GUÍA PARA EL COMENTARIO DE TEXTO

146  Descargar (1)

Texto completo

(1)

GUÍA PARA EL COMENTARIO DE TEXTO

3º ESO

1. ANTES DEL COMENTARIO: SELECCIÓN Y COMPRENSIÓN DEL TEXTO

a. Lectura atenta.

b. Conocimiento del vocabulario y comprensión del sentido y significado del texto. c. Búsqueda de información sobre el autor y la obra a la que pertenece el fragmento.

2. COMENTARIO DE TEXTO

a. Localización del texto en la historia de la Literatura.

Obra a la que pertenece (si forma parte de un todo). Título de esa obra. Argumento de dicha obra y parte a la que pertenece el fragmento a comentar, para situarlo en su marco correspondiente.

Lugar que ocupa dicha obra en la producción del autor y etapa a la que pertenece. Rasgos y características de la misma.

Pinceladas biográficas para analizar la finalidad de la obra y del fragmento a comentar.

Rasgos generales de la época relacionados con las preocupaciones, intereses políticos, culturales (modas, tendencias, costumbres, creencias...), sociales o económicos que pudieran influir en los temas del autor y sus puntos de vista, y características literarias, SIEMPRE relacionadas con el contenido del texto y su lenguaje.

b. Análisis del contenido del fragmento a comentar: qué dice el autor y cómo secuencia las ideas.

Tema o idea central del texto.

Resumen del argumento, intención comunicativa y función del lenguaje dominante. En definitiva, qué quiere decir el autor y a quién lo dice.

Estructura o esquema de ideas del contenido. ¿Qué secuencia sigue el mensaje? A modo de guía podemos servirnos de los puntos y seguido y puntos aparte, de los párrafos, en los textos narrativos y descriptivos, de las estrofas, si se trata de un poema, y de las escenas, actos, acotaciones y diálogos, en los textos teatrales. Indicaremos de forma concreta las líneas o versos que comprende y concretamos la idea que prevalece en cada una.

Debemos fijarnos en el nivel semántico de las palabras, es decir, mencionar cambios de significados y connotaciones que aporta el autor, que se analizarán en el apartado siguiente sobre el análisis de la lengua.

c. Análisis del lenguaje: se trata de analizar la forma del texto, el estilo de la lengua usado.

Debes analizar la forma del texto según su género:

- Si es narrativo: has de analizar uno por uno los componentes de toda narración: narrador, argumento, personajes y marco espacio-temporal; el subgénero al que pertenece (cuento, fábula, leyenda, mito, novela, etc…), especificando si es en verso o en prosa; identificar y analizar recursos literarios, así como determinar su finalidad; el nivel de la lengua que usa el escritor en el narrador y los personajes…

- Si es poético, debes analizar la métrica y la rima y establecer qué tipo de estrofa se emplea; identificar y analizar recursos literarios y justificar el porqué de su uso.

- Si es teatral, análisis de la caracterización de los personajes, nivel de la lengua que usan; el análisis de las acotaciones escénicas; identificar y analizar recursos de la lengua presentes en los diálogos e indicar su finalidad; precisar el subgénero (tragedia, drama, comedia).

(2)

EJEMPLO DE COMENTARIO SOBRE UN TEXTO NARRATIVO

Imagina que te han asignado el autor Garcilaso de la Vega y unos de sus sonetos, en este caso el XIII:

SONETO XIII.

"A Dafne ya los brazos le crecían y en luengos ramos vueltos se mostraban;

en verdes hojas vi que se tornaban los cabellos que el oro oscurecían;

de áspera corteza se cubrían los tiernos miembros aún bullendo estaban;

los blancos pies en tierra se hincaban y en torcidas raíces se volvían Aquél que fue la causa de tal daño,

a fuerza de llorar, crecer hacía este árbol, que con lagrimas regaba. ¡Oh miserable estado, oh mal tamaño,

que con llorarla crezca cada día la causa y la razón por que lloraba!

Garcilaso de la Vega

Comprensión del texto

Lo primero que tengo que hacer es asegurarme de que comprendo el significado del texto y su vocabulario.

Búsqueda de información

Busco información sobre el autor (Garcilaso de la Vega) y el poema en cuestión. Recuerda: NO se trata de redactar la biografía del autor. Tan sólo aquellas pinceladas biográficas imprescindibles para ubicar el texto que comentas en su contexto histórico.

Redactas:

1. Localización

“El soneto XIII es uno de los cuarenta sonetos que escribió Garcilaso de la Vega (Toledo, 1498-Niza, 1503), uno de los poetas más representativos de la lírica renacentista española del conocido como “Siglo de Oro”.

En 1543 se publicó por primera vez parte de la obra poética de Garcilaso. Aparecía como un apéndice en la obra de su amigo y caballero Juan Boscán, obra de carácter póstumo que se publicó por indicación expresa de la viuda de éste. Garcilaso de la Vega, hombre vitalista y sensual, centrará prácticamente toda su producción literaria en el tema del amor como pasión que persigue al hombre a lo largo de su vida y que incluso lo trasciende. Como hombre del Renacimiento que fue, Garcilaso fue hombre de gran cultura y, por tanto, conocedor del mundo clásico. Sus influencias fueron, de un lado, la mitología, utilizada como fuente de inspiración y marco donde situar su tema, y de otro, los escritos de autores latinos como Ovidio, Horacio, Virgilio, Sannazaro o Petrarca, y los de algunos autores españoles, especialmente el poeta valenciano Ausías March.

Son importantísimos los mitos de Orfeo y Eurídice, Venus y Adonis y el mito de Apolo y Dafne, al que se refiere el soneto XIII que comentamos. Estos tres mitos plantean historias trágicas en las que la muerte, el rechazo o el cambio de naturaleza separan a los enamorados e impide la culminación de su amor.”

2. Contenido del fragmento

(3)

a. Tema

Para poder entender el mensaje del soneto es necesario conocer primero el mito de Dafne y Apolo. Buscamos información y encontramos algo así:

“Apolo quiso competir con Cupido (dios del amor) en el arte de lanzar flechas con las que enamorar a quienes las recibieran. Cupido, molesto por la arrogancia de Apolo, ideó vengarse de él. Para ello lanzó al hermoso dios Apolo una flecha de oro, que causaba un amor inmediato a quien hiere; al mismo tiempo, hirió a la ninfa Dafne, pero con una flecha de plomo, que causaba el rechazo amoroso. Así que, cuando Apolo vio un día a Dafne, se sintió herido de amor y se lanzó en su irresistible persecución. Pero Dafne, que sufría el efecto contrario, huyó de él. Y la ninfa corrió y corrió hasta que, agotada, pidió ayuda a su madre, la cual determinó convertir a Dafne en un árbol de laurel. Cuando Apolo alcanzó a Dafne, ésta iniciaba la transformación: su cuerpo se cubrió de dura corteza, sus pies fueron raíces que se hincaban en el suelo y su cabello se llenó de hojas. Apolo se abrazó al árbol y se echó a llorar. Y le dijo:

—Puesto que no puedes ser mi mujer, serás mi árbol predilecto y tus hojas, siempre verdes, coronarán las cabezas de las gentes en señal de victoria".

Es importante hacer notar que en griego, Dafne significa “laurel”, un tipo de árbol aromático, cuyas hojas se utilizan como condimento gastronómico, entre otros usos.

Por lo tanto, el tema sería el amor imposible no correspondido o inalcanzable, tema recurrente en la lírica de todos los tiempos.

b. Asunto o argumento

El texto narra en forma de soneto una variación del mito de Dafne y Apolo, donde el dios Apolo ve cómo la ninfa Dafne se transforma en un árbol ante sus ojos.

c. Estructura de las ideas

Comentamos estrofa por estrofa:

En la primera y segunda estrofa, es decir, en los dos primeros cuartetos, el poema describe la metamorfosis de la ninfa Dafne en laurel: “los brazos en luengos ramos y verdes hojas”; “cabellos dorados en áspera corteza”; “los pies se tornaban raíces”.

En los dos tercetos, el poeta expresa el dolor que siente el desconsolado Apolo al ver dicha transformación y cómo sus lágrimas la acrecientan y aceleran irremisiblemente: “…a fuerza de llorar crecer hacía…”, “…con lágrimas regaba…” En el último terceto, el poeta termina con un lamento, que bien pudiera ser una identificación con el dolor desconsolado de Apolo ante el mismo sentimiento del autor: “¡Oh miserable estado, oh mal tamaño,/que con llorarla crezca cada día/ la causa y la razón por que lloraba!”

¿Te has fijado que los dos cuartetos nos muestran un proceso de metamorfosis, no un cambio ya hecho, sugiriendo así un paralelismo más real entre lo que cuenta la historia y lo que siente el poeta en ese momento? Debes comentarlo.

¿Has observado que lo que se cuenta en el poema sigue una progresión, es decir, sigue una pauta?: la ordenación de los cuatro elementos humanos seleccionados en la transformación (brazos, cabellos, piel, pies) sugiere la idea de progresión, de la parte superior hacia abajo, para terminar con los pies metamorfoseados en raíces, fijados ya al suelo, punto final de la metamorfosis. Debes comentarlo sacando del texto las citas que refuercen tu argumentación.

La intención del Garcilaso en este soneto, como, en general, de la lírica amorosa, es expresar sentimientos para liberarse, convirtiendo su lucha en creación. Es lo que se denomina “catarsis” en psicología.

3. Análisis de la lengua o estilo

Garcilaso ha escogido un mito clásico que pueda ejemplificar lo que siente y le ha dado una forma muy trabajada que se concreta en un poema tipo soneto. Así pues, las funciones del lenguaje que están involucradas en este acto de comunicación del poeta son la referencial o representativa de la descripción de la metamorfosis, la poética, en la forma tan trabajada, y la expresiva en los sentimientos que plasma a lo largo del poema y el lamento del terceto final.

Escoge el soneto como estrofa por influencia italiana, estrofa introducida en España precisamente por Garcilaso de la Vega y su amigo, el caballero y poeta, Juan Boscán.

Analicemos ahora los tres planos, dentro de los recursos estilísticos o figuras retóricas que ya estudiaste el año pasado, y que ahora debes analizar aquí (repásalas).

Nivel fónico (referido al análisis de todos aquellos recursos que se potencian el sonido, el ritmo y la musicalidad del poema):

(4)

Se trata de un soneto clásico, es decir, catorce versos endecasílabos con rima consonante organizados en dos cuartetos y dos tercetos (rimas ABBA ABBA CDE CDE).

El ritmo del endecasílabo y de las rimas en sílabas llanas proporciona una musicalidad a los versos sencilla y elegante, característica de Garcilaso.

Esta musicalidad se relaciona con la suave melancolía que desprende el soneto para reforzar la melancolía de la amada perdida.

A ella contribuye también la figura literaria de la aliteración en la repetición de los sonidos /r/, /k/ y /s/, que sugieren onomatopeyas vegetales, crujidos, durante la metamorfosis.

Es importante destacar la presencia de la entonación enunciativa en los cuartetos por tratarse de la descripción del mito. En los tercetos sobresale la entonación exclamativa como reflejo de la emoción del poeta.

Nivel Morfosintáctico (o el uso de lo gramatical al servicio del mensaje)

El primer rasgo destacado es que la importancia de las acciones que conducen a la metamorfosis se manifiesta en que la categoría morfológica predominante sea el verbo.

Es importante observar el valor expresivo de las formas verbales: el poeta se sitúa en el pasado (“vi”) y contempla la transformación de Dafne en pleno desarrollo, sentido que aporta el aspecto imperfecto predominante de los verbos, tanto los abundantes pretéritos imperfectos de indicativo (crecían, mostraban, tornaban, oscurecían...) como las formas no personales de infinitivo (llorar y crecer, ambos en el mismo verso 10).

Además, relacionado con el efecto de los verbos, aparece otro recurso morfosintáctico, muy común en la poesía renacentista y barroca: el hipérbaton. Fíjate como está muy destacado en los cuartetos y cómo los verbos se sitúan al final de las oraciones.

Observa también la estructura de las oraciones que forman los versos. ¿Te acuerdas del paralelismo?

En los versos 1-2, 7-8: dos proposiciones coordinadas copulativas: “A Dafne […] le crecían y en luengos[…] se mostraban”; “los blancos pies […] se hincaban y […] raíces se volvían”.

En los versos 3-4, 5-6: proposición principal + proposición adjetiva: “En verdes hojas vi […] los cabellos que al oro oscurecían” y “[…] los tiernos miembros que aún bullendo estaban”.

Además, dentro de cada proposición aparecen sintagmas de contenido cruzado, alterno, lo que se conoce como “quiasmo” (busca información), que refuerza el proceso de metamorfosis:

Un elemento humano, un elemento vegetal, alternándose:

◦Brazos(humano) / luengos ramos (vegetal)

◦Verdes hojas (vegetal) / cabellos dorados (humano) ◦Áspera corteza (vegetal) / tiernos miembros (humano) ◦Blancos pies (humano) / torcidas raíces (vegetal)

Fíjate en la abundante adjetivación, un nuevo quiasmo (v.12), el cambio de las oraciones enunciativas predominantes a las exclamativas del 2º terceto y la perífrasis con que se nombra al dios Apolo.

Fíjate también en los encabalgamientos de los tercetos, sumados a las pausas producen un ritmo entrecortado que se relaciona con el dolor de Apolo y del propio poeta.

Observa finalmente, la posición de las formas verbales de pretérito, ya mencionadas, todas al final de cada verso, como alargándose en el tiempo (lo cual refuerza la impresión de transformación en desarrollo).

Nivel semántico

Señalemos en primer lugar los campos semánticos que se destacan:

El mundo vegetal, dominado por la aspereza y la falta de sentimiento. El mundo humano, caracterizado por la delicadeza y la sensibilidad.

Con este segundo está relacionado el campo semántico del sufrimiento, al que pertenecen términos como daño, llorar, lágrimas, mal, …

Las connotaciones predominantes son las relacionadas con el sentimiento del dolor.

Observa ahora los epítetos, es decir el uso que hace el autor de los adjetivos (especificativos o explicativos): Tiernos

miembros, torcidas raíces…

Destacan aspectos sensoriales relativos a la vista y al tacto: crecimiento de brazos, colores (verde, dorado, blancura…), rugosidad y aspereza del tronco… Algunos son antitéticos para reforzar el contraste del cambio y cómo a la belleza de la ninfa se opone la aspereza y rigidez del árbol: tiernos – áspera - torcidas.

(5)

Otra hipérbole (vv. 10 y 11) expresa el dolor de Apolo: su misión es enlazar el mundo mitológico con el mundo personal del poeta.

El proceso de transformación está ordenado de forma creciente: esta gradación intensifica la tensión de la metamorfosis, como ya se mencionó al hablar del contenido.

Valoración

El texto muestra un soneto representativo de la lírica renacentista, tanto por el tema (amor y mitología), como por el estilo (perfección formal, sencillez y naturalidad elegantes).

La delicadeza y contención en la expresión del sentimiento personal no se manifiesta directamente, sino a través del mito de Dafne y Apolo, a modo de “pantalla protectora” donde se resguarda el poeta, que sólo se muestra al final

Todos los elementos que componen el poema se orientan a destacar las dos ideas centrales: metamorfosis, como muestra de cómo cambiamos las personas, y sentimiento de dolor por el amor no alcanzado.

La descripción de la metamorfosis, llena de plasticidad, casi pictórica, muestra la habilidad del poeta para que el lector la vea con los ojos de la imaginación y para que sienta la emoción que experimenta el poeta ante la pérdida de la mujer deseada.

EJEMPLO DE COMENTARIO SOBRE UN TEXTO NARRATIVO

1. Lectura del texto a comentar

Es imprescindible una lectura atenta y comprensiva de cualquier texto y asegurarse de la búsqueda de significados de palabras que se desconozcan o causen duda.

“Llegóse en esto la sazón y punto en que bajó el señor Monipodio, tan esperado como bien visto de toda aquella virtuosa compañía. Parecía de edad de cuarenta y cinco a cuarenta y seis años, alto de cuerpo, moreno de rostro, cejijunto, barbinegro y muy espeso; los ojos, hundidos. Venía en camisa, y por la abertura de delante descubría un bosque: tanto era el vello que tenía en el pecho. Traía cubierta una capa de bayeta casi hasta los pies, en los cuales traía unos zapatos enchancletados, cubríanle las piernas unos zaragüelles1 de lienzo, anchos y largos hasta los tobillos; el sombrero era de los de la hampa, campanudo de copa y tendido de falda2; atravesábale un tahalí3 por espalda y pechos a do colgaba una espada ancha y corta, a modo de las del perrillo4; las manos eran cortas, pelosas, y los dedos gordos, y las uñas hembras5 y remachadas; las piernas no se le parecían6, pero los pies eran descomunales de anchos y juanetudos. En efecto, él representaba el más rústico y disforme bárbaro del mundo. Bajó con él la guía7 de los dos, y, trabándoles de las manos, los presentó ante Monipodio, diciéndole:

─Éstos son los dos buenos mancebos que a vuesa merced dije, mi sor8

Monipodio: vuesa merced los desamine9 y verá como son dignos de entrar en nuestra congregación.

─ Eso haré yo de muy buena gana ─ respondió Monipodio.

Olvidábaseme de decir que, así como Monipodio bajó, al punto, todos los que aguardándole estaban le hicieron una profunda y larga reverencia, excepto los dos bravos, que, a medio magate10, como entre ellos se dice, le quitaron los capelos11, y luego volvieron a su paseo por una parte del patio, y por la otra se paseaba Monipodio, el cual preguntó a los nuevos el ejercicio, la patria12 y padres.

A lo cual Rincón respondió:

─ El ejercicio ya está dicho, pues venimos ante vuesa merced; la patria no me parece de mucha importancia decirla, ni los padres tampoco, pues no se ha de hacer información13 para recibir algún hábito14 honroso.

A lo cual respondió Monipodio:

─ Vos, hijo mío, estáis en lo cierto, y es cosa muy acertada encubrir eso que decís; porque si la suerte no corriere como debe, no es bien que quede asentado debajo de signo de escribano, ni en el libro de las entradas15: "Fulano, hijo de Fulano, vecino de tal parte, tal día le ahorcaron, o le azotaron", o otra cosa semejante, que, por lo menos, suena mal a los buenos oídos; y así, torno a decir que es provechoso documento16 callar la patria, encubrir los padres y mudar los propios nombres; aunque para entre nosotros no ha de haber nada encubierto, y sólo ahora quiero saber los nombres de los dos.

Rincón dijo el suyo y Cortado también.

(6)

dando voces: ''¡Al ladrón, al ladrón! ¡Deténganle, deténganle!'', uno se pone en medio y se opone al raudal de los que le siguen, diciendo: ''¡Déjenle al cuitado21, que harta mala ventura lleva! ¡Allá se lo haya; castíguele su pecado22!'' Son también bienhechoras nuestras las socorridas23, que de su sudor nos socorren, ansí en la trena24 como en las guras25; y también lo son nuestros padres y madres, que nos echan al mundo, y el escribano, que si anda de buena26, no hay delito que sea culpa ni culpa a quien se dé mucha pena; y, por todos estos que he dicho, hace nuestra hermandad cada año su adversario27 con la mayor popa y solenidad28 que podemos.”

Miguel de Cervantes Saavedra: “Novelas Ejemplares”. Ed. De J.B. Avalle-Arce, Castalia. Madrid, 1982.

1

zaragüelles: calzones antiguos anchos y con pliegues. 2

faldas: alas del sombrero. 3

tahalí: correa de cuero que sujeta el talabarte de donde pende la espada. 4

las del perrillo: expresión de la época para referirse a unas espadas anchas y cortas que fabricaban en Toledo y que tenían como marca un perro grabado en la hoja.

5

hembras: anchas y cortas. 6

no se le parecían: no aparecían, no se le veían. 7

la guía: en la España del Siglo de Oro el sustantivo era femenino. 8

sor: señor; contracción propia del habla vulgar.

9 desanime: el desconocimiento de la lengua lleva al personaje a querer hablar bien pero no sabe. Quiere decir “ examine”. 10

a medio magate: expresión coloquial de la época para decir sin cuidado, con desgana. 11

capelos: sombreros. 12

patria: se refiere en el contexto al pueblo o ciudad en que se nace. 13

hacer información: investigar los ascendientes (familia) y méritos del candidato a su cargo.

14 hábito: en relación al “hábito religioso”, aquí se refiere a la dignidad del caballero en las órdenes militares. Para recibir ese hábito

había que demostrar que se era cristiano viejo por los cuatro costados. 15

de las entradas: se refiere a las entradas en la cárcel. 16

documento: consejo. 17

estupendo: estipendio, pago. Al igual que en la 9 , aquí Monipodio, por incultura, también altera arbitrariamente las voces cultas que no entiende.

18

se garbea: se roba. 19

naufragio: al igual que lo explicado en las cuestiones 9 y 17 ; el personaje quiere decir “sufragio”, ayuda, apoyo o beneficio espiritual. 20

guro: alguacil, agente de la autoridad. 21

cuitado: desdichado, infeliz. En uso hoy. 22

pecado: demonio. 23

socorrida: palabra propia de la jerga marginal de la época referida a la prostituta que ayuda con sus ganancias a un condenado por la justicia.

24

trena: cárcel. Ya ves que la palabra tiene historia. 25

guras: galeras, embarcaciones de la época, usadas sobre todo en la Armada, cuya fuerza motriz dependía principalmente de los remeros, prisioneros de guerra o presos por delitos comunes encadenados a sus bancos, y que eran conocidos como “galeotes”. 26

si anda de buena: si está de buen talante, contento. 27

adversario: aniversario. Nuevo dislate (disparate al confundir términos) de Monipodio, al igual que el siguiente. 28

popa y solenidad: pompa (por todo lo alto sin escatimar en gastos) y solemnidad.

2. Comentario de texto

LOCALIZACIÓN DEL FRAGMENTO

Buscamos información sobre el fragmento, la obra a la que pertenece y el autor en el libro de texto o en otras fuentes. Redactamos:

El fragmento a comentar pertenece a “Rinconete y Cortadillo”, uno de los doce relatos breves que compone la obra titulada “Novelas Ejemplares”, escrita por Miguel de Cervantes entre los años 1590 y 1612, y que fue publicada en 1613. Lo de “ejemplares” se refiere al carácter crítico, didáctico o moralizante de los relatos. E

El argumento de “Rinconete y Cortadillo” gira en torno a dos muchachos que se fugan de la casa familiar y se conocen por el camino. Ambos emprenderán una vida picaresca con ayuda de su habilidad con los naipes y su ingenio para el hurto, hasta que van a parar a Sevilla, donde son captados por una asociación mafiosa de malhechores, una especie de sindicato del crimen sevillano gobernado como una cofradía por el hermano mayor, Monipodio. Se suceden diversas escenas de género propias de un entremés o una jácara donde se presentan alguaciles corruptos, ladrones, matones, chulos y prostitutas; acabado este desfile de tipos, los pillos muchachos deciden regenerarse

(7)

enseñanza alguna. Por ello, puede hablarse de “apicarada” o de costumbres picarescas y no tuvo, al contrario que otras obras, problemas con la censura de su época.

Aunque los dos jóvenes pícaros dan nombre a la novela, se sabe poco de ellos. Realmente no son los protagonistas, sino los introductores al mundo del hampa sevillana y los testigos del funcionamiento de esa peculiar cofradía de ladrones en la que ingresan.

El fragmento a comentar pertenece al nudo de la obra: el encuentro de Rincón y Cortado con Monipodio.

ANÁLISIS DEL CONTENIDO

Tema

Como se apuntaba antes, el tema central del texto es la descripción que se hace del personaje de Monipodio, personaje que encarna al jefe de los ladrones y de quien se hace un retrato completo: la descripción de su aspecto físico (prosopografía) y los rasgos sobre su personalidad y forma de pensar (etopeya o descripción moral o del carácter). Las dos partes de este retrato vienen introducidas y separadas por una breve acción narrativa que permite que la novela avance: el encuentro de los jóvenes con el jefe.

Argumento

El autor profundiza en el carácter de los personajes con prosa fluida y nos presenta en tono tragicómico un mundo corrupto, movido por las pasiones y obsesiones humanas.

Como ya se ha comentado antes, el fragmento que comentamos pertenece al momento en que Rincón y Cortado son presentados al jefe de los ladrones de la ciudad, ahora su jefe, Monipodio, quien decide cambiarles el nombre y les explica algunas de las “piadosas” costumbres de la asociación que regenta. El texto que comentamos se centra en la personalidad y la forma de pensar de Monipodio. Por lo tanto, el texto es más descriptivo que otra cosa. Rinconete y Cortadillo no aparecen apenas caracterizados: son meros introductores y testigos.

Estructura

Se pueden distinguir tres grandes partes en el contenido del texto:

1. Descripción física de Monipodio:

A. Rasgos como la edad y talla; cabeza (color, cejas…pecho); atuendo (capa, zapatos…espada);

extremidades (manos…pies). B. Síntesis: un bárbaro (línea 8)

En la descripción abundan los detalles y la insistencia en términos (casi todos adjetivos) de los mismos campos semánticos que resaltan especialmente dos aspectos:

 lo peludo: cejijunto, barbinegro y muy espeso, un bosque […] en el pecho, manos pelosas…

 la corpulencia y el grosor: manos cortas, dedos gordos, zaragüelles anchos, pies descomunales de anchos.

Los aspectos anteriores, junto a un atuendo de hampón desastrado y de mal gusto, sugiere un tipo vulgar e innoble, opuesto al modelo de belleza imperante en la época, y que, en cierto modo, muestra el estereotipo previsible para reflejar el aspecto de quien dirige una organización criminal en los bajos fondos de una gran ciudad de la España de la época, como fue Sevilla.

2. El encuentro de los personajes:

A. Presentación de los jóvenes a Monipodio.

B. Descripción del entorno del patio.

C. Negativa de Rincón a revelar su identidad.

3. Los parlamentos de Monipodio, donde se nos muestra su personalidad y forma de pensar:

A. Motivos para ocultar el linaje: el honor.

B. Cambios de nombre.

C. Motivos para no ocultar el linaje: las misas.

D. Relación de personas de diferentes estamentos sociales que participan de la actividad de la comunidad de ladrones: procurador, alguacil, verdugo, colaborador, prostitutas, padres, escribano.

(8)

de nombre que se efectuaba al entrar en una orden religiosa o civil para simbolizar un cambio de vida, en el cual Monipodio está actuando como jefe espiritual de una agrupación a la que todos se refieren como”congregación” y “hermandad”, la “virtuosa compañía” , según menciona irónicamente el narrador, y que dispone de ordenanzas y reglamentación como aquellas, a cuyas directrices y liderazgo se someten todos con un respeto y veneración impropios de los que son: malhechores.

La mentalidad y la forma de ver las cosas de Monipodio son aún más chocantes. Realmente es un contraste muy fuerte que un hombre que vive criminalmente al margen de la sociedad argumente la conveniencia o inconveniencia de dar el nombre de los padres con criterios como:

 el decoro y las buenas maneras sociales: “No es de bien que…, suena mal a nuestros oídos…”;

 la piedad cristiana, con la formalidad de mencionarlos en las misas y de pagarlas, además, con el dinero que roban.

Honor y religión, a los que se asocian el decoro y la piedad, eran dos valores esenciales en la sociedad del Siglo de Oro, de los que los malhechores estaban excluidos. Es importante hacer notar, para comprender el grado de incultura de Monipodio, el hecho de que desconozca conceptos y vocabulario común de religión, básicos para cualquier persona de su época (“tales misas…caen debajo de nuestros bienhechores”)

Además, también es chocante que un hombre descrito físicamente con cierta animalización, zafio y de mal gusto en el vestir, y que se gana la vida como criminal, albergue sentimientos familiares hacia los miembros de la organización a quienes trata de “hijos” (línea 20), otra muestra más del caos ideológico de Monipodio y de cuantos lo rodean.

ANÁLISIS DEL LENGUAJE

El fragmento pertenece a una novela y contiene los tres tipos de textos característicos en ella: descriptivo, narrativo y dialogado. En cada uno de ellos, cambian los tiempos verbales: en la descripción de Monipodio se emplea el pretérito imperfecto (“Parecía de edad…; venía en camisa…; traía cubierta la cabeza…; cubríanle las piernas…”); en la narración, el encuentro de los personajes y las introducciones de personajes que realiza el narrador, el pretérito indefinido, también llamado pretérito perfecto simple (“Llegóse…; bajó el señor Monipodio…; …Rincón respondió…”), y en los diálogos y parlamentos, predomina el presente de indicativo (Estos son…; …quiero y es mi voluntad…; tenemos de costumbre…”).

Por otra parte, el vocabulario puede resultar complejo porque mezcla diferentes niveles de la lengua. Hay que tener en cuenta que se trata de un texto en castellano escrito a comienzos de la época barroca y que puede dificultar el análisis de la lengua. Deberemos esforzarnos en separar el uso de la lengua de la época, y que seguramente utilizará el narrador, del realizado por los personajes (que variará según su educación y nivel social)

Encontramos:

a. términos pertenecientes al habla de la época: do (dónde), disforme (deforme), ejercicio (profesión), etc.

b. vulgarismos fonéticos (sor, por señor) y giros populares propios de la jerga del hampa: a medio magate (con desgana), lo que se garbea (lo que se roba), guro (alguacil), socorrida (prostituta), trena (cárcel), guras (galeras); c. errores verbales y dislates (deformaciones de voces cultas) que originan sinsentidos de efecto cómico: el

estipendo (por el “estipendio” o limosna que se daba para pagar las misas u otros servicios afines); naufragio (por

“sufragio”, ayuda, apoyo o beneficio espiritual); adversario (por “aniversario”, fiesta anual, conmemoración);

popa (por “pompa”, solemnidad por todo lo alto).

Analicemos ahora los niveles de la lengua, recursos lingüísticos e intención comunicativa del narrador y del personaje central: Monipodio.

El narrador:

 utiliza lenguaje llano (coloquial), pero correcto.

 cuando usa una expresión vulgar, se justifica: “a medio magate, como entre ellos se dice”.

 emplea metáforas coloquiales, no innovadoras: “un bosque (de pelo), uñas hembras y remachadas”

 se sirve de la ironía, adoptando el punto de vista de los personajes: “aquella virtuosa compañía”

 muestra tendencia a usar derivación (afijación) y composición en adjetivos calificativos para lograr mayor expresividad: enchancletados, campanudo; pelosas, disforme, juanetudos, barbinegro, cejijunto.

 Gusta de usar estructuras sintagmáticas binarias (de dos elementos) unidas por la conjunción “y”: sazón y punto; zaragüelles anchos y largos; campanudo de copa y tendido de falda; espada ancha y corta; profunda y larga reverencia;

 Muestra una sintaxis lógica y ordenada.

Estos recursos revelan un hombre culto que en la narración utiliza recursos coloquiales para darle la verosimilitud y cercanía propias de un testigo que se moviera en ese mundillo.

Monipodio:

 usa un lenguaje vulgar (lleno de incorrecciones lingüísticas) por la ignorancia propia de un hombre de su clase y su pretensión de grandilocuencia (aparentar el hombre cultivado y virtuoso que no es).

(9)

 usa repeticiones innecesarias con intención de dar mayor solemnidad a sus palabras: estáis en lo cierto y es cosa acertada; quiero y es mi voluntad que…;

 empleo de la antítesis como recurso literario de tipo léxico-semántico ayudándose de la derivación: socorridas que de sudor nos socorren;

 uso de la concatenación y paralelismo como recursos literarios de tipo morfosintáctico: delito que sea culpa y culpa a quien se da mucha pena;

 error en el uso de la locución preposicional “debajo de”: tales misas[…] caen debajo de nuestros bienhechores;  errores y deformación de términos cultos: estupendo, naufragio, raudal (mal empleado en este contexto),

adversario, popa.

Estos rasgos delatan un personaje inculto y pretencioso, cuyo lenguaje estrafalario, disparatado y sinsentido es una de las principales causas de la comicidad del texto.

En conjunto, Monipodio es grotesco, no sólo por su físico, sino sobre todo por su actuación, su visión de las cosas y su lenguaje.

Todos estos aspectos del lenguaje que hemos analizado son recursos que utiliza Cervantes como parte de su técnica como escritor para transmitir al lector una visión cómica de personaje de Monipodio, comicidad se apoya en tres elementos esenciales ya apuntados: la actuación, los criterios de vida y el vocabulario de Monipodio.

Para ello, Cervantes emplea estos recursos comunicativos y lingüísticos:

 Se sirve de la alternancia inteligente de la descripción (en imperfecto) con la narración (en indefinido o pretérito perfecto) y el diálogo (en presente).

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...