TELEDETECCIÓN – Generalidades, su Definiciones y su Normativa Internacional

15  29 

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Loading....

Texto completo

(1)

CAPÍTULO 1

Volver al índice

TELEDETECCIÓN –

Generalidades, su Definiciones y su Normativa Internacional

I.- EL CONCEPTO DE TELEDETECCIÓN

Esta palabra es la traducción al español de la expresión inglesa remote sensing ideada a principios de los 60's para designar cualquier método de observación remota de la superficie terrestre, aunque se aplicó principalmente a la fotografía aérea (principal sensor existente en aquel momento). El desarrollo de la tecnología espacial permitió contar con plataformas de observación satelitales, dando lugar a una variante de la teledetección: la teledetección satelital. El concepto de teledetección involucra no sólo los procesos y aparatos que permiten obtener una imagen remota de la superficie terrestre, sino también su posterior tratamiento en el contexto de aplicaciones determinadas. Más adelante veremos que también la normativa internacional lo hace de la misma manera.

A nuestros fines y desde un punto de vista estrictamente técnico, la teledetección deberá entenderse como:

el conjunto de técnicas, aparatos y procedimientos que permiten obtener y analizar imágenes de la superficie de la Tierra desde sensores ubicados remotamente.

Aunque hay una gran variedad de técnicas englobadas en esta definición, haremos énfasis en la fotografía aérea y las imágenes satelitales.

Un sistema de teledetección incluye los siguientes elementos: (según Chuvieco E., 1996)

• Una fuente de energía origen de la radiación electromagnética que el sensor va a captar. Puede tratarse de una fuente pasiva como la luz solar o activa cuando es emitida por el sensor que luego capta el reflejo (como el radar).

• Cubierta terrestre con todos sus rasgos naturales o realizados por el hombre (vegetación, suelo, rocas, construcciones, etc.) que refleja la señal hacia el sensor.

• Sistema sensor compuesto por el sensor propiamente dicho (cámaras, radar, etc.) y la plataforma que lo alberga (satélite, avión, globo). Tiene la misión de captar la energía proveniente de la cubierta terrestre y almacenarla o enviarla directamente al sistema de recepción.

• Sistema de recepción-comercialización que recibe la información del sistema sensor, la guarda en formato apropiado y la distribuye a los usuarios.

• Intérprete, quien convierte los datos en información temática de interés (agricultura, arqueología, geografía, catastro, medio ambiente, militar, etc) ya sea mediante procedimientos y técnicas visuales o digitales.

(2)

Los componentes de un sistema de Teledetección (Chuvieco E., 1996)

El concepto de Teledetección según Naciones Unidas

Las Naciones Unidas han definido lo que entienden como Teledetección mediante la Resolución 41/65 de 1986. La misma dice en su principio I que:

"el término teledetección significa la detección de la superficie terrestre desde el espacio mediante el uso de las propiedades de las ondas electromagnéticas emitidas, reflejadas o difractadas por los objetos detectados, para el propósito de mejorar el manejo de los recursos naturales, uso del terreno y protección del ambiente".

(3)

II -. LA NORMATIVA INTERNACIONAL DEL ESPACIO

COPUOS (Committee on the Peaceful Uses of Outer Space) es el único foro para el desarrollo de normativa internacional del espacio exterior. Se trata de un comité de Naciones Unidas para el tratamiento de los asuntos vinculados a todas las actividades en el espacio exterior. Desde su creación el comité ha concluido cinco tratados y acuerdos internacionales y cinco conjuntos de principios que reglamentan las actividades relacionadas al espacio.

Los cinco tratados y acuerdos son:

El tratado sobre principios que rigen las actividades de los estados en la exploración y uso del espacio exterior, incluyendo la Luna y otros cuerpos celestes (TEU). Entró en vigor en octubre de 1967, 94 ratificaciones y 27 firmas. Su entrada de vigor se produjo casi 2 años antes del alunizaje de Apolo 11.

El acuerdo sobre el rescate y devolución de astronautas y la restitución de objetos lanzados al espacio exterior (ASDA). Entró en vigor en diciembre de 1968, 83 ratificaciones y 25 firmas.

La convención sobre responsabilidad internacional por daño causado por objetos espaciales (RESP). Entró en vigor en setiembre de 1972, 76 ratificaciones y 25 firmas.

La convención sobre el registro de objetos lanzados al espacio exterior (REG). Entró en vigor en setiembre de 1976, 39 ratificaciones y 4 firmas.

El Acuerdo sobre las actividades de los estados en la Luna y otros cuerpos celestes

(LUNA). Entró en vigor en julio de 1984, 9 ratificaciones y 5 firmas.

Los principios internacionales contenidos en estos cinco instrumentos previenen contra la apropiación del espacio exterior por cualquier país, establecen el control de armas, consagran la libertad de exploración, establecen las responsabilidades por daños causados por objetos espaciales, reglan la seguridad y rescate de naves espaciales y astronautas y establece la prevención contra el daño ambiental de las actividades espaciales. También reglan sobre el registro de notificación de objetos lanzados, la investigación científica, la explotación de recursos naturales y la solución de controversias. Cada uno de estos cinco instrumentos se apoya en la idea marco de que el dominio del espacio exterior, las actividades que en él se desarrollan y los eventuales beneficios deben ser para todos los países y la humanidad. Adicionalmente cada instrumento incluye elementos sobre la idea común de promover la cooperación internacional en las actividades realizadas en el espacio exterior.

(4)

Veamos a continuación la situación de los tratados en los países de Mercosur más Chile.

TRATADOS

Paises

TE U

ASD A

RESP REG LUNA

ARGENTINA R R R R

BRASIL R R R

PARAGUAY

URUGUAY R R R R R

CHILE R R R R

___________

R = ratificación, aceptación, aprobación, adhesión o sucesión

Los cinco conjuntos de principios

Fueron adoptados por la Asamblea General de Naciones Unidas tratan sobre la aplicación de la normativa internacional y la promoción de la cooperación y entendimiento internacional en las actividades espaciales, sobre la divulgación e intercambio de información mediante las transmisiones televisivas, las observaciones de la Tierra mediante la observación satelital (Teledetección satelital) y los estándares generales que regulan el uso de fuentes de poder nucleares necesarias para la explotación y uso del espacio exterior.

Las cinco declaraciones sobre principios son:

Declaración de principios que gobiernan las actividades de los estados en la exploración y uso del espacio exterior. Diciembre de 1963.

Principios que gobiernan el uso por los estados de satélites terrestres artificiales para las transmisiones televisas internacionales directas. Diciembre de 1982.

Principios relacionados a la Teledetección de la Tierra desde el espacio exterior. Diciembre de 1986.

Principios relevantes al uso de fuentes de energía nuclear en el espacio exterior.

Diciembre de 1992.

Declaración sobre la cooperación internacional en la exploración y uso del espacio exterior para el beneficio e interés de todos los estados, tomando en cuenta principalmente las necesidades de los países en desarrollo. Diciembre de 1996.

Como puede verse existe un instrumento específico sobre Teledetección; veamos en forma sucinta sus contenidos:

Los principios relacionados a la Teledetección fueron adoptados por Resolución 41/65 del 3 de diciembre de 1986, en forma de anexo al cuerpo de la resolución se enuncian los 15 principios.

Los Principios Relacionados a la Teledetección de la Tierra desde el Espacio Exterior.

(5)

El principio I está compuesto por cinco incisos que contienen la definición de importantes términos: Teledetección, datos en bruto, datos procesados, información analizada y actividades de teledetección. Debe destacarse el hecho de que la norma; a diferencia de las definiciones de tipo técnico, introduce como parte de la misma el propósito para el cual se realizan estas actividades: "... con el propósito de mejorar el manejo de los recursos naturales, el uso del suelo y la protección del ambiente;".

En la propia definición de la actividad a reglar, la norma por sí misma se limita excluyendo las actividades cuyo propósito difiere del enunciado, esto es principalmente los usos militares y de inteligencia de la teledetección. De esta manera queda claro que tales usos no quedan abarcados por este instrumento internacional. Para los especialistas de la teledetección el reconocimiento aéreo y espacial es un campo más de aplicación de los mismos principios, procedimientos y sistemas de aparatos y si consideramos el común uso dual de esta tecnología (von Kries W.) cualquier distinción carece de verdadero rigor técnico. Para un jurista o especialista del Derecho resultará obvio que la letra y espíritu de la norma son claros en la exclusión del uso militar de la teledetección espacial como objeto de este instrumento. Y es completamente lógico que así sea, puesto que no puede esperarse que tales actividades, por su propia naturaleza hostil, se realicen en el marco de cooperación y buena voluntad que pretende el instrumento jurídico internacional

.

En los incisos subsiguientes se definen los conceptos de datos primarios, datos procesados e información analizada, todo lo cual no son cuestiones menores puesto que el Principio XII regla la disponibilidad de los datos por parte de los países y adicionalmente, se superponen figuras del derecho de propiedad intelectual sobre aquellas partes del proceso de teledetección que implican elaboraciones que van más allá de las imágenes obtenidas por el dispositivo sensor (mapas temáticos sobre diversos ítems obtenidos de la interpretación de los datos primarios y procesados, por ejemplo detección de recursos mineros, evaluación de cosechas, etc.).

Sin profundizar en complicados términos técnicos diremos que para la norma son datos primarios básicamente aquellos transmitidos desde el satélite en varias formas; una vez convertidos en imágenes (proceso imprescindible para que los datos sean usables) tenemos los

datos procesados.

El análisis de las imágenes para producir nueva información (por ejemplo: riesgo de inundación, una carta geológica, etc.) se conoce como información analizada. Se define también el término actividades de teledetección como la operación de sistemas espaciales de teledetección, obtención y almacenamiento de datos primarios, actividades de procesamiento, interpretación y divulgación de datos procesados.

¿Es Argentina un país involucrado en actividades de teledetección ?

De acuerdo al enunciado que acabamos de ver para ser un país involucrado en actividades de teledetección no sólo debe poseer un satélite capaz de obtener imágenes del terreno (es decir que porte una cámara con las características apropiadas) sino que además hay que ser capaz de apuntar y operar esa cámara desde la Tierra, ser capaz de convertir esos datos en imágenes, de almacenar esas imágenes, interpretarlas para producir nueva información y divulgar la misma.

En el Plan Nacional de Espacio (1997/2008) se plantean en el rubro Infraestructura Terrestre, los siguientes objetivos:

(6)

• Realizar la Telemetría, el Telecomando y el Control (TTyC) de los satélites propios y de los satélites extranjeros encuadrados en el ámbito de la cooperación internacional.

• Captar y procesar las imágenes obtenidas por los satélites antes mencionados, necesarias para cumplir con los objetivos del Plan y satisfacer la demanda de las mismas proveniente de otros organismos, empresas e instituciones interesadas.

• Instalar y operar el instrumental y equipamiento necesario para un adecuado funcionamiento de los Laboratorios de Integración y Ensayos en el Centro Espacial Teófilo Tabanera (CETT), Provincia de Córdoba.

• Promover el uso de información espacial colaborando en la instalación de estaciones receptoras de diferentes grados de complejidad en organismos e instituciones educacionales y de investigación o desarrollo tecnológico.

Hoy Argentina es un país involucrado en actividades de teledetección puesto que cumple todos y cada uno de los términos de la definición. Consideramos que este status ha sido alcanzado a comienzos del año 1999 con el lanzamiento, puesta en operación y obtención de imágenes del satélite SAC-C (Satélite de Aplicación Científica). Ver: www.conae.gov.ar y www.invap.com.ar

¿En beneficio de quienes?

El principio IV establece que las actividades de teledetección espacial deben hacerse en beneficio e interés de todos los países, independientemente de su grado de desarrollo científico y económico y que no deberán ser conducidas en detrimento de los legítimos derechos e intereses de los estados teledetectados.

La promoción y transparencia de la actividad

Los Principios V a VIII comprometen tanto a los países involucrados en la actividad como a la misma Naciones Unidas a la promoción y coordinación de la actividad y obliga a los países a informar a la Secretaría General de Naciones Unidas de sus programas e incluso a otros países (especialmente aquellos en desarrollo) que lo solicitaren. El principio XIII obliga (ante requerimiento en tal sentido) a entrar en consultas con los estados teledetectados para generar oportunidades de participación.

La alerta ante desastres

Los Principios X y XI obligan a los países involucrados en actividades de teledetección que detectaren cualquier fenómeno potencialmente dañino para el medioambiente o desastre natural a dar la información tan rápido como sea posible a los países afectados.

La disponibilidad de los datos de teledetección

Sobre la disponibilidad por parte de los estados sobre los distintos tipos de datos e información en Principio XII reza:

(7)

actividades de teledetección en las mismas bases y términos, tomando particularmente en cuenta las necesidades e intereses de los países en desarrollo.

Este principio marca claramente las condiciones en que debe darse la disponibilidad de los datos de teledetección para los estados censados; esto es:

• Bases no discriminatorias • Costo razonable

• Inmediatez (tan pronto como ...)

• Atención no solo a las necesidades sino también a los intereses de los países en desarrollo.

La responsabilidad y las controversias

El Principio XIV obliga a los países y organizaciones que operan satélites de teledetección a asumir la responsabilidad por tales actividades y a conducir las mismas de acuerdo a las normas internacionales y a estos Principios. El Principio XV establece que las controversias serán resueltas según los procedimientos establecidos para la solución pacífica de controversias.

III.- OTROS INSTRUMENTOS INTERNACIONALES RELACIONADOS

Durante 1998 Naciones Unidas decidió preparar un listado de acuerdos internacionales y otros instrumentos jurídicos y legales relacionados a las actividades espaciales. En 1999 durante la Tercera Conferencia de Naciones Unidas para la Exploración y Uso Pacífico del Espacio Exterior (UNISPACE III) había una lista preliminar. Adicionalmente el Subcomité Legal de Naciones Unidas solicitó a los países miembros un listado de sus legislaciones nacionales sobre el tema.

Hoy existe una lista en formato electrónico disponible en Internet. Del análisis de la misma surgen las siguientes cifras: mundialmente existirían 138 instrumentos multilaterales de los cuales 6 son referidos específicamente al tema Teledetección, 370 instrumentos bilaterales con 49 de ellos referidos a nuestro tema. Puede verse a partir de estos números que la cooperación internacional en el tema teledetección se ha manifestado principalmente a través del bilateralismo.

Se han producido 117 pronunciamientos de organizaciones y organismos internacionales sobre el tema espacial en general. Existen 36 proyectos específicos y 19 de ellos se refieren a la Estación Espacial Internacional.

Respecto de nuestro país, hay en la lista 27 acuerdos de cooperación internacional en temas espaciales (5 de ellos referidos al aspecto educativo) con Alemania, Bélgica, Brasil, Canadá, China, Estados Unidos, Francia, Italia, Rusia y Uruguay. De los 27 acuerdos de cooperación internacional, nueve se refieren específicamente a Teledetección y 5 al proyecto SAC (Satélite de Aplicación Científica, ver www.invap.gov.ar).

En lo que hace a legislación nacional, Argentina ha informado a NU los siguientes instrumentos:

• Decreto Nº 995/91 "Creación de Comisión Nacional de Actividades Espaciales".

• Decreto Nº 2076/94 "El Plan Nacional del Espacio" y sus modificaciones posteriores (la última es la versión 1997 - 2008).

(8)

• Resolución Nº 252/96 de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, "Regulaciones para la implementación del decreto 125/95".

• Resolución Nº 330/96 de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, "Regulaciones que rigen la conducta de las actividades espaciales en Argentina".

• Decreto Nº 1662/96. Se modifica la estructura organizativa de la CONAE por reforma del Estado.

• Decreto Nº 176/97. El Poder Ejecutivo instruye a la CONAE para que incluya en la modificatoria al Plan Nacional del Espacio el rubro Medios de Acceso al Espacio.

Al momento de nuestro estudio la lista de Naciones Unidas incluye datos sobre legislaciones nacionales solamente de 19 países y Argentina es el único presente entre los sudamericanos. Suponemos que esta situación se debe principalmente a que los países no han entregado la información, más que a una verdadera inexistencia de legislaciones nacionales sobre el tema espacial. Es llamativa la ausencia en el listado de países como Italia, España y Brasil.

IV.- LA HISTORIA DE LOS PRINCIPIOS RELACIONADOS A LA TELEDETECCIÓN

Obviamente un satélite no ajusta su trayectoria a las fronteras nacionales y toma imágenes independientemente de ellas, esta adquisición de datos sobre un estado soberano era percibida por algunos países como una suerte de violación a la "privacía" o intimidad que podían esperar tener sobre información concerniente a sus propios recursos naturales en sus propios territorios. Este temor hizo que fueran muy arduas y prolongadas las negociaciones que llevaron al acuerdo sobre los Principios. Es oportuno recordar el gran "peso" que tenía en las Relaciones Internacionales de ese momento el pensamiento geopolítico; según el cual se asignaba tremenda importancia al territorio y sus recursos naturales.

Es interesante revisar el largo proceso que llevó a la formulación de los principios que hemos visto por dos razones principalmente: en primer lugar para ver la participación argentina en las discusiones y para comprender el porque el acuerdo alcanzado tiene este enunciado final tan genérico y poco riguroso.

Una importante síntesis sobre el tema ha sido elaborada por Smendziuk R.(1996). Las discusiones preliminares comenzaron en el seno de COPUOS hacia el final de los 60's. En 1970 Argentina formalmente propuso que las regulaciones sobre teledetección fueran promulgadas por Naciones Unidas. Esta propuesta condujo a la resolución 2733(XXV) de diciembre de 1970 la cual recomendaba que el Subcomité Científico Técnico de COPUOS estableciera un grupo de trabajo sobre teledetección satelital de la Tierra.

El tema ingresó a la agenda del Subcomité Legal el 12 de noviembre de 1974 cuando la Asamblea General mediante la resolución 3234(XXIX) requirió al subcomité que considerara "las implicaciones jurídicas de la teledetección de la Tierra desde el espacio tomando en cuenta los varios puntos de vista de los estados expresados al respecto...".

Este fue el génesis de la resolución 41/65 de NU de 1986 consistente en los 15 Principios relacionados a la teledetección de la tierra desde el espacio.

Con COPUOS operando bajo la regla del consenso, las negociaciones fueron arduas dado que los participantes ingresaron a las mismas con diferentes posiciones tomadas respecto de temas tan fundamentales como la legalidad misma de la teledetección. El desacuerdo inicial básico se dio entre el derecho de algunos países a involucrarse en actividades de teledetección sobre otros países y el derecho de estos últimos a prevenir tales actividades.

(9)

intereses no fueran ignorados debido a sus propias debilidades tecnológicas y económicas. En general la tendencia del momento era, por parte de los países en vías de desarrollo, el establecimiento de instituciones internacionales que centralizaran las regulaciones para minimizar su vulnerabilidad. Los países desarrollados preferían un orden jurídico disperso para poder realizar sus actividades sin la intervención de terceras partes como agencias internacionales regulatorias. Esta profunda diferencia marcó las negociaciones en COPUOS y mucho del debate se centró sobre las restricciones que deberían imponerse (o no) a la teledetección espacial.

Régimen irrestricto vs Régimen restrictivo

Pronto pudo observarse que se diferenciaban cuatro (4) grupos de países con otras tantas posturas. Las potencias como Estados Unidos y Alemania que ya se encontraban realizando actividades de teledetección, favorecían un régimen de mínimas regulaciones para la adquisición y divulgación de datos. El punto de vista opuesto de que la teledetección violaba la integridad territorial de los estados era expresado por un segundo grupo de países en desarrollo encabezado por Argentina. Un tercer grupo entre los que se contaban Francia y la Unión Soviética aceptaba la legalidad y la conveniencia de la actividad pero pensando en limitarla a aquellas situaciones en las que el estado teledetectado había sido notificado previamente y/o había dado su consentimiento.

En 1973 Argentina y la Unión Soviética elevaron borradores individuales al Grupo de Trabajo proponiendo que la difusión hacia terceros países de los datos fuera prohibida de no contar con el consenso del estado teledetectado. Un cuarto grupo de países aceptaba la legalidad y conveniencia de la actividad pero pensaba en establecer un régimen que impidiera a terceros recibir información acerca de los recursos del estado teledetectado.

CUADRO RESÚMEN DE LAS POSICIONES RESPECTO DE LA TELEDETECCIÓN DURANTE LAS NEGOCIACIONES EN COPUOS

___________________ ___________ ________________ ________________________________________

| | CONSENTIMIENTO PREVIO para : |

PAISES | LEGALIDAD | TOMA DE DATOS DIFUSIÓN DE DATOS | LIMITACIONES

| | A TERCEROS | TÉCNICAS

___________________ | __________ | ________________ _______________________ | ______________

USA, ALEMANIA | SI NO NO NO

ARGENTINA, BRASIL | DUDOSA SI SI ¿?

URSS, FRANCIA SI NO SI SI

OTROS | SI SI SI ¿?

____________________ _ ____________ ________________ ________________________________________ NOTA: "¿?" Implica posición no tomada

A la luz del actual comercio de datos de teledetección espacial, las posturas opuestas a, o tendientes a limitar la difusión de los mismos parecen hasta ingenuas pero al momento de las discusiones tenían un fuerte sustento.

Formulación de los principios

(10)

interés de la humanidad y para servir las necesidades de los países en desarrollo. También se pudo concluir que la teledetección debía usarse para maximizar la cooperación internacional y regional y para proteger el medio ambiente. Es interesante este primer elemental consenso porque se produce alrededor de la idea de la cooperación internacional; es decir pensando en la tecnología como un instrumento de la cooperación y para la protección de un preciado bien común como el ambiente.

En 1976 se agregaron tres principios más:

• Era deseable la coordinación por parte de NU de la teledetección y de la asistencia técnica conexa.

• Cualquier información respecto de desastres naturales debía de estar disponible inmediatamente.

• La teledetección no podría usarse para dañar a otros estados.

En un marco de Guerra Fría con el desarrollo de la actividad fuertemente potenciado por la carrera armamentista y espacial, este último principio casi era una expresión de deseos ingenua; salvo que, el espionaje mediante satélites no fuera considerado Teledetección lo que finalmente quedaría plasmado en los principios acordados.

En 1978 el Subcomité Legal publicó un borrador de 17 principios incorporando varios de aquellos que habían sido propuestos originalmente por los países miembros del Grupo de Trabajo. Estos principios requerían inter alia, que los estados que hacían teledetección espacial consideraran las necesidades de los países en desarrollo. La idea de que los estados eran los responsables por el uso de la tecnología de teledetección fue declarada en un nuevo principio que requería de los estados el asumir la responsabilidad internacional por sus actividades de teledetección, independientemente si estas eran realizadas por actores gubernamentales o no gubernamentales. Otro nuevo principio permitía que cada estado gozara oportunamente de acceso no discriminatorio a los datos referentes a su territorio en términos favorables. Este principio fue rediseñado en 1980 para dar al estado teledetectado acceso a los datos primarios no después que o antes que a terceros estados. En 1981 se extendió esto a los datos analizados.

Previa notificación

Este fue otro criterio que se discutió; se planteaba tanto la notificación previa al estado teledetectado de las actividades de teledetección planeadas, como a la Secretaría General de NU. Un planteo de Mongolia relacionado con la soberanía de los estados, expresaba la necesidad de consulta aún para la difusión de los datos teledetectados. La cuestión de la soberanía territorial fue el asunto crucial durante las negociaciones.

La presunción de que el concepto de soberanía de los estados podía alcanzar las actividades de los dispositivos de teledetección espacial pronto se mostraría impracticable. La ciencia y la tecnología eliminaron la opción política de la privacidad nacional contenida en el concepto de soberanía. El criterio fue reemplazado por el de "cielos abiertos" (en realidad "espacio exterior abierto") el cual paradójicamente se sostenía en el derecho que tiene los países a involucrarse en actividades de teledetección en función de su propia soberanía nacional. Los negociadores incluyeron una previsión para consulta, pero no de tipo "previa" lo cual podría impedir la iniciación de operaciones de teledetección.

(11)

aéreo de los países, los cuales están sujetos a soberanía de los mismos, a diferencia del espacio exterior sobre el cual ningún estado puede reclamar soberanía.

Consentimiento previo

Otro Principio fuertemente discutido planteaba la imposición de un mecanismo de consentimiento previo negando a los estados que realizan teledetección el derecho tanto a la difusión como a la disposición de la información concerniente a los recursos naturales del estado teledetectado hacia terceros países, organizaciones internacionales y entidades públicas y privadas. Este principio permaneció en borrador debido a la oposición a la idea de que los estados individualmente pudieran ejercer un derecho a veto respecto de las actividades de otro.

Hay algunos problemas prácticos respecto de la idea de que un estado pueda bloquear la difusión de datos acerca de su territorio:

• La incapacidad de los satélites de detectar algunos límites políticos (con excepciones puesto que algunos límites políticos coinciden con accidentes geográficos importantes). • La cuestión de la escala del monitoreo cuando se trata de analizar problemas regionales

y/o globales.

• Las dificultades técnicas para los países que hacen teledetección ante una situación de veto para "recortar" la información respecto del país en cuestión (esto es en realidad una dificultad menor y técnicamente solucionable con facilidad).

• La restricción de divulgación de la información perjudicaría principalmente a los países en desarrollo puesto que los países desarrollados ya tenían acceso a datos.

Pero, por otro lado, este principio tenía su razón de ser. Se basaba en las desventajas que podía sufrir un país en el caso de libre difusión de información sobre sus recursos naturales entre actores mundiales estatales y privados (las corporaciones) en un marco de pensamiento basado en los criterios de la Geopolítica. En el caso de los recursos mineros concretamente hubo, en opinión de este autor, una sobrevaloración de las expectativas respecto de lo que los sensores podían y podrían eventualmente hacer respecto de la evaluación de esos recursos. Sin duda hubo una contribución respecto del descubrimiento de algún nuevo yacimiento metálico del tipo de "diseminado". Estos son grandes volúmenes de roca mineralizados en baja proporción (de baja "ley") susceptibles de ser "vistos" desde los satélites (como por ejemplo La Alumbrera). Sin embargo todos los procedimientos necesarios para determinar cuestiones vitales como la prefactibilidad y la factibilidad económica real de los yacimientos siguen haciéndose hoy, (siglo XXI) en el terreno.

Desde el comienzo de las negociaciones Estados Unidos favorecía un régimen de teledetección abierto e irrestricto con amplia distribución de la información. Esta postura, junto al hecho de la inexistencia de un órgano supranacional regulador de la actividad casi le garantizaba un monopolio en el ámbito intrabloque de la producción y manejo de la información producida mediante teledetección espacial. De hecho ese monopolio ha existido hasta bien entrados los 80's con la irrupción en el mercado de Francia principalmente.

Doctrina del abuso de derechos

(12)

Los diccionarios de la Lengua Española, califican al ABUSO en general, como el uso excesivo, malicioso, injusto, indebido e impropio de una COSA, o de ALGUIEN. En sentido jurídico, dicho abuso, lo constituye el hecho de usar de un PODER, de un DERECHO de una FACULTAD, o de una SITUACION, como así también de una COSA, mas allá de lo lícito. Las corrientes civilistas modernas tienden a RESPONSABILIZAR, a quién no obstante "Ejercer un DERECHO", hace un USO ABUSIVO del mismo. Debe entenderse que lo que se pretende sancionar, es el EXCESO en el USO de ése DERECHO, como por ejemplo en el caso de alguien que pretextando lo ABSOLUTO de su DERECHO DOMINIAL; destruye o desnaturaliza un BIEN (Cosa) de su pertenencia en perjuicio de otro o del Interés Social. Fernández, 1991.

Como no había sido denunciado incidente alguno en el cual un estado que realizara teledetección hubiera producido un perjuicio tangible a otro estado, esta doctrina tenía sólo práctica limitada.

En 1983 Brasil propuso que los estados que operaban satélites debían aceptar la responsabilidad internacional por daño al estado teledetectado que surgiera de la difusión de datos concernientes a su territorio., salvo que el mismo específicamente aprobara tal difusión. Esto significó un cambio importante en la posición de Brasil, pero puesto que había hecho una sustancial inversión en un sistema de teledetección, estaba forzado a modificar su propio punto de vista respecto de la difusión de datos. Ocho países latinoamericanos endosaron la posición brasileña en una Declaración en abril de 1983 la cual fue también aceptada posteriormente por China ese mismo año. Como resultado Brasil pudo proclamar con todo derecho que la doctrina del abuso de derechos gozaba de amplio apoyo político en la comunidad internacional, aún cuando varios países industrializados fueran reticentes a adoptarla debido a lo que percibían como potenciales ambigüedades.

En 1984 se convino en facilitar el acceso inmediato y no restrictivo a la información obtenida sobre el territorio perteneciente a cada estado.(Chuvieco, 1996)

V.- LAS LIMITACIONES DEL ACUERDO ALCANZADO

El acuerdo sobre el borrador de los principios se alcanzó en 1985. El hecho de que el asunto estuviera en la agenda del Subcomité Legal de COPUOS durante 11 años, indica las dificultades que tuvo su tratamiento. Incluso, durante las negociaciones, la Asamblea mediante varias resoluciones "alentó" al Subcomité a avanzar. El consenso alcanzado demostró que aún posiciones irreconciliables pueden, con el tiempo ser superadas; pero también se debe reconocer que el resultado fue un relativamente débil conjunto de Principios. Es evidente, a partir de las múltiples propuestas presentadas por los países durante las negociaciones y las discusiones producidas, que se intentó un conjunto más específico de Principios.

Estos Principios alcanzados constituyen un primer intento de una organización internacional (Naciones Unidas) de introducir un cierto orden internacional pero son demasiado generales para establecer un régimen dejando mucho a la discreción de los estados que hacen teledetección. Representan el máximo nivel de acuerdo posible en un foro donde el consenso sobre todos los asuntos era imprescindible. Su resultado final fue una Resolución que falla en resolver algunos desacuerdos fundamentales y deja conflictivas preguntas sin respuesta:

(13)

Cuando un estado que hace teledetección (o una entidad privada bajo su jurisdicción nacional) decide retener los datos para su exclusiva posesión ¿puede por razones económicas negarlos al estado teledetectado, aún cuando sea uno en desarrollo? ¿Cuales son los derechos del propietario sobre la información analizada? ¿Tiene el estado o entidad propietaria el derecho exclusivo de venta y difusión? ¿el estado teledetectado tiene siempre el derecho al producto del trabajo de procesar e interpretar los datos brutos? ¿Cuales son las obligaciones que necesariamente deben considerarse para tener en cuenta los intereses y necesidades de los países en desarrollo?

¿Siendo el Estado quien financia principalmente las actividades espaciales; constituyen los productos de la teledetección Bien Público?. ¿Qué política de comercialización para con sus propios ciudadanos (quienes pagaron los sistemas con sus impuestos) deben seguir los estados? ¿Deben regir con todo sus peso los derechos de la propiedad intelectual sobre los datos analizados que producen los particulares?. Por ejemplo: alcanza a un particular por encima de sus derechos a la propiedad intelectual la obligación de entregar información analizada a países en vías de desarrollo de acuerdo al espíritu de la normativa?.

El desafío actual consiste en lograr plasmar finalmente estos principios en un sistema jurídico internacional que obligue a que la Teledetección se haga "en beneficio e interés de todos los países, independientemente de su grado de desarrollo científico y económico" pero también en el respeto hacia los derechos aquellos que mediante su dedicación a la ciencia, nos proveen diariamente alrededor del mundo de importante información nueva sobre los recursos de la corteza del planeta la cual es nuestro soporte natural de vida y fuente de riquezas.

De Principios a Tratado

En NU en general y particularmente en normativa sobre el Espacio Exterior, se han logrado importantes avances mediante el procedimiento de adopción de principios en la Asamblea, que luego son materializados en forma de Tratados. Tal movimiento puede todavía ocurrir en teledetección pero hasta que ocurra y como requiere el Tratado del Espacio Exterior de 1967, los estados continuaran ejerciendo jurisdicción sobre lo que hacen sus nacionales o las organizaciones en las que están involucrados. Sin duda los Principios proporcionan una guía de acción puesto que representan la convicción de todos los miembros de COPUOS (recordar la regla del consenso), pero ¿tienen alguna implicancia jurídica actual más trascendente?

VI.- ALGUNAS REFLEXIONES FINALES

La normativa internacional que rige las actividades de teledetección espacial tiene el status de una Declaración de Principios aprobada por resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas. Los Principios enunciados básicamente están en concordancia con aquellos de los otros instrumentos que rigen las actividades espaciales, esto es básicamente:

• Beneficio común para todos los países con especial atención para los países en desarrollo.

• Accesibilidad a los datos en bases no discriminatoria. • Cooperación internacional

• Responsabilidad ante daños

(14)

Las actuales limitaciones de la normativa se refieren principalmente a aspectos tales como la comercialización de los datos; los derechos sobre la información analizada, la cuestión de si la información obtenida constituye bien público o no, las políticas de precios de los estados propietarios de sistemas de teledetección. Todas estas cuestiones son de importancia capital porque hacen a LA LIBRE DISPONIBILIDAD DE LA INFORMACIÓN.

VII.- BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES INTERNET

CHUVIECO Emilio, "Fundamentos de Teledetección Espacial". Ediciones RIALP, S.A. Madrid. Tercera Edición, 1996. I.S.B.N.: 84-321-3127-X

FERNANDEZ, R. I., 1991 "Abuso del Derecho, con especial referencia al Derecho Minero". Trabajo Monográfico Cátedra de Derecho Civil (I). Univ. del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA) :15 pp. Tucumán.

PAPETTI L. - "La Normativa Internacional para La Teledetección, sus alcances, historia y actuales limitaciones". XVII Cong. Ord. de la Asoc. Arg. de Derecho Internacional y XIII Cong. Arg. de Derecho Internacional "Dr. Luis María Drago". Libro de Ponencias - TOMO 1 pp 60:76 - Catamarca - 2003.

SMENDZIUK R.W. "The United Nations Principle of NonDiscriminatory Data Access -Does RADARSAT make the grade?". Research Paper for University of North Dakota for Space Treaties & Legislation. 1996.

En: http://www.space.edu/Library/Research/remote,html

von KRIES Wulf "Dual Use of Satellite Remote Sensing". Colonia, Alemania. En: www.tu-darmstadt.de/ze/ianus/inesap/bulletin17/bulletin17.htm

DOCUMENTOS CONSULTADOS

The National Space Plan. (El Plan Nacional Espacial de Argentina) modificación 1997 - 2008.

Tratado sobre principios que rigen las actividades de los estados en la exploración y uso del espacio exterior, incluyendo la Luna y otros cuerpos celestes (TEU). Naciones Unidas. 1967

Acuerdo sobre el rescate y devolución de astronautas y la restitución de objetos lanzados al espacio exterior (ASDA).Naciones Unidas. 1968

Convención sobre responsabilidad internacional por daño causado por objetos espaciales (RESP). Naciones Unidas.1972

Convención sobre el registro de objetos lanzados al espacio exterior (REG).Naciones Unidas.1976

Acuerdo sobre las actividades de los estados en la Luna y otros cuerpos celestes (LUNA).Naciones Unidas.1984

(15)

Principios que gobiernan el uso por los estados de satélites terrestres artificiales para las transmisiones televisas internacionales directas. Naciones Unidas.1982.

Principios relacionados a la Teledetección de la Tierra desde el espacio exterior. Naciones Unidas.1986.

Principios relevantes al uso de fuentes de energía nuclear en el espacio exterior. Naciones Unidas. 1992.

Declaración sobre la cooperación internacional en la exploración y uso del espacio exterior para el beneficio e interés de todos los estados, tomando en cuenta principalmente las necesidades de los países en desarrollo. Naciones Unidas. 1996.

Figure

Actualización...