Responsabilidad Objetiva del Estado por Falla en la Posición de Garante 

RESPONSABILIDAD OBJETIVA DEL ESTADO POR FALLA EN LA. POSICIÓN DE GARANTE. SANDRA PATRICIA CAMINO OLIVARES. UNIVERSIDAD SANTO TOMAS. FACULTAD DE DECRECHO. ESPECIALIZACION DE DERECHO ADMINISTRATIVO. MEDELLIN. 2015. RESPONSABILIDAD OBJETIVA DEL ESTADO POR FALLA EN LA. POSICIÓN DE GARANTE. INTRODUCCIÓN. Para determinar si las interpretaciones que realiza el consejo de Estado en torno a. la responsabilidad o no de las personas y de las instituciones que atienden en el sector de. la salud pública y, en particular en el caso propuesto en el expediente en estudio se hizo. pertinente realizar algunas indagaciones de orden jurisprudencial y doctrinal.. En primer lugar se realizó un estudio exhaustivo de la sentencia contenida en la. radicación interna número 21.735 de la Sala de lo Contencioso Administrativo del. consejo de Estado, estudio que se concordó con sentencia de la sección tercera del mismo. Consejo de Estado, del 19 de agosto de 2009, expediente 17773, con ponencia del. Consejero Enrique Gil Botero, al igual que con la sentencia C-512 2013 de la Corte. Constitucional, M.P. Mauricio González Cuervo y el concepto 12-12 de la Procuraduría. General de la Nación, elementos de interpretación de la norma que fueron fundamentales. para una adecuada comprensión del tema propuesto.. De igual manera, y como una forma de entender las figuras jurídicas involucradas. en el conflicto, tales como la culpa, la responsabilidad, tanto objetiva como subjetiva, el. riesgo creado, la posición de garante y la acción de reparación directa, todas ellas. involucrados en el conflicto propuesto a través de la demanda que fue motivo d estudio. de la Alta corporación, se realizó un rastreo de las opiniones de algunos doctrinantes que. han estudiado a fondo estos conceptos, entre los cuales cabe resaltar a Héctor Patiño y su. muy profundo estudio sobre la responsabilidad extracontractual y las causales de. exoneración, igualmente los conceptos emitidos por Isnardo Jaimes J. Procurador. Delegado ante el consejo de Estado, sobre la culpa y a Roberto Ferreyra Vásquez y. Federico Tallone quienes en su tratado sobre Derecho médico y mala praxis conceptúan. que “bastará a la parte actora demostrar la existencia del daño y su vinculación al. riesgo excepcional que va aparejado a la atención paramédica o extramédica de un. paciente psiquiátrico, lo que será suficiente para estructurar, prima facie, la. responsabilidad de la institución psiquiátrica.” Conceptos estos que fueron. fundamentales para sostener la posición asumida en el análisis realizado de la sentencia. en referencia.. Para la realización del estudio se tomó en cuenta no solo las consideraciones de. los consejeros sino los testimonios que fueron presentados durante el proceso tanto por el. demandante como por familiares suyos y funcionarios del Hospital Mental del Municipio. de Bello, entidad sobre la cual recayó la demanda impetrada.. Esta información se tuvo en cuenta pues de ella parten los elementos fácticos que. permiten entender los conceptos emitidos por el Consejo de Estado y entrar, así, a. compartir o desvirtuar la decisión tomada puesto que los acontecimientos llevan a. plantear la posibilidad de haber aceptado o no las pretensiones de la parte actora.. Por lo tanto, y desde los criterios expuestos, se buscó, como objetivo principal del. trabajo realizado entrar a analizar las consideraciones y posturas del consejo de Estado. frente a la existencia o no de unas condiciones objetivas y subjetivas que pudiesen. afirmar o negar una falla en la posición de garante por parte de las autoridades y. funcionarios del Hospital Mental del Municipio de Bello frente a los acontecimientos en. los cuales resultó afectado el demandante Luis Alberto Henao Morales, quien, en la. demanda, argumentó un descuido por parte de los funcionarios del establecimiento. quienes, a su entender, no previeron que podría infringirse autolesiones debido a su. condición esquizofrénica.. Para ello se realizó un informe preliminar en el cual se presentaron inicialmente. los antecedentes expuestos en la demanda presentada ante el juez de primera instancia,. oportunidad en la cual se escucharon los argumentos de la parte demandante, de la parte. demandada y de la aseguradora que fue convocada al proceso en llamamiento en garantía. y en la cual el a quo negó las pretensiones solicitadas en la demanda, razón por la cual el. Consejo de Estado asumió como ad quem, definiendo que debería estudiarse el caso toda. vez que el demandante obró conforme a derecho al invocar lo dispuesto en el artículo 140. de la ley 1437 de 2011, por medio de la cual se expide el Código Contencioso. Administrativo y el artículo 155 del mismo ordenamiento jurídico que fija la competencia. en los jueces administrativos en razón de la cuantía., procediendo a asumir el estudio de. la demanda desde el punto de vista de una aceptación o no de la responsabilidad objetiva. o subjetiva a título de culpa que puede caberle a la parte accionada.. El trabajo continúa analizando los criterios que frente a las figuras jurídicas. involucradas, sobre todo la posición de garante y las distintas causales que pueden. configurar el concepto de culpa asume el consejo de Estado, argumentaciones que le. llevan a fallar en el sentido expuesto en la sentencia, orientaciones que será expuestas de. manera clara en las conclusiones generales del trabajo, con lo cual se espera haber. dilucidado las interpretaciones generales del alto Tribunal frente a un caso que es. paradigmático cuando se habla de la responsabilidad médica frente a las condiciones. mentales de un paciente siquiátrico.. RESUMEN. Los funcionarios de los hospitales mentales tienen la obligación, cuando se trata. de pacientes esquizofrénicos de confiscar todos los elementos con los cuales los usuarios. puedan llegar a autoinfringirse lesiones, para ello se procede a una requisa minuciosa de. las pertenencias del paciente, incluidas sus ropas y objetos personales. En el caso en. estudio este requisito se cumplió pero, por un descuido el paciente, una vez recluido en la. habitación en la cual se le va a tratar, logra fugarse y entrar nuevamente en contacto con. el mundo exterior, oportunidad que aprovecha para hacerse a dos encendedores con el. cual prende fuego a las ropas de cama una vez que es recluido nuevamente. El estudio. radica en saber si en el evento narrado se presentó negligencia culposa por parte de los. funcionarios de la institución.. PALABRAS CLAVES. Negligencia, culpa, posición de garante, esquizofrenia, responsabilidad.. LA CONFIGURACIÓN DE LA RESPONSABILIDAD OBJETIVA. La culpa por la doctrina en los siguientes términos: ¨Hay culpa cuando el agente. no previó los efectos nocivos de su acto, habiendo podido preverlos o cuando a pesar de. haberlos previsto, confió imprudentemente en poderlos evitar.” (Guzmán, Fernando y. otros, 1996). En el caso en estudio se presenta, en un comienzo, una actuación supeditada al. cuidado que deben tener los funcionarios de la Hospital Mental del Municipio de Bello,. puesto que al demandante le fueron confiscados todos los elementos que pudiesen. ocasionarle daño, sin embargo, se presentó una segunda etapa en los acontecimientos. acaecidos, toda vez que se presentaron algunos aspectos fácticos que conllevaron a que se. presentase un descuido sin el cual es posible que el daño no se hubiese ocasionado.. En primer lugar debe observarse que las cámaras de vigilancia presentaban una. falla previa según la cual cuando se prendía el computador de la institución no se. observaba la actividad en las habitaciones de los pacientes puesto que se presentaba una. interferencia eléctrica, razón por la cual los enfermeros no se percataron de los. movimientos del demandante el cual manifiesta que fue requisado y despojado de todas. las pertenencias con las cuales pudiese hacerse daño, y que fue inmovilizado y dejado a. solas en la habitación en la cual se le redujo. Cuenta en el líbelo que al no ser vigilado por. ningún enfermero se liberó de las ataduras y se desplazó hacia la sala donde estaban sus. familiares, entre ellos su madre a la cual el habían entregado las pertenencias que le. habían sido confiscadas y que en ese acercamiento recuperó dos candelas que eran de su. propiedad.. Señala, igualmente, que tan pronto los enfermeros se dieron cuenta de su fuga. procedieron a inmovilizarlo nuevamente y a dejarlo en la misma habitación de la cual. había escapado. Al quedar nuevamente en la habitación y sin vigilancia prendió uno de. los encendedores que le había arrebatado a su madre en un intento por zafarse de las. ataduras, acción que conllevó que la camisa que le habían colocado se prendiera y le. ocasionasen las siguientes secuelas: la amputación del dedo índice izquierdo, la. deformación de la mano y el antebrazo izquierdo, la pérdida funcional de los dedos. medio y anular de la mano izquierda e insensibilidad de dicha mano, deformación de la. piel del antebrazo y mano derecha, la desfiguración de la piel de la espalda, cuello y. pabellón auricular derecho, con lo cual se configuraría inicialmente una culpa por parte. de los funcionarios y las directivas de la administración, toda vez que, según criterios del. consejo de Estado:. Tradicionalmente se ha calificado como culpa la actuación no intencional de. un sujeto en forma negligente, imprudente o imperita, a la de quien de manera. descuidada y sin la cautela requerida deja de cumplir u omite el deber. funcional o conducta que le es exigible; y por su gravedad o intensidad,. siguiendo la tradición romanista, se ha distinguido entre la culpa grave o lata,. la culpa leve y la culpa levísima, clasificación tripartita con consecuencias en. el ámbito de la responsabilidad contractual o extracontractual, conforme a lo. que expresamente a este respecto señale el ordenamiento jurídico. (Sentencia.. Expediente 25.953, 2007). Esta responsabilidad objetiva por parte de la institución podría entrar a. cuestionarse cuando se observa que, en un primer análisis, se pudo haber llegado a. presentar la figura de la responsabilidad objetiva definida como aquella que recae sobre. el sujeto que realiza la conducta dañosa, en este caso el paciente, y que es la posición. asumida por el hospital toda vez que alega que se tomaron las medidas generales. conducentes a la autoprotección del paciente, la cual entrará a tomar el consejo de Estado. como uno de los elementos centrales de la interpretación que hará al caso en estudio y. que, en la demanda será desvirtuado in limine por el demandante al considerar que la. entidad, al no prever que él, en su condición de paciente esquizofrénico, podía reaccionar. de manera imprevista con lo cual se configuró un riesgo creado puesto que la institución. psiquiátrica debe tener unos cuidados extremos con los pacientes, cuidados que si no se. atienden con toda la diligencia posible van a crear riesgos que pueden llegar a permitir. que el paciente se auto lastime al no tener una vigilancia permanente y debido a la crisis. por la cual atraviesa. Este riego creado es generador de una responsabilidad objetiva. cuando de las condiciones de la institución se derive la necesidad de una mayor. previsión.. A ello se agrega que las instituciones hospitalarias que atienden enfermos. mentales tienen una posición de garante, es decir, tienen la obligación de garantizar las. condiciones objetivas que impidan que el sujeto se infrinja daño a sí mismo, posición que. le implica extremar las medidas de seguridad y de atención frente al paciente.. Se puede ver claro que, desde la percepción y los argumentos esgrimidos por la. parte actora se configuraron unos elementos jurídicos que demuestran, desde su. perspectiva, la configuración de unos perjuicios derivados de una culpa de parte de la. institución al incumplir con su obligación como garante de su integridad dada su. condición esquizofrénica.. Ante estos argumentos la entidad demandada sostuvo que no se había presentado. una falla en el servicio puesto que le prestaron la atención inmediata una vez que ingresó,. que lo despojaron de los elementos con los cuales pudiese hacerse daño y que lo. inmovilizaron adecuadamente, razón por la cual no era necesario tener sobre el paciente. una vigilancia permanente puesto que estaba en condiciones de no poderse hacer daño.. Que una vez que el paciente burló las amarras que le habían colocado y se acercó. a su madre la culpa es de esta por haberle entregado los encendedores argumentando,. además, que existían cámaras de vigilancia aunque reconociendo que su calidad no era. óptima puesto que se desajustaban cuando se usaba el computador de la institución.. Igualmente apoyan sus argumentos en el hecho que el hospital es una institución. sanatoria y no reclusoria, razón por la cual los pacientes entran acompañados de sus. familiares.. Aquí se presenta, entonces, una discusión que permite dos interpretaciones en. torno a la configuración de la figura de la culpa que debe conllevar a la configuración de. una responsabilidad subjetiva del demandante ya que de manera imprudente realizó la. conducta que terminó con los daños ocasionados en su cuerpo o la aceptación, por parte. del fallador de una responsabilidad objetiva de la institución y el nacimiento de la. correlativa obligación de proceder a una indemnización por daños y perjuicios.. La primera posición fue adoptada por el juez de primera instancia quien consideró. que la entidad demandada había tomado todas las precauciones necesarias para evitar que. el paciente se auto infringiese daño y que la culpa había sido exclusiva de los familiares. que le habían proporcionado los encendedores y que por lo tanto no prosperaban las. pretensiones incoadas en la demanda, decisión que motivó la alzada del recurso puesto. que el demandante argumenta, de una manera clara, la existencia de una falla en la. posición de garante por parte de la institución hospitalaria.. El tema tratado es interesante porque de la posición que asuma, en su estudio, el. Consejo de Estado, se puede definir si la posición de garante hace relación a unos actos . que garanticen la integridad de los pacientes, como está establecido de manera general, o. si, en el evento de casos especiales como lo sería el evento en el cual el paciente sufra. severos desajustes mentales, la posición de garante se constituye en una serie de. momentos y conductas escalonados que permitan una vigilancia permanente y que. desbordan las previsiones que se han establecido en el régimen médico general, lo cual. llevaría a definir una vigilancia permanente por parte de los funcionarios de la institución. frente a aquellos pacientes que, por su condición mental, pueden acometer conductas. imprevistas que lleven a que se ocasione un daño a sí mismo o a terceros.. EL CONCEPTO DEL CONSEJO DE ESTADO FRENTE A LA POSICIÓN DE. GARANTE. Lo primero que hizo el Consejo de Estado, una vez que se considera competente. para conocer del caso fue analizar las declaraciones del demandante, y de algunos. testigos y funcionarios de la institución. En primer lugar se estudió la versión del. demandante Luis Alberto Henao Morales el cual, tras manifestar haber recibido una. atención deficiente narró lo ocurrido durante los instantes que duró la situación que. conllevó las lesiones, señalando que . yo entré a la parte de del primer piso, donde hay una parte donde lo requisan a. uno, un paramédico me despojó de mis pertenencias, yo no sabía para dónde. iba, si me iban a dar droga o me iban a aplicar una inyección, cuando me. entraron a un recinto y me amarraron. Cuando me amarraron, yo empecé a. pedir agua, pasaron unos 25 minutos y al verme desesperado me desamarré,. traté de huir de la sala y en toda la puerta de paramédicos me volvieron a. entrar y me amarraron otra vez fuertemente, de todas formas me sentí más. frustrado y empecé a hablar y a gritar en voz alta, cuando vi que nadie entraba. en la cama apareció una candela, entonces intenté volarme por segunda vez y. lo vi muy fácil, pensé que si quemaba las vendas podría huir del hospital,. encendí una venda, cuando vi lo imposible que era que la llama quemara los. nudos, entonces empecé a gritar y grité y en medio del desespero no hacía sino. apagar el fuego con los movimientos de mi cuerpo para evitar que se me. quemara el costado del cuerpo y nadie entraba y me recuerdo que me. desamarré la mano derecha, luego la otra, los pies, cuando abrieron la puerta. lo primero que exclamaron los paramédicos fue, ve este muchacho se nos. quemó y hasta ahí que me echaron el agua y me aplicaron droga…” (Folios. 131 y 132 Cuaderno principal). Posteriormente se estudió la declaración de Pedro Antonio Valbuena González,. médico siquiatra, tratante del demandante, el cual tras reconocer que el paciente sufría de. una sicosis maniaco depresiva indicó que en tratamiento a este tipo de pacientes se siguen. dos formas: “si el paciente está tranquilo se atiende por enfermería y el médico junto con. el familiar, cuando el paciente llega agitado, se pasa a sala de observación, se. inmoviliza de sus cuatro extremidades y si el siquiatra ordena sedación, se le aplica un. sedante. Se aclara que el paciente se registra, que no vaya armado, se le quitan los. objetos de valor, la correa, se le quitan los cordones, los papeles y todos los elementos.”. (Folios 134 y 135 cuaderno principal). Posteriormente se analiza lo expuesto por algunos funcionarios del hospital, entre. los que cabe destacar el de la enfermera y el auxiliar de enfermería que prestaban. servicios en el momento en el cual sucedieron los hechos en cuestión. Gladis Serna. Bernal, enfermera que se encontraba de turno, manifestó que el paciente había sido. despojado de cuanto elemento le pudiese hacer daño, incluidas dos candelas que le fueron. entregadas a la madre y las cuales el paciente recuperó un poco más tarde, cuando. burlando las amarras que le sujetaban a la cama salió de la habitación y recuperó las. candelas, las cuales le fueron entregadas por la madre, con las cuales procedió a encender. las sábanas, ocasionándose las heridas en referencia. . Igualmente manifestó que el paciente pudo evadir a los auxiliares porque. “Vigilancia en el cuarto de observación no hay, porque hay un circuito cerrado de. televisión y cuando prendían los computadores no se observaba bien el paciente y las. camas de observación,” señalando, finalmente que de los hechos fueron testigos un señor. Ponciano y otra persona que no logró identificar, testigos estos que no fue posible. encontrar con posterioridad para escuchar su versión en el proceso.. Por su parte Alejandro Tamayo Durango, auxiliar de enfermería, corroboró el. estado mental de extrema agitación en el cual llegó el paciente, reiterando, además, que el. señor Luis Alberto fue despojado de “la correa, dos candelas y unos papeles, y unos. cigarrillos y esos se le entregó a la familia.” Termina su declaración afirmando, al igual. que la enfermera que “había un monitor blanco y negro y la cámara está mirando las. camas y se mantenía más malo, cuando se prendían los computadores se ponía más mal,. se veía borroso, medio se veía…” (Folios 142 -144 Cuaderno principal). Finalmente, entre otros testimonios, el consejo de Estado estudió la declaración de. José Heriberto Gómez Hernández, tío del demandante quien narró los hechos de la. siguiente manera:. … nosotros lo llevamos al Hospital Mental, lo llevamos por urgencias porque. había tenido una recaída grande, lo llevamos mi mamá, una hermana de él y. mi persona. Lo llevaron y lo entraron a un salón, y nosotros quedamos afuera. en un pasillo esperando que lo atendieran. Mientras esperábamos allí, Luis. Alberto gritaba cosas incoherentes, decía que quería mucho a mi mamá, a mí. me decía que las personas que lo habían llevado allá estaban buenas era para. matarlas, que él era un dios, que él era Lenin y cantaba alguna canción. De un. momento a otro él salió y lo primero que intentó coger fue la correa que. teníamos sobre la banca, en ese momento llamamos a la enfermera para que lo. cogiera de nuevo y lo entraron nuevamente al salón y nosotros seguimos. esperando y él siguió gritando cosas como antes. De un momento a otro él. dejó de gritar cosas y al rato empezó a gritar que se quemaba y a pedir auxilio,. entonces yo le avisé al enfermero y no me hizo caso, me salí a la parte donde. estaba yo esperando y él seguía gritando que se quemaba, entonces yo me. inquieté y me fui por la parte de atrás del salón para ver qué pasaba y observé. que salía humo por la ventana, entonces me devolví y llamé al enfermero. nuevamente y tampoco me hicieron caso y al salir del consultorio donde ellos. estaban vi que por debajo de la puerta del salón salía humo y entonces llamé. nuevamente más acelerado y abrieron la puerta a ver qué pasaba y lo. encontraron quemado parado junto a la puerta con las manos estiradas. De allí. lo llevaron a la enfermería y nosotros seguimos esperando. La reacción de los. enfermeros fue que nosotros lo habíamos quemado. Hubo un tiempo mientras. lo atendían y mientras esperábamos nos hicieron una reunión donde nos. dijeron que teníamos la culpa de sus quemaduras, que porque le habíamos. entregado a él una candela… (Folios 138-135 Cuaderno principal). Con estos elementos La sala procedió a realizar un análisis de las figuras jurídicas. aplicables al caso en estudio. En primer lugar la sala hace un análisis del régimen de. responsabilidad que es aplicable a situaciones como la estudiada, tomada por el juez de. primera instancia como un tipo subjetivo de falla en el servicio, lo cual da la carga de la. culpa en el demandante. No obstante la Sala profundiza su examen bajo el criterio que el. acto médico implica una permanente valoración del paciente y que por lo tanto el análisis. debe realizarse desde un estudio profundo que lleva a distinguir entre los actos médicos y. actos paramédicos y/o extra médicos, considerando a los primeros como responsabilidad. subjetiva, toda vez que corresponden al ejercicio general de la actividad médica, en la. cual basta tener un cuidado de custodia y vigilancia no permanente sino que cubra una. atención promedio del paciente.. En cuanto a los actos paramédicos y/o extra médicos, opina la Sala que se deben. tener en cuenta en centros psiquiátricos y en otras instituciones donde es previsible que el. paciente pueda hacerse daño a sí mismo puesto que como ya lo manifestó la Institución. en anterior ocasión:. … en los centros de atención psiquiátrica o mental la autodeterminación del. paciente no podrá servir para efectos de desvirtuar la imputación fáctica en la. producción del daño. Por lo tanto, como lo ha reconocido la jurisprudencia de. esta Sala, la obligación no será de resultado y el título de imputación seguirá. siendo el de falla del servicio, razón para reforzar la idea de entender la. obligación de seguridad como un todo, que requiere un especial análisis frente. a la eventual acreditación de la causa extraña, concretamente, con la. previsibilidad y resistibilidad en la producción del daño. (Sentencia, exp.. 17773, 2009). Por esta razón el régimen subjetivo se ve mutado a una responsabilidad objetiva. puesto que el psiquiatra adquiere una responsabilidad especial con los pacientes dado que. estos pueden llegar a infringirse daño a sí mismos, razón por la cual no bastan los. cuidados generales que se le deben suministrar a cualquier paciente, de donde se deduce. que:. (…) En el caso especial de los establecimientos médico – psiquiátricos,. sobresale el deber de vigilancia del enfermo mental, en el que parte de la. doctrina ha visto una obligación de resultado, debiendo afirmarse el. concepto de culpa, haciéndolos responsables de cualquier descuido en la. atención adecuada: en lo tocante a la seguridad por accidentes y la. obligación de aquellos establecimientos es de resultado. (Cf. VÁSQUEZ. Ferreyra, Roberto y TALLONE, Federico , 2001). Razonamientos desde los cuales la Corporación determina que “bastará a la parte. actora demostrar la existencia del daño y su vinculación al riesgo excepcional que va. aparejado a la atención paramédica o extramédica de un paciente psiquiátrico, lo que. será suficiente para estructurar, prima facie, la responsabilidad de la institución. psiquiátrica.” Situación en la cual puede aplicarse la “teoría del riesgo creado”, puesto. que puede configurarse un título objetivo de riesgo, en aquellos eventos en que la. administración pública, en desarrollo de una actividad legítima del poder público, crea,. libera y no controla la concreción del riesgo en cabeza de un particular, el cual excede los. límites de normalidad a los que generalmente se encuentra sometido y, por consiguiente,. en el supuesto de que se ocasione un perjuicio, éste es el producto directo del. rompimiento de las cargas públicas y, consecuencialmente, del principio de igualdad. (artículo 13 C.P.). . Con estas argumentaciones concluye la Sala que al Hospital Mental de Antioquia. no le bastaba alegar el haber tomado las medidas pertinentes para aislar al paciente sino. que debió haber implantado medidas extremas toda vez que se trataba de un paciente. psiquiátrico bajo su cuidado en que, en su calidad de clínica especializada, asumió una. posición de garante, razón por la cual considera que son justas las pretensiones del. demandante y procede a tasar la liquidación de perjuicios, en favor de Luis Alberto. Henao Morales.. En consecuencia dicta sentencia revocando la sentencia de primera instancia y. declarando culpable al Hospital Mental de Antioquia E.S.E. condenándola a pagar los. perjuicios tasados.. CONCLUSIONES. El caso en estudio presenta un problema jurídico importante ya que se plantea. desde la línea divisoria entre la responsabilidad subjetiva y la responsabilidad objetiva, en. la prestación de la asistencia y cuidado que deben las instituciones de salud frente a los. pacientes.. Ello lleva a que tengan que plantearse dos conclusiones generales relacionadas. con los dos temas tratados en el cuerpo del trabajo, ambos enfocados a medir la magnitud. de las obligaciones de quienes asumen el papel de garantes en las instituciones. hospitalarias. Se debe partir, entonces, de determinar el alcance de las obligaciones que. competen a las entidades que prestan el servicio, obligaciones que están circunscritas a. prestar a las personas el cuidado y la atención necesarios para que no se presente una falla. en el servicio derivada de una inadecuada atención primaria, tal como acontece en las. instituciones de salud que atienden a pacientes con problemas físicos, entidades que. deben garantizar que no se presenten perjuicios derivados de una atención inadecuada, es. decir, que deben tenerse en cuenta los servicios básicos de atención que permiten una. estancia normal de los pacientes mientras se encuentra bajo el cuidado de la entidad.. Criterios estos que no pueden ser aplicados en los planteamientos esbozados en el. segundo título del trabajo toda vez que en aquellos casos en los cuales la situación de los. pacientes no les permite ser responsables de las normas mínimos del autocuidado y que. se encuentran en una condición tal que puedan infligirse daño a sí mismos, esta. responsabilidad objetiva no puede predicarse si no se presta una atención tan. especializada que evite, en toda eventualidad, que el paciente pueda auto dañarse, dado. que al recibir a un paciente con características especiales la institución adquiere la. condición de garante frente a este paciente.. Es esta pequeña línea entre la responsabilidad general y la responsabilidad. especial lo que hace interesante el caso en estudio, toda vez que no es fácil establecer un. límite que permita definir de manera precisa las medidas preventivas o tomar en cada. caso en particular.. Lo que sí debe tenerse en cuenta tal como lo consideró la Sala, es que en el caso. en estudio sí se presentaron algunas fallas en el servicio que condujeron a que se creara la. posibilidad que el paciente se auto dañase toda vez que no se previó que si ya había. violentado las amarras a las cuales había sido sometido podría volver a hacerlo, además. no se le requisó nuevamente después que tuvo contacto con el mundo exterior a la. habitación de aislamiento y, lo que es peor aún los equipos de vigilancia telemática, que. debieran convertir la institución en un panóptico que brindase seguridad a los pacientes,. no funcionaban de manera adecuada por lo cual no puede hablarse en purismo de una. vigilancia efectiva de la situación del paciente. Es precisamente esta serie de faltas en la. prestación del servicio la que va a permitir que el daño ocurra y por lo tanto se configura. de manera efectiva la falla en el servicio que conlleva a que deban acogerse las. pretensiones solicitadas en la demanda.. Finalmente debe señalarse que acierta la Sala cuando establece una clara. diferencia entre lo que es la atención médica y la atención paramédica y/o extramédica,. análisis este que permite que la interpretación de los hechos muten de una simple. responsabilidad subjetiva, que exoneraría de culpa a la institución, a una responsabilidad. objetiva que deriva, obligatoriamente, en una responsabilidad del ente estatal, al. demostrar la existencia de un riesgo creado como consecuencia de la ineficacia de las. medidas adoptadas por la institución.. . BIBLIOGRAFÍA. Alejandro Ordóñez Maldonado. Concepto 12-12 de la Procuraduría General de la. Nación. Cf. VÁSQUEZ Ferreyra, Roberto y TALLONE, Federico “Derecho médico y. mala praxis”, Ed. Editorial Juris, Rosario, Argentina. Citado por: AGUIAR Guevara,. Rafael “Tratado de Derecho Médico”, Ed. Legis, Bogotá, 2001, pág. 921. . Consejo de Estado, Sección Tercera, sentencia del 19 de agosto de 2009, Exp.. 17773, M.P. Enrique Gil Botero. . Consejo de Estado. Sala de lo Contencioso Administrativo. Sentencia 24 de. octubre 2013. Consejero ponente Enrique Gil botero. Exp. 21.735. Consejo de Estado. Sentencia marzo 8 de 2007. Expediente 25.953. Consejera. Ponente Luz Stella Correa Palacio. Corte Constitucional. Sentencia C-512 2013. M.P. Mauricio González Cuervo. Guzmán, Fernando y otros. Negligencia en Medicina. Acta médica Colombiana.. 1996. Patiño, Héctor. Responsabilidad extracontractual y causales de exoneración. . Revista de derecho privado. Universidad Externado de Colombia. Bogotá. 2008

Nuevo documento

menor tasa de recurrencia en comparación con otras técnicas como la vaporización con láser de CO2.14 Además, en un estudio en el cual se combinó la aplicación de tampones con imiquimod

No hemos cultivado hongos que pudiesen estar presentes en la piel de las lesiones que se encuentran en proceso de granulación, de todas formas protegemos estas zonas con cremas de

Para ello es necesario el uso de un anoscopio un poco más largo y mayor en su diámetro medio como el propuesto por Bensaude y modificado por uno de los autores.1-3 Este procedimiento

La resección rectal anterior queda limitada a aquellos tumores situados en el recto medio alto o recto superior, o aquéllos en los que debido a su tamaño o afectación circunferencial no

Así pues, la segmentación rectal como el límite entre recto superior e inferior se sitúa en la reflexión peritoneal; en el diagnóstico de tumores rectales la definición de su

Estudio prospectivo, randomizado, evaluándose los niveles de VEGF en el pre y postoperatorio de pacientes con cáncer colorrectal, comparándose los resultados obtenidos en dos grupos de

Se analiza por separado al paciente HIV-SIDA, discutiendo las características particulares de las enfermedades anorrectales comunes en estos pacientes, y las manifestaciones anales

Se plantea que la edad de incidencia del cáncer colorrectal está aumentando, de hecho, aunque difiere de país a país, los datos de los Estados Unidos de América y de Gran Bretaña

Numerosos estudios intentan establecer criterios para la selección de pacientes candidatos a cirugía de Hartmann o a resección con anastomosis primaria en la complicación inflamatoria

The endosonography revealed a hypoechoic mass containing cystic anechoic areas in the anterior perineal intimately associated with the external anal sphincter Figures 1 and 2.. The