Revista Calavera

Texto completo

(1)

(2)
(3)

Dedicatoria...3

Introducción.

...4

I Capítulo

...9

1.Referentes conceptuales...12

1.1. Mierle Laderman 1.2. Simon Hosie 1.3. Susan Sontag 2. Referentes visuales...20

2.1. Wolf Erlbruch 2.2.Brandon Maldonado 2.3.Loretta Lux 3. Referentes Gráicos...28

3.1. Libro album 3.2. Editoriales independientes

II Capítulo

...38

(4)
(5)

A mi hijo Josemaría Roa Ospina,

quien es lo más importante en mi vida y lo que me

ha dado las fuerzas para vivir cada día.

A mis padres Jorge Ospina y Luz Marina

a quien debo todo el esfuerzo y dedicación.

A mis hermanos , Diana y David, mi mayor

inspiración.

(6)

duc

ción

(7)

E

s imposible pensar en la vejez de las personas más cercanas: mis padres, mis tíos, mis

hermanos, primos y amigos. Además, saber que soy yo

quien los tiene que enterrar, simplemente porque ese es

el orden de la vida, es un abismo que nos espera a todos

aunque las excepciones siempre aguardan.

Mi miedo mayor es a la muerte ajena; un adiós

eterno, una última palabra, un hasta nunca. ¿Qué

queda? Recuerdos y uno que otro objeto material que

toma el espíritu del difunto para volverse entrañable. Un

simbolismo, un valor agregado.

Debajo de un montón de tierra queda un esqueleto y

una calavera; el retrato real y palpable de lo que alguna

vez fuimos. Ahora, ¿por qué no conocer esos miedos que

los otros tienen sobre la muerte y la vida?

Quiero pensar en el otro porque, con la llegada de

(8)
(9)

“La muerte trabaja con nosotros en el mundo; poder que humaniza la naturaleza, que eleva el ser a la existencia, está en nosotros, como nuestra parte más

humana; solo es muerte en el mundo, el hombre la conoce solo porque es hombre, y solo es hombre porque es muerte en devenir. Pero morir es romper el mundo; es perder al hombre, aniquilar a ser; por tanto es perder la muerte, perder lo que en ella y para mí hacía de ella la

muerte…”

(10)
(11)
(12)
(13)

N

unca sabemos el cuándo ni el porqué de las cosas. El destino se encuentra en un camino que nos

conduce del principio al in. Por su parte, la muerte

siempre está ahí y es inevitable, pero mientras vivamos

aprovechemos vivir, y ¿por qué no? Ayudar a los demás.

En este capítulo hablaré de los referentes conceptuales

de mi trabajo de grado, tanto en la parte personal

(inspiraciones para la primera edición de mi trabajo)

como para el proyecto en general. Referentes que, en

(14)
(15)

1.1) Mierle Laderman se dedica al concepto de

‘arte de mantenimiento’1. Laderman, siendo artista, se

convirtió en madre y su hijo empezó a ser el centro de su

vida. Esto despertó su sensibilidad hacia el mundo y le

hizo creer que su carrera iba a terminar.

Pronto, la artista empezó a buscar una solución

enfocada en ayudar a los demás, pero relacionada con su

pasión; un arte que se basa en mantener limpias las cosas

públicas para que la gente pueda estar en un espacio

digno y que esas actividades, que se hacen día a día,

(16)

sean desempeñadas con normalidad por otras personas.

Gracias a ello se convirtió en una creadora de espacios

amables para los demás.

Con Laderman se va al tema de la vida ajena, de

pensar en el otro y de cuidar al otro para sentirse mejor

sin importar lo que pase con uno; pues el hombre siempre

se sentirá bien con lo que le gusta hacer, y más si sabe

que el otro está satisfecho con la acción realizada por él.

1.2) Simon Hosie, arquitecto colombiano, creó

una única revista llamada Buenas. Editada y escrita por

él. En esta publicación se reúnen doce historias de vida

de personajes del común, personas que conoció durante

una larga la investigación, unos desconocidos a cuales

no quería pasar por alto. Voy al tema: cada persona

(17)
(18)

conocer más de aquello de lo que la gente no sabe y está

oculto.

“Por dos semanas Simón Hosie llegará a las 5:00

a.m. a la Plaza de Bolívar y se sentará en el banquito de

la casa de la lavadora de ropa”, su más reciente obra que

(19)

***

La muerte en nuestro país es un tema del cual se

preiere no hablar, el dolor es quien abunda nuestros

cuerpos cuando un ser querido se va, cuando ya

simplemente no lo podemos escuchar o no le podemos

pedir un consejo. La muerte es un tema traumático para

la mayoría del planeta. Las imágenes de los cadáveres

son llamadas voyeristas, son escandalosas por el hecho

de que en nuestra cultura no es algo ‘normal’. La gente se

pregunta: “¿Para qué nos quieren mostrar esto? ¿Quieren

crear malas imágenes en nuestras mentes? ¿Quieren

traumatizarnos para temerle más a la muerte?” Lo que

no nos damos cuenta es que así como la muerte es algo de

todos los días, las imágenes se han convertido en lugares

(20)

1.3) Susan Sontag, en su libro Ante el dolor de los

demás, sostiene: “De hecho, son múltiples los usos para las

incontables oportunidades que depara la vida moderna

de mirar el dolor de otras personas. Las fotografías de

una atrocidad pueden producir reacciones opuestas. Una

llamada a la paz. Un grito de venganza. O simplemente

la confundida conciencia”.

El voyerismo y los chismes han acompañado nuestras

vidas. Nosotros, como seres humanos, siempre hemos

querido estar metidos en las vidas ajenas, pero en especial

cuando las cosas ‘malas’, por desgracia, acontecen.

(21)
(22)
(23)

2.1) Wolf Erlbruch

En términos conceptuales no son muchos los

exponentes de la muerte en la ilustración infantil. El

alemán Wolf Erlbruch, en El pato y la muerte, retrata con

solidez y fragilidad un tema tan clásico como complejo

de explicar, por parte de los padres, a los hijos. La apuesta

de la muerte es única, pues la humaniza vistiéndola con

camisetas y sandalias. Así mismo, la conversación de la

muerte con el pato es amistosa, amable y simpática. En

ningún momento se recurre a la oscuridad para recrear

una atmósfera visual característica de los escenarios

lúgubres; por el contrario, los fondos de las páginas son

color hueso. Uno de los diálogos más llamativos del

libro, publicado por Barbara Fiore Editor, es expuesto a

(24)

“[…] Desde hacía tiempo, el pato notaba algo

extraño. —¿Quién eres? ¿Por qué me sigues tan de cerca

y sin hacer ruido? La muerte le contestó: —Me alegro

de que por in me hayas visto. Soy la muerte. El pato se

asustó. Quién no lo habría hecho. -¿Ya vienes a buscarme?

-He estado cerca de ti desde el día en que naciste… por

si acaso. -¿Por si acaso? -preguntó el pato. -Sí, por si te

pasaba algo. Un resfriado serio, un accidente… ¡nunca

se sabe!”2

Lo más destacable de esta obra es la caricaturización

poética de uno de los primeros tópicos en inquietar la

mente de los niños: la muerte, esa misma que me persigue

disfrazada de miedo desde que perdí a una amiga,

esa misma que es tan común en el país en el que vivo,

(25)

esa misma que desearía nunca llegara a mi familia y

allegados, esa misma que me hizo, por primera vez, sonreír

después de leer un libro como el expuesto. ¿Cómo la

ingenuidad nos cega? ¿Cómo la niñez nos hace cerrar los

ojos y no pensar en lo malo que pasa a nuestro alrededor?

¿Cómo somos tan inocentes de no darnos cuenta de las

verdades? La muerte siempre nos acompaña, siempre

ha estado a nuestro lado. Sin embargo, es preferible ser

niños o creernos niños, para así hacernos pasar por ciegos

y evadir los pensamientos sobre la muerte.

2.2) Brandon Maldonado

Por su parte, la obra del mexicano Brandon

Maldonado no deja de ser llamativa y original por su

(26)

por tratar de explicar, a través de imágenes, temas

paranormales o metafísicos. Por ejemplo, sitúa a la muerte

en la cotidianidad de lo humano en una ilustración de

dos cadáveres casándose, o en uno subiendo al cielo e

impulsado por mariposas. De hecho, intenta darle

vida a la muerte vistiéndola en sus representaciones

como un humano más: sentada, maquillada, vestida

elegantemente y adornada con una balaca de lores.

Es un recurso visual que trata de que la muerte sea tan

(27)
(28)

2.3) Loretta Lux

Loretta Lux es una fotógrafa alemana que retrata

niños y los interviene, añadiéndole a sus cabezas u ojos

alguna parte para mostrar que no vivimos en un mundo

perfecto, un mundo que no es lo que los niños creen que

es. Este trabajo lo comenzó porque, cuando era pequeña,

vivía en un país donde nunca supo qué era la infancia

o qué eran los amigos. Se convirtió en una fotógrafa

de retratos de niños, en su gran mayoría, para mostrar

un mundo que no entendemos. No pretende capturar la

esencia cándida y espontanea de los pequeños, puesto que

ha manifestado que su fotografía no se trata de los niños;

ellos son como marionetas que maneja a su antojo para

conseguir la escena perfecta y hacer que el espectador

intervenga en ella, visualmente, con el in de entender

(29)

Sus fotografías son visualmente atractivas, pero

hay que conocer de su vida para saber que detrás de

estas hermosas imágenes no todo es bello; sino que hay

sufrimientos, dolores que sus padres le causaron al ser

pequeña, una vida que no supo vivir hasta que no creció

(30)
(31)

3.1) La revista parte de la idea de un libro álbum

donde la imagen y el texto se acompañan, tienen

coherencia y son inseparables. Pretendo que el lector vea

una conexión entre texto e imagen y logre entender la

historia. Un libro álbum normalmente es para la mayor comprensión de los niños. Y eso también es lo que quisiera

tratar, algo llamativo que hasta los niños quisieran leer,

como el trabajo de Anthony Brown en Un gorila, un libro

no solo para contar. La idea con es aprender a contar.

Son texto con imágenes enfrentadas que solo explican

los números, pero a su vez él va más allá porque enseña

las diferentes especies de primates, dándole como inal al

libro una imagen donde aparecen humanos de diferentes

razas, dando a entender que no importa la cantidad de

(32)

3.2) Hay muchas personas en el mundo que tienen

su propia editorial o simplemente tienen publicaciones

independientes. En Colombia una de las mas

inspiradoras para Revista Calavera fue 1. Jardín3, una

editorial independiente. Con el libro La felicidad de

Kevin Simón, comenzó la inspiración al ver simplemente

dibujos ilustrados sobre el recorrido de este personaje por

Latinoamérica. Solo con imágenes cuenta como fue su

experiencia y todo lo que vivió. El texto es poco tal cual

quería yo, cosas básicas que ayuden a la imagen a ser

más fuerte.

(33)
(34)

2. Por otro lado, Revista Matera, diagramada y dirigida por Manuel Kalmanovitz, es una publicación que

sale tres veces al año desde 2009. Cada número consta de

un tema diferente del cual se puede hablar, dialogar y ver

(35)

***

Como referencia en cuanto a editoriales independientes

internacionales, se encuentra el trabajo de una pareja

de franceses (Christian Gfeller y Anna Hellsgard) que

viven en Berlín, en la oicina donde trabajan. El nombre

de su colectivo es 3. Art Talk: bongoût, se trataba de hacer revistas de diferentes artistas con su mismo estilo

de dibujo. Esta pareja comenzó haciendo fanzines de

diferentes personas, fotógrafos, diseñadores gráicos e

ilustradores; en abril de 1995, con un estilo muy punk y

en serigrafía. Después de dos años descubrieron nuevas

formas de trabajar y dejaron lo underground a un lado

para empezar a mostrar su propio trabajo. Les gusta

trabajar juntos porque así llegan a algo mejor; si algo

(36)
(37)

que una”. Muchas veces los contratan para hacer aiches

o diseñar carátulas de los discos. Ellos preieren trabajar

sin ninguna presión y sin que les propongan algo; solo

quieren que todo salga de su imaginación.

4. Entre tanto, la revista Point d´ironie, al igual que mi proyecto, está pensada para ser hecha por el artista

elegido, donde presentan sus obras. Point d’ironie es una

publicación creada en 1997 por la diseñadora francesa

Agnès b, en colaboración del suizo Hans Ulrich Obrist y

el artista francés Christian Boltanski.

Point d’ironie no es una revista sobre arte, sino un

espacio que es intervenido por cada invitado: artista,

arquitecto, músico, director de cine, etc. La idea es ofrecer,

(38)

de tocar, leer (o no), exhibir, enmarcar, archivar, tirar

o envolver regalos con ellas. En deinitiva, un formato

destinado a aparecer y desaparecer. Su formato de

grande, de medio pliego, donde sus páginas son cortas y

(39)
(40)
(41)

2

(42)
(43)

Q

uizá los primeros años de vida son los más inluyentes en la sensibilidad de un artista; a

juzgar por mis miedos y preferencias, sigo siendo la

misma niña temerosa que nunca se imaginó madurar a

los golpes. Inclusive, en varias de mis creaciones persiste

un deseo recurrente de retratar la infancia a partir de

diferentes perspectivas.

Desde mi niñez he preservado una relación

inseparable con la muerte: el asesinato de mi mejor

amiga, cuando tenía seis años, estrechó un vínculo

cuyo origen no es otro que el miedo, una atadura que al

principio solo percibía como una acción de un futuro más

que lejano. Ahora, siendo madre, espero no morir pronto

para darle a mi hijo lo que él necesita de mí. Y más que

(44)

pienso en mi infancia, en que quisiera volver a ese mundo

donde nada importaba y todo parecía irrelevante. En

esa etapa no sentía que tenía miedos y –eso sí– siempre

estaba acompañada. La soledad que ahora me persigue

me llena de terror. Esos temores que creía ausentes en

mi niñez se fueron alimentando hasta convertirse en

pánico a la muerte ajena. Es fácil: nací en 1989 en

Medellín (Antioquia). Una época en la que lo normal era

levantarse con la melodía del estallido de una bomba y

ver cadáveres en la calle porque alguien, en una moto,

simplemente disparó. Entonces, circunstancias como esta

se volvieron parte de mí; esto es, salir a las calles y sentir

un miedo constante de ser asesinada.

Claro, también hablo de la muerte de algún familiar

como mi madre (en ese tiempo, lo mas importante e

(45)

infancia, apreciar escenas en las que un hijo veía a su

padre morir porque a un tipo le dio la gana de jalar el

gatillo. Entre tanto, gracias a los medios amarillistas de

este país tuve mi primera percepción de la muerte. Intenté

suprimir estas imágenes de mi cabeza, pero fue hablando

con un amigo, precisamente del tema de Pablo Escobar,

que volvió todo a mi cabeza y empecé a darme cuenta de

que todo tenía sentido, dándole la razón a esa frase “en

Colombia no se vive, se sobrevive”.

***

La sensibilidad que Josemaría –mi hijo– me dio con

su llegada es algo que nada podrá reemplazar. Siento

que cambié; soy una nueva persona y di vida. Ahora

soy más abierta a escuchar, más sensible, más humana;

(46)

que tenga el mismo terror hacia la muerte ajena; quiero

que la entienda como algo normal y natural. Por mi

lado, ya no hay vuelta atrás sobre este temor, que me

vuelve egoísta. Y usted, señor(a) lector (a) se preguntará:

“¿egoísta?” Para explicarlo, Thomas Lynch, en su libro

El enterrador, sustenta: “saber es mejor que no saber, y saber que es usted es muchísimo mejor que saber que soy

yo. Porque una vez que el muerto sea yo, si usted está bien

o él está bien no me va a interesar demasiado. Pueden

irse todos a la mierda, que a los muertos no les importa”.1

Espero que el ciclo de la vida sea coherente con mi

vida, y sea él el que me entierre, “a los muertos no les

importa”. No pienso sufrir, no me cabe en la cabeza que

pueda ser yo quien entierre a mi hijo porque dicen –solo

dicen– que la muerte de un hijo es el peor dolor que se

puede sentir. Ya tengo suiciente con saber que seré yo

(47)

quien maquille a mis padres cuando mueran.

Mi vida es única, así como la de las demás personas.

Cada individuo cuenta con miedos, amores, sufrimientos,

pérdidas, engaños y secretos. Todos tenemos una vida

con años por vivir y un futuro con sueños para realizar;

y a mí, personalmente, me gustaría conocer acerca de

ellos. Sobre su visión de la muerte; es decir, si la ve como

algo malo o simplemente es algo normal. Si ha tenido

pérdidas que le han cambiado su vida o pensamiento.

Tantas cosas que a simple vista no se ven. No sé si usted

cuente con esa sensibilidad y curiosidad por vivir el día

a día que yo como madre soltera –mas no viuda– tengo

por los demás, al igual que muchas otras madres en mi

(48)

Es un interés por conocer la vida “ajena” de mis

amigos o profundizar en la de los conocidos y dejar de

pensar en el otro como una simple persona con la que se

cruzan palabras. Entender que él vive y tiene su propia

vida, su familia, sus problema, y, tal vez al igual que

yo, tiene una persona que la hizo nacer para contar una

historia.

Hay tantas preguntas que podemos tener y, si es así

con nuestra propia vida, por qué no preocuparse por los

demás: ¿Necesitan desahogarse? ¿Conocer de su propia

vida abriéndose a los demás? Yo quiero saber de esas

vidas antes de que la muerte llegue por ellas.

***

A mí, por ejemplo, me hubiera gustado conocer

más a fondo la vida de Natalia, mi amiga a quien le

(49)

hacía cuando llegaba a su casa? ¿Qué soñaba? ¿Por qué

lloraba?, ¿Sí lloraba? Solo recuerdo que estando a mi

lado simplemente sonreía, no sé de qué hablábamos. ¿Qué

sería de su vida si continuara con vida? ¿Seguiríamos

siendo amigas? Pero claro está, el signiicado de nuestra

vida y los recuerdos de ella les pertenecen a los vivos.

Ahora, 18 años después de su muerte, sus recuerdos

empezaron a invadirme la cabeza, tanto que no podía

dormir; la veía, la soñaba, me llamaba. La imaginación

me hacía una mala jugada.

Fue ahí cuando decidí hacer algo. No creo en la

reencarnación ni entiendo eso del purgatorio. No sé si

las almas realmente se quedan en la Tierra y cual es

su propósito, me da miedo pensarlo. Tampoco le temo

(50)

me pasó, aunque no presencialmente: en mi inca me

dijeron que veían a una niña de aproximadamente siete

años, vestida de blanco, caminando en dirección a mi

habitación. En esa misma época empezaron a decir que

la veían en el colegio, que tocaba el piano, que caminaba

por los corredores y se paseaba por nuestros lugares de

juego. Todo esto hizo que en las noches soñara con ella,

me sentía asixiada; en los sueños me decía que estaba

bien pero que por favor la ayudara a ‘irse en paz’.

Soy creyente, en cierta manera, pero no de la Iglesia

precisamente. Sé que hay alguien que deine nuestro

destino y sí, rezo porque mi abuela antes de morirse me

dijo: “Cada noche persígnate y da gracias por un día

mas”. Mi mamá si lo es, tanto que cada domingo y

primer viernes va a misa. Entonces, le conté lo que me

(51)

si no se les permite”.

Creo que la tenía ‘atrapada’ o simplemente fue

casualidad, pero mediante estos sueños y las historias

comencé a pensar que debía hacer algo. Fue ahí cuando

la revista salió a lote. No se me hizo difícil ilustrar mi

vida a su lado, pero fue una imagen, una sola ilustración

la que casi no me deja terminar el primer número. Tenía

muy presente, desde el comienzo, cómo quería la imagen;

pero no podía hacerla porque sentía escalofrío.

En el momento en que pude culminarla lloré como el

día en que Natalia murió; fue como si volviera al pasado

y la viera muerta, en su ataúd, con su vestido verde pastel,

con ese agujero en la sien tapado con una gruesa capa de

maquillaje. Pero se fue, no sé si es real o como lo dije,

(52)
(53)

pisándonos los pies, esperando el momento adecuado

para apoderarse de nuestro cuerpo. La realidad no se

puede esconder. Y hasta los vivos, antes de su muerte,

saben que llega la hora de partir. Así fue como lo sintió

mi familia antes de la muerte de mi abuela. Fue algo

instantáneo, no se veía enferma ni la sentíamos enferma.

Tal vez ella sí, pero lo calló. Esa noche, mi abuelo la

quería acompañar en la clínica. Mi abuela le dijo a

mi mamá: “Luz, no quiero que él se quedes y por favor

ponle rosas al Sagrado Corazón que se me olvidó. ¡Ah!

Y no dejes que me vea fea”. Mi abuelo, por su parte,

no entendió porqué se negó a que él se quedara. Al día

siguiente, antes de salir a la clínica, mi mamá llamó a

preguntar cómo había amanecido. No dieron razón, solo

(54)

creo que ella lo sabía. “Aquí se mueren a toda hora, sin

aparente preferencia por un día de la semana o mes del

año; no hay temporada favorita. Tampoco tiene que ver

con la alineación de las estrellas, las fases de la luna o el

calendario litúrgico”. 2

¿Cómo será mi muerte? No importa. Aunque no

puedo negar que siempre pienso en ella. Cada segundo

está presente en mi cabeza y siempre he creído que moriré

en un accidente automovilístico. Pero también, que me

caeré en la ducha, me abriré la cabeza o me ahogaré con

un pedazo de carne. Estas cosas que pueden ser absurdas,

pero ni siquiera logro olvidar cuando duermo; es un

tormento. Me levanto y, tan solo con sentir que Josemaría

respira, el alma vuelve a mí. Pienso en mi muerte, mas no

me preocupa. Es él quien me mantiene viva mientras esté

segura de que sueña.

(55)
(56)
(57)

3

(58)
(59)

E

n octavo semestre de la carrera, cursé, con Carolina Calle, la materia “Procesos

Editoriales” y me di cuenta de que quería hacer un

proyecto editorial en mi trabajo de grado. Divagué por

muchas opciones hasta decidir que, en vez de un libro,

quería una publicación periódica trimestral; este lapso

permite un movimiento constante, así como más variación

y dinamismo: en mi concepto, un libro tiene más espacio

de espera para un nuevo lanzamiento, mientras las

revistas cuentan con un lapso de una semana, 15 días,

un mes, etc.

Entonces, empecé a pensar el tema, en los invitados,

en la distribución, en el costo, en las ventas y, en el nombre

que —después de mucho darle vueltas— terminó siendo

(60)

al pensar en el proyecto y relexionar que todos tenemos

historias que para contar, además de una vida propia y

una identidad, pensé que a diferencia de “tangrama”,

“plantas” y “origami” (otras opciones contempladas) la

‘calavera’ es algo que desde nuestra formación nos hace

únicos, nos da una forma y un soporte; y persiste después

de la muerte. La calavera, más que un símbolo de muerte,

es lo que nos da una personalidad y una forma única de

ser reconocidos antes los demás, nuestra identidad. De

ahí el nombre de la revista.

Pensé la Revista Calavera como vehículo para

proyectos individuales. Cada número pertenece a un

artista; la publicación es una plataforma para mostrar

su obra y contar una historia. Para resumir, la revista

es del artista y mía. Solo él y yo decidimos cómo será el

(61)

Tras la búsqueda inicial, encontré personas que se

ajustaban a mi criterio editorial, pero era muy difícil, pues

este se basa en el buen gusto, en un concepto completo, en

una buena historia; una conexión que debe existir entre

el artista y yo como editora. Realmente no quería que la

revista fuera un portafolio, sino un proyecto que hablara

de un tema y narrara algo por medio de imágenes. En

esta etapa, los entrevistados no entendían muy bien el

concepto de la revista, pues pretendían mostrar su trabajo

y centrar el contenido en él. Pero al inal, con las ideas

más claras, todo fue más fácil: le escribí a cada persona

que me había interesado y muchas aceptaron. Esto no

iba —ni va— a ser fácil. Depender de las personas y de

su tiempo es complicado. Pero sé que si en verdad están

(62)

Cada número es exclusivo, algo único que hace

parte de una secuencia que distinguirá la revista, donde

el personaje cuenta, con recursos como ilustraciones,

fotografías o su impronta, las etapas más importantes

que han marcado su vida u obra. Las personas estamos

marcadas por una singularidad, lo cual nos hace

diferentes a los demás. El trabajo de la persona es algo

propio, y pocos pueden ser conscientes del signiicado de

cada imagen; es decir de lo que está dentro de ella o lo

que está oculto.

***

La revista es realizada y costeada por mí. El diseño,

la diagramación y, en el caso del primer número, los

textos y las imágenes, estuvieron también a mi cargo.

Su nicho va desde niños hasta mayores; ya sean artistas,

(63)

revista para cualquier persona. Así mismo, este proyecto

ha tenido muchas variaciones, por ejemplo, al comienzo,

iba a ser diseñado por el artista: él escogería tamaño,

papel, etc.

Tenía la opción de cinco tamaños (6x11 cm, 10x15

cm, 15x20cm, 17,5x25 cm y 20x25 cm), pero en el

proceso, y tras consultar a posibles invitados, llegué a

la conclusión que el tamaño sería uniicado. Lo mismo

ocurrió con el cambio de papeles; en cada número

quería una variación, pero como el precio no variaba

(64)

1. Especiicaciones técnicas:

Su tamaño ijo es de 17,5x 25 cm. El papel que se

utiliza para la carátula es Soho de 200 g y el interior

es Bond de 115 g. Su impresión es digital. Consta de

un lomo que varía según la cantidad de páginas. Entre

tanto, su encuadernación es rústica con tapa blanda, con

guardas falsas. El costo de la primera impresión fue

de $1’400.000 pesos para 100 ejemplares, y el resultado

impecable en cuanto a calidad del color e impresión.

2. Estructura

Carátula: siempre tendrá un color plano, pero

variará su tonalidad en cada edición para que así,

cuando estén todas juntas, se vea una unidad en

su degradé. Este primer tomo, que consta de cuatro

revistas, está en tonalidad de amarillos. Este color fue

(65)

la atención del espectador vaya directo a esta. Todas

tendrán el nombre de Revista Calavera, acompañado del

artista y una mínima descripción de lo que se verá en el

interior. También incluye el número de la edición y, en

el caso de la mía, el primer número apareció la fecha,

característica que cambiará para que no se vea como

algo ‘antiguo’ con el paso del tiempo, pues a diferencia

de las grandes revistas, esta no se retira hasta su venta

total. A su vez, cada publicación cuenta con un sello que

dice “con aiche coleccionable”.

La primera página tiene el título del proyecto.

Luego, la bandera y en su página compañera el

sumario.

Sigue la introducción.

(66)
(67)

una calavera, hecha con el estilo de cada artista.

Biografía del autor.

La contracarátula está cubierta por tres líneas (azul,

roja y rosada) organizadas de formas diferentes en cada

edición para seguir con su continuidad. También incluye

el número del ISSN (2346-3732).

Para el registro de la revista, se tuvieron que hacer

algunos trámites legales y obtener el número de registro

ISSN (International Standard Serial Number). Todo se

hizo en la su publicación.

En cuanto a la distribución, está a la venta en

Medellín en Vida Augusta, y en Bogotá en Guay. Su

precio varía dependiendo de la publicación, ya que el

(68)

Esta revista, a pesar de no ser comercial, es un proyecto

que se pone a la venta, ya sea independientemente con

publicidad propia, en museos, librerías, almacenes de

(69)

3. Publicaciones

Revista Calavera #1

Noviembre de 2013

Artista: Sara Ospina

Nº de páginas: 64

La primera edición de la revista circuló en noviembre

de 2013. Además, se lanzó en la feria La Independiente,

en diciembre del mismo año. Su nombre es Calavera,

Sara Ospina, historias ilustradas.

En esta revista quise contar mi temor a la muerte de

otros. Está dividida en tres capítulos. El primero habla de

esas muertes diarias que vivimos sin creer que son muertes,

pero que sabemos que dentro de nuestro cuerpo algo se

va, dejan un hueco en nuestro corazón. Son experiencias

(70)

inestabilidad emocional que solo el tiempo puede curar.

El segundo habla de la muerte de mi abuela, mi

segunda madre. Una adiós repentino, un sufrimiento que

invadió muchos años mi cabeza y mi corazón, y que dejó

millones de recuerdos.

Y el tercero y último, es el fallecimiento de Natalia,

mi amiga del colegio asesinada. Esto acabó con mi

inocencia, una muerte que arrasó con muchas cosas

dentro de mí y solo me dejó miedos e inseguridades.

Un elemento importante de mis ilustraciones es su

apariencia infantil, colores pastel que siempre he tratado

de mantener para que el trabajo tenga una uniformidad

y sea reconocido como propio. El color le da un toque

infantil, pero detrás de esta forma de ilustrar hay un

contenido fuerte que enmarca momentos dolorosos o

(71)

En lo que la caracteriza, mi obra siempre ha estado,

de una u otra manera, relacionada con experiencias que

me han marcado, así como a mi familia y demás factores

que están rodeando y alterando mi mundo y mi vida en

general, ya sea en términos positivos o negativos. Esto es

lo que hace que sea un trabajo introspectivo y personal,

pues es una manera de exteriorizar mis sentimientos más

profundos.

La ilustración es el medio que me interesa, una

forma más interesante que la escritura para hablar sobre

mis temas, pues permite expresarme sin necesidad de la

voz. Soy una persona de pocas palabras, pero gracias al

arte me di cuenta de que me podía expresar con elementos

(72)

Revista Calavera #2

Marzo de 2014

Artista: Gustavo Roa

Nº de páginas: 48

El segundo número está dedicado a las fotografías

del artista y comunicador Gustavo Roa. En este edición

habla constantemente de la muerte y de lo cerca que

está de él; un trauma que en sus palabras “siempre nos

acompaña y en cualquier momento nos lleva a su lado”.

Roa nació en Cali en 1985. Cuando era muy pequeño,

sus padres se devolvieron a la capital, donde realizó sus

estudios de Primaria y se graduó en Comunicación y

Artes Visuales en la Pontiicia Universidad Javeriana.

Encontró en la fotografía el medio por el cual podía

(73)

sigue buscando, de alguna u otra forma, en su interior.

Esta es la presentación que hizo de su proyecto:

Todavía conservo en mi mente la imágenes de los

cráneos que decoraban el estudio de mi casa, cuando

apenas era un niño. Mi padre, un médico talentoso y

siempre inquieto, mantenía, en el lugar donde guardaba

sus enciclopedias, algunos huesos que le servían como

referencia para actualizarse en una profesión que nunca

termina. Y esa fue, precisamente, mi primera relación

con la muerte… Saber que esos cráneos algún día le

pertenecieron a alguien. Saber que en esos huesos hubo

vida. Saber que la muerte era inevitable.

Luego vi a mi abuelo morir y, sin embargo, mi

recuerdo no son las representaciones de la muerte

(74)

me cuestioné acerca de la muerte, una duda que persistió

hasta que me formularon Xanax, un medicamento al

cual me volví adicto y me acercó al in o, mejor dicho, al

(75)

Revista Calavera #3

Junio de 2014

Artista: Andrés Jaramillo

Nº de páginas: XX

El tercer número es sobre el pintor e ilustrador Andrés

Jaramillo, quien nació en Medellín en 1982. Su padre

y su abuelo son aviadores; esto le ha servido para tener

acceso a otros mundos. Su madre es gemela, ambidiestra

y de manos hábiles. Andrés, a temprana edad, descubrió

su talento para el dibujo y empezó a utilizarlo en sus años

de colegio, sintiéndose atraído por las épocas medievales.

Al graduarse del colegio, incursionó en el mundo de

la música; aprendió a tocar batería y formó una banda

(76)

problemas con el mundo digital. Decidió realizar gran

parte de sus obligaciones de manera manual y esto

disgustó a sus docentes. Continuó con la música tocando

en bandas como Bazuka, Los nombres y Profesor caos.

Dos años después viajó a España y Holanda. Visitó el

Museo de la Reina Sofía y el de Vincent Van Gogh. Quedó

maravillado con el arte.

En 2007 recibió su título de profesional y abandonó,

de inmediato, este oicio. Dice que estaba cansado de tener

que utilizar los computadores como medio y, además, de

ejecutar las ideas de otros.

Viajó a Londres, Escocia, Suiza y Egipto, países

donde apreció la variedad del arte. Luego se inscribió en

un curso de ilustración para libros en Chelsea College of

(77)

Al regresar a Colombia, construyó su estudio en el

campo donde pinta hasta la fecha. En 2010 presentó

Mujeres y la Muerte, su primera exposición independiente.

Atento y América, en 2012, le siguieron. Ese mismo año

viajó a Nueva York y estudió el retrato en vivo varios

meses, en The Art Student League of New York.

Jaramillo ve a la muerte como un evento igual al

nacimiento. Le atrae lo desconocido pero, como a todos

—o la mayoría— también lo considera algo malo; así

nos han explicado todo: una dicotomía, blanco y negro,

bueno y malo, etc. No le teme a la muerte —eso dice—;

(78)

Conclu

sio

(79)

• El propósito y la premisa de este trabajo fue

contribuir a que los demás artistas muestren sus obras.

Por otra parte, representar un poco la vida de cada uno

de ellos y dar a conocer su impronta en el arte, va ligado

a su historia.

• La experiencia que cada quien tiene de la muerte

está determinada por los demás; no se tiene una noción

propia, sino una construcción empírica fundamentada y

desarrollada a través de las personas que nos rodean.

• La gente, aparte de la revista, tuvo acceso a las

experiencias de las otras personas, lo que les dio la

posibilidad de dejar el pudor a un lado; abrieron los ojos

(80)
(81)

PELÍCULAS

- Amor (2012), [película], Haneke, M. (dir.), Austria, Francia y Alemania, Canal+ (prod.).

LIBROS

- Erlbruch, W. (2004), El pato y la muerte, Barcelona, Barbara Fiore Editora.

- Lynch, T. (1997), El enterrador, Alfaguara, Madrid. - Maldonado, B. (2012), Pros-cra-ti-nation, Lulu, Madrid.

(82)

ENTREVISTAS

- CITY TV, (productor) & VIVE.IN, (director). (2010) Revista Buenas, donde cualquiera puede ser famoso [entrevista]: Colombia: City TV. Disponible en:

<http://www.citytv.com.co/videos/75094/revista-buenas-donde-cualquiera-puede-ser-famoso>

- VICE, (productor), (2013), Art Talk: Bongoût [entrevista]. Berlin: Vice. Disponible en:

(83)

INTERNET

-Velazo, E. (2009) , “Point d’ironie”, [en línea]. Abril 2009, 2014, [consulta: Martes, 13 de noviembre de 2012]. Disponible en la Web: <http://abreelojo.com/ agenda-cultural-2/exposiciones/proyecto-vitrinas/>

- Lux, Loretta. “Loretta lux”, [en línea]. [consulta: Martes 13 de noviembre de 2012]. Disponible en la Web:

< http://www.lorettalux.de/>.

- Yossi Milo Gallery, “Loretta Lux”, [en línea]. 2000, 2013, [consultado Martes 13 de noviembre de 2012]. Disponible en: < http://www.yossimilo.com/artists/lore_ lux/>

(84)

Febrero de 2014]. Disponible en: http://integrar.bue.edu. ar/integrar/blog/articulo/que-son-los-libros-album/

- Solana, E, “Imágenes que invitan a pensar: el “libro álbum sin palabras” y la respuesta lectora”, [en línea]. [consultado: sábado 15 de febrero de 2014]. Disponible en:

http://relexionesmarginales.com/3.0/22-imagenes- que-invitan-a-pensar-el-libroalbum-sin-palabras-y-la-respuesta-lectora/

- Orozco, M. “El libro álbum: deinición y peculiaridades”, [en línea]. 2009. [consultado: sábado 15 de febrero de 2014]. Disponible en:

(85)

-Jardín Publicaciones, “Jardín”, [en línea]. [consultado: Sabado 5 de Abril de 2014]. Disponible en: http://www.jardinpublicaciones.com/

(86)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects : ser para la muerte
Outline : capítulo