Persiguiendo la vidauna mirada a los desafíos humanitarios para afrontar la violencia en la juventud de Riohacha (Paco - Guajira, Cruz Roja Colombiana)

Texto completo

(1)
(2)
(3)
(4)
(5)

     

PERSIGUIENDO LA VIDA 

UNA MIRADA A LOS DESAFÍOS HUMANITARIOS PARA AFRONTAR LA VIOLENCIA EN LA  JUVENTUD DE RIOHACHA (PACO‐Guajira, Cruz Roja Colombiana) 

 

  AUTOR 

BERNARDO RESTREPO SÁNCHEZ   

 

TRABAJO DE GRADO PARA OPTAR POR EL TÍTULO DE COMUNICADOR SOCIAL CON  ÉNFASIS EN MEDIOS AUDIOVISUALES 

      ASESORA 

MERY RODRÍGUEZ ARIAS   

 

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA  FACULTAD DE CONUNICACIÓN SOCIAL Y LENGUAJE 

CARRERA DE COMUNICACIÓN SOCIAL   

    BOGOTÁ  

      2014 

(6)

Bogotá, lunes 24 de noviembre de 2014   

     

Profesor, José Vicente Arismendi   Decano Académico 

       

Querido profesor Arismendi, le escribo esta carta con motivo de la presentación de mi  trabajo de grado titulado “Persiguiendo la Vida. Una mirada a los desafíos humanitarios para  afrontar la violencia en la juventud de Riohacha. (PACO Guajira, Cruz Roja Colombiana)”, a la  facultad de Comunicación Social y Lenguaje. Espero que sea motivo de alegría y orgullo para  toda la facultad y que “se vea en este el anhelo de buscar la verdad y la justicia”. 

         

Cordial Saludo,    

 

Bernardo Restrepo Sánchez 

  C.C. 1.015.423.684 de Bogotá 

Estudiante de la carrera de Comunicación Social con énfasis en Medios Audiovisuales    

(7)

           

   

ARTÍCULO 23, RESOLUCIÓN #13 DE 1946.   

   

“La Universidad no se hace responsable por los conceptos emitidos por sus  alumnos en sus trabajos de tesis. Sólo velará porque no se publique nada 

contrario al dogma y a la moral católica y porque las tesis no contengan  ataques personales contra persona alguna, antes bien se vea en ellas el 

anhelo de buscar la verdad y la justicia”   

                           

(8)

                         

Este trabajo fue posible gracias al financiamiento de la Cruz Roja Alemana y la Cruz Roja  Holandesa, con el apoyo de la Cruz Roja Colombiana. 

(9)

CONTENIDO   

1. Introducción 

1.1. Problema……….……….7 

1.2. Pregunta de Investigación ……….……...……….…………..10 

1.3. Justificación………..…….…………..10 

1.4. Metodología……….……….………..13 

1.5. Objetivo general………...……….………..15 

1.6. Objetivos específicos………...….……….…….…..16 

1.7. Producto………..………..…….…..16 

2. Marco teórico  2.1. Violencia según Johan Galtung………..……….….……..19 

2.2. Multytrack Diplomacy……….……..…..21 

2.3. Psicología Infantil………...………..24 

3. Intervención humanitaria  3.1. PACO………...…………..…..……..27 

3.2. Propuesta de articulación……….………..……..29 

3.3. Organizaciones presentes………...…..31 

4. Análisis de la violencia en Riohacha  4.1. Preámbulo………..………..34 

4.2. Conflicto Armado………..………..37 

4.2.1. La frontera……...……….…………..37 

4.2.2. La extracción de recursos y las guerrilla……….…...…………39 

4.2.3. AUC y Bacrim……….………..………..42 

5. Condiciones socioeconómicas  5.1. Situación laboral ………...…...………..48 

5.2. El barrio…….………..………..69 

5.3. Violencia sexual e intrafamiliar………..………..69 

5.4. Trabajo infantil………...………..67 

5.5. Delincuencia organizada y reclutamiento……….………68 

6. Conclusiones  6.1. A propósito de la pregunta problema………...………74 

(10)

6.3. Un problema generalizado……...………..………..77 

6.4. Institucionalidad………..78 

7. Bibliografía……….………..80 

8. Anexos………...………..83   

 

     

(11)

1. Introducción  1. 1.   Problema 

 

Actualmente, dadas las condiciones coyunturales en Colombia, la Cruz Roja Colombiana junto  con el Comité Internacional de la Cruz Roja ‐CICR‐, se ha puesto como objetivo replantear su  enfoque a la hora de abordar los temas de violencia, y ha emprendido acciones para suplir las  falencias  que  pueda  tener  su  actual  modelo,  y  poder  enfrentar  los  nuevos  retos  que  proporciona  el  panorama  nacional  en  materia  de  violencia.  Teniendo  en  cuenta  la  alta  probabilidad de un escenario de posconflicto, es decir que se firmen acuerdos de paz con las  guerrillas,  la  Cruz  Roja  se  está  repensando  el  panorama  social  del  país,  otorgándole  gran  importancia  a  las  ciudades  como  centros  de  cultivo  de  problemáticas  sociales  ‐sin  dejar  de  lado el área rural‐. Por esta razón, y dentro de este replanteamiento, se han propuesto nuevas  estrategias  que  busquen  entender  los  problemas  e  identificar  las  necesidades,  y  a  través  de  proyectos  piloto,  intervenir  estas  realidades  urbanas  que  están  dando  nuevos  retos  a  los  organismos humanitarios. Dentro de este proceso, algunos proyectos que ya están en marcha  y  aún  mantienen  el  modelo  pasado  de  la  Cruz  Roja,  están  siendo  revisados  para  ser  re‐ estructurados  y  comenzar  a  probar  los  nuevos  enfoques  conceptuales  que  están  siendo  propuestos para solventar los obstáculos y falencias que se han presentado. 

 

Es a la luz de estos hechos que el “Proyecto Jóvenes en Acción para la Convivencia  y la Paz – PACO‐ Guajira, es ahora entendido bajo la necesidad de cambiar de rumbo y buscar mayores  niveles de eficiencia en la comunidad Guajira. 

 

Dicho proyecto, que ha tenido diferentes versiones a lo largo del país durante los últimos diez  años, tiene un año de haber sido implementado en el Barrio Dividivi en Riohacha –Guajira‐, y  centra sus acciones en la prevención, mitigación y recuperación de los casos de violencia en  los jóvenes y niños de esta comunidad. A partir de actividades lúdicas con los beneficiarios en  los  centros  educativos  se  intenta  tratar  el  tema  de  la  violencia,  y  posteriormente  se  hacen  visitas a sus lugares de residencia y se hace una valoración con el individuo y sus padres para  determinar  si  necesita  de  ayuda  psicosocial  y  qué  tipo  de  ayuda  necesita.  (Marco  lógico  Proyecto PACO, 2014) 

(12)

Este,  a  pesar  de  ser  un  proyecto  que  busca  atacar  un  problema  que  necesita  de  urgente  solución,  es  un  proceso  que  no  ha  tenido  mucha  evaluación  y  crecimiento  desde  que  fue  implementado en sus primeras versiones. Si bien es una buena iniciativa, a la cual no le faltan  buenas intenciones tiene numerosas falencias, y hoy por hoy, no parece haber evolucionado ni  haberse  actualizado  a  las  nuevas  necesidades  locales,  ni  a  las  nuevas  metodologías  que  podrían  superar  los  baches  del  pasado  a  partir  de  nuevos  y  propositivos  paradigmas  humanitarios. 

 

Además de esto, como ya se había dicho antes, resulta ser un esfuerzo que podría quedarse en  balde,  porque  se  presenta  como  un  hecho  aislado  sin  ser  socializado  en  toda  la  comunidad,  impidiendo que se consolide como un proceso de cambio cultural generalizado y una política  ciudadana que tenga continuidad. De acuerdo con su actual equipo de trabajo, no tiene ningún  tipo  de  articulación  con  el  Instituto  Colombiano  de  Bienestar  Familiar,  ni  tampoco  con  las  autoridades  locales,  y  esto  hace  que  haya  deficiencia  de  recursos  ya  que  de  lo  contrario  se  podrían  vincular  los  esfuerzos  y  canalizar  presupuesto  de  la  ciudad  (el  que  se  supone  está  para  ser  destinado  en  procesos  de  convivencia  y  de  gestión  de  paz)  para  solucionar  los  problemas  de  la  ciudad.   Esto  entorpece  la  consolidación  de  procesos  de  cambio  en  toda  la  comunidad y quema las iniciativas y energía de aquellos que trabajan por aportar. 

 

Por lo anterior, el proyecto PACO Guajira está siendo replanteado. En concordancia con el re‐ enfoque  alrededor  del  tema  de  la  violencia,  se  propone  ampliar  los  límites  del  proyecto,  y  enriquecer  sus  metodologías.  Por  un  lado,  es  imperante  sacar  al  proyecto  de  las  aulas,  y  ponerlo a recorrer las calles y a mezclarse entre la comunidad. De la misma manera en que los  niños y jóvenes tienen que salir de las rejas de las instituciones educativas a enfrentarse con  una  realidad  hostil,  el  proyecto  busca  comenzar  a  mezclarse  en  los  espacios  donde  las  relaciones sociales se escapan del control de la institucionalidad académica. 

 

Así, es preciso que las actividades no sólo cambien y superen su etapa lúdica, sino que además  de  ser  interesantes  para  sus  beneficiarios,  resulten  como  acciones  transformadoras  de  sus  realidades  e  imaginarios.  De  esta  manera  se  busca  una  confrontación  simbólica  con  estos  dentro y fuera de la escuela, para que así la prevención de la violencia amplíe sus fronteras y  se tome los parques y las calles de los barrios. De esta manera la no violencia podrá ocupar 

(13)

diferentes espacios, extendiéndose así a los entornos familiares y laborales. Y por otro lado, es  clave  que  el  proyecto  PACO,  y  que  en  general  las  acciones  de  la  Cruz  Roja,  amplíen  sus  fronteras  administrativas  e  institucionales.  Es  decir  que  busque  cada  vez  una  mayor  articulación  y  cooperación  con  otras  instituciones  gubernamentales  y  no  gubernamentales  que trabajen el tema de la violencia y tengan en su jurisdicción aquellos territorios. 

 

Lo  que  se  busca  desde  la  Cruz  Roja  es  generar  alternativas  en  las  cuales,  a  partir  de  las  actividades  y  el  trabajo  planteado  se  pueda  involucrar  a  la  comunidad  de  manera  proactiva  para que se empoderen de su realidad y comiencen a proponer soluciones efectivas. Así, junto  con  la  creación  de  redes  instituciones  de  prevención  de  violencia  se  pueden  realizar  planes  comunitarios de no violencia, los cuales salgan desde la comunidad y estén articulados con el  ICBF  (Instituto  Colombiano  de  Bienestar  Familiar),  con  las  organizaciones  no  gubernamentales  que  accionan  en  la  zona,  y  con  el  gobierno  local,  para  que  dicho  plan  se  constituya como una política ciudadana, se encuentre con los recursos de los contribuyentes,  y  sea  implementado  desde  varios  frentes,  de  manera  organizada  y  con  proyecciones  a  largo  plazo. De esta manera va a haber un acompañamiento continuo y una reevaluación constante  que permita que haya un proceso sólido, a largo  y mediano plazo. En la medida que se pueda  establecer tal articulación, estos planes comunitarios van a ser incluidos dentro de los planes  ciudadanos y regionales de prevención de violencia en escenarios de posconflicto, y así podría  llegar a establecerse como una política que se extienda por varios territorios.  

 

Ante este panorama, y con estas proyecciones, la Cruz Roja enfrenta grandes retos. Para llevar  a  cabo  este  tipo  de  procesos  y  alianzas  es  necesario  crear  canales  de  comunicación  interinstitucional e intrainstitucional, y hacer una fuertísima labor de diplomacia humanitaria.  Se  necesitan  herramientas  para  crear  esa  sensibilización  y  diálogo  institucional,  para  así  convencer a estas de la perentoria necesidad de crear esta red de organismos que trabajen en  conjunto.  Se  necesitan  herramientas  de  sensibilización  comunitaria  y  además  herramientas  educativas y de creación de imaginarios a nivel interno, para que el voluntariado de la Cruz  Roja  y  sus  mismos  funcionarios  entiendan  en  una  mayor  complejidad  el  problema  de  la  violencia y las relaciones inmanentes a este. 

 

Dicha  diplomacia  humanitaria  debe  hacer  entender  a  las  instituciones  de  la  necesidad  de 

(14)

organizaciones  no  gubernamentales  para  que  entiendan  las  grandes  ventajas  de  trabajar  en  equipo  y  unir  esfuerzos  para  poder  desarrollar  aquellos  planes  de  larga  duración.   En  la  medida que se entienden las problemáticas en su complejidad, es posible ver la urgencia que  demanda  su  atención  e  intervención,  y  es  mucho  más  sencillo  ver  las  posibles  soluciones  y  trabajar sin desperdiciar esfuerzos 

 

Cuando los problemas se visibilizan salen a la discusión pública y su solución comienza a ser  tema  de  conversación  desde  la  comunidad  de  base  hasta  las  altas  esferas  tomadoras  de  decisiones. Comienza a ser un tema de interés general y las soluciones no se hacen esperar.  Hay control político y los procesos toman una alta velocidad y maduración. 

   

1.2. Pregunta de Investigación.    

¿De qué manera se ve afectada la niñez del barrio El Dividivi por los fenómenos de violencia, y  cómo se pueden fortalecer los procesos humanitarios para reducir dichas afectaciones?   

 

1.3. Justificación   

Colombia  es  un  país  históricamente  violento.  Pasando  por  varias  guerras  civiles,  fenómenos  de delincuencia organizada, y por un conflicto armado que se extiende por ya más de medio  siglo, nuestra cultura y nuestra realidad cotidiana, se ha visto marcada por la violencia en sus  diferentes  formas.  Como  un  caso  particular  en  el  mundo,  enfrentamos  un  escenario  de  postconflicto  aún  antes  de  haber  visto  el  fin  del  conflicto  mismo.  Las  desmovilizaciones  de  grupos insurgentes, y los acuerdos de paz logrados con los grupos paramilitares, han derivado  en  nuevas  dinámicas  en  las  ciudades,  y  por  supuesto,  nuevas  mutaciones  en  sus  formas  de  violencia. Las ciudades, ya con estructuras violentas claramente maduradas y extendidas, se  convierten  en  los  centros  receptores  de  excombatientes  reinsertados,  donde  junto  con  los  fenómenos  de  exclusión  y  pobreza,  se  convierten  en  caldos  de  cultivo  para  la  agudización  y  mutación de la violencia urbana. Contextos en donde la infancia y la juventud se convierten en  los  principales  y  más  vulnerables  blancos  de  una  epidemia  de  violencia  que  amenaza  con 

(15)

 

Ante la falta de oportunidades, el descuido de los padres y tutores, los entornos violentos, y la  posibilidad  de  obtener  dinero  fácil  y  poder  (estatus  social),  la  drogadicción,  la  delincuencia  común y la delincuencia organizada se presentan como caminos tentadores para una juventud  erosionada y en busca de lo que sea que pueda “mejorar” sus condiciones de vida. Es así como  vemos que nuevas generaciones entrar a perpetuar el círculo de violencia que en las últimas  décadas sólo se ha atrevido a cambiar en sus nombres y territorios, pero en el cual sus actores  siguen siendo los mismos, y los muertos y la víctimas las sigue poniendo la misma sociedad  civil. 

 

Ante esta situación, instituciones y organizaciones humanitarias entran a jugar un papel clave  a la hora de generar alternativas y buscar soluciones de paz. Y es en este contexto donde la  Cruz  Roja  Colombiana  y  las  sociedades  nacionales  cooperantes,  como  organismos  humanitarios que tienen por misión salvaguardar la vida de todas las personas, entienden su  papel en tanto atención, mitigación y prevención de la violencia que tantas vidas ha cobrado  en el país. 

 

La  Cruz  Roja  Colombiana  ha  venido  desarrollando  acciones  humanitarias  en  el  contexto  del  conflicto armado desde principios de los años 80s, realizando labores de búsqueda, recogida y  atención  de  heridos,  y  a  partir  de  ahí  ha  ampliado  sus  acciones  y  ha  desarrollado  proyectos  con  énfasis  promoción  y  difusión  de  Derechos  Humanos  DDHH  y  Derecho  Internacional  Humanitario  DIH.  También  ha  llevado  a  cabo  acciones  de  atención  y  asistencia,  ha  desarrollado múltiples programas de asistencia humanitaria de emergencia a las víctimas del  conflicto armado, y en los últimos diez años ha fortalecido sus acciones facilitando un trabajo  más participativo con las comunidades a través de programas que propenden por acciones de  mitigación,  prevención  y  recuperación,  más  que  por  simples  respuestas  ocasionales  en  momentos de crisis y tragedia. (Cruz Roja Colombia, 2013) 

 

Sin embrago, a pesar de los grandes esfuerzos hechos, la Cruz Roja enfrenta retos a la hora de  trabajar  por  la  paz.  Existen  grandes  obstáculos  en  términos  de  metodologías  y  conceptualización, presupuestos reducidos y dispersión en las acciones realizadas. Para Javier  González,  representante  legal  para  la  Cruz  Roja  Holandesa  en  Colombia,  las  intervenciones 

(16)

pero no siempre trascienden y cumplen los objetivos buscados por falta de nuevas estrategias  y  por  ausencia  de  conceptualización  y  el  conocimiento  adecuado;  La  buena  voluntad  de  los  voluntarios no siempre es suficiente. 

 

Además, según González, la Cruz Roja cuenta con presupuestos limitados que no permiten que  se  desarrollen  programas  masivos,  sino  más  bien  acciones  localizadas  que  buscan  generar  efectos  en  comunidades  pequeñas,  y  si  bien  logran  algunos  efectos  estos  permanecen  como  acciones aisladas que no son visibilizadas en toda la sociedad como alternativas de cambio y  desarrollo.  Además de esto, a causa de esta deficiencia presupuestal, los proyectos no pueden  ser ambiciosos en términos de recursos, materiales, personal y metodología, haciendo que se  refuerce el carácter “lúdico” de las actividades, y que estas no trasciendan por falta de visión a  la hora de planearlas y ejecutarlas. 

 

Finalmente, nos encontramos con que existe una dispersión en las acciones de las diferentes  instituciones, e incluso la hay en las acciones que lleva a cabo la misma Cruz Roja. Para Nelson  Salgado,  Coordinador  de  Proyectos  de  la  Cruz  Roja  Alemana  en  Colombia,  las  labores  desarrolladas por la Cruz Roja en ocasiones no presentan una unidad metodológica sino que  se  hacen  de  manera  aislada  según  las  ideas  y  conocimientos  de  los  voluntarios  locales,  cosa  que genera que las acciones sean poco contundentes y sus efectos se disipen con facilidad. Son  acciones que se quedan en el aire y no se consolidan en un proceso ni en un plan integral de  trabajo a largo plazo, siendo un fenómeno que también se presenta a nivel externo entre las  diferentes instituciones.  

 

Se  presenta  un  panorama  en  el  cual  la  falta  de  articulación  institucional  hace  que  no  se  generen  en  los  territorios  intervenciones  organizadas,  haciendo  que  las  actividades  planteadas  por  diferentes  instituciones  redunden  entre  sí,  e  incluso  que  se  contradigan  en  algunas  ocasiones.    De  esta  manera  se  fraccionan  los  esfuerzos  y  no  se  logra  atacar  el  problema  en  términos  de  proceso  ni  siquiera  a  mediano  plazo.  Así,  se  pierden  recursos  en  acciones que no se pueden anclar en el marco de una estrategia integral de prevención de la  violencia  que  sea  reconocida  y  en  la  cual  la  comunidad  se  involucre,  e  involucre  a  las  instituciones responsables en el tema. 

(17)

De frente a esta realidad, el objeto de estudio del presente trabajo será la realidad violenta de  la infancia y adolescencia de Riohacha (Guajira) en contraste con las acciones y proyecciones  de  la  Cruz  Roja  Colombina.  Es  decir,  se  pretende  estudiar  y  lograr  alguna  compresión  del  fenómeno de la violencia en este centro urbano, y centrarse en los entornos violentos de los  jóvenes,  y  una  vez  hecho  este  mapeo  del  problema,  echar  un  vistazo  las  acciones  realizadas  por la Cruz Roja y de otras organizaciones en la comunidad del barrio Dividivi. Esto se hará  con  el  fin  de  entender  el  desarrollo  de  las  labores  humanitarias  en  este  territorio,  y  sus  posibles relaciones existentes entre instituciones, así como también las metodologías llevadas  a  cabo,  para  realizar  un  producto  audiovisual  que  dé  cuenta  del  fenómeno  y  del  proceso  de  intervención,  y  se  consolide  como  una  herramienta  de  sensibilización  y  diplomacia  humanitaria. 

 

Para  lograr  esto,  se  tomará  la  información  proporcionada  por  la  prensa  acerca  de  las  situaciones de violencia presentadas en la Guajira, los informes oficiales de entidades como el  Instituto Colombiano de Bienestar Familiar  –ICBF‐,  DANE,  FORENSIS  y  la  Policía  Nacional,  y  los  documentos  realizados  por  centros  de  investigación  como  el  CINEP  y  el  Centro  de  Memoria  Histórica  entre  otros.  Además  serán  revisados  los  documentos  de  la  Cruz  Roja  Colombiana, en los cuales se encuentran informes narrativos de los proyectos, propuestas de  lineamientos,  e  informes  técnicos  del  terreno,  y  además  se  harán  varias  visitas  a  Riohacha  para realizar entrevistas con personas de la comunidad e integrantes de la Cruz Roja Seccional  Guajira. 

   

1.4.  Metodología   

(18)

documentos  del  Departamento  de  Planeación  Nacional  y  del  Banco  de  la  República  por  un  lado, y por otro lado informes y documentos de fundaciones y centros de estudios tales como  el Centro de Memoria Histórica, o la Fundación Ideas para la Paz.  

 

Además,  para  realizar  un  mapeo  general  de  la  situación,  y  saber  hacia  dónde  indagar  y  profundizar  con  cifras,  ser  hizo  una  revisión  de  fuentes  secundarias  (fundamentalmente  de  prensa).    En  aras  de  obtener  dicha  radiografía  se  hizo  una  selección  de  la  información  de  prensa relacionada con la violencia y la situación socioeconómica en la ciudad de Riohacha, a  través  de  los  principales  diarios  del  país,  y  del  departamento  de  la  Guajira.  Esta  selección  comprendió las principales noticias relacionadas con la temática de los últimos cuatro años, y  se consolido como el punto partida de esta investigación.  

 

Por  otro  lado,  siendo  esta  una  investigación  que  se  realiza  en  el  marco  de  la  Cruz  Roja  Colombia, se hizo una indagación con las personas de esta institución que tienen contacto con  el territorio, y además con el proyecto en cuestión. A través de entrevistas, varias de las cuales  fueron video grabadas, se buscó un acercamiento a la realidad de este territorio, y además de  las acciones ya realizadas por la Cruz Roja. Se entrevistó a los responsables del proyecto, a sus  donantes  y  a  las  personas  que  trabajan  como  voluntarios  en  este,  así  como  también  a  los  funcionarios  de  la  Dirección  de  Salud  de  la  Cruz  Roja  Colombiana,  los  cuales  habían  estado  haciendo  presencia  en  la  zona,  a  propósito  de  la  crisis  de  sequías  y  desnutrición  que  allí  se  había presentado. De esta manera fue posible establecer un vínculo con el trabajo realizado, y  además lograr una compresión de la visión institucional acerca de la problemática 

 

(19)

momento de sacar la cámara y comenzar a grabar estos se sintieran un poco más cómodos, y  de esta manera el relato fuera más natural.  

 

Durante la segunda visita al terreno, dado que por tiempo y recursos no era posible hacer más  visitas  de  acercamiento,  se  comenzó  a  indagar  directamente  en  la  comunidad  y  a  recoger  el  material  audiovisual.  Durante  la  primera  visita,  en  la  comunidad  ya  habían  accedido  a  participar  en  la  investigación  y  el  producto,  así  que  para  este  punto  la  visita  fue  posible  comenzar indagar y entrevistar a las personas que querían contar la realidad del barrio y la  niñez.  De  esta  manera,  fue  posible  observar  las  condiciones  de  vida  de  estas  personas,  y  capturar con el lente, de alguna manera, su  cotidianidad, mientras estos narraban la situación  del barrio. Por un lado fue posible conservar de manera activa, y por otro lado se recibieron  los  testimonios  de  primera  mano,  que  en  ocasiones  contrastaban  radicalmente  con  lo  observado.  

 

De  esta  manera  fue  posible  acercarse  a  una  realidad  desde  varias  fuentes  para  construir  panorama complejo que trata de entender sus dinámicas y necesidades para así arriesgarse a  sugerir soluciones.  

 

1.5. Objetivo General:   

El  presente  proyecto  se  propone  desarrollar  una  investigación  alrededor  de  la  violencia  urbana en el barrio Dividivi, en el municipio de Riohacha, y desde este punto de vista hacer un  seguimiento  de  las  acciones  humanitarias  llevadas  por  la  Cruz  Roja,  para  desarrollar  un  producto  audiovisual  de  tipo  documental  que  plantee  la  problemática  y  la  contraste  con  los  esfuerzos  de  la  Cruz  Roja  Colombiana,  de  cara  a  los  retos  que  afronta  y  las  posibles  alternativas  en  términos  de  articulación  interinstitucional  y  participación  comunitaria.  En  otras palabras, idea Es estudiar el problema de la violencia y su relación con la juventud y la  niñez  del  Barrio  Dividivi,  para  que  a  partir  de  un  producto  audiovisual  que  usará  como  recurso la experiencia de la Cruz Roja, se pueda plantear la problemática e insinuar posibles  soluciones. 

Esta pieza audiovisual se consolidará como una herramienta para visibilizar el problema en la  comunidad, sensibilizar a los tomadores de decisiones y como herramienta a nivel interno de 

(20)

1.6. Objetivos Específicos:   

• Hacer  una  revisión  de  prensa,  de  investigaciones  y  cifras  oficiales  para  hacer 

un  mapeo  general  de  la  situación  de  la  Guajira,  especialmente  de  Riohacha,  y  de  ser  posible, del Dividivi. 

 

• Hacer  un  trabajo  de  campo  que  busque  contrastar  lo  anterior.  Visitar  a  la 

comunidad y desarrollar un proceso etnográfico que busque aproximarse al problema  desde las fuentes primarias, y haciendo un seguimiento de las acciones realizadas por  parte  de  la  Cruz  Roja,  y  en  el  cual  se  indagará  acerca  de  las  posibles  relaciones  con  otras  instituciones,  y  durante  el  cual  se  harán  todas  y  registros  audiovisuales  de  manera continua. 

 

• Tomar toda la información y material recogido y consolidar una narración de 

carácter  documental  audiovisual  que  dé  cuenta  de  lo  hecho  y  se  convierta  en  una  herramienta de sensibilización. 

 

1.7. Producto   

El punto de llegada de este trabajo es un producto Audiovisual. En primer lugar, cabe aclarar  que este trabajo se da en el marco de un proceso llevado a cabo en la Cruz Roja Colombiana.  Siento  estudiante  de  último  año  de  Comunicación  Social,  entré  a  hacer  las  prácticas  profesionales  en  la  Cruz  Roja  Holandesa.  Una  vez  finalizadas  las  prácticas,  a  partir  de  los  buenos resultados obtenidos en esta, se presentó la posibilidad de continuar como empleado  en  la  institución,    así  que  ante  esta  oportunidad  hice  la  propuesta  de  poder  desarrollar  un  proyecto  de  investigación  que  diera  como  resultado  final  un  producto  audiovisual  del  cual  estaba necesitado la Cruz Roja, y también yo iba a poder desarrollar como proyecto el grado.    

En este sentido, hay que señalar que este trabajo es el primer corte de un proceso que tendrá  como  resultado  final  un  documental  de  media  hora  de  duración,  que  dé  cuenta  tanto  de  las  problemáticas, como del proceso realizado por la Cruz Roja, así como de las nuevas formas de  trabajo  en  conjunto  entre  organizaciones  humanitarias.  Sin  embargo,  el  producto  aquí 

(21)

durante la segunda visita al terreno, y da cuenta de una primera etapa de un proceso que tiene  pensado concebir el producto final (documental) para finales del año 2015; momento para el  cual el proyecto PACO ya habrá finalizado, y podrá evidenciar sus resultados.  

 

Hecha  la  claridad,  en  esta  primera  etapa  se  busca  lograr  pequeñas  piezas  audiovisuales  de  carácter  documental  que  den  cuenta  parcialmente  de  la  situación  del  barrio,  y  que  además  despierten un interés por el tema. Estas serán un abrebocas del producto final, y despertarán  inquietudes  en  quién  las  vean,  para  así  generar  el  deseo  de  conocer  más  acerca  de  esa  problemática. Serán piezas que encierren historias de vida, o situaciones contadas a un nivel  personal, para así lograr un acercamiento al problema desde aquellos que lo viven, pero tan  sólo tocarán los temas para dar la opción de profundizar más adelante en ellos.  

 

Aunque  sólo  se  tocarán  los  temas,  este  abrebocas  debe  ser  suficiente  para  establecer  supuestos acerca de esta realidad y lograr hacer un boceto mental de lo que será presentado.  Estas piezas deberán ser capaces, de plantear de entrada la necesidad de prestar atención al  tema, y de destinar esfuerzos y recursos a este.  

 

Cada uno de los fragmentos tendrá un protagonista que trate uno o dos temas centrales en la  problemática,  de  tal  manera  que,  al  ver  todos  los  fragmentos  en  conjunto,  será  posible  completar una imagen mas o menos clara de lo que se va a ver en el documental, y en últimas,  en  el  barrio.  Esto  fragmentos  tendrán  un  mismo  estilo  narrativo,  pero  serán  matizados  con  algunas  variaciones  en  el  ritmo,  en  la  música,  y  en  el  tono  de  estos,  buscando  así  una  covalencia en con la realidad que presenta matices, y además con el carácter variado de sus  protagonistas,  que  ven  la  situación  desde  diversas  perspectivas.    Así,  mientras  unas  piezas  tengan  un  tono  muy  solemne,  otras  serán  mucho  menos  tensionantes,  pero  siempre  apuntarán en la misma dirección.  

 

Tanto las pequeñas piezas, como el documental final tendrán una unidad estética y narrativa  que se consolidará como una evidencia más de lo que se presenta en esta realidad particular.  Tonos  cálidos  que  insinúan  calor  abrazador,  con  predominancia  de  amarillo  en  la  imagen,  y  tonos tierra que jueguen con el polvo y la aridez característica del departamento de La Guajira  y del barrio en cuestión. Habrán muchos planos generales, casi panorámicos y a ras de piso 

(22)

movimientos de cámara, pero siempre con la cámara al hombro, para dar sensación de ser un  observador lejano del panorama que se presenta.  

 

En medio de este panorama, envolvente y abrazador, se presentan particularidades realidades  personales que son las que entran a construir el todo, pero que al ver el panorama global, se  pierden en la complejidad del tema. Por esta razón, en contraste con los planos generales, se  usaran muchos planos detalle, que muestren en los detalles de este contexto, y las realidades  fragmentadas  y  quebradas  por  las  duras  condiciones  del  contexto.    Se  presentan  vidas  y  situaciones  fracturadas  por  la  violencia.  Serán  planos  cargados  de  contenido  simbólico  e  ironías, que hasta incomoden con el detalle y contrasten con el tono lento y melancólico de los  planos generales.  

 

Todos  los  planos  serán  presentados  mientras  los  personajes  cuentan  el  contexto  y  la  situación. No habrá una narración externa más que la que insinúa el montaje audiovisual, que  además  sugerirá  una  serie  de  ironías  y  contradicciones  entre  lo  que  se  dice  y  lo  que  se  muestra.  Se  busca  capturar  momentos  espontáneos  del  contexto,  echando  mano  de  todo  lo  que ofrece el panorama, incluyendo animales, objetos y plantas.  

 

De esta manera, se busca consolidar una narración lenta llena de melancolía e ironía, que dé la  sensación  al  espectador  de  estar  pisando  territorios  áridos  y  difíciles  de  transitar,  pero  repletos de dignidad y valentía de aquellos que a diario los habitan.  

   

(23)

2. Marco Teórico   

Nos  enfrentamos  a  una  problemática  social  desde  un  enfoque  de  violencia.  La  idea  es  aproximarnos  a  una  comunidad  que  se  asume  tiene  cuadros  importantes  de  violencia,  en  la  cual los menores de edad son sus protagonistas, y además necesita intervención humanitaria  integral  y  efectiva.  En  ese  sentido  nos  apropiamos  de  lo  que  es  conocido  en  el  campo  de  la  resolución de conflictos o Diplomacia Multinivel, para por un lado buscar una aproximación  del problema entendiéndolo como una complejidad y un universo con sus particularidades, y  por otro lado, plantear una intervención integral que asocie a todos los actores sociales que  pueden contribuir por la resolución de la problemática, apuntándole a cambiar el sistema de  relaciones sociales desde un nivel profundo, o por decirlo de otra manera, desde sus raíces.    

Además  se  pretende  matizar  y  complejizar  lo  que  entendemos  por  violencia,  para  tratar  de  ver qué otras áreas, además de las obvias, presentan formas de violencia. Para esto se usará el  enfoque  de  abordaje  de  violencia  de  sugiere  Johan  Galtung,  con  el  cual  trata  de  ampliar  el  espectro de acciones o fenómenos que se ven recogidos en el término.  

 

Por  último  se  busca  echar  mano  de  algunas  ideas  de  la  psicología  infantil  para  entender  las  implicaciones  que  tienen  los  entornos  problemáticos  en  los  niños  y  en  el  desarrollo  de  fenómenos violentos.  

   

2.1.  Violencia según Johan Galtung   

Para  Johan  Galtung  el  término  de  violencia  suele  ser  reducido  a  algunos  horrores  característicos  de  la  humanidad,  pero  que  limitan  la  palabra  a  sólo  algunas  atrocidades  que  escapan  de  la  cotidianidad  de  todos  los  ciudadanos  “normales”.  Según  él,  los  gobiernos  tienden  a  entender  la  palabra  paz,  o  no‐violencia,  como  un  simple  opuesto  al  concepto  de  guerra.  En  ese  sentido,  limitan  la  violencia  a  los  indicadores  de  la  guerra  tales  como  las  muertes o las mutilaciones. Sin embargo, el término abarca un espectro mucho más complejo.  

   

(24)

libertad. Esta privación se puede expresar en términos directos, en términos estructurales y  en  términos  culturales.  En  ese  sentido,  podemos  hablar  de  violencia  directa,  estructural  y  cultural.  Así,  cuando  hablamos  de  violencia  directa  (la  más  obvia)  hablamos  de  muerte  por  acción  u  omisión  de  un  tercero  (supervivencia);  mutilaciones,  acoso,  sanciones,  y  miseria  provocada  (bienestar);  socialización,  resocialización  de  culturas  ajenas  y  estatuto  de  ciudadanía  de  segunda  donde  se  obliga  aceptar  que  la  cultura  propia  no  será  tomada  en  cuenta  porque  ya  hay  una  hegemónica  (Identitarias);  y  por  último,  represión,  detención  y  expulsión,  categorías  relacionadas  con  la  privación  de  las  necesidades  de  libertad  (Galtung,  2003). 

 

Estas  expresiones  de  violencia  son  ejercidas  por  un  tercero,  de  manera  directa  y  dejan  secuelas  visibles  en  el  cuerpo  y  en  el  bienestar  de  las  personas.  De  esta  manera  se  puede  asociar  fácilmente  el  estado  actual  de  una  persona  con  la  exposición  a  violencia  directa  a  la  cual ha sido expuesta. Sin embargo, también hay formas de violencia que no son ejercidas por  una persona puntual, o un actor concreto. Muchas de estas son expresiones culturales lesivas,  o prácticas intrínsecas a la estructura en la cual los individuos viven, y por lo general dejan  secuelas  psicológicas  que  no  siempre  son  visibles  a  primera  vista,  y  resulta  complejo  desentrañar  el  origen  puntual  de  estas.  En  esta  categoría  de  violencia  estructural  entran  formas  de  violencia  asociadas  con  la  privaciones  de  supervivencia  y  bienestar  a  partir  de  prácticas  de  explotación  (laboral,  sexual,  psicológica,  etc.)  que  son  normalizadas  y  en  la  mayoría  de  los  casos  legales  en  los  lugares  donde  se  presentan.  También  vemos  cómo  las  identidades se ven socavadas por dinámicas económicas y culturales, y además se presentan  privaciones  de  la  libertad  por  medio  de  marginación  y  fragmentación  que  a  fuerza  de  las  condiciones  socioeconómicas  condenan  a  las  personas  sumirse  en  la  miseria  de  ciudadelas  marginales. 

 

Vemos  cómo  para  Galtung,  en  su  texto Violencia  Cultural  (Galtung,  2003),  existen  estas  dos  formas de violencia que se expresan en términos materiales. Agresiones que dejan secuelas en  las  personas,  y  aunque  una  es  más  visible  que  otra,  ambas  se  pueden  evidenciar  en  los  cuerpos de las víctimas, o en sus condiciones de vida. Una es ejercida de manera directa, por  victimario claro y la otra es ejercida por la estructura. Ya sea a través de leyes por medio del  estado, o por medio de reformas, fronteras o restricciones inmanentes al sistema. No hay un 

(25)

formas de violencia se le suma una tercera forma que resulta mucho más sutil. La Violencia  Cultural, es un tipo de violencia que no se puede apreciar a simple vista, pero está en todas  nuestras  prácticas  cotidianas,  y  además  resulta  como  legitimadora  de  la  violencia  directa  y  estructural. Está es inmanente a las prácticas y creencias culturales que genean o justifican los  otros  tipos  de  violencia.  Así,  la  religión  y  el  patriarcado  por  ejemplo,  siendo  prácticas  culturales aparentemente inofensivas, y de las cuales se derivan dinámicas que favorecen a las  sociedades,  derivan  en  machismo,  y  prácticas  opresivas  para  las  mujeres  e  incluso  para  los  hombres, que en últimas se traducen en formas de violencia. Estos aspectos culturales, en este  caso, permiten el alimento espiritual y la construcción de identidad, o la organizaciones social  en función de la “productividad” por el bien de la sociedad,  y en principio podría decirse que  son benéficos para la sociedad; el problema es que se transforman en practicas que justifican  formas nocivas para ciertos grupos sociales.  

 

De esta manera, esta categoría de violencia cultural entra a completar el triángulo de violencia  que  hace  que  los  tres  tipos  de  violencia  se  alimenten  entre  sí,  logrando  así  un  círculo  de  violencia,  en  el  cual  las  violencias  luchan  entre  sí  y  siempre  terminan  produciendo  más  expresiones violetas. Para Galtung “la violencia genera más violencia” (Galtung, 2003, p.13), y  así, la violencia directa (delincuencia) es utilizada para contrarrestar la violencia estructural  (marginación), y la estructura utiliza contra violencia (medidas policivas) para contrarrestar  la  violencia  directa,  a  la  cual  se  responde  con  más  violencia  (delincuencia  organizada)  perpetuando  así  el  círculo  de  violencia,  mientras  las  prácticas  y  nociones  inmanentes  a  la  cultura, justifican las otras dos violencias según el caso.  

 

Es por lo anterior, que cuando de temas de violencia se trata, es necesario buscar matizar la  realidad,  y  se  muy  cuidadoso  cuando  se  busquen  lanzar  afirmaciones,  y  en  especial,  generalizaciones.  

 

 

2.2  Multitrack Diplomacy   

La  Diplomacia  Multinivel,  o  Diplomacia  en  vías  múltiples  surge  durante  la  década  del  90, 

(26)

interventoría que agrupara a los organismos y actores no gubernamentales para asegurar la  cooperación  internacional  o  resolver  los  conflictos.  Por  esta  razón  un  segundo  nivel  de  intervención  fue  reconocido  como  el  canal  que  agrupara  a  los  actores  no  oficiales  que  resultaban  tan  importantes.  Sin  embargo,  según  el  texto Multy‐Track  Diplomacy:  A  Systems  Approach to Peace (Diamond & McDonald, 1996), para esa década la Doctora Louise Diamond  reconoció  que  un  sólo  segundo  nivel  de  intermediación  no  era  suficiente  para  captar  la  complejidad y profundidad de los diversos factores y actores que interactúan en la diplomacia  no  oficial.  De  esta  manera  sugirió  agruparlos  en  cuatro  canales,  para  finalmente  terminar  ampliando  este  grupo  a  nueve  categorías,  que  recogen  a  los  sectores  no  oficiales  que  hacen  que sucedan cambios.  

 

(27)

  Fuente: Institute for Multy‐Track Diplomacy 

 

A pesar de que a la Resolución de Conflictos Multinivel aún le hace falta una teorización sólida  (por tratarse de un enfoque joven dentro de una disciplina también joven), encontramos tres  conceptos clave para aproximarnos a los fenómenos.  

 

Conflict  Transformation:  (¿Qué  necesita  ser  cambiado?)  De  acuerdo  con  el  artículo Building  Peace  and  Transformation  Conflict:  Multy  Track  Diplomacy  in  Practice (Notter  &  Diamond,  1996), con este término se busca una transformación  del  conflicto, y no una resolución de  este. Aquí es fundamental entender los conflictos y los fenómenos violentos como expresiones  de  configuraciones  sociales  que  se  hallan  en  un  nivel  profundo.  Los  conflictos  de  larga  duración encuentran sus causas a un nivel estructural y cultural, y han creado patrones que  han comenzado a hacer parte del sistema de interrelaciones. Para dar soluciones es necesario  lograr cambios a un nivel profundo; a nivel sistémico. Por esta razón resolver el conflicto es  sólo  una  parte  del  cambio  que  es  necesario  dar;  este  cambio  es  sólo  una  expresión  del  verdadero cambio que hay que dar en la sociedad y las formas de relacionarse, logrando así  una  transformación  del  conflicto  que  pasa  por  encontrar  sus  causas,  dar  soluciones  a  los  problemas y satisfacer las necesidades humanas que en ellas en están en juego; y para esto es  necesario involucrar y comprometer a las partes.  

 

(28)

el conflicto escale por medio de la diplomacia preventiva. Luego se busca la consecución de la  paz  a  partir  de  llevar  a  las  partes  a  las  negociaciones  y  evitar  que  la  violencia  llegue  a  instancias de gran escala, y finalmente, se busca el mantenimiento de la paz a partir de una  contención de la violencia. Además, dicha construcción de paz se debe buscar a nivel político,  estructural y social. Es decir que la consecución del objetivo, que es la paz, debe buscarse por  vías  políticas  a  través  de  la  creación  de  marcos  legales  para  que  haya  un  entendimiento  jurídico entre las partes; a través de la creación de las condiciones estructurales, mediante la  creación  de  infraestructura  e  instituciones  gubernamentales  y  no  gubernamentales  que  movilicen la paz, ofreciendo espacios de construcción y sostenimientos de paz. Y por último  por  medio  de  la  búsqueda  social  de  la  paz.  Es  decir  por  medio  de  programas  de  diálogo,  entrenamiento, y nuevas relaciones sociales fundamentadas en la paz.  

 

Multi‐Track Diplomacy: (¿Quiénes son los actores involucrados?) Así mismo, a resolución de  conflictos  multinivel busca una aproximación sistémica. Esta entiende a la sociedad y a los  fenómenos inherentes a estas como un sistema interrelacionado en el cual todos los actores  toman  parte,  y  en  el  cual  todos  son  igual  de  importantes.  Así,  se  busca  que  estos  busquen  aproximaciones,  e  intenten  estos  mismos  encontrar  las  soluciones  como  sistema  (Notter  &  Diamond, 1996).  

 

 

2.3.  Psicología Infantil   

A  partir  de  la  psicología  infantil  es  posible  indagar  acerca  del  comportamiento  de  los  niños  durante  todo  su  desarrollo  hasta  que  se  consolidan  todas  sus  habilidades,  características  y  aptitudes.  Esto  contempla  aspectos  como  sus  características  físicas,  cognitivas,  motoras,  lingüísticas,  perceptivas,  sociales  y  emocionales,  y  busca  analizar  las  diferencias  entre  los  niños a partir de su comportamiento y desarrollo en relación a sus contextos y estímulos. Se 

observan  los  comportamientos  de  los  niños,  para  realizar  un  diagnóstico  acerca  de  sus  carencias y deficiencias, a partir de esto, contrastado con una evaluación de su entorno, tomar  medidas  correctivas  a  partir  de  consultas  privadas,  en  escuelas,  hospitales  y  otras  instituciones que faciliten el proceso.  

 

(29)

características  biológicas  (como  las  predisposiciones  genéticas)  interactúan  e  influyen  en 

el comportamiento; y segundo, entender cómo los distintos cambios en el comportamiento  se interrelacionan.” (Cuello & Guerra, 2007) 

 

Esta  perspectiva  resulta  clave  a  la  hora  de  aproximarnos  a  la  realidad  del  Dividivi,  dado  que  las metodologías usadas por el proyecto PACO se fundamentan en este enfoque. Este  permite  a  partir  de  las  actividades  realizadas  en  el  proyecto  sea  posible  observar  sus  conductas y formas de interactuar, y a partir de ellas se construyan hipótesis acerca de sus  problemáticas  y  necesidades.  Con  esto  es  posible  realizar  terapias  más  eficientes,  y  así  poder tomar medidas correctivas oportunas.  

 

Además es importante mantener este en foque en mente, para a partir de los resultados  obtenidos,  lograr  comprender  mejor  la  realidad  que  viven  los  niños  y  las  niñas  de  la  comunidad.  Según  la  psicología  infantil  durante  el  periodo  de  la  primera  infancia  es  cuando se consolidan las bases que van a definir las conductas del menos en los años que  siguientes,  y  además  dichas  conductas  están  intrínsecamente  relacionadas  con  sus  entornos  y  condiciones  de  vida.  En  ese  sentido,  si  se  tiene  esto  en  cuenta,  a  la  hora  de  cruzar  las  cifras  con  la  realidad  encontrada  en  Riohacha,  se  pueden  encontrar  explicaciones a sus conductas y necesidades.  

   

2.4. Escenario legal y marco institucional   

En Colombia existe una amplia legislación alrededor de la niñez y la adolescencia, las cuales se  ven  cobijados  por  una  serie  de  medidas  protectoras.  Si  nos  fijamos  en  el  papel,  tenemos  un  entorno ideal para que los niños, niñas y adolescentes colombianos tengan un crecimiento y  una  formación  plena.  Sin  embargo,  por  la  complejidad  del  contexto  Colombiano,  nos  encontramos con que estos mandatos y leyes no siempre se cumplen a cabalidad. 

 

(30)

por  encima  de  los  derechos  de  los  demás.  Además,  según  esta  ley,  dicha  priorización  de  los  derechos  del  niño  se  debe  expresar  no  sólo  en  el  papel  y  los  proceso  legales,  sino  en  todo  momento  y  en  todos  los  escenarios  (Ley  12,  1991).  Así,  el  Estado,  la  sociedad  y  las  familias  deben ser protectores y garantes de los derechos de los niños, procurando y garantizándolos,  y en caso de ser violados y vulnerados, denunciando, llevando a la justicia a los responsables y  restableciendo  los  derechos  tomados  según  las  competencias  de  cada  uno.  Todos  tienen  la  obligatoriedad  de  protegerlos  contra  abandono,  violencia  física  y  moral,  secuestro,  venta,  abuso sexual, explotación laboral o económica y trabajos riesgosos enunciados en el listado de  trabajos  peligrosos  para  la  niñez  de  la  OIT  (Organización  Internacional  del  trabajo).  Para  la  OIT el trabajo infantil peligroso es “Todo aquel que debido a su índole o a las características  físicas,  químicas  o  biológicas  del  lugar  donde  se  lleva  a  cabo,  o  a  la  composición  de  los  materiales  utilizados,  puede  afectar  la  vida,  el  desarrollo  y  la  salud  física  y  mental  de  los  menores” (OIT, 1998) Según este listado las actividades prohibidas peligrosas son: 

 

1. Minería, cantera y trabajos subterráneos.  2. Trabajos marítimos. 

3. Maquinas en movimientos peligrosas  4. Explosivos. 

5. Cargas pesadas. 

6. Obras de construcción y demolición. 

7. Agentes y sustancias nocivas y radioactivas.  8. Metalurgia del plomo o del Zinc. 

9. Transportes. 

10. Espectáculos, producción y venta de alcohol. 

Por otro lado nos encontramos con el código de la infancia y adolescencia, donde en el artículo  29 se establece que los niños son sujetos de todos los derechos reconocidos en los tratados  internacionales firmados por Colombia, la Constitución Política y las leyes concernientes a la  niñez y adolescencia. En este se deja muy claro que para los menores de edad la atención en  salud,  una  nutrición  balanceada,  el  esquema  completo  de  vacunación,  la  protección,  y  la  educación inicial son derechos impostergables (Ley 1098, 2006).  

 

Además existe todo un marco legal el cual se encarga de diferenciar y especificar la legislación 

(31)

incurrido  en  un  delito,  y  el  que  haya  incurrido  en  un  delito  grave  y  deba  ser  privado  de  su  libertad  para  rehabilitación.  Todo  esto  dentro  de  un  sistema  legal  que  contempla,  jueces  y  policía de menores, centros de rehabilitación especializados para menores, y todo un sistema  de atención y recuperación liderado por el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar –ICBF‐.   

Finalmente,  para  la  formulación  de  las  políticas  públicas  de  niñez,  adolescencia  y  juventud,  existen  lineamientos  trazados  por  el  Departamento  de  Planeación  Nacional,  en  los  cuales  es  establecen  y  enuncian  todas  condiciones  a  tener  en  cuenta  a  la  hora  de  formular  políticas  públicas  que  beneficien  al  menor  de  edad,  y  en  todo  caso  no  sea  vulnerado  de  ninguna  manera. Estos documento CONPES son elaborados y actualizados cada cierto tiempo y tienen  en  cuenta  las  necesidades  de  las  poblaciones  objetivo.  A  través  de  mesas  de  trabajo  en  las  cuales  intervienen  el  estado,  organizaciones  y  sociedad  civil,  se  establece  cuáles  serán  los  lineamientos a seguir por Gobernadores y alcaldes a la hora de plantear las políticas públicas  departamentales y municipales. En estos documentos es esgrimen argumentos en términos de  desarrollo humano, legales, científicos, sociales, culturales, legales, e incluso económicos, que  buscan orientar la manera de plantear las políticas públicas respecto a este grupo poblacional. 

 

 

3.  Intervención Humanitaria 

 

3.1.  PACO   

El  Proyecto  Prevención  de  la  Violencia  ‐PACO  Guajira‐,  es  una  iniciativa  de  la  Cruz  Roja  Colombiana, que se enmarca en el programa Paz Acción y Convivencia que busca trabajar con 

población menor vulnerable para prevenir que estos se conviertan en víctimas o victimarios  del fenómeno violento. Con una población objetivo de niños entre cinco y 14 años, integra a 

los docentes padres y estudiantes del colegio Denzil Escolar, para trabajar de manera integral  con cada niño y tomar medidas correctivas en cada uno de los casos.  

 

Este proyecto, que ya tuvo una primera versión, y está comenzado a implementar la segunda,  va  a  hasta  finales  del  año  2015.  En  primera  instancia,  el  equipo  de  trabajo,  coordinado 

(32)

que  involucran  componentes  artísticos  y  que  por  lo  general  buscan  inculcar  los  factores  de  protección de la Cruz Roja Colombiana (serie de medidas y enseñanzas que se le enseña a los  menores para construir una cultura de paz). Sin embargo, además de buscar dejar enseñanzas  en  los  niños,  el  principal  objetivo  de  estas  actividades  es  observar  cómo  se  desenvuelve  el  niño  en  un  entorno  social,  y  realizar  un  diagnóstico  individual  de  cada  uno  de  los  niños  asistentes al proyecto. De esta manera el equipo de trabajo puede determinar, a partir de sus  conductas y maneras de actuar, cuáles son las falencias de estos menores y lanzar hipótesis de  las  posibles  causas  de  estas.  Una  vez  hecho  el  diagnóstico  determinan  si  necesitan  terapias  personalizadas, sesiones individuales de atención psicosocial, y se lanzan a hablar con padres  y maestros. A los maestro se les dan indicaciones de cómo tratar mejor con los niños, y se les  dan recomendaciones para contribuir con la construcción de cultura de paz en ellos, y además  ayudarles a sobrellevar y superar las complicaciones que estos tengan.  

 

Por otro lado, a los padres se les hacen visitas periódicas para evaluar el entorno familiar, y  ayudarlos  a  hacer  una  mejor  labor  de  tutores.  Se  les  dan  recomendaciones  y  se  les  informa  acerca  del  estado  de  su  hijo,  mientras  se  les  dan  orientaciones  de  cómo  mejorar  el  entorno  familiar. Así, se busca dar solución al problema desde varios ángulos.  

 

Esa fue la dinámica aplicada durante la primera etapa del proyecto. Par la segunda etapa se  busca  ampliar  el  foco  también  a  un  nivel  comunitario.  Se  entiende  que  las  condiciones  socioeconómicas  y  la  falta  de  espacios  de  recreación  para  los  niños  y  adolescentes  son  factores clave que potencian el riesgo y la vulnerabilidad. Así que partiendo del hecho de que  no  sólo  colegio  y  hogares  influyen  en  la  formación  de  los  menores  se  han  planteado  varios  micro  proyectos  para  el  mejoramiento  de  las  condiciones  de  vida  en  el  Barrio.  Se  está  planteando  hacer  proyectos  de  emprendimiento  con  las  madres  del  barrio,  para  dar  alternativas a los problemas de pobreza y también se tiene contemplado construir una cancha  de  fútbol  para  que  los  menores  encuentren  espacios  de  recreación  y  deporte  en  vez  involucrarse con el pandillaje y las drogas.  

 

A  pesar  de  que  este  componente  comunitario  y  los  micro‐proyectos  se  encuentran  aún  en  etapa de planteamiento, sin duda entrarán a reforzar el trabajo ya hecho por los otros frentes.  El  objetivo  es  que  se  integre  al  proceso  que  ya  está  en  marcha  y  encuentre  aliados  en  el 

(33)

3.2.  Propuesta de articulación   

Lo  que  se  propone  es  trabajo  en  conjunto  por  parte  de  todos  los  actores  de  la  sociedad  y  especialmente  de  las  organizaciones  aquí  presentes.  Dado  que  es  un  una  problemática  compleja, se entiende que no hay fórmulas mágicas y que el Proyecto PACO por sí sólo no va a  solucionar  el  problema  de  manera  inmediata,  ni  tampoco  en  un  largo  periodo.  Son  miles  de  personas  las  que  viven  en  condiciones  vulnerables  aquí,  y  un  proyecto  localizado  y  con  beneficiarios limitados no va a arreglar el problema de todos, ni siquiera de muchos.  

 

Para  lograr  cambios  positivos  en  esta  comunidad  es  necesario  realizar  un  trabajo  comprometido y organizado que se piense un proceso a mediano plazo como mínimo. Según  el Institute for Multy Track Diplomacy, la intervención en un territorio implica un compromiso  que implique presencia ininterrumpida de mínimo cinco años (Notter & Diamond, 1996). Para  lograrlo debe haber una articulación entre las instituciones, que al parecer trabajan la misma  problemática desde diferentes perspectivas, pero no necesariamente siguen un proceso, dado  que  para  ellas  no  es  muy  claro  lo  que  se  ha  hecho,  impidiendo  que  haya  continuidad  en  los  avances  logrados,  y  haciendo  que  muchas  veces  las  metodologías  implementadas,  siendo  diferentes,  se  contradigan  entre  sí  y  entorpezcan  el  proceso;  Y  aunque  no  siempre  entorpezcan el proceso, sí se puede decir que eso hace que no se optimicen los esfuerzos y los  recursos invertidos. 

 

En  ese  sentido,  para  lograr  una  suerte  de  plan  conjunto  de  acción  se  proponen  mesas  de  trabajo entre las instituciones que aquí hacen presencia. De esta manera se puede lograr un  equipo  de  intervención  en  el  cual  las  organizaciones,  con  sus  respectivos  proyectos  puedan  dar  y  recibir  apoyo  de  las  otras  organizaciones  según  sus  facilidades  y  recursos  (humanos,  logísticos,  económicos).  Así,  si  por  ejemplo  Cruz  Roja  tiene  un  cuerpo  de  voluntarios  con  disponibilidad  de  trabajar,  y  la  organización  equis  tiene  los  recursos  económicos  para  movilizar una intervención, y el ICBF tiene al equipo psicosocial, se puede realizar trabajo u en  conjunto  que  optimice  los  recursos.  Si  esto  se  logra,  actividades  que  a  veces  resultan  ser  pequeñas y sin un mayor alcance, o que en ocasiones se hacen sólo por hacerlas y sin ninguna  planeación y por fuera de todo tipo de plan pensado, pero que de cualquier manera implican  cierta  movilización  de  recursos,  pueden  ser  repensadas  y  enmarcadas  en  un  plan  serio  y 

(34)

 

Además de realizar acciones coordinadas entre las instituciones, se plantean mesas de trabajo  en  las  cuales  estén  presentes  dichas  instituciones  gubernamentales  y  no  gubernamentales,  junto  con  la  comunidad  y  la  iglesia,  para  realizar  un  plan  de  prevención  de  la  violencia  y  construcción de cultura de paz. Así, los diferentes proyectos ejecutados por cada institución  de manera separada, serán pensados y planeados en dichas mesas de trabajo, en el marco de  un  plan  estructurado  y  organizado  para  atender  la  situación  de  una  forma  integral.  Estas  mesas  funcionarían  como  un  espacio  de  interacción  en  el  cual  se  pongan  sobre  la  mesa  las  necesidades  que  evidencia  la  situación,  y  se  discutirán  las  maneras  de  solventar  desde  los  aportes que pueda dar cada participante. Siempre con el acompañamiento de la comunidad, se  van  a  buscar  soluciones  a  las  necesidades  más  urgentes  relacionadas  con  el  tema  de  la  violencia, y se buscará un diálogo que ponga a los interlocutores en los mismos términos. Esto  facilitará que los proyectos que planteen las organizaciones estén en armonía metodológica y  abarquen todas las áreas necesarias sin redundar en lo que los otros ya estén haciendo.    

Por las condiciones coyunturales actuales, y de la manera como está el panorama nacional en  materia de paz y conflicto armado, es perentorio que el Estado y la sociedad en general den  prioridad  al  tema  de  la  paz.  El  llamado  posconflicto  sin  duda  tendrá  sus  efectos,  y  principalmente las ciudades van a sentir los efectos de varias décadas de la profesionalización  en “el arte de la guerra” de miles de milicianos. Por esta razón se hace necesaria la creación de  estrategias de mitigación de la violencia urbana. Sin duda las negociaciones de paz contempla  la creación de instituciones e infraestructura para atender esta emergencia social que se nos  viene cuesta arriba, pero cualquier esfuerzo por parte del estado se quedará corto.  

 

Para  Javier  González,  representante  legal  de  la  Cruz  Roja  Holandesa  en  Colombia,  un  experiencia de la Cruz Roja Colombiana y de la nación es que la sociedad no se puede quedar  esperando  a  que  el  Estado,  se  quede  haciendo  todo.  A  pesar  de  que  este  tiene  una  gran  responsabilidad en el tema, las problemáticas sociales son concernencia de todos los actores  de  la  sociedad,  y  de  ellos  se  demanda  un  aporte  para  poder  resolverlos.  Después  de  varios  desastres  naturales,  dentro  de  los  más  relevantes  encontramos  la  avalancha  de  Armero  y  el  terremoto  de  Armenia,  el  gobierno  entendió  que  el  tema  de  las  emergencias  humanitarias  demandaban de más prevención y mitigación que de atención, y además entendieron que no 

(35)

las políticas concernientes con el tema y creó un Sistema Nacional para la Gestión del Riesgo.  Con  la  ley  1523  del  2012  se  crea  la  política  nacional  para  la  gestión  del  riesgo  y  en  esta  involucra  a  toda  la  sociedad,  a  los  tomadores  de  decisiones  y  articula  a  las  organizaciones  clave  para  esta  dentro  un  sistema  que  se  activa  cuando  la  coyuntura  lo  amerita,  pero  que  también esta trabajando continuamente para prevenir y mitigar los riesgos. Esta ley obliga a  alcaldes y gobernadores a tener planes y políticas para la gestión del riesgo, responsabiliza a  todos los actores, y además los articula para gestionar soluciones a las necesidades.  

 

De la misma manera como se le prestó la atención suficiente al tema de la gestión del riesgo es  que  la  situación  amerita  que  se  tome  con  seriedad  el  asunto  de  la  construcción  de  paz  en  Colombia. Así como existe un ministerio de defensa, es necesaria la creación de un ministerio  de paz, o algo equivalente para organizar a la sociedad y destinar los recursos necesarios para  la recuperación del país.  

 

 

3.3  Organizaciones presentes   

Tras  indagar  con  los  habitantes  de  la  comunidad  y  los  organismos  presentes  en  esta  se  encontraron  iniciativas  de  carácter  gubernamental  y  no  gubernamental  que  buscan  dar  solución  a  la  problemática  de  violencia  y  pobreza  a  través  de  diferentes  estrategias.    Es  con  estas organizaciones que ya están presentes, y con las organizaciones entrantes que se busca  hacer dicha articulación institucional.  

 

Fundación  Plan:  La Fundación Plan, en conjunto con el ICBF le apuestan al fortalecimiento  del  desarrollo  psicoafectivo  de  la  niñez  con  el  proyecto Escuelas  Itinerantes  de  Familia,  que  contempló a Riohacha dentro de las 26 ciudades escogidas, tomando como población objetiva  los niños de la comuna El Dividivi, junto con sus familias y docentes.  

 

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y la Fundación Plan ponen en marcha en 26  ciudades del país, la estrategia Escuelas Itinerantes de Familia que entregará pautas para la  convivencia  familiar,  el  fortalecimiento  de  los  vínculos  afectivos,  los  estilos  de  vida 

saludables y los roles de ciudadanía y participación a las familias colombianas. 

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects : Violencia - Guajira (Colombia)