LOS DESAFÍOS QUE ENFRENTAMOS

Texto completo

(1)

Escuela de Trabajo Social

Universidad Nacional de Córdoba, Argentina.

29 de junio al 1 de julio de 2006

Eje Temático:

Teoria e Ideologia

Título de la ponencia:

“Una mirada de las prácticas académicas en familias.Alcance y limitaciones”

Autores: Mgter Maria Lidia Piotti

Lic. Lattanzi Leonor Lic. Querro Romina

María Eugenia Brarda

(2)

LOS DESAFÍOS QUE ENFRENTAMOS

Adherimos al concepto de que la misión principal de la universidad pública es producir conocimientos científicos y tecnológicos relevantes dirigidos a la sociedad de la que se nutre y forma parte; manteniendo una actitud política y crítica frente al conflicto social y a los intereses que los producen. Si como docentes participamos de este proyecto y pretendemos aportar a la construcción de una nueva utopía social deseable y posible, el currículum universitario debe constituirse en una herramienta para desarrollar una de las capacidades humanas más importantes: la capacidad de pensar y actuar reflexivamente.

Nuestra universidad se debate entre opciones antagónicas donde la propuesta de integración al modelo global neoliberal, que surge como pauta hegemónica, sufre recortes permanentes del financiamiento estatal, privatizaciones desde adentro, ventas de los conocimientos que produce. Además genera formas sutiles para su auto financiamiento, trastoca sus fines desde una impronta profesionalista para ofrecer recursos humanos al mercado, resintiendo su calidad de formadora académica de los futuros profesionales de cara a las necesidades de la población y cumpliendo con fragilidad su misión.

Con respecto al conocimiento antes señalado, muchas son las reformas que viene sufriendo desde la implementación de la Ley Federal de Educación: recortes y desigualdad de distribución de los recursos académicos, bajo salario y deterioradas condiciones de trabajo en los docentes, inadecuado mantenimiento de los espacios físicos, masividad de alumnos, falta de incentivos para la investigación, escasos recursos para proyectos de prácticas de carácter académico y extensionistas, entre otras. Esta situación induce a interrogarnos sobre cuál es la posición de los docentes universitarios de las universidades públicas en relación a la necesidad de introducir los cambios curriculares que se requieren para asumir el reto de un currículum comprometido, en develar los procesos de dominación y desigualdad existentes. ¿Estamos preparados para realizar una transmisión consciente de una determinada propuesta de formación pre-profesional que responda a las necesidades y conflictos que vive la familia hoy en una sociedad donde estalló la pobreza?

(3)

neoliberal; mientras que a la par se produce un severo descenso en la excelencia académica por el recorte presupuestario otorgado.

Hacemos esfuerzos para brindar propuestas de formación sólidas conceptualmente pero también generadoras de reflexión y críticas, que les permita a estos futuros profesionales la comprensión del papel que juega la profesión en el contexto social amplio, tanto como profesional como sujeto parte del tejido social; y comprometido con un proyecto social político-ideológico y cultural determinado, donde la defensa de los derechos ciudadanos, la justicia, la equidad, sean valores rectores.

LA INCIDENCIA DEL NEOLIBERALISMO GLOBAL QUE VIVIMOS

Vivimos la caída de los grandes valores de la modernidad y la sin razón de las utopías, la ruptura de las ideas del progreso y de la justicia como ideales para construir un mundo más justo. El consumismo como pauta de integración social, el individualismo y la competitividad, el esfuerzo individual por sobre lo comunitario y lo solidario, son hechos que se relacionan con la fragmentación de la conciencia y de las relaciones humanas, secuelas de los tiempos de la privatización y la postura moral del egoísmo, la perdida de sentido, la indiferencia que caracteriza a las sociedades contemporáneas, donde se privilegia el paradigma del avance científico tecnológico y la industrialización en torno a la acumulación de capital en lugar de la acción comunitaria regida por códigos solidarios.

Ante este escenario se torna necesario revisar la mutación profunda de los valores que son estructurantes y que dan sentido a un proyecto como sociedad.

La instauración de un nuevo modelo económico: en el cual países como el nuestro están destinados a cumplir funciones subordinadas. Estos cambios han sido acelerados y han impuesto nuevas formas en concebir la relación de trabajo con retrocesos significativos a las conquistas de los trabajadores durante el Estado de Bienestar. Paralelamente se produce la redistribución del ingreso social a favor del capital mundial ligado a la creación de condiciones, mercados y ganancias; todo funcional para las multinacionales.

(4)

necesarios para evitar el agotamiento de los recursos naturales y la destrucción de la biodiversidad del planeta. Las futuras generaciones no tienen garantizados sus derechos en la medida que esta línea del conocimiento única pone en peligro la propia existencia humana en el futuro próximo.

El aumento de la pobreza y el injusto reparto de la riqueza en el mundo: es éste uno de los problemas más espinosos y uno de los retos más severos que enfrenta la humanidad. Lo paradojal de esta realidad que ha alcanzado avances científicos sin precedentes es que no encuentra correlato con un mejoramiento en las condiciones de vida de las mayorías sociales. La sociedad Argentina ha sufrido en los últimos años cambios estructurales a partir de la incorporación de políticas neoliberales que provocaron la retirada del Estado de su rol tradicional de regulador. El Mercado12 comienza a ser protagonista de las mayorías de

las reformas y políticas impartidas por el Estado. Este movimiento profundiza la brecha entre los países subdesarrollados y las grandes potencias, impactando en todos los órdenes de la sociedad, por lo cual la familia y la universidad no escapan a esta situación.

Tejido Social dañado: a partir de que en las últimas décadas el sistema mundial no ha dejado de transitar por el negocio de guerras de baja y mediana intensidad y se han incremento de situaciones de violencia social, que impregnan todos los ámbitos de la vida humana. Como consecuencia de su expresión, en los espacios micro social son cotidianas las expresiones de violencia familiar y escolar, la reaparición de enfermedades que creíamos desaparecidas, las adicciones múltiples, el aumento de la desocupación, el deterioro de los salarios… Todas estas realidades afectan directamente a la familia y provocan la redefinición de roles y responsabilidades en su interior. Se han podido detectar situaciones desestructurantes provocadas por la falta de trabajo, variables que se integran a las configuraciones de los comportamientos particulares de cada sujeto y que inciden con intensidad en sus vínculos y en las redes familiares y asociativas. Estos cambios no son lineales, producen permanentes reacomodamientos, se caracterizan por la heterogeneidad, aún en familias de un mismo sector o comunidad y juegan un papel fundamental las potencialidades con que esas unidades domésticas cuentan para resolver situaciones de vida. La familia frente a la crisis se transforma en obligada depositaria de las consecuencias y las

1

21 Consideramos mercado la creación de un espacio mundial donde los grandes grupos económicos

(5)

resoluciones adquieren las características de espacio de despliegue de angustias de sus integrantes, sufriendo una gran presión, vivencias de desborde, que se materializan en la vida cotidiana en términos de incertidumbre y desesperanza. La escasa expectativa con respecto al futuro, genera desconcierto en las transmisiones culturales. La combinación de estas condiciones adversas deteriora la condición de ciudadanía de sus miembros y del niño como sujeto de derechos.

El incremento de la vulnerabilidad social y exclusión provocadas por nuevas formas de pobreza son algunas de las muchas problemáticas actuales que se reflejan en la realidad de las escuelas públicas, ámbito donde se desarrolla la experiencia de la práctica académica. En ese contexto es donde ponemos la mirada para el desarrollo de los centros de práctica en la formación de los alumnos, ya que la escuela es un lugar de concentración de intereses de las familias. Se convierte así, en un ámbito de recepción de demandas familiares en forma directa o indirecta que no encuentran su cause en otras instituciones.

La escuela se posiciona en un contexto cargado de injusticias y escasez de oportunidades que la inhabilitan para instalar la igualdad, a pesar que tiene en sus manos la herramienta más preciada que es el conocimiento. Es la institución más cercana a la familia y ha ampliado sus funciones haciéndose cargo de la contención, alimentación y la asistencia, sin estar preparada para esta realidad que desborda las capacidades reales de los docentes y resiente su función principal que es la enseñanza. Es el ámbito donde se pueden observar las consecuencias de este proceso, ya que está directamente relacionado con los niveles de aprendizaje y con la formación de ciudadanos. A pesar de que más niños y adolescentes transitan por la escuela, los conocimientos y la formación adquirida no certifican más y mejores aprendizajes en los dos sentidos antes señalados. Se van produciendo procesos de desgranamiento, repitencia, abandono escolar o expulsión implícita o explícita los niños, comprometiendo sus posibilidades futuras y la calidad de vida de la sociedad del presente. Es por eso que creemos que es el lugar que nos permite pensar nuestra intervención y desarrollar acciones que tiendan a trascender la individualidad de las problemáticas familiares y escolares y dimensionarlas colectivamente.

LA BISAGRA

(6)

En la formación de los Trabajadores Sociales la propuesta pedagógica atraviesa, acompaña y es la bisagra de la propuesta de intervención siendo e ámbito específico: el taller. El taller se constituye en un espacio praxiológico, de debate ideológico y de teorías sociales; y a partir de allí se elaboran practicas pre-profesionales que se organizan en un juego dialéctico entre lo instituido y lo instituyente, entre los saberes consolidados y las nuevas propuestas emergentes.

Los criterios con los que se planifican las actividades permiten a los alumnos organizar e incorporar secuencialmente los contenidos desde una mirada puesta en la complejidad de la realidad a abordar siempre incierta, siempre renovada. En él se produce la circulación y la interacción del grupo-practicante con una intencionalidad propia para intervenir en familia. Este espacio implica planificar la actuación docente de una manera flexible y adaptada a las necesidades de los alumnos y de las escuelas centros de práctica, como así también de las familias a acompañar. Para esto es necesario tener en cuenta los nichos inclusores de los alumnos, cajas de conocimientos previos donde deben sumergirse no solo para incorporar los nuevos aprendizajes sino también para elaborar el sentido de lo que están haciendo. La planificación es un proceso técnico pero sobre todo reflexivo sobre lo que tienen que hacer. La intervención que realizan por primera vez en su proceso de formación es un reto y un desafío donde deben encontrar las dificultades; pero sobre todo las potencialidades de los sujetos e instituciones con los cuales trabajan.

Se trata de promover la actividad mental auto estructurante estableciendo máximas relaciones con el contenido y atribuyendo significados que le aseguren el control personal sobre los conocimientos. Se intenta promover el proceso de aprendizaje, dentro de un clima de respeto, sentimientos de confianza donde se promueva la autoestima y el pensamiento crítico y complejo para que progresivamente logren la autonomía de aprender a aprender incentivando la auto evaluación.

(7)

Además de la coyuntura contextual económica, social y política son muchos los factores que intervienen en este propósito: la madurez de los alumnos, las teorías sociales sobre familia y fracaso escolar, las características de la institución escolar en la que están insertos, los dispositivos de poder que circulan en las relaciones de los sujetos involucrados, las posiciones de la diversidad de actores, la estructura y el volumen de capital que se juega en el campo, las rupturas epistemológicas y culturales que son necesarias hacer, las exigencias curriculares y el tránsito hacia un nuevo plan de estudio, los acuerdos de trabajo conjunto en el nivel, el tiempo como recurso escaso que se entrelaza con la pasividad e alumnos de la universidad y la saturación de tareas y responsabilidades del docente universitario.

En definitiva, en el aula se aplican diversas actividades didácticas: la investigación, el desarrollo de temas desde determinados procesos sociales desde el momento en que se constituyen en centros de interés, propuestas para resolución de problemáticas familiares y de la relación familia escuela, elaboración de fichas y diarios e informes de campo, dramatizaciones, que nos acercan a situaciones de abordajes posibles todo en el sentido de producir un proceso significativo en los alumnos, en el que predomina la investigación y el descubrimiento. También está incluida la evaluación de la situación educativa, entendida como un instrumento de indagación sobre la calidad de la enseñanza que nos permite comprobar hipótesis de acción, sostener un nivel de exigencia interna y de perfeccionamiento de todo el proceso, valorar cada semana cualitativamente los objetivos, los procedimientos y los resultados del aprendizaje en la que están implicados el docente y los alumnos y todos los demás actores del medio social que intervienen en el proceso.

Pero también es necesaria una mirada sobre las prácticas para volver a mirar y sistematizar lo actuado, detectando errores y aciertos, oportunidades creadas y posibilidades perdidas, limitaciones y aperturas para dar continuidad a la intervención o decidir la conclusión de la misma.

LA

INTERVENCIÓN

(8)

cotidianeidad de los procesos micro sociales y de los conflictos estructurales que la atraviesan, que van a definir los límites y posibilidades en su desarrollo.

La intervención científica es entonces una práctica intencionada y sobre los hechos sociales enfrenta el desafió de modificar la realidad junto con otros que poseen conocimientos diferentes, saberes pragmáticos y experiencias para resolver su cotidianeidad.

A partir de contar previamente con explicaciones racionales y fundamentadas de las determinaciones y causalidades de los fenómenos que intenta modificar, incidirá en las prácticas sociales de los actores que intervienen con el fin de co-actuar con la familia para evitar, corregir, reparar, direccionar situaciones que constituyen problemas.

Entendemos entonces el proceso de intervención pre-profesional desde una perspectiva dialéctica, como la irrupción desde afuera a un proceso dado donde nuestra actuación es solo un accidente en el sentido que es limitada y contingente, pero a la vez es un inter-venir, es decir un ir adentro de la realidad de otro u otros cuya historia nos es desconocida.

Esa historia que desentrañaremos juntos ha ido constituyendo, valores, creencias, modos de hacer y de vincularse, fracasos y potencialidades, formas diversas de responder frente a los problemas, estructuras y prejuicios hechos cuerpos que ambos actores debemos reconocer y comprender para recrear la acción resolutiva.

Las estrategias de acción planificadas para intervenir en familia se sustentan en la teoría crítica, que permite realizar un proceso de interlocución con la realidad. Las estrategias de intervención que se desarrollen implican analizar supuestos acerca de la diversidad de factores que participan en ese proceso, en sus relaciones y las maneras probables de reacción ante el estímulo que introduce nuestra participación en una interpenetración de todos, en un dialogo de saberes para encontrar caminos de resolución.

(9)

• El análisis objetivo del contexto social político económico y cultural

• Las condiciones de la enseñanza universitaria

• La caracterización de los agentes sociales que participan en ella desde culturas y posiciones diferentes

• La relación entre agentes y contexto

• Las categorías epistemológicas y las concepciones teóricas que la fundamentan

• Los objetivos y las prácticas de la institución donde la intervención se desarrolla

• La delimitación del espacio específico del trabajo social y las relaciones de fuerza que se constituyen en él

(10)

PRÁCTICAS ACADÉMICAS EN FAMILIA. ALCANCE Y LIMITACIONES

Premisas a tener en cuenta

Explicitar la concepción epistemológica de concebir la relación teoría y práctica: Esto no es otra cosa que clarificar la concepción de práctica social con que se está interviniendo. La idea es superar la fragmentación de los procesos de enseñanza, en los que está implícito la relación teoría- práctica. Aún cuando la teoría y la práctica se presentan escindidas en las formas de cursado y en nuestras representaciones, en “lo real” ambas se ponen en movimiento, se interpelan, se enriquecen. Para que esto se produzca dicha relación necesita de mediaciones y contar con una definición anticipada de la dirección pretendida en ese proceso. Al respecto vale la pena hacer una advertencia: si al elaborar propuestas curriculares de intervención planificadas en la academia pensamos que por si solas van a generar la articulación de la teoría y la práctica, estamos incurriendo en un acto de idealización de la realidad; estamos ante un error.

¿Por qué decimos esto? Por que las prácticas pre-profesionales no pueden integrar aquello que está escindido en su concepción y por lo tanto trabajar la relación teoría y práctica significa asumir que las prácticas sociales son esencialmente determinadas. Para entenderlo tomamos de la teoría marxista la concepción de práctica como totalidad concreta, esta concepción nos permite introducir en los procesos de formación profesional una visión diferente, es pensar la práctica como praxis; es decir, como práctica material concreta generada por sujetos históricos al producir y reproducir su vida, donde las prácticas sociales se van construyendo y concretado en relaciones específicas entre la particularidad y la totalidad.

(11)

y racionales de los hechos sociales, que permita develar la realidad en movimiento, esto es analizar la tensión y el conflicto que contienen. En ese sentido el proceso de lectura de lo real no es un acto reflejo de descripción de lo aparente sino desentrañar las direcciones políticas de las fuerzas sociales participantes y esto no es otra cosa que incluir la lectura del poder que circula en esas prácticas. Para el caso de la lectura del sujeto familia, es aceptar que no existe un modelo de vivir en familia, tal como lo significan las posturas positivistas hegemónicas que determinan roles y funciones, sino significar que existen diversas formas empíricas de familia y estas están ligadas a las historia y las culturas que definen los procesos personales y sociales.

Técnicas de actuación: la selección de determinados instrumentales metodológicos son claves, ya que son el conjunto de operaciones específicas que el profesional realiza para lograr el cumplimiento de los objetivos que se propuso; son lo más concreto de la acción profesional. El instrumental vincula la lógica de todo el proceso a modo de puente entre la relación profesional, el mundo social y la reflexión como escenario y objeto de la acción social. Son las instancias mediadoras que conectan las intenciones, las razones, los pasos con la concepción de la operacionalización de la acción, son dispositivos de producción y de regulación de las situaciones sociales en el contexto de determinados marcos comunicacionales y de interacción, con ellos se pueden contribuir a prácticas opuestas:

3. de sometimiento, reforzando mandatos tradicionales y conservadores que ajustan a la familias al sistema actual. Tal puede ser el caso de subordinarlas como masas clientelares de las instituciones cuyas respuestas asistenciales, de gestión de la situación o compensatorias se realizan desde la convicción de un sujeto que no puede.

(12)

en la igualad de derechos y oportunidades, desde la convicción de un sujeto que posee capacidades y participa en su auto-reparación.

Estas son dos posturas extremas y paradigmásticas3 para interpelar y es

necesario que los alumnos las conozcan para luego decidir y descubrir los componentes ideológicos que toda decisión de intervención conlleva, y de ser concientes que al interpelar la realidad acudimos a los referentes teóricos e ideológicos a los que adherimos.

Construcción del diagnóstico: el diagnóstico es uno de los instrumentos fundamentales para dar cuenta de los acontecimientos sociales y es utilizado para orientar proyectos que apunten a acciones de cambio o a alterar la convergencia de factores o hechos perjudiciales tanto en la micro realidad familiar como en lo macro social. Con respecto a los modos de razonamiento para construirlo, el predominante en la realización del diagnóstico es el razonamiento hipotético deductivo y la relación entre lo abstracto y lo concreto utilizando las categorías del materialismo dialéctico. Es un instrumento operativo que permite conocer la particularidad de la realidad social, orientando objetivos y modalidades de acción profesional. En ese sentido el diagnóstico no descubre nada sino da cuenta de los hechos particulares, posibilita conocer el singular modo como se entrelazan los hechos específicos para reproducir en infinitas variedades la esencia de un fenómeno ya explicado por la teoría. La lógica deductiva tiene como punto de partida la articulación de hipótesis, también es una herramienta heurística en tanto aplicada a una rama particular de la lógica puede entenderse como descubrimiento e invención, por que en tanto descripción minuciosa de los hechos permite la detección de factores y sus relaciones ocultas que intervienen en el fenómeno no tomados en cuenta antes. El diagnóstico también nos remite a mirar alguna situación entendida como problema o

3 Estas perspectivas muestran opciones extremas de la intervención , a manera ejemolificadora, entre

(13)

insatisfactoria lo cual implica una valoración, de allí que su conclusión es un juicio de valor.

Limites de la Propuesta:

Los tiempos académicos acotados: el ritmo y el tiempo de la organización y dictado de la teoría y su relación con la actividad práctica muchas veces se muestran fragmentadas, con discontinuidades, pautadas por lógicas burocráticas o de cátedras donde las decisiones son unilaterales en función de las jerarquías que establece el sistema universitario actual. El tiempo acotado de las prácticas académicas y el proceso dicotómico de la teoría y la práctica devalúan los esfuerzos docentes y la situación de enseñanza aprendizaje en su integralidad.

Los acuerdos institucionales: es necesario repensar el grado de coherencia entre lo que se proclama y lo que se hace y cómo se enmarca en la política institucional donde se desarrollan dichas prácticas pre-profesionales . Para el caso de esta practica en el ámbito de la escuela pública, que no obstante los acuerdos institucionales existentes estos no siempre se traducen en las relaciones concretas. A veces se toma con resquemor la tarea de los alumnos practicantes, la escuela se resiste a ser mirada desde agentes externos, teme ser juzgada. Esta visión pone trabas a un trabajo cooperativo que modifique prácticas cristalizadas o encuentre estrategias y proyectos para resolver problemáticas emergentes. Otras veces demandan una acción inquisidora del trabajo social desde el posicionamiento de maestros y preceptores que se sientes sobrepasados por problemas de sus alumnos y requieren soluciones y recetas inmediatas y totales, colocándose, en muchas oportunidades, afuera de la gestión de las mismas.

(14)

Incidencia de las prácticas académicas: El tiempo académico acotado y el lugar de agentes externos que ocupamos en la significación, confianza y creencia de las familias incide como obstáculo en la profundización y resolución de las necesidades familiares que se abordan y colateralmente en el impacto de acción colectiva que se intenta construir. Esta dificultad se complementa con la siguiente.

Los conocimientos de los alumnos: la escasez de conocimientos y experiencia en intervención directa que tienen los alumnos para actuar en un ámbito delicado como el de la familia donde deben demostrar dominio de las técnicas de intervención, dar y recibir información ( muchas veces de la intimidad familiar) y poseer conocimientos de diversidad de problemáticas sociales: fracaso escolar, maternidad adolescente, adicciones juveniles, violencias domésticas e institucionales, problemas de salud física y mental, para mencionar algunas. Además, ideas de acompañamiento, construyendo un proceso nuevo para ellos donde no tienen pasos estipulados respecto de lo que tienen que hacer conm garantías de obtener resultados en el corto lapso de su intervención

Los prejuicios hacia las familias conflicitivas: Las familias muy conflictivas ocupan un lugar devaluado y de no escucha y en el relato institucional no hay lugar para ellas. El conflicto es expulsado, son significados como seres a la deriva a los que hay que encauzar, educar, preparar, cuyos padres están inhabilitados para hacerlo. La atención a esta familias requiere largos procesos y equipos interdisciplinario. Son los primeros requerimientos de las escuelas que se tornan expulsivas porque no se sienten capaces de actuar para abordar estas situaciones Los practicantes podrían organizar derivaciones en las escasas políticas sociales a partir de construir un vínculo promotor de la familia, pero las escuelas descreen de la posibilidad de recuperación y raramente se involucran en sostener estos procesos

La resistencia de las familias: la intervención en el lugar privado del hogar ofrece resistencias, desconfianza; es un proceso no lineal con avances y retrocesos donde debe revisarse permanentemente las estrategias de trabajo implementadas. Es un tema que merece constante reflexión y actitud crítica y creativa.

(15)

los que se perpetúa el lugar de la mujer subordinado al del hombre subsumiéndola a la esfera doméstica y favoreciendo la negación del padre a participar activamente e implicarse en las problemáticas familiares y contribuir así a forjar una nueva identidad de lo femenino y lo masculino y una nueva relación entre ambos.

La violencia doméstica: la resistencia de las familias a ser intervenidas cuando aparecen problemas de violencia domestica, la problemática compleja que requiere de operadores con habilidades perceptivas e instrumentales muy específicas, formados para dar respuestas e integrados a instituciones que aborden estas problemáticas . En el trabajo con ellas los alumnos no cuentan con la preparación y los recursos para abordarla.

La ausencia de políticas públicas que apoyen la familia, a las que se pueda recurrir o donde derivar problemáticas que las afecta. Las actuales políticas públicas obedecen a las directivas de los organismos internacionales, donde se proponen beneficios como recursos para satisfacer problemas individuales, se restringe la participación y se evita la colectivización de problemas. Se trata de políticas focalizadas y compensatorias, controladas, intentos débiles tanto en la cobertura como en la prestación. En definitiva se invisibiliza a la familia como sujeto de derechos, para que no se dimensione como problema social.

Las exigencias académicas actuales: que inciden en la burocratización de los docentes universitarios, que los convierte en cultores e interesados del currículum personal para poder conservar el status y su lugar laboral, sumado a que los medios académicos ya no son considerados el lugar principal desde donde se resuelven las problemáticas centrales de la sociedad.

(16)

Posibilidades

Prácticas innovadoras: proponer desde la academia convenios con las escuelas para construir prácticas innovadoras de intervención no compulsivas; centradas en el otro y con el protagonismo y participación activo de las familias y desde sus necesidades e intereses para poder construir visiones amplias y valores compartidos de los problemas sociales que las afectan donde la profesión aporte conocimientos para intervenir respondiendo a las necesidades de la compleja realidad actual. Superar la atención individual tipo cínica para construir espacios participativos y colectivos de abordaje con involucramiento de todos los actores

Proyectos académicos extensionistas: que liguen la universidad y la comunidad, como los “centros de orientación familiar” con el fin de receptar demandas familiares brindar asistencia, potenciar redes institucionales; experiencias de práctica relativamente exitosas realizados por la cátedra años anteriores, que significaron espacios de estudio, investigación diagnóstico y asesoramiento, orientación y derivación de situaciones familiares estudiadas y acompañamiento a las familias en el reconocimiento de sus necesidades y derechos. Para ello sería necesario establecer convenios con otras facultades y con prácticas extensionistas interdisciplinarias

Organizar talleres socio-educativos la potencialidad del Trabajo Social para difundir conocimientos y orientar a las familias apelando a la teoría social utilizando técnicas socio-educativas, respeto a la multiplicidad de problemáticas que sufren las familias y para que puedan comprender los diversos fenómenos en su complejidad e intenten superarlos. Estas acciones concretas y realistas apuntan al fortalecimiento de la sociedad civil, por ej. drogadicción, planificación familiar, educación sexual, HIV, sida, etc. Exigen de la academia una convocatoria de profesionales egresados interesados en aportar a estos proyectos.

(17)

Brindar asesoramiento: Promover programas académicos, seminarios y proyectos desde las secretarías de extensión y académica de la universidad, que brinden asesoramiento y supervisón a profesionales y en sus prácticas sobre temas relacionados a la intervención en familia, que al tratarse en profundidad permitan revitalizar la actividad de formación científica permanente, la reflexión, la crítica y autocrítica de la práctica profesional.

Programas de fortalecimiento institucional: apoyar programas estratégicos, consensuando acciones y responsabilidades con organizaciones locales y comunitarias, sectores privados, organizaciones públicas con canales de comunicación adecuados y formalizados donde coincidan diversos grupos de trabajo, cuyos expertos señalarán prioridades de acción incorporando la universidad y la investigación a dichas redes institucionales y sociales.

CONLUSIONES

Esta propuesta de trabajo pretende que nos interroguemos como docentes y también que lo hagan los alumnos; ya que juntos construimos el proceso de práctica. También intenta ser una crítica en términos de límites y posibilidades de la acción que está siendo implementada por nosotros mismo. Está orientado desde la teoría crítica y direccionado a producir cambios en la vida familiar.

Tiene en cuenta la relevancia de las problemáticas que afectan a las realidades familiares hoy por los cambios acaecidos en las últimas décadas, los que les exigen una permanente adaptación a nuevas formas de vivir en familia, realidades en las que la tensión y la crisis son variables de magnitud.

Creemos aportar desde la universidad y en la formación pre-profesional el fortalecimiento de la capacidad de las familias para responder a sus necesidades a superar situaciones de desigualdad, des-ciudadanización y opresión y asumimos con responsabilidad el pensar la familia desde “otro lugar” que la habilite como sujeto activo y transformador de las relaciones sociales.

(18)

BIBLIOGRAFÍA

BARG, Liliana: La Intervención con Familia- una perspectiva es el Trabajo Social Editorial Espacio Octubre 2000.

BOURDIEU, Pierre y WACQUANt, Loic. Respuestas para una antropología Reflexiva. Grijalbo.. México 1995.

CLEMENTE, Adriana, ARIAS Ana Josefina- compiladoras: “Conflicto e Intervención Social” Editorial Espacio, Diciembre 2003.

CAZZANIGA, Susana: “Trabajo Social y las nuevas Configuraciones de lo social” Editorial Espacio, Mayo 2001.

CELATS: “Entrando en el Laberinto de las relaciones educativas” y “Educación y Política: Un proyecto para construirse. Apuntes del Seminario anual de Niñez y Adolescencia”.

ESCALADA, Mercedes y otros: “El Diagnóstico Social” Editorial Espacio.Año 2001.

EROLES, Carlos: “Familia, conflictos y desafíos”. Centro de Estudios de Orientación Familiar, Buenos Aires l996.

GIBERTI, Eva: “La familia a pesar de todo”. Ediciones Novedades Educativas, Mayo 2005.

Materiales de la Residencia en salud familiar área comunitaria y familiar. Ministerio de salud de la Provincia de Córdoba. Año 2005

PALMA, Diego: “La Educación Popular y el Tema de la Ciudadanía”.

QUIROGA, Ana: “Configuración de Matrices de Aprendizaje en la Organización Familiar y el Sistema Educativo”.

QUIROGA, Ana: “La Crisis Actual y su Impacto en la Subjetividad.” Fragmento de una conferencia dictada por la autora en Córdoba, Agosto 2001.

(19)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects : LOS DESAFÍOS QUE ENFRENTAMOS