03- tinieblas saga inmortales.pdf

240  146  Descargar (4)

Texto completo

(1)
(2)

2 Alyson Noël

AGRADECIMIENTOS

Muchas gracias a

Elizabeth Rose

de Foro Purple Rose por permitir la traducción

de este libro, gracias a

Ilimari

por haber comenzado a traducir esta saga

igualmente mil gracias a

Gisel

y

Mona

que estuvieron pendientes del proceso del

traducción y corrección y a cada una de las personas que estuvo involucrada en

este proyecto ya sean

Traductoras

,

Correctoras

,

Revisoras

y

Moderadoras

que verdaderamente hacen un trabajo maravilloso y muy valioso…

Gracias por su esfuerzo y dedicación.

TRADUCTORAS CORRECTORAS Y REVISORAS

Lizeth Ginabm

Cyely Divinna Cyely Divinna

Xhiamara Virtxu

Clo Pilar

Rania Belikov TeTe

Caty Andy Parth

Sheilita Belikov Biancalucas *Liseth_Johanna18* Ellie

Sol de Medianoche Pilar

Genesis_480 Kuami

Rockwood Vanille

Romi.i Tibari

Dark Heaven *!!!Belljolie!!!* Alice

Ale Evelin

MODERADORAS DISEÑO DEL DOCUMENTO

Gisel Evelin

(3)

3 Alyson Noël

SINOPSIS

Ever y Damen han viajado por muchas vidas, han combatido a centenares de enemigos oscuros, para poder estar juntos. Pero cuando su deseado destino casi esta en sus manos, Damen cae en una maldición poderosa. Un simple contacto entre ellos le causaría la muerte a Damen llevándoselo a Shadowland. Ever desesperada por salvar a Damien, consigue ayuda de un surfo: Jude. Aunque se acaban de conocer, Jude le resulta muy familiar. Traicionando a Damen, Ever es atraída por Jude, con su cabellera rubia, sus ojos verdes, sus poderes mágicos y un pasado muy misterioso. Ever sabe que Damen es su alma gemela y nunca lo olvidara. Pero al pasar del tiempo, su conexión con Jude crecerá más y será más fuerte, poniendo a prueba su amor por Damen como nunca antes...

(4)

4 Alyson Noël

CAPITULO 1

"Todo es energía".

Los oscuros ojos de Damen se enfocan en los míos, me insta a escuchar, escuchar de verdad esta vez. "Todo está alrededor de nosotros". Su brazo barre delante de él, trazando un horizonte de colores que pronto cambia a negro.

"Todo lo que en este universo, aparentemente es sólido, no lo es, es energía pura, energía que vibra. Y mientras que nuestra percepción puede convencernos de que las cosas son sólidas, líquidas o gaseosas, en el nivel cuántico, todo es sólo partículas dentro de partículas, que es toda la energía".

Aprieto los labios y hago un gesto con la cabeza; la voz en mi cabeza no deja de

repetirme: ¡Dile! ¡Dile ahora! ¡Sal del estancamiento, acaba de una vez! ¡Apúrate, antes de que empiece a hablar de nuevo!

Pero no lo hago. No digo ni una sola palabra. Solamente espero a que termine, para continuar, aunque sé que puede tardarse aún más.

"Levanta la mano". Él asiente con la cabeza, con la palma de su mano hacia fuera, moviéndose hacia la mía. Levantando el brazo lentamente, con cautela, decidido a evitar cualquier contacto físico, cuando dice: "Ahora dime, ¿qué ves?"

Miro, sin saber que buscar, encogiéndome de hombros le digo: "Bueno, veo la piel pálida, dedos largos, un lunar o dos, y una urgente necesidad de una manicura..."

―Exactamente‖. Sonríe, como si acabara de pasar la prueba más fácil del mundo. ―Pero si lo pudieras ver, como es realmente, no verías nada en absoluto. En lugar de eso verías un enjambre de moléculas que contienen protones, neutrones, electrones y quarks. Y dentro de los diminutos quarks, hasta el punto más minúsculo, se vería nada más que energía pura, vibrando y desplazándose a una velocidad lo suficientemente lenta, que parece solida y densa, pero con la suficiente rapidez, que no puede ser observada como lo que verdaderamente es".

―Entrecierro mis ojos, no muy segura de lo que creo. No importa el hecho de que él ha estado estudiando estas cosas durante unos cientos de años‖.

"En serio, Ever. Nada es independiente". Se inclina hacia mí, concentrándose totalmente en el tema.

"Todo es uno. Las cosas que aparecen en materia densa, como tú y yo, y esta arena en la que estamos sentados, en realidad sólo son una masa de energía vibrando lo

suficientemente lento como para parecer sólida, mientras que cosas como fantasmas y las bebidas espirituales vibran tan rápidamente que son casi imposibles de ver para la

mayoría de los seres humanos".

(5)

5 Alyson Noël

fantasma. ―O al menos lo hacía antes, ya sabes, antes de que cruzara el puente y siguiera adelante".

"Y eso es exactamente porque no podrás verla nunca más". Él asiente "Su vibración es demasiado rápida. Aunque hay quienes pueden ver más allá de todo eso".

―Ahora levanta la mano otra vez y ponla cerca de la mía, hasta tocarme‖.

Dudo, llenando la palma de mi mano con la arena, indispuesta a hacerlo. A diferencia de él, sé el precio, es decir, las horribles consecuencias que el contacto más mínimo de la piel puede traer.

Es por eso qué he estado evitando tocarlo desde el viernes pasado. Pero cuando lo miro detenidamente otra vez, su palma esperando la mía, suspiro y levanto mi mano también; me quedo sin aliento al ver que él esta tan cerca de mí...la distancia que nos separa es extremadamente pequeña.

―¿Lo sientes?― Él sonríe. ―¿Ese cosquilleo y calor?‖ Esa es nuestra energía de conexión". Mueve la mano hacia atrás y adelante, manipulando la inserción y extracción del campo de fuerza de la energía que hay entre nosotros.

―Pero si todos estamos conectados, como tú dices, entonces ¿por qué no todos pueden sentir lo mismo?" Susurro, sintiendo el flujo magnético innegable que nos une, haciendo que el calor más maravilloso, siga su curso a través de mi cuerpo.

―Todos estamos conectados, todos nosotros estamos hechos de la misma fuente vibrante. Pero mientras algunas energías se sienten frías y otras tibias, la que está destinada para ti...se siente como está‖.

Cierro mis ojos y doy la vuelta, permitiendo a las lágrimas derramarse sobre mis mejillas, ya no era capaz de seguir ocultándolas. Saber que está excluido de la sensación de la piel, el roce de los labios, la comodidad caliente y sólida de su cuerpo sobre el mío. Este campo de energía eléctrica que tiembla entre nosotros es lo más cercano que obtendrá, gracias a la horrible decisión que tomé.

"La ciencia‖; es hora de ponerse al día con lo que los metafísicos y los grandes maestros espirituales han sabido durante siglos. Todo es energía. Todo es uno.

Puedo oír la sonrisa en su voz cuando se acerca, deseoso de entrelazar sus dedos con los míos. Pero me alejo rápidamente, acaparando su atención en el tiempo justo para ver la expresión de dolor que expresa su rostro, la misma mirada que ha estado dando, desde que lo hice beber el antídoto que lo devolvió a la vida. Preguntándose por qué estoy actuando tan tranquila, tan distante, porque me niego a tocarlo cuando sólo unas pocas semanas antes yo no podía conseguir lo suficiente.

(6)

6 Alyson Noël

Lo que él no sabe es que mientras el antídoto lo devolvió a la vida, el que yo añadiera mi sangre a la mezcla fue lo que aseguro que nosotros nunca pudiéramos volver a estar juntos. Nunca.

Jamás.

Para toda la eternidad.

―¿Ever?―, él susurra, con su voz profunda y sincera. Pero no puedo mirarlo. No puedo tocarlo. Y seguramente no puedo pronunciar las palabras que él merece oír:

Estropeé todo- lo lamento Román me engaño, y yo estaba desesperada y fui lo

suficientemente estúpida para caer en su trampa - y ahora no hay ninguna esperanza para nosotros porque si tú me besas, si cambiamos nuestro ADN - Tú morirás-

No puedo hacerlo. Soy muy cobarde. Soy patética y débil. Y simplemente no hay manera de que pueda encontrar el valor dentro de mí.

―¡Ever, por favor!, ¿Qué pasa?―, él pregunta, alarmado por mis lágrimas. "Tú has estado así por varios días. ¿Es por mí? ¿Es algo que hice? Porque tú sabes que yo no recuerdo mucho de lo que sucedió, y los recuerdos están empezando a aparecer, así que tú debes saber que no era yo en realidad. Yo nunca te haría daño intencionalmente‖.

Me abrazo muy fuerte, hundiendo mis hombros e inclinando la cabeza. Yo deseaba hacerme más pequeña; tan pequeña que él no pudiera verme. El saber que lo que él dice es verdad, que él es incapaz de hacerme daño. Sólo yo podría hacer algo tan hiriente, tan imprudente, tan ridículo e impulsivo. Sólo yo podría ser lo bastante estúpida para caer en la trampa de Román. Tan impaciente de probarme que el amor que sentía por Damen era totalmente verdadero. Quería o creía que era la única que podría salvarlo - y ahora mira el desastre que he hecho.

Él se mueve hacia mí, deslizando su brazo alrededor de mí, agarrándome la cintura y acercándome a él. Pero no puedo arriesgarnos a tanta cercanía, mis lágrimas son mortales ahora, y deben estar alejadas de su piel.

Me pongo de pie y corro hacia el océano, metiendo mis dedos del pie en la orilla y permitiendo a la blanca y fría espuma, meterse entre mis dedos. Sintiendo el deseo de poder bucear bajo su inmensidad y ser arrastrada por la marea. Algo para evitar decir las palabras, cualquier cosa para evitar decirle a mi único y verdadero amor, mi compañero eterno, mi alma gemela en los últimos cuatrocientos años y que me ha dado la eternidad. Que he traído nuestro fin.

(7)

7 Alyson Noël

CAPITULO 2

Me arrodillo junto a él, con las manos sobre las rodillas, los dedos de los pies enterrados en la arena, deseando que me mire, deseando que me hable. Incluso si es sólo para decirme lo que ya sé, que he cometido un grave error y una estupidez, que posiblemente nunca se borrará. Con mucho gusto lo aceptaría, diablos, me lo merezco. Lo que no puedo soportar es el silencio absoluto y su mirada lejana.

Y estoy a punto de decir algo, cualquier cosa, para romper este silencio insoportable, cuando me mira con ojos tan cansados que son la encarnación perfecta de sus seiscientos años. "Roman". Suspira, sacudiendo la cabeza. "Yo no lo reconocí, no tenía ni idea-" Su voz se apaga junto con su mirada.

"No hay manera de que pudieras haberlo sabido", digo, deseando borrar cualquier sentimiento de culpa que pueda sentir. "Todos ustedes estuvieron bajo su hechizo desde el primer día. Créeme, lo tenía todo planeado, se aseguró de que todos sus recuerdos fueran borrados por completo."

Sus ojos buscan mi cara y me estudia estrechamente antes de ponerse de pie e irse lejos. Mirando hacia el océano, aprieta sus manos en puños, y me pregunta, "¿Te lastimó? ¿Te persiguió o te hizo daño de alguna manera?".

Sacudo la cabeza.

"No tenía que hacerlo. Fue suficiente con hacerme daño a través de ti".

Se voltea, y veo que sus ojos se oscurecen cada vez más, y sus rasgos se endurecen, inhalando profundamente, responde, "Esto fue mi culpa".

Lo miro boquiabierta, preguntándome cómo podía creer eso después de lo que yo

acababa de hacer. Me acerco más a él mientras le grito: "¡No seas ridículo! ¡Por supuesto que no es tú culpa! ¿Escuchaste lo que dije?" Sacudo la cabeza. "Roman envenenó tu elixir y te tenia hipnotizado. ¡Tú no tienes nada que ver con eso, tú solo seguías sus órdenes, todo esto estaba fuera de tú control!"

Pero apenas he terminado cuando él hace un gesto con su mano.

"¿Ever, no lo ves? Esto no es por Roman, no, esto es el karma. Esto es la venganza de seis siglos de vida egoísta.‖

Él sacude su cabeza y ríe, aunque no es el tipo de risa que te invita a participar. Es de otro tipo, de la que te hiela hasta los huesos.

(8)

8 Alyson Noël

para siempre a mi lado, el karma se ríe al último, lo que nos permite una eternidad juntos, pero sólo para mirarnos, pero nunca tocarnos de nuevo‖.

Llego hasta él, con ganas de abrazarlo, consolarlo, convencerlo de que no es del todo cierto. Pero me aparto con la misma rapidez. Al recordar cómo nuestra incapacidad para tocarnos es la misma cosa que nos hizo venir hasta aquí.

"Eso no es cierto", digo, mirándolo fijamente.

"¿Por qué quieres ser castigado cuando yo soy la que cometió el error? ¿No lo ves?"

Muevo la cabeza, frustrada por su singular forma de pensar.

"Roman planeó esto todo el tiempo. Amaba a Drina-Apuesto a que no lo sabías, ¿eh? Fue uno de los huérfanos que sobrevivió a la plaga en la Florencia renacentista, y la amó a través de los siglos,- nunca hizo nada malo por ella. Pero Drina no se preocupaba por él, sólo te quería a ti- y tú solo me querías a mí-y luego, bueno, después de haberla matado, Roman decidió ir a por mí, y lo logró a través de ti. ¡Quería que sintiera el dolor de no poder tocarte, igual que él se sentía con Drina! Y todo sucedió tan rápido,…-"

Me detengo, sabiendo que es inútil, una pérdida total de palabras. El dejó de escuchar sólo después de que empecé, convencido de que él era el culpable.

Pero yo rechazo incluso visitar aquel lugar, y no dejaré que él lo haga tampoco.

"¡Damen, por favor! No podemos rendirnos. ¡Esto no es el karma - soy yo! Me equivoqué, cometí un error horrible, terrible. ¡Pero eso no significa que no podamos solucionarlo! Tiene que haber un camino‖. Me aferro a la más falsa de las esperanzas, obligándome a mostrar un entusiasmo que realmente no siento.

Damen se pone delante de mí, una silueta oscura en la noche, el calor de su triste mirada cansada actúa como nuestro único abrazo.

"Yo nunca debí haber empezado", dijo. "Nunca debería de haber hecho el elixir-debí dejar que las cosas tomaran su curso natural. En serio, ¡Ever, mira el resultado-no ha traído nada más que dolor!"

Sacude la cabeza, su mirada es tan triste, tan infeliz, que rompe mi corazón.

"Todavía hay tiempo para ti sin embargo. Tienes toda tu vida por delante, una eternidad en la que puedes ser lo que quieras ser, hacer lo que quieras hacer. Pero yo…‖ Se encoge de hombros. "Estoy contaminado. Creo que todos podemos ver el resultado de mis

seiscientos años."

―¡No!‖ Mi voz se quiebra tanto que mis labios se extienden hasta mis mejillas. ―¡Tú no conseguirás alejarte, no puedes abandonarme otra vez! Pasé todo el mes pasado

(9)

9 Alyson Noël

Me detengo, mi voz decae, viendo como él esta yéndose, retirándose a su mundo triste y lamentable donde únicamente él es el culpable. Y sé que es hora de contar el resto de la historia, las partes lamentables y vergonzosas que preferiría excluir.

Tal vez entonces él lo verá de manera diferente, tal vez entonces… ―Hay más" digo, precipitadamente aunque yo no tenga ni idea de cómo seguir después.

―Antes de que asumas el karma o lo que sea, debes saber algo más, algo de lo que no estoy orgullosa… Aun así...‖

Entonces tomo una respiración profunda y empiezo a hablarle de mis viajes a

Summerland-esa dimensión mágica entre dimensiones, donde aprendí a retroceder en el tiempo-y que, cuando me dio la posibilidad de elegir entre mi familia y él- los escogí a ellos. Convencida de que de alguna manera podría restaurar el futuro, que estaba segura me habían robado, y sin embargo todo lo que realmente importaba era una lección que ya sabía:

A veces el destino se encuentra fuera de nuestro alcance.

Trago saliva y miro fijamente la arena, reacia a ver la reacción de Damen cuando mire a los ojos de quien lo traicionó.

Pero en lugar de enfadarse o molestarse como yo pensaba, me rodea con una luz hermosa blanca y brillante- una luz tan reconfortante, tan compasiva, tan pura- es como el portal de Summerland- sólo que mejor. Así que cierro los ojos y le rodeo a él con la luz también, y cuando los abro de nuevo, estamos envueltos en el más hermoso y caliente resplandor vaporoso.

"Tú no tenías otra opción", dijo, con una voz suave y una mirada tranquilizadora, haciendo todo lo posible para aligerar toda mi vergüenza.

"Por supuesto que elegiste a tu familia. Era lo correcto. Yo habría hecho lo mismo- dada la elección-"

Asiento con la cabeza, alumbrados con una luz incluso más brillante y trenzados en un abrazo telepático. Sabiendo que esto no es tan reconfortante como en la vida real, pero por ahora esto es lo único que podemos hacer.

"Sé de tu familia, yo lo sé todo, lo vi todo".

Él me mira con ojos oscuros e intensos obligándome a seguir. "Tú siempre eras tan reservado sobre tu pasado, de dónde viniste, cómo vivías-que un día, mientras estaba en Summerland, pregunté acerca de ti-y-así me enteré de la historia de tú vida".

(10)

10 Alyson Noël

"Lo siento", dice, con el pulgar mentalmente suavizando mi barbilla.

―Siento haber sido tan cerrado e indispuesto a compartir esto. Pero a pesar de que sucedió hace mucho tiempo, todavía es algo de lo que prefería no hablar".

Asiento con la cabeza, al no tener intención de presionarlo.

El testimonio de sus padres, el asesinato seguido por años de abusos a manos de la Iglesia no es un tema que tenga intención de tratar.

"Pero hay más", le digo, con la esperanza de poder tal vez restaurar un poco de esperanza compartiendo algo de lo que he aprendido.

―Cuando yo observé la revelación de tu vida, al final, Roman te mataba. Pero aun cuando parecía predestinado a pasar, yo logré salvarte.‖

Lo miro fijamente, sintiendo que estoy lejos de convencerle y tengo que tomar decisiones apresuradas antes de que lo pierda por completo.

"Quiero decir, sí, tal vez nuestro destino es a veces fijo e inmutable, pero hay veces que está movido puramente por las acciones que hacemos. Así que cuando no pude salvar a mi familia al viajar en el tiempo, fue porque era el destino que no se podía cambiar. O como dijo Riley segundos antes del segundo accidente que se los llevó de nuevo, no se puede cambiar el pasado, simplemente así es. Pero cuando me encontré de vuelta aquí en Laguna, y pude salvarte, bueno, creo que eso demuestra que el futuro no es siempre concreto, que no todo se rige exclusivamente por el destino‖.

"Tal vez".

Suspira, mirándome fijamente. "Pero no se puede escapar del karma, Ever. Es lo que es. Él no juzga, no es ni bueno ni malo como la mayoría de la gente piensa. Es el resultado de todas las acciones, positivas y negativas-un equilibrio constante de los acontecimientos, causa y efecto-ojo por ojo-cosecha y siembra-lo que va, vuelve‖.

Se encoge de hombros. "Sin embargo todas estas frases, son la misma al final. Y por mucho que te gustaría pensar de otra manera, eso es exactamente lo que está pasando aquí. Todas las acciones causan una reacción. Y aquí es donde mis acciones me han traído". Sacude la cabeza. "Todo este tiempo me dije que volvería a encontrar el amor, pero ahora veo que era realmente egoísta, porque no podía estar sin ti. Es por eso que esto está pasando ahora".

"Entonces, ¿eso es todo?"

(11)

11 Alyson Noël

"Ever". Su mirada es cálida, amorosa, que lo abarca todo, pero no hace nada para quitar la derrota de su voz.

"Lo siento, pero hay algunas cosas que yo sé."

"Sí, bueno..." Sacudo la cabeza y miro hacia el suelo, enterrando los dedos profundamente en la arena.

"Sólo porque tienes unos cuantos siglos y no quieres decirme una última palabra. Porque si realmente estamos juntos en esto, si nuestras vidas, como nuestros destinos, están realmente entrelazados, entonces te darás cuenta de que esto no te ocurre solo a ti, yo soy parte de esto también. Y no tienes que caminar lejos de esto-¡no tienes que caminar lejos de mí! ¡Tenemos que trabajar juntos! Tiene que haber una forma…" me detengo, mi cuerpo esta temblando, mi garganta se cierra con tanta fuerza que ya no puedo hablar. Todo lo que puedo hacer es estar allí ante él, en silencio, instándolo a que se una a mí en una pelea que no estoy segura de que podamos ganar.

―No tengo ninguna intención de abandonarte, " dice él, con su mirada fija llena del deseo de cuatrocientos años. " No puedo abandonarte, Ever. Cree en mí, lo he intentado. Pero al final, siempre encuentro el camino de regreso a tu lado. Eres todo lo que siempre quise-todo lo que he amado, pero siempre...‖

"Nada de peros." Muevo la cabeza, deseando poder abrazarlo, tocarlo, presionar mi cuerpo fuertemente contra su…. ―Tiene que haber una forma, una especie de cura. Y juntos vamos a encontrarla. Sólo sé que lo haremos. Hemos llegado demasiado lejos para que Roman nos mantenga separados. Pero no puedo hacerlo sola. No sin tú ayuda. Así que por favor prométeme-prométeme que lo intentaras."

Me mira, me atrae con su mirada, cierro mis ojos mientras él llena la playa con tantos tulipanes que estoy en medio de una explosión de pétalos de cera roja sobre curvados tallos verdes-el último símbolo de nuestro amor eterno cubriendo cada centímetro cuadrado de arena.

(12)

12 Alyson Noël

CAPITULO 3

"¿Sabes qué?"

Miles me mira cuando se mete en mi coche, con sus grandes ojos marrones más amplios que lo habitual, como una linda nena, curva su cara en una sonrisa. "¿Sabes qué? No lo creo. No voy a decirte, ¡por qué nunca vas a creerlo! ¡Nunca vas a adivinar!"

Sonrío, escuchando sus pensamientos unos momentos antes de que el pueda hablar de ellos, absteniéndose de decirlos: ¡Vas a ir de campamento a Italia! Justo antes de que él diga, ―¡Voy a ir de campamento a Italia! No, corrección quise decir a ¡Florencia en Italia! La casa de Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Rafael…"

¡Y tu buen amigo Damen Auguste, realmente sabe todo sobre esos artistas!

―Durante unas semanas he visto la posibilidad, pero anoche se hizo oficial ¡y todavía no me lo puedo creer! Ocho semanas en Florencia, haciendo nada más que actuar, comer, y acechar a posibles hombres italianos ardientes..."

Lo miro mientras nos salimos del camino. ―¿Y Holt es bueno con todo eso?"

Miles me mira. "Hey, tú sabes lo que dicen. Lo que sucede en Italia, se queda en Italia".

Excepto cuando no pasa. Mis pensamientos se van a la deriva con Drina y Roman, preguntándome ¿Cuántos inmortales bribones hay todavía por ahí, esperando aparecer en Laguna Beach y aterrorizarme?

"De todas formas, me voy pronto, justo después de que salga de la escuela. ¡Y tengo tanto que preparar hasta entonces! Ah, y casi se me olvida la mejor parte, bueno, una de las mejores partes. Como todo funciona perfectamente desde mi laca final para el pelo, terminare la semana antes de salir, así que todavía tendré mi última reverencia como Tracy Turnblad, quiero decir, en serio, ¿No es perfecto esto?"

"En serio, es perfecto". Sonrío. "De verdad. Felicitaciones. Esto es genial. Y bien merecido podría añadir. Ojala pudiera ir contigo".

Y en el momento que lo digo, me doy cuenta de que es verdad. Sería tan agradable escapar de todos mis problemas, abordar un avión y volar lejos de todo esto.

(13)

13 Alyson Noël

"Me gustaría que vinieras también", dice, jugando con el equipo estéreo del coche, tratando de encontrar la banda sonora a la altura de su buen humor.

―¡Tal vez después de la graduación podamos ir todos a Europa! ―Podemos conseguir pases Eurail*, para quedarnos en albergues de la juventud‖.

Pone su mochila alrededor ―¿Podría ser más genial? Sólo nosotros seis, tu sabes. Tú y Damen, Haven y Josh, y yo y cualquiera‖.

"¿Tú y cualquiera?" le echo un vistazo. "¿Qué sucede?"

"Soy realista". Dice encogiéndose de hombros.

"Por favor" hago rodar mis ojos "¿Desde cuándo?"

"Desde ayer por la noche cuando me enteré de que voy a Italia". Se ríe, pasándose una mano por su recortado cabello castaño. "Escucha, Holt es genial y todo, no me

malinterpretes. Pero no me engaño. No pretendo que sea nada más de lo que es. Como que tenemos una fecha de caducidad, ¿sabes? Tres actos completos, con un principio definido, clímax y final. No somos como tú y Damen. Ustedes son diferentes. Están condenados a cadena perpetua.‖

"¿Condenados a cadena perpetua?" Lo miro detenidamente, moviendo la cabeza, cuando me detengo en un semáforo. "Suena más a una pena de prisión que a un felices para siempre".

"¿Sabes lo que quiero decir?" Se inspecciona su manicura, con el tono rosa de Tracy Turnblad.

"Es sólo que ustedes están tan en sintonía, de un modo conectados el uno con el otro. Y lo digo literalmente ya que tú casi siempre estás con él".

Ya no.

Tragué con fuerza, la luz cambio a verde, perforando el gas, pase por el cruce con un chirrido de ruedas y dejando un rastro de caucho grueso atrás. Rechazo disminuir la marcha hasta detenerme en el aparcamiento y busco a Damen que siempre aparca en el segundo mejor espacio al lado del mío

Sin embargo, incluso después de ajustar el freno, no se encontraba en ninguna parte. Y estoy a punto de salir, pensando en dónde podría estar, cuando aparece junto a mí, con sus manos vistiendo unos guantes.

"¿Dónde está tu coche?" Miles le pregunta, echando un vistazo en el mientras cierra la puerta de un golpe y pone su mochila en el hombro. "¿Y qué pasa con tu mano?"

(14)

14 Alyson Noël

"¿Lo entregaste como parte del pago?" Le preguntó. Pero sólo porque Miles está escuchando.

Damen no necesita comprar, intercambiar o vender, como la gente normal. Él puede manifestar cualquier cosa a su voluntad. Sacude la cabeza y me acompaña hasta la puerta, sonriendo mientras él me dice, "No, lo deje al lado de la carretera, con la llave puesta, y el motor en marcha".

"¿Perdón?" Miles aúlla. "¿Quieres decirme que dejaste tu brillante, BMW M6 Coupe negro al lado de la carretera?"

Damen asiente.

―¡Pero es un coche de cien mil dólares!― Los jadeos de Miles como su cara giran al rojo vivo.

"Ciento diez―, Damen ríe. "No olvides, fue totalmente personalizado y cargado con opciones".

Miles le mira, con los ojos desorbitados, incapaz de comprender cómo alguien podría hacer una cosa así, ¿por qué alguien haría una cosa así?

"Um, está bien, así que vamos a ver si lo entiendo, sólo despertaste y lo decidiste. Oye, ¡Qué diablos! ¿Crees que nadie va a remolcar tu ridículamente caro coche, dejándolo junto a la carretera, donde cualquiera puede simplemente tomarlo?‖

Damen se encoge de hombros. "Algo así".

"Porque en caso de que no lo hayas notado", dice Miles ahora prácticamente híper ventilando. "Algunos de nosotros tenemos un pequeño coche privado. Algunos de

nosotros hemos nacido de padres tan crueles e inusuales que estamos obligados a confiar en la bondad de los amigos ¡para el resto de nuestras vidas!"

"Lo siento". Damen se encoge de hombros. "Supongo que no había pensado en eso. Aunque si te hace sentir mejor, todo fue por una causa muy buena".

Y cuando él me mira, mis ojos se encuentran con los suyos, junto con la ola de calor que siempre obtengo con ese horrible sentimiento, de que el abandono del automóvil es sólo el comienzo de sus planes.

"¿Cómo llegaste a la escuela?" Le pregunto.

―¿Cómo se llega a la puerta principal, donde Haven está esperando?‖

"Él vino en el autobús". Haven miraba entre nosotros, con su recién teñido cabello azul marino, golpeando en su cara.

(15)

15 Alyson Noël

inmediato en el gran autobús amarillo con todos los demás estudiantes de primer año, que a diferencia de Damen, no tienen otra opción que ir a caballo‖.

Sacude la cabeza. "Y yo estaba tan sorprendida, que parpadee un montón de veces para asegurarme de que realmente era él. Y entonces, cuando todavía no estaba convencida, tome una foto en mi celular y se la envié a Josh quien lo confirmó". Ella lo sostuvo para que viéramos.

Miro a Damen, preguntándome qué podría estar usando, y ahí es cuando me doy cuenta de que abandonó el jersey de cachemir habitual, y en su lugar trae una camiseta de algodón, y cómo sus pantalones vaqueros de diseñador han sido reemplazados por otros con bolsillos sin marca. Incluso sus famosas botas negras, habían sido cambiadas por unos flip-flops marrones de caucho. Y aunque él no necesita de ese guión y el flash para mirarse hermoso y devastador como el primer día que nos encontramos, esté no era él. O al menos no es al que estoy acostumbrada. No sólo es él.

Quiero decir, mientras Damen es sin duda inteligente, amable, cariñoso y generoso, también es un poco extravagante y vano.

Siempre obsesionado con su ropa, su coche, su imagen en general. Y aunque no sé nada sobre su fecha de nacimiento exacta, porque para alguien que decidió ser inmortal él tiene un complejo definido sobre su edad. Pero aun cuando yo normalmente no podía

preocuparme menos por la ropa que él lleva o como llega a la escuela, cuando lo miro otra vez, consigo este sonido metálico horrible en mi estomago, un empuje insistente,

exigiendo mi atención.

Una advertencia definida que esto es simplemente el principio. Aquella transformación repentina va en camino de algo más profundo que una reducción de gastos, altruista, al orden del día ecológicamente consciente. No, esto tiene algo que ver con la noche anterior.

Algo acerca de ser perseguido por su karma. Como si estuviera convencido de que renunciar a sus posesiones más preciadas de alguna manera equilibraría todo.

"¿Nos vamos?" Él sonríe, agarra mi mano y la campana suena al segundo, me alejó de Miles y Haven, que pasarán los próximos tres períodos enviándose mensajes de texto, para tratar de determinar qué pasa con Damen.

Lo miro, su mano enguantada sobre la mía mientras nos dirigimos por el pasillo, murmurando, "¿Qué está pasando? ¿Qué pasó realmente con tu coche?"

"Ya te lo dije." Se encoge de hombros. "Yo no lo necesito. Es un lujo innecesario, no me preocupa". Se ríe y me mira.

(16)

16 Alyson Noël

Aprieto mis labios y miro hacia adelante, deseando poder ascender dentro de su mente y ver los pensamientos que guarda para sí, llegar realmente al fondo de esto. Porque a pesar de la forma en que me mira, a pesar del despectivo encogimiento de hombros que da, nada de lo que dijo tiene el más mínimo sentido.

"Bueno, está bien, quiero decir, si eso es lo que tienes que hacer, entonces bien, diviértete a lo grande".

Me encojo de hombros, plenamente convencida de que no tiene nada de grande.

"Pero, ¿cómo planificas moverte alrededor, ahora que has abandonado tu transporte?, digo, en caso de que no se te hayas dado cuenta, esto es California, no se puede llegar a ninguna parte sin un coche".

Me mira, claramente divertido por mi exabrupto, que no es exactamente la reacción que había planeado. "¿Qué pasa con el autobús?, Es gratis."

Me quedo sacudiendo la cabeza, casi sin creer lo que había escuchado. ¿Y desde cuándo te preocupas por el precio, Señor, hace millones en juegos de apuesta de caballos? ¿Y apenas manifiesta lo que además podría querer?

Después me di cuenta de que olvidé poner el escudo en mis pensamientos.

"¿Es así como me ves?"

Se detiene apenas por debajo de la puerta del aula, obviamente afectado por mi

evaluación descuidada. "¿Como alguien superficial, materialista, narcisista, impulsado por el consumo patán?"

"¡No!" Grito, sacudiendo la cabeza y apretando su mano. Con la esperanza de convencerlo de que a pesar de que en realidad hizo de ese tipo. No lo veo de una mala manera como él piensa. Más como un novio que aprecia las cosas buenas de la vida, y menos como mi novio versión masculina de la especie Stacia. "Yo sólo". Yo entrecerré los ojos, deseando poder ser la mitad de elocuente que él.

Pero aún avanzando, cuando digo: "Supongo que simplemente no lo entiendo". Me encojo de hombros. "¿Y qué pasa con el guante?" Yo levante su mano vestida de cuero hacía donde podemos ver.

"¿No es obvio?" Sacude la cabeza y me jala hacia la puerta.

Pero me quedo justo en el puesto, rechazándome a ceder. Nada es obvio. Ya nada tiene sentido. Hace una pausa, con la mano estirada, mostrando una mueca de dolor dice: "Pensé que era una buena solución por ahora. ¿Pero tal vez tu preferirías que no te toque en absoluto?"

(17)

17 Alyson Noël

de piel con piel durante los últimos tres días. Fingiendo que tenía un resfriado, cuando los dos sabemos que no se enferma, y otras técnicas de evasión ridículas que me hizo sentir una profunda vergüenza. Ha sido tortura, pura y simple. Para tener un novio tan bello, tan sexy, tan increíblemente impresionante y no poder tocarlo, es el peor tipo de agonía.

"Quiero decir, sé que no podemos arriesgarnos a cualquier intercambio accidental de sudor de la palma o algo así, pero aún así, ¿no te parece extraño?‖ Susurro, al segundo estamos solos otra vez.

"No me importa". Su mirada es abierta, sincera, y fija en la mía. "No me preocupa lo que otra gente piense, yo solo me preocupo por ti. ―

Aprieta mis dedos y abre la puerta con su mente, me dirigió derecho a nuestros escritorios pasándome por delante de Stacia Miller. Y aunque yo no la he visto desde el viernes, cuando se despertó del hechizo de Román, estoy segura de que su odio hacia mí no ha disminuido un poco. Pero mientras estoy plenamente preparada para su táctica habitual de dejar el bolso en mi camino en una tentativa a mi viaje, hoy estoy demasiado distraída con el nuevo look de Damen y cansada de jugar ese juego viejo. Su mirada fija viaja a la longitud de él, desde la cabeza hasta los pies, antes de empezar todo de nuevo.

Pero sólo porque ella me ignora no significa que me puede relajar o confiar en que se ha acabado. Porque la verdad es que nunca más podré confiar en Stacia. Esta puede ser la calma que precede a la tormenta.

"No le hagas caso", susurra Damen, escoltando su escritorio tan cerca que los bordes prácticamente se superponen. Y aunque yo afirmo como si, fuera verdad, no lo creo. Por mucho que me gustaría fingir que es invisible, no puedo hacerlo. Ella está frente a mí y estoy totalmente obsesionada.

Miro detenidamente en sus pensamientos, queriendo saber si algo pasó entre ellos. Cuando aun cuando yo se que Román fue responsable de toda la coquetería, besos, y abrazos, yo no tenía ninguna otro opción, sólo mirar. Incluso aunque yo sepa que Damen fue privado completamente de su libertad, no va a cambiar el hecho de que sucedió, que los labios de Damen presionaron contra los suyos mientras sus manos recorrían su piel. Y aunque estoy bastante segura de que no iba más allá de eso, todavía me sentiría mucho mejor si tan sólo pudiera obtener alguna evidencia para respaldar mi teoría.

Y a pesar de lo loco, hiriente, y completamente masoquista que es, no voy a parar hasta que su memoria me muestre el último, terrible, doloroso, y finalmente revelado detalle atroz.

Estoy a punto de profundizar, viajar a la esencia misma de su cerebro, cuando Damen aprieta mi mano y dice: ―Algún día, por favor. No te tortures. Ya lo he dicho, no hay nada que ver". Trago saliva, con la mirada fija en la parte posterior de su cabeza, con Honor y Craig, apenas escuchando. Él añade, "No pasó. No es lo que tú piensas‖.

(18)

18 Alyson Noël

Me doy vuelta, con vergüenza al instante que veo el dolor en sus ojos, él me mira y sacude su cabeza.

"Confía en mí". Suspira. "O al menos inténtalo, por favor".

Aspiro profundamente, mirándolo, deseando poder hacerlo, a sabiendas de que debería. "En serio, Ever. ¿En primer lugar no podías soportar los últimos seiscientos años de mi antigüedad, y ahora estás obsesionada con la semana pasada?"

Él frunce el ceño y se acerca más, en su voz hay urgencia y persuasión, cuando añade: "Yo sé que tus sentimientos están increíblemente heridos. La verdad es que lo hice. Pero lo hecho, hecho está. No puedo volver, no puedo cambiarlo. Roman ha hecho esto a propósito, no podemos dejar que gane‖.

Trago saliva, sabiendo que es verdad. Estoy actuando de forma ridícula e irracional, dejándome llevar lejos. ―Además piensa,- Damen cambia a la telepatía, ahora que nuestro maestro, el Sr. Robins ha llegado- tú sabes que tiene sentido. A la única que he querido es a ti ¿No es eso suficiente?‖.

Él lleva su dedo enguantado hacía mi, mirándome a los ojos mientras muestra nuestra historia, mis muchas encarnaciones como una joven criada en Francia, una hija puritana de Nueva Inglaterra, una coqueta de la alta sociedad británica, la musa de un artista con el precioso pelo rojo, bostezo con los ojos muy abiertos, nunca había visto antes mi vida en particular.

Sin embargo, sólo hay sonrisas, miradas cada vez más calientes, mientras me muestra los aspectos más destacados de la época, un vídeo corto de ese momento, cuando nos conocimos en una inauguración de una galería en Ámsterdam nuestro primer beso fue en las afueras de la galería esa misma noche. Presentando sólo los momentos más

románticos y ahorrando los de mi muerte, que siempre, inevitablemente, viene antes de que podamos avanzar.

Y después de ver todos esos bellos momentos revelados, su amor inalterable por mí al descubierto, le miro a los ojos, respondiendo a su pregunta cuando pienso: ―Por supuesto que es suficiente. Tú siempre has sido suficiente.‖

Luego los cierro con vergüenza cuando agrego: ―¿Pero lo soy yo para ti?‖

Por último, admito la verdad real, mi temor de que pronto se cansará de la mano

(19)

19 Alyson Noël

Él asiente con la cabeza, con los dedos con guantes en la barbilla mientras se reúne conmigo en un abrazo mental tan cálida, tan seguro, tan reconfortante, que todos mis temores escapan.

Contestando a la apología en mi mirada fija, él se inclina adelante, con labios en mi oído y dice, " Bien. Ahora que esto esta arreglado, sobre Román…‖

(20)

20 Alyson Noël

CAPITULO 4

Mientras me dirigía hacia mi clase de historia estaba preguntándome ¿que sería peor – ver a Roman o al Sr. Muñoz? Porque si bien no he visto ni hablado con ninguno de ellos desde el pasado viernes cuando mi mundo entero se vino abajo – no hay duda de que les deje a ambos en una nota bastante extraña

Mi último contacto con Muñoz consistió en mí poniéndome sentimental y no solo confiándole mis poderes síquicos – que es algo que nunca hago – sino también

animándolo a una cita con mi tía Sabine – que es algo que estoy empezando a lamentar seriamente. Y tan horrible como eso fue, solo rivalice mis últimos momentos con Roman cuando apunte mi puño a su chacra del ombligo, determinada no solo a matarlo sino a borrarlo completamente. Y lo hubiera hecho también – excepto por el hecho de que estaba totalmente estrangulada y él escapo. Y aunque en retrospectiva eso

probablemente funcionara para mejor, todavía estoy tan furiosa con él, ¿qué quien diría que no lo intentaría otra vez?

Pero la verdad es, que se que no voy a intentarlo de nuevo. Y no solo porque Damen pasó toda la clase de Ingles sermoneándome telepáticamente sobre que la venganza nunca es la respuesta, que el karma es lo único y es solo el verdadero sistema de justicia, y mucho mas de, blah, blah, blah – pero principalmente porque no está bien.

A pesar del hecho de que Roman me engaño y de la peor manera, dejándome

absolutamente sin ninguna razón para confiar en él de nuevo - y sin embargo no tengo el derecho de matarlo. Eso no resolverá mi problema. No cambiara nada. Aunque él es horrible, malo, y todo lo que abarque de mal, aun así no tengo el derecho de…

―¡Bueno, ahí está mi mono sinvergüenza!‖

El se desliza a mi lado, con el cabello rubio todo despeinado, los ojos azules como el océano, y los dientes blancos y brillantes, estirando tranquilamente su fuerte brazo bronceado a través de la puerta del salón de clases, salvándome de no acercarse demasiado.

Y eso es todo lo que necesita. El irritante ronroneo de su acento Británico poco convincente y su completa malevolencia de su mirada de soslayo (de reojo), y simplemente así estoy tentada de matarlo de nuevo.

Pero no lo haré.

Le prometí a Damen que permanecería a salvo en la clase sin acudir a eso.

―¿Así que dime, Ever, como estuvo tu fin de semana? ¿Disfrutaste tú y Damen de una buena velada? ¿Él fue capaz de – sobrevivir a ti – por casualidad?‖

(21)

21 Alyson Noël

―Porque si no, si no consideraste mi consejo y sacaste a ese viejo dinosaurio a dar un paseo, entonces supongo que tendré que ofrecerte mis más profundas condolencias‖. Asiente, la mirada fija sobre la mía, bajando la voz mientras añade. ―No te preocupes, no estarás sola por mucho tiempo. Una vez que el periodo de luto apropiado termine, estaré encantando de intervenir y llenar el vacío que su extinción ha dejado‖.

Me concentro en mi respiración, manteniéndola lenta y constante mientras tomo el fuerte, bronceado y musculoso brazo que bloquea mi camino, sabiendo que todo lo que necesito es una buena posición de karate para romperlo por la mitad.

―Al demonio, incluso si realmente logras contenerte y mantenerlo vivo, y todo lo que necesitas es hablar yo estaré a tu lado‖.

Sonríe, sus ojos posándose sobre mí de la manera más íntima. ―Pero no hay necesidad de responder demasiado rápido o comprometerse todavía. Tomate el tiempo que quieras. Porque, Ever, te aseguro, a diferencia de Damen, soy un hombre que puede esperar. Además, es solo cuestión de tiempo antes de que vengas a mí al fin y al cabo‖.

―Solo hay una cosa que quiero de ti‖.

Estreche mi mirada hasta que todo lo que esta rodeándonos se distorsionó. ―Y eso es que tú me dejes en paz‖. El calor subiendo por mis mejillas mientras su más descarada mirada se profundiza.

―Me temo que no, cariño‖.

Se ríe, examinándome y moviendo su cabeza. ―Confía en mí, lo querrás de esa manera, pero no te preocupes, como dije, esperare todo el tiempo que sea necesario. Es Damen el que me preocupa. Y tú deberías preocuparte también. Por lo que vi aquellos últimos seiscientos años, él es un hombre impaciente. Es un poco materialista realmente. No espera mucho tiempo por algo, eso es todo lo que te puedo decir‖.

Trago con dificultad y me esfuerzo por mantener la calma, recordándome no caer en su trampa. Roman tiene la destreza de de hallar mi debilidad, mi kriptonita sicológica por así decirlo, y vive para explotarlo.

―No me malinterpretes, el siempre ha sido uno de los que guarda las apariencias – usar el brazalete negro, y pareciendo inconsolable en el velorio – pero confía en mí, Ever, el musgo no tiene tiempo de adherirse a su zapato antes de él vuelva al acecho. Buscando ahogar sus penas en cualquier cosa o – debería de decir en quienquiera – que pudiera. Y aunque prefieras no creerlo, tómalo en cuenta de alguien que ha estado allí todo el tiempo. Damen no espera por nadie. Y ciertamente nunca espero por ti‖.

Respiro profundamente, llenando mi cabeza con palabras, música, ecuaciones

matemáticas que se extienden mucho más allá de mis capacidades, cualquier cosa para ahogar las palabras que son como flechas cuidadosamente afiladas y dirigidas a mi corazón.

(22)

22 Alyson Noël

Sonríe mientras cambia de posición en sus lujosos zapatos londinenses, y se apoya hacia a tras de nuevo. "Drina lo vio también. Rompió su pobre corazón. Aunque, diferencia de mí, - y me temo, que también a diferencia de ti, el amor de Drina era incondicional. Dispuesta de recibirle sin importar donde hubiera estado, sin hacer preguntas. Lo que,

enfrentémoslo, es algo que tú nunca harías‖.

―¡Eso no es verdad!‖ grite, con voz ronca, seca, como si fuera la primera vez que la usara en todo el día. ―He tenido a Damen desde el momento en que nos conocimos – Yo –―, me detengo, sabiendo que no debí haber comenzado. Es inútil participar en esta lucha.

―Lo siento, querida, pero estas equivocada. Nunca has tenido a Damen en lo absoluto‖. Un beso por aquí, un poco de manitas sudadas allá ―-encoge los hombros, con mirada

burlona. "Es en serio, Ever, ¿crees que algunos patéticos intentos de llegar a segunda base realmente puede satisfacer a una ávido, narcisista, auto-indulgente como él? ¿Por más o menos de cuatrocientos años?"

Trago con dificultad, obligándome a tranquilizarme así no lo aparente cuando digo ―Eso es mucho más de lo que alguna vez tuviste con Drina".

"No gracias a ti‖, el escupe las palabras, con su dura mirada fija en la mía. ―Pero, es como dije, soy un hombre que puede esperar. Damen no lo es‖.

Sacude su cabeza.

―Es una pena que estés tan decidida de hacerte la difícil. Tú y yo somos mucho más parecidos de lo que piensas. Ambos suspirando por alguien que en realidad nunca tendremos-‖

―Te podría matar ahora mismo", susurro, con voz inestable, las manos temblorosas, aunque le prometí a Damen que no haría esto, incluso aun cuando se que es lo mejor.

―Podría‖-aspiro lentamente, sin querer que el sepa lo que sólo Damen y yo sabemos, que apuntar al chakra más débil de un inmortal, una de los siete energías centrales del cuerpo, es la manera más rápida de eliminarlos.

―¿Podrías qué?‖ Él sonríe, su cara y su respiración tan cerca enfría mi mejilla.

―¿Golpearme en mi centro sagrado, quizás?‖

Me quedo boquiabierta, preguntándome dónde pudo haber aprendido eso.

Pero él sólo se ríe, moviendo la cabeza mientras dice, "No te olvides, cariño, Damen estuvo bajo mi hechizo, lo que significa que me lo dijo todo, y respondió a cada pregunta, incluyendo algunas sobre ti".

Me quede ahí, negándome a reaccionar, decidida a lucir compuesta, serena, pero ya era demasiado tarde. Él llegó a mí. Justo a donde cuenta. Y no creo que él no lo sepa.

(23)

23 Alyson Noël

falta de discernimiento y trágico mal uso del conocimiento me dice que un golpe rápido a mi chakra de la garganta es todo lo que se necesitaría para destruirte por completo".

El sonríe, su lengua serpentea alrededor de sus labios. "Me estoy divirtiendo demasiado observándote retorcerte al intentar algo así. Además, no tardarás demasiado hasta que estés bajo mis órdenes. O incluso sobre mí. Las dos maneras me parecen bien."

Se ríe, sus ojos azules fijos en los míos, mirándome de una manera tan molesta, íntima, y tan profunda, que mi estómago no podía dejar de exhalar.

"Te dejaré a ti los detalles. Pero no importa lo mucho que lo desees, no vas a ir tras de mí tampoco. Sobre todo porque yo tengo lo que quieres. El antídoto para el antídoto. Te lo aseguro. Sólo tendrás que encontrar una forma de ganártelo. Tendrás que pagar el precio correcto".

Me quede boquiabierta, con la boca seca y la mandíbula floja, recordando cómo el pasado viernes el había afirmado la misma cosa. Estuve tan distraída por el despertar de Damen despertar que había olvidado, hasta ahora.

Aprieto mis labios, mientras encuentro su mirada con la mía, mi esperanza crece, por primera vez en días, sabiendo que es sólo cuestión de tiempo hasta que el antídoto sea mío. Sólo necesito encontrar una manera de obtenerlo de él.

"Oh, mira eso." Él sonríe. "Parece que olvidaste nuestra cita con el destino".

El levanta el brazo y yo empiezo a abrirme paso, pero entonces él lo baja muy rápidamente, riendo mientras me mantiene encerrada.

"Respira profundamente", él susurra, sus labios rodean el borde de mi oreja, sus dedos se deslizan sobre mi hombro, dejando un helado frío en su camino.

"No hay necesidad de pánico. No hay necesidad de asustarse de nuevo. Estoy seguro de que podremos llegar un acuerdo mutuo, encontrando una manera que todo funcione".

Le doy una mirada, asqueada por el precio que ha establecido, mis palabras son lentas y deliberadas, cuando digo: "¡Nada de lo que me digas o hagas me podría convencer de acostarme contigo! ", justo cuando el Sr. Muñoz abre la puerta, permitiendo que toda la clase lo escuche.

"Whoa," Roman sonríe, levantando las manos en señal de rendición mientras retrocede hacia el fondo del salón.

"¿Quién dijo algo de eso, amiga?"

(24)

24 Alyson Noël

Camine hacía mi escritorio, con mis mejillas encendidas, y mi mirada fija en el suelo, paso los próximos cuarenta minutos observando cómo mis compañeros estallan en histeria cada vez que Roman dirige un asqueroso sonido hacía mi, a pesar de lo numerosos intentos de el Sr. Muñoz para callarlos.

Y en el momento en que la campana suena, yo corro hacia la puerta. Desesperada por llegar a Damen antes que Roman lo haga, convencida de que Roman lo hará enfurecerse y él responderá, y ninguno de los dos complementos pueden permitirlo, ahora que Román tiene la llave.

Pero justo cuando gire la perilla escucho decir, ―¿Ever? ¿Tienes un minuto?"

Me detengo, mis compañeros se acumula detrás de mí, deseosos de llegar al pasillo, donde puedan seguir a Roman y burlarse de mí un poco más. Su risa burlona llega hacia mí mientras me dirijo al Sr. Muñoz para ver lo que quiere.

"Lo hice". Dijo sonriente, con postura rígida, y su voz ansiosa, pero aún todavía más ansioso por que yo lo supiera.

Yo cambio mi incómoda postura, moviendo mi mochila de un hombro al otro, deseando que hubiera tomado el tiempo para aprender la remota visibilidad para poder mantener un ojo en las mesas del almuerzo y asegurarme que Damen se apegue al plan.

"Me acerqué a ella. Tal como me lo dijiste.‖ Él asiente.

Yo hago bizcos, volviendo mi atención a él, mi intestino se retuerce mientras comienzo a comprender.

"¿La mujer de Starbucks? ¿Sabine? La vi esta mañana. Incluso hablamos por un momento, y él encoge los hombros, con la mirada a la deriva, evidentemente, aún está muy

emocionado por el evento.

Me pongo de pie ante él, sin aliento, sabiendo que tengo que detener esto, haciendo lo que sea necesario, antes de que se salga de control.

"Y tienes razón. Ella es realmente agradable. De hecho, probablemente no debería decírtelo, pero vamos a ir a cenar este viernes por la noche".

Asiento, en trance, las palabras pasan por encima de mí, mientras le doy un vistazo a su energía y la veo desarrollarse en su cabeza:

Sabine de pie en la fila, ocupándose de sus propias cosas, hasta que el Sr. Muñoz se acerca a ella, haciéndola darse la vuelta y sonreír, eso, ¡eso es un vergonzoso coqueteo!

Salvo que no hay vergüenza en lo absoluto. Al menos no por parte de Sabine. Tampoco es el caso del Sr. Muñoz. No, la vergüenza es toda mía. Estos dos no podrían ser más felices.

(25)

25 Alyson Noël

Uno de ellas es que Sabine no es sólo mi tía, sino también mi tutora, mi guardián, ¡mi única pariente viva en el mundo entero! Y otra razón, posiblemente incluso más urgente, es el hecho de que, gracias a mi patética y sentimental, debilidad el pasado viernes, Muñoz se enteró de que soy psíquica, ¡mientras que Sabine no lo sabe!

He tomado grandes medidas para mantener esto en secreto, y no hay manera en que vaya a ser expuesta por mi enamorado profesor de historia.

Pero justo cuando estoy a punto de decirle que absolutamente, bajo ninguna

circunstancia, puede llevar a mi tía a cenar y / o divulgar cualquier información que podría haber confesado accidentalmente durante un momento de debilidad y cuando estaba segura de que nunca volvería a verlo, él se aclara la garganta y dice:

―Como sea, deberías ir y conseguirte algo para almorzar antes de que sea demasiado tarde. No era mi intención el retrasarte tanto, yo solo pensé…"

"Oh, no, está bien, digo.

"Yo sólo…"

(26)

26 Alyson Noël

CAPÍTULO 5

Cuando llego a la mesa del almuerzo, me siento al lado de Damen, aliviada al encontrar todo tan normal como cualquier otro día. La mano enguanta de Damen me aprieta la rodilla mientras escaneo, rápidamente, el campus en busca de Roman, a la vez que él piensa: ―Se ha ido.‖

¿Ido? Me quedo boquiabierta, esperando que él piense ―ido‖ como en que no está en los alrededores, como oposición ha ―ido‖ en un montón de polvo.

Pero Damen sólo se ríe, el suave sonido reverberante de su cabeza a la mía.

―No aniquilado. Te lo aseguro. Sólo ausente, eso es todo. Se marchó hace unos minutos con un tipo al que nunca había visto antes.‖

―¿Hablaron? ¿Trató de provocarte?‖

Damen sacude la cabeza, sus ojos mirando a los míos mientras yo agrego: ―Bien, porque no podemos permitirnos el lujo de ir tras él. ¡No tiene el antídoto, él lo admitió! Lo que significa que todo lo que tenemos que hacer ahora es encontrar una manera de…‖

―Ever.‖

Él frunce el ceño. ―¡No es posible que le creas! Esto es lo que hace Roman. Miente y manipula a todos a su alrededor. Tienes que permanecer lejos de él… él te está utilizando. No se puede confiar en él.‖

Sacudo mi cabeza. Esta vez es diferente. Puedo sentirlo. Y necesito que Damen también lo sienta.

―Él no está mintiendo, en serio. Dijo que…‖

Ni siquiera termino la idea antes de que Haven se incline hacia delante, mirando a ambos lados entre nosotros, mientras dice:

―Bueno, eso es todo. Sólo que, ¿qué diablos está pasando aquí? En serio, ya basta.‖

Yo me doy cuenta de cómo su aura amarilla amistosa cambia de forma brusca a la dureza deliberada de su conjunto negro. Sabía que significaba que no tiene mala voluntad, que ella está, definitivamente, preocupada por nosotros.

―En serio, es como… es como su tuvieran algún tipo de forma espeluznante de comunicarse. Como gemelos o algo así. Sólo que el vuestro es en silencio y más inquietante.‖

(27)

27 Alyson Noël ―No intentéis hacer parecer que no está sucediendo.‖ Sus ojos se estrecharon por la sorpresa.

‖ He estado viéndolos por un tiempo y ya están empezando a asustarme.‖

―¿Qué te está asustando?‖

Miles mira hacia arriba, levantando la vista de su teléfono, pero sólo un momento antes de volver a los mensajes de texto de nuevo.

―Esos dos.‖

Señala con una uñas cortas y pintadas de negro con un pedazo de glaseado rosa pegado en la punta.

―Te lo juro, se vuelven más extraños cada día‖.

Miles asiente con la cabeza, dejando su teléfono mientras se toma un momento para mirarnos.

―Sí, he querido mencionar eso antes. Chicos, ustedes son raros.‖ Ríe.

―Oh, ¿y el conjunto de Michael Jackson, la cosa del guante?‖ sacude la cabeza y frunce los labios.

―Así que no está funcionando para ti. Ese aspecto está tan pasado de moda que incluso tú no puedes traerlo de vuelta.‖

Haven frunce el ceño, molesta por la broma de Miles, dado que ella trata de ser seria.

―Ríete todo lo que quieras.‖ Dice con la mirada constante y firme.

‖Pero algo pasa con esos dos. Puede que no sepa qué, pero voy a averiguarlo. Voy a llegar al fondo de todo esto. Ya lo verás.‖

Estoy a punto de hablar cuando Damen sacude la cabeza y revuelve su bebida roja, inclinado hacia Haven mientras dice:

―No pierdas tu tiempo, no es algo siniestro como piensas‖ Sonríe con su mirada fija en ella.

―Estamos practicando la telepatía, eso es todo. Intentar leer la mente del otro en lugar de hablar todo el tiempo. Así dejamos de meternos en problemas en las clases.‖

Se ríe, haciendo que apriete mi sándwich tan fuerte que un chorro de mayonesa sale por los lados. Boquiabierta porque mi novio acaba de decidir de manera arbitraria romper nuestra regla número uno: ¡No le digas a nadie lo que somos o lo que podemos hacer!

Calmándome ligeramente cuando Haven pone los ojos en blanco y dice:

(28)

28 Alyson Noël

―No estaba implicando que lo fueras‖ Damen sonríe. ―Es muy real, te lo aseguro. ¿Te gustaría probar?‖

Me congelo, cuerpo sólido, inmóvil, como si asistiéramos a un desastre en el lado de la carretera. Sólo que ese desastre en particular soy yo.

―Cierra los ojos y piensa en un número entre uno y diez‖

Asiente, su mirada serena se reúne con la suya.

―Focaliza ese número con todas tus fuerzas. Míralo en tu mente tan claramente como puedas y, en silencio, repite el sonido una y otra vez. ¿Entendido?‖

Ella se encoge de hombros, y junta las cejas como si estuviera en una concentración profunda. A pesar de todo, lo que se necesita es un vistazo rápido a su aura,

transformándose en un verde oscuro engañoso y un breve vistazo a sus pensamientos para ver que sólo está fingiendo.

La elección de concentrarse en el color azul en lugar de un número aleatorio como Damen dijo.

Miro entre ellos, sabiendo que ella está junto con él, segura de que su oportunidad de cada diez para conseguir el número correcto trabaja demasiado a su favor.

Frotándose la barbilla, sacude la cabeza y dice:

―No parece que esté recibiendo nada. ¿Estás segura de que estás pensando en un número entre el uno y el diez?‖

Ella asiente, profundizando su enfoque en un hermoso color azul vibrante.

―Entonces, debemos tener los cables cruzados.‖ Se encoge de hombros. ―Yo no estoy recibiendo ningún número.‖

―¡Inténtalo conmigo!‖ Miles, abandona su teléfono y se inclina hacia Damen. Los ojos apenas cerrados, los pensamientos difícilmente enfocados antes de que Damien jadeé:

―¿Te vas a Florencia?‖

Miles sacude la cabeza.

―Tres. Para tu información, era el número tres.‖

Pone los ojos en blanco y sonríe. ―Y, por cierto, todo el mundo sabe que voy a Florencia. Buen intento.‖

(29)

29 Alyson Noël

―Bueno, estoy seguro de que te lo dijo Ever. Ya sabes, telepáticamente.‖ Se ríe, volviendo a su teléfono otra vez.

Me acerco a Damen, preguntándome por qué está tan molesto por el viaje de Miles. Quiero decir, sí, él solía vivir allí, ¡pero eso fue hace cientos de años! Aprieto su mano, pidiéndole que me mire, pero sólo observa a Miles con esa misma mirada afectada en su rostro.

―Buen intento con todo lo del ángulo de la telepatía.‖ Dice Haven, pasando el dedo por la parte superior de su pastelito que está cubierto con glaseado de fresa.

―Pero me temo que vas a tener que intentar un poco más que eso. Todo lo que has conseguido demostrar es que son aún más extraños de lo que yo pensaba. Pero no te preocupes, voy a llegar al fondo de esto. Voy a exponer su pequeño y sucio secreto en poco tiempo.‖

Contengo una risa nerviosa, esperando que ella sólo esté bromeando. A continuación, miró en su mente sólo para ver que ella está diciéndolo en serio.

―¿Cuándo te vas?‖ pregunta Damen, pero sólo por iniciar una conversación, ya que ha descubierto la respuesta en la cabeza de Miles.

―Pronto, pronto, pero no lo suficiente.‖ Dice él, iluminándosele los ojos.

―¡Que comience la cuenta regresiva!‖ Damen asiente con la cabeza, su mirada se ablanda mientras dice:

―Te va a encantar. Todo el mundo la ama. Firenze es hermoso, un lugar encantador.‖

―¿Has ido?‖ Preguntan al mismo tiempo Miles y Haven.

Damen asiente con la cabeza, mirando a lo lejos.

―Viví ahí una vez… hace mucho tiempo.‖

Haven miraba entre nosotros, entornando los ojos de nuevo antes de decir:

―Drina y Roman también vivieron allí.‖

Damen se encoge de hombros con expresión ambigua, como si la conexión no significara nada para él.

―Bueno, ¿no te parece que es un poco extraño? Todos ustedes vivieron en Italia, en el mismo lugar, y todos acabaron aquí, a pocos meses los unos de los otros, ¿no?‖

(30)

30 Alyson Noël

Pero Damen, está sólido, negándose a ceder ni a hacer nada que pueda a dar de hablar. Él sólo toma un sorbo de su bebida roja y levanta los hombros de nuevo, como si no valiese la pena entrar en eso.

―¿Hay algo que deba ver mientras esté allí?‖ pregunta Miles, más para romper la tensión. ―¿Cualquier cosa que no debería perderme?‖

Damen mira de reojo, fingiendo pensar, aunque la respuesta llega rápidamente.

―Todo lo de Florencia vale la pena verlo. Pero, sin duda, tienes que ver el Ponte Vecchio, que es el primer puente en cruzar el río Arno y el único que quedó en pie después de la guerra. Ah, y deberías visitar la Galería de la Academia, que alberga el David de Miguel Ángel, entre otras obras importantes, y, tal vez, el…‖

―Definitivamente, golpearé al David.‖ Dice Miles.

Así como el puente, y el famoso Duomo II, y todos los temas que vienen al

principio de la guía, los diez primeros, aunque estoy más interesado en los más pequeños, lugares especiales, fuera de la ruta tan trillada típica, ya sabes, sitios de moda donde van todos los florentinos. Román deliraba acerca de este único lugar, no recuerdo el nombre, pero se supone que en la casa hay algunos objetos oscuros, artefactos, pinturas del Renacimiento y cosas que muy pocos conocen.

¿Tienes algo así? O incluso clubes, tiendas ¿ese tipo de cosas?

Damen lo mira, su mirada es tan intensa que me envía un escalofrío por la espalda.

―Nada de improviso.‖ Dice, tratando de suavizar el aspecto, aunque su voz revela una ventaja definitiva.‖ Aunque cualquier lugar que reclame ser una gran casa de arte, pero que no esté en la guía es probablemente una falsificación. El mercado de antigüedades se ha llenado de falsificaciones. No debes perder el tiempo cuando hay tantas otras cosas más interesantes por ver.‖

Miles, se encoge de hombros, aburrido de la conversación y vuelve a los mensajes de texto de nuevo.

(31)

31 Alyson Noël

CAPÍTULO 6

"Estoy sorprendido por el progreso que has hecho." Sonríe Damen. "¿Has aprendido todo esto por tu cuenta?" Asiento con la cabeza, mirando alrededor de la sala grande y vacía, contenta conmigo misma por primera vez en semanas.

En el momento en que Damen mencionó que quería liberar el lugar de todo el mobiliario excesivamente llamativo con el que lo había llenado durante el reinado de terror de Roman, yo ya estaba en ello. Aprovechando la oportunidad de deshacerme la serie de sillones reclinables de cuero negro, los televisores de pantalla plana, el fieltro rojo de la mesa de billar y el bar cubierto de cromo —todos ellos símbolos, manifestaciones físicas, de la fase más sombría de nuestra relación hasta ahora. Apuntando a cada pieza con un entusiasmo desenfrenado de tal manera que, bueno, no estoy ni siquiera segura a dónde se fueron todas las cosas. Todo lo que sé, es que ya no están aquí.

"Parece que ya no necesitas mis lecciones." Sacude la cabeza.

"No estés tan seguro." Digo mientras me giro sonriendo hacia él y empujo su cabello ondulado y oscuro de su cara con mi mano nuevamente enguantada, con la esperanza de que conseguiremos la cura de Roman pronto, o al menos encontraremos otra alternativa. "No tengo idea siquiera de a dónde se fueron todas las cosas, sin mencionar el hecho de que no es posible que pueda llenar este espacio cuando no tengo idea de dónde

escondiste todas las cosas que solías tener.‖ Me estiro para tomar su mano un segundo demasiado tarde, y frunzo el ceño mientras camina hacia la ventana.

―El mobiliario‖ —él mira el césped recién cortado, y su voz es baja y profunda —―Está de vuelta donde comenzó. Regresó a su estado original de pura energía vibrante, con el potencial de convertirse en cualquier cosa. Y en cuanto al resto…‖ se encoje de hombros, y veo las fuertes líneas de sus hombros elevándose ligeramente antes de acomodarse de nuevo. ―Bueno, apenas importa, ¿no? No tengo ninguna necesidad de eso ahora.‖

Miro fijamente su espalda, deleitándome con su delgada figura, su casual postura.

Preguntándome cómo podía estar tan desinteresado por recuperar los preciosos artefactos de su pasado —Un Picasso de él vistiendo un severo traje azul, o el Velázquez de él

montado en un blanco semental de crianza— por no mencionar todas las otras increíbles reliquias que datan de siglos atrás.

"¡Pero esos objetos son invaluables! Tienes que recuperarlos. ¡Nunca podrán ser reemplazados!"

―Ever, relájate. Son solo cosas‖. Su voz era firme, resignada, mientras él se giraba de nuevo hacia mí. ―Nada de eso tiene algún significado real. Lo único que significa algo en mi vida eres tú.‖

(32)

32 Alyson Noël

―Pero es eso en lo que estás equivocado. No son sólo cosas.‖ Me muevo hacia él,

impulsando mi voz con urgencia y persuasión, con la esperanza de llegar a él y hacer que me escuche esta vez. ―Libros firmados por Shakespeare y las hermanas Brontë, lámparas de María Antonieta y Luis XVI —eso es algo a lo que difícilmente llamarías cosas. ¡Son historia, por el amor de Dios! No puedes sólo ignorarlas, mientras piensas que no son nada más que una caja de aburridos y viejos objetos que donas a caridad.‖

Me mira, con su mirada suave mientras desliza la punta de su dedo enfundado en el guante, desde mi sien hasta la barbilla. "Pensé que odiabas eso de mi ‗la sala vieja y polvorienta‘, como la llamaste una vez".

"Las personas cambian." Me encojo de hombros. Deseando, por primera vez, que él cambiara de nuevo al Damen que conocía. "Y hablando de cambios, ¿Por qué estás tan asustado por el viaje de Miles a Florencia?" Notando la forma en que se endurece con la sola mención de la palabra. "¿Es por Drina y todas las cosas sobre Roman? ¿Por la conexión que no querías que él supiera?"

Me mira por un momento, sus labios se dividen para, hablar, entonces se voltea y murmura:

"Difícilmente me siento como lo que tú llamas asustado".

―¿Sabes qué? Tienes toda la razón. Para una persona normal, eso era apenas lo que llamarías molesto. Pero para el chico que es siempre el más genial y tranquilo en la habitación, todo lo que se necesita es un ligero estrechamiento de tus ojos y el más diminuto apretón de tu quijada para saber que estás alterado.‖

Suspira, con sus ojos buscando los míos mientras de nuevo se mueve hacia mí. "Tú viste lo que pasó en Florencia." Me mira de reojo. "A pesar de todas sus virtudes, es también un lugar de recuerdos insoportables, que yo prefiero no explorar".

Trago saliva, recordando las imágenes que he visto en Summerland de Damen escondido en un armario oscuro y pequeño, observando cómo sus padres eran asesinados por la intención de obtener el elixir... después, entrando en una sala de la iglesia hasta que la plaga negra se extendió por Florencia y alentó a Drina y al resto de los huérfanos a beber del jugo inmortal, con la esperanza de sólo curarlos, sin tener idea de que les daría la vida eterna, y no puedo evitar sentirme como la peor novia del mundo por recordárselo.

"Yo prefiero centrarme en el presente." Él asiente, señalando la sala grande y vacía. "Y ahora realmente necesito de tu ayuda para llenar este espacio. De acuerdo con mi agente de bienes y raíces, los compradores prefieren un lugar agradable, limpio y

contemporáneo al comprar sus hogares. Y aunque yo estaba pensando en dejarlo vacío, para enfatizar el tamaño de las habitaciones, supongo que deberíamos tratar...‖

(33)

33 Alyson Noël

"Estoy vendiendo la casa." Se encoge de hombros. "Pensé que lo entendías"

Miro alrededor, anhelando el sillón de terciopelo antiguo, con los cojines diferentes,

sabiendo que me proporcionaría el aterrizaje perfecto para cuando se derrumbe mi cuerpo y mi cabeza estalle en silencio. Pero me quedo ahí parada, determinada a mantenerme entera. ―Pero acabamos de estar de nuevo aquí, y decidimos seguir juntos.‖ Miro atónita a mi novio ridículamente hermoso de los últimos cuatrocientos años como si acabara de conocerlo.

"No estés tan molesta. Nada ha cambiado. Es sólo una casa. Una casa demasiado grande. Además, yo nunca he necesitado de todo este espacio de todas formas. Ni siquiera utilicé jamás la mayoría de estas habitaciones."

"¿Y exactamente con qué planeas sustituirla, entonces? ¿Con una tienda de campaña?"

"Sólo pensé en reducir el tamaño, eso es todo." Su mirada me está pidiendo, suplicando que lo entienda. "Nada siniestro, Ever. No hago nada de esto para hacerte daño."

"¿Y ese agente de bienes raíces va a ayudar con eso también? ¿Con la reducción?"

Lo estudié con detenimiento, preguntándome qué le pasa, y dónde terminará esto.

"Quiero decir, Damen, si tú estás pensando seriamente en reducir la casa, ¿Por qué no sólo manifiestas algo más pequeño? ¿Por qué elegir este camino tan convencional?"

Giré mi mirada sobre él, pasando de su gloriosa cabeza de cabello brillante, oscuro, bastante largo y perfecto hasta llegar a sus pies, recordando cómo no hace mucho tiempo, deseaba volver a ser normal, como todo el mundo. Pero ahora que me estoy acostumbrando a mis poderes, no veo el punto.

"¿De qué se trata esto realmente?" entrecerré mis ojos, sintiéndome algo más que un poco traicionada. "Quiero decir, tú eres el que me trajo aquí. Tú eres el que me hizo de esta forma. ¿Y ahora que por fin estoy a gusto, decides abandonar la nave? En serio. ¿Por qué haces esto?"

Pero en lugar de contestar, cierra los ojos. Proyectando una imagen de los dos riendo y felices, descansando en una hermosa playa de arena rosa. Pero sacudo mi cabeza y cruzo los brazos con más fuerza, negándome a jugar hasta que él responda a mis preguntas.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects :