Trabajo final La alteridad como médula de la sociedad plural

Texto completo

(1)

VI Diplomado de Justicia y Pluralismo

Deni Mahetsi Hernández Monroy

Pasante de Lic. Pedagogía FES Acatlán UNAM

Trabajo final

La alteridad como médula de la sociedad plural

La historia del hombre ha estado acompañada de grandes transformaciones dentro de su sector económico, político, social y cultural, esto como respuesta a los cambios que ha sufrió su pensamiento y sus formas de organización, de ésta manera se ha hecho una división por etapas de acuerdo a la estructura social e ideológica del momento, quedando así una época moderna y otra posmoderna. Dentro de este contexto posmoderno las estructuras, formas y tiempos cambian, ahora hablamos de una nueva temporalidad donde todo caduca rápidamente, los proceso y productos se vuelven obsoletos, y nos enfocamos en la adquisición de conocimientos como único medio de acceso a la calidad de vida, teniendo como resultado una fuerte estratificación social constituida por sujetos individualistas incapaces de reconocer a otro como su semejante, lo que ocasiona relaciones violentas e impositivas donde no se respetan ni se toman en cuenta las características e intereses del otro.

Y es en respuesta a éste panorama que se torna de suma importancia la creación de proyectos que tengan como objetivo el desarrollo de capacidades personales, sociales y profesionales necesarias para encarar de forma adecuada los nuevos cambios y desafíos que nos presenta la actual dinámica social.

(2)

socialmente, sin embargo lo monetario no lo es todo,…”La utilidad de la riqueza reside en las cosas que nos permite hacer, es decir, en las libertades fundamentales que nos ayuda a conseguir…” (Sen, 2000), esto es que actualmente, se logra tener acceso mediante el dinero, por lo que, la gente que no tiene lo suficiente queda totalmente excluida, debido a que la cobertura de las necesidades básicas ya no es una prioridad para el Gobierno.

El país presenta una generalidad en la inseguridad social, detonada por el miedo y las incertidumbres que se viven a diario resultado no solo de la disputas por el poder que se manifiesta a lo largo y ancho de la nación y del mundo, sino también por la tan marcada pobreza que se vive en grandes sectores de la población, dado el modelo económico que vivimos, lo cual concentra situaciones de impaciencia, desesperación, frustración y enojo entre otras cosas que desembocan en el ejercicio de diferentes tipos de violencia, atropellando los derechos de los más vulnerables.

Respecto a esta privación, en cuanto a necesidades básicas, es que nos enfrentamos a una de las grandes negaciones de la libertad humana, ya que la gente con poco poder monetario se ven privadas de ellas, ya que no tienen el “con que” obtenerlas, lo que significa la violación a sobrevivir, lo cual se ve reflejado en la falta de atención médica, en nulas condiciones de higiene para vivir, en condiciones de explotación y en las escasas oportunidades de ropa, vestido y esparcimiento, a los cuales se tienen que enfrentar los sectores marginados.

(3)

en cuanto a los sectores privilegiados, por esto …”El éxito de una sociedad ha de evaluarse…en función de las libertades fundamentales de que disfrutan sus miembros…” (Sen, 2000), ya que estas serán reflejo del reparto y satisfacción equitativo que tendrían sus miembros.

Debido a la pobreza extrema en que se encuentran miles de personas, es evidente que su prioridad es la búsqueda de satisfactores que cubran estas carencias por lo que también viven la privación de sus libertades políticas, ya que no tienen ni el interés ni el real acceso a la participación ciudadana, debido a que no son tomados en cuenta en las decisiones políticas, sólo sirven como parte de cifras o referentes de supuestos sectores por atender, por lo que se convierten en simples estandartes de acciones fantasmas sin fundamento…”la libertad del mundo mejora la capacidad de los individuos para ayudarse a sí mismos, así como para influir en el mundo…” (Sen, 2000), debido a esta privación las sociedades no avanzan, ya que la mayoría de las políticas no son resultado de análisis reales de las necesidades e intereses del pueblo, sino que son sólo medidas asistencialistas o ilusorias de elites de poder.

(4)

Como resultado a estas violaciones a la libertad del individuo es que no hay confianza en las esferas políticas, ya que la ciudadanía se limita a la votación en tiempos de elección…”democracia restringida al voto…” (Yurén 2006), donde ningún candidato fue elegido ni representa al pueblo, lo que coarta tajantemente el libre ejercicio democrático, donde…”democracia es la existencia de instituciones que posibiliten, impulsen y garanticen la influencia y participación de los ciudadanos en la toma de decisiones que afectan la vida en común…” (Galindo, 2008), esto tendría que aterrizarse en las instituciones más importantes e influyentes, la escuela y la familia, debido a que son los ambientes en donde el sujeto se forma o deforma, de acuerdo a las prácticas y teorías que lo interpelen.

Es por esto que resulta fundamental…”proporcionar la información necesaria para poder comportarse con criterio y responder…” (Camps, 2000), esto como resultado de una educación libre que potencie las cualidades del individuo, y de forma paralela que la educación se lleve bajo marcos éticos donde se formen en el respeto y reconocimiento de los demás, ya q ue de ésta forma se desarrollarán ciudadanos comprometidos con el bien común, sujetos independientes y reflexivos que sean capaces de distinguir entre el bien y el mal, por lo que lucharán por lograr la emancipación social, a través de la creación y aplicación de leyes que partan desde el individuo, esto como resultado de la efectiva mediación entre el Gobierno y los ciudadanos.

(5)

horizontalidad, esto llevado a la práctica, a partir del diálogo, de la exposición oral de cada una de las partes, con el fin de llegar a un acuerdo o a una resolución que según su cosmovisión hace cumplir al “ofensor” con la falta que haya cometido, quedando de ésta manera saldado el suceso.

Es por esto que para lograr una humanidad libre, debemos empezar desde la formación temprana, ya que es aquí la oportunidad perfecta para desarrollar en el individuo esas cualidades y capacidades que le permitan un crecimiento libre de “cállate” o “siéntate”, fórmulas que sólo conducen a la repetición y coerción de la esencia humana, la cual debiera tener como objetivo, el lograr que cada sujeto se sienta parte de un grupo, el cual será responsable de ofrecer oportunidades de acceso a prácticas liberadoras donde interioricemos que …”la única forma de aumentar nuestro mínimo de poder es usando nuestro mínimo de poder…” (Freire), con lo que lograremos la impla ntación y el respeto de la libertad, libertad de hacer, pensar, sobre todo de “ser”.

Este dilema viene de que se cree que lo que se ha dicho que es “es” y no puede “ser” otra cosa…”La realidad es una, imperturbable…” (Silva, 2000), sin embargo a lo largo del tiempo hemos podido constatar que no hay aseveración más errónea ya que no existe una única realidad, sino que hay diversidad de realidades y todas ellas cuentan con la posibilidad de transformarse. Y es a raíz de ésta etapa conceptual que surge uno de nuestros grandes problemas humanos…”Nuestro desamparo nace con la definición…” (Paz) debido a que nos delimitamos y coartamos a no ser más que lo que ya está escrito, establecido arbitrariamente.

(6)

como lo normal o lo aceptable, sin embargo todos tenemos…”derecho a reivindicar, nuestra lengua, nuestra tradición, nuestra religión, nuestra forma de vida o convivencia…” (Sabather, 2003), ya que así como hay variedad de individuos de la misma forma existen cosmovisiones, lo que no hace más o menos válida a alguna de éstas.

Creemos que cada grupo es diametralmente distinto y opuesto, incluso, debido a la dinámica actual, donde el sujeto se encuentra aislado como consecuencia de las nuevas formas de comunicación donde las tecnologías suplen distancias y tiempos, pensamos que cada quien se forma y constituye en la soledad como resultado de su propia construcción y delimitación, sin embargo, nos hemos olvidado de que somos sujetos netamente sociales, nos formamos en la otredad, es decir que existo en tanto el otro me da existencia, quizá yo puedo elegir qué tipo de prácticas realizaré, sin embargo éstas no son exclusivas de éste o de aquel, al contrario, …”es la sociedad dentro de nosotros…” (Sabather, 2003), ya que todo es resultado de una construcción social, a la cual se ha llegado a través del consenso e identificación mutua, ya que de éstos significados compartidos es como el individuo forja su identidad.

Es como resultado de la interiorización de múltiples identidades que cada sujeto creo su propio hábitat de significados, ya que el gran objetivo humano sería el…”buscar lo común con los otros…” (Sabather, 2003), ya que lo más fácil de lograr es ver lo distinto, lo que no comprendo, sin embargo, es todo un reto lograr encontrar lo similar, ya que esto implicaría reconocer y respetar al otro.

(7)

violencia, enseñemos, la paz, el respeto, el amor, si hay apatía, enseñemos el interés, la lucha, la fe, si hay crueldad, enseñemos, tolerancia, solidaridad, empatía, y un poco de humanidad.

Creo que es tiempo de que mostremos al mundo que somos dignos de habitarlo, de que somos una raza con un gran potencial, que quizá hemos errado el camino al querer mostrar cierta superioridad, nos perdimos en esa lucha por sobresalir, por revolucionar nuestros procesos, debemos mirar dentro de nosotros y construir nuestra propia ética…” reflexión que cada uno de nosotros debe hacer sobre su propia libertad…” (Sabather, 2003), esto para saber quiénes somos y hacia dónde vamos, partamos del autoreconocimiento para después voltear a ver a los demás, desde lo más profundo de su ser hasta la múltiples máscaras con las que se nos muestran, para q ue al acercarnos redescubramos que estamos constituidos por lo mismo, músculos, para hacer, mente, para pensar, corazón para sentir.

Este mirar y considerar al otro se llama fraternidad, concepto bastante cercano al cristianismo, o que, en ocasiones lo vuelve en términos de caridad o a una unión carnal, sin embargo, no debemos respetarnos por el hecho de “venir del mismo padre”, debe ser porque somos seres humanos, con fines y cualidades distintos pero hechos de lo mismo, dejemos de atacar al “ajeno”, seamos permeables a la razón de los demás, seguramente si dejamos de ser tan cerrados descubriremos nuevas formas de percibir “algo”, quizá esa nueva óptica terminara interpelándonos.

(8)

pero también enlazan…” (Silva, 2000), quizá algunas opiniones no representen lo que nosotros sentimos, pero también hay las que si lo pueden hacer, o las que a través del diálogo podemos complementar.

Nos hemos degastado en separar o esquematizar todo a través de la razón, así que tal vez sea tiempo de guiarnos por el sentimiento, por lo sensible, lo subjetivo, sobre esta línea Bruner y Silva nos invitan a reconstruir la historia a través de la narración o la poesía ya que…”la imagen poética traspasa la muralla y dice lo indecible: las plumas son piedras…” (Silva, 2000), decir, busquemos en la conciliación, rescatemos los ideales de los pueblos originarios donde todos éramos parte de un todo, y como tal luchábamos y buscábamos el bien común, el cual nos llevaría al bien individual, ya que era el mismo…”si un individuo se considera a sí mismo un elemento de una totalidad, al buscar su propio bien, busca el del todo…” (Villoro, 1998).

En este ideal común desaparecen los conflictos ya que todos caminan hacia el mismo lado, ninguna voluntad se impone ante otra, aquí no existe la estratificación ya que la cuestión política no es cosa de padrinazgos o favoritismos…”la comunidad descansa en el trabajo, nunca en el discurso…” (Villoro, 1998).

(9)

negativo, formémonos en la pluralidad, en lo fraterno…”no y si, juntas dos sílabas enamoradas…” (Paz).

Rescatemos lo que nos han dejado los pueblos originarios, esos pueblos que han sido negados y pisoteados, aquellos que sólo recordamos o vitoreamos cuando son “festejos nacionales” o cuando se trata de mostrar al mundo la riqueza de nuestra historia, todo ese “folklore” que tan llamativo es a propios y extraños. México, efectivamente, es un crisol, una extraordinaria mezcla de diversidad, sin embargo, no hemos sabido aprovecharla, nos hemos dejado llevar por ese discurso progresista que ha terminado separándonos unos de otro, desenraizándonos de lo realmente significativo, de aquí la importancia y urgencia, de retomar, reconceptualizar, pero sobre todo, entender y apropiarnos del concepto “alteridad”, término que invita a unir lo contrario, no a la homogeneidad como pilar ni condición para la paz, sino, como eslabón de diálogo, de respetar y aceptar al otro tal cual es, sin más adjetivos ni etiquetas que la de su humanidad.

Dejemos atrás la mentalidad individualista y egocéntrica que nos ha llevado al abismo, construyamos lazos fraternos, enriquecidos por la multiplicidad de rostros, ideas, pensamientos, sentimientos , apostemos por lo “desconocido”, lo “otro”, desde cada una de nuestras trincheras edifiquemos nuevos horizontes, con miras a reconocer y contribuir en dilucidar la importancia y utilidad del reconocimiento del otro como un medio eficaz para el logro de una calidad de vida, donde el sujeto sepa reconocer y manejar sus emociones e ideas con el propósito de un crecimiento personal y por ende social, entendiendo por este el desarrollo de sujetos solidarios y justos capaces de construir nuevos tejidos sociales,desde lo plural, donde todo tenga cabida, donde sea posible el encuentro de lo aparentemente contrario.

(10)

Bibliografía

BRUNER, Jerome (1997), La educación puerta de la cultura, Capítulo 4: “Enseñar el presente, el pasado y lo posible”

CAMPS Victoria (1996). “La solidaridad” en Virtudes públicas, España, Espasa Calpe, Col. Austral

CAMPS Victoria (2000). “Libertad” en Qué hay que enseñar a los hijos. Barcelona, Plaza y Janés

CASTELLS, Manuel (2001), “La economía informacional y el proceso de globalización” en La era de la información, economía, cultura y sociedad, V:1, México, Siglo XXI

GALINDO Fernando (2008). “Democracia una idea arcaica”, en Este país, enero de 2008

SABATHER, Fernando (2003). Ética y ciudadanía, tolerancia.

SEN, Amartya (2001), “La otra gente”. Más allá de la identidad, en Nexos, México, Fundación nexos

SILVA Herzog, Jesús (2000). “Sílabas enamoradas”, en La idiotez de lo perfecto, México, FCE.

VILLORO Luis (1998). “Modelos de la asociación para la libertad” en El poder y el valor. Fundamentos de una ética política, México FCE

VILLORO Luis (1998). “La comunidad”, en El poder y el valor. Fundamentos de una ética política

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...