CAPÍTULO I Geografía e Historia de Ciudad Guayana

36  15  Descargar (1)

Texto completo

(1)

Geografía e Historia de Ciudad Guayana

Ciudad Guayana fue fundada en 1961 a la derecha del río Orinoco y en la desembocadura del Caroní. Para comprender los elementos políticos, sociales, económicos, culturales y educativos de la ciudad actual es necesario ubicar su realidad en un contexto espacio-temporal. Indudablemente el entorno territorial y los

antecedentes históricos guardan alguna relación con el presente y futuro de las variantes del desarrollo de la localidad. Lo local está inserto en un medio geográfico

comarcal estatal, regional con unas características físicas, hidrológicas, edafológicas y poblacionales, a su vez inmerso en un proceso histórico que marca características, tendencias, interrelaciones de lo que puede ocurrir en el futuro. El pasado, presente y futuro forman un continuo vital activo y determinante. Lo local hace referencia a un lugar, a una ciudad, a una comarca pero es consustancial a las mismas su entorno o su contexto geográfico e histórico. Por ello hay que contextualizar el desarrollo local en sus coordenadas espacio temporales.

Por razones geográficas e históricas hay que ubicar a Ciudad Guayana a veces en su entorno administrativo más inmediato como es el Estado Bolívar y en otras ocasiones en un contexto geográfico más extenso como es la Región Guayana, el Escudo Guayanés, la provincia de Guayana.

(2)

Para responder a estos interrogantes se han utilizado investigaciones de economistas que han estudiado la historia económica de América Latina como Gunder Frank y los profesores Ciro Cardoso y Pérez Brignoli e historiadores de la Región Guayana o del Estado Bolívar como Luis Ugalde, Américo Fernández, Hildelisa Cabello y algunas enciclopedias. Lo que se presenta a continuación es una síntesis de la geografía, historia poblacional y economía de la región seleccionando aquellos aspectos que pueden dar más luz sobre el desarrollo actual.

Geografía de la Región Guayana

La Región Guayana comprende los estados Amazonas, Delta Amacuro y Bolívar

que ocupan más del 50% del territorio venezolano. El estado Bolívar tiene una superficie de 240.528 Km2. El estado Amazonas 177.617 Km2 y el Delta Amacuro 40.200 Kms2. Si a este extenso territorio se añaden los 150.000 Kms2. de la Zona en reclamación del Esequibo, lo que se llama el Escudo Guayanés venezolano comprende una extensión de 608.345 Kms2. Está situado al Sur de Venezuela y colinda con Guyana al Este, con Brasil al Sur; con Colombia al Oeste y los estados Monagas, Anzoátegui y Guárico al Norte.

(3)

Guayanés y desembocan casi perpendicularmente en el gran río. Los más importantes son el Cuchivero, el Caura y el Caroní con gran capacidad de agua y potencial de energía hidroeléctrica. En la parte este del Estado Bolívar está la cuenca de los ríos Yuruari y Cuyuní que desembocan en el Atlántico por medio del Esequivo.

Desde el punto de vista físico, Guayana presenta un relieve muy diverso con mesetas, llanuras, valles, cordilleras. Las alturas del territorio van desde los 100 metros en las llanuras cercanas al Orinoco hasta los 2.800 metros en los tepuiyes más altos. El Escudo Guayanés, la región más antigua del país, está limitado al Este por una sucesión de serranías que conforman la Cordillera Imataca. Esta formación contiene rocas de alto contenido de hierro y manganeso. La zona geológica Pastora situada al sur de Imataca, contiene rocas volcánicas, graníticas y sedimentarias. En esta área se encuentran importantes yacimientos de oro y cobre. La formación Roraima que contiene los tepuiyes de la Gran Sabana y marca la línea divisoria con Brasil por medio de la Sierra de Parima. Esta zona está conformada por areniscas y rocas sedimentarias. En el oeste del Estado se encuentra la zona Cuchivero cuyas rocas son ígneas y contienen diamantes. Entre todas estas formaciones existen áreas con relieve de sabanas, tierras planas y valles.

La vegetación en el Estado Bolívar está determinada por su ubicación en la franja intertropical, influenciada por otros factores como relieve, tipos de suelos, clima. La mayor parte de la Región Guayana está cubierta de bosques, alto y medio sobretodo en las cuencas de los ríos. En Guayana se asienta el 70% de los bosques del país.

También hay extensiones importantes de arbustos y herbáceos propios para la ganadería extensiva. Se identifican tres áreas con terreno fértil para la agricultura: la zona de El Palmar al este, la Región de la Paragua, y la Región de Guarataro.

(4)

Ciudad Guayana y su Relación con el Pasado Histórico de la Región

Para investigar el desarrollo de Ciudad Guayana, es necesario acudir a la historia de la región en la que está inmersa y ubicarla en un contexto temporal.¿Qué ocurrió en este territorio antes que se fundara la actual ciudad? ¿Tendrá alguna relación con el pasado? Se deben contextualizar los procesos ocurridos con anterioridad en la región pues debe existir un hilo conductor, algunos condicionantes socio-geográficos que impriman características especiales al devenir histórico de la población aquí

asentada.

Este capítulo mostrará una síntesis de la historia socioeconómica de la Región de Guayana, sus formas de producción propia, su relación con el país y con las naciones que dominaban la economía en el pasado. Se presentarán las teorías y hechos más significativos con base a las investigaciones históricas ya realizadas que puedan reflejar la vocación histórica de la ciudad asentada en el margen derecho del Orinoco y que tuvo por nombres Santo Tomás de la Guayana, que además estuvo asentada en seis ocasiones diferentes entre la actual Ciudad Guayana y las proximidades de los Castillos de Guayana.

En el año 1989, el entonces presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), Ing. Leopoldo Sucre Figarella, construyó un parque en el lugar donde años antes se había colocado la primera piedra de la fundación de Ciudad Guayana. En ese entonces se generó una discusión entre los historiadores sobre si tal parque debía llamarse “La Fundación” o “Las Fundaciones”, aludiendo a las 6 veces en que la ciudad fue fundada y desaparecida en diferentes lugares de la geografía guayanesa con el mismo nombre. La discusión no es estéril, pues crea una línea de sucesión entre la actual y moderna Ciudad Guayana con el pasado de la región y posiblemente con su vocación histórica más profunda.

(5)

Acta de la fundación de Santo Tomé de la Guayana: Hoy domingo 2 de julio de 1961 con asistencia en este lugar de los ciudadanos Presidente de la República, Presidente y Vicepresidente del Congreso Nacional, Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Comisionado Presidencial para el Desarrollo de Guayana, Gobernador del Estado Bolívar y del Presidente de la Asamblea Legislativa del Estado Bolívar, el Excelentísimo y Reverendísimo Monseñor Dr. Juan José Bernal, arzobispo de Ciudad Bolívar, impartió la bendición al sitio donde fue colocado un ejemplar de la presente acta de Santo Tomé de Guayana de la que se levantaron cinco ejemplares más... habiéndose asentado igualmente en el primer folio del libro de la ciudad de Santo Tomé de Guayana abierto en esta misma fecha en fe de lo cual suscriben las actas respectivas.

Sobre el acta esculpida en una placa de cobre, está colocada una piedra en forma de cubo en la que está esculpida la siguiente leyenda: “Santo Tomé de Guayana, julio 2 de 1961”. Sobre un muro de piedras situado cerca del monumento principal, en letras mayúsculas de acero, está colocada la siguiente leyenda: “CIUDAD GUAYANA 1595, 1598, 1632,1638, 1684, 1764, 1961” indicando los años de las diferentes fundaciones de la ciudad.

¿Por qué, al crear una ciudad nueva y planificada según los modelos más progresistas del siglo XX, haya que conectar lo más singular de la ciudad como es su nombre, con un pasado histórico de otras poblaciones actualmente desaparecidas, ubicadas en el margen derecho del Orinoco? Con Ciudad Guayana ocurrió lo mismo que sucede en las familias, en las que el primogénito lleva el nombre del padre, del

abuelo o de uno de sus ancestros. De alguna manera se desean perpetuar las virtudes, características y los genes de los antepasados. Una ciudad nueva, si quiere tener futuro necesita tener historia, raíces, tradición, fuerza telúrica.

(6)

asentamiento al Caño Usupamo y le llaman Santo Tomé de Usupamo (Año 1632). De nuevo es saqueada y quemada por los holandeses y se reubican los sobrevivientes al lugar donde hoy están las empresas de Guayana. Le ponen por nombre Santo Tomás del Santísimo Sacramento. (Año 1638). En 1684 se moviliza la población a otro lugar del Orinoco hasta que por recomendación de expedicionarios se traslada la capital a Angostura del Orinoco y se le nombra Santo Tomás de la Nueva Guayana (año 1764) Esta población pronto comenzó a llamarse Angostura hasta que en 1846 se le cambió el nombre por Ciudad Bolívar. De los asentamientos anteriores no existen ni las ruinas.

Como se ha expresado anteriormente es necesario contextualizar la realidad local en un entorno geográfico interactuando con un proceso histórico.

Población Aborigen de Guayana

(7)

El historiador Céspedes del Castillo (1994) se atreve a dar cifras de la población indígena de toda América Latina hacia 1492 y asigna a Venezuela una población de 350.000 habitantes con un posible error menor al 20%. Eduardo Ortiz (1997), citando a Cunill Grau afirma que la población de Venezuela antes de la conquista pudo estar poblada por medio millón de indígenas. ¿Cuántos de estos vivirían en Guayana? Es difícil aventurarlo pero sabiendo que este indígena era cazador y recolector fundamentalmente habitaría con preferencia cerca de las riberas de los ríos sobretodo del Orinoco, rico en fauna y con tierras fértiles para sembrar yuca, batata y maíz. Hoy, el Estado Bolívar es la tercera dependencia del país por la cantidad de población indígena, ya que la mayor parte de su extensión es habitada por diferentes etnias, más o menos aculturizadas pero en la que no viven criollos. Según Mansutti las etnias indígenas del Estado Bolívar son 19, distribuidas en 333 asentamientos con un promedio de 100 personas por poblado. Más de la mitad de la población indígena es de la etnia Pemón habitante de la Gran Sabana, siguiéndole en población los Kariñas en las riberas del Orinoco, los Panares en las sabanas del Cuchivero y los Yecuanas en la cuenca del río Caura. Todavía existen comunidades indígenas que han tenido contactos mínimos con otra civilización que no sea la suya, como los yanomami.

Desde el inicio del registro de la población en la región Guayana se ha distinguido entre población criolla e indígena de tal manera que se siguen haciendo dos censos diferentes.

(8)

Cuadro 1. Población Indígena del Estado Bolívar. Municipio Población

Total (hab.) Población indígena (hab.) Población No indígena (hab.) Relación indígenas a población x 100 Extensión (Km2)

hab./Km2

Caroní 697.962 1.675 696.287 0,2 1.612 432,9 Cedeño 70.770 8.712 62.058 12,3 46.016 1,5 El Callao 19.039 317 18.722 1,6 2.236 8,5 Gran

Sabana

26.359 17.205 9.154 65,2 32.088 0,8

Heres 317.335 3.636 313.699 1,1 5.851 54,2 Piar 96.985 755 96.230 0,7 15.899 6,1 Raúl Leoni 37.222 5.604 31.618 15 54.386 0,6 Roscio 20.329 53 20.276 0,2 6.182 3,2 Sifontes 34.764 6.275 28.499 18 24.392 1,4 Sucre 20.168 6.103 14.065 30,2 46.163 0,4 P. Chien 13.164 26 13.138 0,1 2.275 5,7 Total 1.354.097 50.361 1.303.736 3,7 237.100 5,7

Fuente: INE 2001.

Como se observa en el cuadro anterior la etnia indígena es mayoritaria en el municipio Gran Sabana y tiene cierta importancia en Sucre, Sifontes, Raúl Leoni y

Cedeño. Si se suma la extensión de estos municipios, superior a 200.000 Kms2 y se descuenta la población criolla que vive en sus poblaciones capitales, se puede apreciar que más del 80% del estado Bolívar está habitado únicamente por unos 50.000 indígenas aproximadamente. Considerando la población total del Estado Bolívar, ésta se concentra en un 85%, en tres ciudades, Ciudad Guayana, Ciudad Bolívar y Upata que están situadas en el límite nororiental del estado y ocupan apenas un 3 % del territorio.

(9)

rotativo en el que cosechan yuca, batata, maíz, topocho. Las mujeres se encargan del cultivo agrícola, los hombres de la caza y de la pesca. Habitan en poblaciones regularmente pequeñas y su organización social está regida por relaciones de parentesco. El sistema económico es de subsistencia y de adaptación al medio selvático o de sabana en que viven creando un ecosistema con el mismo.

Teorías sobre la Historia Latinoamericana

El proceso histórico de la llegada de los europeos (primero los españoles, luego, portugueses, ingleses, franceses, alemanes, holandeses) a América, ha sido denominado de diferentes maneras, de acuerdo a las teorías que sustentan dichos

conceptos: “Descubrimiento”, “Conquista”, “Encuentro de dos mundos”, “Genocidio” “Colonización”, “Resistencia indígena”. Algunos teóricos ven en dicho

proceso una expansión en el desarrollo socioeconómico mercantilista, precapitalista o capitalista de Europa y lo interpretan según las necesidades y cambios ocurridos en la metrópoli. Otros estudian la realidad americana desde sus estructuras internas, sus formas de relaciones y producción sin tomar en cuenta el entorno internacional. Aunque cada una de estas teorías tiene determinados basamentos históricos, muestran visiones parciales, casi siempre determinados por ideologías, de procesos históricos muy complejos.

(10)

1. Estructura colonial: es la implantación de una economía de exportación ultraexplotativa y dependiente con respecto a la metrópoli que restringe el mercado y la producción interna, que una burguesía dependiente genera con sus políticas de subdesarrollo. De esta forma se crea una economía de puerto, que promueve la producción y exportación de materia prima que requiere el desarrollo del Capitalismo, mientras que por otra importa los productos elaborados necesarios para la expansión del comercio internacional.

2. La estructura agraria de los países se desarrolla y transforma en determinados momentos de la historia de acuerdo a las fluctuaciones de la demanda exterior tanto en la producción como en los precios.

3. Los movimientos independentistas responden a los intereses de las burguesías nacionales que controlan la comercialización y exportación de materias primas que desean aumentar su poder e independencia de los poderes políticos pero que fortalecen sus nexos de dependencia con el comercio internacional dominante.

4. Esta política de dependencia con el capitalismo internacional se acentúa luego que en las guerras civiles de muchos países es derrotada la burguesía nacionalista productora por la burguesía comercial dependiente de la metrópoli.

5. Las reformas liberales de los países en la segunda mitad del siglo XIX acentuó

la dependencia del capitalismo mundial.

6. El imperialismo volvió a transformar la estructura de clases afianzando un lumpenburguesía y el consecuente subdesarrollo.

7. La crisis ocurrida en los países capitalistas en las dos guerras mundiales y en la depresión de 1929 hizo que variara sustancialmente la demanda de materia prima lo que condujo a las burguesías nacionales a promover la industria propia.

(11)

Ciro Cardoso y Héctor Pérez Brignoli (1979) estiman como burdo el esquema de Gunder Frank (1970) y resumen los planteamientos de Inmanuel Wallerstein y de Fernando Novais. Según el primero, a finales del siglo XV y principios del XVI surgió un nuevo sistema económico, puesto que ya en ese entonces se constituyó una economía mundial europea. Se trata de una estructura superior a la de los estados y caracterizada por la relación de sus lazos económicos. A este sistema lo denomina único, dominante y capitalista, ya que contiene en su seno diferentes formas de producción (feudalismo, esclavitud, servidumbre, trabajo libre, según el lugar en que operan) y todas dirigidas por una clase dominante.

Novais define el antiguo sistema colonial, como un sistema del Capitalismo Mercantil, que no es otra cosa que el conjunto de relaciones entre la metrópoli y la colonia con la finalidad de acumular y extraer el máximo de beneficios de las provincias de ultramar a través del monopolio comercial generador de sobre ganancias. La burguesía comercial metropolitana podía apropiarse del sobre producto de las economías coloniales debido a que su monopolio le permitía vender lo más caro posible las mercancías europeas y comprar lo más barato posible las materias primas de la colonia. Estas sobre ganancias estaban destinadas a crear el capitalismo industrial.

Estas teorías pudieran contener parte de la verdad, pero son demasiado simples para dar explicaciones de procesos históricos complejos y diferentes, según las

colonias y las circunstancias particulares de cada una en su momento histórico. Pareciera que se formula primero la teoría y a continuación se trata de explicar la realidad en base a esta concepción señalando los casos en que esta se confirma de forma fehaciente.

(12)

Como afirman Cardoso y Brignoli (1979):

La colonización de América Latina fue sin duda en último análisis, una consecuencia de la expansión comercial y marítima europea, un aspecto del gran proceso de constitución del mercado mundial. Dicha colonización, y los procesos de descubrimiento y conquista no hubieran podido ocurrir sin la asociación entre intereses privados de diversos tipos ( de comerciantes, aventureros en busca de riqueza y posición, nobles con altos puestos burocráticos) e intereses públicos ( las monarquías nacionales, a cuyo aparato con frecuencia se asociaba la Iglesia).Tal vinculación tenía diversas razones: la necesidad de movilizar recursos muy cuantiosos para financiar expediciones, la necesidad de defender las colonias. La inexistencia en principio de empresas mercantiles fuertes creó la necesidad de mantener monopolios. Las relaciones entre la metrópoli y la colonia estuvieron regidas por el sistema exclusivo o pacto colonial. (p. 171).

La conquista y colonización de la región de Guayana tuvo características que la diferencian de otras regiones, incluso del resto de Venezuela. Esta historia está condicionada por la existencia del río Orinoco que se convierte en tránsito y en medio de intercambios permanentes de hombres y mercancías de una basta región: desde Santa Fe de Bogotá, los Llanos Colombianos y Venezolanos, la cuenca del río Negro, toda la región de las Guayanas incluidas las hoy día naciones independientes y Colonias, hasta Trinidad, Islas del Caribe, Europa y Norteamérica. Cuando en América, se crean los Virreinatos de México y Perú, en Guayana los conquistadores peleaban con indígenas, holandeses e ingleses. Mientras se explotan las minas de oro, plata en Potosí, Huancavelica, Santa Fe de Bogotá, y México; en Guayana se genera un “proceso civilizador” del indígena mediante un sistema de producción agropecuaria y artesanal autosuficiente en las Misiones del Caroní, de forma semejante a las Misiones del Uruguay.

Cuando durante largos períodos del siglo XIX, Venezuela se desangra en luchas intestinas entre conservadores y liberales, centralistas y federales, Ciudad Bolívar y su interland se aprovechan de su situación privilegiada para crear un nudo mercantil

(13)

Etapa de la Conquista de Guayana

El Delta del Orinoco fue la primera tierra firme de América que pisó Cristóbal Colón, y le causó tal impresión el encuentro del agua dulce con la salada que escribió lo siguiente según Fernández (1994):

Grandes indicios son de estos del Paraíso Terrenal, porque sitio es conforme a la opinión de santos teólogos, y asimismo las señales son muy conformes que yo jamás leí ni oí que tanta cantidad de agua dulce fuese así vecina con la salada; y de ello ayuda la suavísima temperancia; y si de allí el paraíso no sale, parece aún mayor maravilla porque no creo que sepa en el mundo de río grande y tan fondo. (p.21)

La conquista de los territorios de la cuenca del Orinoco fue sin embargo, difícil, lenta, llena de peligros y codiciada tanto por españoles, como con ingleses, holandeses, franceses y portugueses, que escenificaban en estas regiones las mismas guerras que ocurrían en Europa. Desde muy pronto, los conquistadores crearon la Leyenda de una ciudad Manoa, internada en la selva, “cada vez más ignota y remota como el maravilloso país de Los Omeguas que rutilaba con luces amarillas a la distancia porque el oro cubría el lecho de los ríos y de sus lagos como arena.” (Fernández, 1994, p.28). Posiblemente crearon esta fantasía al contemplar los cochanos (pepitas de oro) de oro pendientes del cuello de los indígenas. Pero no fue

sino hasta la segunda mitad del siglo XIX que se descubrieron las vetas de oro. A lo largo del siglo XVI, la Corona concedió diferentes capitulaciones para que conquistaran y poblaran una Región que se extendía entre el Amazonas, el Orinoco y el Meta a la que llamaban Provincia Dorada.

(14)

(Hildelisa Cabello, 1996, p. 63). Encontró un poblado indígena Aruacay (en el Delta del Orinoco) de 400 bohíos grandes. La alimentación de estos pobladores estaba basada en el cultivo de la yuca y la pesca. “Los hombres fabricaban redes, hamacas y nasas. Las mujeres se dedicaban a las actividades agrícolas” (Cabello, 1996, p. 85). Esta expedición llegó hasta lo que hoy es Puerto Ayacucho pero los ataques de la población, las enfermedades, el hambre, hicieron que la misma se devolviera hasta Paria. Otras expediciones hicieron lo mismo hasta bien entrado el siglo.

Cuando se crea la Audiencia de Santa Fe de Bogotá, el Adelantado Jiménez de Quesada organiza una expedición al país de los Omeguas desde Bogotá, pero muere al iniciar el viaje. Antonio de Berrío será quien asuma la encomienda de tomar posesión de la Provincia Dorado y realiza tres viajes, siempre partiendo de Colombia, hasta que por fin en 1595 logra fundar una ciudad al margen derecho del Orinoco y cerca de la desembocadura del Caroní con 30 hombres y 10 soldados, trasladándola tres años mas tarde hacia el Orinoco abajo. Antes de construir este poblado había fundado la ciudad de S. José de Oruña en Trinidad, isla que consideraría clave para la posesión del Orinoco y la defensa del virreinato de Nueva Granada.

A pesar de la importancia estratégica del control del río Orinoco, la Corona española no dio suficientes recursos y hombres para el poblamiento de Guayana ya fuera porque tenía frentes más importantes que cuidar, porque ya el imperio iba en declive o porque no se consiguieron las tan soñadas minas de oro. Los asentamientos por las orillas del río y sus territorios, eran difíciles, transitorios y peligrosos debido a

(15)

Los holandeses, que conformaron un imperio comercial en el siglo XVII, basado en un sistema bancario crediticio, en la actividad de empresas privadas como la Compañía de las Indias Occidentales, y en una flota numerosa, tomaron posesión de la región Atlántica de la Guayana que les fue cedida por España por los tratados de paz de Westfalia (Año 1648). En 1814, Holanda cedería parte de este territorio a Inglaterra. La presencia de estas colonias al este de Guayana generó inconvenientes y amenazas a la estabilidad y soberanía de la región de forma que durante el siglo XVIII y XIX las incursiones por el Esequivo y las bocas del Orinoco fueron constantes. En 1804 España cedió la isla de Trinidad a los ingleses que la habían conquistado unos años antes. En 1899 un tribunal internacional firma un laudo arbitral mediante el cual reconoce una extensión de 150.000 Kms2 al este del río Esequibo para la Guayana inglesa. El gobierno de Venezuela ha mantenido permanentemente el reclamo sobre este basto territorio. Actualmente vive en Ciudad Guayana una comunidad guyanesa superior a los 30.000 habitantes y existe un comercio legal e ilegal muy activo con la nación vecina.

Después de dos siglos desde la llegada de Colón al Orinoco era muy poco lo que se había avanzado en cuanto al dominio de la extensa provincia de El Dorado. Según un memorial de 1715 en toda la inmensidad de Guayana sólo viven entre el Fuerte y la población de Santo tomé de Guayana 23 hombres civilizados (españoles) en medio de una tierra inculta y dilatada, llena de bosques y poblada de indios montaraces (Ugalde, 1994, p.40). La causa principal de los muchos intentos fracasados consistía

en que las expediciones sucesivas no lograban crear una producción sustentable para su mantenimiento, dependiendo de la caza y de la pesca, y de las esporádicas ayudas que les llegaban desde la metrópoli.

(16)

Las Misiones de Guayana

El poblamiento de parte de la extensa Región de Guayana se iniciaría en realidad con el esfuerzo y persistencia de las instituciones religiosas, deseosas de evangelizar a los indígenas y poner dichas tierras al servicio de los reyes de España. Por real acuerdo de Concordia del año 1734, correspondió a los Jesuitas promover la doctrina católica entre los indígenas en las riberas de los ríos Meta y parte alta y media del río Orinoco, a los franciscanos, la cuenca del río Caura y a los capuchinos toda la región del Caroní, el Cuyuní y el parte oriental del Orinoco. Los Capuchinos envían una primera y segunda expedición iniciado ya el siglo XVIII, pero fracasan en el intento de establecerse permanentemente debido a las enfermedades, a la falta de alimentos y

a que no lograban atraer a los indígenas. La tercera misión de 6 capuchinos llega a Guayana en 1724. Logra fundar dos poblados que en poco tiempo alcanzan los 600

habitantes entre españoles e indígenas. Solicitan más misioneros, soldados y canarios para poblar estas tierras.

Los misioneros con la mente puesta en evangelizar y “civilizar” a los indígenas obtienen de la Corona española licencia para fundar poblados únicamente formados por naturales y dirigidos por un misionero, sin mezclarlos con españoles, para buscar la forma más directa de atraerlos y no ahuyentarlos. Pero los misioneros también solicitan al rey de España funde villas pobladas con españoles y soldados para garantizar la seguridad de las misiones. El mandato que inician los misioneros del Caroní consiste en fundar pueblos con un fraile e indígenas pacificados a los que dan protección, catequesis y enseñanza en el cultivo de la agricultura y la producción pecuaria.

(17)

rebaño. Durante años se propusieron no sacrificar reses sino una vez al año por la fiesta de fundación de cada misión. El crecimiento del rebaño de ganado fue grande, de tal forma que los informes señalan que al final del siglo había aproximadamente 200.000 cabezas de ganado vacuno y 80.000 de ganado caballar. (Cabello, 1996, p. 187) Este rico hato sirvió para mantener a los indígenas de los poblados, a los españoles y tropas de Guayana, para las expediciones y aun para regalar. De la matanza de las reses sacaban cueros para la venta, arreos para el ganado, muebles, sebo, manteca. En 1818, el rebaño sirvió para mantener y alimentar el ejército de los patriotas.

Cada poblado indígena cuidaba también un rebaño más reducido y la agricultura para el autoabastecimiento. Cultivaban yuca, maíz, arroz, plátanos, caña dulce, algodón, cacao, tabaco. Las misiones tenían una caja común administrada por un fraile procurador que recogía todos los fondos de los poblados producto de las ventas y las limosnas. Tal caja común servía para formar nuevas misiones, mejorar las existentes, incorporar tecnologías, utensilios y bienes que no producían. Las tierras, por cédula real eran del común de los indígenas pero los misioneros con total espíritu paternalista administraban todos los bienes, de tal forma que cuando éstos fueron asesinados, los poblados fundados por ellos cayeron en la máxima pobreza y falta de producción.

Los misioneros se preocuparon por el autoabastecimiento de alimentos, prendas de vestir, arreos de labranza y de trabajo para toda la población, no sólo la indígena

(18)

Entre 1724 y 1778 (fecha en que se les prohibió crear más misiones), fundaron 53 poblados (Cabello, 1996, p.139). En 1816 se mantenían 29 de ellos con una población total de 21.246 habitantes la mayoría indígenas (Solo dos poblaciones de indígenas y españoles con 2.092 habitantes). (Ugalde, 1994, p. 267).

Estancamiento y Desaparición de las Misiones

A medida que la actividad misionera comienza a dar sus frutos con el asentamiento de poblaciones, se reactiva la preocupación de la Corona por estas tierras. En 1762 se crea la Comandancia de Guayana dependiente del Virreinato de Santa Fe. En 1766 Manuel Centurión, joven emprendedor y con autoridad, es

nombrado Comandante General de Guayana. Se plantea tres objetivos fundamentales: Defensa del Orinoco frente a las incursiones extranjeras, poblamiento mixto de indios

y españoles en Guayana, y control del contrabando y desarrollo comercial. En la estrategia por lograr esos objetivos chocará con la opinión y formas de actuar de los misioneros.

Traslada la ciudad de Santo Tomé de cerca del Delta a la parte más angosta del Orinoco (800 varas de ancho pues, el río se abre paso entre dos peñas) y a más de 300 Kms. de la desembocadura. Funda la ciudad sobre la roca de la derecha con un entorno geográfico inservible para la agricultura y ganadería, construye fuertes, hospital, iglesias y más de “200 casas particulares de piedra, tapia y teja” (Bermúdez, 1993, p 31). Simultáneamente, y contra la oposición de los misioneros, ordena el traslado de todas las misiones con sus habitantes y su ganado ubicadas en el bajo Orinoco al margen izquierdo del Caroní y la aniquilación de toda agricultura en esa región con la idea de que los holandeses, ingleses y franceses que incursionaban en el río no tuvieran cómo abastecerse.

(19)

consecuencia de la imposición que existía de embarcar los productos de las provincias interiores de Venezuela y Colombia por los puertos del lago de Maracaibo y del Caribe teniendo que atravesar la cordillera o los Llanos sin caminos ni puentes, con a los impuestos y precios que imponía el monopolio de la Compañía Guipuzcoana (operó en Venezuela entre 1730 y 1785) sobre todo el comercio entre Venezuela y la metrópoli. Pero también se sumaron a este comercio los españoles y misioneros de toda la cuenca del Orinoco que no tenían otra forma prácticamente de adquirir los bienes indispensables y de obtener dinero para tal fin. Los productos de exportación eran fundamentalmente tabaco de Barinas, cueros, ganado, mulas y cacao.

A finales del siglo XVIII se va definiendo el espacio fluvial del Orinoco y sus afluentes como vía expedita para el comercio interno y con el exterior. A esto contribuyen una serie de situaciones históricas: 1- Avance del proceso de poblamiento de los espacios de los Llanos y de Guayana. 2.- Fundación las ciudades de Santo Tomé de Nueva Guayana en Angostura y de San Fernando en el río Apure así como de poblados de españoles y fuertes a lo largo de los ríos (Puerto Nutrias, Caicara, Cabruta, La Urbana, Moitaco, Borbón). 3.- Creación de las provincias de Barinas y Guayana. 4.- Legalización del comercio entre las provincias y con España. 5.- Consolidación de la ganadería en el Llano y en el Caroní.

Simultáneamente con el crecimiento del comercio fluvial y la importancia que comienza a tomar Angostura, se estanca el crecimiento de las poblaciones misioneras.

El gobernador de Guayana prohíbe crear más poblados misioneros. La última fundación será la de Tumeremo cerca del río Cuyuní en 1788. Entre esta fecha y 1816, apenas crece la población de los asentamientos misioneros. Se fortalece el poder civil y eclesiástico y entra en competencia con el misionero. En 1762 se crea la Comandancia de Guayana que pasa a depender de la Capitanía General de Caracas en 1777.

(20)

no era generador de un dinamismo interno expansivo” (Ugalde, 1994, p. 276). Seguramente no estaba en la mente de los misioneros comercializar sus productos para otra cosa que no fuera la subsistencia de las poblaciones indígenas. Los misioneros sienten que después de tanto esfuerzo es poco lo que han logrado con la “civilización” de los indios, al mismo tiempo que se quejan del trato y paga que reciben de los españoles cuando acuden a trabajar a Upata y Angostura, ciudades que crecen en desmedro de las poblaciones indígenas.

En 1811 las provincias de Venezuela menos la de Guayana declaran la independencia de España. En 1814 se pierde la República. En 1817 el ejército patriota conquista la provincia de Guayana instalándose durante un tiempo en Angostura ya que cuenta con una ciudad formada y con producción suficiente para alimentar a la tropa. En 1819 se realiza el Congreso de Angostura, con representantes de todas las provincias de Venezuela y proclaman la Nueva constitución. Según Fernández (1994) en Carta de Simón Bolívar al General Manuel Piar expresa, que de esta ciudad de Guayana partirá el ejército patriota:

Fijará irrevocablemente el destino de Guayana, Barinas y aun el de Nueva Granada. El Orinoco será siempre nuestro y nada podrá obstruir este canal por donde recibiremos de fuera y trasladaremos a lo interior, elementos para hacer la guerra, mientras los españoles no abandonen el injusto proyecto de someternos (p. 95).

En esta cita se muestra la importancia estratégica que tenía el río Orinoco para el Libertador. Los elementos para hacer la guerra a los que hace referencia son los apoyos en oficiales y armas de los ingleses a los que pagará con ganado y concesiones de las Misiones.

Una vez liquidadas las Misiones el deterioro de las mismas fue violento. En 1829 solo quedan 5.000 de los 20.000 indios que habitaban los pueblos. Los demás habían huido o habían sido enviados a la guerra. El ganado se había reducido a 50.000

(21)

entrega en concesión a dos ingleses Hamilton y Princeps en atención a sus servicios prestados, parte de los pueblos misioneros. Estos venden el ganado y los bienes.

En esos años, en Guayana no había condiciones para desarrollar una economía y lo que hizo fue liquidar la que había para pagar deudas de guerra, para alimentar la tropa incluso enviando carne salada a Apure. Parte de la riqueza se fue en robo y contrabando (Ugalde, 1994, p.321).

Según Cardoso y Brignoli (1979), ningún país de Latinoamérica como Venezuela sufrió una destrucción tan violenta en la economía por la guerra de la independencia, no sólo en la agricultura de la costa sino en la ganadería de los Llanos y de Guayana. En el siglo XIX se enseñoreó la política liberal en Venezuela. Se consolidó el latifundio, se vendieron baldíos del gobierno y tierras realengas. Los ingresos del Estado dependen de los precios internacionales del café, cacao, cueros y azúcar. Cuando éstos caen en 1842-1844 se crea una gran crisis debido a la dependencia de capital usurario. Los esclavos se consideraban más como garantía del préstamo que como mano de obra ya que esta alcanzaba el 17 % del peonaje de las haciendas. Las guerras civiles son casi permanentes entre 1844 y 1870 año en que se instaura el gobierno liberal de Guzmán Blanco. Las luchas son crueles entre conservadores y liberales, luego entre centralistas y federales. Estas últimas dejaron un saldo de más de 300.000 muertos. Las tierras y los bienes se consideraban trofeos de guerra. Guayana no participó en estas luchas fratricidas por lo que el transporte por el río y el

comercio sufrían menos las imposiciones de uno y otro bando.

El Comercio por el Río Orinoco

(22)

hasta las primeras décadas del siglo XX, las comunicaciones y el traslado de mercancías eran mucho más fáciles y rápidos por río y por mar que por tierra. El río Orinoco con sus múltiples afluentes, la mayor parte navegables, son excelentes vías de comunicación que conectan los Llanos colombianos desde Villavicencio cerca de Bogotá, los Llanos venezolanos de las provincias de Barinas, Apure, Portuguesa y el piedemonte andino, Guárico, Cumaná y Barcelona con toda la región de Guayana y el Delta y hacia el mar con las islas del Caribe, Europa y América.

Todas las expediciones, informes para los diferentes gobiernos, documentos de investigadores y exploradores señalan que Guayana es una región con tantos recursos naturales y tierras tan fértiles que podría ser la más rica de América, siempre y cuando se poblara de gente civilizada. En diferentes épocas se elaboran proyectos para que inmigren a estas tierras canarios, ingleses, irlandeses, gente venida de Bogotá, Margarita, Barcelona. Pero la realidad es que este territorio ha sufrido hasta el día de hoy una ausencia de población capaz de poner a producir tanta riqueza. En 1832 la población de toda la región Guayana desde el Atabapo cerca del río Negro hasta el Delta del Orinoco era sólo de 13.292 habitantes sumando la capital, las villas y los poblados. Esta situación no varió mucho hasta 1850. El informe de Level en 1847 afirma que en 30 años que han transcurrido después de liberada Guayana, ha desaparecido esta provincia (Cabello, 1996, p 247). El mismo informe revela que muchos poblados han sido abandonados, las iglesias y casas destruidas, y los que todavía tienen algunos habitantes viven en la mayor pobreza.

Mientras esto ocurría en el interior de Guayana, su capital, convertida en centro comercial vivía en la abundancia. Según Cabello (p.252) a mediados del siglo XIX, Ciudad Bolívar (Angostura cambió de nombre en 1846) era el puerto más importante del país. Según el informe de Level citado por Ugalde (1994):

(23)

de Cumaná, Barcelona y Caracas, todos los del Apure y casi la totalidad de los de Barinas.... Se hallará excusable que en Ciudad Bolívar interese más una noticia de Barinas que de cualquiera de los cantones de Guayana (Ugalde, p.324)

Otro informe de Michelena afirma:

Excepto los productos de la industria exterior, que puedan llegar allí para cambiarse por los productos agrícolas, nada produce Angostura. Todo le viene de afuera, pudiéndose decir con propiedad que el resto de las provincias de Venezuela, con su esmerada industria, sostiene a la de Guayana, como a su factoría que es (Ugalde, 1994, 326).

En Ciudad Bolívar se instalan comerciantes alemanes, ingleses, franceses,

antillanos, italianos, conformando una comunidad cosmopolita “con clubes, periódicos (en alemán e inglés), capillas protestantes, construcciones, imprenta,

teatro” (Ugalde, 1994, p. 340). Existían rutas del interior del Orinoco que llegaban hasta El Baúl, Barinas, El Amparo, Orocué. Ruta costanera que hacía escala en Carúpano, Porlamar y La Guaira. La marítima que hacía la ruta de Trinidad, Antillas, Nueva York y Europa. Rumbo al interior del Orinoco circulan con regularidad, lanchas, balandras, curiaras. Para la ruta costanera goletas; vapores y buques para trayectos más largos. A medida que avanza el siglo XIX se establecerán compañías con itinerarios establecidos, como Vapores del Orinoco. En Ciudad Bolívar se instalan las casas comerciales que concentran y negocian todos los productos de importación y exportación, que además representan firmas europeas antillanas o norteamericanas. Entre estas firmas están: Perfetti, Winnen-Winter, Krohn, Pedrique y Machado, Dalla Costa, Salom, Wulff, Laveaux, Blohm Krohn, Perizo Palazzi, Dalton, Battistini, Hamhm y Schoch.

(24)

La producción ganadera se extendía por todos los Llanos venezolanos y colombianos, la forma más fácil de exportar tanto los cueros como las reses y los animales de carga era por el Orinoco, de tal manera que el puerto de Ciudad Bolívar ocupaba entre el 30 y el 60 % de las exportaciones del país. Los cueros eran destinados a EEUU, a Europa y los semovientes a Trinidad e islas del Caribe. Este comercio tuvo su pico máximo en la década de 1850 y fue decayendo poco a poco pero se mantuvo hasta finales del siglo.

El tabaco fue otro producto muy demandado por Europa, se producía muy bueno en Barinas lo cual le generó grandes riquezas. La casi totalidad de las hojas de tabaco salía de Ciudad Bolívar hacia los puertos de Bremen y Hamburgo. Su mayor producción se dio hasta 1860 época en que decayó, porque no pudo aumentar la oferta y países como Cuba y Brasil ocuparon ese mercado. Los otros productos arriba señalados completaban el paquete exportador hacia Europa, Las Antillas, y EEUU.

Etapa del Oro

(25)

aduana de Ciudad Bolívar. El año de mayor exportación fue en 1884. En la última década del siglo comienza a decaer la producción por no ser rentables las minas.

Explotación de los Productos de la Fauna y de la Flora

Cuando comienza a declinar la exportación oro, otros productos tanto de los Llanos como de la selva guayanesa son demandados por los países dominantes. El caucho es un látex que se extrae de algunos árboles de las selvas tropicales (el caucho y el balatá) y que a través de un proceso de vulcanización comenzó a utilizarse en la naciente industria de bicicletas, carruajes y luego automóviles. El caucho se explotó masivamente en la cuenca del Amazonas (la época de oro de

Manaos), y también en Monagas, la cuenca del Yuruari y el Orinoco. En 1860 se explota de manera individual hasta que en 1896 se conforman empresas que extraerán

el látex de forma masiva y lo exportarán hasta Europa. Esta producción alcanzó en 24 años la cantidad de 29.000 toneladas de látex. Su producción comenzó a declinar hacia 1920.

Por otro lado, la sarrapia es un árbol que crece en los bosques de Guayana. Produce una almendra que fue utilizada para fines medicinales y perfumería. Su extracción, comercialización y exportación a los mercados alemán y norteamericano fue monopolizado por casas comerciales de Ciudad Bolívar. La mayor producción se dio entre los años 1874 y las dos primeras décadas del siglo XX.

La pluma de garza es otro artículo que fue altamente demandado por Europa entre los años 1880 y 1929 donde era utilizado para adornos en las prendas de vestir femeninas y militares. Las garzas tenían su hábitat en los llanos de Apure por lo que se vuelve a intensificar el comercio entre esta región y Ciudad Bolívar. La exportación de plumas de garza entre las fechas antes indicadas fue superior a los 50.000 Kgs, lo que da una idea de la persecución y matanza de estas aves. Este comercio fue prohibido por fin en Europa y EEUU.

(26)

la importancia comercial de los productos antes señalados. El monje benedictino Iñigo Abad señala en un informe levantado a raíz de una visita a las misiones de Guayana en 1773, que la riqueza de El Dorado está en el gran potencial económico de la selva:

Todas estas tierras son feraces y de muy buena calidad; están pobladas de árboles útiles: el cacao silvestre, la canela, la cascarilla, el pucherí, el acote, el bejuco de vainilla y el de clavo, además de las resinas, aromas, flores, hojas y raíces de grande aprecio para la medicina y el comercio, sin detenerme a referir las admirables resinas y maderas de excelente calidad y virtud, como el anime, el algarrobo, otuba, currucay, mara, pepita de toda especie, árbol de aceite y otras producciones particulares de la tierra de que no se tiene noticia (Ugalde, 1994, p.211).

Se comercializó durante años bálsamo de copaiba, algodón, añil, y además cueros de venado, de caimán, de jaguares y se utilizaron millones de huevos de tortuga para

vender su aceite. Esta explotación totalmente descontrolada y que únicamente atendía a la demanda europea y ansias de riqueza de los comerciantes produjo un daño ecológico a la región, de tal forma que muchas especies animales y de árboles desaparecieron de estas regiones.

(27)

Conclusiones sobre la Historia Económica de Guayana

Para concluir esta síntesis histórica conviene hacer algunas reflexiones sobre el desarrollo socioeconómico de la Región Guayana y visualizar qué procesos han ocurrido recurrentemente, cuáles han sido los aciertos y limitaciones de los diferentes sectores productivos y qué lecciones pueden aportar para el desarrollo humano sustentable de cara al futuro. Se resumirán a continuación diferentes etapas del proceso socioeconómico de Guayana:

Primera etapa: Mediante la bula de Alejandro VI se otorgó a los españoles la autoridad para dominar las tierras de Venezuela quienes deben asegurar el control

militar del Río Orinoco, su salida al mar y todo su recorrido, pues éste suponía una vía excepcional para ingresar tierra adentro, en donde se hallaban grandes riquezas

minerales, amplias llanuras que auguraban una agricultura y ganadería importante para la metrópoli. Diego de Ordaz, Antonio de Berrío y otros conquistadores y expedicionarios realizan hasta seis intentos por consolidar en tierra firme y a las orillas del río Orinoco, una población con sus fuertes, que pudiera mantener en el tiempo el dominio del extenso territorio de Guayana cuyos límites llegaban al Amazonas, al Meta y al Guaviare y su navegación frente al avance de ingleses, portugueses y holandeses.

Más de dos siglos y medio duró esta etapa hasta que logra consolidarse la ciudad en el lugar de Angostura en 1764. Todavía existen hoy día grandes extensiones de Guayana inexploradas, otras que resurgieron en algún momento quedaron reducidas a una mínima actividad, como algunos poblados del corredor fluvial Apure-Orinoco o desaparecieron. Se puede decir que se los tragó la selva.

(28)

Esequivo. El período de las misiones catalanas entre 1725 y 1816 fue de mucha prosperidad, ya que mediante un sistema de poblamiento y producción se conjugaron el asentamiento de los indígenas en poblados que crecen alrededor de la iglesia y bajo el control de los Frailes, la creación de pueblos comunales y la relación entre los diferentes poblados que atendían a criterios comunes dirigidos por la misión mayor de Caroní. Su principal actividad productiva fue la ganadería acompañada de agricultura e industria artesanal orientadas en función del autoabastecimiento de las poblaciones indígenas y españolas que habitaban Guayana. A finales del siglo XVIII, esta región era la más rica de toda Venezuela. Este modelo productivo autárquico, que limitó las relaciones productivas y comerciales con el exterior al máximo, que se basó en unas relaciones paternalistas, dependiendo la producción del criterio y administración de los frailes, dejó de crecer cuando no hubo más misiones que fundar, o mas indios a los que atraer, desplomándose cuando desapareció la dirección de los frailes.

Tercera etapa: La Actividad comercial de Ciudad Bolívar, a finales del siglo XVIII se definió el espacio fluvial del Orinoco que dominó la actividad económica de la región Guayana en el siglo XIX y buena parte del XX con su puerto en Ciudad Bolívar. El Río Orinoco llegó a ser la ruta principal de comercio de tabaco, ganado y pieles entre los Llanos, Guayana, y la Metrópoli.

Algunos años antes de la independencia de Guayana, se conjugan una serie de situaciones históricas que definen el espacio fluvial del Río Orinoco haciendo de él la

ruta principal que une los estados llaneros y de Guayana, que permite que sea la principal vía de comercio de Venezuela. Estas situaciones históricas son:

1. Avance del poblamiento del Llano y Guayana (San Fernando, Angostura), que permiten un mayor control de los Ríos Apure y Orinoco.

2. Adopción de medidas y políticas administrativas que responden a medidas de afirmación del dominio Español.

(29)

Con la guerra de la Independencia, el cierre de las misiones y el nacimiento de la nueva República, se reduce al mínimo la producción en el estado Bolívar dependiendo la subsistencia de los pocos pobladores, más de los recursos externos que de la producción interna. Sin embargo, Ciudad Bolívar sigue siendo uno de los puertos más importantes de la nueva República de Venezuela en la exportación e importación de productos, entre el interior de la República los Llanos y las costas venezolanas, islas del Caribe, Europa y Estados Unidos. Durante el siglo XIX se forma en la Ciudad del Orinoco, una burguesía mercantil que dominará la mayor parte y a veces la totalidad de productos de exportación que salían del interior de la República y Guayana para las naciones dominantes.

Se pueden distinguir varios períodos en esta era del mercantilismo guayanés. El primer período corresponde a la exportación de productos agrícolas tradicionales. La economía ganadera y agrícola de Guayana casi desaparece no así la de los Llanos. Ciudad Bolívar en esta época es el puerto principal de la República, en la exportación de ganado, cueros, algodón, añil, bálsamo de copaiba. También las importaciones de productos europeos entran por Ciudad Bolívar ya que los comerciantes angostureños son representantes de casas matrices de las metrópolis dominantes, Inglaterra, Alemania y Estados Unidos. La vinculación con Europa no sólo es comercial sino cultural, de parentesco y de usos y costumbres.

Un segundo período tiene que ver con la minería, esta vez en el interior de la

(30)

comenzaron a perder interés por la extracción del oro a principio del siglo XX. Esta actividad no se reactivaría sino a partir de 1980. Cuando la actividad del oro comenzó a decaer surgieron las “bullas” del diamante extendidas por la Gran Sabana, la Paragua, Heres y Cedeño. Durante los años 1940 y 50 esta actividad superó en exportaciones al oro.

Un tercer período surge a partir del 1860 cuando aparecen otras actividades económicas relacionadas con las necesidades de la Metrópoli y las potencialidades de la Región Guayana y sus selvas. La naciente industrialización originaba en los países europeos y EEUU una demanda de caucho proveniente de los árboles de las selvas tropicales, pero sobretodo del Amazonas. Se inicia la explotación del caucho y balatá, cuyos árboles son comunes en las selvas del Yuruani y del Orinoco. Ciudad Bolívar vuelve a ser la cuidad comercial que acoge a familias europeas ansiosas por buscar una vida mejor en América y se expande la extracción y exportación del caucho y balatá, particularmente en las dos primeras décadas del Siglo XX. Simultáneamente se extrae y comercializa la sarrapia, resina utilizada como materia prima en farmacias y la pluma de garza utilizada en la moda de vestir. Estas actividades tuvieron su máximo esplendor en los inicios del siglo XX. El actual casco histórico de Ciudad Bolívar, con sus casas señoriales y sus monumentos es testigo mudo de la riqueza de la ciudad en el siglo XIX y primera mitad del XX.

Hacia el año 1945 la actividad de la extensa Región de Guayana y su capital habían decaído totalmente. La última compañía minera había quebrado, el caucho,

balatá y la sarrapia ya no se exportaban pues la industria había conseguido productos sustitutivos. La venta de plumas de garza y pieles habían sido prohibidas. Todo lo que quedaba en la extensa región de Guayana eran actividades marginales e individuales relacionadas con los sectores productivos antes señalados.

(31)

cueros, hojas de tabaco, algodón, mulas, a vender oro, caucho, sarrapia, plumas de garza, pieles de animales salvajes. No interesaba el procesamiento de los mismos antes de exportarlos. Tampoco importaba si los productos venían de los Llanos venezolanos, de los colombianos o de Guayana En la Región Guayana no se dio un proceso de producción agrícola como en otras regiones. La explotación se basaba en los recursos naturales existentes en la zona sin importar si eran renovables o no. Los modos de obtención eran desde el pillaje y el cuatrerismo, la explotación de los indios, el sistema de pago de productos por víveres, el destajo y en muy pocas ocasiones el de obreros. La voracidad mercantil llegaba a tales extremos que en las dos últimas décadas del siglo XIX se conformaron empresas, en las que participaban como socios los presidentes de la República, a las que concedían todos los bienes que hallaran útiles para exportar en grandes extensiones de Guayana y Delta Amacuro. Estas empresas vendían sus acciones en los mercados de Londres, París y Nueva York. Por falta de cumplimiento en los contratos, litigios entre compañías y poco entusiasmo en la compra de acciones, tales proyectos fracasaron.

Pero, ¿qué enseñanzas deja el proceso histórico de Guayana?

1. Desde que Cristóbal Colón pasó la barra del río Orinoco que mezcla el agua del río con la del mar y soñó haber llegado al paraíso terrenal, la visión mágica de Guayana ha sido una constante histórica de conquistadores, expedicionarios, buscadores de fortuna, investigadores, comisiones de inspección. La riqueza de Guayana sigue siendo un mito, un paradigma.

Primero fue el mito de El Dorado que popularizó Sir Walter Raleigh en su diario de viajes El descubrimiento del Grande, Rico y Bello Imperio de Guayana, que motivó las expediciones y los intentos de conquista de Guayana de los españoles durante dos siglos y el acoso de holandeses e ingleses.

(32)

Manuel Centurión gobernador de Guayana (1766-1776), comprende que la gran riqueza de Guayana está en sus posibilidades comerciales por las ventajas que dan el río Orinoco y sus afluentes para exportar las materias primas producidas en el interland de las Provincias de Venezuela y Santa Fe. Miguel Marmión gobernador de Guayana entre 1776 y 1780 refleja en un informe la riqueza, agrícola, maderera y comercial de Guayana. Humbolt y Depons (1801-1804) vuelven a resaltar las riquezas del “país más hermoso de la tierra, donde la vegetación tiene todo cuanto puede contribuir a su esplendor” (Ugalde, 1994, p.288). Cuando se descubren las vetas de oro en la región del Yuruari se difunde la noticia por Europa de que se han descubierto unas minas de oro mejores que las de California.

El mito de “El Dorado Guayanés” se afianzó en la población venezolana con el descubrimiento del mineral de hierro, diamante, bauxita y las inmensas posibilidades de energía hidroeléctrica de los ríos de Guayana. Hoy día todavía el mito está más vivo que nunca.

2. Todos los exploradores e investigadores entendían que para aprovechar estas inmensas riquezas en función de la economía de los países de la metrópoli había que poblar la extensa Región de Guayana. Había que habitarla en cantidad y en calidad. En toda la Provincia El Dorado existían algunas decenas de miles de indígenas dispersos y con una organización rudimentaria en comunidades pequeñas.

Los únicos que de alguna manera creyeron en el potencial de los indígenas fueron

(33)

de mano de obra: “Las islas Canarias, cuya juventud tiene un gran atractivo para América, puede suministrar además a Tierra Firme hombres útiles y laboriosos” (Ugalde, 1994, p.297). A principios del XIX hubo otro plan para entregar parte de la Región del Caroní y el Delta a colonos irlandeses que formarían en esta región una casi nueva república “La Nueva Erín” con leyes y autoridades propias. Menos mal que dicha propuesta no se realizó. A finales del siglo XIX, Guzmán Blanco hizo intentos por atraer inmigración europea pero esta prefería acudir a lugares con más oportunidades económicas como Estados Unidos, Argentina, Chile. La inmigración italiana, española, portuguesa y luego suramericana llegó a Venezuela cuando los ingresos petroleros comenzaron a ser tan cuantiosos, que reactivaron la construcción de infraestructuras y la inversión del Estado en las Empresas de Guayana.

Para tener una idea adecuada de qué economía se está hablando en Guayana basta tener una relación de los habitantes de esta extensa región.

Cuadro 2. Habitantes de la Región Guayana

Año Habitantes

1788 24.395 (Se encontraban los indios de las misiones

1830 13.294

1873 34.053

1891 55.935

1941 94.522

1951 127.436

Fuente: Elaborado por el autorcon datos de Cabello, Franchesqi y Ugalde.

(34)

poblar el eje Orinoco-Apure cuyos poblados ribereños quedaron vacíos cuando dejó de funcionar el comercio por los ríos.

3. En la historia económica de Guayana se han observado varias etapas y diferentes períodos dependiendo de la actividad predominante en un determinado número de años. Pero las diversas actividades productivas no fueron sustentables en el tiempo, ni los pobladores se prepararon para los cambios. Todo dependía del exterior o de potencias externas, ya fueran los conquistadores, los misioneros o los comerciantes de Ciudad Bolívar. Cuando se descubría un nuevo producto que fuera apetecible por las naciones europeas o norteamericana, decaía la actividad anterior.

La etapa de los conquistadores duró mas de 200 años no tiene significado importante desde el punto de vista económico. Los españoles sólo buscaban oro y plata, pero no lo consiguieron en Guayana.

En las Misiones del Caroní tuvo su nacimiento, desarrollo y estancamiento un modo de producción de autoabastecimiento para la población habitante de esas tierras. Dependía de lo mínimo de productos del exterior. La actividad básica fue la ganadería que fue complementada con la agricultura y la industria artesanal. Esta producía la casi totalidad de los productos que requería la población. El modo de producción era comunitario, dirigido y administrado por los frailes, lo que engendró suficientes recursos para todos los habitantes de la región. Cuando se prohibió a los misioneros fundar nuevos poblados la producción se estancó ya que no estaba en ellos

ni en los indígenas la política de comercialización y acumulación. Después de la Independencia, las tierras y bienes pasaron a manos de la Nación, los indios se dispersaron mientras que los bienes fueron dados en concesión, o robados. Toda una región rica y próspera cayó en el abandono y en la miseria. Las poblaciones indígenas no fueron preparadas administrar sus recursos y tomar sus decisiones.

(35)

agrícolas tradicionales que producían las provincias del interior. Las tierras de Guayana eran casi improductivas. En un segundo período el elemento de exportación fue el oro de la cuenca del Yuruari que activó la economía del interior de Guayana y atrajo buen número de inmigrantes, y en un período posterior la extracción de la selva, de caucho, balatá y sarrapia, que hizo ricos a unos cuantos comerciantes de Ciudad Bolívar y explotó a los purgüeros, obreros a destajo indígenas que vivían en malas condiciones en las selvas. Cuando estos productos dejaron de interesar a la metrópoli o se acabaron, terminó la actividad comercial.

Hacia mediados del siglo XX Venezuela comienza a perfilarse como una nación importante exportadora de un recurso cada vez más necesario para el desarrollo mundial: el petróleo. El país cambia su perfil de desarrollo y sustituye un modelo basado en exportación de café, cacao, cueros, para convertirse en un país exportador de petróleo. Venezuela pasa de ser una nación rural a una nación urbana, de una economía exportadora de productos agrícolas a exportar el Oro Negro. Se dice que Venezuela nace al siglo XX a la muerte de Gómez en 1935. Un ministro del General Isaías Medina, el escritor Uslar Pietri lanza la consigna; “Hay que sembrar el Petróleo". El naciente desarrollo industrial del país necesita electricidad, hierro y aluminio, y el gobierno centralista de Caracas tiende de nuevo sus ojos hacia Guayana. Aquí nace el desarrollo industrial más importante del país.

4. Esta situación de dependencia de la metrópoli trajo como consecuencia el establecimiento en Ciudad Bolívar de una burguesía mercantil acomodada y

una población del interior empobrecida. No hubo intentos por poner a producir los recursos de Guayana. La extracción de muchos productos de la selva y la matanza de animales silvestres para quitarles las plumas o las pieles creó un daño importante en la conservación de muchas especies.

(36)

Figure

Cuadro 1. Población Indígena del Estado Bolívar.

Cuadro 1.

Población Indígena del Estado Bolívar. p.8
Cuadro 2. Habitantes de la Región Guayana

Cuadro 2.

Habitantes de la Región Guayana p.33

Referencias

Actualización...