PIERA AULAGNIER

Texto completo

(1)

Biografía  PIERA  AULAGNIER    

por  Cristina  Rother  de  Hornstein    

 

  Nació  en  Milán,  en  octubre  de  1923.  Su  nombre:  Piera  Spairani.  Vivió  sus  primeros  años  en   Egipto   y   luego   retornó   a   Italia.   Estudió   medicina   en   Francia   a   los   comienzos   de   los   años   50.   Su   primer  marido,  Aulagnier;  de  ahí  el  apellido  con  el  que  es  conocida.  De  ese  matrimonio  tuvo  un   único  hijo  que  actualmente  es  psiquiatra.  Después  de  unos  años  de  matrimonio  con  Aulagnier  se   separó  y  se  casó  con  Cornelius  Castoriadis,  filósofo,  escritor,  psicoanalista,  con  quien  compartió  no   sólo   años   de   matrimonio   sino   también   desarrollos   teóricos   a   los   que   ambos   remitieron   mutuamente  como  complemento  de  sus  propias  tesis.  

Durante  los  10  primeros  años  como  psiquiatra  se  dedicó  a  trabajar  con  pacientes  psicóticos.  Entre   1955  y  1961  se  analizó  con  Lacan.  Fue  su  discípula  hasta  1968,  año  en  que  se  alejó  definitivamente   de  la  Escuela  Freudiana  de  Paris.  Sus  filiaciones  fueron  Freud  y  Lacan.  "Filiaciones  eróticas"  y  no   "fijaciones   tanáticas"   que   le   permitieron   seguir   avanzando   en   la   investigación   de   los   conceptos   psicoanalíticos.  Como  decía  Freud:  "lo  que  has  heredado  de  tus  padres  adquiérelo  para  poseerlo".   Adquirirlo   y   poseerlo   no   es   reproducirlo,   es   proseguir   la   obra,   transformarla.   En   el   invierno   de   1967   publicó   junto   con   Jean   Clavreul   la   revista  L’   Inconscient   que   después   de   apenas   ocho   números  interrumpió  su  publicación  en  medio  de  las  tormentas  que  habían  estallado  en  la  Escuela   Freudiana  de  París  por  la  cuestión  del  pase  y  que  terminaron  en  la  escisión  de  1968.  Desde  1962   dictó   junto   con   Clavreul   seminarios   en   Saint   Anne,   con   la   misma   intensidad   con   que   analizó,   investigó   y   teorizó.   Los   seminarios   fueron   un   "lugar   de   encuentro"   privilegiado   donde   sus   pensamientos   y   su   tarea   clínica   podían   ser   "hablados",   obligándola   a   hacer   comunicable,   cuestionable,  conceptualizable  el  camino  recorrido  por  su  reflexión  y  su  escucha  día  tras  día.  En   1968   se   alejó   de   la   EFP,   entre   otras   cosas   por   no   aceptar   la   concepción   jerárquica   que   regía   la   formación  de  los  analistas.  

En   enero   de   1969   Piera   Aulagnier   y   otros   diez   psicoanalistas   de   la   EFP   fundaron   el   Quatrième   Groupe.  Como  el  grupo  es  independiente,  sin  adhesión  ni  a  la  IPA  ni  a  la  ortodoxia  lacaniana,  al   nombre  le  agregan  una  sigla,  OPLF,  Organización  Psicoanalítica  de  Lengua  Francesa.  Subrayan  así   que   es   posible   y   deseable   una   pluralidad   de   referencias,   y   que   ningún   grupo   tiene   derecho   a   reivindicar   la   exclusividad   de   una   herencia.   En   sus   comienzos   Jean   Paul   Moreigne   y   Jean   Paul   Valabrega   fueron   los   que   dieron   cuenta   de   las   nociones   del   funcionamiento   colectivo   de   la   organización.   P.   Aulagnier   tomó   en   sus   manos   la   dirección   de   la   revista   Topique,   cargo   que   conservará   hasta   su   muerte.   (En   el   otoño   boreal   del   69   salió   el   primer   número,   con   artículos   consagrados  a  la  fundación  del  Cuarto  Grupo  y  a  la  formación  de  los  psicoanalistas).  Ese  nombre,   "Topique",   no   era   casual.   También   él   reenviaba   a   las   diferentes   zonas   de   la   metapsicología   freudiana  y  a  una  representación  "plural"  del  psicoanálisis.  Desde  esta  separación  reflexionó  cada   vez   sobre   el   proceso   analítico   y   sobre   la   teoría   que   lo   sustenta.   En   un   comienzo   escribe   sus   artículos  más  polémicos,  consecuencia  de  su  divergencia  con  la  modalidad  que  fue  asumiendo  la   práctica  lacaniana.  Posteriormente  en  el  resto  de  sus  publicaciones  -­‐varios  artículos  publicados  en   revistas,  congresos,  y  conferencias  en  distintas  partes  del  mundo-­‐  pone  en  juego  una  renovadora   propuesta   metapsicológica,   testimonio   de   un   pensamiento   sistemático   y   esencialmente   antidogmático  y  de  un  trabajo  de  elaboración  sobre  los  fundamentos  que  no  pierde  la  referencia   constante  a  los  hechos  que  lo  han  suscitado.  

(2)

la  subjetividad.  Entre  1961  y  1968,  sus  trabajos  sobre  deseo  de  saber,  demanda  e  identificación,   perversión   y   psicosis,   muestran   aún   la   neta   influencia   del   pensamiento   lacaniano.   Desde   1968   hasta  1975  escribe  sus  artículos  más  polémicos  sobre  todo  en  lo  que  se  refiere  a  la  teoría  y  a  la   técnica  en  la  práctica  psicoanalítica.  

En  1975,  su  primer  libro,  La  violencia  de  la  interpretación,  marca  el  comienzo  de  la  tercera  etapa.   Muestra  en  sentido  pleno  la  imbricación  teórico-­‐clínica  a  la  vez  que  propone  las  bases  para  una   nueva  concepción  metapsicológica,  a  partir,  fundamentalmente,  del  estudio  sobre  la  psicosis.  Su   obra   propone   una   nueva   visión   psicoanalítica   de   la   madre   con   el   recién   nacido,   una   nueva   metapsicología  de  la  representación,  a  la  vez  que  abre  con  su  novedosa  propuesta  sobre  el  yo  el   trabajo  de  auto-­‐historización  y  su  relación  con  los  otros,  otra  manera  de  pensar  la  cuestión  del   sujeto   muy   cercana   al   pensamiento   de   Freud   de   sus   últimos   escritos.   Problemáticas   fundamentales.   Su   obra   teórico-­‐clínica   la   ubica   entre   los   pensadores   que   harán   historia   en   el   psicoanálisis  contemporáneo.  Reformula  algunos  conceptos  fundamentales  en  resonancia  con  los   desarrollos   actuales   de   la   ciencia,   de   la   historia   y   de   la   cultura.   Intenta   una   teoría   sobre   la   ontogénesis  psíquica  sin  encerrarse  en  una  propuesta  témporo-­‐espacial  lineal.  La  historia  de  un   sujeto   no   está   sobredeterminada   desde   el   inicio   ni   puede   ser   totalmente   anticipada,   lo   cual   desestimaría   el   valor   del   azar.   Tras   la   conciencia   reviven   las   trazas   de   lo   visto,   lo   oído   y   lo   vivenciado  sexualmente  en  la  prehistoria  [del  yo]  que  en  su  articulación  con  los  aconteceres  del   presente  se  actualizan  en  recuerdos,  fragmentos  de  recuerdos,  en  sueños,  en  "fantasías",  en  una   "psiconeurosis".   Su   propuesta   sobre   la   subjetividad   evoca   nuevas   ideas   que   las   ciencias   de   la   complejidad  proponen  para  la  inteligibilidad  de  las  formas  vivas.  "Cualquier  objeto  real  divide  al   mundo   en   dos   partes:   él   mismo   y   el   resto   del   mundo.   Ambas   porciones   universales   pueden   influirse  mutuamente  a  través  de  una  superficie  común  real  o  imaginaria:  la  frontera.  Cambios  en   uno  inducen  cambios  en  el  otro.  Algunos  objetos  de  este  mundo,  muy  pocos,  exhiben  una  rarísima   propiedad:   tienden   a   independizarse   de   la   incertidumbre   de   su   entorno".   Hablar   del   sujeto   en   psicoanálisis  es  hablar  de  la  psiquis  como  "pluralidad  de  personas  psíquicas".  El  sujeto  no  puede   plantearse  sin  relación  con  esta  instancia  fundada  sobre  el  lenguaje  organizado  e  inseparable  de   su  relación  con  otro  que  es  el  yo.  Al  mismo  tiempo  es  el  sujeto  lo  que  subvierte  la  pretensión  del   yo   de   unicidad   respecto   a   la   totalidad   de   la   psique   y   del   pensamiento,   lugar   que   igualmente   intenta   defender   contra   viento   y   marea.   Protagonista   de   una   historia,   el   sujeto   es   fruto   de   sucesivas   remodelaciones   y   reconstrucciones   fantasmáticas   sustentadas   en   las   teorizaciones   del   yo   y   en   el   trabajo   de   simbolización   que   éste   hace   desde   el   presente,   apoyado   en   un   fondo   de   memoria  que  se  inscribe  en  el  psiquismo  a  partir  del  impacto  afectivo  de  los  distintos  aconteceres   de  su  vida.  La  reformulación  metapsicológica  se  alimenta,  al  igual  que  en  Freud,  "del  rigor  de  la   clínica,  siempre  renovada".  Entrama  en  sus  textos  años  de  escucha  del  discurso  psicótico.  Por  eso   da   en   pensar   en   la   prehistoria   del   yo.   La   metapsicología   es   pos-­‐escritura   de   algo   que   se   ha   notificado  en  la  cosa  clínica.  El  conocimiento  de  "la  materia"  del  psicoanálisis,  el  inconsciente,  se   logra   desde   el   único   espacio   capaz   de   conocer:   el   yo.   Por   eso   el   yo   piensa,   sufre,   se   relaciona,   conoce,  duda.  Y  ella,  que  ha  dicho  que  el  sujeto  está  condenado  a  investir,  a  lo  largo  de  su  obra   está   condenada   a   investir   la   dilucidación   teórica   del   yo.   Sus   compatriotas,   polemizando   con   la   psicología  del  yo,  han  tirado  al  niño  y  no  sólo  el  agua  de  la  bañera.  

(3)
(4)

termina  la  adolescencia.  Junto  al  advenimiento  del  yo  se  pone  en  juego  para  la  psique  la  categoría   de  temporalidad  y  junto  a  ella  la  incertidumbre,  la  duda  y  la  imprevisibilidad,  inseparables  de  la   necesidad   de   alteración,   modificación   y   alteridad   que   el   yo   requiere   para   poder   persistir.   Piera   Aulagnier  condena  al  yo  a  tres  trabajos:  pensar,  investir,  sufrir.  Pensar  e  investir  son  dos  funciones   sin  las  cuales  el  yo  no  podría  advenir  ni  preservar  su  lugar  sobre  la  escena  psíquica.  Y  sufrir  es  el   precio  que  deberá  pagar  para  lograrlo.  Recuperó  esa  cuarta  instancia  freudiana,  la  realidad,  tan   soslayada  en  otros  desarrollos  posfreudianos.  El  sujeto  oscila  permanentemente  entre  el  principio   de   placer   y   el   principio   de   realidad.   Es   la   realidad   de   las   necesidades   del   cuerpo,   de   las   necesidades   narcisistas,   de   las   condiciones   que   el   infans   encontrará   en   el   ambiente   físico   y   psíquico  que  lo  rodea  el  que  revelándose  diferente  a  lo  pictográfico  y  a  lo  fantasmático  del  deseo   exigirá  el  reconocimiento  de  su  existencia  fuera  de  la  psique  y  el  de  sus  exigencias.  Desconocer  la   relación   realidad   psíquica-­‐realidad   en   la   constitución   del   psiquismo   como   perpetuo   devenir   del   proceso   identificatorio   implica   desconocer   la   realidad   de   los   acontecimientos   que   resignifican   a   cada  paso  lo  histórico  vivencial.  

(5)

posibilidad  que  el  encuentro  con  el  análisis  y  el  analista  le  permitan.  Tiempo,  memoria  e  historia,   tres  términos  indisociables  en  la  constitución  de  la  subjetividad  como  en  la  relación  del  analista   con  la  interpretación.  

Figure

Actualización...

Referencias

Actualización...

Related subjects : Piera Aulagnier