BLACKBURN PIERRE QUÉ ES LA ÉTICA

Texto completo

(1)

EDUCA

CIÓN Y PED

A

(2)

PIERRE BLACKBURN

LA ÉTICA

Fundamentos y problemáticas

contemporáneas

Incluye el capítulo “La moral pública en México: escenarios para la educación”,

por BONIFACIOBARBA

(3)

I. CUESTIONES PRELIMINARES

¿QUÉ ES LA ÉTICA?

La ética es una de las ramas de la filosofía. Se centra en la moral y elabora aná-lisis y teorías sobre la naturaleza, la función y el valor de los juicios morales. Esos juicios nos sirven para evaluar el comportamiento ajeno y la organización de la sociedad, así como para guiar nuestras propias acciones.1

Laética aplicadaestudia los problemas morales a los que nos enfrentamos todos los días, ya sea individual o colectivamente, e intenta resolverlos o, por lo menos, hacer progresar su análisis. Un estudiante que se pregunta si debe ha-cer trampa en un examen o si debe intervenir para evitar que un amigo se sui-cide se enfrenta a un problema individual. En cambio, la cuestión de saber cuál posición sería justo adoptar ante las reivindicaciones territoriales de los autóc-tonos o cuál inversión en recursos humanos y materiales es justo hacer en el sistema de salud para el cuidado de los niños nacidos muy prematuramente, son problemas que se plantean a una colectividad.

La ética profesional, a menudo llamada deontología, es una rama de la éti-ca apliéti-cada que, por su parte, se centra en los problemas morales particulares que se plantean a los profesionales, como abogados, ingenieros, médicos, en-fermeras o trabajadores sociales.

Si situamos la ética en el conjunto de las manifestaciones del pensamiento crí-tico propio del ser humano, también se la puede concebir como el examen de la justificación racional de nuestros juicios morales. La ética tiende a permitirnos ha-cerevaluaciones moralesmejor pensadas, más críticas y más racionales del compor-tamiento ajeno, de la organización de la sociedad o de nuestras propias decisiones

(figuraI.1).

17

1Debe notarse que a menudo se emplea el término “moral” en lugar de “ético”. El contexto suele

(4)

¿HACEMOS FRECUENTEMENTE JUICIOS MORALES?

Examinemos una porción de la vida cotidiana de una persona a la que llama-remos Natalia. Estamos a 30 de septiembre de 1994, son las 22 horas y Natalia está viendo un noticiario televisado.

“Después de desembarcar la semana pasada, los soldados norteamericanos envia-dos por la ONUa Haití han descubierto las difíciles condiciones de vida que preva-lecen allí. Presenciamos hoy escenas de violencia en Puerto Príncipe, como las muestran las imágenes siguientes.”

Hum… ¿Qué pensar de todo eso? ¿Son verdaderamente desinteresados los norteame-ricanos?... ¿Por qué los soldados presencian impasibles tales matanzas? Se dice que sus su-periores les han ordenado no intervenir para evitar que la población haitiana y la comuni-dad internacional los consideren invasores… bueno, pero, aun así, ¿debe obedecer tales órde-nes un soldado mientras que podría salvar vidas? Hum… Y luego, para evitar un enfren-tamiento con el ejército de la Junta, los norteamericanos han decretado amnistía para los dictadores… ¿Se tiene el derecho de amnistiar a tales criminales? Seguramente, no. Sin em-bargo, eso ha permitido salvar vidas. Por lo general, un desembarco no se logra sin derra-mamiento de sangre. Está bien. Pero, ¿es aceptable amnistiar a criminales para salvar vi-das? Eso es irritante.

“El Tribunal Supremo de Canadá acaba de aceptar el estado de embriaguez ex-trema como defensa en los casos de agresiones sexuales. En efecto, un alcohólico de 72 años que había…”

18 LA NATURALEZA DE LA ÉTICA

¨

©

ª

La ética es el estudio de: •la naturaleza

•la función de los juicios morales •el valor

que nos sirven para evaluar

Las acciones las intenciones las personas las instituciones etcétera

planteadas consideradas especialmente

los sistemas los sistemas los sistemas políticos económicos jurídicos

(5)

¡Bah, qué estupidez! ¡Eso va contra el sentido común, es inaceptable! ¿Qué les pasa? “… ese tipo de defensa ya se ha aceptado en el país en los casos de asesinatos y robos.”

¡Vaya! Si se ha aceptado en los casos de asesinatos… Bueno, desde luego, hay que ser coherente, pero no menos coherente sería negar ese motivo de defensa en todos los casos. Tendré que pensar en ello.

“En Australia y en Nueva Zelanda, donde se ha permitido ese tipo de defensa, sólo se la ha aplicado con éxito en dos casos de más de mil en que se la ha invocado.” Bueno, eso es tranquilizador. El Tribunal ha debido trazar límites muy estrictos. De to-dos moto-dos, eso me parece muy turbio. Tendré que verificar exactamente lo que entienden por “embriaguez extrema”.2

“El abogado Claude F. Archambault ha sido vetado durante seis meses por ha-ber incitado a un testigo a perjurar y presentar una prueba falsa. Ya lo habían con-denado…”

¡Seis meses! Eso no tiene sentido: ¡merecería que lo vetaran de por vida! ¿Qué farsa es ésta? ¡Seis meses, eso no basta como disuasivo!... ¿Qué clase de justicia es ésa?... Desde lue-go, lo juzgaron sus colegas: eso huele mal. Pero, ¿de qué otra manera hacerlo? Lo único cier-to es que seis meses son ridículamente pocos.

“La comisión Krever, que averigua la responsabilidad de la Cruz Roja en la dis-tribución de sangre contaminada, se ha reunido hoy en Montreal.”

¿Qué pensar de esto? Es cosa seria. El virus del sida contaminó a unos hemofílicos, que luego murieron. Por cierto, lo mismo ocurrió en Francia y en Inglaterra. Y ésos no son errores excusables. Se trata, al parecer, de verdadera negligencia.

“En Francia, el gobierno acaba de prohibir que se lleve el velo islámico en las escuelas.”

Hum. ¿Será necesario que lleguemos a esto? No lo sé bien.

“A causa de una diferencia salarial, la temporada de hockey, que iba a comen-zar el próximo sábado, está en peligro. En efecto, los propietarios de los equipos han anunciado que aplazarán el comienzo de la temporada…”

Hay jugadores de hockey muy simpáticos, pero los salarios de algunos de ellos son inde-centes. Los hay que ganan más en un año que los padres de una familia canadiense normal durante toda su vida activa, o sea unos 40 años. Algunos ganan más en algunos partidos que el primer ministro en un año. Ya sé que a eso lleva, a veces, la economía de mercado, pero hay niveles de desigualdad injustificables.

“Pasemos ahora a las noticias deportivas.”

CUESTIONES PRELIMINARES 19

2Casi un mes después, Natalia se tranquilizó al leer en los periódicos que el ministro

(6)

(Natalia se levanta y va a apagar el televisor. Prosigue su monólogo anterior.) Bueno, ¿qué haré? ¿Leeré la novela de Alison Lurie que acabo de comprar? Hum… Voy a dar un curso mañana por la mañana. Si me pasó parte de la noche leyendo, daré mal el curso; aunque podría decir que estoy enferma… No, eso no tiene sentido, me he com-prometido a dar mis cursos. Si quisiera pasarme las noches leyendo novelas, tendría que pedir vacaciones. Y, además, mañana por la mañana los estudiantes se tomarán la molestia de ir a clase. No puedo hacerles eso. Además, me parece inaceptable que algunos de mis co-legas soliciten permiso por incapacidad cuando no están enfermos… Si quiero ser coherente conmigo misma, no debo hacer eso. Voy a acostarme.

(Natalia va a acostarse.)

¡Ah, sí, es verdad! Dentro de pocas semanas tendré que ir a votar. Hum… ¿Por quién votaré? ¿Por el partido que tiene al mejor jefe, por el que tiene al mejor candidato local o por el que tiene el mejor programa?

(Natalia se duerme.)

Este ejemplo, que es pasablemente representativo de una parte importan-te de nuestras reflexiones, pone de manifiesto varios puntos.

• Como espectadores, evaluamos habitualmente en el plano moral el com-portamiento de los demás, las instituciones y las prácticas admitidas en nuestra sociedad o en otras sociedades.

Las reflexiones de Natalia no son las de una persona que tiene un inte-rés particular en las cuestiones morales. Por lo contrario, son reveladoras de las reflexiones que cada uno de nosotros podría hacerse espontáneamente. Así, entre las reflexiones de Natalia encontramos, en especial, los si-guientes juicios morales:

— Es inaceptable amnistiar a los criminales de la junta militar haitiana; — Es inaceptable permitir invocar la embriaguez extrema como

ate-nuante en los casos de agresión sexual;

— El abogado que incitó al perjurio merecería ser vetado de por vida; — Los salarios de algunos jugadores de hockey son indecentes;

— La economía de mercado puede conducir a niveles injustificables de desigualdad salarial.

• Como actores que tomamos parte en los acontecimientos, evaluamos diariamente en el plano moral las numerosas opciones que se nos pre-sentan.

(7)

Por ejemplo, Natalia se pregunta si debiera pasar parte de la noche le-yendo, sin importarle perder su curso del día siguiente. Se pregunta asi-mismo por quién votar.

• Esas evaluaciones morales se fundamentan en principios racionales has-ta cierto punto generales, y que no son arbitrarios.

Así, cuando Natalia reflexiona sobre la contaminación de los hemofí-licos, aplica el principio según el cual ciertos errores son excusablesyotros no lo son. Cuando piensa en la posibilidad de no dar su curso del día si-guiente, apela a principios corrientes de acuerdo con los cuales se deben cumplir los compromisosyhay que respetar a los demás.Invoca igualmente el principio según el cual hay que ser coherente, presente también en sus re-flexiones sobre la decisión del Tribunal Supremo.

• Algunas de esas evaluaciones, y las decisiones que de ellas se derivan, pueden resultar desconsoladoras.

Esto lo vemos cuando Natalia se pregunta cómo evaluar el acuerdo entre autoridades norteamericanas y haitianas que si bien tiene la venta-ja de salvar vidas, tiene la desventaventa-ja de amnistiar a quienes han cometido delitos graves. Desde luego, si Natalia se siente desconsolada por esto, no es porque piense que su opinión llegue a tener una cierta influencia sobre la situación haitiana. Es, más bien, porque se ve sometida a senti-mientos morales contradictorios relativamente fuertes. Y es probable que haya ocurrido lo mismo a los jueces del Tribunal Supremo que tuvieron en sus manos la decisión de si había que aceptar la embriaguez extrema como argumento de defensa en los casos de agresión sexual.3

• Las evaluaciones morales pueden relacionarse con cuestiones muy coti-dianas. No necesariamente se refieren a problemas complejos y en apa-riencia casi insolubles que se nos ocurren cuando pensamos en la ética. • Complementando la observación anterior, puede notarse que ciertos

pro-blemas de naturaleza ética se resuelven con bastante facilidad. Pense-mos, por ejemplo, en la decisión de Natalia de ir a dar su curso. Otros, en cambio, exigen mayor detenimiento, como la reflexión de Natalia sobre su voto en las próximas elecciones.

CUESTIONES PRELIMINARES 21

3Reine contre Daviault,30 de septiembre de 1994. La decisión fue dividida: seis jueces a favor,

Figure

FIGURA I.1

FIGURA I.1

p.4

Referencias

Actualización...