Metarrelatos del Síndrome de Down : metarrelatos y prácticas de familias con niños con Síndrome de Down

119 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

i METARRELATOS DEL SÍNDROME DE DOWN: METARRELATOS Y PRÁCTICAS DE FAMILIAS CON NIÑOS CON SÍNDROME DE DOWN

SOFÍA MARGARITA ALONSO SOLER LISEC VIVIANA CORONADO SARMIENTO

Trabajo de grado para optar al título de Licenciada(s) en Lenguas Modernas

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA FACULTAD DE COMUNICACIÓN Y LENGUAJE

LICENCIATURA EN LENGUAS MODERNAS BOGOTÁ, D.C.

(2)

ii METARRELATOS DEL SÍNDROME DE DOWN: METARRELATOS Y PRÁCTICAS DE FAMILIAS CON NIÑOS CON SÍNDROME DE DOWN

SOFÍA MARGARITA ALONSO SOLER LISEC VIVIANA CORONADO SARMIENTO

Trabajo de grado para optar al título de Licenciada(s) en Lenguas Modernas

Asesor

Juan Pablo Ramírez

Licenciado en Lingüística y Literatura

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA FACULTAD DE COMUNICACIÓN Y LENGUAJE

LICENCIATURA EN LENGUAS MODERNAS BOGOTÁ, D.C.

(3)

iii AGRADECIMIENTOS

Agradezco a Jehová Dios por haberme dado la vida y su bendición. A mis padres, hermano, y tío César, por haber inspirado la esencia de este hermoso escrito. A María Teresa Buitrago, por haber dado la luz, y a Juan Pablo Ramírez por haberme ayudado a trazar y andar el camino. Y te agradezco a ti, Lisec Coronado, por estar, amar, y concebir nuestro trabajo de grado. Sofía Alonso

(4)

iv NÚMERO DE PÁGINAS: 124 páginas

TIPO DE ILUSTRACIONES: Matriz de organización de datos, Ilustraciones de pinturas.

MATERIAL ANEXO: No hay material audiovisual o electrónico anexo.

DESCRIPTORES O PALABRAS CLAVES EN ESPAÑOL E INGLÉS:

ESPAÑOL ENGLISH

Deconstrucción Deconstruction

Metarrelato Metanarrative

Síndrome de Down Down Syndrome

Prácticas Practices

Lenguaje Language

Resumen

(5)

v cuanto a las prácticas, también se encontraron tres: prácticas educativas, prácticas clínicas y prácticas alimenticias.

Abstract

The purpose of this thesis is to understand the discourses and interweaves that have been developed through family history, which consequently intervene in the comprehension and establishment of practices in families with children with Down syndrome, by the disclosure and deconstruction of the metanarratives and practices. The objective is to determine the discourse glidings in history and to establish how these glidings configure the present. The deconstructionist theory proposed by Jacques Derrida, is briefly presented in the theoretical framework, being that this theory dismounts discourses in order to find man and humanity;

and the incidence of the theory in the world’s comprehension through

(6)

vi FORMATO DE DESCRIPCIÓN TRABAJO DE GRADO

AUTORAS: Sofía Margarita Alonso Soler, Lisec Viviana Coronado Sarmiento ASESOR: Juan Pablo Ramírez Giraldo

TÍTULO: Metarrelatos del síndrome de Down: metarrelatos y prácticas de familias con niños con síndrome de Down

CIUDAD: Bogotá AÑO: 2010

FACULTAD: Comunicación y Lenguaje

PROGRAMA: Licenciatura en Lenguas Modernas EXTENSIÓN: 124 páginas

(7)

vii RESUMEN

Esta monografía pretende comprender a través del develamiento y la deconstrucción de los metarrelatos y las prácticas, los discursos y los entramados que nutren la historia familiar y configuran las prácticas y la comprensión de la condición de Síndrome de Down en familias con niños con Síndrome de Down. El objetivo es evidenciar los deslizamientos que los discursos han sufrido en la historia y establecer cómo éstos han participado en la configuración del presente. Para ello, se expone de manera breve en el marco teórico la teoría deconstruccionista propuesta por Jacques Derrida, siendo ésta el desmonte de los discursos para encontrar al hombre y su humanidad; y se menciona la incidencia de la misma en la comprensión del mundo a través de los metarrelatos en tanto que estos son relatos fundacionales. Igualmente, se ahondó desde una perspectiva deconstruccionista tanto en los discursos científicos como los míticos que se realizaron frente al síndrome de Down. La investigación permitió identificar la existencia de seis relatos base que entrelazan distintos metarrelatos con las prácticas de las familias con niños con síndrome de Down. Estos se construyen alrededor de tres categorías de metarrelatos, siendo estas: metarrelato de la sacralidad, metarrelato de la normalidad y metarrelato de la autosuficiencia. En cuanto a las prácticas, también se encontraron tres: prácticas educativas, prácticas clínicas y prácticas alimenticias.

(8)

viii ABSTRACT

The purpose of this thesis is to understand the discourses and interweaves that have been developed through family history, which consequently intervene in the comprehension and establishment of practices in families with children with Down syndrome, by the disclosure and deconstruction of the metanarratives and practices. The objective is to determine the discourse glidings in history and to establish how these glidings configure the present. The deconstructionist theory proposed by Jacques Derrida, is briefly presented in the theoretical framework, being that this theory dismounts discourses in order to find man and humanity;

and the incidence of the theory in the world’s comprehension through

metanarratives since they are foundational narratives. Likewise, it was deepened in the scientific and mythical discourses regarding the Down syndrome from a deconstructionist perspective. This investigation led to the identification of the existence of six base narratives that intertwine different metanarratives with the practices of the families with children with Down syndrome. These interweaves are developed around three metanarrative categories: metanarrative of the sacred, metanarrative of the normality, and metanarrative of the self-sufficiency. Regarding the practices, there are also three categories: Educative practices, clinical practices, and alimentary practices.

(9)

ix TABLA DE CONTENIDO

INTRODUCCIÓN ……… 1

1. ANTECEDENTES ……… 3

2. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA ………... 12

3. INTERROGANTE Y OBJETIVOS ……… 3.1 Interrogante ………. 3.2 Objetivo general ………. 3.2.1 Objetivos específicos ………..

14 14 14 14

4. JUSTIFICACIÓN ……….. 15

5. MARCO TEÓRICO ………. 5.1 La historia y su deconstrucción ………

5.1.1 Deconstrucción histórica del hombre ……….. 5.1.2 La deconstrucción ……… 5.2 Metarrelatos ………. 5.2.1 La pluridimensionalidad de la historia ………... 5.2.2 Metarrelatos y la perversión de la ciencia ………..

5.2.2.1 Fractura: hombre y ciencia ………... 5.3 Formas del ser y ser en el mundo ………

17 17 17 19 24 24 28 29 32 6. MARCO METODOLÓGICO ……….

6.1 Tipo de investigación: cualitativa ………... 6.2 Población ……….. 6.3 Etapas de la investigación cualitativa ………. 6.4 Técnica de recolección ………... 6.4.1 Entrevista en profundidad no estructurada ……… 6.5 Instrumento ……….

6.5.1 Guión de entrevista semi-estructurada ………... 6.5.2 Sistematización: cuadro de categorías y subcategorías … 6.6 Cronograma ……….

38 38 38 39 40 40 41 41 42 44

(10)

x 7.1 Metarrelatos y relatos del síndrome de Down ……….

7.1.1 Primer metarrelato: metarrelato de la normalidad ……… 7.1.2 Segundo metarrelato: metarrelato de la sacralidad ……... 7.1.3 Tercer metarrelato: metarrelato de la autosuficiencia ….. 7.2 Prácticas que tejen sentidos frente al niño con síndrome de Down ………...

7.2.1 Las prácticas de la familia como otorgadoras de sentidos a la vida ………... 7.2.2 Las prácticas institucionales como evidencia de los metarrelatos del ocultamiento y la presencia ………..

7.2.2.1 Las instituciones clínicas u hospitalarias ………… 7.2.2.2 Las instituciones educativas ……….

45 47 50 53

58

59

60 61 63

8. CONCLUSIONES ……… 65

9. RECOMENDACIONES Y LIMITACIONES ……….. 70

BIBLIOGRAFÍA ………... 71

LISTA DE ANEXOS ……… Anexo 1: Pintura: La Virgen y el Niño, Andrea Mantegna …………... Anexo 2: Pintura: Adoración del Niño Jesús, Jan Joest ………. Anexo A: Guión piloto de entrevista semi-estructurada ……….. Anexo B: Guión entrevista semi-estructurada ……… Anexo C: Pilotaje de entrevista ……….. Anexo D: Transcripción de entrevistas ……… Anexo E: Matriz de interpretación de datos ………

(11)

1 INTRODUCCIÓN

Entender los discursos desde una perspectiva deconstruccionista, que dé

cuenta de la comprensión del síndrome de Down en las familias con niños con

dicha condición (ésta re significa la existencia, por lo tanto se considera como

una condición existencial), fue la finalidad del presente trabajo de grado. En la

historia moderna, la discapacidad tiene variadas connotaciones, las cuales

surgen de los discursos de la sociedad. El síndrome de Down, al ser reconocido

como discapacidad, también se encuentra permeado por los discursos que

rodean a las discapacidades. En los campos de estudio como la psicología, la

antropología, la educación, el uso de nuevas tecnologías, el lenguaje, entre

otros, los discursos que existen para denominar a las personas con síndrome de

Down varían desde personas especiales hasta trisomía 211.

En este sentido, la presente investigación se encuentra constituida por tres

partes fundamentales que buscan: comprender los movimientos y

deslizamientos discursivos que tienen lugar en la historia y en la formación de

seres (marco teórico); develar los metarrelatos y prácticas que subyacen a las

familias con hijos con síndrome de Down (marco metodológico y análisis de

resultados); y, finalmente, exponer las conclusiones emergidas del presente

estudio.

Nuestra investigación se propuso develar los metarrelatos y prácticas de

las familias con un integrante (hijo(a), niño(a)) con síndrome de Down, y cómo

cada uno de ellos se configura y mueve sus necesidades, deseos, proyectos de

vida, actividades y rutinas.

(12)

2 En primera instancia, la presente investigación tiene un marco teórico

divido en tres capítulos, los cuales intentan resolver la pregunta de

investigación a partir de las categorías de deconstrucción, metarrelato y

síndrome de Down; categorías percibidas a la luz de la teoría

deconstruccionista de Jacques Derrida. Dichas categorías proporcionaron el

terreno discursivo para la comprensión del papel que juegan los metarrelatos en

tanto que éstos son la base para la formación de familias con un integrante con

dicha condición.

En segunda instancia, la presente investigación se asume en su marco

metodológico, como investigación cualitativa debido a la naturaleza del

instrumento, recopilando las entrevistas a través de una entrevista

semi-estructurada. El proceso se inició con el diseño de una entrevista piloto, la cual

se modificó para recopilar apropiadamente las entrevistas en pos del análisis de

datos.

Para terminar, se encuentra el capítulo de conclusiones en el cual se

exponen los análisis recogidos, los cuales dan respuesta a la pregunta y a los

objetivos de investigación propuestos en el presente estudio. Recogen los

metarrelatos y prácticas que dan lugar en dichas familias.

De este modo, la presente investigación está dirigida a una comprensión

imparcial y abierta de aquellos discursos que han ido tejiendo la trama que

conforma los presentes metarrelatos que giran en torno a las familias con niños

con síndrome de Down. Es nuestro deseo que se comprenda y se comience con

un pensar-nos y pensar al Otro desde un nuevo ángulo, la dis-capacidad vista

(13)

3 1. ANTECEDENTES

El presente capítulo de antecedentes se encuentra dividido en tres

apartados, los cuáles abordan respectivamente trabajos de grado y planes de

Estado orientados a la comprensión e interpretación de la dis-capacidad

síndrome de Down. Configuración de la familia y su interacción para con un

integrante con síndrome de Down, la identidad que asume o desarrolla la

persona con síndrome de Down y finalmente los planes nacionales en

discapacidad. En el primer apartado familia encontramos cuatro trabajos de investigación que tuvieron como objetivo dar cuenta del vínculo madre-hijo y

posterior planificacion que hacen las familias con un integrante con síndrome

de Down, asi como el aprendizaje de las Tecnologías de la Información y la

Comunicación para que se reduzca la brecha digital y así tengan más

oportunidades en el campo laboral y/o educativo. El segundo apartado,

identidad, se encuentra constituido por dos investigaciones, las cuales pretenden dar cuenta de la percepción y la construcción de sí mismo en jóvenes adultos

con síndrome de Down, y la replanteación de perspectivas de identidad y

desarrollo del dis-capacitado desde la interacción y entendimiento a través de la

comunicación. Finalmente, en el apartado planes nacionales en discapacidad se

busca abordar desde el ámbito gubernamental las decisiones que se han venido

dando en el marco de la capacidad, de modo que se logre tomar a la

dis-capacidad como condición humana reconocida en condiciones de equidad y

bienestar general.

Respecto a la familia y su interacción encontramos el trabajo de grado de

Mutis, Nigrinis y Trujillo (2003), en el que se problematiza las implicaciones

que tiene para el proyecto de vida de los padres el tener un hijo con síndrome

de Down. Las autoras se enfocan en el estudio de los proyectos de vida de los

padres con hijos con síndrome de Down, y se reconoce que no es posible

(14)

4 otras dimensiones de la personalidad; dimensiones tales como los planes de

vida y el sentido vital. Teniendo en cuenta los diferentes recursos, tiempos,

actividades y actitudes de los padres con respecto a la construcción de su

proyecto de vida, se pretende describir dichas dimensiones frente a la condición

de existencia de su hijo. Para cumplir con este objetivo las investigadoras

plantean categorías deductivas e inductivas en el marco teórico. Al respecto, las

categorías deductivas son: la concepción del proyecto de vida, la autoexigencia,

la toma de riesgo, la proyección temporal, los recursos internos y externos, y el

contexto colombiano. Mientras que las categorías inductivas son: la recepción

de la noticia, la resignificación, y la descripción del síndrome de Down.

En la investigación las autoras asumieron el método cualitativo y el

análisis de discurso, como estrategia metodológica para el análisis de resultados

(Potter y Wetherell, citado en Mutis, 1996). La población se constituyó por once

padres de niños con síndrome de Down que hacen parte del colegio CEPA, los

cuales fueron escogidos por conveniencia. Los resultados evidencian que al

estructurar un proyecto de vida, se puede tener en cuenta objetivos a mediano

y largo plazo, así como los recursos que pueden llegar a necesitar para

lograrlos. Al ser padres de niños con síndrome de Down, el hijo especial se convierte en ―la prioridad‖ de los padres y de esta manera el principal proyecto es el cuidado y atención de su hijo con síndrome de Down, dando lugar a

prácticas dirigidas a la búsqueda de garantías que aseguren el bienestar del hijo.

Asimismo, afirman las investigadoras, los planes de los padres pasan del plano

individual al grupal, con especial énfasis en el hijo especial, partiendo del hecho

que se considera que los hijos e hijas con síndrome de Down van a ser una

compañía para toda la vida.

El segundo trabajo de ésta categoría fue llevado a cabo por Emelie Karpf

(2007), en el que se pretende vislumbrar las características del vínculo

madre-hijo, y comprender cuál es la incidencia que tiene para la madre, en el desarrollo

(15)

5 hijo/una hija con síndrome de Down. Se basó en autores como Isidoro

Bernstein, Maud Mannoni, Donald Winniccott, teoría relacionada al síndrome

de Down, y otros autores que dentro de la perspectiva aportan teóricamente a la

comprensión del tema.

La investigación asumió el método cualitativo de corte

descriptivo-interpretativo. La población fueron dos madres con hijos con síndrome de

Down vinculadas al Centro de educación y rehabilitación Creciendo Juntos. A

través de entrevistas y su posterior análisis, la autora concluye que el vínculo

por el que las madres se mantienen en una especie de simbiosis con sus hijos

durante toda su vida es la culpa, propiciando a partir de dicho sentir, un

ambiente apropiado para su desarrollo. Afirma que hay una pérdida del yo,

puesto que pasa a hablar de una identificación a partir del hijo. Éste se vuelve

aquel suplente frente a la soledad que la madre experimenta por la ausencia de

uno u otro modo de la figura paterna, haciendo que el hijo adopte un rol que no

le corresponde.

En tercer lugar tenemos el trabajo de Alexandra Cruz Prieto (2008). La

autora señala el valor del enfoque socio-cognitivo en la planificación de las

personas con discapacidad intelectual. Este proyecto, desde una perspectiva

sociocultural, plantea las contribuciones de la interacción social y la

planificación cognitiva en niños con síndrome de Down, describiendo las

interacciones entre pares, caracterizando la planificación cognitiva en el

desarrollo de una tarea y mencionando herramientas de abordaje pedagógico

en escenarios de aula de apoyo. En este sentido, la investigación detalla las

acciones realizadas por cinco niños con síndrome de Down entre 8 y 11 años de

edad; y establece la relación entre el ambiente, la interacción, la persona y las

díadas como aspectos fundamentales para el análisis. Los resultados evidencian

que la interacción del par adulto es esencial en la construcción del conocimiento

(16)

6 refleja en actividades centradas en sí mismo y en el resolver situaciones más

según el contexto o la situación social-cultural.

En cuarto lugar tenemos la tesis doctoral de Susana Valverde (2005), en

donde se analiza el impacto de las Tecnologías de la Información y la

Comunicación. La autora plantea tres cuestiones en su estudio, la primera es si

el Sistema de Formación BIT posibilita la enseñanza eficaz de herramientas

informáticas a personas con síndrome de Down, para que se suplan sus

necesidades, y en esa medida se disminuyan las limitantes digitales para

acceder al mundo laboral y económico. En este respecto, surge otro

cuestionamiento y es a través de pruebas, comprobar si el acceso a las TIC a

través del Sistema de Formación BIT, influye en los procesos cognitivos de las

personas con síndrome de Down y/o discapacidad intelectual. En tercera

medida, pretende comprobar las características de las personas con síndrome

de Down y/o discapacidad intelectual que inciden en el aprendizaje de las

Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

La investigadora asumió el método cuantitativo, con 143 sujetos de edades

comprendidas entre los seis y los treinta y cuatro años. El muestreo se realizó

teniendo en cuenta criterios de selección como haber sido diagnosticado con

síndrome de Down y/o discapacidad intelectual, poseer una edad superior a 6

años e inferior a 35, pertenecer a centros dedicados a la atención de personas

con discapacidad intelectual, participar en el Sistema de Formación BIT, en el

caso de los sujetos del grupo experimental y no participar en el Sistema de

Formación BIT, en el caso de los sujetos del grupo control. Estas últimas

categorías se dan ya que la muestra se distribuyó en tres grupos: grupo

experimental 1, grupo experimental 2 y grupo control.

(17)

7 Formación BIT es eficaz para la enseñanza de las TIC en personas con síndrome

de Down y/o discapacidad intelectual. Igualmente mejora las puntuaciones

obtenidas en claves, discriminación figura-fondo y análisis de relaciones

espaciales, sin embargo no mejora, en líneas generales, sus habilidades

cognitivas y motoras. El sexo, el razonamiento verbal, razonamiento

abstracto-visual, razonamiento cuantitativo, coordinación visomotora, discriminación

figura-fondo, discriminación de posiciones en el espacio y discriminación

fonológica de palabras no influyen de forma significativa en el aprendizaje de

las TIC. En cuanto a la edad, el cociente intelectual, el análisis y reproducción

de relaciones espaciales, la percepción de la constancia de la forma y la

memoria a corto plazo influyen de forma significativa en el aprendizaje de las

TIC en personas con síndrome de Down y/o discapacidad intelectual. Es de

recalcar que, las personas con síndrome de Down y las personas con

discapacidad intelectual que han participado en el Sistema de Formación BIT,

han manifestado gran interés y motivación hacia el aprendizaje de las TIC.

Se puede analizar a partir de los resultados de los cuatro trabajos

investigativos anteriormente expuestos, que la construcción del proyecto de

vida para un padre o madre de un hijo con síndrome de Down se liga al

bienestar de su hijo, ya que se le toma como una compañía de por vida. Es

importante destacar que uno de los sentimientos que ligan más profundamente

a los padres de personas con síndrome de Down es la culpa, lo cuál los lleva a

establecer una relación simbiótica y de suplencia ante la posible perdida de su

identidad, pues se lee a partir de la existencia de su hijo con síndrome de Down.

Igualmente, al ser una persona en condición de constante apoyo familiar, etc. se

le asignan roles que no le pertenecen. Incide la importancia de estar en

constante interaccion social, sobre todo con un adulto, para estimular en la

persona con síndrome de Down el desarrollo de habilidades cognitivas y

motoras, las cuales le permitiran a traves de sistemas tecnológicos, lograr una

(18)

8 Respecto a la segunda categoría de este capítulo de antecedentes, en

identidad hallamos el trabajo de grado de Ana Ramírez (2006) , en el que se responde al interrogante de la percepción que tienen de sí tres jóvenes adultos

con síndrome de Down. La investigación se basa en el síndrome de Down como

discapacidad intelectual y la construcción social de sí mismo. Buscan establecer

a través de entrevistas, observaciones y técnicas audiovisuales, el concepto, el

sentimiento, las valoraciones y los entornos que subyacen a dichos jóvenes en la

percepción que tienen de sí.

La investigadora basa su trabajo teórico en categorías de análisis como lo

son el autoconcepto, la autoestima y la autoevaluación. Asumió el método

cualitativo, haciendo estudios de casos con 3 jóvenes con síndrome de Down y

cuya discapacidad intelectual fuese de leve a moderada. Se concluyó que los

jóvenes con síndrome de Down participes de la investigación no se reconocen

desde dicha condición, son primero novios, hijos, adultos, deportistas,

estudiantes, antes que personas con discapacidad intelectual.

En la misma línea de identidad, la tesis de maestría de Eduardo Delgado

Identidad, Cultura y Discapacidad(1997), se hace un estudio dentro de una institución de rehabilitación para discapacitados cognitivos en la que trabajó

durante 9 años. Con este estudio pretende, a partir de la experiencia en la institución, explicar la situación del discapacitado frente al ―Otro‖, a partir de una comprensión de la posibilidad de entendimiento y la visión del conflicto

que supone esto. En otras palabras, Eduardo Delgado pretende replantear

perspectivas de identidad y desarrollo del discapacitado partiendo de la

interacción y entendimiento a través de la comunicación. El trabajo cuenta con una paradoja: todos los insumos provienen de la ―normalidad‖ desde el observador, aunque la participación de los individuos especiales se trasluce,

(19)

9 discapacidad: hacer un examen de la ―normatividad‖ desde la ―discapacidad‖.

En el segundo capítulo Ruptura de la Línea hay un aparte dedicado a ―Padres e

hijos‖. Allí se trata el tema de los padres con sus hijos al encontrarse con una condición especial. La socialización primaria de un niño con desarrollo

alternativo está llena de imágenes y prácticas que tiene que ver con su

condición, puesta a juicio en un mundo que a toda costa debe eliminarla. Aquí

el autor reitera el concepto de estigma para referirse a la marca que portan consigo los discapacitados y que los aleja de la ―normatividad‖, impidiéndoles individualidad, cultura y sometimiento al control.

Las investigaciones mencionadas bajo este segundo apartado dan cuenta

de cómo la construccion identitaria de una persona con síndrome de Down está

asociada a roles universales como el deportista, el estudiante antes que persona

con el síndrome. En este sentido, la condicion se liga a prácticas y discursos que

se van tejiendo con la interacción social desde niños para reconocerse como

seres.

En este último apartado planes nacionales en discapacidad, a nivel

gubernamental, Bogotá en el Sexto Foro Distrital de Discapacidad ―Inclusión Social y Derechos Humanos‖(2009), buscó profundizar en la conceptualización e implementación de la inclusión con responsabilidad social en la educación

superior y la productividad. Se pretende que la inclusión sea un derecho, que se

considere a los dis-capacitados como población generadora de competencias

productivas. Los términos dis-capacidad y dis-capacitado se toman como

caracterizadores de seres diversamente hábiles, capaces de desenvolverse en la

sociedad con derechos saliendo del terreno de la asistencia (como personas

necesitadas de auxilio constante). Parte de dicho foro se centró en las vivencias

locales y voces con sentido que tienen las personas en condición de discapacidad, convirtiéndose así en procesos de participación que derrumben imaginarios

(20)

10 sus capacidades a tenerse en cuenta en la infraestructura de la sociedad

productora trascendiendo así del modelo médico al social inclusivo.

En Colombia se ha dado cabida igualmente al Plan Nacional de Atención a

las Personas con Discapacidad y el Plan Nacional de Desarrollo 2002-2006, a

nivel Distrital se ha planteado la Política Pública en Discapacidad. En dicho

documento se aclara:

La política pública es el resultado de la participación de la ciudadanía en general,

para orientar la intervención del estado como respuesta a las necesidades de la

sociedad civil y sus organizaciones. Se traduce en lineamientos y planes de

acción ejecutados desde una dinámica que debe trascender las practicas de

gobierno sectorial para superar las limitantes de los periodos gubernamentales

(Arévalo, 2005, cap. 1)

Sarmiento (citado en Arévalo, 2005, cap.1) expresa que todos los

elementos que constituyen una política pública, el mejorar las condiciones de vida

a partir de la acción colectiva, en el marco de un proyecto democrático de sociedad es aquello a lo que apunta, lo cual siguiendo las investigaciones ya mencionadas y

el objetivo del presente trabajo de grado, se quiere hacer patente para que

dichas políticas públicas logren incluir lo que se ha denominado como grupos

vulnerables.

La dis-capacidad ha sido un concepto que ha logrado marginar a un grupo

poblacional los pasados siglos. Ha llevado a que se construyan minorías

diferenciadas de lo que socialmente y políticamente se considera normal. El que

se estén dando políticas públicas de dis-capacidad con el objetivo de alcanzar

una inclusión educativa y laboral y que se haya llevado a cabo 6 foros con la

bandera de inclusión a los discapacitados, implica una sensibilización a nivel

(21)

11 El panorama de estudios anteriormente reseñados ha permitido un

acercamiento hacia avances significativos en los planos de comprensión de

familia e identidad a partir del síndrome de Down. Investigaciones, que en su

mayoría corresponden al campo de la psicología, y la educación, han abierto un

horizonte para nuestra comprensión de los metarrelatos que subyacen a las

familias con niños con síndrome de Down. En este sentido, la presente

investigación se constituye en un aporte centrado en la comprension de las

prácticas y metarrelatos que orientan la constitución de familias con personas

con discapacidad cognitiva, para este caso síndrome de Down. Esto nos

(22)

12 2. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

La discapacidad ha sido entendida como una problemática con profundos

efectos en los ambitos personales, familiares y de sociedad, los cuales se ven

permeados por discursos excluyentes y peyorativos. Dicha situación ha sido

estudiada a sus anchas a nivel internacional y nacional; en lo que concierne al Estado colombiano (cuya población total de 41‘242.948 habitantes, 2‘612.508 son personas con discapacidad, lo que equivale a un 6,3% del total de la población

informa la Corporación Síndrome de Down-Asdown, 2007), su interés se ve

reflejado a nivel jurídico en la Constitución Política de 1991, según el Plan

Nacional de Desarrollo se encuentran una serie de artículos que hacen mención

expresa a la protección, atención, apoyo e integración social de las personas con

discapacidad como los siguientes:

Artículo 13: ―...El Estado protegerá especialmente a las personas que por su condición económica, física o mental, se encuentren en circunstancia de debilidad

manifiesta y sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan‖.

Artículo 47: ―El Estado adelantará una política de previsión, rehabilitación e integración social para los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos, a quienes se prestará la atención especializada que requieran‖.

Artículo 49: ―Se garantiza a toda la población el acceso a los servicios públicos de salud‖.

Artículo 54: ―El Estado debe...garantizar a los minusválidos el derecho a un trabajo acorde con sus condiciones de salud‖.

Artículo 68: ―...La erradicación del analfabetismo y la educación de personas con limitaciones físicas o mentales,...son obligaciones especiales del Estado‖.

Sin embargo, las políticas y los planes de acción mencionados

anteriormente (teniendo en cuenta que la población considerada con

discapacidad es de un 10% aproximadamente2 y que uno de cada setecientos

(23)

13 nacimientos presenta un caso de síndrome de Down,(Caracol, 2010, 19 de

marzo)) son limitados en tanto las sociedades modernas han asumido distintos

tipos de discursos que han caracterizado el síndrome de Down como diferencia

y especialidad, entre otros. Al respecto, la presencia de instituciones ha dado

pie para una inclusión en distintos niveles en pos de normalizar la condición

del niño o niña a través de los discursos que se tejen a su alrededor.

A este respecto, uno de los primeros discursos que configuró un sentido frente al síndrome de Down fue el ―mongolismo‖. Este discurso surgió a partir de las similitudes físicas entre las personas nativas de la zona de Mongolia y

aquellas con síndrome de Down. Posteriormente, aparecieron términos como ―mongoloide‖, ―mongólico‖, ―mongo‖, todos con una connotación negativa y despectiva. Sin embargo, de acuerdo a Acevedo y Cordón (2003), la

terminología del mongolismo, como mongoloide y otras relacionadas tienden a abandonarse por ―no existir ninguna relación con la raza mongólica‖. Otra denominación que se le da al síndrome de Down es Trisomía 21. En este

discurso, la alteración genética se caracteriza porque en estos individuos existe

un cromosoma de más en el par 21.

Cada uno de los discursos mencionados, se ven reflejados en una serie de

prácticas en sociedad. Las prácticas son manifestaciones de los discursos que

subyacen a la condición que conocemos como síndrome de Down. Para ingresar

en la multiplicidad discursiva que escribe la historia, se hace imperioso

establecer un diálogo con los relatos de familia en los cuales se da cabida a una

comprension en su marco cotidiano de vida.

En consecuencia, es imperioso para cualquier sociedad llegar a una

mediana comprension de los discursos que atraviesan a las familias con seres

con la condición existencial síndrome de Down. Por estas razones la presente

investigación tiene como problema evidenciar y develar los discursos

fundacionales o tambien entendidos como metarrelatos, y practicas que

(24)

14 3. INTERROGANTE Y OBJETIVOS

3.1 Interrogante

¿Cuáles son los metarrelatos que subyacen y orientan las prácticas de las familias con niños con síndrome de Down?

3.2 Objetivo general

Develar los metarrelatos que subyacen y orientan las prácticas de

las familias con niños con síndrome de down.

3.2.1 Objetivos específicos

Identificar cuáles son los metarrelatos que subyacen a los relatos

de las familias con niños con SD.

(25)

15 4. JUSTIFICACIÓN

El síndrome de Down (en adelante SD) ha sido caracterizado de distintas

formas en múltiples discursos que atraviesan la historia moderna. Dichos

discursos dan forma a esta condición existencial bajo los sentidos de la

a-normalidad genética, la dis-capacidad intelectual, la trisomía 21 o, incluso, el

mongolismo. Cabe señalar que dichos sentidos nutren y dan forma tanto al

contexto familiar y social, como a la vida misma de las personas con esta

condición (SD); inclusive las familias que tienen niños con SD encuentran en

estos discursos los sentidos que les permiten legitimar sus modos de relación y

de configuración familiar.

En el contexto de la familia, la comprensión del SD se encuentra permeada

por numerosos relatos, afectando así las prácticas de las familias con niños con

SD. Los discursos mencionados anteriormente, son unos de los varios relatos

que permean la manera como se entiende la tenencia de un hijo con SD y que

hacen real y legítima la manera de pensar el síndrome.

Entonces, es pertinente deconstruir los relatos de las familias con niños

con SD, y encontrar los movimientos discursivos que forman parte de la

comprensión de este síndrome. Esta condición de vida que ha sido

comprendida en el mundo tan particularmente, exige a las ciencias sociales

realizar una investigación como la presente, para así, develar los discursos que

la fundan, y a partir de los cuales, se construyen prácticas determinadas en las

familias con niños con SD.

La presente investigación encuentra su justificación en la necesidad de

comprender la existencia de la condición de vida del SD, en tanto resultado de

constantes deslizamientos discursivos a través de la historia, en tanto que es

atravesada por una multiplicidad de relatos que le subyacen y que hacen parte

(26)

16 Si reconocemos éstas implicaciones, prácticas y alternativas para

comprender el síndrome de Down como una condición distinta, distinta tanto

en su diferencia como en la diferencia normalizada, se dará cuenta de que

aquellos metarrelatos que han venido configurando el eje y las prácticas de

(27)

17 5. MARCO TEÓRICO

5.1. La Historia y su deconstrucción

5.1.1 Deconstrucción histórica del hombre

Para Derrida la historia de la humanidad debe ser entendida como el

grupo de discursos que han sido producidos y, en este sentido, todo esfuerzo

por comprenderla requiere de una visión total de la historia. En otras palabras,

el sentido histórico de los discursos se relaciona tanto con su sentido patente

como con su pertenencia a una estructura histórica total.

Comprender el sentido histórico de los discursos, implica un análisis de la intención real y evidente de los mismos, es decir ―no se puede responder a ninguna cuestión histórica que le concierna —que concierna al sentido histórico latente, que concierna a [la] pertenencia a una estructura total— antes de un

análisis interno riguroso y exhaustivo de sus intenciones [evidentes], del sentido [evidente] de su discurso‖ (1989a: 65).

Para el filósofo argelino, la comprensión histórica del sentido de los discursos se amplía si se asumen éstos en un panorama histórico total. ―Sólo cuando la totalidad de este contenido [histórico] se me haya hecho patente en

su totalidad [es] cuando podré situarla con todo rigor en su forma histórica total.‖ (1989: 65) La forma histórica total es necesaria para realizar la comprensión de los discursos en cuanto sentido histórico y sentido evidente de

los mismos.

En efecto, el mundo moderno está atravesado por discursos científicos,

(28)

18 ejemplo, el discurso científico se ha postulado como aquel que define, decide,

piensa y crea la manera como nos comprendemos y actuamos en el mundo en el

marco de una lógica positiva. Los discursos religiosos, dictaminan los hábitos y

los ritos que deben dirigir las prácticas morales. Así pues, tanto en la época

moderna, como en la totalidad de la historia, los discursos se constituyen en

horizontes de acción y se configuran como modos de entender el mundo.

En este sentido, los discursos no solamente son sistemas referenciales que

han sido dichos, sino horizontes que se deslizan produciendo una trama que

orienta nuestro modo de actuar y de comprender la realidad. Este

deslizamiento de los discursos concierne a la palabra, al discurso que ha estado

en la tradición, y que en un trazado de la totalidad del contenido histórico,

queda afectado por el movimiento de la tradición y, por consiguiente, se desliza

y hace deslizar al discurso. Los discursos se deslizan por la tradición y a través

de la tradición ellos mismos la modifican. El deslizamiento de los discursos crea

el entramado en el que se conforma el presente.

No obstante, se hace necesario comprender cómo dichos discursos han

sido atravesados por otros, generando el deslizamiento que caracteriza el modo

de construcción de la historia y la manera en el que el hombre se ve y actúa en

el mundo. En palabras del filósofo:

Ahora bien, todos estos discursos destructores y todos sus análogos están

atrapados en una especie de círculo. Este círculo es completamente peculiar, y describe la forma de la relación entre la historia […] y la [deconstrucción] de la historia […]: no tiene ningún sentido prescindir de los conceptos […] para hacer

estremecer [un concepto]; no disponemos de ningún lenguaje —de ninguna sintaxis y de ningún léxico— que sea ajeno a esta historia; no podemos enunciar

ninguna proposición [deconstructiva] que no haya tenido ya que deslizarse en la

forma, en la lógica y los postulados implícitos de aquello mismo que [el concepto]

(29)

19 Por esta razón, Derrida indica que todos los discursos, deben ser

retomados y deconstruidos en sus deslizamientos propios y ajenos, si de lo que

se trata es de entender el presente. A este procedimiento orientado a develar el

deslizamiento de los discursos Derrida lo denomina deconstrucción. El

procedimiento de la deconstrucción consiste en la comprensión de los discursos

como una manera de leerse y ser en el mundo.

Se hace entonces imperioso explicar el surgimiento de la deconstrucción

dado que ésta emerge para explicar cómo los discursos se deslizan en nuestro

mundo social y configuran el presente.

5.1.2 La deconstrucción

En el trabajo deconstructivo la explicación del deslizamiento de los

discursos se origina en las ideas de la representación y de la metáfora. La

representación y la metáfora se diferencian en tanto la primera es el camino que le permite al objeto moverse de un ―estado‖ a otro sin cambiar o generar algo nuevo en él o de él; mientras que la metáfora se convierte en generadora de

cambio en el objeto, toma ése camino que recorre el objeto en la representación

y se vuelve una productora de nuevos discursos de y por el objeto en cuestión.

En primer lugar, la representación toma al objeto, la existencia y la

presencia. La representación es el camino de doble vía que abre el objeto a la

posibilidad de moverse respecto a su lugar en la realidad; pasar de ocupar la

posición de objeto a presencia, o a existencia, y pasar de cada una de éstas a la

posición inicial, la de objeto mismo. En términos derridianos se toma como la

(30)

20 presencia y no una re-presentación, o en otras palabras: una simple

representación del objeto que se manifiesta ante nosotros.

Para Derrida, la representación actúa en doble vía, es decir, la

representación trae un objeto a la existencia y le permite llegar a la «presencia»

o le permite ir de la presencia a la existencia. En argot derridiano a esta doble

vía se le llama indecibilidad o movimiento de un lado a otro, que es a la vez

posibilidad de que se llegue a la presencia como la imposibilidad de la misma.

Derrida por su parte toma la metáfora, que leída en palabras de Borges: ―Quizá la historia universal es la historia de unas cuantas metáforas [...] Quizá la historia universal es la historia de la diversa entonación de algunas metáforas.‖(1989a: 137), ha quedado opacada por el uso excesivo de la misma. Ésta se toma para ser usada pues, a diferencia de la representación sus

restricciones le abren y dan la posibilidad de construir nuevos sentidos. En

términos económicos podríamos leer a la metáfora como una productora que se

renueva y que con sus rompimientos, reinscripciones, mutaciones y variaciones, se

va desplazando y nos lleva con ella por todo su ‗sistema‘.

La metáfora no es inocente jamás. Orienta la búsqueda y fija los resultados.

Cuando se descubre el modelo espacial, cuando funciona, la reflexión crítica se

apoya en él. De hecho, y por más que ésta no lo reconozca. (1989a: 28)

La deconstrucción implica un conflicto de fuerzas en un espacio

heterogéneo y abierto. Se apunta a la cara oculta de lo que quiere-decir un

discurso, a las fuerzas no intencionales inscriptas en los sistemas significantes

(31)

21

A diferencia de la indecibilidad de la representación, los indecibles de la

metáfora refieren a conceptos y oposiciones como las sensible-inteligible,

habla-escritura, cuerpo-alma, sentido-signos, entre otras; constituyéndose dichos

indecibles en potentes artefactos textuales que permiten ingresar y salir de la

realidad. (1989b: 16)

Hasta ahora se ha hablado de la deconstrucción, pero hace falta explicar a

qué se refiere. La deconstrucción se refiere al proceso de tomar el discurso y

exteriorizar su deslizamiento en cuanto a la multiplicidad de las palabras, en la

manera en que en ellas se precipitan, chocan, se modifican unas contra otras en

situaciones infinitas. La deconstrucción amplía las posibilidades de sentido al

multiplicar y permitir multiplicar las palabras y los discursos. En palabras de Derrida ―[…] la [deconstrucción] del discurso […] multiplica las palabras, las precipita unas contra otras, las sume también en una sustitución sin fin y sin

fondo, cuya única regla es la afirmación soberana del juego al margen del sentido.‖ (1989a: 378)

Por tal razón, la deconstrucción como forma de ver el mundo y de

entender los discursos, se organiza diversos momentos: epoché, diferencia y

dialéctica. El primero de ellos, epoché o suspensión se refiere al momento en

que el discurso es suspendido en el espacio para buscar realizar una

comprensión genuina del sentido mismo y del discurso en el sentido; en palabras de Derrida epoché es ―una reducción que nos repliega hacia el sentido. […]: no reducción al sentido sino reducción del sentido.‖(1989a: 368) Para comprender los discursos, no es necesario reducirse a una comprensión de

sentido, por el contrario es pertinente hacer una minimización del sentido

mismo, para librarse de las certezas y poder deslizarse en el discurso. Es decir,

según Derrida, con epoché se suspende el discurso en la época del sentido, para

ir más allá de la identidad inmediata y lograr, minimizando las certezas del

(32)

22 Por otra parte, en la deconstrucción cada término originario depende del

otro; es el otro diferente y diferido. Este momento de la deconstrucción se

denomina diferencia y se sitúa en el campo de los opuestos. En la

deconstrucción, a partir del otro se encuentra la presencia originaria. En otras palabras, si se utilizaran los términos ―presencia originaria‖ y ―otro‖ como opuestos, es con el otro que la presencia originaria se identifica y existe, así

como el otro existe puesto que su opuesto, la presencia originaria, también

existe. En términos de la razón, Derrida lo menciona de la siguiente manera: ―hay que suponer en general que la razón pueda tener un contrario, algún otro que la razón, que pueda constituirlo o descubrirlo, y que la oposición de la razón y de su otro sea de simetría. Ese es el fondo del asunto.‖ (1989a: 60).

La deconstrucción considera un tercer momento, el cual es llamado

dialéctica. Ésta es el movimiento y la movilidad discursiva de los sentidos. El

Filósofo señala que en la dialéctica se interrelacionan e interconectan los

discursos, dándoles la posibilidad de movimiento y movilidad. En los

discursos, se trata de una dialéctica de los sentidos, puesto que la

deconstrucción permite que los sentidos se mezclen y entren en relación con otros sentidos. Por lo tanto, para Derrida la dialéctica ―ha estado siempre ligada a la posibilidad de la significación discursiva.‖ (1989a: 358) Es decir, las nociones de los sentidos se multiplican con la dialéctica al permitir las distintas

significaciones de cada discurso de acuerdo a lo sensible, los conceptos y la

unidad de entendimientos. Los discursos son algo vivo dada la movilidad de lo

perceptible. A partir de lo sensible, lo que se percibe con los sentidos,

constantemente se están afectando los discursos, lo cual hace que modifiquen y

se mantengan como entidades vivas en movimiento.

El presente capitulo se constituye entonces en una reconstrucción del

(33)

23 protagonista; con ella se abren las posibilidades de desarticular las estructuras

que sostienen el cuerpo de la historia como eje fundador del ser.

La escritura, pasión del origen: eso debe entenderse también por el lado del

genitivo subjetivo. Es el origen mismo lo que está apasionado, pasivo y

sobrepasado, por ser escrito. Lo cual quiere decir inscrito. La inscripción del

origen es, sin duda, su ser-escrito, pero es también su estar-inscrito en un sistema

en el que sólo un lugar y una función. (1989a: 404)

La parusía de la deconstrucción con sus diferentes momentos nos permite

abrir paso a una búsqueda del sentido de la construcción histórica del hombre.

Se busca de esta manera hacer uso, en el sentido de la usanza como se mencionó

anteriormente, al momento histórico que irrumpe en nuestras vidas, la

deconstrucción. Pensar-se desde la postura Derridiana ha sido toda una

empresa que osa abrir paso a una comprensión de dicha irrupción discursiva

en nuestra construcción de ser-es, buscando dislocar un discurso presente para

escarbar en lo más profundo del embrión y llegar a su constitución genética.

Para el filósofo argelino el hombre se concibe como un discurso que en sí mismo ha sido ignorado en el proceso deconstructivo. ―Aunque el tema de la historia esté muy presente en el discurso de esta época, se practica poco la

historia de los conceptos; y, por ejemplo, la historia del concepto de hombre no

es interrogada nunca. Todo ocurre como si el signo «hombre» no tuviera ningún origen, ningún límite histórico, cultural, lingüístico.‖ (1998) Dicho de otra manera, se hace pertinente dejar de entender los conceptos como verdades

(34)

24 5.2 Metarrelatos

5.2.1 La pluridimensionalidad de la historia

En el mundo contemporáneo la historia ha sido comprendida como una

sucesión lineal de eventos que se comparecen con un tipo de temporalidad irreversible y con un orden lógico innegable. Para Derrida, ―la […] historia siempre estuvo asociada, sin lugar a dudas, con un esquema lineal del desenvolvimiento de la presencia…‖ (1967: 113); según el filosofo argelino, este modo de comprensión termina por reprimir la multiplicidad de puntos de vista

posibles que nutren la historia.

No obstante, concebir la historia a partir de una lógica de la linealidad no

solamente responde al campo de las disciplinas o de las teorías; esta lectura

lineal se convierte en un problema ideológico que se arraiga y se extiende en los

discursos hegemónicos y que niega los múltiples relatos que confluyen y

conforman la historia. Frente a esta lógica de la linealidad unidimensional,

Derrida propone en su Gramatología (1971) quebrar el molde lineal de la historia

con el fin de dar paso a la pluridimensionalidad de la misma;

pluridimensionalidad que reconoce los múltiples relatos y las múltiples

perspectivas que nutren los modos de transformar y comprender el mundo

humano y su historia.

En este sentido la historia en la tópica derridiana busca desarrollarse,

sucederse o acontecerse en la deconstrucción, en tanto ésta implica reducir el

sentido de los discursos para comprender su multiplicidad y significados. A

este procedimiento orientado a develar el deslizamiento de los discursos

Derrida lo denomina deconstrucción (como una manera de leerse y ser en el

mundo). Al referirse a ella, Derrida indica que en los deslizamientos propios y

(35)

25 A partir de la deconstrucción el filósofo argelino encuentra el piso sobre el

que se asienta el entramado de los deslizamientos de los discursos: relatos base

en los que se enraízan los discursos del presente. Esos relatos se denominan

metarrelatos, puesto que al ser fundacionales, se reproducen a través de la

tradición, y son ellos los que sustentan los discursos y sus deslizamientos.

El filósofo argelino establece en un marco comprensivo a los metarrelatos

como aquellos discursos estructurales y fundacionales sobre los que se soportan

los discursos y su deslizamiento por medio de la tradición. Esto no quiere decir

que los metarrelatos no tengan movilidad y que sean unidireccionales. En palabras del Filósofo: ―… el relato estructural [metarrelato] […] señala posibilidades permanentes que en todo momento pueden reaparecer en el curso de un ciclo.‖ (1967: 319) Los metarrelatos revelan posibilidades de replicación, renovación e interconexión entre otras. Es entonces cuando se comprende que

los metarrelatos como discursos fundacionales, permiten un deslizamiento

continuo de los discursos y de los relatos para la renovación constante de

significados. Son las variadas posibilidades sustentadas en los metarrelatos las

que a su vez, evidencian múltiples posibilidades de sentidos, estados y hechos;

un sinnúmero de significaciones y de deslizamientos de manera

multidireccional en el panorama histórico.

También en los metarrelatos se manifiestan las variables activas de la

deconstrucción que abren los caminos por los cuales los discursos han de ser

deslizados3: la representación y la metáfora. Se diferencian la una de la otra en

tanto la representación es el camino que le permite al objeto moverse de un ―estado‖ a otro sin cambiar o generar algo nuevo en él o de él; en tanto que la

(36)

26 metáfora se convierte en generadora de cambio en el objeto, toma el camino que

recorre el objeto en la representación y se vuelve una productora de nuevos

discursos de y por el objeto en cuestión4.

La comprensión del mundo desde los metarrelatos rompe con la

linealidad histórica, y al comprender el mundo desde estos, se revoluciona la

manera de pensar al mundo. Incluso la racionalidad se ve afectada por esta revolución: ―toda la racionalidad sometida al modelo lineal, [es] otra forma y otra época de la [mitología].‖ En otras palabras, Derrida expone el discurso científico y la racionalidad absoluta como un relato más del mundo actual. La

subversión del pensamiento le permite al hombre la sacudida del modelo lineal

y le propone superar con ella en un solo gesto, de comprensión del mundo, las ―verdades‖ de línea, hombre y ciencia. De modo que el pensamiento lineal, la idea de hombre, y el discurso científico lleguen como conceptos absolutos a ser

considerados como restricciones de comprensión.

Los discursos presentes en la tradición han sido re-construidos con y

sobre los discursos sociales que les antecedieron (1967: 179), ya que es en la

tradición en donde éstos se reproducen. Es en el panorama histórico total y por

ende en la tradición donde los discursos se replican, se renuevan y se mueven.

Aquel movimiento en el mundo actual ha sido dictaminado por la linealidad

histórica.

No obstante, la linealidad histórica no satisface los ámbitos que rodean al

hombre. Las inquietudes filosóficas, científicas, literarias, entre otras, han

causado revoluciones en pos de replantear el modelo lineal, para ofrecer al

hombre la multiplicidad de perspectivas, Ya que es la pluridimensionalidad la

4

(37)

27 que permite vislumbrar los metarrelatos del mundo y las maneras de

comprenderlo.

Se comprende entonces que los metarrelatos, entendidos como discursos

fundacionales, abren condiciones de posibilidad: condiciones sociales, políticas,

económicas, entre otras, las cuales permiten el surgimiento, resurgimiento y

perpetuación de los discursos que nutren la tradición. Los discursos se

fundamentan en los metarrelatos para emerger como nuevos discursos. Dicho

surgimiento se evidencia en las prácticas, al ser los hombres quienes renuevan

los discursos que están fundamentados en los metarrelatos, y los que

reproducen los discursos. De hecho, los metarrelatos no determinan a ese

hombre; son una guía de actuación para éste que opera a través de los sistemas

de significados.

Derrida expone el lenguaje como la mediación de la comprensión del

mundo para acceder a la pluridimensionalidad. Es decir, el lenguaje permite la

deconstrucción puesto que es el horizonte en el que se deslizan y entretejen los discursos. Es cuando se toma el término ―lenguaje‖, ya que trae consigo una carga discursiva que debe ser deconstruida. Al respecto, Derrida expone lo

siguiente:

El problema del lenguaje, cualquiera que sea lo que se piense al respecto, nunca

fue por cierto un problema entre otros. Empero nunca como en la actualidad

ocupó como tal el horizonte mundial de las investigaciones más diversas y de los

discursos más heterogéneos por su intención, su método y su ideología. Lo prueba la misma palabra ―lenguaje‖, todo aquello que, por el crédito que se le concede,

denuncia la cobardía del vocabulario, la tentación de seducir sin esfuerzo, el

pasivo abandono a la moda, la conciencia de vanguardia, vale decir la ignorancia.

(38)

28 El Filósofo argelino propone entonces, que entendiendo al ―lenguaje‖ como la totalidad del horizonte problemático en el que y con el que puede

darse la deconstrucción, el lenguaje mismo debe ser deconstruido. Para Derrida

el lenguaje es parte fundamental de la comprensión del mundo. Sin embargo,

por la importancia que le ha sido dada al lenguaje, se inflado en su propia

significación. Por lo tanto, una verdadera comprensión del mundo se da desde

el lenguaje deconstruido, para poder así deconstruir los discursos que nutren el

presente. Así que, corresponde situarse en los metarrelatos del lenguaje para

ocuparse de los del mundo, y lograr comprender el ser humano.

5.2.2 Metarrelatos y la perversión de la ciencia

El mundo actual es validado a través del ojo de la ciencia ―Es propio de nuestra época que [la ciencia] […] tiende a dominar la cultura mundial,…‖ (1967: 8). La perspectiva científica aprueba lo que esté corroborado por su

discurso y niega aquello que no. En éste subsisten objetivos que lo sostienen,

como la adquisición y acumulación de conocimiento y el progreso. Este último

se ha convertido en la mayor perversión de la cientificidad para la comprensión

del mundo ya que lleva consigo una doble moral, significativa: el progreso se

considera necesario para la evolución del hombre pero en la sed de progreso,

las prácticas del hombre pueden tornarse degenerativas para el hombre mismo.

La bandera del progreso ratifica las prácticas científicas y justifican la

acumulación y adquisición del conocimiento. Para Derrida, la perversión del

mundo ―científico‖ no está sólo en la inclinación considerada ―válida y

verdadera‖ hacia el progreso ―científico‖, sino que también en el alejamiento de la naturaleza. Según el Filósofo, la naturaleza nos ha otorgado una fuerza, la

(39)

29 beneficio. La idea de naturaleza ha sido desplazada por la idea de utilidad, estando ésta arraigada en el provecho del progreso. ―El hombre se ha reventado los ojos, se ha cegado por el deseo de escarbar […]‖ (1967: 189) La instrumentalización del mundo origina una inclinación del hombre actual hacia

la utilidad y hacia el conocimiento como adquisición. No es sólo la perversión

como tal sino también el interés de la acumulación de conocimiento a través del

método científico, afán de escarbar para explicar y conocer. Es por ello que

Derrida plantea que el enfoque del discurso científico está dirigido hacia una

capitalización del saber para lograr una mayor cantidad de conocimientos,

siendo desviada la comprensión del mundo y del hombre.

5.2.2.1 Fractura: hombre y mundo

La comprensión del mundo parte de darle sentido. En las maneras de

comprender el mundo, han surgido discursos que se incorporan y que, por la

importancia que se les da en las prácticas tienen la capacidad de suprimir

frenéticamente a los que le han precedido. La ciencia y el discurso científico

actúan como supresores del sentido mítico del mundo.

La ciencia se personificó en la razón y la lógica humana, y despojó al

hombre de las creencias míticas, dejando a su paso una mirada truncada de la

conciencia. El hombre actual en su lectura propia y en su comprensión del

mundo se ha apartado de la mitología en el sentido general del término.

El discurso científico se sustenta también sobre un metarrelato. El

hombre presente es leído a partir del mito del discurso científico. Como bien

plantea Derrida, el discurso científico ha reducido las multiplicidades y

posibilidades de leer y comprender al hombre desde los metarrelatos y los

(40)

30 justifica ni se lee míticamente puesto que en los deslizamientos de la

cientificidad es a la utilidad a la que se le da prioridad: el discurso científico ha

disminuido el hombre a una idea, y lo ha convertido en un interrogante sin

respuesta ni cuestionamientos.

Para Derrida, el hombre puede ―volver a tomar posesión de su lenguaje,

por todos los medios, por todos los caminos, […] y reivindicar la

responsabilidad de ese lenguaje contra un Padre del Logos.‖ (1989a: 101) El ―Padre del Logos‖ o la lógica humana pueden ser abatidos desde la voluntad de nuevamente comprender el mundo. Al hombre lo entendemos en el mundo

actual como un ente fragmentado. Por lo tanto, se hace necesario deconstruir

los discursos que rodean al hombre para encontrar y retornar a aquello que es

el hombre y que es el humano.

Derrida propone los metarrelatos como una categoría analítica. En ella se

desmontan y deconstruyen los discursos para encontrar el hombre y su

humanidad. En la actualidad, el hombre es leído a partir de un mito llamado

ciencia, el cual pretende orientar sus prácticas, le toma y formula como

concepto empírico, el discurso le es suprimido y se reduce el ser a una idea. Al

contrario, la deconstrucción respeta los conceptos que ha tomado de la herencia

para responder al llamado que la predijo, para responderle y responder de él,

tanto en su nombre como en el del otro.

Derrida muestra una clara visión con respecto a lo que sus antecesores

habían propuesto. Dichas lecturas y nociones que pretendían leer al mundo y

conceptualizar al hombre no son más que métodos rigurosos que en esencia son científicos, puesto que el lenguaje se prestaría para representar al objeto en

esencia no-lingüístico. Es por ello que se advierte que el hacer en el marco de

(41)

31 busca desnudar todo discurso y diseccionar su naturaleza. En palabras de

Derrida:

La evidencia tranquilizadora en que debió organizarse y en la que debe aún

vivir la tradición occidental, sería la siguiente. El orden del significado nunca es

contemporáneo del orden del significante; a lo sumo es su reverso o su paralelo, sutilmente desplazado – el tiempo de un soplo-. Y el signo debe ser la unidad de

una heterogeneidad, puesto que el significado (sentido o cosa, noema o realidad)

no es en sí un significante, una huella: en todo caso no está constituido en su

sentido por su relación con la huella posible. La esencia formal del significado es la

presencia, y el privilegio de su proximidad al logos como phoné es el privilegio de la presencia. Respuesta ineluctable desde el momento en que se pregunta ―¿qué es el signo?‖, es decir cuando se somete el signo a la pregunta por la esencia, al ―ti esti‖. La ―esencia formal‖ del signo no puede determinarse sino a partir de la

presencia. No es posible evitar esta respuesta salvo recusando la forma misma de

la pregunta y comenzando a pensar que el signo es esa cosa mal nombrada, la única que escapa la pregunta institutora de la filosofía ―¿Qué es…?‖(1967: 26)

Los metarrelatos son el piso sobre el que se sustentan los discursos que

nutren la tradición y el mundo presente. En ellos se encuentran las

posibilidades de significación y de deslizamiento, que se tornan en el

entramado del panorama histórico. Aunque el discurso científico ha poblado la

razón humana, también es un discurso soportado en un metarrelato, haciendo

que la comprensión del mundo esté ―pervertida‖. La deconstrucción permite

llegar a los metarrelatos del mundo para realizar una comprensión verdadera

Figure

TABLA DE CONTENIDO
TABLA DE CONTENIDO . View in document p.9