Desarrollo y energía, la capacidad de desarrollo energético en los Países Menos Adelantados

27 

Texto completo

(1)

Desarrollo y energía, la capacidad de

desarrollo energético en los Países

Menos Adelantados

(2)

Earth at Night

(3)

Índice

1. Introducción 4

2. Estado de la cuestión 7

2.1. Acceso a la energía 7

2.2. Acceso a la energía y desarrollo 8

2.3. Infraestructura energética en África Subsahariana 10

2.3.1. Capacidad de generación y recursos energéticos 10

2.3.2. Estado del sector eléctrico 13

3. Principales variables que afectan a la capacidad de los países en el desarrollo energético 15

3.1. Variables principales causantes de la situación 15

3.2. Variables externas o no controlables 15

3.2.1. Variables sociodemográficas 15

3.2.2. Variables climatológicas y geográficas 16

3.2.3. Conflictos 17

4. Indicadores sobre el acceso a la energía y análisis cuantitativo 18

Bibliografía 23

Anexos 25

Listado de Países Menos Adelantados 26

(4)

1.

Introducción

Durante los últimos días se viene anunciando el nacimiento del ciudadano 7.000 millones de la tierra, un acontecimiento que nos hace tomar más conciencia si cabe sobre la aceleración demográfica que estamos viviendo. Sin embargo este crecimiento de la población no es un proceso equilibrado en muchos aspectos, de hecho si atendemos a la geografía y observamos cómo han evolucionado las cifras de población en Europa, nos daremos cuenta que a mediados del siglo pasado esta región representaba cerca del 30% de los habitantes de la tierra, ahora Europa supone tan sólo el 17 por ciento y se espera que este porcentaje continué decreciendo hasta situarse en el 12 por ciento para el año 2050. Por el contrario, África Subsahariana que tan sólo representaba el 9 por ciento de la población en 1950, alcanza hoy el 16 por ciento, pese a los flujos migratorios, y se espera que alcance la cifra del 22 por ciento para el año 2050 (datos UNPD).

Si ampliamos la comparativa entre regiones al campo de la energía, se observa en el siguiente gráfico que África Subsahariana, pese a suponer el 16 por ciento de la población y el 19 por ciento de la superficie total mundial, representa tan solo el 2 por ciento de la demanda energética y el 2 por ciento de la generación eléctrica.

Gráfico 1. Comparativa entre regiones, 2010

7% 11% 17% 7% 42% 16% 15% 16% 22% 9% 19% 19% 23% 5% 25% 7% 38% 2% 25% 5% 25% 5% 38% 2%

Norte América Latino América y Caribe

Europa y Asia Central

Medio Oriente y África del Norte

Este de Asia y Pacífico

África Subsahariana

Población Superficie Demanda energía Generación eléctrica

Fuente: elaboración propia a partir de datos IEA, NNUU y Banco Mundial

Esta situación choca con el rol que en la actualidad juega África como punto de encuentro de los grandes actores internacionales que compiten por los recursos de la región, incluidos los recursos energéticos. De hecho se da una clara controversia, siendo África Subsahariana el área donde la producción petrolera aumenta más rápidamente, un 7,4 por ciento en 2010 (BP, 2011), la región cuenta también con el menor consumo per cápita de energía y menos de la tercera parte de la población tiene acceso a la electricidad.

(5)

superior que el de la población, mientras el consumo eléctrico per cápita desciende y la población sin acceso a la electricidad lejos de reducirse continúa aumentando.

Gráfico 2. Índices de crecimiento de población y energía en África Subsahariana (2001 – 2008; índice base=100 en 2001)

95 100 105 110 115 120 125 130

2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008

Consumo eléctrico (kWh per capita) Producción energética (kt equivalentes de petróleo) Población Población sin acceso a la electricidad

Fuente: elaboración propia a partir de datos IEA, NNUU y World Bank

El acceso a fuentes de energía modernas es todavía bajo en los Países Menos Adelantados (PMAs) y la falta de acceso afecta de manera desproporcionada a los PMAs y el África Subsahariana. La falta de acceso a la electricidad implica entre otras cosas, que no haya luz, no se desarrollen las telecomunicaciones, limitan enormemente la actividad industrial, el suministro de agua o simplemente que vacunas y medicamentos no puedan ser refrigerados. Ningún estado ha logrado una reducción significativa de la pobreza sin incrementar el acceso a la energía.

La evolución del acceso a la energía por parte de los países en desarrollo ha tenido distinto recorrido y resultados para cada región (IEA, 2002).

Gráfico 3. Población sin acceso a la electricidad, 1970-2030

(6)

En el año 2000 se adoptaron los llamados Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODMs) con el objetivo de erradicar la pobreza para el año 2015. A pesar de que la energía puede contribuir a la consecución de varios de los 8 puntos de los ODMs, ninguno de estos incluye objetivos vinculados específicamente a la energía, así como tampoco aparecen metas o indicadores relacionados con el acceso a la energía o la actuación de los gobiernos o la comunidad internacional sobre este problema. Tan sólo existe un indicador que hace referencia a la energía, dentro del objetivo 7: emisiones de CO2 totales, per cápita y por cada dólar del PIB ppp.

En cualquier caso las organizaciones internacionales son conscientes de la situación, el secretario general de NNUU, Ban Ki-Moon, ha incluido como una de las cinco prioridades de su mandato la energía sostenible; de hecho, 2012 se ha declarado “Año Internacional de la Energía Sostenible para Todos”. Asimismo, el G20 busca impulsar el desarrollo de las infraestructuras en los PMAs y entre los proyectos identificados como prioritarios destacan especialmente los relativos al sector energético en el continente africano.

Es curioso comprobar como existen multitud de definiciones para el concepto de seguridad energética. Si se habla con un europeo, seguramente su concepto de seguridad energética esté vinculado con el gas, si se habla con un japonés será el petróleo o la energía nuclear, pero si se habla con un habitante de África Subsahariana te dirá que su seguridad energética se basa en el acceso a la electricidad y combustibles “modernos”.

Entendemos por tanto que quedan pendientes de responder una serie de cuestiones clave resultado del entendimiento de situación que acabamos de ver:

- ¿Cuál es el estado actual del acceso a la energía en los Países Menos Avanzados?

- ¿Cómo es el vínculo entre desarrollo y energía?

- ¿Cuáles son las variables principales que afectan al desarrollo energético en África Subsahariana?

(7)

2.

Estado de la cuestión

2.1.

Acceso a la energía

Los datos de 2009 sobre el acceso a la energía reflejan que entorno al 20% de la población mundial no tiene acceso a la electricidad, aproximadamente 1.500 millones de personas. Como podemos observar en la siguiente imagen, una parte significativa de estas personas vive en los PMAs y en África Subsahariana, donde esta cifra se sitúa entorno al 70% de la población, 585 millones de personas. Las estimaciones muestran que en los próximos 20 años África superará a Asia y ocupará la primera posición como la región menos electrificada del planeta.

Imagen 2. Porcentaje de personas sin acceso a la electricidad, 2008

Fuente: World Energy Outlook 2009, OECD/IEA

Imagen 3. Estimación de personas sin acceso a electricidad en áreas rural y urbana, 2009-2030

(8)

El acceso a la energía no queda limitado a la electricidad, de acuerdo a datos de OMS un 82% de la población de África Subsahariana no tiene acceso a combustibles “modernos”, empleando biomasa tradicional para, entre otros, cocinar alimentos.

Imagen 4. Porcentaje de población sin acceso a combustibles modernos, 2007

Fuente: OMS, 2007

2.2.

Acceso a la energía y desarrollo

Son muchos los estudios que avalan la correlación positiva existente entre el acceso a la energía y el desarrollo. Como se puede ver en el gráfico a continuación cuanto mayor es el consumo eléctrico per cápita, mayor es el Índice de Desarrollo Humano (IDH) del país, en especial en los países con ingresos medios-bajos y las economías con menores ingresos.

Gráfico 4. Relación IDH y consumo eléctrico per cápita, 2009

kWh per cápita

Ín

d

ic

e

d

e

D

e

s

a

rr

o

ll

o

H

u

m

a

n

o

(9)

El siguiente gráfico nos sugiere que el acceso a la energía está también correlacionado negativamente con la pobreza.

Gráfico 5. Relación entre población que vive con menos de 1 USD al día y el acceso a la electricidad

Fuente: elaboración propia a partir de datos de la base de datos del Banco Mundial y OMS

La OMS mide el impacto sobre la salud de la falta de acceso a la electricidad y combustibles más allá de la madera y otras biomasas tradicionales. Al año cerca de 2 millones de personas mueren como consecuencia de la quema de estas biomasas en los hogares (neumonía, enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, cáncer de pulmón), destacando también otros impactos (lesiones oculares, riesgos asociados a la búsqueda de combustibles, cuestiones de género, impacto medioambiental, etc.).

Imagen 5. Muertes y DALYs al año atribuidas a la contaminación en los hogares por el uso tradicional de biomasas

29.000

551.000

1.100.000 14.200.000

665.000

700.000

18.000.000

35.000 662.000

6.500.000

Muertes

DALYs

Fuente: OMS

(10)

2.3.

Infraestructura energética en África Subsahariana

2.3.1. Capacidad de generación y recursos energéticos

La capacidad de generación eléctrica en África Subsahariana se ha mantenido prácticamente estancada durante las últimas décadas, lo que ha supuesto que la brecha energética entre esta región y el resto del mundo haya aumentado con el tiempo. De hecho, el ritmo de crecimiento de dicha capacidad ha registrado tasas que no alcanzan la mitad de las registradas por otras regiones.

Mientras en países como China e India el promedio de crecimiento anual de la capacidad de generación en los últimos 15 años ha sido similar al del PIB, el 11 por ciento en China y el 5 por ciento en India; en África Subsahariana por el contrario la capacidad de generación ha crecido un promedio del 1 por ciento frente a un crecimiento promedio del PIB de la región del 5 por ciento.

Gráfico 6 .Variación anual de capacidad de generación eléctrica y PIB, 1995 - 2008

Fuente: elaboración propia a partir de datos de NNUU y Banco Mundial

La capacidad de generación en los 48 países de África Subsahariana en conjunto alcanza los 61 GW en 2008 (Banco Mundial, 2009), cifra poco significativa si se considera que la capacidad de generación en España es de 88 GW (EC, 2010). Si a esta cifra se le resta la capacidad de Sudáfrica, la suma final alcanza entorno a los 21 GW, la capacidad instalada de Holanda (EC, 2010). Con estos niveles de generación no resulta extraño que el consumo per cápita de electricidad se sitúe en sólo 457 KWh anuales, cifra que desciende a los 124 KWh si se excluye a Sudáfrica (Banco Mundial, 2009).

(11)

Gráfico 7.Población con acceso a electricidad, %

Fuente: IEA, World Energy Outlook 2002-2010

Gráfico 8.Población urbana con acceso a electricidad

Gráfico 9. Población rural con acceso a electricidad

La siguiente imagen incluye un listado con las capacidades de generación de distintos países de África Subsahariana, así como la tecnología principal empleada y su peso en el mix energético.

Imagen 6. Principal tecnología para la generación eléctrica y capacidad instalada

% sobre el mix de generación, MW, 2008

(12)

La capacidad de generación instalada varía ampliamente para cada país. Sudáfrica lidera la tabla con cerca de 41 GW, seguido de Nigeria con aproximadamente 6 GW; cinco países repartidos por todo el continente tienen de 1 a 3 GW, mientras que la capacidad instalada de la veintena de países restantes tienen menos de un 1 GW (Banco Mundial, 2009). Los gráficos 8 y 9 de la página anterior muestran a su vez grandes diferencias en el grado de generación instalada entre zonas urbanas y rurales en el África Subsahariana. En 2009, la electricidad estaba disponible para cerca del 60 por ciento de la población en áreas urbanas, pero tan sólo en un 14 por ciento de las zonas rurales. Esta disparidad se debe en parte a una combinación de pobreza y escasa densidad de población.

De acuerdo con la imagen 6 se distinguen tres zonas diferenciadas, una zona sur, sustentada por las reservas de carbón de Sudáfrica y plantas térmicas, una zona norte que parte del golfo de Guinea hasta Sudán con reservas de petróleo y gas, por último un área central dominada por la energía hidráulica, en especial en República Democrática del Congo y Zambia.

Alrededor del 90% de la generación de energía hidroeléctrica del continente africano se concentra en sólo siete de los cuarenta y ocho países: la República Democrática del Congo, Etiopía, Gabón, Madagascar, Mozambique, Nigeria y Zambia. El potencial de generación hidroeléctrica en la región se ha estimado muy elevado, sin embargo tan sólo una pequeña parte del potencial técnicamente viable está explotado. El potencial hidroeléctrico de África técnicamente viable se estima en alrededor del 12% de la capacidad mundial y se encuentra concentrado en las presas INGA situadas en la Republica Democrática del Congo (WAEA, 2008).

Con los hidrocarburos ocurre una situación similar, la mayoría de los países de África Subsahariana no cuenta con recursos domésticos. Las reservas de gas están concentradas principalmente en Nigeria con 5,25 Tcm, entorno al 3% de las reservas mundiales. Las reservas de petróleo están también en Nigeria, un 2,8% del total mundial, y en Angola (BP, 2010).

Tabla 1.Reservas y producción de hidrocarburos en África Subsahariana

Reservas Mundiales de gas 2009 Reservas Mundiales de petróleo 2009 Producción de petróleo 2009

Var. De la producción

2005-2008

% % miles de barriles diarios %

Nigeria 2,80% 2,80% 2.061 -3%

Angola - 1,00% 1.784 15%

Sudan - 0,50% 490 13%

Guinea Ecuatorial - 0,10% 307 0%

Rep. of Congo (Brazzaville) - 0,10% 274 4%

Gabón - 0,30% 229 0%

Chad - 0,10% 118 -7%

Camerún - - 73 -1%

Fuente: BP Statistical Review of World Energy June 2010

(13)

2.3.2. Estado del sector eléctrico

Las conexiones entre países son limitadas, los intercambios de energía eléctrica son poco elevados en relación al consumo y se realizan sobre todo en el sur de la región, concentrados fundamentalmente en intercambios entre Sudáfrica y Mozambique.

Sin embargo, hay países para los que las importaciones de electricidad son altamente representativas: en el sur Botswana, Namibia y Lesotho dependen de la electricidad suministrada por Sudáfrica y generada a partir de carbón; en el oeste Benin, Togo y Burkina Faso importan de Costa de Marfil y Ghana, mientras que Níger depende de Nigeria, donde toda la electricidad se genera a partir de gas; en el centro de la región, Congo, Ruanda y Burundi dependen de las importaciones de la República Democrática del Congo y sus centrales hidroeléctricas.

Imagen 7.Interconexiones eléctricas e importaciones netas de electricidad

Rep. Dem. Congo Zambia Congo Mozambique Zimbabwe Botswana Namibia Lesotho Senegal Costa de Marfil Mali Nigeria Niger 1.489 Namibia -170 Uganda -2.413 Mozambique -2.343 Sudáfrica -1.794 Dem. Rep. Congo

-1.397 Costa de Marfil

13 Lesotho 28 Kenia 110 Ruanda 136 Tanzania 176 Ghana 220 Níger 222 Zambia 595 Benin 1.489 Namibia -170 Uganda -2.413 Mozambique -2.343 Sudáfrica -1.794 Dem. Rep. Congo

-1.397 Costa de Marfil

13 Lesotho 28 Kenia 110 Ruanda 136 Tanzania 176 Ghana 220 Níger 222 Zambia 595 Benin

Importaciones Netas de Electricidad GWh/año, 2005 Benin Ghana Uganda Tanzania Kenia Ruanda Suráfrica Togo Burkina Faso Conexiones Térmica de Carbón Hidroeléctrica Ciclo combinado. Gas

Fuente: elaboración propia, base de datos de NNUU y Banco Mundial

(14)

Gráfico 10. Días de corte en el suministro eléctrico, 2008

Media 40 días

Gráfico 11. Porcentaje de generación autónoma sobre la capacidad instalada total, 2008

Fuente: Banco Mundial, Banco Africano de Desarrollo

Los equipos de generación son anticuados o reciben escaso mantenimiento, lo que trae consigo cortes en el suministro y falta de confianza en la red pública. Ante esta situación, los agentes económicos reaccionan desarrollando una sobrecapacidad representada por:

1. Una generación eléctrica independiente o autónoma por parte de empresas y hogares y que constituye de media un 10 por ciento del total de capacidad instalada en los países de África Subsahariana. En determinados países como Guinea Ecuatorial o la República del Congo aproximadamente la mitad de la electricidad producida se genera a partir de equipos autónomos de generación (Banco Mundial, 2009).

2. Los países cuentan en la mayor parte de los casos con equipos de generación de emergencia, en especial cuando importan la mayor parte de su suministro eléctrico o éste proviene de la generación hidráulica.

Partiendo de la premisa que todos estos equipos de generación son alimentados por diesel, el impacto en las economías de las crecientes importaciones de petróleo y diesel necesarias para el funcionamiento de estos generadores suponen un impacto en el PIB de varios puntos enteros para muchas de las economías de la región.

Gráfico 12. Evolución de las importaciones de diesel y precio del petróleo en África Subsahariana

USD barril Miles de toneladas

métricas

(15)

3.

Principales variables que afectan a la capacidad de los

países en el desarrollo energético

3.1.

Variables principales causantes de la situación

El deterioro del acceso a la energía en el África Subsahariana se ha asociado a cuatro paradojas (FMI, 2008): abundante energía pero escasa capacidad, precios elevados pero costes aun más elevados, desarrollo de reformas pero ineficaces, gasto elevado pero con una financiación inadecuada.

A partir de estas cuatro paradojas y de la información aportada en capítulos anteriores, podemos distinguir tres elementos clave en el desarrollo del sector energético en los países en vías de desarrollo:

1. Escasez de capital. Los gobiernos de los países en desarrollo han desarrollado grandes empresas públicas energéticas y otorgado subsidios, lo que ha traído consigo elevadas necesidades de capital que en muchos casos, especialmente en la década de los ochenta, paliaron mediante préstamos concedidos por Bancos Multilaterales de Desarrollo en lugar de optar por el sector privado e intentar atraer la inversión extranjera. Con el paso del tiempo el elevado nivel de endeudamientos de los países constituye uno de los grandes impedimentos al desarrollo general de su economía y del sector energético en particular.

2. Ineficiencia. Tal y como hemos visto, en la mayoría de los países persisten cortes rutinarios y prolongados en el suministro eléctrico, lo que redunda en una pérdida de competitividad y desarrollo económico. Esta situación es fruto de una mezcla de factores: pérdidas de la red, antigüedad de los equipos, falta de mantenimiento, impagos de los usuarios, corrupción, etc.

3. Pobreza prolongada o la pescadilla que se muerde la cola. La falta de infraestructuras de todo tipo, incluidas las energéticas, lleva a una situación en la que tienen energía sólo aquellos que la pagan o tienen acceso a fuentes propias de generación. El efecto que con ello se obtiene es una limitación de las posibilidades de crecimiento y persistencia de la pobreza y desigualdad.

3.2.

Variables externas o no controlables

Desgraciadamente a los factores descritos anteriormente, cuya responsabilidad atañe directamente a los gobiernos de los estados o a la implicación internacional en la materia, también se le añaden otros factores que afectan negativamente al posible desarrollo energético.

3.2.1. Variables sociodemográficas

(16)

población rural del mundo, un 65 por ciento en el año 2005; sin embargo es también el continente donde la población urbana aumenta más rápidamente con crecimientos cercanos al 5 por ciento anuales. Esta tendencia puede suponer un impacto positivo en los indicadores de acceso a la electricidad, así como en la reducción de las tasas de pobreza de la población rural; sin embargo un crecimiento tan rápido no deja de suponer una fuente de presión sobre los núcleos urbanos y las infraestructuras de las ciudades, incluidas las infraestructuras eléctricas, que como se ha comentado anteriormente destacan por su escaso mantenimiento y maltrecha situación.

Gráfico 15.Evolución histórica y perspectivas futuras de la distribución de población rural y urbana en África Subsahariana

0% 10% 20% 30% 40% 50% 60% 70% 80% 90% 100%

1990 1995 2000 2005 2010 2015 2020 2025 2030 2035 2040 2045 2050

Población urbana Porblación rural

Fuente: elaboración propia, datos de NNUU, World Urbanization Prospects

3.2.2. Variables climatológicas y geográficas

Tal y como se ha descrito anteriormente, el potencial hidroeléctrico de África se estima en alrededor del 12% de la capacidad mundial, estando la mayor parte localizada en las presas INGA situadas en la Republica Democrática del Congo. Si bien estas estimaciones han llevado a plantearse la posibilidad que las presas de Inga puedan proveer energía a medio continente, la realidad del desarrollo de este tipo de proyectos de gran capacidad se enfrenta a grandes dificultades de todo tipo: financieras, políticas, fronterizas, legales (expropiaciones), medioambientales y sociales. Asimismo, estas dificultades y las posibles críticas frenan la implicación de las entidades multilaterales y su financiación. En cualquier caso, la principal razón de peso que impide el desarrollo de este tipo de infraestructuras es de tipo geoeconómico, la distancia, sencillamente el potencial hidroeléctrico está localizado en el interior del continente, lejos de los centros económicos situados en las franjas costeras, al igual que los grandes centros urbanos de la región, siendo las economías de la zona de muy reducido tamaño y fuertemente endeudadas, por lo que no cuentan con capacidad para afrontar un proyecto de inversión de este tamaño.

(17)

Oeste de África Subsahariana, obligando a estados como Burundi, Ghana, Kenia, Madagascar, Ruanda, Tanzania y Uganda a un cambio tecnológico, pasando a consumir petróleo y diesel para alimentar a sus generadores de emergencia con el impacto económico derivado de su elevado coste.

Imagen 12. Sequías durante los tres últimos años

Fuente: Global Drought Monitor

3.2.3. Conflictos

Los conflictos en la región también han afectado seriamente a las infraestructuras energéticas en países como República Centroafricana, República Democrática del Congo, Liberia, Sierra Leona, Sudán o Zimbabwe.

Imagen 13. Países con guerras y conflictos menores 2000-2009

Imagen 14. Países con guerras y conflictos menores 2009

(18)

4.

Indicadores sobre el acceso a la energía y análisis

cuantitativo

La Agencia Internacional de la Energía ha elaborado un Índice de Desarrollo de la Energía (IDE) con el objetivo de comprender mejor el papel que desempeña la energía en el desarrollo humano. El IDE se calcula de tal manera que busca ser un reflejo del Índice de Desarrollo Humano elaborado por el PNUD y se compone de cuatro indicadores, cada uno de los cuales muestra un aspecto específico de la escasez de energía potencial:

1. El consumo per cápita de energía comercial como indicador del desarrollo económico global de un país.

2. El consumo per cápita de electricidad en el sector residencial como indicador de la fiabilidad y la capacidad de los consumidores para pagar por los servicios de electricidad.

3. Uso de combustibles modernos en el sector residencial como indicador del nivel de acceso a agua limpia para cocinar.

4. Porcentaje de la población con acceso a la electricidad.

De acuerdo con la visión que Amartya Sen, cuyas teorías dieron lugar a la conformación del IDH, la pobreza ha de ser vista como “una privación de las capacidades básicas que permitirían al individuo escapar de la pobreza y el su estado de falta de libertad”. Bajo esta premisa, si bien el IDE puede reflejar el estado de un país en materia de acceso a la energía, se trata de un indicador que no ilustra las capacidades del país para poder hacer frente a esta situación.

Bajo esta premisa, un Índice de Desarrollo Energético tendría que reflejar no tanto la situación de falta de libertad de la población asociada al acceso a la energía, cosa que hace el IDE de la AIE, cuanto el potencial o la capacidad del país por poder superar esa falta de acceso.

Con el objetivo de poder tener una visión más completa del IDE para los países del África Subsahariana, se ha elaborado un Índice de Capacidad para el Desarrollo Energético basado en algunos de los aspectos mencionados a lo largo del documento. Dicho índice pretende ser una medida resumida de las capacidades del país para desarrollar sus infraestructuras, incluidas las energéticas, y de esta manera anticipar en la medida de lo posible la tendencia futura de los valores estimados por la AIE en su IDE. El índice es una media geométrica de los índices normalizados de cinco variables escogidas:

1. El acceso a capital por parte de los países, representado por su nivel de endeudamiento y la entrada de capital extranjero:

(19)

o La inversión extranjera directa sobre el PIB: La inversión extranjera directa son los ingresos netos de inversión para adquirir participaciones (10 por ciento o más de las acciones) en empresas del país por parte de inversores extranjeros. Los datos están representados por el porcentaje de los flujos netos de IED sobre el PIB del país.

2. Con el objetivo de reflejar la importancia del desarrollo de infraestructuras y nivel de inversión en activos utilizados en los procesos productivos, su mantenimiento y conservación, se ha incluido como referencia la Formación Bruta de Capital Fijo. La FBCF mide el valor de las adquisiciones de activos fijos nuevos o existentes menos las cesiones de activos fijos realizados por el sector empresarial, los gobiernos y los hogares. Los datos están representados por el porcentaje sobre el PIB del país.

3. Tal y como se ha visto anteriormente las características sociodemográficas del país cuentan y mucho para dimensionar las necesidades a la hora de proporcionar acceso a la energía a la población; no es lo mismo conseguir un elevado ratio de electrificación en un país densamente poblado y con elevada población urbana que hacerlo en un país rural, con una amplía superficie y escasa población. Para ello se ha tomado en consideración la densidad de población, representada por el número de habitantes por km2 y el porcentaje de población urbana.

Imagen 12. Presentación gráfica del cálculo del Índice de Capacidad para el Desarrollo Energético

Fuente: elaboración propia a partir de notas técnicas de UNDP

El Índice de Capacidad para el Desarrollo Energético se calcula en dos pasos (UNDP, 2011):

1. Se deben determinar valores mínimos y máximos (valores limites) para transformar los indicadores en índices con valores entre 0 y 1. Una vez definidos los valores mínimos y máximos, los subíndices se calculan de la siguiente manera:

Índice de la dimensión1 = valor real – valor mínimo

valor máximo – valor mínimo

1 Índice de la dimensión para el stock de deuda = 1 - valor real – valor mínimo

(20)

En el caso de la capacidad de inversión e índice de población relativa, la ecuación anterior se aplica a cada uno de los dos subcomponentes; luego se calcula la media geométrica de los índices resultantes y por último, la ecuación se vuelve a aplicar a la media geométrica de los índices usando 0 como mínimo y la media geométrica mas alta de los índices resultantes del periodo considerado como máximo. Esto equivale a utilizar directamente la ecuación para calcular la media geométrica de ambos subcomponentes.

2. El IDH es la media geométrica de los índices de las tres dimensiones:

(Icapacidad inversión 1/3

. Iactivos fijos 1/3

. Ipoblación 1/3

(21)

Tabla 2. Índice de Desarrollo Energético e Índice de Capacidad para el Desarrollo Energético

País Ranking IDE Ranking ICDE Índice consumo energético comercial Índice de electrificación Índice de consumo de electricidad

Índice de uso de combustibles modernos Valor IDE Valor ICDE Índice de capacidad de inversión Índice de inversión en activos fijos Índice de población relativa

Botsuana 1 15 0,25 0,39 0,34 0,15 0,28 0,14 1,00 0,82 0,00

Gabón 2 12 0,19 0,29 0,37 0,07 0,23 0,41 0,52 0,84 0,16

Ghana 3 1 0,04 0,56 0,08 0,10 0,19 0,73 0,73 0,73 0,73

Zimbabue 4 20 0,08 0,34 0,24 0,04 0,18 0,01 0,26 0,00 0,35

Senegal 5 3 0,04 0,35 0,05 0,19 0,16 0,66 0,59 1,00 0,49

Costa de Marfil 6 13 0,03 0,41 0,04 0,06 0,14 0,40 0,45 0,26 0,55

Nigeria 7 7 0,04 0,44 0,05 0,00 0,13 0,53 0,87 0,17 1,00

Camerún 8 10 0,03 0,42 0,03 0,04 0,13 0,45 0,41 0,54 0,40

Congo, Rep. 9 6 0,05 0,29 0,05 0,09 0,12 0,53 0,94 0,78 0,21

Benín 10 4 0,04 0,15 0,02 0,22 0,11 0,62 0,64 0,67 0,55

Sudan 11 5 0,03 0,28 0,04 0,09 0,11 0,58 0,90 0,80 0,27

Angola 12 19 0,07 0,17 0,10 0,09 0,11 0,06 0,01 0,37 0,12

Eritrea 13 18 0,00 0,24 0,01 0,06 0,07 0,08 0,00 0,54 0,18

Zambia 14 9 0,05 0,09 0,13 0,03 0,07 0,52 0,98 0,74 0,20

Togo 15 16 0,01 0,10 0,04 0,06 0,05 0,11 0,47 0,72 0,00

Kenia 16 14 0,03 0,06 0,02 0,04 0,04 0,38 0,31 0,62 0,28

Tanzania 17 2 0,02 0,03 0,02 0,01 0,02 0,67 0,71 0,85 0,50

Etiopia 18 11 0,00 0,07 0,00 0,00 0,02 0,42 0,52 0,73 0,20

Mozambique 19 8 0,02 0,01 0,02 0,00 0,01 0,53 0,80 0,56 0,32

Congo, Rep. Dem. 20 17 0,02 0,00 0,02 0,00 0,01 0,08 0,00 0,64 0,20

Índice de Desarrollo energético de la AIE

Nuevo Índice de Capacidad para el Desarrollo Energético

(22)

La tabla refleja diferencias entre el índice de desarrollo energético de la AIE respecto a la capacidad real de los Estados medida con el nuevo índice ajustado. En este sentido destaca Botsuana, que pese a ocupar la primera posición en el ranking de desarrollo energético de la AIE, su densidad demográfica muy reducida limita la expansión de las infraestructuras energéticas en el país, por lo que el nuevo índice relega a este país a la posición 15ª. Por el contrario Ghana, que no obtiene tan buena valoración por parte de la AIE ya que los valores de consumo energético son bajos respecto a Botsuana, pasaría a ocupar la primera posición del nuevo índice. Las razones que llevan a Ghana a este puesto es que los indicadores muestran que el país cuenta con unas capacidades elevadas de inversión, se trata de un país poco endeudado que ha realizado inversiones en activos fijos en los últimos años, además tiene una densidad de población no muy baja y un ratio equilibrado entre población urbana y rural, por lo que hacer llegar la energía puede resultar una tarea menos compleja que en otros países de la región.

Existen otros países en la tabla como Togo o Eritrea con un índice de población relativa por debajo de 0,20. Para estos países su principal dificultad a la hora de desarrollarse energéticamente estriba en dar acceso a la energía a una población muy dispersa o predominantemente rural.

Por otro lado, hay países como Eritrea, Angola o Kenia para los que les resulta muy difícil atraer flujos de inversión exterior, por lo que su capacidad de inversión recae en un gobierno que también está ya muy endeudado con el exterior, por lo que su capacidad de inversión se encuentra muy limitada. Considerando las elevadas necesidades de capital para desarrollar infraestructuras su capacidad de desarrollo energético se ve mermada.

En la tabla también destacan países como Tanzania, Mozambique o Etiopia que, pese a ocupar posición bajas respecto al Índice de Desarrollo Energético de la AIE, han obtenido un mejor resultado en el nuevo índice calculado. A Etiopía le favorece disponer de un bajo promedio en el indicador de deuda externa, cercano al 20 por ciento del PIB, lo que le permitiría seguir invirtiendo en activos fijos como ha venido haciendo de acuerdo con su registro en el Índice de inversión en activos fijos (0,73). No obstante, se requiere un mayor esfuerzo para atraer la inversión privada extranjera, ya que su indicador de IED muestra que unos flujos de IED de un 1,6 por ciento del PIB de media en los últimos cinco años. Por el contrario Tanzania y Mozambique, pese a tener deudas externas más elevadas, entre el 35 y el 45 por ciento del PIB, tiene buena capacidad de atracción de inversiones extranjeras. Otro país con capacidad para el desarrollo energético es Nigeria que cuenta con abundantes recursos en hidrocarburos que dedica principalmente a la exportación, lo que se traduce en un elevado acceso a capital y un índice de 0,87 en su capacidad de inversión. El país además cuenta con una elevada densidad de población, por lo que el impacto de acciones en materia energética sería elevado y muy positivo. No obstante, el Índice de inversión en activos fijos (0,17) muestra un muy bajo compromiso a la hora de invertir en activos fijos, por lo que se el nuevo índice refleja con claridad el problema que Nigeria ha de afrontar para poder mejorar su desarrollo energético.

(23)

población está relativamente dispersa. Recordemos además que las presas hidráulicas de la República Democrática del Congo se encuentran entre las infraestructuras más importantes, lo que requiere elevadas inversiones y supone grandes costes de mantenimiento. Si bien la capital Kinshasa cuenta con más de un millón de habitantes y hay grandes perspectivas de crecimiento para otras ciudades como Mbuji Mayi o Lubumbasi (World Urbanisation Prospects, 2007), los indicadores anteriormente citados van a suponer un reto para que pueda incrementarse el ratio de población rural con acceso a la energía; además, respecto a las zonas urbanas habrá que estar atentos a las condiciones de la creciente población.

Por último destacar a Zimbabue, un país muy bien posicionado de acuerdo al índice de la AIE pero que sin embargo ocupa la última posición del nuevo índice calculado. Esto se debe en primer lugar a la escasez de inversiones que el país ha realizado en activos fijos. Además la densidad de población es baja y es predominantemente rural, por lo que las necesidades a la hora de desarrollar energéticamente el país suponen todo un reto al que hacer frente.

Bibliografía

International Energy Agency, World Energy Outlook 2002 a 2011

PNUD, 2011. Informe sobre Desarrollo Humano 2011

FMI, 2008. World Economic and Financial Surveys, Regional Economic Outlook Sub-Saharan Africa 2008

Banco Mundial, 2009. Africa’s Power Infrastructure

BP, 2010. Statistical Review of World Energy

(24)

USGS - U.S. Geological Survey 2010. Assessment of Undiscovered Oil and Gas Resources of Four West Africa Geologic Provinces

USGS - U.S. Geological Survey 2011.Assessment of Undiscovered Oil and Gas Resources of the Sud Province, North-Central Africa

USGS - U.S. Geological Survey. Mineral Facilities of Africa and the Middle East

UN statistical division, 2010. Demographic Yearbook, 2010

Recursos digitales:

African Infrastructure Knowledge Program http://www.infrastructureafrica.org/

Base de datos del Banco Mundial http://datos.bancomundial.org/

Banco Mundial, WB Private Participation in Infraestructure Database

http://ppi.worldbank.org/explore/Report.aspx?mode=1

Global Drought Monitor drought.mssl.ucl.ac.uk/

Indicadores de los objetivos de desarrollo del milenio http://mdgs.un.org/unsd/mdg/Data.aspx

Organización Mundial de la Salud http://apps.who.int/ghodata/

OECD.Stat, http://stats.oecd.org/Index.aspx

The world energy outlook in the energy and development debate

http://www.iea.org/weo/development.asp

UN Data http://data.un.org/Browse.aspx?d=EDATA

UN Demographic Yearbook http://unstats.un.org/unsd/demographic/products/dyb/dyb2.htm

UN World Urbanization Prospects http://esa.un.org/wup2009/unup/index.asp?panel=2

USGS - U.S. Geological Survey http://www.usgs.gov/

(25)
(26)

Listado de Países Menos Adelantados

1 Angola 18 Madagascar

2 Benin 19 Malawi #

3 Burkina Faso # 20 Mali #

4 Burundi # 21 Mauritania

5 Central African Republic # 22 Mozambique

6 Chad # 23 Niger #

7 Comoros * 24 Rwanda #

8 Democratic Republic of the Congo 25 São Tomé and Príncipe *

9 Djibouti 26 Senegal

10 Equatorial Guinea 27 Sierra Leone

11 Eritrea 28 Somalia

12 Ethiopia # 29 Sudan

13 Gambia 30 Togo

14 Guinea 31 Uganda #

15 Guinea-Bissau * 32 United Republic of Tanzania

16 Lesotho # 33 Zambia #

17 Liberia

Asia (14)

1 Afghanistan # 8 Nepal #

2 Bangladesh 9 Samoa *

3 Bhutan # 10 Solomon Islands *

4 Cambodia 11 Timor-Leste *

5 Kiribati * 12 Tuvalu *

6 Lao People’s Democratic Republic # 13 Vanuatu *

7 Myanmar 14 Yemen

Latin America and the Caribbean (1)

1 Haiti *

* Also a Small Island Developing State # Also a Landlocked Developing Country

(27)

Listado de Países de África Subsahariana

África central África occidental

República Democrática del Congo Benín

República del Congo Burkina Faso

República Centroafricana Camerún

Ruanda Chad

Burundi Costa de Marfil

Chad Guinea Ecuatorial

Camerún Gabón

Gabón Gambia

Guinea Ecuatorial Ghana

África oriental Guinea

Kenia Guinea-Bissau

Tanzania Liberia

Uganda Malí

Yibuti Mauritania

Eritrea Níger

Etiopía Nigeria

Somalia Senegal

Sudán del Sur Sierra Leona

África austral Sudán

Angola Togo

Botsuana Lesoto Malaui Mozambique Namibia Sudáfrica Suazilandia Zambia Zimbabue

Territorios y posesiones

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...