Selecta : año 2, n° 10, enero de 1911

Texto completo

(1)
(2)
(3)
(4)
(5)
(6)
(7)
(8)

I .

(9)

LOS

GRANDES CUADROS

(10)
(11)
(12)

obscura, de tinte rbjfzo candante qtrz luego se hace mds Y mds ma. La vida de Ricardo, un muchacho entregado d la suerte que

perceptible hasta determinarse en un disco obscuro, ribeteado de despues de rodar colegios, d e prJbar el trago amargo de una vida

rojo-fuego, cuyos bordes crecen, se deforman, ondulan, tiemblan de abandon0 y d e miserias quz l o acercan a1 vicio, conoce 2 un

a n t e la vista, sin precisarSe jam& en una l h e a tranquila y re- profesor d e masica, simpatiza con el, se va d vivjr su casa y

posada. Y todos 10s qne han tenido la osadia d e mirar a1 sol de alli se relaciona can 10s pocos miembros d e aquella humilde fa-

frente, llevan por much3 tiempo ante 10s ojos aquella mancha re-~ milia: una sobrina y la hija del mdsico, llamadas Elza y Mag-

donda, como oblea sangrienta. dalena.

Casi en todas las leyendas infantiles s e habla de hadas que Un idilio empezado con la primera y terminado con la segunda

predicen l a suerte de 10s recien nacidos y este recuerdo de 10s desarrolla en su espiritu una lucha entre dos hondos afectos. SU

cuentos del hogar tiene, como todo la que crea la fantasia, un am3r por Elza se estrell6, despues de haber sentido las ternuras

fondo d e verdad. dzl amor comprendido, contra el temperamento inqnieto de la

hada les ha niiia que lo abPndm6 POr O t r n %mor, por ese eterna anhelar de

dado alas en l a c u m , Pe- muchas vidas Que sBlo en-

A las almas de 10s artistas s e me

ro no un hada que se Ip

precisa m m o las llneas

blancas de un h g e l 6

con la ttinica sombria de uiia vieja andrajosd:. tie-

ne 9 veces un reflejo de

sol y otras es un rayo de

luna. Gustavo Becquzr

llevaba un rayo de l u -

na en su alma y s u s

poesias; S U B cuentos, s u

arte, tienen todas las

idealidades, todas las bru- mas, todos 13s claros-

obscuros y purezas de una

nochc d e luna. El gran poeta provenzal el cantor de Mireya, nos declara

I

iggenuamente en sus can-

tos le solen m a fa canta

(el sol me hace cantar)

su hermosa lema, ese sol ardiente que quema s u tie- r r a h a sido s u hada del ar-

t0. Se me ocurre que el al-

m a d e Santivdn ha sido tocada por el bada miste- riosa, pero esta vez no h a bajado en un rayo‘de

luna, ni ha quemado con

un ambiente solar; le h a do las pupilas cen un de sol que yendo

tro, le h a dejado e n

la rztina su disco que tiene, cam0 l a vida, mu- cho d e sangriento, muchas impurezas, mucha luz que lo descubre todo. Por eso ail& donde mire Santi- vLn, tiene su cuadro en-

vuelto e n el incendio de

iw temperamento apasio-

tdo, all& donde vaya su

plum& ir8 la luz del sol

verdzldes del es-

veees CQn som-

frescaates, pero

ilumin&ndolo to-

vida, el alma d e

idad tiene taa-

cuentran atractivos en lo que no les pertenece. Ante el derrumbe de sus afec- tos mds hondos, en esa crisis de espiritu, sinti6

a su lado d nilagdalena

que lo esperaba con un

am3r secret0 que velaba

por su amor. Pobre niiia,

de aquellas que tal vez porque siempre esperan,

alcanzan, per0 llegan

siempre tarde & rzcojer

las migajas del banquete

del coraz6n y reciben po-

co en cambio del mundo de ternura con que saben

envolver y restafiar he-

-idas. Casados Ricardo y

llagdalena, surge entre

10s ojos del joven la vi-

si6n d e Elza sublimada

por lo imposible y para

Elza cobra encantos Ri- cardo que nunca ya le pertenecerd por entero. Han separado hogar, la

feliz pareja vive B un

extremo d e l a ciudad, EI-

za y su padre a1 oti’3; se

ven r a r a vez, per0 21

imdn tentador 10s atrae

y 10s enloquece. Surge un

desgarramiento de almas

atormenttadaa y ante el

dolor inmenso de Magda- lena, que se siente sola,

olvidada de todos y de

estorbo en la vida para

aqael amar que vino B

interrumpir, Elza, para evitar la tormenta, pro-

mate d su prima no vol-

ver d ver mds d Ricardo.

E l hogar vuelve a la

bps

de una pnllida

luz

d e

r a1 solylaobra habzr sufri-

n

e8

un

llama-

de

via&.

C U ~ Q -

no poder decir

a” es para to-

dos, pero asl como la blanca flor de la nochz debe

luz del sal, esta obra no debe i r & manos inocente a naturaleza a1 wpfritu del h o

mentos femeninos que apenas conocen d e la vida 1 u n grito angustiado de dolor q

puede verse d traves de un puro ensuefio.

Hay quienes escriben lo que ven, quienes lo que sueiian y

quieneS 10 que aman. Los primeros forman la escuela realists,

10s s e g m d a s la escuela romBntica y 10s dltimos una escuela que

tiene raices en l a s dos primeras, porque toma d e la realidad l o

verdadero, lo hummano, y del ensueiio esa encanto misterioso de

l a s cosas amadas. LAcaso el a m a r no pone una venda en 10s

ojos? iBendita venda que envuelve y borra 10s defectos de la

realidad con el ensuefio del amor! Pintar la vida amandola es

para m9 la mds alta exprasi6n del arte, y debo declararlo que lo

que mds me encanta e n la obra d e Santivdn es aquello que se

aproxima d este modo de comprender el a r t e y lo que borrard

de SUP pBginas-que apenas serian unas cuatro 6 cinco de ellas

-es lo que se aproxima

B

la escuela realista, 6 por mejor ddcir-

pose: se le impusieran, como se

Santivdn nos daba su primera obra “Pal-

pitaciones de vida’’ en que revelaba todo un temperamento artlstico.

“Ansia”, B pesar de su modesto sub-titulo e n que nos la llama ‘‘ensayo de novela”. quizds porque en ella se concreta a1 estu-

dio de una vida y no a1 d e u a ambiente social, es, sin duda al-

guna, una novela, una feliz realidad de aquella p r m e s a que

envolvia su primera obra, y lo declaro con llaneza quz es la

novela mBs interesante que h e leido y se h a publicado en Chile,

en 10s dias del Centenario, lo que digo para enaltecerla ante

otras obras que h e leido, de verdadero merito, y no para apagar

el merit0 de otras obras.

(13)
(14)
(15)

La Marquesa, el

Conde

y

f

amigo A l h e r t n C n i i ~ i f i n )

flares

mjas

y

bla?nC+

&B

mm-

(16)
(17)

-i Qui6 tipo! Y ~ s t e es el Conde ea, disimul6; nlzo ruido y les q u e m la se

se dirirgian

B

CihiIl6.n y

B

su hacienda. Con ellos

la “Ilustraci6n”,

sal%

de

corllesp

(18)

!UADRO DE FRANK KIR

(19)

LITORALES

PORTUGUESES

Como priniicia del voluinen d e viajes qnr pablicnrtl, 6 lnediados (le cste aiio, cloii UI. Vicuiia Hubercaseauu. bajo e1 titulo dt.

“Correrias”, anticipanios la ojeadit q u e cia sobre 10s terri orins portugueses. ya que 10s aconteciiiiieiitos que acaban d e

c m s t i t u i r la Kepiiblirn en esn a n t i g u a monarquia l e presttin 6 t C d 0 1 0 del Portu,ual uii interPs de galpitante actualidad.

5 de Octubre d e 1 9 0 2

Tocamos a ) e r en el dltima paradero de l a g r a n r u t a e n t r e Val-

paraiso y la costa d e E u r o p a : San Vicente, isla del archipielago

de Cabo Verde. F o r m a n ese archipielago cuatro islas escalonadas

de oriente B poniente, pefiones agudus, restas del algdn remoto

continente, 6 cimas que surgen d e alguna cadena d e montafias

naufragadas. Una d e ellas tiene vegetaci6n y se presta a1 cultivo

de frulos africanos,--la isla de Sail Antonio. El vapor toca

en la de Sari Vicente, donde estan l a s oficinas del cable Transa-

tlintica y Sud-africano; hay un dep6sito d e carb6n de Cardiff.

Estos depbsitos de carb6n s a n 10s bebederos d e 10s vapores que

cruzan el oc6ano.-tal 10s oasis p a r a 10s camellos del desierto.

Esos dep6sitos y oficinas forman, en Sail Vicente, u n a pequeiia

1,oblaciBn inglesa en territorio portugues. E l archipielago es co-

lonia portuguzsa. La l n g l a t e r r a tiene con el Portugal una alianza que s610 p‘uede ser u n protectoradd.

Recuerdo que el P o r t u g a l f u e u n a de las naciones mas pode-

rosas del mundo, que s u pueblo, q u e e n el siglo XI1 f J r m a b a

1 arte de 10s estados peninsulares, adquiri6 su independencia en

axianes memorables cum0 la de Gnimaraes e n 11218 y l a de

Ourica en 1 8 3 9 , y que sup0 conservar s u nacionalidad indepen-

diente aun cuando 10s reyes d e AragBn. y despues 10s d e Casti-

]la, fundieron en u n solo gobierna todos 10s estados libres de

la peninsula. Y comienzan, e n l a

historia. sus demostraciones de pais conquistador y eminentemen-

Le civilizada Necesitaba riqueza

para darle forma 5 s u cultura la-

tina.-hereucia hist6rica d e s u

raza,-que le venia d e Italia y d e

Francia, da la antiguedad clbsi-

c d y de 10s tiempos medios, a1 tra-

v6s de la Galicia, cuya situaci6.n

geografica la hacia ser el puente

por el cual las poblaciones ib6- ricas recibieron l a s tradiciones d e la raza. Emprendid conquistas. e n busca de esas riquezas que necesi- taha: primer0 fue el extremo s u r de la peninsula, el Algrave, del

que se apodera bajo don Alfonso

111. Sigue hacia el s u r , con auda- ces navegantes que le forman u n

inmenso imperio del cual saca ri-

quezas para s u pJder y por al cual

extiende la civilizacibn. Con don

Jao I, 10s portugueses inician las

expedicioues nauticns que les v a n

dando el daminio del Africa y con-

virtiendo la modesta dependencia geogrBfica de Espaiia e n u n a po- tencia mundial que saca l a civili-

zaci6n del Alediterrsneo y la pro-

yecta sobre el Atlfmtico, abrien-

dole B la humanidad civilizada el

camino de la posesi6n definitiva

del globa.

Con anterioridad B ColBn, 10s

portugueses tuvieron l a intuicidn

de 10s nuevos mundos. E s hermo-

so coma una leyenda el cas0 de

10s tres hijos de don Jose I. E l

mdvor de s u s hiios. don Pedro,

Los pueblos como 10s individuos, viven sobre l a rueda d e la

f o r t u n a : t a n pronto e s t h e n l a c u m b r e como en el abismo. Se

acabaron p a r a el P a r t u g a l ~ S O S hombres admirables que agrada-

ban y sostznian el poder d e l a patria. E l ultimo fu6 Serpa Pinto, un gobernador que tuvo este archipielago d e Cab0 Verde, seme-

jante, en c a r k t e r , & 10s hombres del siglo XV. Siendo gobernador

del Conqo, quiso comgrometer B s I !?ais en una guerra con Cran

Bretaiia. i E i Purtur,al Jol sislo YIX e n guerra c a n Inglaterra!

E l orgullo d e derpa Pinto n o considcraba l a desigualdad. L a

diploniacia lo arrcgla todo. E l Portugal q u i d 6 aliado,-camo s e

comprender&,-del Imperio Britgnico. Serpa P i n t a s e muri6 de

pena y de rabia.

Vimos ayer, e n l a bahia de S a n Vicente, u n buquz de g u e i r a

p o r t u g u e ~ ( n o c s br.>raa). k st1 lado estabd a1 ancla u n crucsro

b r i t h i c o d e diez mil toneladas. E s t e parecia u n a fortaleza, el buque d e guerra del Rey don Carlos, u n pajaro d e mar.

Dura cinro & seis horas l a escala del vapor en San Vicente,

h o r a s que se pasan mirando 6. 10s negros desnudos. Estos ro-

d e a n a1 vapor con s u s pirogas y lanchas, dentro d e l a s cuales ges-

ticolan e n actitudes animalescas. Son unos negros admiraDles y

estbpidos; viven e n e l a g u a comu anfibias, sit daica industria

consiste e n recager, bajo el agua, C O J 10s dientes, las monedas

que les a r r s j a n 10s abnrridos pesajeros. Se hunden e n el m a r carno peces, mostrando lo dnico que tienen blanco: la planta d e

La, Reina Amelia

se educ6 en Venecia, que era, entonces, en seciecoe d e navega- c i h , lo que es la Inglaterra en nuestras dias. El segundo hijo,

doli Fernando, f u & el celebre principe que habiendo caido pri-

sionero de 10s moros en Africa, rehus6 s e r canjeado por l a ciu-

dad de Ceuta: a n t e s d e hacer perderse u n a r f p d a d cristiana, pre-

firi6 morir cautiva. La historia lo l l a m a el Principe perfdcto”.

El tercer hijo d e don Jose I fu6 el infante don Enrique, “el nave-

gador”, que vivib e n e l extremo del pais, e n el cab0 Sagres, p a r a dirigir desde a h i las expediciones. F u e el fundador del observa-

torio y de l a Escuela Naval.

Las calonias portuguesas e r a n diez mil veces mbs grandes que

el Portugal. Todavia le quedan posesiones zxtensisimas: l a An-

gola, con 2 5 5 , 0 0 0 kilbmetros: el Mozambique, con 7 5 0 , 0 0 0 . Es

el Portugal u n enano que a r r a s t r a gigantes.

Pero,-hay que decir1o.-sobre 61 y sus c o l m i a s Inglaterra im-

pera. Para invadir el Transvaal, 10s ejercitos britdnicos pasaban

por la colonia Lorenzo Marquez coma por s u casa. Antes no era

mi. Antes el Portugal, solo y orgulloso, domiiiaba u n g r a n pedaz3

del munds.

El infante don Enrique, Concalvez Zarco, Cabral, 10s compa- iieros de Vasco d e Gama, aparecen como sombras legendarias e n

esas islas descubiertas p o r s u ciencia y audacia. A s i 10s vi6 Jo-

se Maria de Heredia y 10s pus0 en s u inmortal soneto:

.

.

del frilgil barco sobre la horda erhados,

coli inudo asombro m i r a n e n cielos ignorados.

del fondo del ocCano nnevos astros sur@r. ( 1

(1) TiaducciBn d e d o n Guillermo N a t t a .

10s pies. Son de origen africano;

llegaron B esas islas, no se sabe

c6mo, talvez e n t r e las arenas del

Sahara que e m p u j a el Simoun; 6

bien cuando esas islas s e despren-

dieron del Africa, Ias negros se

quedaron en ellas. Son de cuerpo

elevado 3 fuerte. Cuando salen del

agua, relucientes y chorreandd, con l a moneda e n la dentadura iirme y alba, parecen estatuas d e bronce. I’ero l a s a n g r e europea se

mezcla 8 s u raza f u e r t e y salva-

je, manchando s u obscuro y pode- roso t i n t e can u n a semi-blancura desagradable y raquitica. Se ven negros destefiidos, con l a nota del

Pel0 tirando & rubio: son repug-

nantes.

H a y razas que no deben mez- clarse. E n genral, 10s n e g r x d e San Vicente, son idiotas, animales

con f o r m a humana, que d a n b las

sefioritas q u e pasan en 10s vapo-

res una lecci6n d e darwinismo

contraria a 10s preceptos d e l a

buena saciedad.

H a y en San Vicente u n a mon-

tafia e n cuyo perfil se quiere ver

l a linea d e las facciones d e Na-

pole6n I. No es dificil encontrar

perfiles histbricos, narices y bar- b a s ilustres, en l a cresta d e 10s

montes. Los ingleses gozan mos-

trando ese perfil d e montaiia que,

segiin ellos, representa b Napo-

le6n, tendido d e espaldas, puesto d e legendario bicornio. Ahi tie- nen. Dues. en t i e r r a portuguesa, que es tierra sometida, l a mascara terrible. Pensdrhn asi tenerki

prisionera u n a vez mas, e n nueva Santa Elena. ,Quedan tranqui-

los! De a h i no se mJverR p a r a i r R miraros de nuevo desde

las playas d e Boulogne, a1 f r e n t e de un ejkrcito invasor . .

9 de Ootubre.

Despues d e dos dias d e m a r sin limites, divisamos, & g r a n dis-

tancia, como f a n t a s m a azulejo, el pic0 de Tenerife, abelisco ma-

ravilloso que se alza sobre las aguas B una a l t u r a d e 1 4 , 0 0 0

pies.

I-Ioy e n l a mafiana, 10s viajeros primerizos, tuvimos g r d i d e

emoci6n. E l m a r estaba agitado, con alas l a r g a s y pesadas, el

cielo obscuro. frio, triste. Explicb el capitan que e r a n 10s res- tos d e u n g r a n temporal que, saliendo del MediterrBneo por Gibraltar, acababa d e sacudir esas latitudes: la tormenta de

cada aiio, la seiial del equinoxio e n el s u r de Europa. EstLbamof

cerca d e Europa, e n u n a tormenta europea. ,Cu&nta emocidn!

...

A eso d e l a s 1 0 d e l a mafiana se dibiij6 e n el horizonte una

lonja d e tierra chata y barrosa.

Divisarla por primera vez en la vida, descubrirla, all& lejos,

como debil mancha d e .

.

. . . estampada e n l a b r u m a ! . . . H e

navagado u n m e s p a r a llegar A verla. i Q u 6 digo? H e navegado

muchos afios por el m a r de las aspiraciones y 10s ensuefios. i N o

es acaso l a primera y constante aspiraci6n d e todo hispano-ame-

ricano, educado en l a tradici6n de l a cultura, visitar l a E u r o p a ?

(20)

Atenas 6 Paris, pasando por Roma.

Todo se j u n t a e n l a emoci6n dell hispano-americano qua por pri-

mera vez llega B Europa. Somos de u n a sociedad menos cansada

poNr l a herencia de las ideas; de modo que, en el Viejo Mundo,

e8

m&s

r i a

extertcbres

asaltado algo

jas, magnolios, palmas, camelias. Es-

to, bajo un cielo azul profundo, en

u n a temperatura uniforme y tibia.

Lisboa preseiita, e n l a orilla oes-

te del ria', con sus plantaciones y

sus casas, u n cuadro de u n pintares- co indecible. Su caracteristica es l a desigualdad. Se ostenta e n un anfi- teatro quebrajado: mesetas, calles

que son escaleras y vias en zig-zag.

Hacia el sur, hacia el barrio de BelBn, las lomas suavisan. Divisase

una plaza (que pronto f u i A recorrer)

la plaza d e San Pedro 6 Largo d~

ltocio, situada ft treinta metros sobre el rio. M e muestran el magnifico edi-

licio de l a Opera, cortado 6 pico.

L a parte central de l a ciudad es

antiqufsima. A M tad0 se contrae, to-

do se empina; es como u n laberinto

y u n a fortaleza. Ahi est$ el origen

remoto. Este siempre se encuentra en

un cerro 6 en una isla. Toda ciudad

europea comenz6 p a r s e r un campa-

mento de g u e r r a ; despues fu6 casti-

110 feudal; a1 fin u n burgo. Debido B

est0 son ciudades que tienen su ori

(21)
(22)
(23)

\

-(Georges Rivolet.--breglado especialmente p a r a “Selecta”)

Esta siniestra aventura me fu6 referida por un sacerdote secu-

larizado, quien l a habia oido en confesibn..

. . . .

.

. .

.

.

. . . .

. . . .

El miarques Alvar de J u a n fu6 en oampafiia de 10s duques de

Candia B establecerse e n Francia, e n el afio de 1 8 0 9 . Lleg6

precedido de u n a terrible y confusa historia. Coronel del ejer-

citoi espaiiol, comandaba en Cuba cuando la larga revolucidn que

des016 esa isla antes d e la guerra americana-una contra-guerri-

lla que se mostrb sanguinaria e n l a represi6n. LOB hombres que

componian esa tropa tenian fama, con raz6n 6 sin ella, de no dar

jamas cuartel. Obedecian P un jefe inhuman0 y 10s rebeldes que

hubiesen caida en sus manos habrian tenido que sufrir por or-

den suya las mBs atroces t o r t u r a s ; ya les sacaban 10s ojos 6 lee

cortaban l a s manos w m o P parricidas. Se llegaba hasta decir que

h a b i h d o s e amparado B un jefe insurgente, el heroic0 y desgra-

ciado Pedro Gutikrrez, J u a n lo habIa hecho enterrar vivo. La

noticia, verdadera 6 falsa, de tamafia atrocidad conmovib la

prensa de dos mundos. E l Gobierno espafiol hizo levantar un sn- mario cuyo resultado qued6 en el misterio. Sea como fuere, el co- ronel J u a n , fu6 salvado del Consejo d e Guerra a l que l a opini6n pdblica padia con furor fuese sometido; se contentaron con lla- marlo. Per0 el coronel-marques no quiso aceptar ese llamamien- to en el cual vela una humillante retractacibn.

Entr6 en Espafia y present6 su dimisi6n. Hizo mPs: vas I

altanero de u n a familia e n l a q u e el orgullo e r a proverbial - - I

en la orgullosa Espafia, resolvib castigar ft su patria ingrata,

si no completamente P la manera de Coroliano, puas esa no es-

taba P su alcance, a1 menos desterrgndose de ella p a r a siempre.

Pus0 en venta u n a parte de sus vastos dominios de Andalucia

y se march6 B establecerse en Paris, la ciudad del mundo mds

propicia B 10s extranjeros Sean 6 no calumniados.

No obstante de no haber sido probados 10s hechos en fo t

absoluta, tuvieron una represi6n tal, levantaron una reproria- ci6n tan violenta, que parecia que el nombre del Marqu6s J u a n

estaria candenado e n P a r i s como en oltras partes 8 una excecra-

ci6n eterna.

Asi, pues, cuando, un Doming0 como B las diez, el coronel s e

hizo anunciar de impiroviso en el sal6n de l a princesa viuda de X.,

que recibia cada semana en s u casa de la calle de Varennes &

la arlstocracia del barrio, la8 distinmidas nersolnas que V A LCS

t a b a n reunldas sintieron una especie de conmocibn. A1 oirse est nombre tristemente famoso, s e suspendierou todas las con

saciolnes y las damas miraron asustadas hacia l a puerta, e

ranldo ausiosamente l a aparici6g del monstrua que iba B presen

tarse. Bien pronto pudieroo carciorarse de que el monstruo eri.

u n hermoso caballero de 3 5 afios, poco mPs 6 menos, moreno

delgadol y de encantadora figura.

Se dirigi6 B l a anciana princesa, con quien tenia por parte dq

10s Candia un parentesco lejano, y e n un franc& sin defectos,

con l a gracia y soltura de u n gran sdfior que toma en seguida

su lugar entre 10s Pares, le dijo que Labia quarido tener el ho-

nor de presentarle sus respetos desde 10s primeros dfas de su

llegada.

Mientras que 61 cambiaba algunas palabras con Madame d e X

que parecia algo turbada, loa invitados contemplaban sorprendi-

dos 8 este gentleman de color mate, mirada expresiva y fis’onomia

atrayente y fina, tan diferente por su aspect0 y s u s modales

del hofmbre terrible, de la exdtica fie’ra que esperaban ver. E n

un s610 momznto el pequefio circulo habia quedado conquistado: nadie tuvo el valor d e ponerle mala c a r a cuando el reci6n l l e

gadlo di6 l a vuelta, y 61 por su parte, com’o hombre de mundo

sup0 despedirse de la manera ni8s oportuna y feliz, a1 cab0 dc

una media hora.

A sk salida sigui6 un verdadero cooaierto de elogi’os y une

10s lleaders, el Bar6n de Conde Vergeres, fu6 unanimemente a

bad0 cuando asegur6 que las atrocidadas imputadas a1 .Ivral.

qu6s e r a n pura invenci6n de 10s diarios republicanos.

S610 un venerable miembro del Instituto, mezclado en esa - -

ciedad ultra-elegante, el “padre” Arnold (asl se llainaba fi

liarmente e n casa de l a princesa a1 ilustre a u t o r de la “Fisiol

de la IIerencia”) s e atrevi6 B declarar francamente que a1 ext jero n o l e gustaba.

Y como el grupo femenino se sorprendiera, el anciauo MI. Ar-

nold agregd moviendo la cabeza y con el tono que l e e r a p e a

y que hacia que jamas se supiese si hablaba 6 si se burl:

descoofiad, sefioras; este hombre es un Borgia”. Continu6 re-

cordando, 6 mejor dando B oonooer P BUS bellas oyentes, en m e -

dio d e un movimiento general de abanicos y d e algunas @

(24)
(25)

muy mortificado por esta torpe historia y, como sucede con fre-

cuencia, fu6 el rapiresentante del buen derecho, el marido, que

sali6 herido, aunque ligeramente.

F u e u n a semana poco mas 6 menos despugs de ese duelo, que la viscandesa de Troisville s e resfri6 a1 salir d e la Opera murien-

do B 10s t r e s dias d e una neunionia.

Se recuerdan todavia 10s suntuosos y conniovedores funerales

en Santa Clotilde; la aristocracia parisiense constarnada, estre- chBndose e n l a navG cubierta de negro; el a l t o catafaloa cubier-

to de escudos, brillante de lux, de M. de Troisville cuyo dolor,

acrecentado quiz& por justos remordimientos, daba compasidn

mirar, teniendo 51 su lad;, dos nifias q u e llorabsn, las hijaa de

la muerta.

Cuando, en el momanto del responso, oallaron 10s cantos fiine-

bres y el venerable cura con voz hueca salmosdi6 el eterno

adibs. todos 10s oios se llenaron de lhnrimas a1 mismo tiempo

que el Brgano rompiendo el silencio de ia iglesia daba un iiltimo fundo sollozo.

familia de Troisville t i m e desde el siglo XIV su mausolzo

en l a antigua iglesia de V... sobre el Sena, B u n a hora de Paris.

Alli s e condujo B la pobre viscondesa inmediatamente despu6s

de l a ceremoaia fiinebra de Santa Clotilde; y es alli donde re-

posa para siempre, desde hace cinlco afios.

Todo esto h a sido referido muchas veces. Lo que s e ignora

helo a q u f :

Y V

BORGIA

do esmvo incot dedor eo

La misma nolche d e las excequias, M. J u a n envi6 a1 pueblo de V .

.

. seis de sus servidores. Esos hombres, antiguos saldados

de la famosa guerrilla, penetraron entre once y doce de la no-

che en la desierta iglesia, sacaron el ataud de Mme Troisville

y habikndolo oolooadb

%n

un c a r r u a j e tirado por das vigorosos

caballos lo mmluleron B Paris 8 casa de su amo.

dia presuroln

fiastas del

m

Si uno de loi %able@ parfsienses que B cada primavera acu-

del carua&, 88 ha-

biera deterlido en

extenafan

sus

indecism sobre

catre d e

M.

Sbw,

en e l ' qua 8% veLa

una muerts.

alli, acostada en su

ataud abierto, ro- deada de rosas des- hojadas. Muy PBli- da, rigida, con 10s

ojos handidos y ves-

tida da blanco, dor-

mfa su dltimo sue-

BO. Muy cerca, de

pie, M. J u a n la con-

templaba, casi t a n pBlido como ella.

Despues se inclin6,

atreviendose

B

PO-

ner sus manos sa-

c r i l e g a s soebre su

cuerpo cuya alma

habia volado.

E n la so'mbra, en

la que temblaba y

se perdia l a luz de

10s cirios, 10s anti-

guos Borgia, cual

espectros sal i e n d o

de loo muros, pare- clan agitarse, salir de sus cuadros do- rados, ansiosos de presenciar un cri-

m0n que iba B so-

brepasar L los su-

YOIS.

Rapentinlam e n t e

el impio se detuvo

s o b r e s a l t a d 0 ; 10s

ojo(s d e la muer'ta

se abrieron y lo mi-

r a b a n f i j a m e n t e .

Tembllorosoi ,y es-

piantado retrocedi6. L a joven mujer f u e

irgui6ndose l e a t a -

mente en s u ataud

sobre sus manos en-

flaquecidas

...

Cuan-

traviado del que despierta d e un largo, y profundo suefio y que

adn n o tiene canciencia de si.

La memoria empezd

B

volverle; recordaba coafusamente 10s

sucesos recientes y terribles; s u enfermedad repentina, sus sufri-

mientos y poco despu6s esa invencible torpeza, ese sueiio lethrgi-

eo, d u r a n t z el cual habia visttL) y sentido todo. Distinguia como

B traves d e una bruma B M. Traisville y B sus hijos, vestidos de

negro, Ilorando a1 pie d e su lecho. Recordaba, espantada, la

rebeliba terrible de sus sentidos, el eafuerzo iniitil p a r gritar

p a r a moverse cuando la envolvieron e n un s u d a r i o . .

.

Y ahora

se preguntaba si todo eso no habia sido un sueiio horrible del

que despertaba a1 fln.

P e r a de repente se di6 cuenta de que estaba en un ataud y

dando u n g r a n grito cay6 desvanecida. El marques tembloroso a d n l a sostuvo. Comprendfa a h o r a el terrible deaprecio del mun-

d o a que iba

B

condenarlo la que el crefa m u e r t a . Entonces tuvo

miedo d e e m s cirios del ataud, d e todas esas cosas fdnebres; le pa-

recfa que si la dejaba alli e n medio d e todo ese aparakuto, la muerte

vandria B arrebatgrsela; tomBndocla entonces en sus robustos

brazos l a llev6 corriendo A s u habitacibn situada e n la axtremi-

dad d e l a l a r g a galeria.

. .

Aquel servidor de M . J u a n que s e descargd en el Tribunal d e

la Penitenciaria del pesado secrzta d e aquella noche terrible, no

sup0 decir exactamente lo q u e pas6 despu6s entre su am'o y l a des-

graciada mujer. Ningiin ruido', ni un g r i b se oy6 en el vestibulo

donde 61 y s u s compaiieros esperaban.

Quizas el marques tuvo verguenza de u n a fscdl y odiosa vio-

lencia? QuizBs ambicianando un triunfo menos ignomioso, quiso

obtener el terror y angustia de u n a infortunada, quebrapitada

por emociones tan atroces, sino el coasentimiento verdadero a1

menos u n a especie da resignacidn B s u s deseos? E l desenlace

del drama lo hace suponer asl. Muerta para tados comprendi6

que no podia llegarle ningdn socorro; viva y sin emb'argo arran-

csda de la vida, la pobre mujer debi6 implorar la piedad de aquel a u e habia llamado

I

M 8 B0RQ.m JADRO DE W. K. ORECHARDSON

Su

amigo. Sin duda

a p el 6 desesperada-

mente B lo que po-

dria quedar d e hu- mana en esa alma

y le suplic6 devol-

verla B su marido, B

sus hijos, B todos

10s que la lloraban.

,Que sueiio! E l po- dia ir donde esos a f l i g i d o s como el

Salvador

B

l a casa

de LLzaro, llevdndo- les d e l a mano 5

aqualla que habian

llevado m u e r t a ; se

car a1 instalnte la

f u l e s t e d:e s u s

Idgrimas, hcucer ale- gria de l a deses- peraci6n, desempe- fiar casi el rol de Dios.

Talvez 61 u n mo- mento, talvez por u n segundo, u n a rb- faga d e misericordia ilumin6 las tinie- blas d e su pensa-

miento.

.

.

6 quiab

a1 contrario, viendo a esa mujer invan- ciblemente fie1 guar-

d a r B s u esposo una

t a r n u r a victoriosa

d e l a mBs espanto-

sa plrueba, un celo

furioso ahog6 e n 61 todo sentimiento hu- mano. Pens6 sin du- d a q u e esa mujer,

borrada ya de la lis-

ta d e 10s vivos, s6-

lo B 61 pertenecia

p a r derecho d e su

crim<en y que la ac-

ci6n generosa que

e l l a le pedfa que

ejecutara s e r v i r i a

p a r a condenarlo..

.

Posiblemente t r a t 6 de haczrla c m s e n t i r

a n o ver jamas B 10s

suyos, B r e s w i t a r B

una existencia nue-

va, c e r m de 61, en

algdn lejano retim,

0n

u n a d e sus 95250-

rialea posesicmes de

Andsluela,

gue

atla

oonservak

Se C r e e que Ililda

(26)

pulsi6n d e Mmc. d e Trakville ni ve u sublime constancia.

Sin duda evocd e n su alma el querido recuerdo de 10s que ama-

ba y permaneci6 impasible, heroica, casi monstruosa a n t e u r

monstruo del mal no podia dudar fuess capaz d e tadom.

Lo cierto es que hacia las dos de la maiiana el estridente so-

n i d s de u n a campanilla interrumpid el ltigubre y pesado silen-

cio de l a casa, llamando repentinamtente las habitacianes del

marques, fi 10s hombres que esperaban en el vestibulo.

Acudieron..

.

Por l a puerta vieron completamente B Mme. Ia

viscondesa de Troisville, pllida, con la cabeza flotante, d e pie,

recaitada e n l a pared y e n esita posici6n con 10s brazos cruzactos

sobre el pecho y su vesbidura blanca perecia u n gngel que iba

ya fi volar.

A1 lado opuesto de la pieza, M. J u a n estaba tambi6n inmdvil

envuelto en la sombra.

Del lado del jerdin habia u n a ventana abierta; la brisa noc-

t u r n a sacudla las copas de 10s plateados firboles q u e semejaban

grandes abanicss; del j a r d i n subian primaverales olores; s e

dirfa que la naturaleza querfa festejar 6 la resucitaida, e r a comp

u n a caricia tierna que le hacia la d d a B esa joven mujer q u e sin

un milagro hubiese dosrmido esa

-Por dltima vez,.

. .

dijo con

Ella n a d a contestb, per;, su grmiosa fisonomla mostraba una

invenaible resoluci6n.

Entoaces 61 saLi6 lentamente las sombras, lkvido, aterrado,

como si el genio infernal de s u (a se hubiese apolderado de 61.

Con un gesto implacable extendi6 hacia ella s u brazo y dijo:

-Puesto que

a

m,i amor grefiere uated la tumba, vuelva l

dirigiendose fi 10s siniestros hombres que esperaban, con voz

horribla, del mismo L ~con que debid ordenar el supliciom ~ ~ ~ , de

P e d r o Gutierrez, les di6 e n espaiiol una orden tal, que 10s viejos

guarrilleros temblaron. Sin embargo, despues d e un momento

d e vacilacidn se adelantaron hacia Mme. d e Traisville.

Entcmces el exoeso de terroir despert6 e n esa dasgraciada el

amor instintivo y apasionado por l a vida. Con un arranque deses-

perado, escap6 de l a mianas que iban 6, tomarla; per0 w a n d 2

franque6 el umbral de la Evala, did un grito d e aspanto y de ago-

nia y rod6 por el suelo como u n a mole.

A1 fulgor de 10s cirios habia visto ailla en el fondo de la gale

ria el aitaud abierto q u e la esperaba.

. .

Media hora mfis t a r d e estaba a n t e el vestfbulo el mismo cs.

r r u a j e q u e habia trafdo el cadaver d e Mme. de Trotisvlille para condtucirlo d e nuevo. Cuando e r a depositado en l a sepultura, se

2y6 u n gemido sordo y lejano por decirlo asl, como si la en-

terrada viva s e hubiese despertado o t r a vez.

Y Y

Esa nolche el marques J u a n , lleg6 a l club ailgo mas tarde que

de costumbre; jug6 con t a n buena suerte que Lord B . . . en

u a a partida que le costaba mil luises, le dijo con su flema bri-

tfinica:

-Marques, la fortuna no debe haberle favotrecido h a y en

amores!

Y como e l reloj diera las cuatro, se levantaron en medio de

risas.

Bra esa la hosa e n la que en la iglesia de V . .

.

la piedra

sepulcral sellaba para siempre la tumba de la que fu6 la viscon- desa de Troisville.

(27)
(28)
(29)

M O N U M E N T 0

colocb u n a lapida w1memurativa sobre el m u r o exterior de la

casa en que abriera 6 la vida y a1 a r t e sus pupilas soiiadoras.

Per0 el homenaje n o quedaba completo. F a l t a b a lo mas sig-

nificativo, lo mas imperecedero: l a estatua. Erigirla, e r a pagar

una deuda, e r a cumplir con u n debar. Y, siguiendo 10s dictados

de s u conciencia justiciera y haciBndose eco

recibn que persistente y silenaiosa aleteaba

alma de las andaluces, tomaroa la iniciativa

dora 10s javiales escritores Serafin y Joaqui

$ 9

Los Quintero, a1 iiliciar espontaneamente 10s trabajos del mo-

numento, procedian arrastrados por la nobleza de SUB carazones,

pot- su admiracibn sin limites hacia el poeta, y, a1 lanzar la

idea y a1 bregar por realizarla, se ponIan de acuerdo con el

tacito per0 ferviente anhela general.

La admiraci6n d e 10s Quintero hacia BBcquer h a sids siem-

pre grande y siempre intensa. Sobre la base d e rimas del vate,

han construido dooumentos drambtiaos que h a n alcanzado gran-

des Bxitos. Ahi estan “El Amor que pasa” y “A la luz d e la

luna”.

La primera de estas obras, co’media en dos actos, es u n a joya

artistica de valor inapreciable y est6 inspirada s n aquella rima que retomza en lots labios de todos:

Los invisibles &t,tamos del aire

e n derredor pdlpitan y se a n ;

el cielo se deshace e n rayos

l a t i e r r a se estremzce alborozada;

oigo flotando en olas de armonia

rumor de besos y batir de alas;

mis pdrpados s e cierran

...

LquB sucede?

0 ;

-iES el amor que pasa!

Esta rima h a sido interpretada en el teatro por 10s Alvarez

Quintero y en la estatua par el escultor. h a accibn la d o c a n

aquallos en el pintoresco pueblecito de Arenales del Rio, rin-

cbn andaluz donde s e vive en el ambiente d e - a t r a Bpoca y

a

donde no han llegado todavia las frivdidades, ni.-bs w a n e r a -

mientos, ni el complicado aparato social de las modernas pobla- ciones.

Y en esa

chas espirit ensuerios a

uniforme y

sitar la a l d pueblerinas

bella que acariciaban en,sus almas suspirando d e pasibn; vieron

que en 61 to’maba formas el querido pensamiento que las perse-

gufa como u n a sombra e n c a n t a d x a ; vieron brillar el firmamen-

t o y florecer la t i e r r a ; mas, ave de paso, paregrino errabundo 6

inquieto, se v a el joven d e Arenales despues de inflamar d e amor

el corazdn d e las muchachas. E r a el amor que piasaba resplan-

deciend;, y subyugando, como un fulgor de plenilunio, como u n a

angelica sonata; como algo inexplicable y halagueiio, perturba-

do’r y delicioso, d e inefables poderes y de dulce imperio..

.

Lo

ven partir con el presentimiento de na verlo mas, y a1 divisarlo

que s e aleja y d enviarle con 10s blancos pafiuelos SUB adioses,

s u s tremulod s d u d o s en que parece. haber un s d e m l n de supli-

cante ruego, sienten todas el vacio dolaroso del amado ausente

y lloran sobre 10s escombros de s u erbtico ideal.

La rima queda admirablemente transladada a1 teatro. “El amor que pasa”, por su poesia, potr s u s dialogas, por su fondo,

es una de l a s obras m1s hermosas de 10s Alvarez Quintero.

,

Cubnto habria aplaudid‘o BBcquer esta genial composkibn que

segfin Fernandez y Villegas “hace s e n t i r e s a l u z dolorosa del

c m t i n u o pasar que nos hace ver l a poaa felicidad. que hay en

la vida y demuestra que la accibn menos complicada, cuando

est& hondamente sentida por el artista, sp convierte por s u propia virtualidad en s i m b d o de trascendente -significacibn. Todas las cosas que existen nos hablan d e alga eterno, dice 61 mismo; la

misibn mtis alta del a r t e consiste e n mostrarnos lo que hay de

permanente en el hecho fugitivo”.

“A la luz d e la 1uiia” es un paso de comedia que es toda un

poema de sarprendente efecto. Un vulgar acci

rril reune B un joven y b u n a dama en un pr

bajo el velo difuso de la noche; se acercan, se

corazones con violencia inusitada y 2n pos del bello idilio

c h i c a s palabras, lleno da gracia y de donai

con acento conmovido:

Quieres que de este nectar delicioso no t e amargue la hez?

s aspirale, acercale 6 t u s labios,

y dBjale despuBs.

Quieres que conservemos una dulce memoria de este a m o r ?

s amemonos hoy mucho, y mafiana

digbmonos i adibs!

d E

A TJN POETA 4 0 3

p a r a 10s Quintero con IUS J U ~ ~ U S Florales ceiemaaas en Sevilla

con extraordinario brillo el 2 5 de Abril del’presente aiio. Fueron

10s autares d e “La Zagala” y “El genio alegre” mantenedores

d e la tradicional fastividad y a1 ponersele termino B Bsta con

un esplBndi,do banquete servido el 3 de Mayo y en el que parti-

ciparon las letras, la enseiianza, el comercio, la agricultura, las

finanzas, uno d e IJS Quintero ley6 un notable discurso y e n 61

expusieron su proywto de glorificar a1 bardo levantando en Se-

villa su estatua.

Todos 10s comensales prometieron fecundar la idea con el ca-

lor de su adhesibn. Y p a r a verla realizada luego, anunciaron 10s

Quintero que escribirian una obra inspirada en una rima del egregio llrico y declararan que el product0 fntegro que resulta- r a de la representadbn d e ella en la Peninsula y America, san‘a

destinado b c’onvertir sus planes e n una hermoaa realidad.

Poco despues, el distinguido y laureado escultor don. Lorenzo

Caullant Valera conclufa el boceto d e la estatua, y 10s fecund06

escritores daban tBTmino b l a comedia prometida para sufragar

10s gastos d e la levantada empresa.

8 8

E l monumento es digno de Gustavo Adolfo BBcquer y del hhbil .

artista que lo cancibib. De forma circular, ir8 e n torno d e un cedro inmenso y centenario que eleva su imponente corpulencia

en un jardln de la ciuAdad del BBtis. E n u n erguidol pedestal ador-

nado con flores y con golandrinas, descansa el busto del poeta,

a1 que Coullnnt y Valera ha dado un g r a n carhcter y un comple-

t o parecido: l a cabeza de armoniosos lineamientas; l a frente

pensativa y despejada; 10s ojos tristes y marchitos, y en 10s la-

b4os u n a mueca imperceptible de resignado desconsuelo. ’

A l a izquierda, sobre la escalinata, s e observan t r e s mujeres por sobre cuyas cabezas-flota un niiio alado, el a m o r que pasa,

sacudiendo las adas y alumbrando a1 Universa. “Una d e ellas,

dicen 10s propios Alvarez Quintero a n u n a carta dirigida 1 An-

daluc1a;mira al espacio con curioso anhelo, en que hay un to-

q u e de sobresalto, como si interrogara s u corazbn s a h e aquB1

resplandor lejano nunca visto y aquella singular inquietud no

sentidn hasta entonces. Otra, h a d a atras l a hermosa cabeza,

puesta u n a mano sobre el palpitante sen0 virginal, cierra loa

ojos y sueiia en Bxtasis dichpsa L a tercera. la que esth m8s

cerca del busto del poeta, resbalar por su falda unas flo-

res, y como una azucena hada, inclina sobre el pecho l a

frente, orlada d e cabellos o y llena d e nostalgia y d e me-

6licos peasamientos.

.

.

Y cuando sentfs la impresibn inefa-

del amor que pasa en torno vuestro, del a m o r juvenil que a en lo intimo del carazbn como fuente d s luz, de1 a m o r que

extremece a1 mundo coa sus alas, si dais la vuelta y pasbis a1

o t r o lado del poeta, os conmovereis contemplands la hermosa

figura d e o t r o amor, tragicamente dolorasa. iQuB distinto el

amorcillo risuefio y lleno de esperanna que flota sobre las lindas

cabezas d e las mujeres, d e aquel otro a m o r caido, herido B trai-

cibn por la espalda, dascompuesto por el dolor, tronchadas las

alas poderosas!

Me h a herido recatandose e

selland’o con un beso s u traicibn;

10s brazos me echb a1 cuello y por la espalda

partibme 1 sangre frfa el corazbn.

‘‘Y en la mente e s t a rima, torngis EL fijar vuestra vista en la

cabeza del poeta, y hallais en aquella pftlida frente el resplandor

divina d e la inspiracibn y la huella de 10s otpuestos sentimientos

que turbaron s u espiritu y cant6 su mum”.

Tal es el m n u m e n t o

B

BBcquer que costear6 la comedia es-

crita por 10s Alvarez Quintero con este s610 objeto. Se llama

ella “La rima eterna’* y su argumento l a h a sugerid‘o B 10s au-

tores la composicibn que empieza:

No digLis que agotado su tesoro

d e asuntos falta enmudecib la lira:

podra n o haber poet,as; pero siempre

habrd poesia.

mol-inmaculado y blanco como s u alma-a1 desgraciado sofia-

Conocida la admiracibn entusias Canstante de 10s Alvarez der. Tenfa derecho incuestionable 6 aquB1, el que sup0 hacer

-

Quintero por Gustavo Adalfo BBcquer, LquB d e extrafio tiene

entonces que hayan lanzado la idea de honrar a1 gran artista con (1) En una segunda cr6nica, que completar& esta desalifiada infor-

maci6n, daremos el argumento de “La Rima Eternal’ y narraremos

a ereccibn de un monument3 par erpetuar su gloria?

Y l a ocasibn de h x e r pdblico nobilisimo Propbsito, llegb las fiestas & que d6 -margen la inauguraci6n del monumento.

-

“La rima aterna” h a sido estrenada e n el Teatro Cervantes de

Sevilla, y sus empresarios, coh un desprendimiento que 10s en-

noblece, h a n dedicado integramente el beneficio pecuniario que ies h a reportado, 6 10s trabajos de la estatua ( 1 ) .

8 .E

erinles y iormentas despiadadas.

Puede decirse que en la vieja Espafia mas que en otras sec-

cul-

ten-

-

.

t o por 10s ingenios n a c i m a l e s y es fuerza

ga esa tradicibn honrosa, p a r a que siga siendo la patria de la

inteligencia, la fuente luniinosa y pura d e la exelsa poesia.

No e r a posible dilatar p a r espacio mayor el homenaje del mar-

(30)
(31)
(32)

Un

Cuaaro Historic0

(33)
(34)
(35)
(36)

Sobre la pretendida inferioridad mental

<I) Charles PererB: ''Sen&tion et mouvement".

( 8 ) Jacques Lourbeet: *'& femme Bsvant la acience contemgorafee. F. Alcan. 1806.

(37)
(38)

Por

otra

parte,

la maguikud de las obras

y

la exigiiidad de

Ia

ptatura

as$

m o

lo

dwmedmda

de

la

oqpnizMr6n,

forman

un

nota-

ble

contrasts

en

muuhos hombres jushmenk

dlebres. por

la

eieloitud

$e

su

niimen

y

1s

extraordiparia eIeva&Sn

de

sus

faeultades

kntales

oomo

&rates,

Plat& Arkt&eles,

JXgenes,

Crisipo,

Epieuro,

Ale-

(+ra.de,

E r s m ,

Iyxmhigne, &pinom,

M m d e , Linneo,

Lmmwk,

Vdtahe,,

Roussaan,

Napd&n,

Wbon,

Pope

y o : w

mu&%

Y

por

Wtimo,

el

genio ’que

sefiala

nuevm

mmbos

d,

la

hmernidad,

el

S n i o que

e6

el

6nico

eapaz

de

lm

vastas

7

femndas

gmeralim-

ciones,

no

w

seam

una doraeibit m o r h

del

pari

6 r h l

de

la

vida

hmutbna?

Dwpu4s

de

=to m d

ne-rio

agrqpr

que

Voltaim, del

que

se

di$o

que

eumdo

naeid

e&&a

maerto

6

pwo

menos,

yue

el

‘‘ekerm

gimientd’, lle&

B

las o&enh

y

cuatm

&os

de

edad,

wn

que

gudierrr

ab3tido

el

rquitkmo;

y-cjue

Pashew,

uao de

lcm

mih

grand=

h m h

de

su

siglo,

+io

desde

h a s h

1 W ,

“pmlizadoh,

sin que

IS

bemiplejin

que

ga,dee€a

lsj

irmpidiera

realisw una

mmummtal labor,

sin

que

la

p o s h a d ~ ~ u

de

merpo, h h m

Q

m k w r

h~

e s p b k n e s

a.qara.Villosas

de

su

genio

in.vent?vot

Pox

aonsiguente,

si

no

bay

corkpondencia

n e m r i a ,

ni

aiquiera

mipmi@adeS

que pudan

hwer

pensax

m

m a

m r e l a e i h

m w t a ,

a

a k u d o

dedwir de

la

debilidad

f&a

de

b

m j e r ,

w

debilidad

6

inferioridad medal.

el

Grande,

Arqnimidss,

Homio,

Epicteto,

WLX&,

Albrto

V I ~ R

DHLFINO

bel “Slatema flsico J moral. d’e la mufer”, y Homcio .Walpole, el epicfirto de Ia lfteraturs Ingless;. Fueron sordos el insigne apt y Lficiente y el eubiima,Beethoven; y & 1.- 5: ’Raussm&u gue‘*efaa

estrecho y tkbido, er i m b r t a l (cantor de la fraternidadanivern&l, l e

hm1a morn- tedloso y 9eafalLscierite anguationa qelancolfa.

. .

(39)
(40)

. . . . . . .

, . , . _ . . . . ,

. . .

, L .

I .

h ..

. .

< - . , .

. . . .

. -.

, . .

. .

. . . . . . .

,

. . . .

, .

. . . . .

. .

.,.

. . ,

. . :

. . .

. . . . . . . .

,:

--y

(41)
(42)

. . . .

.

. .~

. . . . . .

&

E

j..

(43)

. . .. I

. ,

' 1

.. .. . .

. -

(44)
(45)
(46)

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...