EVALUACIóN DE LA TOXICIDAD EN SEDIMENTOS RECIENTES DE LA LAGUNA DE MANDINGA, VERACRUZ

55 

Texto completo

(1)

UNIVERSIDAD AUTóNOMA METROPOLITANA

UNIDAD IZTAPALAPA

DlVlSlÓN CIENCIAS BIOLOGICAS

Y

DE LA SALUD

DEPARTAMENTO DE HlDROBlOLOGiA

Casa

abierta al t m p o

REPORTE FINAL DE SERVICIO SOCIAL

EVALUACIóN DE LA TOXICIDAD EN SEDIMENTOS

RECIENTES DE LA LAGUNA DE MANDINGA,

VERACRUZ

Por

WWlA DE LOS ANGELES VARGAS R A M I R E

(2)

DEDICATORIA

Liz

memoria

de

mi padre, quien sem6ró en míuno

de

susgrandes vahres:

Liz

perseverancia.

PCcLizn z/argas,en extenso, por su apoyo en todo momento.

A

Vie, cm amor, por su tolkrancia y s o r d a d a d

(3)

AGRADECIMIENTOS

Tengo mucho que agradecer a todos y cada uno de m b profesores, de quienes aprendí por imita& y, de Ibs menos, por nega&.

J Jesús, mi hermano, por todo su apoyo Ibgistico.

J mi tia Fruncir, a nkchito y a toda Ib f a m d i i Vagas Romero, por su ayuda y pacimciu.

J Cni, quien se ha portado, no sólo como una amiga incondicional; sino como una hermana, siempre 6rindádome su apoyo y cariño.

J Lydiu, por su amistady todo Ib qm hemos comparcdo.

Jgradezco, muy especialmente, a

Ih

Dra. Jlma Socorro ~06rino Figueroa, sin cuya h605 dedicacwn y guh, este tra6ajo no hutíiera d o posi6b.

(4)

iNDlCE

Introducción

Justificación

Antecedentes

Objetivos

Área de estudio

Metodología

Actividades realizadas

Objetivos y metas alcanzadas

Resultados

a) Grado de toxicidad

b) TL5a

c) hdice O:N d) Zonas de riesgo

Discusión

Conclusiones

Recomendaciones

Literatura citada

9

14

19

19

20

22 23 24 24

27

33

34

(5)

La contaminación ambiental es un punto neurálgico en todo el mundo, originado

básicamente por la actividad del hombre quien, en el afán de dominar su entorno y

transformarlo para su beneficio, ha ido consumiendo y degradando paulatinamente los

recursos naturales hasta el punto en el que nos encoritramos en la actualidad y no se

sabe, a ciencia cierta, por cuánto tiempo más la naturaleza va a poder amortiguar o

resistir el quehacer antropogénico.

El mar y su zona costera son ecosistemas que albergan gran variedad de organismos

que representan una importante fuente de alimentación para el hombre, quien a su vez

ha desarrollado en ciertas áreas del litoral marítimo actividades productivas como la

pesca, el cultivo y la obtención de energéticos (Rosas, et. al., 1986).

La contaminación de la zona costera, específicamente de lagunas costeras y estuarios,

es una realidad de los litorales mexicanos que se incrementa paulatinamente y es el

Golfo de México donde se presenta con mayor intensidad (Botello y Ponce

s/9.

La zona costera constituye una frágil área de transición entre la tierra y el mar, que es

vital para el transporte, la recreación y los asentarnientos humanos. Por lo tanto, *el uso

y manejo, así como la conservación de la misma y sus ecosistemas asociados juegan

un papel importante en la estrategia y desarrollo sustentable de ¡os-estados ribereños

(Mandelli, 1979).

En las lagunas costeras hay un gran intercambio de materiales biológicos y no

biológicos con los sistemas vecinos. Esto incluye agua, sales, nutrientes, sedimentos y

organismos (Rosas, et al., 1986).

Los sedimentos constituyen [rampas naturales de contaminantes, que se van

acumulando paulatinamente y, por lo tanto, están biodisponibles para la fauna que

(6)

habita los cuerpos de agua. El intercambio de contaminantes entre los sedimentos y el

agua puede ser mayor o menor, dependiendo de la dinámica del sistema (Rasmussen y

Andersen, 1999).

Desde el punto de vista ecológico, los sedimentos son uno de los componentes de

mayor importancia ecológica dentro de los ecosistemas acuáticos porque juegan un

papel relevante en el intercambio de sustancias químicas entre las fases particulada,

disuelta y biológica (DelValls y Conradi, 2000). Los metales son uno de los grupos de

contaminantes que son transportados a la zona costera y perturban el equilibrio ahí

existente (Botello y Páez-Osuna, 1984; Páez-Osuna, et al., 1985), ya que muchos contaminantes son relativamente insolubles en el agua y son adsorbidos por la materia

orgánica particulada, la cual eventualmente se asienta en el fondo del sedimento, el

cual actúa como uno de los mayores depósitos naturales de contaminantes.

Pero, si es cierto que los sedimentos pueden considerarse como el último destino de los

contaminantes, existe también una sene de procesos que pueden convertirlos en una

fuente secundaria ae contaminación del agua, mediante la resuspensión física de

partículas debida a la acción hidrodinámica del sistema (Figura 1).

La bioperturbación por organismos bentónicos durante su actividad excavadora y/o la

ingestión de partículas, así como su transferencia a través de la pared del cuerpo del

animal también pueden ser considerados como factores que liberan contaminantes a Iá

columna de agua. La biomagnificación mediante la trama trófica alimenticia puede

también redistribuir las sustancias tóxicas dentro del ecosistema. El dragado de

sedimentos puede resuspender sedimentos contaminados al agua y así actuar como

fuente secundaria de contaminación para el agua y la trama trófica. Cualquiera o todos

estos procesos pueden producir efectos tóxicos que afecten desde el nivel celular del

organismo hasta el nivel de población y/o comunidad, incluyendo el ser humano

(DelValls y Conradi, 2000) (Figura 2.).

(7)
(8)
(9)

A pesar de la resuspensión, en los sedimentos la concentración de metales es más

fácilmente medible que los niveles disueltos en la columna de agua, debido

principalmente a que los metales, por su alta reactividad química, pueden formar

diversos compuestos que tienden a adsorberse o sedimentarse (Mandelli, 1979).

La toxicidad de los sedimentos se puede evaluar por medio de pruebas estándar, como

los

bioensayos.

Los

bioensayos ron pruebas con organismos que sirven para

determinar la potencia de cualquier sustancia fisiológicamente activa y cuyo efecto se

desconoce (Reish y Oshida, 1987). Y de esta forma se pueden evaluar los valores de

(10)

Los contaminantes, producto de las diversas actividades humanas, tienen como destino

final la zona costera y el ambiente marino adyacente. Su presencia produce

alteraciones importantes en la integridad biológica de los organismos puesto que

modifica los procesos fisiológicos al perturbar e interferir en los procesos a nivel

bioquímico. Por lo tanto es necesario detectar las relaciones existentes entre la

concentración de los contaminantes y el efecto que producen en los organismos de

manera cuantificable (Hemández, 1994).

Se han realizado estudios sobre la presencia de metales en agua, sedimentos y

organismos (moluscos, crustáceos y peces), en lagunas y

ríos

de los estados costeros

y del mar abierto, los cuales revelan que en los sistemas de Veracruz y Tabasco se

encontraron las concentraciones más elevadas de los siguientes metales: mercurio,

plomo, cadmio, cromo, cobre, níquel y zinc. La laguna de Mandinga presentó niveles

promedio de cromo de 4+1 pg/L, superando el límite permisible para aguas costeras de

1 pg/L (SEDUE, 1990). Respecto a

los

valores promedio de cromo en los sedimentos,

la laguna de Mandinga tiene registrado un promedio de 7.43 pg/g (Rosas, et al., 1983).

Como no hay límite máximo permisible establecido para metales en sedimentos y

debido a que no se han realizado estudios conjuntos de los niveles de contaminantes y

de la toxicidad de los sedimentos de este cuerpo lagunar, resulta de gran interés probar

cuál es la toxicidad de los sedimentos de la laguna de Mandinga, por medio de

bioensayos. Ya que los bioensayos de sedimentos o de toxicidad son llevados a cabo

para estimar la cantidad de material potencialmente activo que posee un efecto sobre el

(11)

ANTECEDENTES

Los metales son constituyentes naturales de rocas, suelo, sedimento y agua. Sin

embargo han ocurrido grandes cambios en relación a la contribución global de

sustancias químicas después de la Revolución Industrial.

Un claro ejemplo de la actividad antropogénica es el

Golfo

de México, donde

la

presencia de metales en sus ecosistemas costeros es una respuesta a la introducción

de contaminantes por el acarreo de los ríos, donde son vertidos los desechos

industriales entre otros (Villanueva y Botello, 1998).

Villanueva y Páez-Osuna (1 996) realizaron una compilación de niveles de metales en el

Golfo de México, donde se presentan los resultados de los análisis realizados de 1973-

1996 para cadmio, cromo, mercurio, plomo, cobre, cobalto, níquel, manganeso, fierro y

zinc en agua, sedimentos y organismos como moluscos, crustáceos y peces de lagunas

y ríos de los estados de Tamaulipas, Veracruz, Tabasco y Campeche, así como de mar

abierto colindante al

Golfo

de México.

Estudios realizados por más de 30 años han dado como resultado grandes

concentraciones de mercurio, plomo, cadmio, cromo, níquel y zinc en cuerpos de agua

semicerrados, principalmente bahías, estuarios y lagunas costeras. En éstas últimas los

metales están disponibles en grandes cantidades, dependiendo básicamente de I3

naturaleza de

los

sedimentos y de las características fisicoquímicas del agua.

Las fuentes de contaminación por metales en México son básicamente refinerías de

petróleo, productoras de fertilizantes, minería, metalurgia, actividades relacionadas con .

la perforación de pozos petroleros y extracción de crudo, lavado de suelos y una gran

variedad de actividades realizadas por el hombre, tales como cromar y galvanizar, la

tenería, entre otros procesos industriales (Villanueva y Botello, 1998).

(12)

Páez-Osuna, et.

al.,

(1987a, b) y Trefy y Presley (1976) publicaron trabajos sobre los

porcentajes de metales transportados asociados con los metales suspendidos en

algunos ríos que desembocan en el Golfo de México. Estos datos indican que los

metales son transportados en asociación con materiales suspendidos, excepto los ríos

Las Cruces, El Peñas y el Candelaria, en el estado de Tabasco, donde los metales

están asociados con los carbonatos que se encuentran en e¡ medio.

En el laboratorio de Ecotoxicología de la UAM-lztapalapa se realizaron estudios para

evaluar la toxicidad de sedimentos de las lagunas Limón. Chis. y El Yucateco, Tab. en

2001. Los resultados obtenidos mostraron que en estos sistemas, los sedimentos están

altamente contaminados para la Laguna Limón y de moderadamente (IO-50% de

mortalidad) a altamente contaminados (> 50% de mortalidad) en la Laguna El Yucateco

(Sobrino-Figueroa y Barrera-Escorcia, 2001).

El mismo laboratorio efectuó también un trabajo para detectar compuestos con efectos

genotóxicos en agua y sedimento en las lagunas costeras de Pueblo Viejo, Tamiahua y

Tampamachoco, Veracruz y evaluar el daño genético en organismos de importancia

económica (ostión y lisa) (Sobrino y Barrera, 1994).

Existen varios estudios sobre contaminación por metales en las áreas costeras del

Golfo de México y del Pacífico Mexicano, pero sobre la laguna de Mandinga, y en

particular sobre sedimentos no hay muchas investigaciones.

De los trabajos que se han realizado sobre la laguna de Mandinga, los referentes a

análisis de sedimentos no son en realidad muy abundantes, como se puede apreciar en

la compilación que han llevado a cabo Castañeda y Contreras (1994) sobre lagunas

costeras de México, donde se mencionan sólo dos relacionados con este tema: uno

sobre los niveles presentes de metales pesados: plomo, cromo, cadmio y mercurio en

agua, sedimento y ostión (Cabrera, 1981); y el segundo, muy general, que se refiere a

las fuentes de Contaminación y algunos efectos sobre cuerpos de agua del Estado de

(13)

Veracruz

(Solís,

1988). Entre los contaminantes que se detectaron en ese estudio están

metales pesados, plaguicidas, partículas sedimentables o materia flotante y cianuros.

En la tabla 1 se presentan los valores sobre la concentración de metales encontrada en

la Laguna de Mandinga, en estudios realizados por Rosas, et.

al.,

(1983) y Hemández.

et a/. (1 996).

Tabla 1. CONCENTRACIONES PROMEDIO (pg/g) Y DESVIACIóN ESTANDAR DE METALES

PESADOS EN SEDIMENTOS DE LA LAGUNA DE MANDINGA, VERACRUZ

Hg

1983 8.32

0.029 3.25 0.012

Rosas,et.a/., N.D.

N.D. N.D. N.D.

7.43 f

0.015 f

3.34 k 0.028 k

Fuente c o

Zn c u

Ni Cr

Cd

Pb

N.D. 55.15 k 1.09 f 21.92 f 26.69 k 29.84 k 47.88 f 31.062 Hernández,

24.43 0.58 10.14 17.92 23.28 7.97 6.20 eta/.,l996

N.D. = no determinado

(14)

OBJETIVO GENERAL

Evaluar la toxicidad de los sedimentos recientes procedentes de la Laguna de

Mandinga y evaluar el efecto de éstos en organismos de prueba (Arternia franciscana).

OBJETIVOS ESPECíFICOS

1. Detectar la toxicidad de sedimentos, considerando los sitios de descarga de

contaminantes existentes en la laguna.

2. Realizar bioensayos de corta duración con los sedimentos para evaluar su toxicidad

en organismos de prueba (Arternia franciscana).

3. Localizar posibles sitios de riesgo en el sistema lagunar

(15)

ÁREA DE ESTUDIO

U B I C A C I ~ N

La Laguna de Mandinga se sitúa al norte de la planicie de sotavento, en conexión con el

río Jamapa, y 18 km ai sur del puerto de Veracruz. La limitan los paralelos 1 go 00' y 1 go

06' de latitud norte y los meridianos 960 02' y 960 06' de longitud oeste (Figuras 3 y 4).

El sistema lagunar tiene una orientación norte-sur en tanto que la costa cercana adopta

una dirección noroeste-sureste, conformando la punta de Antón Lizardo. Hacia el

noroeste las lagunas se separan del mar por una barrera de médanos (Contreras,

1985).

Actualmente a este sistema lo integran seis elementos:

a) El estero Conchal

b) La Laguna Larga

c) El Estero Horcones

d) La Laguna de Mandinga Chica o la Redonda

e) El Estero de Mandinga

9

La Laguna de Mandinga Grande

El estero Conchal comunica al sistema con el mar a través del estuario del río Jamapa y

tiene una longitud de 3.536 km y una profundidad de 2 a 3 m. Termina en el noroeste

del siguiente segmento.

(16)
(17)
(18)

La laguna Larga posee forma de reloj de arena. con una longitud de 3.421 km y un

ancho de 605 m en la parte norte; 110 m en la parte media y 577 m en la parte sur. Su

profundidad media es de 1 m.

El estero Horcones parte del extremo sureste de la Laguna Larga, tiene una longitud de

2.695 km y profundlaad promedio de 3 m. Termina al oeste de la siguiente laguna.

La Laguna de Mandinga Chica o Redonda tiene una longitud de 2.1 34 km y una

profundidad de 0.80 m; cuenta con extremos bajos, sobre todo hacia su parte

occidental. Estos en ocasiones sobresalen del agua cuando hay marea baja.

El estero de Mandinga tiene una longitud de 1.650 km; su profundidad es de alrededor

de 1 m. La Laguna de Mandinga Grande tiene forma triangular con base hacia el sur,

donde alcanza un ancho de 5.775 km; su longitud es de 6.490 km y tiene una

profundidad de 1.60 m en promedio (Contreras, 1985). En el extremo sureste de la

laguna desemboca un pequeño arroyo (Reguero, 1994).

El principal flujo de agua dulce procede del Río Jamapa, ya que en el resto del sistema

no desemboca ninguna corriente de consideración; aunque existe aporte proveniente de

la infiltración de aguas a través de los médanos y las pequeñas corrientes de verano

que ingresan por la orilla sur de la Laguna Mandinga Grande.

Como el complejo lagunar posee una sola boca que lo comunica con el mar, por medio

del estuario del Río Jamapa, la influencia manna es limitada y las fluctuaciones

originadas por las mareas se conocen poco (Reguero, 1994).

De acuerdo a Vázquez-Yáñez (1 971) en la boca de la Laguna Redonda el movimiento

de la marea se presenta 5 horas después que en el mar y reducido aproximadamente

en un 40%. En la Laguna Mandinga Grande la fluctuación es mínima, debido a que la

(19)

velocidad de intercambio de agua decrece notablemente, a causa de la estrechez del

Estero de Mandinga.

Superficie aproximada: 3,250 Ha2

Origen: 11-B (Lankford, 1977).

El tipo I1 corresponde a sedimentación terrígena diferencial y la B a depresión deltaica

con barrera (Contreras y Castañeda, 1995). Carranza-Edwards et a/. la colocan en la unidad morfotectónica I1 (Contreras, 1985).

CLIMA

El sistema lagunar presenta un clima de tipo A w ~ (w) (Garcia, 1988), que se interpreta

como cálido, con régimen de lluvias en verano y un porcentaje de lluvia invernal menor

que el 5% de la anual, con temperatura media al año entre 22 y 26"C, la del mes más

frío sobre 18°C y, de acuerdo con lo señalado por Contreras (1985), la oscilación de las

temperaturas medias mensuales es entre 5 y 7°C.

VEGETACIóN CIRCUNDANTE

La vegetación relacionada con el sistema lagunar y de los médanos se ha dividido en

los

siguientes tipos: a) vegetación pionera de la costa, b) matorral y selva baja

subcaducifolia de

los

médanos, c) espartales, d) selva baja subperennifolia, e) selva

baja perennifolia de Pachira aguatica, f) manglares, g) vegetación acuática, h) asociaciones de halófitas, i) palmares. Cada una de ellas se caracteriza por ciertos

componentes florísticos. La zonación de la vegetación de las Breas influenciadas por el

sistema lagunar es causada por factores ambientales, como nivel del agua, humedad,

(20)

salinidad, contenido de oxígeno en el suelo, iluminación, etc. La zonación entre el

manglar, el espartal y la selva baja subperennifolia puede explicarse con base en las

diferencias en la salinidad del suelo (Vázquez-Yáñez, 1971).

En la zona de manglar se encuentran las especies Avicennia germinans. Rhizophora mangle , Conocarpus erectus y Laguncularia racemosa (Miranda, 1992).

Vegetación sumergida: principalmente Ruppia maritima (Lot-Helgueras, 1971).

SEDIMENTOS

Un estudio sobre la cuenca hidrográfica asociada a la laguna arrojó los siguientes

resultados: el río Jamapa está compuesto por una grava arenosa constituida de rocas

andesíticas y con algo de pómez en las arenas. En la planicie costera, la cuenca

presenta una red paralela del drenaje en la zona de piedemonte en etapa de madurez y

cauces meándricos en la planicie hacia la desembocadura. La región de la laguna de

Mandinga, tanto en el canal como en la laguna misma, predominan los limos gruesos,

mal clasificados, compuestos de cuarzo y algunos minerales ferromagnesianos,

propios de ambientes de baja energía (Márquez, 1992).

GRANULOMETRíA

El tamaño de grano de los sedimentos también es un factor importante para la

evaluación de los metales. La laguna presenta tres tipos de sedimento, predominando

los Iodos (limos y arcillas) en la mayoría de las estaciones, disminuyendo a arenas y

grava (Tabla 2).

(21)

Tabla 2. GRANULOMETRiA DE LA LAGUNA DE MANDINGA. VER.

Estación % Arena % Grava % Lodo

I

Nomenclatura

1

Arena gravillenta ,

57 I O

43 5

Lodo 1 O0

O O

4

Lodo 1 O0

O O

3

Lodo arenoso

80 20

O

2

32 59 i Lodo arenoso

4 I

6 .I) 53 I 47 i Arena iodosa

I

Fuente: Hernández, 1994

PARAMETROS

FlSlCOQUiMICOS

Los parámetros fisicoquímicos de las épocas de muestre0 en la Laguna de Mandinga

se reportan en la tabla 3 (Guzmán-Amaya, com. pers., 2002).

Tabla 3. PARÁMETROS FlSlCOQUíMlCOS (PFQ) DE LA LAGUNA DE MANDINGA, VERACRUZ, EN

LAS ÉPOCAS DE MUESTRE0

Como se puede apreciar de los datos aquí vertidos, las condiciones climatológicas,

hidrológicas y fisicoquímicas fluctúan constantemente en el sistema lagunar de

Mandinga, como en cualquier ecosistema, por lo que resulta sumamente útil contar con

los parámetros flsicoquímicos que corresponden a las épocas en que se colectan las

muestras para poder analizar, en un momento dado,

los

resultados obtenidos, a la luz

de esa información.

(22)

METODOLOGíA

TRABAJO DE CAMPO

La colecta de las muestras se efectuó por el personal del Laboratorio de Manna del

Instituto de Ciencias del Mar y Limnologia (ICMyL) de la UNAM. De cada esraclon de

colecta se tomaron muestras de sedimento con una draga Van Veen (Schwoerbel,

1975); las muestras se conservaron en hielo para ser transportadas al laboratorio,

donde fueron congeladas de inmediato a

-40°C

durante 1 a 2 días (Burton, 1992).

Posteriormente fueron deshidratadas en un homo de madera a baja temperatura (65°C)

durante 24 horas (Guzmán-Amaya, com. pers. 2002).

TRABAJO DE LABORATORIO

1) Obtención de larvas de Arternia franciscana

Las larvas se obtuvieron siguiendo la técnica descrita en la norma mexicana (NMX-AA-

110) y el APHA (1994), para la eclosión de quistes de Arternia franciscana, como se

detalla a continuación.

A un dispositivo de forma cilíndrica de 500 mL de capacidad se agregaron 400 mL de

agua de mar sintética con una salinidad de 24"/,,. Posteriormente se adicionaron 300

mg de quistes. Se aplicó aireación continua mediante el uso de una manguera,

conectada a una bomba de aire, que se introdujo en la parte inferior del dispositivo, para

que los quistes se mantuvieran en movimiento y su distribución en el agua fuera

homogénea (Figura 5). Procurando que la aireación fuera moderada para no dañar los

quistes. El dispositivo tuvo iluminación continua durante 24 horas para asegurar que

(23)
(24)

eclosionaran más del 80% del total de los quistes. Las condiciones que prevalecieron

durante la eclosión se resumen en la tabla 4.

Los nauplios obtenidos se colectaron en un tamiz de malla de nylon de 50 p de

abertura. Se transfirieron a cajas de Petri que contenían agua de mar artificial (24'/,0),

donde permanecieron hasta el inicio de la prueba.

Tabla 4. CONDICIONES EN QUE SE LLEVO A CABO LA ECLOSION DE QUISTES DE Artemia

fianciscana

PARAMETRO

1 O00 luxes

Iluminación

23'C Temperatura

CONDICIONES

Salinidad 24'1,

Oxígeno disuelto 7.4

pH 7.52

Prueba de sensibilidad a las 24 h (rng/l) LC50 = 10.66 (9.21 9 - 11.884)-

Sensibilidad aceptable

Con la ayuda de una pipeta de transferencia, se seleccionaron los nauplios que

presentaron mayor movimiento. Para facilitar esta operación, se colocó una fuente

luminosa por una lado de la caja de Petri; aquellos nauplios que respondieron más

rápidamente al estímulo fueron seleccionados para utilizarse en las pruebas de

toxicidad.

2) Bioensayos

Para la realización de los bioensayos se utilizaron los nauplios de Arternia franciscana

(de 24 h de eclosión) como organismos de prueba, de acuerdo con el siguiente

(25)

a) De cada muestra de sedimento se tomaron 5 g que se colocaron en viales de 30 mL

de capacidad. Después se les agregó 20 mL de agua marina (24'1,).

b) Se dejaron reposar los viales 24 horas para que las muestras se sedimentaran

completamente y el agua quedara transparente.

c) Transcurridas este tiempo, se colocaron 10 nauplios de Artemia franciscana en cada

vial los cuales se cerraron con tapones de rosca.

d) Se cornó una prueba testigo por triplicado.

e) Después de 1, 5, 19, 24, 48 y 95 horas de exposición a los sedimentos, se evaluó el

número de organismos supervivientes en cada prueba.

9

De los datos registrados se obtuvo el porcentaje de mortalidad en cada prueba a las 48 h, para determinar el grado de toxicidad de los sedimentos, según el criterio de

Prater (1976). Asimismo, se calculó el TL50 (tiempo letal 50: tiempo en el cual

muere el 50% de los organismos), por medio del método Probit (Finney, 1971 y

EPA, 2001) y el método gráfico (Hyams, 1995).

g) La relación O:N se calculó con base en los equivalentes atómicos del oxígeno y del

nitrógeno, según lo recomendado por Bayne et al. (1976), es decir, se divide el

valor del consumo de oxígeno entre 16 y el de excreción de NH3 -N entre 14.

Los datos obtenidos en las pruebas donde se evaluó la tasa de consumo de oxígeno y

la tasa de excreción de NH3-N de los nauplios de Artemia fueron utilizados para la

determinación de esta relación.

La tasa de consumo de oxígeno se determinó siguiendo las recomendaciones de

Barber y Blake (1985), mediante ,cámaras cerradas (sistemas estáticos) de volumen

(26)

conocido, las cuales contenían los sedimentos a que fueron expuestos los organismos.

Los niveles de oxígeno al inicio ([O~ini]) y al final ([02fi]) del tiempo de permanencia de

los especímenes en estos dispositivos, se determinaron mediante un oxímetro de 0.1

ppm de lectura mínima, con corrección para salinidad.

Para determinar el consumo de oxígeno se aplicó la reacción aescrito por Cech (1 990):

([02fi])

-

([O~ini]) V

Consumo de 0 2 =

T

Donde,

(OX,)

= Concentración de oxígeno (mg/L) al final del tiempo de observación

(02in,) = Concentración de oxígeno (mg/L) al inicio del tiempo de observación

v

= Volumen de la cámara (litros)

T = Tiempo transcurrido entre cada medición (horas)

La tasa de excreción se evaluó paralelamente en los bioensayos donde se hicieron las

determinaciones del consumo de oxígeno.

En las cámaras herméticas se determinó el contenido de NH3 -N en el agua al inicio y

término de los experimentos.

Se tomaron muestras de 50 ml, se fijaron con fenol 8% (0.4 mL) y se almacenaron a

5OC hasta el momento de realizar las determinaciones.

Posteriormente se analizaron alícuotas de 10 mL por duplicado, mediante la

microtécnica descrita por Solórzano, modificada por Lind (1 985).

(27)

Con los valores de toxicidad y los niveles de metales se realizó un analisis de

correlación múltiple (Daniel, 2000) para determinar qué contaminante era el posible

(28)

ACTIVIDADES REALIZADAS

Durante el desarrollo del presente trabajo se llevaron a cabo los bioensayos con

Artemia franciscam, siguiendo la metodología indicada anteriormente para determinar el grado de toxicidad de

los

sedimentos, así como las zonas de posible riesgo. Con los

resultados obrenidos se realizaron

los

cálculos requeridos para poder Interpretar los

datos, mismos que se compararon con información recabada de otras fuentes

bibliográficas. Estas actividades se llevaron a cabo en el Laboratorio de Ecotoxicología

de la UAM-lztapalapa.

OBJETIVOS Y METAS ALCANZADAS

Los objetivos planteados en este trabajo se realizaron de forma completa, logrando

resultados satisfactorios, ya que se obtuvieron los datos requeridos, con lo cual se pudo

integrar la información. Se alcanzaron las metas planteadas al inicio de este trabajo, ya

que se adquirió familiaridad con los diversos procesos realizados en

el

laboratorio para

(29)

RESULTADOS

Las concentraciones de metales presentes en las muestras de

los

sedimentos de la

laguna de Mandinga, se reportan en las tablas 5 y 6 (Guzmán-Amaya, 2000 Corn.

Pers.)

Tabla 5. CONCENTRACIóN DE METALES (ug/g) PRESENTES EN LOS SEDIMENTOS DE LA LAGUNA DE MANDINGA EN LA ÉPOCA DE SECAS (AGOSTO 01)

Tabla 6. CONCENTRACIóN DE METALES (pg/g) PRESENTES EN LOS SEDIMENTOS DE LA LAGUNA DE MANDINGA EN LA ÉPOCA DE LLUVIAS (NOVIEMBRE 01)

I I I I I I I I 1 I

En este estudio se evaluaron un total de 13 muestras de sedimento colectadas en

diferentes épocas contrastantes del año:

6 muestras en la época de secas (agosto 2001) y 4 muestras en la época de lluvias

(30)

situado en la Laguna Chica o Redonda, que corresponden a cada una de las siguientes

estaciones: lluvias (noviembre,l998), nortes (febrero, 1999) y secas (mayo, 1999).

En todas las muestras analizadas se detectó efecto deletéreo, que vanó de toxicidad

media a toxicidad alta (tabla 7), según criterio de Prater (1976).

En la época de secas (agosto, 2001) se observó toxicidad media (< 40% de mortalidad

a las 48 horas) en Laguna Larga (El y E2), y en la Laguna Grande (E5). Mientras que

la toxicidad alta (> 50% de mortalidad) se registró en las estaciones Boca Laguna

Redonda (E3), Laguna Redonda (E4), Laguna Grande cerca Arroyo Kokina (E6) de esa

misma época y en todas las estaciones ( E l , E2, E4, E5) de la época de lluvias

(noviembre 2001).

En el banco de ostión, ubicado en la Laguna Redonda se encontró toxicidad media

(< 40% de mortalidad a las 48 horas) en la época de nortes (febrero 1999) y toxicidad

alta (> 50% de mortalidad) en la temporada de lluvias (noviembre,l998) y secas (mayo,

1 999).

(31)

m & bsjngehs +arga.s %mire,- .S& s o M C

Tabla 7. GRADO DE TOXICIDAD Y PORCENTAJE DE MORTALIDAD A LAS 48 HORAS Estación

1 3-ago-0 1

toxicidad

(48 h)

Grado de

% mortalidad

(época de secas) 1 Norte de la Laguna Larga

10

Testgo

a Ita 90

6 Laguna Grande cerca del arroyo Kokina Salazar

media

40

5 Oeste de la Laguna Grande, cerca del arroyo

a Ita

1 O0

4 Laguna Redonda

a Ita

80

3 Boca de la Laguna Redonda

40 media

2 Sur de la Laguna Large

media 30

12-nov-O1

(época de lluvias)

1 Norte de la Laguna Larga

a Ita 60

4 Laguna Redonda

a Ita

60 2 Sur de la Laguna Larga

a Ita 80 10 Testigo Salazar a Ita 1 O0

5 Oeste de la Laguna Grande, cerca del arroyo

Banco de ostión

Laguna Redonda

Nov-98 (lluvias)

10

Testgo

a Ita 1 O0

May-99 (secas)

media

40

Feb-99 (nortes)

alta

60

t

* Condiciones aceptables establecidas en el protocolo (NMX-AA-11 O).

De acuerdo a los datos obtenidos en los bioensayos, donde se determinó la TLSo (Tabla

81, E n la época de secas (agosto 2001), el grado más alto de toxicidad fue en la

estación 6, quedando en orden decreciente, como sigue: E6 > E 3 > E4 > E l > E5 > E2.

E n la época de lluvias (noviembre 2001) E5 > E2 > E l >

E4.

Mientras que en el banco

(32)

de ostión, la toxicidad detectada en las diferentes épocas del año fue: época de secas

(mayo 99) > lluvias (nov. 99) > nortes (feb. 99).

Tabla 8. VALORES DE GRADO DE TOXICIDAD Y TLw

Estación

(95 h) toxicidad

TLw Grado de

i 3-ayo-(13 Í

(época de secas) 1 Norte de la Laguna Larga

02.98 a Ita 6 Laguna Grande cerca del arroyo Kokina

56.00 media

5 Oeste de la Laguna Grande, cerca del arroyo Salazar

27.00 a Ita

4 Laguna Redonda

22.00 aka

3 Boca de la Laguna Redonda

63.86 media 2 Sur de

la Laguna Larga

54.39 media

12-nov-01 (época de lluvias)

1 Norte de la Laguna Larga

23.96 a Ita

2 Sur de la Laguna Laraa

27.07 atta

4 Laguna Redonda 30.07

5 Oeste de la Laguna Grande, cerca del arroyo Salazar a Ita 04.05

~~

a Ita

~ ~~~ ~~ ~~

Banco de ostión

Laguna Redonda

Nov-98 (lluvias)

14.50 alta May-99 (secas)

70.00 media Feb-99 (nortes)

23.00 a Ita

En la evaluación de estrés en

los

bioensayos con Arfemia se observó que estos organismos expuestos a los sedimentos presentaron niveles altos de estrés, ya que el

índice O:N va de 0.62 a 1.14 en las muestras de agosto y noviembre de 2001 y para el

banco de ostión, los valores oscilan entre

0.74

y 2.69. El valor observado en el testigo

fue de 33.03 (Tabla 9), lo cual indica que los organismos no sufren estrés, de acuerdo a

Bayne (1976), ya que entre menor es el índice, el nivel de estrés es mayor.

(33)

Tabla 9. INDICE O:N, GRADO DE ESTRÉS

Estación

(época de secas) 1 3-ago-01

Grado de lndice

O :N estrés

1 Norte de la Laguna Larga

No estrés (Bayne. 1976) 33.03 Testigo

alto 0.85

6 Laguna Grande cerca del arroyo Kokina Salazar

alto 1 .o1

5 Oeste de la Laguna Grande, cerca del arroyo

alto 0.90

4 Laguna Redonda

alto 1 .o9

3 Boca de la Laguna Redonda

alto

0.66

2 Sur de la Laguna Larga

alto 0.62

12-nov-01 (época de lluvias)

1 Norte de la Laguna Larga

No estrés (Bayne. 1976) 33.03 Testigo

Salazar

alto O .95

5 Oeste de la Laguna Grande, cerca del arroyo

alto 1.14

4 Laguna Redonda

alto 0.94

2 Sur de la Laguna Larga

alto 1 "O0

Banco de ostión

Laguna Redonda

I Nov-98 (lluvias)

No estrés (Bayne, 1976) 33.03

Testigo

alto 2.69

May-99 (secas)

alto 1 .o2 1

Feb-99 (nortes)

alto 0.74

ZONAS DE MAYOR RIESGO

De todo

lo

anterior se desprende que las zonas con mayor toxicidad se localizan en

las

estaciones Boca Laguna Redonda (E3), con el 80% de mortalidad de

los

organismos a

(34)

las 48 horas; Laguna Redonda (E4). con el 100% de mortalidad y Laguna Grande cerca

arroyo Kokina (E6), con el 90% de mortalidad, para la época de secas (agosto 2001).

De igual forma, todas las estaciones de las que se obtuvo muestra para la época de

lluvias (noviembre 2001) presentaron toxicidad alta. Así, la estación situada al norte de

la Laguna Larga (El) tuvo 80% de mortalidad, la estación situada al sur de la Laguna

Larga (E2) tuvo 60% de mortalidad, la E4 (Laguna Reaonda) present6 60% y la E5

(Oeste de la Laguna Grande) el 100%.

En lo referente al banco de ostión, presentó toxicidad alta en dos de las tres épocas que

se muestrearon. En noviembre de 1998 (época de lluvias) tuvo 60% de mortalidad,

mientras que en mayo de 1999 (época de secas) fue más crítico el resultado con el

100% de mortalidad.

Sólo 4 estaciones, tres de la época de secas (agosto 2001) y una del banco de ostión

(nortes) presentaron toxicidad media. Con 30% de mortalidad para la E l (Norte de la

Laguna Larga) y 40% para las otras tres (E2-Sur de la Laguna Larga, ES-Oeste de la

Laguna Grande y febrero 1999 para el banco de ostión) (Figuras 6 y 7 ).

ANALISIS

DE CORRELACIóN MúLTIPLE

De los datos proporcionados por Guzmán-Amaya (Com. pers., 2002), se realizó un

análisis de corre;ación múltiple (Daniel, 2000) para poder determinar qué concentración

de metales era la causante de la toxicidad de

los

sedimentos. En las tablas 10 y 11 se

reportan los resultados obtenidos, donde se puede apreciar que la toxicidad de

los

sedimentos es atribuible a la concentración de metales en los sedimentos durante la

época de lluvias (noviembre, 2001), ya que la R2 > 0.5 se presentó, de mayor a menor

en Cr (0.9831) > Co (0.9588) > Zn (0.9413) > Cd (0.9316) > Fe (0.8696) > Pb (0.8664) >

Ni (0.7861) > Mn (0.6739). Con excepción del Cu, que presentó un factor de correlación

(35)
(36)

F i g u r a 7 . Efectos t ó x i c o s en la época d e l l u v i a s ( ~ o v - 0 1 )

y en el banco de o s t i ó n

-

Jl-

\

14'

-

(37)

(R2) de 0.2723, es decir que la toxicidad del sedimento no se puede atribuir a

la

presencia de cobre.

Mientras que para la época de secas (agosto 2001), la mayoría de concentración de

metales en sedimentos estuvo por debajo de 0.5 (Cd

=

0.2292, Co

=

0.1424, Cr =

0.3254,

Cu

= 0.0450, Fe

=

0.0030, Ni= 0.4237, Mn = C.3494), con excepción del Pb (0.5920) y Zn (0.6238), lo cual indica que la toxicidad de los sedimentos se puede deber

básicamente a la presencia de plomo y zinc para esta época del año.

Tabla 10 . FACTOR DE CORRELACIóN (R2) DE LA CONCENTRACIóN DE METALES PRESENTES EN LA LAGUNA DE MANDINGA EN LA ÉPOCA DE SECAS (AGOSTO 2001)

Cd c o Cr c u Fe Ni Mn Pb Zn

R2 0.1424 0.2292 0.3254 0.0450 0.0030 0.4237 0.3494 0.5920 0.6238

P < 0.05

Tabla 11. FACTOR DE CORRELACIóN (R2) DE LA CONCENTRACIóN DE METALES PRESENTES EN LA LAGUNA DE MANDINGA EN LA ÉPOCA DE LLUVIAS (NOVIEMBRE 2001)

Cd c o Cr c u Fe Ni Mn Pb Zn

R2 0.9316 0.9588 0.9831 0.2723 0.8696 0.7861 0.8664 0.6739 0.941 3

P < 0.05

(38)

D I S C U S I ~ N

BIOENSAYOS

AI llevar a cabo los bioensayos se siguieron las recomendaciones de la EPA (2001)

para control de calidad de

los

mismos, las cuales estipulan que si la mortalidad es

mayor a 10% en los tratamientos testigo, se deben rechazar los resultados y repetir los

bioensayos.

En este caso, la mortalidad de los testigos fue del I O % , por lo que los resultados son

confiables, es decir, que la mortalidad de nuestros organismos de prueba se debió a la

toxicidad de los sedimentos y no a otros factores ajenos a lo que se quería probar.

NIVEL DE TOXICIDAD

AI comparar las épocas analizadas de 2001, se observa que hay mayor contaminación

en la época de lluvias (noviembre), ya que todos los resultados arrojaron toxicidad alta.

Probablemente esto se debe a que hay más aportes de contaminantes que son

arrastrados por los escurrimientos ocasionados por la precipitación pluvial, lo que puede

elevar la concentración de contaminantes en el sistema, fenómeno que se ve reflejado

en una mayor concentración de metales en los sedimentos.

Respecto a la mayor toxicidad presentada durante el mes de agosto 2001, en las

estaciones 3, 4 y 6, probablemente se deba a que esos sitios registraron las

concentraciones de metales más altas de los muestreos de la época de secas, como se

describe a continuación: la E3 (Boca de la Laguna Redonda) tuvo la mayor

concentración de cromo (42.6 pg/g); la E4 (Laguna Redonda) presentó la concentración

más alta de fierro (5032 pg/g); y la E6 (Laguna Grande) tuvo los valores más altos en

cadmio (2.54 pglg), cobalto (42.05 pg/g), cobre (42.8 pg/g), plomo (123.8 pg/g), zinc

(39)

(90.7 pg/g) y manganeso (1907 pg/g), dando ésta última como resultado el 90% de la

mortalidad a las 48 horas de que los organismos estuvieron expuestos a los

sedimentos.

Respecto al banco de ostión, la toxicidad fue de mayor a menor en las diferentes

épocas del muestreo: secas > lluvias > nortes! con el 100, 60 y 40% de mortalidad,

respectivamente.

(40)

RELACIóN O:N

El índice O:N está en relación directa con la actividad catabólica de los organismos

sometidos a bioensayos, ya que al estar en ayuno. las tasas metabólicas disminuyen: y

como el metabolismo es un balance entre anabolismo (síntesis) y catabolismo

(degradaciónj, al medir el catabollsmo mediante el consumo de oxígeno y la excreciofi

de amonio, es decir, la relación O:N, se puede determinar el grado de estrés que

presentan los organismos sujetos a prueba.

Si el índice O:N es mayor a 24 denota que el catabolismo es principalmente de lípidos,

mientras que valores bajos de la relación O:N indican que hay consumo de proteínas.

El decremento en los valores de relación O:N a medida que avanza el período de ayuno

es común a todas las especies con metablismo basado predominantemente en

proteínas y para algunos crustáceos plantónicos (Mayzaud y Conover, 1988), grupo al

que pertenecen nuestros organismos de prueba (Arfernia franciscana).

En este estudio, todas las estaciones tuvieron relaciones O:N muy bajas, desde 0.62, la

mínima, hasta 2.69, la máxima, lo que indica un grado de estrés muy alto. Mientras que

los testigos presentaron un índice O:N de 33.03: lo que nos permite deducir que los

sedimentos son altamente tóxicos, ya que los organismos expuestos a ellos sufrieron un

grado de estrés muy alto, comparado con los testigos.

COMPARACIÓN DE LOS RESULTADOS DE ESTE TRABAJO CON ESTUDIOS

PREVIOS REALIZADOS SOBRE EL MISMO SISTEMA Y CON OTRAS

AREAS

COSTERAS DE LA REPúBLICA MEXICANA (Tabla 13).

AI comparar los resultados obtenidos en este estudio con trabajos previos (Rosas, et.

al., 1983 y Hernández, et. al., 1996), sobre el mismo sistema lagunar, presentados en

(41)

* Q

E 0,

u. S

N E

a E -

I-

2

-

X m

u. 0)

-

a

o

ii

o O

I I

(42)

O

E m

al

3 .K m

+

o i

-

1 T

I

I I I I

(43)

Q)

00

Q)

c-

.- m-

o

c

al

-

S

n

z

n

z

n

z

I

+

"

o m

+'

o

".vj

M -

n

z

+

z

t

+

(44)

la tabla 13, se aprecia que la concentración de metales ha ido incrementándose, sobre

todo el cadmio que de 0.015 pg/g (1983) subió a 1 .O9 pg/g (1996) y para este estudio,

con muestreos realizados en 2001 la concentración ascendió

a

1.52 pg/g.

Los demás metales que presentaron incremento en su concentración fueron cromo

(21.92 pg/g a 27.16 vg/g), cobre (29.84 pg/g a 31.05 pg/g), niquel (26.29 a 26.98 pg/g)

y zinc (47.88 pg/g a 48.61 pg/g).

Respecto a otras áreas costeras de México, la concentración de cadmio (1 5 2 pg/g) de

la laguna de Mandinga, está por arriba en comparación a

lo

observado en 12 sistemas

(tabla 13); entre ellas están las lagunas de Sontecomapan, Del Carmen, Atasta,

Términos, Carretas Pereyra, Superior, Tampamachoco, La Mancha, Llano, Chatuto-

Panzacola; el estuario Camichin y el Puerto de Mazatlán. Lo que indica que hay

aportación de este metal de los alrededores de la laguna, ya sea por desechos

municipales, industriales o por el lavado de los suelos agrícolas (Villanueva y Páez-

Osuna, 1996).

La concentración de cobalto (28.97 pg/g) es superior a ocho áreas costeras: las lagunas

Mitla, La Mancha, Llano, Términos, Golfo de California, Puerto de Mazatlán y de los rios

Blanco y Tonalá.

En cromo con 27.16 pg/g está por arriba si se compara con los niveles observados en

las lagunas Tampamachoco y Atasta y el Estuario Camichín.

El cobre con concentración de 31.05 pg/g se encuentra por arriba de ocho sitios:

lagunas Madre, Alvarado y Términos; parte NW de Baja California; rios Papaloapan,

Blanco y Tonalá; y el estuario Camichín.

(45)

La concentración de níquel (26.98 pg/g) está sólo por arriba del Puerto de Mazatlán y la

Laguna Madre. En el resto de las 12 áreas costeras reportadas, las concentraciones de

este metal fueron mayores que las detectadas en Mandinga.

La concentración de plomo (54.99 pg/g) detectada en el muestreo, que sirvió de base

para este estudio, está muy por encima del valor reponado (3.34 f 3.25) para esta este

mismo sistema por Rosas, et. al., (1983). Además, esta concentración es superior a la detectada en

los

siguientes sistemas: Golfo de California; lagunas Carretas-Pereyra.

Chatuto-Panzacola, Superior, Chautengo, Tampamachoco, Alvarado, Sontecomapan,

Atasta y Términos; de los ríos Huixtla y Papaloapan; estuario Camichín, Puerto Salina

Cruz e Istmo de Tehuantepec.

En cuanto al zinc, con una concentración de 48.61 pg/g, supera a lo reportado para las

lagunas Madre, Sontecomapan, Términos y Mitla.

COMPARACIóN CON OTRAS

AREAS

DE MUNDO

AI comparar con otras áreas del mundo (tabla 14), el comportamiento del sistema

.lagunar de Mandinga e< 21 siguiente:

Las concentraciones de cobalto (28.97 pg/g) y fierro (5643.7 pg/g) fueron las más altas

en comparación con lo observado en el arroyo Dubai, Iraq, Kuwait y la zona costera del

Golfo Arábigo (El-Sammak, 2001), en los manglares Sa¡ Keng, Chek Keng y Sha Tau

de Hong Kong (Tam y Yao, 1999) y en los estuarios principal y secundario, así como en

el arroyo mareal del

río

Paraibo do SUI en Brasil (Molinasi, et.

al.,

1999) . En las demás áreas muestreadas en otros países, la concentración de fierro varió en el orden de 1 .O2

a 101 pg/g, comparado con el de la Laguna de Mandinga de 5643.7 pg/g.

(46)

O m h +I SE I n

z

Z n

n

z

h m m +I m a O m

m +I

(47)

La concentración de los demás metales: cadmio, cobre, níquel, manganeso, plomo y

zinc está dentro de los intervalos presentados por los demás sitios con

los

que se

compararon.

Por todo lo anterior, resulta de suma importancia conocer tanto la concentración de

metales en los organismos y en el medio que les rodea debido a las consecuencias

para la salud humana. En la actualidad no se conoce con exactitud los efectos de dosis

subletales en organismos debido a la gran cantidad de parámetros biológicos y

ambientales que se deben de considerar, además de los efectos que ocasionan a largo

plazo en

los

recursos pesqueros y comerciales y su correspondiente impacto en los

aspectos económicos y ambiental (Villanueva, 1987).

Como DelValls Y Chapman (1998) bien apuntan, existe la necesidad de desarrollar

guías que puedan ser utilizadas para determinar la calidad de los sedimentos. De

acuerdo a este autor, el término valores de calidad de sedimento, se define como

patrones basados en el mejor de los juicios profesionales posibles, para que se

describan los niveles de calidad con cierta flexibilidad y se reconozca la realidad

medioambiental. Este tema es muy controvertido, e incluso causa polémica si es

necesario o no estableceríos y cuál es la mejor forma posible de desarrollarlos.

Pareciera que la mejor forma de llevar a cabo los estudios sobre contaminación es

mediante la combinación de estudios in situ y en laboratorio, donde se tomen eri cuenta todos los elementos ambientales, que pudieran contribuir al estado de cualquier cuerpo

de agua. No deberían realizarse estudios fragmentados, ya que sólo se tendría una o

varias partes del rompecabezas y la interpretación que se hiciera a partir de esos datos

no sería concluyente.

(48)

CONCLUSIONES

Los sitios con mayor toxicidad y por lo tanto, los que podrían representar zonas de

riesgo para la salud son la estación 4 (Laguna Redonda) en la época de secas (agosto

2001); la estación

5

(Oeste de la Laguna Grande) en la estación de lluvias (noviembre

2001 ) y el banco de ostión (Laguna Redonda), en la época de secas (mayo 1999): ya

que todas ellas presentaron 100% de mortalidad de los organismos expuestos a los

sedimentos durante 48 horas.

En segundo lugar están la estación 3 (boca de la Laguna Redonda) con 80% de

mortalidad y la estación 6 (Laguna Grande, cerca del Arroyo Kokina) con 90%; ambas

en la época de secas (agosto 2001). Así como la estación 1 (Norte de la Laguna Larga)

que se comunica con el Estero El Conchal, la cual presentó una mortalidad del 80%

para la época de lluvias (noviembre 2001).

En ambos casos, todos los sitios presentaron toxicidad alta, según el criterio de Prater

(1976), lo que implica un riesgo para la realización de actividades de pesca, acuicultura

y recreación.

En conclusión, y totalmente de acuerdo con DelValls y Conrad¡ (2000) se deben

Proponer Valores de calidad ambiental que puedan ser usados no sólo por la comunidad

científica, Sino también por la opinión pública, con la esperanza que dichos valores

protegerán el medio ambiente.

(49)

Regular las actividades productivas que se realizan alrededor de la cuenca Y vigilar

que se cumplan las nomas para evitar que haya consecuencias lamentables a

corto, mediano o largo plazo.

Crear, paralelamente a lo anterior, programas de educación e información para los

dueños de las diversas industrias de la zona, así como la población en general, para

que estén conscientes de los efectos de sus actividades y que tomen, por

convencimiento, las medidas de prevención necesarias para no acabar -vía

contaminación- con su fuente de ingresos y de alimento.

Proveer a las industrias de apoyo técnico para que no emitan al ambiente sustancias

contaminantes, muchas de las cuales tienen como destino último las lagunas

costeras.

Crear plantas de tratamiento de aguas residuales, para que las descargas

industriales y domésticas no representen un foco de contaminación para la laguna.

Realizar convenios con instituciones de educación superior y organizaciones civiles

para desarrollar motores para las diferentes industrias, incluyendo la pesquera, que

funcionen con energía solar.

Planificar 10s posibles asentamientos humanos futuros, con casas ecológicas, para

que no se conviertan en un problema para el sistema lagunar, sino que convivan con

éI, guardando el equilibrio ecológico.

(50)

Llevar a cabo estudios, conjuntamente con las instancias gubernamentales

correspondientes, para determinar cuáles son

los

límites máximos permisibles de

concentración de metales tóxicos en sedimentos y hacer una correlación con la

concentración presente en la columna de agua y organismos que habitan el sistema,

sobre todo los que son explotados por el hombre como alimento y determinar en qué

forma esas concentraciones afectan la salud humana, para estar en condiciones de

alertar, a tiempo, a la población sobre el consumo de los productos, no sólo de esta

laguna, sino de cualquier otra que presentara las concentraciones de metales que

constituyan riesgo para la salud.

0 Establecer, con base en los estudios ya realizados, y por realizar, junto con otras

organizaciones internacionales, los límites máximos de concentración de

contaminantes para lagunas costeras, ya que hay rangos tan diversos, según la

organización que los haya determinado (DelValls y Chapman, 1998), que sería

conveniente repetir los estudios y en todo caso fijar el valor menor de concentración

como tóxico, de forma que se cuente con un margen mayor de tolerancia para

resguardar la salud de la población y del ambiente.

CRITERIOS DE EVALUACION

Se efectuaron revisiones parciales de los avances del proyecto, y una vez concluido

éste se realizó una exposición de los resultados obtenidos en el seminario del

Laboratorio de Ecotoxicología. Adicionalmente, se hicieron correcciones al reporte final

(51)

LITERATURA CITADA

APHA, AWWA y WPFC, 1994. Métodos estándarpara el examen de aguas y aguas

de desecho. Interamericana. México, 690 p.

Baber, B.J. y N.J. Blake. 1985. Substrate catabolism related to reproduction in the bay scallop Argopecten irradians concentricus. as determined by O:N and R:Q physiological inaexes. Mar Biol., 87: 13-1 8.

Bayne, B.L., J. Widdows y R.J. Thompson. 1976. Physiological integrations in:

Bayne, B.L. (Ed.) Marine Mussel. Cambridge University Press. Cambridge, p. 245- 267.

Benítez, T. J. 1991. Contexto regional de algunos contaminantes y sus implicaciones locales en la laguna Superior, Oaxaca. Tesis Maestría (Biología) Facultad de Ciencias, UNAM.

Botello, A.V. y F. Páez-Osuna. 1984. Evaluación geoquímica del Río Coatzacoalcos

y áreas adyacentes. 1982-1 983. Informe final presentado al Centro de Ecodesarrollo ICM y L. UNAM. México.

Botello, A.V. y G. Ponce-Vélez.

(s/n.

Contaminación de lagunas costeras. ICM y

L.

UNAM. México. p. 103-1 11.

Burton, G.A. 1992. Sediment collection and processing: Factors affecting realism. In:

Burton, G.A. (ed.) Sediment Toxicity Assessment. CRC Press. Boca Ratón, F*lorida, 457 p.

Cabrera, M.I. 1981. Evaluación de metales pesados en cuatro lagunas del

Golfo

de

México en las que se realiza explotación ostrícola. Tesis Profesional. Fac. Cienc. UNAM. 48 p.

Castañeda L., O. y F. E. Contreras (comp.). 1994. Serie: Bibliografia comentada sobre Ecosistemas Costeros Mexicanos. Vol. Ill Golfo de México I (de Tamaulipas a Veracruz). CONABIO/UAM-VCDELM. México, p. 357-391.

Cech, J.J. 1990. Respirometry. In: Schreck, C.B. y P.B. Moyle (Eds.) Methods for fish biology. American Fisheries Society. Bethesda, Maryland, USA., p. 332-362.

(52)

Contreras, F.E. y O. Castañeda. 1995.

Los

ecosistemas costems del Estad0 de Veracruz. Gbo. del Edo. de Veracruz, Sría. de Des. Agrop., Fores. y Pesq., México. 144 p.

Daniel, W.W. 2000. Bioestadística. Base para el análisis de las ciencias de la salud. Limusa. México, 878 p.

DWalls:

T.A.

y

M.

Conradi. 20GO. Avances en ecotoxicología rr,anna: comparaci6n entre tests de laboratorio y estudios in situ para la evaluación de la calidad ambiental de los sedimentos. Ciencias Marinas 26(1): 39-64.

DelValls, T.A. y P.M. Chapman. 1998. Valores de calidad de sedimento específicos para el Golfo de Cádiz (España) y la Bahía de San Francisco (EUA), usando el método “triad” y el análisis multivariante. Ciencias Marinas 24(3): 31 3-336.

El-Sammak, A. 2001. Heavy metal pollution in bottom sediment, Dubai, United Arab Emirates. Bull. Environ. Contam. Toxicol. 67(2): 295-302.

EPA. 2001. Evaluation of dredged material proposed for ocean disposal testing manual. WWW page. http:/www.epa.gov. , 15 p.

Finney, D.J. 1971. Probit analysis. Cambridge University Press. Londres, 234 p.

Garcia. E., 1988. Modificaciones al sistema de Clasificación ClimAtica de Koeppen. (Para adaptarlo a /as condiciones de la República Mexicana). Ed. Enriqueta Garcia de Miranda. México, 220 p.

Guzmán-Amaya, P. 2002. Comunicación personal. ICM y L. UNAM.

Hemández, A. E., 1994. Determinación de metales en agua, sedimento y biota de la laguna de Mandinga, Ver. México. Servicio Social. UAM-lztapalapa. México, 34 p.

Hemández, V. E., 1995. Evaluación químico ambiental de la Laguna de Mandinga,

Ver. México. Servicio Social. UAM-lztapalapa. México, 45 p.

Hernandez, A. E., V.E. Hemández, A.V. Botello, F.S. Villanueva. 1996. Deterioro por metales del sistema lagunar de Mandinga, Veracruz. 6’. Congreso Nacional de

Geoquímica. Instituto Nacional de Geoquímica, A.C., México. Acta INAGEQ 2: 307-

312.

HYams. D. 1995. CurveExpert 1.3: A comprehensive curve fitting system for

Windows. Minesota. E.U.A.

(53)

Lankford, R.R. 1977. Coastal lagoons of Mexico: Their origin and clasification. In:

Wiley, M.L. (Ed.) Estuarine processes. Academic Press. Nueva York, 2: 182-215.

0 Lind, O. 1985. Handbook of common methods in Limnology. Kendal & Hunt, U.S.A.,

199 p.

0 Lot-Helgueras, A. 1971. Estudios sobre fanerógamas marinas en las cercanías de

Veracruz, Ver. An. lnst. Biol. UNAM 42. Ser. Bot. (1):1-48

0 Mandelli, E.F., 1979. Contaminación por metales pesados. Rev. Com. Perm. Pacifico

Sur 70: 209-228.

Márquez G., A.Z., 1992. Algunos aspectos fisiográficos, fluviales y sedimentológicos de la cuenca hidrográfica asociada a la laguna de Mandinga, Veracruz. Res. Ill Reunión Nal. Alejandro Villalobos. 17. In: Castañeda L, O. y F. E. Contreras (comp), 1994. Serie: Bibliografia comentada sobre Ecosistemas Costeros

Mexicanos. Vol. Ill Golfo de México I (de Tamaulipas a Veracruz). CONABIO/UAM- VCDELM. México, p. 357-358.

0 Mayzaud, P. y R.J. Conover, 1988. O:N atomic ratio as a tool to decribe zooplankton

metabolism. Mar. Ecol. Progr. Ser., 45: 289-302.

0 Miranda A., M.G. 1992. Plantas acuáticas de la cuenca hidrológica asociada a la

Laguna de Mandinga, Veracruz. Res.

I l l

Reunión Nal. Alejandro Villalobos. 20.

0 Molinasi, M.M., M.S.M.B. Salomao, A.R.C. Ovalle, C.E. Rezende, L.O. Lacerda y

C.D.V. Carvalho. 1999. Heavy metals in sediments of the lower Paraiba do SUI River and Estuary, R.J., Brazil. Bull. Environ. Contam. Toxicol., 63(5): 682-690.

NMX-AA-110-1995-SCFI Análsis de agua - Evaluación de toxicidad aguda con

Artemia franciscana Kellogg (Crustacea-Anostraca)

-

METODO DE PRUEBA (publicado en el Diario Oficial de la Federación el 12 de abril de 1996).

Páez-Osuna, F., D. Valdez-Lozano, M.H Alexander, H. Femández-Pérez (1987a).

Trace metals in the fluvial system of Terminos Lagoon, México. Mar. Pollut Bull., 18: 294-297.

Páez-Osuna, F., D. Valdez-Lozano, M.H. Alexander, H. Femández-Pérez, J . Osuna-

López (1987b). Níquel y plomo en las fracciones disueltas y particulada del sistema fluvio-lagunar de laguna de Términos, México. Ann. lnst. Cienc. Mar. Limnol., 74: 79- 86.

(54)

Páez-Osuna, F., M.L. Fong Lee., H. Femández Perez, R. Lozano Santa Cruz y G.

Villaseñor. 1985. Heavy metals and mineralogy in sediments cores from a tropical coastal lagoon, México. lndian J . Mar. Sci.. 73; 33-41.

0 Prater, B.L. 1976. Sediment bioassay of Duluth and Superior Harbor Basins

(Minesota) using Hexagenia limbata, Asellus communis, Daphnia magna and

Pimpephales promelas as test organisms. Bull. Environrn. Conta.

Toxicol.,

78 (2): 159-1 69.

0 Rasmussen, A.D. y O. Andersen, 1999. Cadmium transfer between water and

sediments studied in laboratory experiments and with a computer model. Bull. Environ. Contam. Toxicol., 63 (6): 720-727.

0 Reguero, M. M., 1994. Estructura de la comunidad de moluscos en lagunas costeras

de Veracruz y Tabasco, México. Tesis doctoral. Facultad de Ciencias, UNAM.

México, 280 p.

Reisch, D. y P. Oshida. 1987. Manual of methods in aquatic environment research. Part 70. Short-term static bioessays. FAO. Roma. 65 p.

Rosas, P.I., A. Báez, R. Belmonto. 1983. Oyster (Crassostrea virginica) as indicator of heavy metal pollution in some lagoons of the Gulf of Mexico. Water Air Soil Poll~t., 20: 127-1 35.

0 Rosas, C.V., E. Lazaro Chávez y S. Gómez-Aguirre. 1986. Efecto de las variaciones

de salinidad sobre la tasa respiratoria de dos especies de jaibas: Callinectes

sapidus y Callinectes rathbunae, en la laguna de Tamiahua, Veracruz. México.

Revista de lnvestigaciones Marinas VI/ 2: 71 -79.

SEDUE (Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología). 1990. Gaceta Ecológica, Vol II, No. 6.

Schwoerbel, J. 1975. Métodos de hidrobiología. H. Blume Ediciones. Madrid, 262 p.

0 Sims, R.R. y B.J. Presley. 1976. Heavy metals concentrations in organisms from an

actively dredged Texas Bay. Bull. Environ. Contam. Toxicol., Vol. 16, No. 5.

Sobrino-Figueroa, A.S y G. Barrera-Escorcia. 1994. Detección de genotóxicos en agua y sedimento. Y evaluación de daño genético en organismos de importancia económica (ostión y lisa). In: Informe final del proyecto Evaluación ambiental de las

lagunas costeras de Pueblo Viejo, Tamiahua y Tampamachoco, Ver. Para el

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...