Género, clase, raza, geopolítica y ecología

0
0
5
1 week ago
PDF Preview
Full text
(1)Ecofeminismo: la perspectiva de género en la conciencia ecologista Capítulo extraído del libro Claves del ecologismo social, editado por Libros en Acción-Ecologistas en Acción. Alicia H. Puleo. El ecofeminismo surgió del encuentro entre feminismo y ecología. Quizás precisamente por esa doble pertenencia, todavía es un gran desconocido para los dos movimientos, a pesar de que, en su variedad de corrientes abre un horizonte prometedor para feministas y ecologistas.. Quiero comenzar subrayando que ser ecofeminista no implica afirmar que las mujeres estén de manera innata más ligadas a la Naturaleza y a la Vida que los hombres. Aunque algunas teóricas así lo han visto, desde una perspectiva constructivista de la subjetividad de género podemos considerar que el interés que, según estudios internacionales, poseen las mujeres por los temas ecológicos no es un mecanismo automático relacionado con el sexo. Hay mujeres infatigables en la defensa del medio ambiente y otras que detestan y combaten el ecologismo. Mujeres y ecología no son sinónimos. Ahora bien, como para otros aspectos de las identidades de género, la realidad nos muestra gran variedad de individuos pero también tendencias vinculadas con la socialización en ciertas tareas y actitudes. El colectivo femenino no ha tenido, por lo común, acceso a las armas y ha sido tradicionalmente responsable de las tareas del cuidado de la vida más frágil (niños/as, mayores y enfermos) y del mantenimiento de la infraestructura material doméstica (cocina, ropa, etc.), desarrollando, en términos estadísticos, una subjetividad “relacional”, atenta a los demás y con mayor expresión de la afectividad. Cuando estas características se unen a una adecuada información y a una sana desconfianza hacia los discursos hegemónicos, se dan las condiciones para que se despierte su interés por la ecología.. El cuerpo propio. A mediados de los años setenta del siglo XX, Françoise d’Eaubonne, creadora del término “ecofeminismo”, vio el problema de la superpoblación mundial como un relevante punto de contacto entre las reivindicaciones feministas y las preocupaciones ecologistas. Reclamó la libertad de las mujeres para decidir tener o no tener hijos. 1.

(2) cuando todavía las leyes de Francia no la reconocían.. Hoy sigue siendo una. asignatura pendiente en numerosos países. Desde mi propuesta de un ecofeminismo ilustrado -es decir, de un ecofeminismo que se inscribe en la tradición de la crítica a la opresión y a la defensa de la igualdad (Puleo, 2008)- considero de fundamental importancia que los Derechos Sexuales y Reproductivos sean aceptados como lo que son: Derechos Humanos que salvaguardan la autonomía de las mujeres al tiempo que disminuyen la presión demográfica sobre la Tierra.. Las mujeres no sólo están expuestas a sufrir la violencia de género (feminicidios, muerte a manos de un hombre que no acepta la separación, mutilaciones sexuales rituales, acoso sexual, violación en tiempos de guerra y de paz, etc.), sino que también soportan una mayor incidencia de la contaminación medioambiental debido a sus características biológicas. Las sustancias. tóxicas. presentes en ambientadores, material informático, plásticos, pinturas, plaguicidas, etc. actúan como disruptores endocrinos peligrosos que afectan en primer lugar -aunque no exclusivamente- a la salud de mujeres y de niñas y niños incluso durante la vida fetal. Los xenoestrógenos (sustancias químicamente similares al estrógeno femenino natural) parecen tener un papel fundamental en el incremento del cáncer de mama en los últimos cincuenta años. Como puede inferirse, la preocupación feminista por la salud de las mujeres en la sociedad química conecta con los objetivos ecologistas.. Género, clase, raza, geopolítica y ecología. El pensamiento y la praxis ecofeministas han revelado las conexiones entre desigualdad de género, sexismo, racismo, clasismo, división Norte-Sur y deterioro medioambiental. Los riesgos medioambientales son mayores para las mujeres de barrios populares con fábricas contaminantes y vertederos, para las trabajadoras de ciertos sectores industriales y de la agricultura que emplea agrotóxicos. También lo son para las habitantes más humildes de los países empobrecidos.. La célebre ecofeminista de la India Vandana Shiva fue una de las primeras en mostrar el deterioro de las condiciones de vida de las mujeres rurales pobres del Tercer Mundo debido al “mal desarrollo”, un desarrollo colonizador que acaba con el cultivo de las huertas de subsistencia familiar, arrasa los bosques comunales y aniquila la biodiversidad. Esas mujeres se ven obligadas a caminar kilómetros para buscar la leña que antes encontraban junto a su aldea y enferman con nuevas dolencias debidas a la contaminación por pesticidas. Ellas conocen la cara siniestra de. 2.

(3) la “modernización” (Shiva, 1995). Suelen terminar viviendo con sus hijos en los barrios chabolistas de las grandes capitales del llamado Sur. Sin embargo, en ocasiones, son protagonistas de esa resistencia y esas luchas (Shiva, 2003) que Joan Martínez Alier ha llamado “ecologismo de los pobres” 1 .. Considero que una de las manifestaciones actuales más elocuentes del encuentro entre la mirada feminista y la ecológica es el fenómeno de los grupos de mujeres reivindicativas en la lucha por la Soberanía Alimentaria. La aspiración de igualdad de género en conexión con las propuestas y demandas de Vía Campesina está mostrando que muchas mujeres encuentran en la agroecología una nueva forma de empoderarse en la familia y en la sociedad. Salen del ámbito doméstico, obtienen reconocimiento y recursos, denuncian la violencia de género y otras formas de opresión patriarcal que las afectan, mejoran su salud, la de los suyos y la de toda la sociedad al tiempo que preservan el ecosistema.. Sesgo de género y antropocentrismo. El androcentrismo o sesgo patriarcal de la cultura es el resultado de una historia que ha excluido a las mujeres de los espacios declarados importantes. Desde el pensamiento androcéntrico se han devaluado todas aquellas actividades y formas de percibir y sentir el mundo consideradas femeninas. La religión y la filosofía han presentado a “la mujer” como Naturaleza y sexualidad 2 . Y el pensamiento occidental ha generalizado una percepción “arrogante” del mundo (Warren, 1996) en la que la Naturaleza es simple materia prima, inferior y existente para ser dominada y explotada por una razón despojada de sentimientos compasivos (Plumwood, 1992).. En diálogo con la llamada “ética del cuidado”, el ecofeminismo ha señalado que todas las tareas relacionadas con la subsistencia y el mantenimiento de la vida (empezando por las domésticas y las propias de pueblos ajenos al mercado) han sido injustamente devaluadas (Mellor, 1997) de acuerdo al estatus inferior otorgado a la Naturaleza. Se revelan, así, nexos de mutua legitimación entre patriarcado y capitalismo.. 1. Martínez Alier, Joan, El ecologismo de los pobres, Icaria, Barcelona, 2004. Puleo, Alicia, Dialéctica de la sexualidad. Género y sexo en la Filosofía Contemporánea, Cátedra, Madrid, 1992. 2. 3.

(4) También la compasión y el amor por los animales no humanos han sido afectados por el estatus de género. Una cultura que ha mitificado al guerrero y al cazador, suele ver las actitudes de empatía con las criaturas sufrientes como sensiblería e infantilismo propio de mujeres. La Mujer ha sido naturalizada y la Naturaleza ha sido feminizada. Debemos superar ambos procesos de dominación. Ahora que las mujeres estamos saliendo del mundo doméstico, decididas a participar de pleno derecho en el ámbito del trabajo asalariado, de la política y de la cultura, tenemos que lograr que nuestras voces cuenten a la hora de determinar la calidad de vida y los valores éticos.. Las mujeres no somos las salvadoras del planeta ni las representantes privilegiadas de la Naturaleza, pero podemos contribuir a un cambio sociocultural hacia la igualdad que permita que las prácticas del cuidado, que históricamente fueron sólo femeninas, se universalicen, es decir, que sean también propias de los hombres, y se extiendan al mundo natural no humano.. Creo que una. posición ecofeminista ilustrada, en tanto teoría crítica de la. cultura androcéntrica y antropocéntrica, nos permite comprendernos mejor como especie y entender las causas y las consecuencias de la tajante división entre Naturaleza y Cultura que marca nuestra historia e intentar superarla. Los seres humanos somos Naturaleza y Cultura en una compleja unidad. Será necesario recordar a los varones que también comparten esa misma doble pertenencia, una verdad a menudo olvidada debido a la construcción de la virilidad patriarcal. Lograríamos, así, una redefinición del ser humano un poco más realista, más modesta, más igualitaria y más apta para hacer frente a los problemas del siglo XXI.. Bibliografía básica. AGRA, María Xosé (comp.), Ecología y feminismo, Ed. Comares. Granada. 1997. MELLOR, Mary, Feminism and Ecology, Polity Press, Cambridge, New York University Press, 1997. PLUMWOOD, Val, Feminism and the Mastery of Nature, London-New York, Routledge, 1993. PULEO, Alicia, “Del ecofeminismo clásico al deconstructivo: principales corrientes de un pensamiento poco conocido”, en Celia Amorós y Ana de Miguel (ed.), Teoría feminista. De la Ilustración a la globalización, vol. 3, ed. Minerva, Madrid, 2005, pp.121-154. PULEO, Alicia, “Medio ambiente y naturaleza desde la perspectiva de género”, en GARRIDO, F., GONZÁLEZ DE MOLINA, M., SERRANO, J.L. y SOLANA, J.L. (eds.), El paradigma ecológico en las ciencias sociales, Icaria, Antrazyt, 2007, pp.227-252.. 4.

(5) PULEO, Alicia, “Libertad, igualdad, sostenibilidad. Por un ecofeminismo ilustrado”, en Isegoría. Revista de Filosofía Moral y Política, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, n° 38, enero-junio 2008, pp.39-59. SHIVA, Vandana, Abrazar la vida. Mujer, ecología y desarrollo, trad. Instituto del Tercer Mundo de Montevideo (Uruguay), Madrid, Cuadernos inacabados 18, ed. horas y HORAS, 1995. SHIVA, Vandana, Manifiesto para una democracia de la Tierra. Justicia, sostenibilidad y paz, Paidós, Barcelona, 2006. VV. AA., Soberanía alimentaria desde y para el empoderamiento de las mujeres. La visión sur en el empoderamiento de las mujeres para la equidad de género, Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco, Vitoria-Gasteiz, 2009. WARREN, Karen (ed.), Ecological Feminist Philosophies, Hypatia Book, Indiana University Press, 1996.. 5.

(6)

Nuevo documento

Amalgamation property in quasi modal algebras
Amalgamation Property It is known that the variety of modal algebras has the Amalgamation Property AP and the Superamalgamation Property SAP see [3] for these properties and the
Simultaneous approximation by a new sequence of Szãsz Beta type operators
Linear positive operators, Simultaneous approximation, Voronovaskaja-type asymptotic formula, Degree of approximation, Modulus of continuity.... and there holds the recurrence
A compact trace theorem for domains with external cusps
In [1] a different kind of trace result was obtained by introducing a weighted Sobolev space in Ω , such that the restriction to the boundary of functions in that space are in Lp ∂Ω..
A description of hereditary skew group algebras of Dynkin and Euclidean type
Λ[G] with G an abelian group and Λ an hereditary algebra of tame representation type The aim of this section is to describe all possible actions of a finite abelian group on an
Paths on graphs and associated quantum groupoids
Given any simple biorientable graph it is shown that there exists a weak *-Hopf algebra constructed on the vector space of graded endomorphisms of essential paths on the graph.. This
Drinfel’d doubles and Shapovalov determinants
The Shapovalov determinant for a class of pointed Hopf algebras is calculated, including quantized enveloping algebras, Lusztig’s small quantum groups, and quantized Lie superalgebras..
On semisimple Hopf algebras with few representations of dimension greater than one
In the paper we consider semisimple Hopf algebras H with the following property: irreducible H-modules of the same dimension > 1 are isomorphic.. Then M is the unique irreducible
Hopf algebras and finite tensor categories in conformal field theory
In more detail, one has the following Theorem: i The pair C, A, with C a modular tensor category and A a simple symmetric special Frobenius algebra in C, supplies all required
Global dimensions for Lie groups at level k and their conformally exceptional quantum subgroups
The previous equality relating global dimensions then follows from |Ak G| = |OE| and from the fact that, in the case of a quantum module E measuring a conformal embedding, the following
On twisted homogeneous racks of type D
Simple twisted homogeneous racks We now explore when Proposition 3.10 applies to a simple twisted homogeneous rack with L an alternating group An , n ≥ 5, or a sporadic group.. This

Etiquetas

Documento similar

“Los roles de género y su relacion con la orientacion académica en los estudiantes de segundo año de bachillerato del colegio nacional mixto “Jorge Icaza” de la ciudad de Quito provincia de Pichincha”
Segundo, el género involucra las diferencias de poder: como la raza y la clase social, el género asigna roles que permiten dar a las mujeres menos oportunidades privilegios y que los
0
0
96
Las nuevas tecnologías en la actualidad del hoy que somos y en el ayer que seremos
Se trata, entonces, este número, de un revista con, al menos, cuatro opciones de revisión del tema: una primera de orden sociológico, que reconoce los efectos de las tecnologías de la
0
0
4
¿De qué reconocimiento hablamos en Colombia? puede que seamos reconocidos por lo que no somos, pero no podemos reconocernos con lo que no sentimos el hacer político de la mujer transexual femenina inscrito sobre el registro civil de nacimiento: tres estud
Ver Anexo 9 A la luz de la teoría de la estructuración, el hacer político de una mujer transexual femenina en Colombia inscrito sobre el registro civil de nacimiento, es sin más un
0
0
460
¿De qué desarrollo hablamos en Cazucá? puede que hagamos lo que no queremos hacer, pero no podemos pensar lo que no creemos
Tales postulados, se presentan en el proyecto Minicadenas productivas de la Comuna IV del municipio de Soacha, proyecto que se desarrolló “en el marco de la alianza estratégica entre el
0
0
158
Género y seguridad ciudadana : una aproximación a las violencias que se ejercen contra las mujeres en la Localidad de Suba
De esta forma podríamos plantear que la violencia de género así como los efectos sobre la mujer y sus derechos, se han constituido en ejes esenciales para el trabajo institucional en
0
0
70
Profundizar el trabajo del uso diferencial del tiempo libre, desde el género y la clase social
Observamos que los usos del tiempo y las frecuencias muestran distancias sociales no solo entre las clases más privilegiadas y los sectores de la clase obrera, sino que también estás
0
0
22
Francisco Rhon : “Está quedando cada vez más claro que las ONG no somos representantes, ni representativos de la sociedad civil”
En realidad se pueden ver a partir de grandes períodos históricos, en las que estas cosas ahora llamadas ONG han ido transitando con respecto a la propia cooperación, al Estado y
0
0
4
Actitud de las mujeres hacia las mujeres con trabajo remunerado y no remunerado
tanto, si existen diferencias estadísticamente significativas en la actitud de las mujeres hacia las mujeres con trabajo remunerado y no remunerado con respecto al rol de mujer esto
0
0
138
Acuario Los Cabos : Los Cabos Baja California Sur
Desgraciadamente hace falta una cultura de respeto hacia la naturaleza y la ecología, pero sobre todo, conocer mas acerca del mar y de las especies marinas que lo habitan ; por lo que
0
0
159
I. Acepciones de Didáctica - DOC La Didactica
Antes de culminar una situación didáctica, en que los alumnos han pasado por las situaciones de acción, formulación y validación, el profesor debe retomar las conclusiones finales a las
0
0
7
INMUJERES/ONU Mujeres – Hacia una metodología de marco lógico con perspectiva de género
Desde 2012, el Instituto Nacional de las Mujeres, INMUJERES, y la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres, ONU Mujeres, están
0
0
68
La organización social de la masculinidad
La interrelación del género con otras estructuras, tales como la clase y la raza, crea relaciones más amplias entre las masculinidades... Las relaciones de raza pueden también
0
0
25
Feminisms and the colonial wound: a proposal to recover abducted bodies in Brazil
Considerando la importancia de esas contribuciones que interrelacionan género, raza y clase para hacer visibles las opresiones de las mujeres víctimas del Sistema Moderno/Colonial de
0
0
20
NATURALEZA DE LAS RELACIONES ENTRE LAS CLASES DOMINANTES A…
En términos generales, los terratenientes procuran fortalecer su posición ante el capital imperialista haciendo más complejas sus relaciones con él Para no depender exclusivamente de
0
0
62
Lea y descargue – Mauricio Rosencof: Las cartas que no llegaron
gillettes usadas, y que vos usabas en el taller para cortar el cordonet con que hacías los ojales a mano, y ese aparatito se cerraba como una navaja y tenía un agujero que nunca entendí
0
0
57
Show more