La teoría del cambio de régimen y su impacto en la política exterior . Algunos ajustes teóricos dada su relevancia actual

Texto completo

(1)

Título del Trabajo:

LA TEORÍ A DEL CAMBI O DE RÉGI MEN Y SU I MPACTO EN LA

POLÍ TI CA EXTERI OR. ALGUNOS AJUSTES TEÓRI COS DADA SU

RELEVANCI A ACTUAL

Autor:

Fernando CECI

Claudio Schettino

Ponencia presentada en el

I I Congreso en Relaciones I nternacionales del I RI

La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina

(2)

I nt roducción

El presente trabaj o propone explorar ciertas cuestiones relevantes dentro del ám bito teórico de las Relaciones I nternacionales, especialm ente enfocado hacia la cam biante realidad interna y externa latinoam ericana. Es probable que la clasificación teórica m ás conocida de las variables que afectan estos com portam ientos sea aquella que distingue entre factores internos y externos. Sin em bargo, cualquier análisis que eleve a estos factores individualm ente com o determ inantes exclusivos y absolutos se vería condenado al fracaso. Am bos factores se com plem entan e interactúan.

En térm inos generales, es conveniente aclarar que se consideró oportuna la utilización de la teoría expuesta por Marcelo Lasagna1. Sin em bargo y debido a que una de las tareas prim arias de las teorías es ser m uy clara en la com prensión de determ inados problem as que perm itan enfrentarse a la realidad con la que se confronta, se debió recurrir a un aj uste del m arco teórico inicial. La contribución a la estructura teórica originaria está dirigida hacia una posición que propone un refuerzo m ás de contenido que de form a, aunque esta últim a finalm ente cam biará. Adem ás, se adopta una visión no de confrontación con el autor y si de una contribución que profundiza el enfoque teórico dirigido hacia las variables desarrolladas en el presente estudio.

El resultado obtenido, expuesto a continuación y en las siguientes páginas, debe apreciarse com o una am pliación de la capacidad de análisis y com prensión hacia la resolución del problem a dentro de la hipótesis que el m ism o autor plantea. Por lo que en ningún m om ento debe entenderse este aj uste com o una insostenible lim itación explicativa en general del m arco teórico propuesto por el autor. Específicam ente, los aportes se restringen al cam bio de régim en, al proceso de elaboración de la política exterior y al estilo diplom ático.

El prim er aj uste se encuentra en lo que Marcelo Lasagna argum enta com o el Cam bio de régim en, específicam ente dentro de los atributos estructurales, en aquellos que considera la Est r uct ur a de Aut or idad. Si bien se encuentra definido su ám bito de aplicación, no fue incorporado ningún indicador capaz de poder esquem atizar y así considerar un arco de posibilidades em píricas. Para ello se recurrió al práctico esquem a elaborado por el teórico Roberto Russell, cent r alización- descent r alización, donde lo em plea para m edir el núm ero de actores individuales e institucionales que participan en el

1 LASAGNA, Marcelo (1995): “Las determinantes internas de la política exterior: Un tema descuidado en la

(3)

régim en, definido en Política exterior y tom a de decisiones en Am érica Latina 2.

La noción del proceso de elaboración de la política exterior, otra variable desarrollada por Marcelo Lasagna, al ser relativizada en función de los supuestos políticos reseñados por Manfred Wilhelm y, esto es la participación de hom bres políticam ente cercanos al gobierno, indicaría la necesidad de otro aporte al m arco teórico. Para ello se hizo necesario contar con una secuencia posterior al proceso m ism o de elaboración de la política exterior, conocida com o la dinám ica del proceso decisorio y por ello se recurrió a la construcción teórica unidad- fr agm ent ación desarrollada por Roberto Russell.

Frente al estilo diplom ático, Marcelo Lasagna diseñó la correspondiente fundam entación expuesta aquí, aunque om itió concebir un esquem a donde incluir al estilo que define al conductor y a la conducción de la política exterior. Tal idea fue posible recogerla nuevam ente del teórico M. Wilhelm y3 donde representa, siguiendo los preceptos estilo y orientación, la conducta diplom ática del prim er m andatario.

Por lo tanto, aquí se rescatará el m arco teórico del “ Cam bio de Régim en y su im pacto en la Política Exterior” desarrollado por Marcelo Lasagna, com o los cam bios, aj ustes y com plem entos a ese m arco teórico que tienen com o fin elevar aún m ás la calidad explicativa del m ism o.

1 . Cam bio de Régim en Polít ico

El m arco teórico elaborado por Marcelo Lasagna se encuentra desarrollado en dos trabaj os. El prim ero de ellos “ Las determ inantes internas de la política exterior: Un tem a descuidado en la teoría de la política exterior” , fue publicado en la Revista Est udios I nt er nacionales en 1995. El segundo com plem enta y am plía al prim ero, y se denom ina “ Cam bio institucional y política exterior: un m odelo explicativo” , divulgado en la revista CI DOB d’Afer s I nt er nacionals, en el año 1996. Los estudios realizados conduj eron al autor a resolver la siguiente ecuación: Conduce el cam bio de régim en político a un cam bio de política exterior.

El prim ero de estos artículos ( Lasagna, 1995) hace hincapié en el ca m bio de r é gim e n, tom ando esta variable interna com o una de las posibles

perspectivas dom ésticas m ás relevantes. A partir de este enfoque el autor analiza en que m edida esta variable puede afectar la política exterior de un Estado, siguiendo los planteos de Raym ond Aron donde “… las alt eraciones en el r égim en polít ico r eper cut en en la polít ica ext er ior en r azón de la pr opia

2 RUSSELL, Roberto (1990): “Cambio de Régimen y Política Exterior: El caso de Argentina” en Roberto

RUSSELL (comp.) Política Exterior y toma de decisiones en América Latina, Buenos Aires, RI AL/ Grupo Editor Latinoamericano

3 WI LHELMY, Manfred (1984): “Política, burocracia y diplomacia en Chile” en Heraldo MUÑOZ & Joseph

(4)

visión que los nuevos dueños del poder t ienen ( ...) La est r at egia y la t áct ica

varían conform e al régim en polít ico...”4.

Continúa Marcelo Lasagna definiendo qué es el régim en político y qué entiende por cam bio de régim en. Brevem ente, la figura Nº 1 - en form a de círculos concéntricos- representa al Estado, lugar donde reside y se concentra el poder político. Hacia adentro se encuentra el sistem a político, espacio donde se desarrolla la dirección política de la sociedad. Luego, se posiciona el régim en político - que form a parte del sistem a político- que se reduce a la posición donde “ ... se est ablece com o ese poder polít ico es r ealm ent e usado” ( Lasagna, 1995: 398) . Finalm ente, se encuentra el liderazgo político que se erige com o el núcleo central “ ... donde r eside la facult ad de t om ar decisiones de nat ur aleza aut or it ar ia” ( Lasagna, 1995: 397) . Esta expresión coincide con la definición clásica de David Easton. El liderazgo político se concentra en la figura del gobierno que se lo considera com o “... una adm inist r ación t em por ar ia del Est ado” ( Escudé, 1995: 28) .

Figura 1

Fuent e: Elaboración propia

Una vez definido el régim en político com o la form a en que se va a utilizar el poder, el autor puntualiza qué se entiende por cam bio de régim en. Aquí “Un r égim en puede consider ar se cam biado cuando hay un cam bio r elevant e en su or ient ación gener al y sus pat r ones de aut or idad polít ica han sido alt er ados, lo que a su vez m odifica la est r uct ur a polít ica” ( Lasagna, 1995: 399) . Por lo tanto, un régim en político tiende a perdurar si los gobiernos que se alternan el poder lo hacen dentro de un sistem a político donde existen determ inadas reglas de j uego. Esto parece ser necesario.

El cam bio sobreviene a partir tanto de las personas que participan en el régim en y su orientación, hasta la m odificación total de la estructura política. En la m ism a dirección Raym ond Aron m enciona que es el nuevo régim en

4 Citado en el artículo de Bueno, Clodoaldo: “As nocoes de prestigio e soberanía política externa de Rio

(5)

político quién “ ... pr ovoca la alt er ación en la selección de las per sonas que

ej er cer án aut or idad...” 5 y este las dej ará suj etas a las presiones que

em anan del nuevo régim en. Nuestro teórico M. Lasagna establece para ello una clasificación de acuerdo a la intensidad producida en el cam bio de régim en, esto es “... en función del gr ado en que el cam bio com pr om et e la or ient ación y est r uct ur as del r égim en vigent e” ( Lasagna, 1995: 400) , incluso del sistem a político m ism o. Así el autor identifica tres “ tipos ideales” de cam bio de régim en

Ca m bio de r é gim e n for m a l: hay un cam bio “ suave” de liderazgo central, en la facción o partido que gobierna, sin que ello suponga una alteración im portante de las estructuras políticas y reglas de j uego. Este es un tipo de cam bio dentro del régim en.

Ca m bio de r é gim e n gr a du a l: es un proceso profundo de cam bio, dado por el reem plazo del grupo gobernante, por otro de orientación distinta, lo que supone un cam bio de las estructuras del régim en, cam bio en los arreglos institucionales y en las reglas de j uego. Aquí coexistirán elem entos de continuidad y cam bio que provocarán tensiones entre el nuevo y el viej o régim en.

Ca m bio de r é gim e n r a dica l: se observa un quiebre total y absoluto con el régim en saliente, con las estructuras de autoridad y con las reglas de j uego. Generalm ente el cam bio ocurre violentam ente y en un breve período de tiem po.

1 .2 At ribut os pot encialm ent e alt erables del régim en polít ico y que definen el cam bio

Los atributos potencialm ente alterables del régim en político son propiedades intrínsecas que caracterizan a la m ayoría de los regím enes políticos. Por sus características tienden a ser sensibles y vulnerables al grado de cam bio que produzca el nuevo régim en e influyen directam ente en la política exterior. Por lo tanto, deben ser analizados detenidam ente. Al m ism o tiem po, los atributos del régim en se encuentran clasificados –según el autor- en aquellos con características estructurales y no estructurales.

1 .2 .1 At ribut os no- est ruct urales

Los atributos no- estructurales hacen a los rasgos característicos del nuevo proceso político. Entre los atributos se encuentran tanto la relación Estado-Sociedad com o los principios y valores que orientan al régim en.

5 Citado en el artículo de Bueno, Clodoaldo: “As nocoes de prestigio e soberanía política externa de Rio

(6)

1 .2 .1 .1 . Relación Est ado- Sociedad

Este atributo presenta una dicotom ía, el grado de aut onom ía ( Lasagna, 1996) del Estado respecto tanto de la opinión pública com o de las élites sociales y el grado de cont rol ( Lasagna, 1996) que posee el Estado sobre los recursos de política exterior. El grado de autonom ía del Estado se altera con el cam bio de régim en y se relativiza en función del liderazgo central. Puede dism inuir o increm entar la autonom ía estatal, lo que se traduce en una m ayor o m enor capacidad del nuevo gobierno para desarrollar políticas, ya sea para la búsqueda de recursos com o de apoyos para esas nuevas políticas. La definición del grado de control sobre los recursos de política exterior que según van Klaveren cuentan con una fuerte influencia en Am érica Latina, se reafirm a a través de una cita que Marcelo Lasagna incorpora de Barbara Salm ore y Stephen Salm ore donde el grado de control

... significa el cont r ol que t iene el nuevo r égim en sobr e los r ecur sos de la

sociedad y que se t or nan r elevant es par a la conduct a de la polít ica ext er ior”6

Esta definición se sustenta en “... fact or es t angibles e int angibles, com únm ent e conocidos com o capabilit ies en la lit er at ur a de r elaciones int er nacionales” ( Van Klaveren, 1992: 181) . En los factores tangibles, entre otros, se encuentran la geografía, la dem ografía, los recursos m ilitares y económ icos, m ientras que entre los factores intangibles se destacan la cultura y los elem entos étnicos.

Fundam entalm ente, aquí im porta la m anera en que el Estado utilice sus recursos relacionándolos con la claridad y consistencia de los obj etivos de la política exterior, sin em bargo tam bién depende de la fuerza y habilidades institucionales que posea el régim en para hacerlos efectivos.

1 .2 .1 .2 . Principios y Valores del Régim en

Los principios y valores que definen la orientación de un nuevo régim en parten de los principios y valores que se encuentran en el líder o los líderes del nuevo gobierno. La expresión orientación del régim en reflej a por un lado las creencias básicas o percepciones del grupo que gobierna sobre los tem as internacionales y com o ellos se relacionan con los intereses internos y externos del Estado. I ncluso perm ite conocer cuales son los problem as y oportunidades que se perciben. Por otro lado, la orientación del régim en dej a ver la coalición de intereses socio- económ icos y políticos que se asocian al nuevo régim en. Finalm ente, los principios y valores estarán presentes al m om ento de definir el estilo diplom ático que el nuevo régim en adopte.

6 Salmore, Barbara and Salmore, Stephen: “Political Regimens and Foreign Policy”, en Salmore, Stephen;

(7)

1 .2 .2 At ribut os est ruct urales

Los atributos estructurales caracterizan a los actores políticos im plicados en el j uego del poder. Concretam ente, son las alteraciones que se producen en la estructura interna del régim en político una vez efectuado el cam bio, sea en las reglas de j uego o en el conj unto de los roles políticos, ya que am bos atributos finalm ente pueden llegar a afectar a la política exterior.

1 .2 .2 .1 . Las reglas del j uego

Las reglas del j uego es la form a en que los diferentes actores políticos gubernam entales y no gubernam entales participan en el proceso político del régim en, determ inando el tipo de reglas que condicionan el grado de participación de los individuos en el trazado de la política a form ular e im plem entar. Esto es válido tanto para la política dom éstica com o para la política externa. Las reglas de j uego del nuevo régim en es posible cuantificarla a través de lo que se denom ina nivel de r esponsabilidad del régim en ( Lasagna, 1996) que se relaciona con los procedim ientos de hecho y j urídicos para la im plem entación de políticas.

1 .2 .2 .2 . Est ruct ura de Aut oridad

La estructura de autoridad según Roberto Russell “... est á int egr ada por uno o var ios act or es guber nam ent ales dom ést icos que t ienen la capacidad de com prom et er los recursos de una sociedad y de evit ar que la decisión

adopt ada pueda ser fácilm ent e r ever t ida”7 en un ám bito de rivalidad política,

esto significa la existencia o no de algún tipo de oposición política –externa o interna al régim en- y la form a com o esta articula sus dem andas. Esta situación puede crear una oposición al régim en proveniente de actores no estatales aunque siem pre dom ésticos, sobre todo al proceso de im plem entación de la política exterior. Las lim itaciones al interior de las estructuras del régim en ocurren cuando sobreviene el cam bio de régim en, debido a que las instituciones y los procedim ientos decisionales son obj eto de transform aciones. Estas transform aciones inciden alterando la naturaleza del proceso de elaboración de la política exterior. Según qué actor político intervenga, será la influencia ej ercida en las diferentes etapas de elaboración de la política exterior. Según M. lasagna, la estructura política cuenta con el indicador gr ado de cent r alización ( Lasagna, 1996) que representa la m edida en que el nuevo régim en esta cohesionado para im plem entar las nuevas iniciativas de política exterior e incluso de m antenerlas.

7 Russell, Roberto: “Política exterior y Toma de decisiones en América Latina: Aspectos comparativos y

(8)

Hasta aquí el m odelo teórico resulta coherente y aplicable, aunque llegado este m om ento el indicador gr ado de cent r alización, no se encuentra definido por nuestro autor. Este es el prim er m om ento donde el m odelo al llevarlo al terreno em pírico dej a un “ vacío” . Precisam ente, se ha recurrido a otro teórico, Roberto Russell para “ com pletar” ese espacio. El indicador necesario para m edir el gr ado de cent r alización, fue extraído j ustam ente de su ej em plar “ Polít ica ext er ior y Tom a de decisiones en Am ér ica Lat ina: Aspect os

com par at ivos y consider aciones t eór icas”. Aquí se lo presenta com o una línea

continua entre centralización- descentralización ( Russell, 1990: 258) que resalta el núm ero de actores individuales e institucionales que participan del proceso decisorio en m ateria de política exterior. Com o resultado expresa las divisiones políticas internas en el liderazgo central com o pueden ser la existencia de facciones dentro del régim en o una oposición externa que bloquea las políticas.

2 .1 Polít ica Ext erior: concept o y t endencias

No existe un consenso absoluto a la hora de presentar una definición del concepto de política exterior. Menos alguno que sea capaz de concentrar todas las visiones presentes en las relaciones internacionales por lo tanto el térm ino va de la m ano según la concepción teórica que el analista se proponga desarrollar. Am ado Cervo expresa, con relación a la selección de definiciones que “... la t eor ía de las r elaciones int er nacionales est á suj et a a abordaj es diversos que dan énfasis a fact ores, act ores y valores y hacen uso de concept os inst rum ent ales diferent es.” ( Cervo, 1994: 12) . La política exterior actualm ente tiene m últiples dim ensiones, instrum entos y actores. Según José Miguel I nsulza “... las concepciones sim plist as que r educen la polít ica int er nacional a una pur a cuest ión de fuer za, conveniencia inm ediat a o buena volunt ad, han caído en la t ot al obsolescencia” ( I nsulza, 1998: 10) o com o diría José Pío Borges “... se t or na obsolet a” ( Borges, 1999: 3)

En principio no se van a desarrollar los diferentes conceptos sobre política exterior que parten de las teorías de las relaciones internacionales, sino que se considerará la definición m ás útil. Aquí se considera a la política exterior com o una proyección de la política interna, que al m ism o tiem po es una política pública elaborada por la “... act ividad guber nam ent al que es concebida com o las relaciones ent re el Est ado y ot ros act ores, par t icular m ent e ot r os Est ados ( per o no exclusivam ent e) en el sist em a int er nacional” ( Lasagna, 1995: 389) . Entonces la política exterior está necesariam ente ligada, y no en esferas diferentes a la política interna.

(9)

ideales” y perm iten evaluar el im pacto del cam bio de régim en sobre la política exterior:

Re e st r u ct u r a ción: expresa un cam bio fundam ental en los lineam ientos básicos y m uy rápidam ente.

Re for m a: es un proceso lento, increm ental y parcial de los patrones de política exterior.

Aj u st e: es el nivel m enos intenso de cam bio y de ocurrencia diaria, ocasionando pequeñas alteraciones en el com portam iento de la política exterior de un Estado.

A continuación en la figura Nº 2 se reproduce el esquem a que perm ite luego de analizar las dim ensiones m odificables de la política exterior, “ encasillar” a un cam bio de régim en acontecido, con un determ inado nivel de cam bio en la política exterior:

Figura 2

MODI FI CACI ONES DE LA POLÍ TI CA EXTERI OR

Reestructuración Reforma Ajuste

Radical

Gradual

CAMBI OS DE

REGI MEN

POLÍ TI CO Formal

Fuent e: Marcelo Lasagna: “ Las determ inantes internas de la política exterior: Un tem a descuidado en la teoría de la política exterior” . En Estudios I nternacionales, Santiago, Año XXVI I , Julio- Septiem bre 1995, Nº 111. P. 402.

Adem ás de conceptualizar los “ tipos ideales” , el autor define las dim ensiones m odificables de la política exterior en un segundo artículo. A partir de esta publicación el autor logra un com plem ento que perm ite dar form a a una estructura y finalizar la form ulación teórica.

2 .2 Variables de la polít ica ext erior

2 .2 .1 I nt ereses, obj et ivos y est rat egias de la polít ica ext erior

(10)

un futuro deseado, constituyendo “... guías cam biant es del com por t am ient o ext er no de los Est ados, lo que les confier e un r asgo de pr ovisionalidad.” ( Wilhelm y, 1991: 186) . Por lo tanto, el o los obj etivos de la política exterior se refieren “... al com por t am ient o deseado o que se quier e obt ener del Est ado dest inat ar io de la polít ica...” ( Wilhelm y, 1991: 179)

Finalm ente las estrategias de la política exterior determ inan el conj unto de obj etivos seleccionados dentro de un rango de posibilidades –diplom áticas, m ilitares y económ icas- para prom over determ inados intereses ( Diplom acia Activa) o enfrentar problem as provenientes del exterior ( Diplom acia Reactiva) . Las estrategias están condicionadas por la capacidad de los líderes de im plem entar sus preferencias dentro de un proceso político de m ayor alcance.

2 .2 .2 Tom a de Decisiones en la polít ica ext erior

El proceso de elaboración de la política exterior rem ite a la form a, al cóm o y quién o quiénes hacen la política exterior, esto es enfocando al Modelo Burocrático ( Allison, 1988: 213) que concuerda con la explicación dada por M. lasagna en su teoría. Sin em bargo, a nuestro entender, existe una lim itación para aplicar el Modelo teórico elaborado por G. Allison en estado puro. Los com entarios que Van Klaveren realiza sobre este punto, m erecen ser tenidos en cuenta ya que “... la polít ica ext er ior no debe ser consider ada com o el m ero result ado de las pugnas ent re agencias rivales, com o lo ha suger ido Allison.” ( Van Klaveren, 1992: 181) . Esta expresión halla su j ustificación recordando que en Am érica Latina en general “... el reclut am ient o a los cargos burocrát icos depende decisivam ent e de consider aciones polít icas, especialm ent e del t ipo par t idist a, sin excluir ot r as consider aciones...” ( Wilhelm y, 1984: 63) .

Por lo tanto esta últim a advertencia, la variable latinoam ericana, nos hace reconsiderar a la acción gubernam ental según la expone nuestro autor, com o un j uego altam ente com petitivo llam ado “ política” donde cada participante atiende cuestiones específicas y adem ás un conj unto de obj etivos estratégicos con diversos fines. Com o resultado se incluye al proceso de elaboración de la política exterior, la dinám ica del proceso decisorio, concebido dentro de una línea im aginaria continua que responde a la Unidad en un extrem o y a la Fragm ent ación en el otro ( Russell, 1990: 255- 256) . De esta m anera se logrará m edir la coherencia, la cohesión y el acuerdo del proceso decisorio, dentro del j uego político.

(11)

El estilo diplom ático apunta a la conducción de la política exterior, donde existe un peso im portante en la personalidad del líder8 y la visión que este tenga del sistem a internacional determ inando las acciones, el estilo y una postura para elaborar, im plem entar y ej ecutar la política exterior9. Adem ás de existir un conj unto de elem entos obj etivos presentes hay elem entos subj etivos tales com o los valores y las perspectivas ideológicas de quienes im plem entan la política exterior, la tradición diplom ática del país y los valores o norm as del com portam iento internacional. La form a en que ellos se entrelazan va a determ inar el estilo diplom ático.

La am bigüedad explicativa que Marcelo Lasagna hace de este punto en particular en su m arco teórico, llevó a optar por la interpretación que realiza Manfred Wilhelm y ( 1984)10 para clasificar el estilo diplom ático dado en la política exterior. De esta m anera se cierra el ciclo de aj ustes teóricos-m etodológicos propuestos en la introducción del presente trabaj o.

Por lo tanto, Wilhelm y sugiere la presencia de dos grandes roles que constriñen al presidente en su accionar: el rol form al que se encuentra determ inado por la respectiva Constitución –y que coinciden con los elem entos obj etivos de Marcelo Lasagna- y el rol inform al que proviene de las características propias del individuo –o elem entos subj etivos. Este últim o ofrece por un lado “ m árgenes de opciones” –m ás am plios que en el rol form al- dentro del régim en y por fuera, o sea en el sistem a internacional perm ite descubrir “ m árgenes de m aniobra” .

El sello diplom ático se encuentra presente “... en la m edida y for m a que cada president e ident ifica y aprovecha o desecha las oport unidades polít icas...” ( Wilhelm y, 1984: 66) ofrecidas por el régim en interno – m árgenes de opciones- o por el sistem a internacional –m árgenes de m aniobra- siem pre “... con el fin de m ej or ar su posición en el sist em a.” ( Wilhelm y, 1984: 66) . Esto le perm ite a Wilhelm y elaborar el esquem a analítico donde identifica dos categorías –que no son estrictas o excluyentes- por un lado el Est ilo de Acción y por el otro el Tipo de Or ient ación.

Para la prim era categoría –estilos de acción- se encuentran las inclinaciones m ás o m enos activas del presidente hacia el cam po de la política exterior definiéndose por aquellos m andatarios “ im pulsores” o “ árbitros” . Son

8 En un mismo sentido señala Lincoln Bizzozero que las definiciones de la política y en particular la política

exterior parten de las diferencias de personalidad del presidente electo y del actual. (Bizzozero, 2000: 5)

9 Un ejemplo de conducción personal de la política exterior se observa en la presidencia de Fernando

Henrique Cardoso. Según Márcio Coimbra FHC, condujo personalmente el proceso decisorio, o sea que existe una concepción y un direccionamiento de la posición internacional brasilera regida por el presidente y que finalmente obtuvo sus beneficios. Menciona que esta situación se debe precisamente a que FHC ha sido Canciller antes de ocupar el Planalto. (Coimbra, 2002: 14-15)

10 Se considera que el esquema propuesto por el autor es el más válido, ya que se encuentra en él una

(12)

im pulsores aquellos que se caracterizan “... por su disposición a desem peñar un r ol act ivo en la elabor ación e im plem ent ación de la polít ica ext er ior ( ...) a t om ar iniciat ivas y a int er esar se en la ej ecución de las polít icas, int er viniendo con fr ecuencia en la discusión de alt er nat ivas y en la im plem ent ación de

cursos de acción.” ( Wilhelm y, 1984: 66) . Los presidentes árbitros “... t ienden

a dar m enos pr ior idad a los asunt os ext er nos. Aunque no car ecen de concepciones int ernacionales, su acción t iende a circunscribirse a reaccionar fr ent e a los im pulsos pr ovenient es del ent or no pr esidencial ( ...) est o gener a polít icas desper sonalizadas.” ( Wilhelm y, 1984: 66) . Continúa diciendo que

... en cuant o a la im plem ent ación de polít icas ( ...) t iende a lim it ar se a la

selección del personal...” ( Wilhelm y, 1984: 66)

Para la segunda categoría analítica del estilo diplom ático –tipo de orientación- Wilhelm y lo desdobla entre actores “ pragm áticos” e “ ideológicos” . Estos últim os se consideran así porque “... se valen habit ualm ent e de concept os y pr oposiciones de t endencia nor m at iva acer ca de las inst it uciones y pr ocesos polít icos y de los m edios y fines de la acción polít ica.” ( Wilhelm y, 1984: 67) . Por el contrario aquel actor presidencial pragm ático prescinde de estos elem entos. Finalm ente la Figura Nº 3 reproduce el esquem a conceptual de Manfred Wilhelm y.

Figura N º 3

TI PO DE ORI ENTACI ÓN

Pragmático Ideológico

Impulsor

ESTI LO DE

ACCI ÓN Árbitro

Figure

Figura 1

Figura 1

p.4
Figura Nº  3

Figura Nº

3 p.12

Referencias

Actualización...