narrativo. En el discurso literario, asegurando el gusto del niños y joven por la belleza de la palabra, el deleite ante la creación de mundos de ficción y la comprensión de la lengua de su propia cultura Respecto a esta segunda premisa, sostiene que “las obras literarias (…) arraigan las palabras en el mundo mágico del niño, le permiten entenderlas, usarlas, poseerlas, pero también gozarlas y disfrutarlas en el contexto de la imaginación siempre alerta. (Cervera, 1991, p. 340).

(23)

sublimatoria que valiéndose de la palabra el niño, joven expresa sus conflictos, lo que le transporta a comprimir y apaciguar las tiranteces de la vida cotidiana.

1.5 Panorámica de la LIJ ecuatoriana

Es para la década de los 90, como lo llama Leonor Bravo (2012), “periodo de apertura”, que la Literatura infantil ecuatoriana tiene su mayor acogida y apogeo. En líneas anteriores habíamos mencionado que la producción de ésta era imperceptible y en muchos casos esporádicos, no se pensaba en el niño como destinatario y existía un predominio más sobre la lírica que la narrativa misma. Lo relevante luego de todo el proceso de identificación y reconocimiento, nos encontramos con esta época llamada el “boom” de la literatura infantil y juvenil ecuatoriana, ya que se encuentra en pleno auge, la cantidad de autores, editoriales y lectores ha crecido considerablemente, y que son el resultado de grandes gestores que propiciaron el estado actual de este género. Manuel J. Calle, con sus leyendas del tiempo histórico, maestros en la creación de obras infantiles y juveniles como Manuel del Pino y Florencio Delgado. Período que da énfasis a la literalidad, en su construcción como texto, esto es lo que propone temáticamente, la construcción misma de la historia y su argumento y los elementos que lo constituyen

Luego del 90 y en los últimos treinta años tenemos la literatura intercultural, que forma parte de nuestro profundo mestizaje que nos constituye, y clave en la tendencia infantil ecuatoriana. Es un reconocimiento de nuestras identidades y que forman parte de la contemporaneidad. El tema central la multiplicidad cultural del país tanto en los personajes, paisaje, el uso del lenguaje, las historias en la biodiversidad. Mitos, tradiciones, leyendas, historias culturales empiezan a mostrarse en las aulas.

Esta diversidad cultural adquiere diferentes matices, y por ende particularidades ya que dependerán del estilo escritor, asumiendo formas diferentes. Y mucha de esta literatura se inspira situaciones, no reales, por lo que podemos determinarla como un sub género desarrollado en literatura que es el de la ficción realista, muy próxima a la realidad de los lectores, creando identidades, acercamiento y solidaridades. Pero no nos apartamos de la literatura histórica, como el caso de Bruna, soroche y los tíos de Alicia Yánez Cossío.

Temas que exponen, sentimientos, problemas, conflictos de la edad, rebeldía contra la autoridad, de la realidad del momento social. Siendo los géneros más desarrollados el cuento corto y la novela, la poesía y una producción reducida de la literatura infantil y juvenil.

(24)

Eugenia Viteri; Manuela Sáenz (1963) de Raquel Verdesoto de Romo Dávila; La profesora

(1965) de Enriqueta Velasco; Yoimar (1972) de Mireya Romero de Insúa; Bruna, soroche y los tíos (1972) y Yo vendo unos ojos negros (1979) de Alicia Yánez Cossío.

En el ámbito infanto-juvenil con cuentos, poemas destacan también: Teresa Crespo de Salvador, Eliécer Cárdenas, Francisco Delgado Santos, Abdón Ubidia, Sarah Flor Jiménez, Henry Bay, Cristina Aparicio, Rosalía Arteaga, Leonor Bravo, Xavier Oquendo, Catalina Burbano, Soledad Córdova, Edgar Alán García, Elsa, María Crespo, Ana Carlota González, María Fernanda Heredia, mercedes Falconí, Oswaldo Encalada Vásquez, Liseth Lantigua, Lucrecia Maldonado, Catalina Miranda, Juana Neira, Piedad Romo-Lerux, Catalina Sojos, Mónica Varea, Rina Artieda, Sheyla Bravo, Nancy Crespo, Francisco Delgado Santos, Viviana Cordero, Mariana Falconí, Verónica Falconí, Edna Iturralde, Mario Conde, María Antonieta Sevilla, Solange Viteri, entre otros.

Es importante mencionar también a ilustradores que se han destacado notablemente en la literatura infantil y juvenil. Su aporte permite que los textos literarios tengan otra forma de lectura:

 Willo Ayllón,  Tania Brugger,  Eulalia Cornejo,  Eduardo Cornejo,  Marco Chamorro,

 Camila Fernández de Córdova,  Santiago González,

 Liliana Gutierrez,  Mauricio Jácome,  Pablo Lara  Santiago Parreño  Pablo Pincay  Ricardo Novillo  Paola Karolys  Pablo Karolys  Roger Icaza

 Bradimir Trejo, entre otros.

(25)

Nuestra literatura crece pero tenemos mucho camino por recorrer, el reto ahora es proponernos nuevos desafíos estéticos, y nuevas formas de decir, mantener la calidad y abrirnos al mundo.

Estamos en el camino, seguirlo andando es solo cuestión de generar en nuestros jóvenes lectores lleven a sus manos obras de calidad.

1.6. Clasificación de la literatura Infantil y juvenil

Se puede mencionar tres tipos de literatura infantil juvenil: la literatura ganada, la creada y la instrumentalizada, según Juan Cervera (1984).

Literatura ganada Literatura creada Literatura

instrumentalizada

Todas aquellas producciones

que no fueron destinadas ni creadas para los niños, pero que al pasar el tiempo los niños se apropiaron de ellas. Podemos nombrar por ejemplo: los cuentos de tradición oral que fueron adaptados por Perrault en la literatura escrita, Andersen y los hermanos Grimm. El folklor conformado por rimas, juegos, rondas, nanas, adivinanzas, dichos, refranes, trabalenguas, canciones.

La escrita para niños, se evidencia un destinatario, las formas múltiples, como: novelas, poemas y obras de teatro. Por ejemplo nombramos, Alicia en el país de las maravillas (1865) de Lewis Parrol, Mi planta naranja lima (1968) de J. Vasconcelos, La historia del fantasmita de las gafas verdes (1978) de Hernán Rodríguez Castelo,

Parabrujas (2002 de Edgar Alan García, entre otras muchas,

Se considera dentro de este grupo de clasificación todos aquellos libros elaborados para los niveles de preescolar e inicial. Generalmente tienden a ser en serie, con el mismo protagonista. Y otras, que meramente son didácticas.

1.7. El receptor adolecente como protagonista de la literatura infantil juvenil

(26)

debe ser acogida por jóvenes adolescentes y poder disfrutar de la lectura de novelas que, como indicamos, conllevan temas históricos, emocionales, problemas de la cotidianidad de cualquier joven, travesuras, descubrimientos, como es su característica.

Pero para ello determinemos qué es la adolescencia. Es la edad que sucede a la niñez; el periodo del desarrollo humano comprendido entre la niñez y la edad adulta, durante el cual se presentan los cambios más significativos en la vida de las personas, en el orden físico y psíquico. La definición de Hollingshead, por otro lado, le otorga un matiz sociológico: periodo de la vida de una persona durante el cual, la sociedad deja de considerarla como un niño, pero no le concede ni el status, ni los roles, ni las funciones del adulto.

Las conceptualizaciones evolutivas, cognitivas pasa a ser eso, meramente nociones, el momento que el adolescente se enfrenta hacia un nuevo espejo, la literatura, éste toma otra forma y siente su profunda libertad, levanta su vuelo que inicia en la portada; y luego va trascendiendo en cada una de las palabras del discurso del corpus del texto. Las nanas, los arrullos, las rondas como primera forma de literatura infantil, vuelven a sus sentidos y activan sus recuerdos, sus situaciones únicas.

No solo la imaginación es su reflejo, también el descubrirse y redescubrirse con la palabra, de saber ¿quién es? ¿qué quiere ser? ¿a dónde quiere ir? Y hacemos énfasis en esto por ser la literatura un efecto desinhibidor, porque el encontrarse, representa en muchos jóvenes un dilema que lo afecta en este período de su vida, normal, pero a lave para ellos muy determinante.

Una Bruna (personaje principal de la novela de Alicia Yánez Cossío); David Heracles Ordoñez (obra la pelea de Francisco Delgado Santos); Nadia (Tierra de Nadia de Marcelo Báez) Pablo y Fernanda (El amor es un no sé qué de Mario Conde), Doremí (No me llevo con vos porque estas con tos, Mario Conde). Jorge (La piel del miedo de Javier Vásconez) En novelitas ecuatorianas de Juan León Mera. Obras entre tantas, que toma en cuenta al personaje adolescente para hacer de los relatos situaciones de la vida común. Entre otros muchos, que se pretenden sean considerados para el joven lector de que su participación dentro y fuera de la narrativa es decidora, influyente y sobre todo necesaria dada sus características propias, como lo mencionamos, y sus intereses que deben siempre propender a leer, a deleitarse de historias, narraciones que le permitan descubrirse.

Colomer (2005), muestra la importancia y trascendencia de la literatura como:

(27)

el significado de un texto. El narrador acompaña al lector en su búsqueda de sentido y propósito a través del texto compartiendo.

El joven se constituye en su propio protagonista y arquitecto de su vida, motivador de sus sueños, propulsor de sus debilidades, y con la literatura edificador de su vida personal. La entrada a la adolescencia, se identifica por el descubrimiento y la curiosidad del mundo afectivo propio y ajeno, las preferencias de la lectura se basan en historias reales, novelas históricas, historias de adolescentes.

A manera de comentario, muchos autores han escrito y siguen escribiendo grandes obras literarias, la mayoría enfocadas en el público infantil, y muy válidas y de gran calidad, es que el proceso de develar este género avanzo hasta lo infantil, delimitando hasta hoy en día de alguna forma, al joven, quien se circunscribe en los relatos de autores extranjeros o de obras que los merece su interés y motivación por la temática que extrapola sus intereses y vivencias adolescentes. Promover nuestras obras, nuestros autores, incentivar a escribir sobre temas relativos a esta edad debe constituirse el objetivo esencial para que este grupo de individuos (jóvenes) tengan mayor acceso a la literatura, y para que de las que tienen a mano puedan reflejarse, encontrarse (mirarse en el espejo) y exteriorizar su sentir. Rescatar valores, costumbres, identidad son factores que propenderán a que crezca y le permite sobre todo soñar, ir a mundos imaginarios o reales y facultarse a contrarrestar con su vida, buscar un espacio único y propio; y por otro lado, el poder de la imaginación, el niño y el joven desarrolla aún más sus habilidades y destrezas en el mundo real.

1.8. La Narratología

1.8.1. Concepto de narratología

La novela de Yánez Cossío está considerada dentro del campo del narrativo dada la estructura de la misma, según Bal (1977) considera que el texto narrativo es “aquel texto literario delimitado por el relato de una historia, un narrador”. Las características implícitas que este tiene son: la fijación textual de un discurso (relato); la constitución del mismo mediante una serie de operaciones narrativa y codificadoras específicas en su enunciación (narrador/narración).

Gérard Genette (1966), fundamentado en su modelo triádico, instituyó la diferencia entre narración, historia y relato, indicaba que en la narración existen dos elementos; la “narración propiamente dicha”, es decir aquella que no depende de nada ya que asume una cierta autonomía del individuo, lugar y tiempo de su manifestación; y por otro lado el discurso, que este si obedece a la

(28)

jamás podrían sucederse, ya que algunos hechos ocurrirán simultáneamente”. Mientras que el relato “es el discurso oral o escrito que materializa la historia, es decir, el texto narrativo concluido que conforma un todo significante. Las teorías de análisis del discurso lo denominan enunciado o texto. Por su parte Roland Barthes citado por Mieke Bal, en su texto Teoría de la Narrativa (2009), concluyo que el hecho de que los textos narrativos, reconocibles como tales, se puedan encontrar en todas las culturas, en todos los niveles de la sociedad, en todos los países y en todos los periodos de la historia humana, todos los textos narrativos se basan en un modelo común, un modelo que hace que la narración sea reconocida como tal.

Aristóteles (IV a.C.) desde la Poética la Narratología ha diferenciado notoriamente entre dos conceptos complementarios: lo que se cuenta y cómo se cuenta. Se ha denominado a lo primero historia, diégesis o mundo narrado, fábula y a lo segundo, relato, discurso, intriga, trama, entre otros. Las relaciones entre historia y relato. También expone en relación a la imitación de la manera de hablar de un personaje la mímesis (forma dramática). Para Genette esta última le interesa y la sume ya que piensa que la única imitación posible es la que se hace de un lenguaje. El autor caracteriza sus personajes mediante las palabras que pone en sus bocas (recit de paroles); en contraste con la narración de los sucesos (récit de évenément)

La narratología disciplina que se ocupa del discurso narrativo en sus aspectos formales, técnicos y estructurales, constituyéndose la teoría de los textos narrativos, compréndase estos a los relatos de hechos en los que intervienen personajes y que se desarrollan en el espacio y en el tiempo. Los hechos son contados por un narrador. En cuanto a teoría, Mieke Bal (2009), sostiene “que es un conjunto sistemático de opiniones generalizadas sobre un segmento de la realidad. Dicho segmento de la realidad, el corpus, en torno al cual intenta pronunciarse la narratología, se compone de textos narrativos” (p. 11).

No debemos olvidar que la narrativa reconoce un sinnúmero de géneros o categorías, sea por temática o formales, a esto debemos sumar los subgéneros narrativos que son una subcategoría de los grandes grupos, como por ejemplo la novela puede ser policial, de ficción, realidad, picaresca, bizantina, etc. Además algunos expertos la clasifican por su extensión, géneros narrativos largos, como por ejemplo La Epopeya, La novelas; y géneros narrativos cortos, considerados en este campo la novela corta, el cuento, la fábula, el apólogo, la leyenda, el romance.

1.8.2. Elementos de la narratología

(29)

Trama

La estructura de un relato está basada en la simbiosis complicación -resolución, planteada en ciertas circunstancias de tiempo y espacio que la contextualizan, llamado sucesos. Es lo que ocurre dentro y a veces fuera de la historia, ya sea por alusiones o inferencias— de una historia narrativa o dramática, esto es, los sucesos que ocurren en un orden establecido para que adquieran significado para el lector o la audiencia.

Tema

La definición misma de la palabra determina que es considerado como el asunto de una obra o su discurso. En literatura el tema de una obra no implica el único tópico del que se hablará en la misma, sino que será el núcleo en torno al cual se desarrollará la historia, es una idea global sobre el tópico a tratar en el corpus sustentando todo el planteamiento y la red de acciones del texto, enlazando los aspecto de ésta. Se produce de una manera compleja, larga y sinuosa o puede ser corto y conciso y proporcionar una visión determinada en la historia.

Algunas obras, como el caso de Bruna, soroche y los tíos, se caracterizan por la frecuencia con que aparece el título es parte de su corpus.

Motivos

Los motivos organizan la acción concreta que se narra, es por ello su nombre, la mueve. Implican una secuencia de acciones que se dan en orden particular de cada obra, es específico. En Bruna, soroche y los tíos, existen varios motivos, a modo de ejemplo nada más; las constricciones del mundo interior de su familia, el destino de los huérfanos, el desprecio por lo indio. Entre otros más que analizaremos detenidamente en su influencia en el personaje Bruna, mujer.

Tipo narradores

(30)

Los narradores pueden ver la historia desde fuera, desde la distancia, o adoptar una posición tangencial a lo que está contando y no involucrarse en los hechos, según Genette si un narrador no está involucrado en el mundo narrado se trata de un ser que no se narra a sí mismo sino a otro(s), y por eso lo llama heterodiegético. También puede ser uno de los personajes e incluso el protagonista de la historia homodiegético, porque está involucrado en la misma historia; cuando se trata de un yo que es narrado por un yo que narra, según Genette éste es un narrador autodiegético. Debido a su posición o participación en la diégesis, cada uno tiene una capacidad de expresión emotiva y una voz distinta de los demás. Incluso existe un narrador que pretende establecer contacto con su lector e involucrarlo en calidad de personaje en la historia que está contando, se trata de un narrador que cuenta desde fuera de la historia y le habla directamente al lector (que obviamente también está fuera) hasta introducirlo en la historia y convertirlo en un lector-personaje, o un narratario corporeizado dentro del texto, es decir en un personaje que actúa dentro la historia en un primer nivel. (Delgado Santos, 2014, p. 57)

“El narrador —Por muy familiar que nos parezca el nombre no se nos presenta en toda su incidencia viva. Es algo que de entrada está alejado de nosotros y que continúa a alejarse aún más”. (Benjamín, 1991, p.1)

El tiempo

Los acontecimientos relatados o narrados en una obra literaria, novela, en este caso, ocurren en un cierto tiempo y orden cronológicos. Genette distingue el tiempo del relato con la narración brindando un orden temporal y un orden seudo temporal, Añade también lo importante de las relaciones de duración, velocidad y frecuencia y tres dimensiones temporales, orden duración y frecuencia que pueden ocurrir en un relato.

En cuanto al orden Genette (1966) habla sobre la anacronía, alteración a la secuencia cronológica. Ese tipo se da ya sea por la analépsis (tiempos anteriores que interrumpen en la narración) y prolepsis, (tiempos posteriores interrumpidos en la narración. Existen diferentes tipos:

 Externa o heterodiegética: es toda retrospección o anticipación fuera de la diégesis o historia narrada que proporciona una aclaración al lector sobre los antecedentes.

(31)

 Mixta: es toda retrospección o anticipación que se origina fuera de la historia narrada pero que invade el campo temporal de la historia. Velocidad o duración temporal.

Los dos tiempos de referencia para considerar la duración del relato son el tiempo de la historia y el tiempo que el relato le ofrece al lapso temporal que está narrado. Genette propone analizar esta relación comparando el lapso temporal al que alude la historia y la cantidad de espacio físico que el relato le otorga. En la pausa nada acontece en la historia la acción se detiene o se lentifica. En la escena el tiempo del relato es casi igual al tiempo de la historia.

En definitiva todo relato narra diversos acontecimientos que suceden en una historia dentro de un lapso de tiempo. Los mismos, en la historia pueden suceder con simultaneidad, pero, en el relato debido a la linealidad que exige la escritura es imposible narrarlos al mismo tiempo. Por lo tanto, en una narración nos podemos encontrar con ciertas alteraciones temporales, estas son el orden, la duración y la frecuencia.

Espacio

Constituye la columna de la acción, el marco o lugar donde acontecen los acontecimientos y se sitúan los personajes. El espacio puede ser un mero escenario o también puede contribuir al desarrollo de la acción; a en muchas ocasiones demanda y demuestra el progreso de los sucesos apoyando a su verosimilitud. Los espacios pueden ser ficticios o reales. Ficticios verosímiles o irreales con significados y simbolismos intrínsecos.

Para Mieke Bal (2009) el espacio funciona como marco de las acciones pero también puede ser

“llenado”. Para la percepción del éste el oído, la vista el tacto son elementales, ya que estos tienen la capacidad de evocar las escenas, “las formas, los colores y los volúmenes se suelen percibir visualmente, siempre desde una perspectiva concreta. Las percepciones táctiles no suelen tener mucho significado espacial. El tacto indica contigüidad. Si un personaje siente paredes en todas las direcciones estará probablemente encerrado en un espacio pequeño. La percepción táctil se usa a menudo en una historia para indicar el material, la sustancia de los objetos.”. En cuanto al oído, los sonidos son más imperceptibles, aunque mucho dependerá de la imaginación del lector, lo cual es muy probable, recordemos que el texto deja de ser del autor el momento que el lector se apropia de él.

(32)

y no el lugar de la acción. Influencia a la fábula o acción y ésta se subordina a la presentación del espacio. (pp 101, 102)

Barthes (1968), sostiene que los informantes (por ejemplo, la edad precisa de un personaje pero también un lugar) sirven para autentificar la realidad del referente, para enraizar la ficción en lo real: “el informante es un operador realista y, a título de tal, posee una funcionalidad indiscutible, no a nivel de la historia, sino a nivel del discurso

Las referencias espaciales no sólo contribuyen (y de forma decisiva) a la creación del efecto de realidad (Barthes, 1968) sino que constituyen un poderoso factor de coherencia y cohesión textuales. En efecto, tanto la verosimilitud como el sentido del texto y no menos el ensamblaje encuentran en el espacio un soporte realmente sólido.

Personajes

a. Narrativa del personaje

Para el análisis y estudio de textos narrativos, se ha tomado en cuenta el segundo elemento de la narrativa, que por esta ocasión lo trasladamos como último para dar mayor enfásis sobre el tema a investigar en esta tesis, por ello brindamos ciertos conceptos que ayudaran a despejar dudas sobre los elementos generales en la narrativa pero sobre todo ponemos mayor atención al personaje, para adentrarnos en Bruna, personaje principal de la obra de Yánez Cossío, que nos permitirá descomponer a la personaje mujer desde varios ámbitos y sobre todo reafirmar que para 1970, se pensaba en voz alta en la mujer, como quien se enarbola a la vida contraviniendo a arquetipos y estereotipos sociales marcados en toda época del Ecuador, en cuanto a su propio reconocimiento, Mujer luchadora, emprendedora, inteligente, y más cualidades que la embisten para demostrar la realidad misma de todo individuo en diferentes escenarios de la vida, basándose en la trama de la novela..

(,,,) Un personaje se parece a un ser humano, mientras que un actor no tiene por qué.(…).

Un actor constituye una posición estructural, mientras que el personaje es una unidad semántica completa” (Ball, 2009, p. 87), con esto nos adentramos al concepto mismo de personaje y todas sus variantes, ya que determina que es el centro de la narración, sobre el que discurrirá cada uno de las palabras que el lector deberá ir develando en el trascurso de la lectura. Es el todo, recubre el área mayor de la obra ya que son los agentes de la narración, sobre su actividad se constituye la historia y el relato.

b. Construcción del personaje

(33)

tradicional era ver al personaje como “una persona” común, no tenía ninguna relevancia su participación que pueda llevar al lector a recrearse en la lectura. Posterior a este siglo la visión de personaje ha ido variando radicalmente, transformándose. La medida en que un personaje es reconocido o validado se basa y expresa en su naturaleza humana, su conducta, en el análisis de su psicología, como interactúa ante el resto del grupo o como parte de él, y como se identifica, además de las relaciones que mantienen con el personaje. Sin embargo, afirma Garrido (1993),

“(…) cada vez más el personaje es considerado como un participante o actor de la acción narrativa conectado a otros actores o elementos del sistema.” Siendo así, dentro del relato puede, entones, el personaje, realizar distintas y variadas funciones dentro del relato.

Antonio Blanch (1995) cita a Herder, Schelling, Carlyle, Emerson quienes sostienen los contrario a Garrido, al hablar de personaje literario será señalar un “yo” ficticio y convencional formado en base a una persona real, “una proyección de algo que sucede en la vida ordinaria no es ofrecido como real, y que sin embargo, se da en la persona”.

Es un hecho pensar que el personaje no es solamente una construcción del autor, este deviene de un sinnúmero de factores externos e internos, como el momento socio cultural e histórico de su construcción misma, de la perspectiva del lector e inclusive de un autor- fautor, como lo llama Genette al coautor que interviene pos-edición de la obra. En resumen, el personaje esta entrelazado en una serie de situaciones que difieren en cuanto al tipo de lector.

c. Caracterización del personaje

La caracterización del personaje está dada en función de la asignación de una serie de “rasgos o atributos… se convierte en una de las piezas capitales para marcar modalidades genéricas y apócales de la narrativa…” (Valles y Álamos, 2002, p. 251). Según la RAE, es determinar las particularidades de alguien o algo, de modo que, claramente, se distinga de los demás. Esta distinción permite al autor y al lector dar propiedades únicas, distintas al personaje. Características que están representadas en el corpus del texto. Como lo define Culler (2000, p. 133) “como algo dado o bien como algo construido”.

Redondo (1995, p. 32), precisa la caracterización del personaje “aquellos que definen edad, sexo, cualidades físicas, culturales, etc. Los atributos construidos, por su parte, son aquellos que hay que interpretar con ayuda del contexto”. Por su lado, Loftis (1972), aporta sobre lo mimético, diciendo:

(34)

lo no dicho? Como ya explicó Aristóteles en una famosa paradoja, la poesía contiene más verdad que la historia, al menos en el sentido especializado de que su aplicación a los asuntos humanos es más general1. En el pasado, era habitual que los historiadores hicieran uso de las obras literarias como fuentes primarias para documentar, por ejemplo, determinadas realidades sociales. Sin embargo, la búsqueda de un mayor rigor histórico, basado en lo estadísticamente demostrable, ha convertido a la literatura en una fuente

“sospechosa” a causa de su naturaleza inherentemente intuitiva y subjetiva. Así, sólo parece lícito recurrir a la literatura cuando se pretende ilustrar una tendencia ya establecida por otros medios. (p.17)

Se determinan dos caracterización del personaje: la primera la directa, que es la descripción estática de los atributos físicos, psíquicos y ético-morales del personajes. “presenta, además, dos posibilidades: que la caracterización se realice mediante identificación o presentación (Equipo GLIFO, 1999): y la segunda, la indirecta, que presenta el dispersión de referencias que se efectúan a lo largo del texto y se disemina de acuerdo a las escenarios que se desprenden de la diégesis. “La redundancia de gestos, “tics” y conversaciones puede desempeñar, en este caso, un papel destacado, para centrar trazos que merecen ser evidenciados” (Reis, 1995, p. 35).

En sí la caracterización está dada con un carácter individualizador, en donde se crea la identidad del personaje

d. Funciones del personaje

Las categorías del personaje son disímiles, diferentes de los mismos, existen varias especies a nivel discursivo. Según Todorov (1966), los personajes podrían agruparse según las tipologías formales y las secundarias.

Según su importancia en la acción:

Personaje principal: Se desacatan respecto a los demás actantes y funcionan como integradores de la organización de los acontecimientos por lo que son parte estructurante de la acción. Pueden ser protagonistas o antagonistas.

Personaje secundario: Proporcionan un mayor grado de coherencia, comprensión y consistencia a la narración, pese a no tener un rol destacado en el desarrollo de los acontecimientos. Su participación es complementaria.

Personaje terciario (incidental o episódico): Son momentáneos, no tienen mayor trascendencia y permanencia en la obra. Empero brinda cohesión en el discurso.

Por su naturaleza:

(35)

Históricos: Son aquellos existieron en un mundo real, y realizaron acciones que deben ser recordadas por su valore o antivalores.

Simbólicos: Sitien un significado que puede ser interpretado de varias formas, su propia existencia o la encarnación de una cualidad o valor.

Autobiográficos: Quien narra la historia es también el protagonista del relato.

Por su profundidad psicológica:

Personaje plano: Se los reconoce porque presentan una sola cualidad, generalmente generan grados de simparía con el lector.

Personaje en relieve: Sorprenden mostrando rasgos de su personalidad por intervalos lo que genera emociones dicotómicas al lector. Se los conoce también como redondos o esféricos.

Personaje tipo: son personajes que representan la abstracción de toda una categoría en un tipo social o psicológico concreto, que el autor estereotipa al otorgarle unas determinadas características personales. Vienen a significar la plasmación de la manera en que entendemos y representamos a determinados caracteres, según un modelo históricamente establecido y aceptado.

Según su variación:

Personajes estáticos: Se comportan de la misma manera en todo el relato. Estos personajes no evolucionan ni sufren cambios en su conducta ni características personales. Los datos que se obtienen de ellos no sufren alteraciones.

(36)
(37)

Tipo de investigación y metodología.

La metodología utilizada para el presente trabajo de investigación está basada primeramente, en una indagación deductiva ya que partimos de hechos generales para explicar fenómenos particulares como es el caso específico del personaje mujer en la obra de Yánez Cossío.

En cuanto a la técnica la herramienta específica es la bibliográfica documental y narratológica, basada en la indagación de libros, artículos e Internet como fuentes de información que mediante la lectura, comprensión y análisis nos lleva al conocimiento de la obra y de sus personajes, examinando con profundidad el tema (personaje). Esta revisión bibliográfica nos lleva a textos como el de Hernán Rodríguez Castelo, Historia de la Literatura infantil y juvenil (2011) libro que nos permite conocer cuál es su historia, quiénes leían y qué leían para ello el autor nos orienta épocas desarrolladas en cuatro capítulos.

En cuanto a lo narratológico, al ser una ciencia que abarca y sistematiza los conocimientos de teoría del relato en sus diferentes aspectos, como menciona Eugenio Trigo Maza (20013, p. 111). Permite determinar de forma específica conceptos y el posterior análisis de la trama, el tema, estructura, motivos, tiempo, espacio y personajes.

Teresa Colomer (1999) con Introducción a la literatura infantil y juvenil, en la que se recalca la importancia de lo literario frente a lo didáctico, analizando diversos elementos de los libros. En cuanto a análisis tomamos el texto de Fanuel Hanán Días (20012); Análisis de obras contemporáneas de la literatura infantil y juvenil siguiendo el recorrido de los aportes que la LIJ ha tenido y tiene actualmente. Mike Bal, teoría de la narrativa (2009), en la que fundamentamos el estudio de la narratología para profundizar el análisis de la obra Bruna, soroche y los tíos, tomando como partida o inicio el texto como agente de la historia.

Teoría de la Literatura y literatura comparada , La novela, de María del Carmen Bobes Naves (1998), del cual nos guiamos para partir de conceptos e historia de la novela, como uno de los géneros más representativos de la literatura.

(38)

La novela de Alicia Yánez Cossío, Bruna soroche y los tíos, sujeto de investigación y del análisis del trabajo.

El enfoque que damos es cualitativo, conocido también como interpretativo o naturalista, enfocado en objetos subjetivos de estudio, es decir que no se pueden medir y que están relacionados con el comportamiento humano y su naturaleza interna, como son sentimientos, valores o aspectos culturales que determinan su acción dentro del corpus del texto. Jacques Lacan nos aporta con su texto Estadio del Espejo, en donde lo real, lo imaginario y lo simbólico son elementos preponderantes dentro de esta investigación y nos permite ver el accionar de las personajes mujeres en la obra de Alicia Yánez Cossío.

(39)
(40)

3.1. Vida y obra de la escritora Alicia Yánez Cossío

1928, Quito da la luz a una mujer que ha sido reconocida a nivel nacional e internacional por sus magistrales obras, destacando en la poesía, el periodismo, la novela, en la narrativa con doce novelas y dos tomos de cuentos. Mujer propositiva, innovadora, con un callado silencio que despierta a mil pensamientos, su timidez evoca la ternura del ser en su expresión más sublime indagando por caminos prohibidos, atrancados, pero nunca fue derrotada. En el género de literatura infantil y juvenil tiene cuatro libros en los que escribe temas considerados tabús y otros en los que deja su esencia fina, sutil, humorística. Su gran trayectoria literaria inicia con la novela Bruna, soroche y los tíos con la que obtiene un primer premio otorgado por el diario El Universo de Guayaquil. Luego de este gran paso que marca su vida como escritora el desarrollo y producción de su obra es mayor e igualmente validado, a tal punto que el Gobierno Nacional en 1989 por medio de la Subsecretaria de Cultura del Ecuador le confiere la Condecoración al Mérito Cultural de Primera Clase y para 1994 fue electa como Miembro Correspondiente de la Academia Ecuatoriana de la Lengua.

Una nueva mujer está naciendo De

las mismas cenizas del pasado, Ave

fénix del mito.

Un mujer a semejanza de sí misma.

Una mujer que da, más que recibe

(Yánez Cossío, Poemas, 1974)

Esta hija de Quito, criada en una familia de doce hermanos, lectora de Dumas, Verne y Salgari, considerada una de las voces más destacadas de la literatura ecuatoriana contemporánea y proyectada como silenciosa, ensimismada, fue educada en un colegio de monjas. Gana una beca con la escritura de un ensayo y viaja a España para estudiar periodismo donde conoce a quien será su “compañero de vida”, un ciudadano de nacionalidad cubana Luis Campos Martínez, con quien procreó cinco hijos. Dedicada a la docencia para ayudar a sustentar económicamente su hogar dejando de lado la escritura, pero sin perderla jamás de vista. En una entrevista realizada por el diario el Comercio el 6 de agosto de 2008, narra una anécdota sobre su relación son su pareja:

Figure

Actualización...