La transversalidad de la problemática ambiental en la actividad agraria . Extensión y educación

Texto completo

(1)

LA TRAN SVERSALI DAD DE LA PROBLEMÁTI CA AMBI EN TAL EN LA ACTI VI DAD AGRARI A. EXTEN SI ÓN Y EDUCACI ÓN

Ana María Ferrazzino Universidad de Buenos Aires ( Argent ina) ferrazzino@ciudad.com .ar

Resum en

La problem át ica am bient al const it uye un t ópico ineludible dent ro de la perspect iva de la “ nueva ruralidad” . En est a línea, est e t rabaj o part e de los siguient es int errogant es: ¿de qué m anera las act ividades de ext ensión agraria se asocian a la form ación de un product or m ás responsable con su ent orno, que dem anda calidad am bient al? ¿Cóm o la ext ensión puede facilit ar un proceso de cam bio en los product ores? ¿Cóm o se cont ribuye desde la ext ensión a la educación am bient al?

Los obj et ivos propuest os consist en en reconocer la t ransversalidad de la problem át ica am bient al y sus valores sociales aplicados a la act ividad agraria; ést e es el punt o de part ida para com prender su vinculación con la ext ensión agraria com o est rat egia part icipat iva de int ervención, com unicación y educación. Tam bién, analizar la relación ent re la ext ensión agraria y el m edio am bient e para est ablecer su dim ensión en el encuadre de la educación am bient al no form al. Y, de t al form a, explicit ar el rol del ext ensionist a com o educador am bient al, facilit ador de cam bios que garant icen la prot ección de los elem ent os nat urales y el bienest ar del hom bre y de la com unidad. Com o corolario, se plant ea la posibilidad de incorporar al ext ensionist a agrario dent ro de los perfiles profesionales correspondient es a las ocupaciones m ás concret as del cam po educat ivo - am bient al.

Palabras clave: m edio am bient e ext ensión agraria -educación am bient al.

I nt roducción

En el cont ext o de la “ nueva ruralidad” , el desafío de im plem ent ar est rat egias de desarrollo equilibrado del t errit orio, la m ej ora del nivel de ingresos y el m ant enim ient o de la población en el ám bit o rural no pueden soslayar la problem át ica am bient al. De t al m anera, Argent ina enfrent a la necesidad de diferenciar la buena de la m ala gest ión am bient al en los plant eos product ivos. En efect o, el m anej o racional de los recursos nat urales y la conservación del am bient e se han convert ido en cuest iones fundam ent ales para la act ivación de los procesos product ivos que apunt an al desarrollo económ ico y social sost enible del agro.

En los últ im os años, el avance del desarrollo t ecnológico se aceleró; el im pulso a la m ecanización es la caract eríst ica de las grandes explot aciones m odernas. La chacra o la granj a se han t ransform ado progresivam ent e en em presa agropecuaria especializada, organizada a part ir de cálculos em presariales. Para Kapp ( 1994) "la agricult ura m oderna se ha t ransform ado en una act ividad indust rial de capit al int ensivo, alt am ent e m ecanizada. Variedades de alt o rendim ient o han t ransform ado el caráct er de la producción agrícola".

(2)

m ecanización han t om ado el m ando im poniendo sus im perat ivos t ant o a la agricult ura com o a la indust ria. Se ha sust it uido, de est a m anera, un sist em a ( biológico) sum am ent e diversificado de cult ivo de m ercancías alim ent icias y m at erias prim as por m onocult ivos a gran escala y alt am ent e especializados, desarrollados con fert ilizant es y herbicidas. Dichos procesos, obt enidos a part ir de la int ensificación de las relaciones est ablecidas ent re el hom bre y la nat uraleza, est án basados en la cont inua aplicación de sist em as cient íficos t ecnológicos y product ivos. En el espacio específico de la act ividad agronóm ica, requiere el hacerse cargo de la problem át ica am bient al por cuest iones m uy concret as: la caída de la product ividad, la aceleración de la erosión, la cont am inación de vías fluviales y del suelo, et c.

Sin em bargo, las dem andas am bient ales deben com binarse con los requerim ient os de un m ercado m undializado y su presión al const ant e aum ent o de la product ividad. Est a ya clásica sit uación dilem át ica ent re el crecim ient o económ ico y la preservación am bient al se m anifiest a para el agrónom o en, por ej em plo, la necesidad crecient e de incorporar agroquím icos para cont rarrest ar el agot am ient o de suelos, así com o cada vez m ás plaguicidas ya que su aplicación est á suj et a a rendim ient os decrecient es.

El ant iguo conflict o ent re, por una part e, la presión a la product ividad y el cort o plazo im puest o por la econom ía m undializada y, por ot ro, la capacidad de carga del suelo, est á cediendo lugar a ot ro t ipo de m ent alidad m ás adecuada a los "t iem pos am bient ales" que corren. No se t rat a de volver a la agricult ura t radicional, generalizar la prohibición de uso de fert ilizant es o renunciar a los avances t ecnológicos, pero sí de abandonar enraizadas ideas sobre la eficiencia y la racionalidad económ ica, at endiendo a redefinirlas y ponerlas en int erdependencia con ot ros sist em as. Est o significa considerar los inconvenient es y las vent aj as ecológicas, sociales y económ icas dent ro de las decisiones vinculadas con los em prendim ient os product ivos y de las em presas, así com o a un nivel m ás general, de las polít icas de desarrollo.

En est e cont ext o, la educación am bient al result a clave para com prender las relaciones exist ent es ent re los sist em as nat urales y sociales y, t am bién, para definir el papel de los fact ores sociocult urales en la génesis de los problem as am bient ales del agro. A t al fin, est a disciplina t iene com o propósit o im pulsar la concient ización, los valores y los com port am ient os que favorezcan la part icipación efect iva de la población en el proceso de t om a de decisiones que im pliquen el cuidado del m edio am bient e. La educación am bient al así ent endida puede y debe ser un fact or est rat égico fundam ent al, que incida en el m odelo de desarrollo est ablecido, para reorient arlo hacia la sost enibilidad y la equidad.

En est e orden, est e t rabaj o se plant ea int errogant es vinculados con la educación am bient al no form al, y a la posible generación de act it udes, apt it udes y acciones de los product ores por part e del ext ensionist a agrario, en t orno a:

• ¿De qué m anera las act ividades de ext ensión agraria se asocian a la form ación de un product or m ás responsable con su ent orno, que dem anda calidad am bient al?

(3)

cam bio en los product ores?

• ¿Cóm o se cont ribuye desde la ext ensión a la educación am bient al?

En t al sent ido, los obj et ivos propuest os consist en en:

• Reconocer la t ransversalidad de la problem át ica am bient al y sus valores sociales aplicados a la act ividad agraria, para com prender su art iculación con la ext ensión agraria;

• Analizar la relación ent re la ext ensión agraria y el m edio am bient e para est ablecer su dim ensión en el encuadre de la educación am bient al no form al; • Explicit ar el rol del ext ensionist a com o educador am bient al, facilit ador de cam bios que garant icen la prot ección de los elem ent os nat urales y el bienest ar del hom bre y de la com unidad.

Mét odos, result ados y discusión

En est e est udio, el concept o de t ransversalidad se em plea para referirse a problem as que, por sus caract eríst icas, son incluidos o t rat ados en docum ent os provenient es de diversas inst ancias organizacionales ( m isión, funciones, perfil profesional, obj et ivos de program as, et c.) , recogen las dem andas y problem át icas product ivas, t ecnológicas, sociales, económ icas, laborales, com unit arias, relacionadas con t em as, procedim ient os o act it udes de orden am bient al ( Mart ínez Huert a, 2000: 127) . Mayorm ent e, la t ransversalidad se m anifiest a al infundir t ópicos específicos de m edio am bient e ( agua, aire, suelo, energía, biodiversidad, salud y m edio am bient e) para cada acción de ext ensión.

(4)

ut ilizando el m ét odo com parat ivo, surgen im port ant es coincidencias en los cont enidos incluidos en las caract erizaciones de la ext ensión agraria y de la educación am bient al no form al.

Por una part e, la ext ensión agraria se asient a en un proceso part icipat ivo de int ervención, de com unicación, de caráct er educat ivo no form al y que apunt a a t ransform ar la realidad. El obj et ivo consist e en alcanzar un m odelo de desarrollo socialm ent e equit at ivo y am bient alm ent e sost enible, adopt ando los principios t eóricos de la agroecología com o crit erio para el desarrollo y la selección de las soluciones m ás adecuadas y com pat ibles con las condiciones específicas de cada agroecosist em a y del sist em a cult ural de las personas im plicadas en su m anej o ( Caporal, 1999: 22) .

Por ot ra part e, la educación am bient al no form al consist e en una educación para la acción, desde una concepción int egral e int erdisciplinaria, dirigida a proporcionar un conocim ient o m ás preciso de los procesos ecológicos, económ icos, sociales y cult urales. La educación am bient al plant ea la necesidad de que la adopción de act it udes posit ivas hacia el m edio nat ural y social, se t raduzcan en acciones de cuidado y respet o por la diversidad biológica y cult ural, y que fom ent en la solidaridad int ra e int ergeneracional ( Valdés Valdés, 1994: 19) . Tiene com o propósit o conseguir que, a part ir de la com prensión del cont ext o inm ediat o, un grupo social o una persona, logre cam bios de conciencia, de act it ud y de acción, así com o que, aplicando un m ét odo invest igación - acción part icipant e, genere su propia responsabilidad y part icipe en la solución de los problem as am bient ales en cooperación con el rest o de la población ( Fernández y Guzm án Ram os, 2001: 2) .

“ Si se quiere que la educación am bient al sea efect iva, es necesario que se la dirij a específicam ent e a poblaciones bien det erm inadas ( t al com o la rural) , y a cam pos de act ividad bien definidos ( com o la agraria) , con una escala de prioridades clara en cuant o a la prot ección y m ej oram ient o am bient al ( el desarrollo agrario sost enible) ” ( Grabe, 1993: 18) .

La ext ensión agraria y la educación am bient al no form al

EXTENSI ON AGRARI A

EDUCACI ÓN AMBI ENTAL NO FORMAL

Est rat egias

Proceso de

int ervención educat iva no form al

Proceso educat ivo no form al para la acción

Obj et ivos Cam bios de conciencia,act it ud y de acción Cam bios de conciencia,act it ud y de acción

Met odología I nvest igación- acciónpart icipant e I nvest igación- acciónpart icipant e

Fines

El desarrollo

socialm ent e equit at ivo y am bient alm ent e sost enible

El desarrollo

socialm ent e equit at ivo y am bient alm ent e sost enible

(5)

enseñanza-aprendizaj e, y de caráct er no form al, en razón de t ransm it ir, planificadam ent e o no, conocim ient os, apt it udes y valores, fuera del sist em a educat ivo inst it ucional.

De est e conj unt o, los valores j uegan un im port ant e papel pues a t ravés de ést os, los conocim ient os y las apt it udes pueden t ransform arse en act it udes y acciones, elem ent os claves en la educación am bient al. En t ant o las t écnicas de los profesionales del agro y las experiencias práct icas de los product ores son m anifest aciones cult urales, la int ervención de los agent es debe respet ar los conocim ient os y las cult uras locales, int erpret ando el proceso a t ravés del cual el hom bre ha coevolucionado con su m edio am bient e.

Asim ism o, coinciden en la im plem ent ación de la invest igación -acción part icipant e, donde los act ores y la com unidad int ervienen act ivam ent e. Consist e en un proceso m et odológico que pret ende conseguir que los dest inat arios realicen cam bios sobre el ent orno; dent ro de est os cam bios, la resolución de los problem as am bient ales ocupa un lugar cent ral.

La part icipación incluye com o et apas: la ident ificación de los problem as, la búsqueda de las soluciones alt ernat ivas, el análisis del cam bio viabilidad, las act uaciones sobre el ent orno y la evaluación. De t al m anera, la part icipación posibilit a el desarrollo de práct icas m ediant e las cuales los suj et os del proceso buscan la const rucción y la sist em at ización de los conocim ient os que les perm it en act uar sobre la realidad. Es decir, que cont ribuir a cont rarrest ar los procesos de det erioro, prot eger el am bient e y los recursos nat urales, así com o favorecer el t ránsit o hacia el desarrollo sust ent able no son efect ivos a largo plazo sin la part icipación responsable de la com unidad. Dicha part icipación dem anda inform ación ciert a y oport una, conocim ient os y habilidades para una adecuada com prensión de la nat uraleza com plej a de los problem as. Por últ im o, una y ot ra convergen en la det erm inación de sus fines al apunt ar a un m odelo de desarrollo agrario que sea socialm ent e equit at ivo y am bient alm ent e sost enible.

¿Cóm o la ext ensión puede facilit ar un proceso de cam bio en los product ores? ¿Cóm o se cont ribuye desde la ext ensión a la educación am bient al no form al ? Ent re los principales aport es de la t area de ext ensión agraria a la educación am bient al se det ect aron los siguient es:

- Cont ribuir a esclarecer la nat uraleza y el alcance de los problem as am bient ales para ayudar a los product ores a alcanzar una visión cada vez m ás crít ica de su realidad am bient al.

- Generar inform ación y difundirla ent re la opinión pública, a fin de que se est ablezcan consensos a part ir de la pluralidad de opciones disponibles.

- Asist ir al análisis int egral y a la superación de los conflict os que se inscriben en la dim ensión am bient al.

- Corregir práct icas product ivas y sociocult urales que afect an la sust ent abilidad del desarrollo; inducir al cum plim ient o del m arco j urídico am bient al.

(6)

com unidad. Ent re sus t areas, se dest aca la com prensión y la t ransm isión al product or de fenóm enos com plej os de m anera de lograr una agricult ura realm ent e sust ent able que acom pañe los ciclos nat urales, para lograr una adm inist ración ecocom pat ible de agrot óxicos, de fert ilizant es quím icos.

La ext ensión cont ribuye a la generación de act it udes responsables frent e al am bient e. Est o es part e de la tarea form adora que se asocia a una educación am bient al que va m ás allá de los lím it es form ales en t ant o prom ueve la m ovilización de los product ores para que, a part ir de sus conocim ient os y experiencias, ayuden al cuidado y a la preservación del m edio am bient e.

En t al sent ido, las condiciones m edioam bient ales son el result ado de opciones product ivas, sociales, polít icas, económ icas y t ecnológicas y no sólo de fact ores físicos. La conj unción de la ext ensión agraria y la educación am bient al colaboran para est ablecer un nuevo sist em a de valores orient ado a lograr est rat egias para el desarrollo agrario sost enible.

Se vislum bran así una serie de sit uaciones nuevas en la relación ext ensión / am bient e, donde se podrá aprovechar m ás la capacidad t ransform adora de la ext ensión agraria y com o herram ient a válida que cont ribuirá en la educación am bient al. En est a línea, act ualm ent e, la m ayor part e de los ext ensionist as agrarios, direct a o indirect am ent e, t rabaj an en el cam po de la educación am bient al no form al y son com pet ent es dent ro del m ism o; son educadores am bient ales práct icos y, pot encialm ent e, podrían ser legit im ados com o t ales.

La exist encia de crit erios referidos a la form ación inicial recibida, post grados, et c., a la realización de pruebas de hom ologación con respect o a los saberes propios de la profesión, a la acept ación de un código deont ológico, a la pert enencia a un colegio, podría t ener com o consecuencia que los ext ensionist as agrarios quedarán fuera de cualquiera iniciat iva corporat iva: por no poseer el nivel de est udios requerido o bien por no poder dem ost rar su experiencia profesional en el cam po o no acept ar las lim it aciones ideológicas o polít icas que pudiesen em anar de una est ruct ura colegiada.

Est o es t am bién aplicable, con ot ras m odalidades, al educador am bient al. Quizá sea im port ant e señalar que es preciso profesionalizar y regularizar laboralm ent e el cam po de la educación am bient al, ident ificando quién es o no es educador am bient al, quién est á dent ro y quién est á fuera del cam po. No obst ant e, es difícil afront ar la cont radicción ent re el deseo y el derecho de los profesionales de la educación am bient al y de la ext ensión agraria a defender su cam po y dignificar laboralm ent e su sit uación, por un lado, y los m ecanism os corporat ivos que la sociedad reconoce, por el ot ro.

(7)

ext ensionist a dent ro de los perfiles profesionales correspondient es a los subám bit os u ocupaciones m ás concret as del cam po educat ivo- am bient al, en los cuales sería fact ible analizar e ident ificar las t areas que realizan y, por lo t ant o, las com pet encias a dom inar.

Al inst it ucionalizar la “ am bient alización” del quehacer de la ext ensión, se dinam izarían procesos de aprendizaj e a part ir de problem as que surgen en los sist em as de producción y en el cont ext o ext erno. El ext ensionist a agrario act uaría com o un cat alizador que pot encia los com plej os procesos de cam bio dem andados por la educación am bient al, generando com prom isos ent re los dist int os prot agonist as sociales en favor de la form ación de pat rones de convivencia, producción y consum o sust ent ables. Finalm ent e, com o disparador y m ult iplicador de sit uaciones que pueden m at erializarse en "buenas práct icas" o nuevas dem andas que obliguen al m ercado a t om ar m edidas de cont rol, orient ando la gest ación y el desenvolvim ient o de una cult ura am bient al que se ext ienda a la com unidad.

Conclusiones

Es clara la im port ancia de los im pact os am bient ales y t errit oriales de la act ividad product iva agraria: es const ruct ora / dest ruct ora de paisaj es en t érm inos de gest ión, con creación / dest rucción de com posiciones t errit oriales, con cam bios de la perspect iva y de percepción. Se ha convert ido en un elem ent o clave t ant o para la m ej ora de la calidad de espacios degradados y la valoración del pat rim onio com o, por el cont rario, para su det erioro. Para cont ribuir a cam biar y regular est a sit uación, parece decisivo ot orgarle un papel m ás im port ant e a la educación am bient al. En efect o, com o est rat egia de int ervención es im pulsora del desarrollo sust ent able a part ir de la gest ión part icipat iva de la población rural, orient ada a det ect ar y definir las posibles consecuencias m edioam bient ales negat ivas del proceso product ivo y del progreso económ ico.

La educación am bient al no form al en la t area de ext ensión agraria apunt a a lograr que los product ores, part iendo del conocim ient o de sus realidades inm ediat as, logren cam bios de conciencia, de act it ud y de conduct a y, m ediant e la invest igación - acción part icipat iva, fom ent en sus propias responsabilidades y part icipen en la solución de los problem as am bient ales en cooperación con el rest o de la población.

En t al sent ido, los result ados de est e est udio m uest ran coincidencias ent re la ext ensión agraria y la educación am bient al no form al: las dos se definen com o procesos educat ivos no form ales; im plem ent an la m ism a m et odología: la invest igación - acción part icipant e y, concluyendo, am bas disciplinas part icipan de la necesidad de int egrar la práct ica product iva, los aspect os cult urales, socioeconóm icos y am bient ales caract eríst icos de cada realidad local, en el diseño e im plem ent ación de agroecosist em as sost enibles.

Bibliografía

(8)

BERTAUX, D. De la perspect iva de la hist oria de vida a la t ransform ación de la práct ica sociológica. En Marinas, J.; Sant am arina, C. ( ed.) . La hist oria oral: m ét odos y experiencias. Madrid. Debat e. 1993. pp. 19 - 34.

BOI SI ER, S. Sociedad del Conocim ient o, Conocim ient o Social y Gest ión Territ orial. Sant iago de Chile. 2001. pp. 4.

CAPORAL, F. A Ext ensão Rural e os lim it es a prát ica dos ext ensionist as do Serviço Público. Dissert ação de Mest rado, Sant a Maria, UFSM. ht t p: / / www.int ercom .org.br 1999. 17 Págs.

CARBALLO, C. Ext ensión y t ransferencia de t ecnología en el sect or agrario argent ino. Bs. As. Edit orial Facult ad de Agronom ía. UBA. 2002. 250 Págs.

DE FELI CE, J.; Giordan; A.; Souchon, Ch. Enfoque int erdisciplinar en Educación Am bient al. UNESCO- PNUMA. 1994. Capít ulos 1 a 3.

EnviroEduca. ht t p: / / lauca.usach.cl/ im a/ enviroeduca/ Chile. 2002.

FERNÁNDEZ, G.; GUZMÁN RAMOS, A. Educación am bient al y t urism o. Revist a digit al Cont ext o Educat ivo. ht t p: / / www.cont ext oeducat ivo.com .ar/ 2001/ 3/ not a- 09.ht m . 2001. I I I ( 17) .

GRABE, S. La educación am bient al en la educación t écnica y profesional. Sant iago: OREALC 1993. ( 2) : 18.

HALL ROSE, O. La educación am bient al. En: Perspect ivas. París. 1995. 15 ( 4) : 16/ 21.

KAPP, K. El caráct er de sist em a abiert o de la econom ía y sus im plicaciones. En Aguilera, F. y Alcánt ara, V. ( com p.) . De la econom ía am bient al a la econom ía ecológica. Barcelona. I CARI A, FUHEM, 1994. pp. 74.

MARTÍ NEZ HUERTA, J. Manual Educación Medio Am bient e. Fundam ent os de la Educación Am bient al. UNESCO. Et xea. ht t p: / / www.unescoeh.org/ unescoeh/ m anual/ ht m l/ . 2000.

PI CAP. Proyect o Pilot o de Com pet encia de Acción Profesional. ht t p: / / picap.alecop.es/ España, 2001.

SEGOVI A, M. Educación Am bient al No Form al. Dt o. E. A. WWF / ADENA. UNESCO.

ht t p: / / www.unescoeh.org/ unescoeh/ m anual/ ht m l/ 1999. Sem inario I nt erinst it ucional sobre Ext ensión Rural. I NTA. Bco. Prov. de Buenos Aires. 1997.

VALDÉS VALDÉS, O. La educación am bient al form al, no form al e inform al: sus result ados, logros, lim it aciones y perspect ivas. Foro Nacional de Educación Am bient al, Mont errey. México. 1994. pp. 19.

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...