[Paisaje modelo]

Texto completo

(1)

Con

[Paisaje Modelo]

Trabajo de grado para aspirar al título de Maestro en Artes

Plásticas y Visuales.

Universidad Distrital Francisco José de Caldas

Facultad de Artes ASAB.

(2)

1

Universidad Distrital Francisco José de Caldas

Facultad de Artes ASAB

Proyecto Curricular Artes Plásticas y Visuales.

Estudiante:

Moisés Felipe Camino Herrera Código: 20092016004

[Paisaje Modelo]

Tutor:

Maestro José Omar Valbuena

(3)

2

Agradecimientos

Este proyecto es gracias a mis padres Jorge y Consuelo, quienes con su amor y esfuerzo durante todos estos años, que me han permitido llegar a cumplir hoy un sueño más, por su ejemplo de esfuerzo, dedicación y por enseñarme a no temer a las adversidades porque Dios está conmigo siempre.

A mis hermanos, por su apoyo y por compartir el mismo paisaje durante tantos años; a Carolina Velásquez por su amor y compañía, por el aliento y apoyo en los momentos difíciles y llevarme a nuevos paisajes.

(4)

3

TABLA DE CONTENIDO

INTRODUCCIÓN. .………...….……..…..4

OBJETIVO. ..…..………..…..5

CAPITULO 1: EL PRIMER PAISAJE QUE VI, FUE UN “PAISAJE”. .………....6

CAPITULO 2: EL PAISAJE. ………....9

CAPITULO 3: LA VENTANA. ….……….………..11

CAPITULO 4: NUEVOS HORIZONTES. ….………..………..17

CAPITULO 5: HABITAR EL MODELO. ….………..20

PROPUESTA PLASTICA. ….……….…….………...23

BIBLIOGRAFÍA. ………..….……….……….………..29

FILMOGRAFÍA. ………...….……….……….………..30

(5)

4

INTRODUCCIÓN

Este proyecto de creación nace del interés que despertó en mí el paisaje y sus representaciones.

La constante necesidad del ser de atrapar un trozo de paisaje en algún soporte, o el mantener orificios entre muros que permitan apreciarlo desde el interior. Algunos crecimos a la par de una vista de un paisaje que nunca fue el el mismo y que fuimos testigos de cada cambio desde allí.

¿Qué es el paisaje para mí?, ¿Cuál es mi paisaje? y ¿cómo he percibido el paisaje? La manera de empezar a buscar respuestas a estas preguntas es hilando… por un lado, entre recuerdos de mi infancia, entre vivencias, situaciones y referentes que empezaron a darle un sentido muy personal a la palabra paisaje y la relación que siempre he tenido con él, siempre a través de muros, cristales, rendijas y ventanas. Por otro lado, el sentido de paisaje que me han aportado las obras e investigaciones de artistas y referentes, que ahora son evidencias de un momento específico de la historia y de lugares que por algún motivo llamaron la atención en sus recorridos o viajes, y que retrataron en hoja de papel o lienzo.

(6)

5 OBJETIVO

El objetivo de este proyecto es contrastar experiencias personales e íntimas de lo que configura para mí un paisaje, teniendo en cuenta cómo la ciudad ha contribuido como modelo del mismo, y las herramientas adquiridas durante mi periodo de formación en la academia.

(7)

6

CAPITULO 1: EL PRIMER PAISAJE QUE VI, FUE UN “PAISAJE”.

Cuando intento pensar en lo que significa para mí la palabra paisaje, suelo tener dos referentes al mismo tiempo, por un lado, lo que esta palabra evoca en mis pensamientos y recuerdos, que a su vez son imágenes de la ciudad que he habitado durante 28 años. Muchas de estás imágenes ya no existen físicamente. La presencia de las personas y la naturaleza han modificado estos lugares. En varios casos se alzaron nuevas construcciones en el horizonte; en otros, los derrumbes y cambios en la cimentación de la ciudad modificaron estos espacios.

Muchos de ellos quizás ahora solo están en mi memoria cuando pienso en lo que es un paisaje y quizás tampoco eran como ahora los recuerdo. El paso del tiempo pudo haberlos modificado e incluso exagerado ciertos detalles de estos: el tamaño, la proporción, las distancias entre uno y otro, etc. Mi otro referente sobre el paisaje es el que se ha venido construyendo por imágenes y asociaciones de esta palabra provenientes de las pinturas, posters, imágenes de TV, fotocopias de clases y libros que han sido parte de mi experiencia visual. Sin embargo, estos dos referentes que parecen tan distintos, coinciden en una sola imagenque se construye en mi memoria: al tratar de ubicar el momento en el que la palabra paisaje tuvo para mí un primer sentido y se resume en esta frase: “el primer paisaje que vi, fue un paisaje”.

Suele ser bastante difícil para cualquier persona ubicar el primer paisaje que vio o contempló con detenimiento (ya sea a través del hombro de quien lo alzaba cuando era niño, por medio de una ventana o rendija, o en el transcurso de alguna caminata) y más al entender que basta con levantar la mirada para encontrarse uno, o al hacer consciente que siempre esta allí y hacemos parte de él.

(8)

7

mientras sujetaba con sus manos y contra su pecho un marco de madera oscura que exhibía de frente a nosotros. Allí, en el lienzo del fondo vimos un cielo azul, unas cuantas nubes claras, una casa de paredes blancas, grandes ventanales y un techo café enmarcado entre árboles y, más abajo, un tranquilo lago de aguas azuladas formando ondas al golpear contra las orillas.

De allí la respuesta a la pregunta de ¿cuál fue el primer paisaje que vi?. En la inocencia de mi corta edad “el primer paisaje que vi, fue un “paisaje” ” porque mientras se decidía en familia en qué muro se iba a colgar la nueva pintura, yo empezaba a entender la relación entre la palabra “paisaje” y lo que veía. A la fecha no sé siquiera si esa imagen es la recreación de un lugar verdadero o la inspiración de un pintor anónimo que plasmó su idea de un paisaje armonioso, hecho que a mi padre le llamó la atención. Él también entendía la labor de un artista o artesano que dedicaba una parte de su vida a la reelaboración entre lienzos y colores de lo que sus ojos podían ver o inclusive a transportarnos a lugares que solo eran reales para él.

(9)

8

(10)

9

CAPITULO 2: EL PAISAJE

Según la Real Academia de la Lengua. “Paisaje es aquella extensión de terreno considerada en su aspecto artístico1”, entonces podría pensarse que para la configuración de un paisaje bastaría con la apreciación de una extensión de terreno, o de un espacio y ciertamente es un factor muy importante, pues el paisaje nos permite alejarnos de la generalidad del horizonte, centrarnos en un espacio limitado con unos elementos que lo componen y lo hacen único.

Sin embargo, hay otros aspectos importantes en el paisaje y tanto el arte como la ciencia, en su afán incesante de entender la naturaleza y el espacio, han investigado entre ellas la perspectiva y la manera en que los contornos y líneas de horizonte se fugan un tema que daría para bastante durante el renacimiento. Por otro lado, la luz es quien nos permite, mediante la refracción o mediante su ausencia, entender las formas y texturas. Es indiscutible la posibilidad de concebir la luz sin un espacio, pero de igual manera, es imposible concebir un espacio que no sea un paisaje, pues la unión de estos elementos ya conforman uno. Esto es algo que se encargarían de estudiar, en buena medida, los pintores impresionistas.

La conjunción del espacio y la luz es capaz de generar atmosferas, frías, cálidas o tenues. Y esto da paso a nuevas inquietudes en las artes y es: ¿Cómo atrapar una atmosfera?, ¿cómo transmitir al espectador una sensación en un paisaje? Las atmósferas son factores naturales dados por las condiciones: el sol, la lluvia, los arboles, la montaña o la bruma. Pero también pueden ser artificiales, dados por el paso del ser humano: construcciones, deforestaciones, caminos o carreteras. Estas son capaces de generar en el espectador elementos sensibles o de recordación.

(11)

10

“El paisaje siempre ha sido entendido como el resultado de la noción que las sociedades humanas establecen con su medio, como la construcción cultural de su entorno.2

Francesc Muñoz.

Seria demasiado complejo intentar dar una investigación bien sea teórica o histórica sobre el paisaje, mas cuando puede llegar a ser algo tan subjetivo. Bastaría con pensar la cantidad de interpretaciones que se le puede dar en cada cultura o la cantidad de contextos en los que se podría desarrollar. Sin embargo, en este proyecto me centro en dos aspectos, uno en mi paisaje, el personal e íntimo que me lleva al siguiente aspecto… “la ventana”, pues esta siempre ha estado presente en la manera en la concibo el paisaje y las atmósferas a lo largo de mi vida.

2 URBALIZACIÓN paisajes comunes, lugares globales. Por Francesc Muñoz. Recuperado de

(12)

11

CAPITULO 3: LA VENTANA

Los primeros referentes que puedo tomar son artistas que centraron su atención en la representación fidedigna de lo que podían ver y hacer de la inmensidad algo tangible, transportable y congelado en el tiempo.

Entre pinturas, grabados, dibujos y fotografías que tengo la posibilidad de apreciar en medio de pantallas, fotocopias y hojas de libros, veo no solamente un legado o un vestigio de un momento específico en la historia, sino que son capaces de generar o transmitir una mezcolanza de sentimientos y sensaciones, que al igual que las formas y lo colores quedaron allí impregnadas.

Es entonces cuando encuentro inicialmente la obra de artistas como Giotto y Brunelleschi, quienes, usando el horizonte como modelo cuestionaron porqué los elementos más lejanos no solo perdían tamaño con respecto a los más cercanos, sino que también carecían de enfoque, tenían colores más tenues y las formas perdían su contorno. Así mismo sentaron un punto de partida en la búsqueda del retratar los adoquines, enlozados cornisas y columnas de perspectivas, cuyo primer resultado fueron los esbozos de perspectivas imposibles.

(13)

12

“Permítanme decirles lo que hago cuando pinto. Primero que nada, sobre la superficie en la que voy a pintar dibujo un cuadro de ángulos rectos, tan grande como me plazca, y al cual considero una ventana abierta desde la cual se ve la historia...”3

Como lo nota el historiador James Ackerman, en la pintura “Mujer leyendo una carta” del artista Gabriel Metsu, eran recurrentes en ese momento en Italia los marcos de las ventanas y los usados en la enmarcación de paisajes y espejos similares.

Imagen 2. Gabriel Metsu (1662-1665) Mujer leyendo una carta [Figura] Recuperado de: https://es.wikipedia.org/wiki/Mujer_leyendo_una_carta_(Metsu)#/media/File:Metsu_lady_reading_a_letter

_(1665).jpg

3 Leon Battista Alberti. De la pintura, Pág. 88, Introducción de J. V. Field, estudio preliminar y traducción

(14)

13

Leonardo da Vinci también interpretó esta idea de ventana en su esbozo “Hombre dibujando con un plano transparente una esfera armilar”, abordando en su “Tratado de la pintura” sus inquietudes con respecto a la perspectiva y como esta era capaz de afectar la noción del color.

Imagen 3. Leonardo Da Vinci. Hombre dibujando con un plano transparente una esfera armilar. Recuperado de http://discursosen-transito.blogspot.com/2010/07/cedim.html

(15)

14

Imagen 4. Hieronymus Rodler (1531) Eyn schön nützlich büchlin und unterweisung der kunst des Messens Recuperado de: https://www.erudit.org/fr/revues/im/2010-n15-im3917/044680ar.pdf

Durero por su parte no solo se limitó al marco, sino que buscó limitar el punto de observación a través de este, por lo que propuso una mirilla fija que restaría por completo la posibilidad de cambiar los puntos de vista y de enfoque del dibujante. Además de usar este método, no solo para la representación de paisajes y arquitectura, sino para objetos y modelos como lo podemos ver en la xilografía “Artista dibujando un desnudo” .

(16)

15

La desesperada y apasionada búsqueda de estos artistas nos deja como resultado un método que no radica en la naturaleza misma de la visión, sino en la manera de atraparla y representarla.

Imagen 5 y 6 Registro de clase de dibujo en la academia donde se aplica el método de la ventana Albertiana. Por Moisés Felipe Camino

De esta manera la ventana empieza a convertirse en una metáfora dentro del arte mismo, el cristal transparente por un lado señala el exterior y toda su inmensidad incontenible en espacio tridimensional y por el otro cumple una función catalizadora en función del espectador, generando así en la pintura un simbolismo de distanciamiento, pero al mismo tiempo de inclusión, que puede juntarse solo a través de la mirada.

(17)

16

Entonces el paisaje empieza a tomar diferentes rumbos y a generar nuevas preguntas. En el Impresionismo, por ejemplo, se exploraría el uso del color y la luz sobre el horizonte y la menara de interpretar esas atmosferas en pinceladas rápidas. Monet, al parecer encantado por la vista que le ofrece la ventana del Savoy Hotel, realizó una serie de diecinueve pinturas en diferentes momentos del año. Monet fue capaz de registrar el paso del tiempo sobre el edificio del parlamento y los diferentes momentos del vapor, la bruma y la puesta del sol sobre el Támesis, a través siempre de una ventana. Es entonces como si en cada una de estas 19 obras, Monet sujetara entre sus manos el marco de aquella ventana y al moverlo hacia el interior de la habitación, congelara el instante mismo.

Imagen 7 Monet

El parlamento, atardecer. (1902) Oleo sobre lienzo

Colección particular

Imagen 8 Monet

El parlamento, efecto de niebla. (1903) Oleo sobre lienzo

(18)

17

CAPITULO 4: NUEVOS HORIZONTES

La influencia del paisaje en Colombia, sin duda, parte de las enseñanzas de Andrés de Santa María, quien después de un amplio recorrido por Europa trajo consigo la idea de la contemplación del paisaje con una mirada estética, algo que se vio reflejado en su favoritismo por la pintura al aire libre y en la dignificación del paisaje como sujeto artístico.

Esto fue algo que el artista logró transmitir siendo designado como el primer profesor de la Escuela Nacional de Bellas Artes en 1894, quien junto a una serie de pintores extranjeros como Luis de Llanos, estaban maravillados con las costumbres y la naturaleza de nuestro país, convirtiendo el Paisajismo en un tema principal dentro de la producción artística en Colombia.

Imagen 9 Andrés de Santa María, Paisaje (1894) Óleo sobre cartón. Colección Banco de la República.

(19)

18

importancia necesaria al paisajismo y a la producción artística, donde el modelo estuvo todo el tiempo en frente.

Este paisajismo, sin duda, tiene una fuerte referencia al paisajismo europeo, y resultaría imposible intentar desligarlo, mas cuando muchos de sus precursores como Andrés de Santa María, Ricardo Borrero Álvarez, Jesús María Zamora y Roberto Paramo y Ricardo Gómez Campuzano tuvieron la oportunidad de estudiar y practicar el paisajismo europeo. Al regresar a su país fueron los promotores de un nuevo sentido de nacionalismo temático, apartándolo de figuras icónicas de la historia patria, y llevándolo a buscar inspiración para sus obras en nuestras montañas, ríos, costas y llanos y lugares comunes de la ciudad.

Entonces ahora se buscaría capturar entre trazos y empastes, un nuevo horizonte y sobre todo la particular atmosfera y naturaleza de la Sabana que poco podía resistir a los cambios entre construcciones y urbanización como se registra en varias obras.

Tal es el caso de artistas como Roberto Paramo, antioqueño de nacimiento, quien al igual que sus colegas encontró en la Sabana bogotana la inspiración para sus obras. Se podría decir que Páramo percibía y lograba transmitir manera especial en sus paisajes sus sensaciones con respecto al paisaje. En sus obras, Páramo es capaz de mostrarnos entre cercas, caminos, potreros, cultivos y lejanas montañas un ambiente húmedo, frio, desolado y en ocasiones triste o nostálgico, algo muy contrario al paisaje tropical y vivido retratado de otras regiones de Colombia.

“Porque la naturaleza en la obra de Páramo no acusa el caos que se le ha atribuido desde siempre. Por el contrario, las lejanas montañas enmarcan con ondulante resolución sus límites; los cultivos y caminos orientan lógicamente sus perspectivas; las rocas y colinas dan un justo balance a sus composiciones; los árboles proveen las verticales necesarias para contrarrestar el horizonte; y cuando el paisaje por sí solo no ofrece el equilibrio requerido, el artista busca la armonía entre el hombre y la naturaleza, contrapesando su representación mediante la inclusión de construcciones.”

(Serrano)4

(20)

19

En pequeños formatos Páramo nos transporta a lugares propios de la Sabana bogotana, en unos cuantos centímetros nos lleva de frondosos arboles a áridos caminos, de montañas lejanas a las planimetrías de cultivos.

Imagen 10 Roberto Paramo, Paisaje de la Sabana. Óleo sobre cartón. Colección particular, Bogotá.

(21)

20

CAPITULO 5: HABITAR EL MODELO

Comienzo a descubrir cual es mi paisaje, y como una metáfora de algún artista que inicia su obra observando el modelo que posa en frente de el, yo inicio observando y habitando en el Modelo. El barrio Modelo fue el primer barrio de Bogotá diseñado como un plan piloto de la Bogotá de 1930, que buscaría ser un proyecto inmobiliario no solo de vivienda sino que contaría con todos los equipamientos necesarios para la comunidad.

Ubicado entre las Calles 66 a 68 y las Carreras 54 y 60 y destacado por sus fachadas de ladrillo y techos rojos. El arquitecto austriaco Karl Brunner diseño sobre 21 hectáreas un barrio que contaría con teatro, capilla, colegios, mercado y zonas de recreo.

Justamente allí, en el Modelo es donde empieza a tomar forma “mi paisaje”, Puedo recordar los primeros días en este barrio, en diciembre de 1995 acababa de ser noticia local, esto debido a un fuerte incendio que hacia pocos días había consumido el almacén Febor, ubicado en la manzana principal y entrada al barrio, lo que antes fue el famosos teatro Copelia y que debido a una crisis económica cerro, ahora eran las cenizas y hollín que aún se veían volar en el aire, el olor a carbón hacia difícil el respirar y el tizne sobre las fachadas aledañas tardo años en irse.

(22)

21

En una de estas manzanas de grandes techos compartidos entre casas y antejardines, se comienza a levantar lo que sería mi hogar por más de 22 años. De allí que mis primeros años transcurrieran entre planchones, formaletas, andamios y material de construcción, y que fuera testigo de cómo una vieja casa se empieza a transformar, al romper el enorme techo de barro para levantarse entre la tejas rojizas

Es así como mi casa empieza a crecer, se eleva en una plancha de concreto que antes de llegar a ser piso de un nuevo nivel fue el techo a la casa por un tiempo, unas escaleras también de varilla y concreto permitían subir a esta plancha y en ese momento mi casa era un mirador de la ciudad. Allí entre la precaución de no llegar a la orilla ni de tropezar con los residuos de material de obra, la cordillera no tenia no comienzo ni fin, y el juego mas común era el señalar lugares importantes de la ciudad que alcanzábamos a divisar desde allí.

Con el tiempo, sobre la misma plancha de concreto empiezan a levantarse varillas y ladrillos ordenados, cada ves la vista se limita mas y el paisaje empieza entonces a tener un inicio y un final entre agujeros que pronto se cubrirían por el cristal y una reja de acero blanca.

Entre clase de historia y dibujo empiezo a relacionar mi paisaje y con ejercicios de clase empiezo a entender que también al igual de Alberti, Durero o Rodler, tengo una ventana, una retícula que me pertenece y que me ayuda a entender y medir como la ciudad se empieza a transformar a través del cristal.

(23)

22

Es así como el Modelo, el barrio Modelo, se convierte en mi modelo de paisaje, y como grandes artistas de la llamada escuela de la Sabana, encuentran su inspiración en los amaneceres y la cotidianidad de la Sabana bogotana, el tiempo me genera un apego con la vista que me acompaña día a día, y se va hilando mi paisaje.

De algún modo cada quien se va haciendo dueño de un paisaje, de una ventana, estos vacíos con cristal, no hacen parte de ninguna escritura o documento formal sin embargo hacen parte esencial de cada lugar y le dan una personalidad a cada espacio. Así yo me hice dueño de esos fragmentos de ciudad, y desde allí, a través de rejas y cristales empañados por la lluvia exterior o el vapor de la casa, que limpiaba con la mano para ver y ser testigo de cada cambio que sucedía en mi pedazo de horizonte, cada edificio que se levantaba un piso mas algo, cada copa de árbol que desaparecía de la vista, los incendios o fabricas con su humarada, y la montaña siempre inmóvil, cada vez mas cubierta de ladrillos.

(24)

23

PROPUESTA PLÁSTICA

Grandes artistas de la pintura que fueron mis referentes lograron atrapar atmosferas con la genialidad de sus trazos, transmitir el frio que experimentaban o el sol sobre ellos en sus jornadas de pintura. Entonces en mi búsqueda de lograr hacer lo propio, llego a la producción de una serie de obras, donde pretendo mostrarle al espectador mi experiencia intima con el paisaje a través de las ventanas, y de igual manera presentarles mi modelo… la ciudad en la cual me inspiro cada día.

Para esto inicio con parte de la serie “Retículas”, que está compuesta de 4 rejas que están inspiradas en las ventanas donde permanecí la mayoría del tiempo, en casa de mis padres o en casa de mi abuela por medio de ellas pude ver y medir siempre la ciudad a través de flores, y rombos. Las rejas son escaladas, pero conservando su realización en acero y vidrio, buscando evocar las retículas de mesa o portables utilizadas por dibujantes y pintores en sus ejercicios y experimentaciones para entender lo que está en su horizonte.

(25)

24

Imagen 13 Moisés Felipe Camino, Retícula 1 (2018) Ensamble acero, madera y vidrio.

Imagen 14 Moisés Felipe Camino, Retícula 3 (2018) Ensamble acero, madera y vidrio.

(26)

25

para generar una suerte de vapor. Así intento mostrar entre trazos grises una atmosfera fría y nostálgica de los amaneceres bogotanos a través del cristal.

Imagen 15 Moisés Felipe Camino, Bruma; Detalle del proceso de empañamiento [Grafito sobre papel y marco con sistema de empañamiento]

(27)

26

Imagen 17 Vista del Modelo 2 (2018), Moisés Felipe Camino, Grafito en marco de vapor

“La montaña que recuerdo” es una pieza que propongo como parte de este proceso de memoria y remembranza, donde busco juntar dos hechos, el primero el recordar de niño el jugar en el piso con carros y muñecos, donde el final del espacio y donde finalizaba el horizonte era en el guarda escobas de madera de mi casa. El segundo, el ejercicio de recordar en el fragmento de horizonte de mis ventanas, como solía ver la montaña y como esta se fue cubriendo lentamente por edificaciones y construcciones.

(28)

27

Imagen 18 Registro de instalación “La montaña que recuerdo” 2019, Casa 3 2 1 Bogotá

Imagen 19 Moisés Felipe Camino, “La montaña que recuerdo”; Detalle grabado sobre drywall.

(29)

28

Imagen 20 Moisés Felipe Camino, “Sin Título” (2018), Grabado sobre vidrio en marco de madera.

(30)

29

BIBLIOGRAFÍA

1. Real Academia de la Legua española (2018). Definición Paisaje .Madrid España. Recuperado de: http://dle.rae.es/?id=RT6QMkS.

2. URBALIZACIÓN paisajes comunes, lugares globales. Por Francesc Muñoz. Recuperado de https://bibliodarq.files.wordpress.com/2014/08/2_muc3b1oz-f-urbanalizacic3b3n-paisajes-comunes-lugares-globales.pdf

3. Programas de vivienda popular en Bogotá (1942-1959): El caso de la caja de la vivienda popular. Por Patricia Pecha Quimbay. Recuperado de:

http://www.bdigital.unal.edu.co/3983/1/468409.2011.pdf

4. El Paisaje. Por Eduardo Serrano. Recuperado de:

http://www.colarte.com/colarte/conspintores.asp?idartista=482

5. Ciudades Invisibles. Ítalo Calvino (2011).

6. EL ARTE DE DESCRIBIR. Sveltana Alpers. Recuperado de:

https://es.scribd.com/document/360309298/ALPERS-El-arte-de-describir-pdf

7. La invención del cuadro. Victor I. Stoichita

(31)

30

FILMOGRAFÍA:

1. El contrato del Dibujante (1982). Peter Greenaway.

WEBGRAFÍA

1.

Sobre el paisaje y su relación con el arte y la naturaleza / http://www.euskonews.eus/0708zbk/gaia70801es.html

2.

http://discursosen-transito.blogspot.com/2010/07/cedim.html

3.

BREVE HISTORIA DE LA VENTANA /

http://revistalaboratorio.udp.cl/num9_2014_art7_garcia/

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects : Fragmentos de ciudad